Cinemanía > Películas > ¡NOP! > Sinopsis
Destacado: Harry Styles y Florence Pugh protagonizan 'No te preocupes querida'
¡NOP! cartel reducido¡NOP!(Nope)
Dirigida por Jordan Peele
¿Qué te parece la película?

Jordan Peele (Déjame salir, Nosotros) reimagina la película del verano con una nueva pesadilla pop: la épica odisea de terror ¡NOP!. Dos residentes de un solitario barranco en el interior de California realizan un descubrimiento tan insólito como escalofriante.


Sinopsis larga
El oscarizado JORDAN PEELE perturbó y redefinió el moderno género de terror, primero con Déjame salir en 2017 y luego con Nosotros en 2019. Y ahora reimagina la película del verano con la nueva y amplia epopeya de terror NOP, una oscura pesadilla pop, mezcla de insólita ciencia ficción y complicado thriller social, de la que nace la violencia, el riesgo y el oportunismo que siempre acompañan a la novelesca historia del Lejano Oeste estadounidense… y a la industria del espectáculo.

Jordan Peele vuelve a reunirse con el también oscarizado DANIEL KALUUYA (Déjame salir, Judas y el mesías negro). Se unen al reparto KEKE PALMER (Estafadoras de Wall Street, Alice) y STEVEN YEUN, nominado a un Oscar (Minari. Historia de mi familia, Okja), como los dos residentes de un solitario barranco en el interior de California que realizan un descubrimiento tan insólito como escalofriante.

NOP transcurre muy cerca de Los Ángeles, en el árido y algo caótico Valle Santa Clarita, en el Sur de California. OJ Haywood (Daniel Kaluuya) y Emerald Haywood (Keke Palmer), un hermano y una hermana, han heredado el rancho de caballos de su padre, el legendario Otis Haywood Sr (KEITH DAVID, Manhattan sin salida, Crash/Colisión), famoso en la industria por ser el mejor domador de caballos para cine y televisión. Pero es una profesión muy competitiva, y a pesar de su habilidad y conocimientos, OJ y Emerald tienen graves problemas económicos, algo habitual en una profesión en la que el talento no siempre puede controlarse. Vecino al rancho se encuentra Jupiter’s Claim, un parque temático para toda la familia con granja interactiva basado en la historia y estética – ambas muy edulcoradas – de la fiebre del oro californiana, gestionado con cuidados evangélicos por su propietario, Ricky “Jupe” Park (Steven Yeun), una exestrella infantil con una trágica historia de la que lleva años queriendo escapar.

OJ y Emerald empiezan a notar que ocurren fenómenos inexplicables en su vasta propiedad y se obsesionan intentando captar el misterio con unas cámaras. Decididos a descubrir lo que ocurre, se sumergen en situaciones cada vez más complicadas y peligrosas, acabando por poner en riesgo lo único que tienen: el negocio que levantó su heroico padre de alargada sombra. Pero las cosas empeoran cuando los hermanos deciden reclutar a Angel Torres (BRANDON PEREA, la serie “The OA”, American Insurrection), el experto de una de las tiendas de la cadena Fry’s Electronics, así como al aclamado director de fotografía Antlers Holst (MICHAEL WINCOTT, Hitchcock, la serie “Westworld”), que está a punto de jubilarse. El esfuerzo y orgullo de los cuatro cruzará un punto de no retorno, llevándoles a aterradoras consecuencias y arrastrándoles hacia el ojo de una tormenta irreversible. El resultado es un tremendo espectáculo de terror basado en un núcleo intimista y de gran complejidad emocional.


Los personajes

OJ HAYWOOD – DANIEL KALUUYA
Con el papel de OJ Haywood, Daniel Kaluuya y Jordan Peele vuelven a encontrarse después de Déjame salir en 2017. El personaje de OJ no tiene nada que ver con los que el oscarizado actor ha interpretado hasta ahora. Hombre de pocas palabras y de actuaciones nobles, OJ es el centro moral de la película. La repentina y misteriosa muerte de su padre, Otis Haywood Sr (Keith David) obliga a OJ a llevar el rancho familiar dedicado a domar caballos para el cine y la televisión. A pesar de trabajar en Hollywood, la mayoría de su tiempo transcurre en el rancho Haywood, en Agua Dulce, algo que le viene bien. Se siente cómodo allí, sin llamar la atención. Cuando su hermana Emerald (Keke Palmer) regresa al rancho, vuelven a surgir viejas tensiones producidas por heridas sin cicatrizar.

