Cinemanía > Bruce Willis > Biografía
Destacado: La historia que cambió la imagen de París para siempre en 'Eiffel'
Bruce Willis

Bruce Willis nació el 19 de marzo de 1955, como Walter Bruce Willison, en Idar-Oberstein, Alemania Federal. Su carrera comenzó con su papel del ocurrente detective privado ‘David Addison’ en la serie de televisión "Luz de luna", frente a Cybill Shepherd. En el verano de 1988, "Jungla de cristal", una cinta llena de acción en la que Willis encarnaba al héroe central, llegaría a las salas de cine con un descomunal éxito, que certificó de inmediato su condición de estrella de cine en toda regla. En 2010, Willis intervino en el filme "Los mercenarios (The Expendables)". En 2012, se reunió con el reparto de la película para su secuela, "Los mercenarios 2".

Willis nació el 19 de marzo de 1955, como Walter Bruce Willison, en Idar-Oberstein, Alemania Federal, donde su padre estaba destinado con el ejército estadounidense por aquel entonces. Willis es el mayor de los cuatro hijos (tres varones y una mujer) de David y Marlene Willison. En 1957, después de que su padre fuera dado de baja del ejército, Willis se trasladó con su familia a Carney's Point, Nueva Jersey.

Allí se sentaron las bases de la personalidad dura y de clase obrera que define buena parte de los papeles de Willis, mientras veía a su padre mantener a su familia trabajando como soldador y, posteriormente, operario de fábrica. A decir de todos, Willis, apodado "Bruno" por sus amigos, era un chico popular con buen sentido del humor, que fue elegido en el instituto presidente del consejo estudiantil. Le gustaban las bromas y no estaba exento de meterse en líos de vez en cuando. Pero, además, tenía otra faceta algo menos dura, centrada en su interés por el teatro y los escenarios. Surgió curiosamente al darse cuenta de que un tartamudeo que tenía al hablar de joven, desaparecía inmediatamente en cuanto empezaba a actuar delante de un gran grupo de personas.

Tras acabar el instituto, Willis siguió los pasos de su padre y empezó a trabajar con sus manos, primero en la industria química y luego como guardia de seguridad, antes de volver a las aulas como estudiante de arte dramático en la Montclair State University de Nueva Jersey. El interés de Willis por la interpretación no menguó pero, impaciente por emprender su carrera, abandonó los estudios al segundo año y se trasladó a Nueva York, donde intentó ganarse la vida como actor.

Willis, cuyos héroes de la interpretación incluyen a Robert De Niro, Gary Cooper, Steve McQueen y John Wayne, no lo tuvo fácil para iniciar su carrera como intérprete. Trabajó de camarero, barman y, siempre que surgía la ocasión, se presentaba a audiciones para conseguir papeles. Su primera oportunidad de verdad llegaría en 1977, cuando debutó en la obra del Off Broadway "Heaven and Earth". Tras ella, llegarían más trabajos sobre los escenarios pero, en 1980, Willis dio el salto al cine cuando consiguió un papel menor en la película de Frank Sinatra "El primer pecado mortal". Dos años después, conseguiría otro pequeño papel en "Veredicto final", con Paul Newman. También empezó a aparecer en televisión, con alguna que otra intervención en capítulos de "Hart to Hart" y "Corrupción en Miami".

En 1984, tras sustituir a Ed Harris en el éxito del Off Broadway "Fool for Love", Willis se dirigió a Hollywood para presentarse a una audición en el vehículo para Madonna "Buscando a Susan desesperadamente". No consiguió el papel pero, en una decisión que resultaría ser increíblemente inteligente, decidió quedarse allí un día más para poder realizar otra prueba para una nueva serie de detectives con grandes dosis de humor llamada "Luz de luna", que empezaría a emitirse a partir del marzo siguiente en la cadena ABC.

Según cuenta la historia, Willis se presentó con uniforme militar de combate, con un corte de pelo estilo punk, e hizo la prueba para el papel de ‘David Addison’, un sarcástico detective privado. Dejó impresionados a los ejecutivos de televisión con su encanto y sociabilidad y logró imponerse a otros 3000 actores.

La serie, coprotagonizada por Cybill Shepherd, giraba en torno a la complicada pareja dedicada a resolver crímenes y compuesta por Maddie Hayes (Shepherd) y Addison, que llevaban una agencia de detectives privados al borde de la ruina en Los Ángeles, la agencia de detectives Luna Azul.

La serie, que se emitió hasta mayo de 1989, supuso un enorme éxito para la cadena ABC y permitió a Willis saltar a la fama. "Las mujeres lo encuentran atractivo y los hombres tienen la fantasía de que podrían ser como él", dijo en su momento el vicepresidente de talentos de la ABC Gary Pudney a la revista People. "Por eso se ha convertido rápidamente en un valor tan importante para nosotros".

