Web  LaHiguera.net
LaHiguera.net
Música | Cine
 Destacado: 'Into the woods', en cines la versión moderna de los cuentos los Hermanos Grimm
Lahiguera.net en Twitter Lahiguera.net en Facebook
 Noticias de cine | Cartelera | Próximos estrenos | DVD | Avances | Tráilers | Festivales y premios | Actores y actrices | Carteles | Blog C 
 
   Buscar |
Guía de cine   |
|
 
 Cinemanía >> Películas >> La guerra de los botones >> Comentario
La guerra de. | Sinopsis | Comentario | Reparto | Ficha técnica | Fotos 
La guerra de los botones cartel reducido
La guerra de los botones
(La guerre des boutons)
Dirigida por Christophe Barratier
¿Qué te parece la película?
Genial Muy buena
Entretenida Interesante
Mediocre Un rollo
Votar  Ver resultados 
El Facebook de LaHiguera.net: Síguenos, y estarás al tanto de todas las novedades
Reducir tamaño de letraAumentar tamaño de letra Cambiar el tamaño del texto

La novela de Louis Pergaud

Louis Pergaud
La guerra de los botones, subtitulada "novela de mis doce años", tiene el sabor especial de las obras de escritores que han desaparecido de forma brutal y prematura. Su autor, Louis Pergaud, nacido en 1882, murió en 1915, durante la Primera Guerra Mundial. Antigo maestro, sólo ha dejado un puñado de obras, la más famosa de las cuales es esta Ilíada en pantalones cortos, relato de unos escolares de dos pueblos vecinos (Longeverne y Velrans) que llevan peléandose desde tiempos inmemoriales.

La guerra de los botones: un éxito de ventas
El éxito colosal del libro se debe a que narra, sin tabúes ni cursilerías, ciertas realidades del mundo de la infancia. Para ello, Pergaud se ha inspirado en sus recuerdos de chaval originario de Doubs (departamento del Franco Condado). Se desprende así de su relato una energía y una alegría de vivir enormes, alimentadas por el imaginario de críos guerreros y de un habla regional con una frescura totalmente rabelaisiana.

Temas y personajes
Al personaje tradicional del traidor de las intrigas guerreras, Pergaud contrapone la solidaridad de los niños ante la adversidad. Todos ellos están ávidos de libertad, y la naturaleza cómplice y familiar es su terreno de juego. Sus enemigos son los de Velrans, pero también el mundo tosco y rudo de los campesinos adultos. Esta crónica realista de la infancia rural plantea, con humor, la cuestión de la educación y examina los principios de autoridad de los padres.

El arte de Pergaud
Pergaud ha heredado de sus antepasados campesinos el arte de narrar. Sabe dar vida a los personajes, animar las escenas, componer un diálogo rápido y vigoroso. Alimentadas por numerosas peripecias, las aventuras de los jóvenes protagonistas son divertidas, emocionantes y llenas de fuerza.


Del texto a la pantalla

Cambio de lugar y de época
Trasladada desde el Franco Condado a Auvernia, la acción de la película se desarrolla en marzo de 1944 (en lugar de a finales del siglo XIX, como en la novela) y recoge con bastante fidelidad todo lo que tiene relación con las disputas entre los de Longeverne y los de Velrans. Pero, al situar su doble relato en las vísperas de la Liberación, Christophe Barratier da a las peleas de los niños una seriedad sobre la que planean las trágicas discordias de los adultos.

La presencia de los adultos
Además, esta relectura de la novela de Pergaud tiene la ventaja de que ofrece más espacio a los adultos, divididos en dos clanes. En este caso la apuesta dramática está situada en un doble registro entre los adultos y los niños. Se trata de defender a la vez un país (Francia) y un territorio (Longeverne), una identidad y una dignidad, unos personajes (Violette y Simone) y unos bienes (los botones).

Una lección de vida
La película de Christophe Barratiera nos muestra una lección de vida republicana, de la cual la escuela es un lugar privilegiado. Un viento de libertad corre por las cabezas de los Lebrac, padre e hijo, y por la del maestro. La igualdad pasa por la recaudación de una especie de impuesto que la banda de los de Longeverne intenta imponer al rico Bacaillé. La fraternidad está presente a lo largo de la película: solidaridad de los grupos, complicidad para proteger a Violette, la red de la Resistencia... Así nos recuerda la importancia de no aceptar ninguna forma de opresión.


Christophe Barratier (director y guionista)
Guitarrista de formación clásica (École Normal de Musique de París), en 1991 empezó a trabajar para Jacques Perrin en su sociedad Galatée Films y le ha acompañado como productor delegado en Les enfants de Lumière, Microcosmos, Himalaya y Le Peuple Migrateur.

En el año 2001 dirigió su primera película, un cortometraje con Lambert Wilson y Carole Weiss basada en la novela de Maupassant Les Tombales, seleccionada para el Festival de Clermont-Ferrand.

Los chicos del coro (2004), coescrita con Philippe Lopes-Curval, fue su primer largometraje.