“Conocemos a OJ al poco de morir su padre en extrañas circunstancias”, dice el actor. “Se ocupa del rancho cuando todo empieza a desmoronarse. Su hermana regresa y la fricción crece. Intenta descubrir cuál es su camino, por qué está donde está, contestar a un montón de preguntas”.

Jordan Peele escribió el personaje pensando en Daniel Kaluuya. “Reconozco que es mi papel favorito de todos los que ha hecho Daniel. Me entusiasma trabajar con él porque compartimos un idioma emocional”, explica el director. “Sencillamente somos muy francos el uno con el otro y nuestras conversaciones parecen estar plagadas de misiles sensibles al calor”.

Decidió dar pocos diálogos a OJ porque sabía que el actor comunicaría perfectamente sus emociones con una simple mirada, sin necesidad de palabras. “Es un placer mirar a Daniel, me serví de esto al escribir el guion”, dice Jordan Peele. “OJ es hombre de pocas palabras, y Daniel es de esos intérpretes que no necesitan diálogos para comunicar con el público, que meten al espectador aún más en la historia en los momentos de silencio. Hay partes de la película que se adaptan al ritmo de OJ y que son tan fascinantes como las partes que van al ritmo de Emerald. Solo Daniel iba a conseguir esto. Una de las razones por laa que es un actor tan impresionante es porque observa y escucha. Observa todo lo que ocurre a su alrededor y se abre. Un protagonista necesita exactamente eso, ser alguien con quien los espectadores puedan identificarse porque también observan”.

A Daniel Kaluuya, el papel le ofrecía la oportunidad de indagar en profundidad en la vida interior de OJ. “Me gusta que OJ sea tan silencioso”, dice. “También soy silencioso, a veces dejo de hablar. Me gusta la escena de un hombre reflexionando, un hombre consigo mismo. Ha sido una interpretación totalmente diferente; aquí, una mirada equivale a un diálogo. En algunas escenas soy consciente de que mi pensamiento o mi forma de mirar comunicará algo al espectador. Soy el sustituto del público y, en ocasiones, me adelanto en cuanto a la información. Mi misión es ayudar al espectador a entender lo que ocurre. En un caso así, como actor, hay que tener pensamientos muy claros”.

La relación de OJ con su hermana es el núcleo emocional de la historia. “Tal como me lo contó Jordan, Emerald tiene la personalidad de su padre”, explica Daniel Kaluuya. “Ella es la sucesora natural en cuanto a energía y personalidad, pero OJ se quedó y ella se fue. Hay fricción entre los dos, pero también un enorme afecto, y eso es lo mejor de la película: ver en la pantalla cómo un hermano y una hermana se convierten en auténticos amigos”.

Ambos están en un momento de inestabilidad en sus vidas. “En cierto modo, los dos parecen haber perdido el norte”, añade el productor Ian Cooper. “OJ se pierde en el dogma de las enseñanzas de su padre, no parece pensar por sí mismo. Su única idea es seguir adelante con el negocio de su padre y llegar a final de mes. Pero Emerald, por el contrario, está en una reinvención constante, quiere que se la vea, quiere ir más allá de la rígida educación que recibió”.

Al igual que su personaje, el actor tuvo que pasar mucho tiempo montando y ocupándose de caballos, y la experiencia le enseñó mucho. “Me gusta la relación de OJ con los caballos”, dice Daniel Kaluuya. “Montaba muy mal a caballo y tuve menos de un mes para ponerme al día. Pero sabía lo que buscaba porque, para mí, la clave reside en la conexión de OJ con los caballos. Los considera sus auténticos amigos. Supe que debía entender la vida animal a otro nivel y comprender cómo se ve a sí mismo a través de sus amigos. Tengo la sensación de que comparte su dolor con los caballos. Se comunica con ellos. Es verdad que los caballos tienen espíritu, personalidad. Puede que suene raro, pero creo que OJ está conectado con la tierra”.