En 1987, volvió al cine emparejado con Kim Bassinger en la comedia "Cita a ciegas". Ese mismo año, el actor se convirtió en objetivo seguro de futuros cotilleos cuando se casó con otra estrella, Demi Moore. La pareja, que se divorció en el año 2000, tienen tres hijos en común: Rumer Willis (nacida en 1988), Scout LaRue Willis (nacida en 1991) y Tallulah Belle Willis (nacida en 1994). El mismo año del estreno de "Cita a ciegas", Willis, un ferviente fan del blues que sabe tocar la armónica, se metió en un estudio de música para Motown Records y grabó "Return to Bruno", una recopilación de canciones de soul con toques de blues que consiguió unas ventas modestas.

Aunque la música no lograra convertirlo en la estrella con la que soñaba ser, la siguiente película que eligió protagonizar sí conseguiría el efecto deseado. En el verano de 1988, "Jungla de cristal", una cinta llena de acción en la que Willis encarnaba al héroe central, ‘John McClane’, llegaría a las salas de cine con un descomunal éxito. Ya antes incluso de su estreno, la película había logrado captar cierta atención, en parte porque tanto Sylvester Stallone como Arnold Schwarzenegger habían rechazado el papel de McClane. Cuando los ejecutivos del estudio se decidieron por Willis, en parte porque aportaba al personaje ciertas dosis de humor y cordialidad, aceptaron pagarle 5 millones de dólares, una suma enorme por aquel entonces para un actor que muchos aún consideraban un relativo novato en Hollywood.

A los espectadores no les importó. Gracias a Willis, que hacía sus propias escenas de acción, y a sus memorables chascarrillos, "Jungla de cristal" recaudó unos impresionantes 81 millones de dólares en la taquilla estadounidense y generaría cuatro secuelas. No fue más que el comienzo para Willis que, en las décadas siguientes, ha protagonizado películas que han logrado recaudar más de 3000 millones de dólares en taquilla.

Al año siguiente de "Jungla de cristal", Willis se encontró protagonizando otro éxito, en un papel totalmente cómico, como la voz en off de ‘Mikey’, un observador bebé, en "Mira quién habla". Su papel del periodista sensacionalista de "La hoguera de las vanidades" (1990) recibió críticas muy diversas y, en 1991, la película de acción "El gran halcón", una especie de proyecto de vanidad del actor, que él mismo escribió y protagonizó, resultó ser un fracaso de taquilla. Tras él llegarían otros títulos menos memorables.

Entonces, en 1994, Willis experimentó una especie de vuelta al estrellato cuando interpretó el papel del boxeador algo machacado pero aún duro ‘Butch Coolidge’ en el gran éxito de Quentin Tarantino "Pulp Fiction". Presintiendo tal vez que el filme funcionaría bien, Willis aceptó un sueldo modesto (1685 dólares a la semana) a cambio de una participación en los beneficios. La película conseguiría recaudar más de 100 millones de dólares.

Después vendrían toda una serie de éxitos, desde una tercera entrega de la serie de "Jungla de cristal" ("Jungla de cristal. La venganza") en 1995, a la cinta de acción y ciencia ficción de 1998 "Armageddon". En 1999, Willis ofreció otra de sus interpretaciones más memorables como el psicólogo infantil ‘Dr. Malcolm Crowe’ en el thriller sobrenatural de M. Night Shyamalan "El sexto sentido". Por el camino, se mantuvo ocupado con más comedias ("Falsas apariencias") y multitud de apariciones televisivas ("Ally McBeal", "Loco por ti" y "Friends").

"No es solo que sea increíblemente guay, es que consigue que tú también te sientas así", lo elogiaba un crítico de cine en 2007, "Es como el portero de la discoteca, que te escucha y sonríe mientras te echa del local".

En 2010, Willis intervino junto a Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone en "Los mercenarios (The Expendables)". En agosto de 2012, se reunió con el elenco de esta película para una secuela, "Los mercenarios 2", en la que también participaban otros grandes nombres del cine de acción, como Jean-Claude Van Damme y Chuck Norris. En el fin de semana de su estreno, la película ocupó el primer puesto de la taquilla y recaudó unos 28,6 millones de dólares.

En los últimos años, Willis no ha mostrado indicios de tener intención de frenar el ritmo, y ha demostrado un amplio registro que va desde la intimidación puramente física ("Sin City (Ciudad del pecado)", "La jungla 4.0") a una aguda vis cómica ("Más falsas apariencias") de la que pocos actores pueden presumir. Sus próximos proyectos incluyen el thriller independiente "Wake", dirigido por John Pogue. En marzo de 2015, se anunciaron planes para el debut de Willis en Broadway, en una adaptación teatral de la novela superventas de Stephen King "Misery".