Cinemanía > Ben Gazzara > Biografía
Destacado: Regresa Arnold Schwarzenegger con 'Terminator: Destino oscuro'

Criado en barrios pobres de Nueva York, Biagio Gazzara, conocido como Ben desde su infancia, creció soñando con convertirse en actor. Este hijo de un inmigrante siciliano destacó rápidamente en las clases de Erwin Piscator y en los cursos del Actors’ Studio, donde llamó la atención por una brillante y contenida sobriedad.

Gazzara comenzó a actuar en Broadway con pie tan firme que su primera aparición en escena (End as a Man, de Calder Willingham) le comportó el premio al mejor actor del año 1954. Fue igualmente nominado por sus dos trabajos siguientes, Cat on a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc caliente) y A Hatful of Rain (Un sombrero lleno de lluvia), ambos en 1956. Rápidamente fue reclamado por la televisión, donde interpretó e incluso dirigió numerosas obras. En el cine debutó interpretando el cadete sádico de The Strange One, de J. Garfein, consagrándose definitivamente al año siguiente, 1959, con Anatomy of a Murder (Anatomía de un asesinato), de Otto Preminger, que fue nominada a siete premios Oscar.

John Cassavetes le consideró su actor favorito, encargándole personajes de sicología compleja que Gazzara enriqueció en todos los casos: Husbands (1970), The Killing of a Chinese Bookie (1976), Opening Night (1977). También repitió con Peter Bogdanovich: Saint Jack (1979) y They All Laughed (Todos rieron, 1981). A las órdenes de Marco Ferreri dio vida al protagonista de los cuentos de Bukowski en Storie di ordinaria follia (Ordinaria locura), que inauguró el Festival de San Sebastián de 1981. Nunca ha dejado de colaborar con directores noveles: con David Mamet en The Spanish Prisoner (1997), con el catalán Jesús Garay en Els de devant (1994), con Vincent Gallo en Buffalo ‘66, con John Turturro en Illuminata, o con Todd Solondz en Happiness.

Cierto aura de outsider y un prestigio de actor indomable han configurado sus señas de identidad a lo largo de una dilatada carrera, que a sus 75 años sigue en pleno rendimiento, como lo demuestran su intervención en Dogville (2003), de Lars Von Trier, o su más reciente trabajo en el film colectivo Paris, je t’aime (2006).