Desde que Daniel Kaluuya y Jordan Peele trabajaron juntos por primera vez hace seis años, sus vidas han cambiado mucho. Los dos han ganado un Oscar, se han hecho famosos, son profesionales de éxito. El actor se dio cuenta de los cambios en el director: “Jordan ha madurado como cineasta. Déjame salir era una carrera en línea recta, pero NOP tiene mucha más envergadura. Su estilo es totalmente diferente. Profundiza más en los personajes, en los momentos, convirtiéndolos en indelebles. El ritmo, la velocidad han cambiado”.

Pero lo que les unió hace años no ha cambiado. “Lo que más me gusta de las películas de Jordan es que son muy difíciles de describir”, sigue diciendo Daniel Kaluuya. “Hay que vivirlas. Siempre contienen una premisa real y luego una realidad absoluta en medio de todo”. El guion de NOP era misterioso, no se parecía en nada a lo que había leído hasta entonces, pero sabía que podía confiar en el hombre que lo había escrito. “Siempre pido ayuda cuando no sé de qué va algo”, dice el actor. “Pero solo lo hago si estoy convencido de que al director le apasiona el tema, lo entiende, lo vive. Y con Jordan siempre es así”.

EMERALD HAYWOOD – KEKE PALMER
Emerald Haywood, a la que interpreta Keke Palmer, es una actriz y cantante en ciernes y una experta jinete que trabaja en cine. A primera vista parece ser lo opuesto a su hermano OJ en muchos aspectos. Encantadora, extrovertida, busca ser el centro de atención para compensar una educación demasiado estricta; no soporta la soledad ni el silencio. Prefiere estar desarraigada, dormir en el sofá de amigos o incluso en la calle antes de regresar al tremendo aislamiento del hogar de su niñez. Hubo un momento en su vida que marcó para siempre su relación con OJ y con su padre. Está muy unida a su hermano a pesar de evitar a toda costa mezclarse en el negocio familiar.

“Emerald Haywood no tiene mucho a su favor, pero sale de cualquier lío hablando”, dice Keke Palmer. “Tiene carisma. Sabe conectar con la gente, pero no es disciplinada; tampoco sabe adónde va. Ha llegado a una encrucijada, la misma en que muchos hemos estado cuando no queremos volver a casa porque nos recuerda cómo éramos, pero ya no somos esa persona y no sabemos si esto nos gusta o no. Pero el hogar está donde está nuestro corazón, y hace falta vivir malas experiencias para darse cuenta de eso”.

Jordan Peele trabajó por primera vez con Keke Palmer hace diez años, y sabía que era perfecta para el papel. “Keke siempre ha sido Emerald, nunca lo dudé”, dice el director. “Trabajé con ella hace diez años en el programa “Key and Peele”. Hacía de traductora de Malia Obama cuando esta se enojaba. Keke tiene una cualidad, siempre brilla, y quería que Emerald tuviera lo mismo, una chispa. Hay algo contagioso en la energía de Emerald, como si el destino estuviera de su lado, como si fuera a conseguir todo lo que desea. Me ocurre con muchos personajes, los escribo pensando en un actor. Luego, cuando conozco al actor, siempre encuentro la forma de hacer que los personajes vayan a sitios nuevos. Como colaboradora para esto, no podía pedir a nadie mejor que Keke”.

Emerald también encarna algunos de los temas centrales de la película ya que vive la mayoría del tiempo públicamente, en las redes sociales. “La obsesión de Emerald por las redes sociales y por ser una influencer tiene una relación directa con la película en cuanto a buscar algo siempre más allá de uno mismo, algo que nos dé una razón de ser”, explica Keke Palmer. “Para Emerald representa una atracción enorme, quizá porque creció en California o porque siempre estuvo cerca de la industria cinematográfica o quizá también sencillamente porque quiere que la vean y nadie la ha visto nunca. Creo que es fácil identificarse con Emerald porque muchos de nosotros, lo reconozcamos o no, queremos que se nos vea”.

La relación con su hermano esconde una herida más profunda para Emerald. Y no cabe duda de que es el ser más próximo que hay en su vida. “La relación de Emerald con OJ se basa en la pureza y en la franqueza”, sigue diciendo Keke Palmer. “Es la típica relación entre dos hermanos en la que no es necesario decirlo todo. Se sienten más las emociones y se escuchan menos las palabras, y puede que no nos demos cuenta inmediatamente de lo cercanos que están hasta que se arma la gorda”.

