Web  LaHiguera.net
LaHiguera.net
Música | Cine
 Destacado: 'Transformers: El último caballero' nueva entrega de la franquicia
Lahiguera.net en Twitter Lahiguera.net en Facebook
 Noticias de cine | Cartelera | Próximos estrenos | DVD | Avances | Tráilers | Festivales y premios | Actores y actrices | Carteles | Blog C 
 
   Buscar |
Guía de cine   |
 
 Cinemanía >> Películas >> Las furias >> Comentario
Las furias | Sinopsis | Comentario | Reparto | Ficha técnica | Fotos | Tráiler 
Las furias cartel reducidoAmpliar
Las furias
Dirigida por Miguel del Arco
¿Qué te parece la película?
Genial Muy buena
Entretenida Interesante
Mediocre Un rollo
Votar  Ver resultados 
El Facebook de LaHiguera.net: Síguenos, y estarás al tanto de todas las novedades
Reducir tamaño de letraAumentar tamaño de letra Cambiar el tamaño del texto

Dirigida y escrita por el prestigioso dramaturgo Miguel del Arco, abre Semana Internacional de Cine de Valladolid 2016.

LAS FURIAS está protagonizada por José SACRISTÁN, Mercedes SAMPIETRO, Bárbara LENNIE, Gonzalo DE CASTRO, Emma SUAREZ, Pere ARQUILLUÉ, Carmen MACHI, Alberto SAN JUAN, Macarena SANZ y Elisabet GELABERT.


Breve introducción
Gea, la diosa tierra, estaba tan harta de que su esposo, Urano, señor del cielo, la cubriera incansablemente noche y día que le dio a Cronos, hijo de ambos, una hoz para que le cortara los testículos a su padre. Las gotas de sangre de la salvaje herida de Urano cayeron sobre el seno de la madre tierra y de esa unión nacieron Las Furias. Cabeza de perro, alas de murciélago y serpientes en lugar de cabello. Persiguen implacables a quien atenta contra la familia hasta obligarlo a expiar su culpa o enloquecerlo.

Si uno examina detenidamente la historia de cualquier familia es muy probable que encuentre algún episodio tan poco razonable entre sus miembros que solo pueda ser explicado por la existencia de estas hijas de... Urano...


Un apunte
La vida es una enumeración más o menos larga de casualidades y decisiones. Lo consciente y lo inconsciente. Dicen que ante cualquier hecho -por concluyente que éste pueda parecer-siempre hay una elección posible... Tal vez sea así. Pero el libre albedrío del individuo, parece, cuando menos, relativo si se observa con detenimiento que toda existencia humana comienza con una azarosa carrera de espermatozoides -que no tiene por qué ganar el más rápido y fuerte o el portador de la mejor información genética -destinada a iniciar una vida en un tiempo, un lugar y una familia determinados. Una vida sujeta a multitud de cambios producidos, algunos por decisiones propias (al menos eso intentaremos pensar) y otros porque, nos guste o no, el cambio es la única cualidad constante en la naturaleza. Decisiones y cambios sometidos irremediablemente a un sinfín de casualidades. Porque no es lo mismo nacer en España que en el Congo, o ser el hermano mayor que el hermano pequeño, que tu madre se eche un novio o se eche una novia, tener dinero que no tenerlo, desear otras parejas, que tu pareja se entere casualmente de que le has puesto los cuernos y te deje de desear, cambiar el pañal a tu hijo que cambiárselo a tu padre, hacerte mayor que envejecer, querer olvidar a que la enfermedad borre tu memoria, ser familia que estar en familia, casarte con la mujer que amas porque no puedes vivir sin ella que casarte con ella porque te mueres y quieres que viva lo mejor posible sin ti... Estar furioso que ver literalmente a las Furias.