Filmografía
2001 - Les Tombales (cortometraje)
2004 - Les choristes (Los chicos del coro)
2008 - Paris 36 (París, París)
2011 - La nouvelle guerre des boutons (LA GUERRA DE LOS BOTONES)


Comentarios de Christophe Barratier
"Tenía diez años cuando descubrí La guerra de los botones. En primer lugar leí el libro en el colegio, y enseguida descubría la película de Yves Robert. Lo que más me impresionó en aquella época es que, por primera vez, los niños podían sostener una guerra, desobedecer, rebelarse, pero que eso no estaba mal, sino más bien todo lo contrario. Me encanta reencontrar esa libertad de la infancia o, parafraseando a Françoise Dolto, dejar hablar al niño libre que sigue estando dentro de mí".

"Para contar esta historia, elegí la época de la Ocupación en Francia, y concretamente el año 1944, porque me parecía que para ir más allá de la pequeña guerra entre niños y esa rivalidad local le faltaba a la novela un trasfondo conflictivo. De ahí surgió la idea de que LA GUERRA DE LOS BOTONES se desarrollara en la gran guerra de los hombres. Así, el conflicto trágico de los adultos tiene resonancia en el de los niños, más divertido. Detrás de toda esa trama de enfrentamiento entre los dos pueblos, está el síndrome de una gran guerra que se desarrolla no muy lejos y que anuncia ya su desenlace. La fase final de la Ocupación es un período sombrío, a la sombra de un genocidio, en que los niños han sufrido y en el que los padres han sido hechos prisioneros y deportados. En el campo francés encontraron refugio muchos niños judíos, por lo que, al crear el personaje de la niña judía que llega al pueblo bajo la protección de la joven Simone, la gran guerra aparecía no ya como una intriga secundaria sino como un conflicto que entra en resonancia con nuestros personajes".

"Mis sueños de niño no me han abandonado nunca. Oscar Wilde decía que había que tener sueños muy grandes para no perderlos nunca de vista. De niño, yo tenía ambiciones artísticas enormes y desordenadas a la vez: el cine, la música, la literatura, el dibujo... Con cada nuevo proyecto, me doy cuenta de que tengo ganas de hacer la película que me hubiera que me hubiera gustado ver de crío. Y al niño que yo era le gustaba lo espectacular, la música, los grandes sentimientos y las películas en las que el personaje principal se enfrenta al resto del mundo. A todo ello, he querido añadir la rabia y la pasión vital de un personaje atormentado, como Lebrac, que abarca toda la paleta de los sentimientos que puede experimentar un niño, la poesía tierna y dolorosa de Violette, la despreocupación de Pequeño Gibus...".

"La novela de Louis Pergaud es una magnífica descripción del paso de la infancia a la adolescencia y nos muestra cómo los niños pueden unirse y ser solidarios. Esta película en realidad es una adaptación libre del texto, en el sentido de que me he dejado guiar por mi inspiración hacia tierras que eran ajenas a la novela de Pergaud. En ella están, naturalmente, las batallas, la rivalidad, la traición, pero además mi objetivo era ofrecer a los niños y a sus familias un espectáculo total a través de la música, el impulso épico, las escenas de batallas, y las emociones que impregnan la película, magnificadas por las técnicas de filmación modernas. La película recoge ante todo el anhelo de libertad de la novela de Louis Pergaud. Todos esos niños no sólo son niños que están en guerra los unos contra los otros sino que están elaborando su propia república. Se fijan unas reglas, no sólo de combate sino también reglas de vida. Por primera vez hablan de impuestos igualitarios, de solidaridad, de unión. Son un grupo. Estas nociones existían ya en Los chicos del coro. También pienso que al situar esta historia en 1944 se puede aprovechar la oportunidad para recordar a los niños lo que fue el período de la Ocupación y el poderoso viento de esperanza que sopló sobre Francia en el momento de la Liberación. A través de un entretenimiento, se puede dar una lección de historia. Y no había que olvidar el humor. Pienso que, entre las grandes películas, hay muy pocas en las que esté ausente el humor. Me refiero al humor y no a lo cómico. Me parece que podemos interesarnos más por un asunto serio si, como en la película, se producen unas rupturas inesperadas. Así, los chicos no tienen la impresión de que están asistiendo a una lección de historia sino a un verdadero relato, que les va a emocionar, que les va a enriquecer y que tendrán ganas de volver a ver".

Christophe Barratier

Top Vídeos Películas
PROXIMOS ESTRENOS
CARTELERA DESTAC.
ACTORES Y ACTRICES
AVANCES DESTAC.
Musicalia Cinemanía Servicios (+)
Noticias
Novedades
Próximas novedades
Discos históricos
Canciones
Festivales + premios
Artistas y grupos
Portadas
Listas
Guía / directorio
Blog Musica & Roll
Noticias
Cartelera
Próximos estrenos
DVD
Avances
Tráilers
Festivales + premios
Actores y actrices
Carteles
Box-office
Guía / directorio
Blog Cine & Rol
Postales
Chistes
Lista de correo
Top10Listas.com
© LaHiguera.net | Contacto | Redacción | Recomienda | Sugiere una web | Aspectos legales | Política de privacidad | Cookies | Publicidad y webmasters | RSS