Pero cuando se arma la gorda, incluso la gordísima, Emerald demuestra estar a la altura. “Emerald es un personaje que suele ser masculino”, explica la actriz. “Segura de sí misma, no tiene miedo a nada. Tampoco se toma muy en serio, pero puede ser dura. Es realmente genial”.

Keke Palmer reconoce que rodar NOP y trabajar con Jordan Peele le hizo pensar en la cultura en que vivimos. “Personalmente, creo que la película habla de buscar algo más allá de uno mismo y de obsesionarse tanto en la búsqueda que no se ve lo que ya se tenía”, concluye. “Todos lo hacemos de una forma u otra, obsesionarnos con las noticias, con nuestra carrera profesional. Somos como mariposas atraídas por la luz. Sabemos que no nos hace falta ir hacia la luz, pero ya no tenemos la fuerza de voluntad suficiente para resistirnos. Se trata de rechazar lo superficial, que en realidad no nos sirve de nada. Nos perdemos sin darnos cuenta de que el amor, el reconocimiento y la seguridad que buscamos siempre han estado ahí. Están en nuestro interior y, normalmente, también están en casa, con nuestra familia”.

RICKY “JUPE” PARK – STEVEN YEUN
Interpretado por Steven Yeun, nominado a un Oscar, el personaje de Ricky “Jupe” Park fue una estrella infantil explotada y posteriormente rechazada por Hollywood que ha intentado rentabilizar su pasado creando un parque temático basado en la fiebre del oro californiana. El parque se llama Jupiter’s Claim (Concesión de Jupiter, de ahí “Jupe”, el mote de Ricky) por el personaje que interpretó en una superproducción de la época titulada “Kid Sheriff”. “Ni siquiera era el protagonista, pero se hizo con la película”, dice Steven Yeun. “Luego, en los noventa, crearon un sitcom para él donde, en un episodio, le ocurre algo absolutamente horrible. A partir de ese momento, su carrera se desploma. No consigue recuperar los papeles que le ofrecían antes. Ahora, a pesar de ser un adulto, sigue estando en los noventa, y personalmente creo que no se da cuenta de que ha pasado el tiempo”.

A diferentes niveles, Jupe representa el lado más oscuro de la industria cinematográfica. “La fama, sobre todo para los niños cuando aún no están formados, puede convertirse en su identidad”, explica el actor. “El peligro reside en que acaben siendo una fusión de las proyecciones de otros. En el caso de Jupe, es probable que intente domar esas proyecciones y encajar en el molde que le asignaron. En cierto modo, es el prisionero de la mirada, del espectáculo en el que se ha convertido, y eso le otorga una especie de comodidad, como si fuera una cárcel confortable, un lugar que entiende”.

Jupe no solo es prisionero de su pasado, también lo es de una fantasía que controla su identidad y su realidad. “Cuando era niño, la industria le traicionó brutalmente. Sin embargo, años después sigue queriendo formar parte de dicha industria”, dice Jordan Peele. “Aún no ha despertado del sueño. Lo terrible de una industria que muestra tu imagen es que, da igual lo que te ocurra, te enseñan a seguir queriendo lo mismo, a que solo vales algo si te ven, si eres famoso. Pueden quitártelo, pero no significa que se lleven la adicción. Jupe es un yonqui del espectáculo”.

Jupe está casado y tiene tres hijos dispuestos a amar el espectáculo. Cuando descubre el misterioso fenómeno en el rancho vecino, lo interpreta como una oportunidad única. “Para Jupe, un fenómeno inexplicable es lo mejor que puede ocurrirle”, comenta Steven Yeun. “Es el pasaporte que le permitirá entrar donde cree que quiere estar. Piensa que le liberará, pero no puede escapar de sí mismo ni de la prisión que ha construido. El fenómeno puede ser su despertar, pero también puede ser su destrucción”.