Miguel del Arco (director y guionista)


Miguel del Arco
MIGUEL DEL ARCO (Madrid, 1965) actor, guionista, adaptador, dramaturgo y director. Durante más de diez años alterna la carrera en la escritura y dirección escénica con la de guionista para numerosas series de televisión donde también ejerce como director-realizador, forjando el carácter multidisciplinar que siempre ha distinguido su trabajo.

En el año 2002 funda Kamikaze producciones. Escribe y dirige tres cortometrajes: La envidia del ejército nipón, Palos de ciego amor y MorirDormirSoñar (enlaces para visionados) distinguidos con más de un centenar de premios en multitud de festivales cinematográficos.

En 2009 pone en marcha su primera producción teatral, La función por hacer, una adaptación libre que escribe y dirige sobre Seis personajes en busca de autor de Pirandello que se convierte en un acontecimiento teatral. Éxito rotundo de público y crítica. Recibe, entre otros galardones, siete premios MAX. Entre ellos, mejor adaptación, mejor dirección y mejor espectáculo.

En 2010 dirige a Nuria Espert en La violación de Lucrecia de William Shakespeare, un ejercicio teatral que vuelve a convencer con igual entusiasmo a público y crítica, donde la gran dama del teatro español realiza en palabras de un crítico "el trabajo cumbre de su carrera".

En 2011 Kamikaze coproduce junto al Teatro de la Abadía, Veraneantes, versión libre sobre la obra homónima de Gorki que del Arco escribe y dirige.

Ha adaptado y dirigido el drama De ratones y hombres de John Steinbeck, finalista en 12 candidaturas para los premios MAX 2013 y Premio Ercilla al mejor espectáculo, y la comedia El Inspector sobre la obra de Gogol para el Centro Dramático Nacional, finalista a los próximos premios MAX como mejor adaptación. Recibió por estos espectáculos el Premio Ceres y Premio Taules a la mejor dirección.

Es autor y director de El proyecto Youkali, espectáculo que debía representarse una sola vez para la conmemoración del día mundial del refugiado que terminó, debido a su repercusión, haciendo temporada en Las Naves del Teatro Español.

Autor y director de Juicio a una zorra, monólogo escrito para Carmen Machi, finalista para los premios MAX 2013 como mejor actriz y mejor autor. Premio Ercilla y Premio Valle Inclán a la mejor actriz. Autor y director de Deseo, una visión desde la comedia sobre la realidad que nos mueve en el día a día, nuestros más íntimos deseos.

En el año 2013, versiona y dirige El Misántropo de Molière. Premio Ceres del Festival Internacional de Teatro de Mérida (Mejor Espectáculo de teatro 2013-2014).


Notas del director
Hacer cine siempre ha formado parte de mis sueños profesionales. Soy consciente de que la materialización de ese sueño conlleva un proceso largo y lleno de obstáculos. No pasa nada. Tengo entrenada la paciencia y una cierta habilidad natural para el salto. Hacer teatro es algo más fácil que hacer cine. Basta alguien que hable y alguien que escuche. Kamikaze Producciones, la productora que tengo junto a Aitor Tejada, ha ido creciendo estos años en su labor de producción teatral y ha dado forma a grandes y pequeños montajes de teatro de los que estamos muy orgullosos. El reto siempre ha sido marca de la casa, no en balde somos los Kamikazes. El de afrontar nuestra primera producción cinematográfica nos pone especialmente las pilas.

No sería mi primera experiencia audiovisual. Kamikaze Producciones se puso en marcha en 2001 para rodar cortometrajes. Tres fueron los trabajos cinematográficos que escribí y dirigí en años posteriores que viajaron por decenas de festivales y obtuvieron una gran cantidad de premios.

Mi formación académica es fundamentalmente actoral. Todo lo demás, guión, dramaturgia, dirección... lo he ido aprendiendo sobre la marcha. Una gran fortuna en una profesión como la nuestra que se forja sobre todo en la práctica.

