Cinemanía > Películas > Insidious: La puerta roja > Comentario
Destacado: Dua Lipa en el elenco artístico de la película 'Argylle'
Insidious: La puerta roja cartel reducidoInsidious: La puerta roja(Insidious: The red door)
Dirigida por Patrick Wilson
¿Qué te parece la película?

INSIDIOUS: LA PUERTA ROJA es el capítulo final de la terrorífica saga sobre la familia Lambert en el que volvemos a encontrarnos con el reparto original, que incluye a Patrick Wilson (que también se estrena como director), Ty Simpkins, Rose Byrne y Andrew Astor. Protagonizada también por Sinclair Daniel y Hiam Abbass. Producida por Jason Blum, Oren Peli, James Wan y Leigh Whannell. Guion escrito por Scott Teems. Historia creada por Leigh Whannell y Scott Teems basada en los personajes de Leigh Whannell.

Screen Gems, Stage 6 Films y Blumhouse presentan INSIDIOUS: LA PUERTA ROJA, una producción de Oren Peli. Protagonizada por Ty Simpkins, Patrick Wilson, Sinclair Daniel, Hiam Abbass y Rose Byrne. Dirigida por Patrick Wilson. Guion de Scott Teems. Historia creada por Leigh Whannell y Scott Teems basada en los personajes de Leigh Whannell. Producida por Jason Blum, Oren Peli, James Wan y Leigh Whannell. Los productores ejecutivos son Steven Schneider, Ryan Turek, Charles Layton y Brian Kavanaugh-Jones. La directora de fotografía es Autumn Eakin. Diseño de producción de Adam Reamer. Montaje de Derek Ambrosi y Michel Aller. Vestuario diseñado por Dajia Milan. Música compuesta por Joseph Bishara. Casting dirigido por Terri Taylor y Ally Conover.


EN EL SILENCIO DE TU HABITACIÓN…
La última vez que vimos a la familia Lambert fue al final de Insidious: Capítulo 2, donde los proyectores astrales Josh (Patrick Wilson) y Dalton (Ty Simpkins) visitan múltiples veces el Más Allá. Josh había ido a rescatar a Dalton tras ser capturado por un demonio, pero se queda atrapado en el Más Allá mientras un fantasma posee su cuerpo en nuestro mundo. El fantasma, en el cuerpo de Josh, destroza la casa intentando matar a su familia, por lo que Dalton se aventura una vez más en el Más Allá en busca de su verdadero padre.

“Gracias a la colaboración con James Wan, hemos llegado a lugares alucinantes con las películas de Insidious, pero creo que su éxito se debe a que desde el principio partimos con una familia que se quiere”, dice Jason Blum, productor de la franquicia. “Casi todo el mundo que forma una familia lo hace con la mejor de las intenciones, esperando crear un hogar cálido y seguro con la gente a la que quiere, aunque más tarde casi todos descubrimos que las familias son complicadas de una forma u otra. Para muchos eso implica años de terapia. Para otros implica luchar contra un demonio en un paraje de pesadilla”.

Nadie querría volver a recordar todo lo que experimentaron Josh y Dalton, y ellos no son una excepción, así que decidieron usar la hipnosis para olvidar el don –o maldición– que tienen de proyectarse astralmente. “Tras la segunda película me parecía que no había más que decir o explorar de la familia Lambert”, dice Wilson, quien volvemos a ver en el papel de Josh y como director de esta nueva entrega. “Salvé a mi hijo, me salvaron a mí, me han poseído... hemos pasado por casi todo lo que se puede pasar en una película de terror. La única pregunta que me quedaba, y la que quería plantear al espectador, es, ¿Qué pasa con esta familia tras diez años, cuando han sido hipnotizados para olvidar todos sus traumas?”.

“Probablemente no sea la forma más sana de lidiar con una situación traumática: ‘Esto no ha ocurrido, vas a olvidarte de todo’. Quería ahondar en eso”, continúa Wilson.

Esta historia, en la que vuelve a coincidir el reparto original, es el tercer capítulo de la saga familiar y la quinta entrega de la franquicia tras dos secuelas. Han pasado diez años desde los eventos de la segunda película. Josh y Renai (Rose Byrne) se han divorciado y Josh todavía no ha conseguido rehacer su vida. Dalton es un joven adulto que se prepara para ir a la universidad en la costa este de Estados Unidos y tiene una relación complicada con su padre. “Es una relación algo forzada por todo lo que ocurrió en el pasado, pero no saben bien porqué. Hay capítulos que han desaparecido de su memoria, momentos vacíos en sus recuerdos, y Dalton está algo resentido con él. Son dos hombres incapaces de hacer que su relación mejore porque no saben cómo se fastidió en un principio. Aun así están unidos en más de una manera, algo que los seguidores de Insidious sabrán lo que significa a la perfección”.

“Llevo años queriendo dirigir algo y con esta película sentí que había llegado el momento”, confiesa Wilson. “Buscaba la historia perfecta, algo que me afectase a nivel personal y no había contemplado la idea de hacer otra película de Insidious, pero cuando me presentaron la oportunidad me pareció un regalo increíble. Le tengo mucho cariño a esta franquicia y sabía que me protegerían. Blumhouse cree en mí como actor y persona, así que sabía que reunirían al mejor equipo posible. James Wan y yo además llevamos años hablando de crear una película”.