El parque temático Jupiter’s Claim es uno de los decorados más espectaculares de la película y se ha convertido en una de las atracciones permanentes de la mundialmente famosa visita a los Universal Studios Hollywood. Steven Yeun se acuerda perfectamente de la primera que lo vio en el rodaje: “Cuando entré por primera vez en el decorado, recuerdo que pensé inmediatamente en que era la pesadilla de Jupe, su enfebrecido sueño, la cárcel que había construido para encerrarse sin saberlo. Jupiter’s Claim parece construido por un hombre de negocios, pero al observar los detalles, aterra darse cuenta de que Jupe está atrapado en una realidad que le impusieron en el pasado”.

La historia de Jupe no sería igual sin los trágicos acontecimientos ocurridos en el plató de la serie “Gordy’s Home” que acabaron con el sitcom y con su carrera.

A medida que transcurre la historia de NOP, los personajes se descubren de la forma más inesperada. “La sensación de vivir una vida basada en las expectativas o proyecciones de terceros la tenemos todos en la cultura actual”, termina diciendo Steven Yeun. “Todos utilizamos Internet, todos estamos en las redes sociales, y muchos creamos personajes para que nos vean los demás, pero que también nos moldean. Poco a poco vamos comprendiendo que esto nos cambia”.

ANTLERS HOLST – MICHAEL WINCOTT
Antlers Holst es un admirado y solitario director de fotografía a punto de jubilarse que acaba en el mundo de OJ y Emerald cuando estos se ponen en contacto con él para que filme el misterioso fenómeno en su rancho, en realidad imposible de filmar. Interpretado por Michael Wincott, Holst es un hombre imperturbable, harto de todo y un poco cascarrabias, pero no puede resistirse a la petición de los hermanos. El reto le atrae, y además es otro adicto del espectáculo. Ha tenido una larga carrera en la que ha aceptado la explotación innata a Hollywood.

“En calidad de experto director de fotografía intentando rodar lo inexplicable, Holst aporta un metaelemento a la película, porque es una película acerca de rodar películas”, explica Jordan Peele. “Holst es, a todas luces, el brujo de la historia. Él descubre la palabra mágica que hará posible la misión. Me parece que muchas personas – y no andarán equivocadas – llegarán a la conclusión de que hay una conexión con su personaje y el de Robert Shaw en Tiburón”.

Michael Wincott ve a Holst como a “una figura enigmática. Es el capitán Ahab de Jordan Peele que persigue obsesivamente una respuesta a la fragilidad del ser humano. Pero no solo se trata de la toma perfecta”.

Para prepararse, el actor pasó bastante tiempo con Hoyte van Hoytema, el director de fotografía de NOP. “Jordan le pidió a Michael que fuera mi sombra para que lo aprendiera todo de las cámaras”, dice van Hoytema. “Le enseñamos a manejar una cámara, la iluminación y toda la tecnología. Demostró estar interesado. Me lo pasé muy bien intercambiando ideas con Michael y Jordan, sobre todo porque suele retratarse a los directores de fotografía de forma caricaturesca: unos rarillos que solo saben hablar de cámaras. Era importante escoger el equipo perfecto para Holst, debían ser las cámaras adecuadas. Incluso reconstruimos algunas cámaras para él, como la Mark II, la cámara IMAX que se envió al espacio. Le añadimos una manivela manual con la ayuda de Panavisión. También retocamos la Reflex 2C, una de las clásicas de 35 mm. Cuando ya tuvimos el equipo listo, descubrí que él podía ser tan pesado o más que cualquier director de fotografía. Siempre llevo un pañuelo, es parte de mi equipo diario. Pues bien, Holst también lleva un pañuelo en la película, de hecho, uno de los míos. Estaba empeñado en ser auténtico.

Michael Wincott reconoce que se lo pasó realmente bien mientras preparaba el papel. “Fueron unos días memorables con el maravilloso Hoyte van Hoytema”, dice. “Me regaló el pañuelo negro de cachemira que Holst lleva en la película, era mi talismán. Es un artesano tan extraordinario como amable, entregado a su trabajo, un hombre y un mentor maravilloso”.

También le inspiró trabajar con Jordan Peele. “Con Jordan, cada día es genial”, sigue diciendo. “Me sentaba fatal tener un día libre. Es inteligente y generoso, con un alma maravillosa. Siempre busca lo extraordinario. Hacer una película sigue entusiasmándole. Tiene intuición, sentido del humor. Escogió un reparto brillante. Y no olvidemos al genial Ian Cooper y a un equipo técnico ejemplar. Jordan es lo que Scorsese llama ‘un contrabandista’, un director que trabaja dentro del sistema sin por eso perder su voz subversiva. A primera vista, la película es la historia de otro mundo, pero en manos de Jordan aparece algo más complejo, más inquietante”.