A pesar de que mi carrera había sido hasta entonces casi exclusivamente teatral comencé a escribir para televisión antes que para el escenario. Compaginé durante algunos años mi carrera como actor con la de guionista mientras ahorraba para dirigir mi primer espectáculo de teatro. Aquellos trabajos alimenticios, muchos, series en serie, me proveyeron de la disciplina de la escritura: el día pactado había que entregar el número de páginas pactado, te hubieran visitado o no las musas inspiradoras.

Pasado un tiempo me propusieron dirigir en algunas de las series en las que participaba como guionista. El primer día que entré como director--realizador en un plató de televisión fue para poner en pie y grabar en una sola jornada de trabajo veintidós secuencias, sesenta y seis páginas de guión. Tuve que echar mano de mis recursos actorales para ayudarme a componer la seguridad que supuestamente debe mostrar un director. No creo que fuera mi mejor actuación, no era fácil interpretar el nuevo rol arrastrando una noche de insomnio, una taquicardia enloquecida y sin parar de escuchar ni un solo segundo una voz interior que gritaba: ¡farsante!

La primera carcajada que produje, dirigía una serie cómica o eso pretendíamos, no fue por una brillante puesta en escena o una ocurrencia sobre el guión. Fue por preguntar sin atisbo de disimulo qué era eso de lo que hablaban los técnicos del equipo. ¿Qué era el tally? ¡El director no sabía ni lo que era el simple piloto rojo de la cámara!

Aquella ignorancia técnica del director prometía grandes momentos cómicos al equipo. Los hubo. Muchos. No todos sobre mi falta de experiencia. De esa, afortunadamente, se olvidaron pronto, porque hice valer mi otra experiencia. Mi experiencia sobre las historias y los personajes. Mi experiencia en la dirección de actores y la puesta en escena.

Sacar el plan de trabajo diario era algo irrenunciable. Sesenta páginas de guión como mínimo. Me tuve que poner las pilas a la hora de planificar para trabajar a la velocidad requerida. Algunas secuencias eran puro trámite narrativo. Cuanto antes las despacháramos más tiempo tendríamos para las pocas que me reservaba a diario para disfrutar, bien por su valor cómico o por la dificultad de su puesta en escena. Historia y personajes. Ese es mi elemento. Ahí siento que nunca me quedo en blanco. Ahí me vengo arriba. Por ahí enganché al equipo. Lo demás... si no lo intuyo o lo adivino, lo pregunto. Por eso siempre procuro estar rodeado de grandes profesionales.

Bergman dijo que el teatro era su esposa y el cine su amante. Con la excitante energía que producen los primeros encuentros me dispongo a abordar Las Furias. No sin antes encomendarme a nombres ilustres e inspiradores. Profesionales que saltaron con toda naturalidad del teatro al cine como el propio Bergman, Visconti, Kazan, Welles, Fernán Gómez, Chérau, Mendes. Hombres de teatro que hicieron del cine una ampliación de su elemento natural para seguir haciendo lo que mejor sabían hacer: contar historias. Hombres de cine con trayectos de ida y vuelta por encima de ridículos prejuicios sobre ambas disciplinas.

Elegí la familia como sujeto de mi guión. Me resulta curioso que esta estructura social, dada la importancia que tiene en nuestro país, no haya inspirado muchas más películas. Para mí la familia es el principio de todo. El microcosmos en el que nos formamos y que más tarde reflejamos, consciente o inconscientemente, en el macrocosmos al que somos lanzados como personas adultas. El que nos arma o nos desarma para defendernos en el mundo exterior.

Las Furias es la historia de apenas unos días en la vida de la familia Ponte Alegre. Unos apellidos unidos por el hecho casual de que un hombre y una mujer se encontraran en el espacio y en el tiempo que les tocó vivir. Unos apellidos normales y corrientes que sin embargo juntos producen un significado curioso, divertido y, por contraste con los dramas de la vida, a veces brutalmente hilarante.

Dicen que los dos mayores tiranos para el ser humano son el tiempo y la casualidad. Pero también dicen que la casualidad no existe y que lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas: ¿un destino preestablecido...?

Los Ponte Alegre se debaten, como todos nosotros, entre ese anhelo de trascendencia y la simple necesidad de sobrevivir. La lucha por vencer la descorazonadora idea de ser frutos del azar y la lucha por vencer al tiempo, cuya volatilidad nos resta, día tras día, posibilidades de salir vencedores de una y otra contienda.

Comencé a escribir Las Furias a través de sus personajes. Los describí, los entrevisté, les hice monologar. Muchas páginas después sentí que ya conocía suficientemente el universo Ponte Alegre como para empezar a contarlo. Sin prisa pero sin pausa. Trufando la escritura con la dirección de algún montaje teatral. La escritura es para mí en muchas ocasiones un ejercicio de soledad un tanto desesperante. Prefiero la acción, el ensayo, el rodaje... el equipo. Pero lo uno no viene sin lo otro. Así que me llamaba al orden y me sentaba frente al ordenador.

Cuando terminé el guión y lo leí, pasados unos días para recuperar algo de objetividad, lo primero que pensé fue que tenía que recordar a mis padres que la historia que acababa de escribir era una obra de ficción. Me asaltó la preocupación de que pudieran pensar que algunos de los acontecimientos que protagonizan los miembros de la familia Ponte Alegre pudieran estar inspirados, siquiera remotamente, en mi familia.

Al final, por mayores que nos hagamos, seguimos necesitando al grupo para ser reconfortados. La mano amorosa de papá o mamá que calme nuestra incertidumbre y nos diga: no te preocupes, todo va a salir bien. Y hacemos lo impensable para que esa caricia se produzca. A veces con tanta vehemencia que nuestra llamada de atención puede llegar a parecer una agresión en toda regla.

También me acordé de Magnolia, la película de Paul Thomas Anderson, cuyos personajes arrastran como los de Las Furias sus heridas emocionales. Y como ellos quieren pensar que han acabado con el pasado... pero el pasado no ha acabado con ellos.

Cada uno de los miembros de la familia Ponte Alegre con su inteligencia o su estulticia emocional, con su talento para enfrentar la vida o su falta de él, con su capacidad o su incapacidad para escuchar, persiguen lo mismo que perseguimos todos: una cierta armonía, un cierto sosiego, una cierta confianza en que el amor, al final, aunque NO lo pueda todo es lo mejor para hacer que la casualidad y el tiempo parezcan nuestros aliados... Aunque a veces, muchas veces, perdemos tanto el rumbo que olvidamos incluso lo que estábamos buscando.

En medio de esa enajenación es fácil que salgan a tu encuentro Tisífone, Alecto y Megera, más conocidas como LAS FURIAS. Sí, sí, estas cosas pasan. Alguien se inventó una historia sobre tres perras implacables capaces de enajenar a cualquier ser humano porque antes vio a un ser humano tan enajenado que la única manera que se le ocurrió de explicar semejante estado fue la intermediación de alguna fuerza sobrenatural. Que levante la mano el que no se haya visto alguna vez en una situación parecida.

Miguel del Arco

Las furias (9 vídeos)
PROXIMOS ESTRENOS
CARTELERA DESTAC.
ACTORES Y ACTRICES
AVANCES DESTAC.
Musicalia Cinemanía Servicios (+)
Noticias
Novedades
Próximas novedades
Discos históricos
Canciones
Festivales + premios
Artistas y grupos
Portadas
Listas
Guía / directorio
Blog Musica & Roll
Noticias
Cartelera
Próximos estrenos
DVD
Avances
Tráilers
Festivales + premios
Actores y actrices
Carteles
Box-office
Guía / directorio
Blog Cine & Rol
Top10Listas.com
© LaHiguera.net | Contacto | Redacción | Recomienda | Sugiere una web | Aspectos legales | Política de privacidad | Cookies | Publicidad y webmasters | RSS