ANGEL TORRES – BRANDON PEREA
Angel Torres es el inseguro e incomprendido empleado de Fry’s Electronics que ayuda a OJ y a Emerald a instalar un equipo de vigilancia en el rancho y que acaba participando en el empeño de los dos hermanos en documentar el inexplicable fenómeno. Debajo del barniz de unos cabellos rubios teñidos y de una típica pose pospunk y de malestar se esconde un joven con el corazón roto que aún no ha perdido la esperanza y que se convertirá en el inesperado y sumamente útil aliado de OJ y de Emerald.

“Angel es el experto en tecnología que también sirve de alivio cómico en ocasiones”, explica Jordan Peele. “Me hacía falta un personaje que tuviera algún conocimiento sobre alienígenas, y Angel es un ferviente fan de la serie ‘Ancient Aliens’”. Angel también es el único que se atreve a recordarles que todo esto es una historia de locos. “Podría decirse que Angel es un poco como el avatar del público porque plantea preguntas o hace comentarios que probablemente estén pasando por la cabeza del espectador en ese momento, un poco como Rod en Déjame salir”, dice el productor Ian Cooper. “Pero tampoco tiene reparos a la hora de involucrarse en una misión tan descabellada. Cada uno de los personajes está traumatizado por una razón u otra; todos son empujados hacia una situación peligrosa y demente. Creo que Angel lo pasa mal y necesita demostrar algo al mundo. Trabaja en la cadena Fry’s Electronics, pero probablemente siente que merece más que eso”.

Brandon Perea no se parece a lo que Jordan Peele imaginó cuando describió al personaje, pero está claro que el joven actor impresionó al director. Después de hacer una prueba, Jordan Peele le llamó por Zoom. El actor se dio cuenta muy pronto de que tal vez le había llamado para decirle amablemente que no tenía el papel. “Jordan me dijo que había aportado algo muy diferente al personaje y por eso quería conocerme, pero la diferencia era tan enorme que tendría que reescribir el guion si me daba el papel”, recuerda Brandon Perea. “Y le dije algo como: ‘Sí, ya, claro, supongo que no va a pasar’. Entonces me dijo que sí, que era exactamente lo que iba a hacer, que tenía el papel. Y me eché a llorar”.

La motivación y los intereses de Angel fascinaron al actor. “Angel siempre se vanagloria de ser el más listo y le impacienta que los demás no estén al mismo nivel”, explica Brandon Perea. “Cree ser un incomprendido y va por la vida tratando a los demás como si fueran tontos, sobre todo a los clientes de la tienda. Es de esos que te miran convencidos de que no sabes cómo funciona un móvil. Busca algo que le satisfaga, pero no sabe qué. La oportunidad que le brindan OJ y Emerald le va como anillo al dedo. Ha llegado su momento, han descubierto algo y no quiere perdérselo. No acabó la universidad, esta es su oportunidad para decirle al mundo: ‘¿Lo veis? Os había avisado’. Lucha por no desaprovechar ese momento”.

Al igual que Emerald, es un chico enchufado que se siente mucho más cómodo en el caos que estando solo. “Angel es de los que se acuestan tardísimo, no consigue dormir si no hay ruido o si no pasa nada”, sigue diciendo Brandon Perea. “Tengo la impresión de que es capaz de estar jugando con la videoconsola, viendo la serie “Ancient Aliens” en una pantalla y escuchando un podcast. Necesita un constante flujo de información y que haya gente hablando a su alrededor porque se volvería loco en medio del silencio”.

Aquí entra en juego la casualidad. Ser uno de los empleados de la cadena Fry’s, que cerró definitivamente sus puertas en 2021, trajo buenos recuerdos al actor. “Al leer el guion, cuando descubrí que Angel trabaja en Fry’s Electronics, me eché a reír”, dice. “Mis hermanos y yo siempre estábamos metidos en Fry’s cuando vivíamos en Chicago, había cerrado el círculo”.