Wan, director de Insidious, Expediente Warren y Aquaman, sirvió como ejemplo perfecto para el debut directoral de Wilson. “James me decía una y otra vez que hiciese la película mía, que era mí película y que pensase qué historia quería contar. Al fin y al cabo era yo el que tendría que vivir con ella”.

“Me encantó cuando Patrick nos dijo que quería seguir la historia de Insidious como director”, dice Wan. “Conozco a Patrick bastante bien después de tantos años trabajando juntos. Sabe muchísimo de cine y de su profesión. Siempre hablamos de cine entre tomas y nos hemos acostumbrado a hacer referencias a películas durante los rodajes. Me parece natural que se haya aventurado en el mundo de la dirección y estoy encantado de que encima lo esté haciendo con la franquicia de Insidious”.

Aunque Wilson siempre ha tenido claro que dirigir su primera película sería una experiencia de aprendizaje, como debe ser. “Cada un de los directores con los que he trabajado tienen un estilo distinto”, dice. “Es lo que me gusta de esta profesión y de los directores. Hay muchas maneras de hacer una película. Mi objetivo ha sido aprovechar al máximo mis fortalezas, pensar en lo que me interesa, lo que me emociona y apasiona. No sé bien cuál es mi estilo, creo que todavía estoy buscándolo. No soy tan osado como para pensar que ya lo he encontrado. Estoy aprendiendo, siempre estoy aprendiendo”.

“Leigh Whannell, la creadora de la historia junto a Scott Teems, ha sido también de gran ayuda”, dice Wilson. “Dirigió la tercera entrega de Insidious, así que diría que probablemente haya sido de más ayuda incluso que James. Sabe lo que es ser responsable del éxito de la franquicia. Me dio muy buenos consejos, sobre cómo darle mi toque y hacerla diferente, sobre cuándo se puede hacer algo y cuándo no”.

“Patrick tenía una visión muy clara de la película y sabía perfectamente hacia dónde quería que fuese la saga de la familia Lambert”, dice Wan. “Eso me resultó muy emocionante, ya que además volvería a interpretar al mismo personaje de las primeras dos películas. Ha ampliado el mundo que creamos juntos y al mismo tiempo le ha dado su toque personal. Hemos hablado sobre muchísimas cosas, sobre la historia, los personajes, el tono, los sustos, el nuevo malo malísimo y la forma de adentrarnos en el Más Allá”.


…EN LA OSCURIDAD DE TUS SUEÑOS…
Wilson es, según el New York Times, una estrella de Broadway reconvertido en el Rey del Terror de Hollywood. Dirigir una entrega de Insidious conecta con los aspectos profundamente personales de la actuación que han definido su carrera. “Me encanta el terror. Me parece muy divertido”, confiesa. “Es emocionante interpretar a un personaje ordinario en una situación extraordinaria. Es una familia normal a la que le ocurre algo muy traumático. Viaja a otra dimensión y tiene que luchar contra un demonio. Si partes de una emoción real puedes llevar la historia donde quieras. Me gusta ir un paso más allá, ya sea físicamente, emocionalmente, creando tensión, encontrando humor hasta en los momentos más lúgubres u oscuridad en los momentos más luminosos”.

Wilson ha buscado que ese equilibrio entre luz y oscuridad fuese el tema central de la película. “Lidiar con una situación traumática, manejarse entre la luz y la oscuridad y el arte de la narrativa son las semillas que plantamos en la primera película y cuyos frutos ahora recogemos”, dice. “Unas partes florecen, otras maduran y otras se pudren”.

En el centro de la historia encontramos a Dalton, interpretado por Ty Simpkins. Ty ya interpretó al mismo personaje de niño en las primeras dos películas, aunque había coincidido con Wilson incluso antes de eso. “Ty también interpretó a mi hijo en Juegos Secretos, así que le conozco desde que tiene tres años”, dice Wilson. “Este es su papel más importante y complejo hasta la fecha, pero le conozco desde hace tanto que sabía que no tendría ningún problema y que podía empujarle fuera de su zona de confort. Ha sido un reto muy emocionante”.

“Me encanta que hayamos podido reunir al reparto original y así cerrar de una vez la saga de los Lambert”, dice Blum. “Contamos con Patrick Wilson y Rose Byrne, pero por supuesto también con Ty Simpkins, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson y Andrew Astor. Una cosa preciosa de esta historia es que vemos cómo los actores se han ido haciendo mayores, especialmente los niños que se han convertido en adultos”.

El punto más importante para Wilson siempre ha sido poder reunir al reparto original, es la razón por la que ha querido dirigir la película y lo que ha impulsado su visión de la historia.

Wilson ha contado con el apoyo de dos de sus directores anteriores. “Joel Schumacher y Mike Nichols decían siempre lo mismo: el 80% de la dirección tiene que ver con el casting”, dice Wilson. “Tiene sentido; es importante poder confiar en la gente con la que estás trabajando. Hay muchas cosas que no sabes cuando diriges tu primera película, pero me sentí cómodo ya que he trabajado con muchos actores jóvenes, ya sea niños de primaria, estudiantes universitarios o chavales con los que me he cruzado en talleres, clases de cine o teatro musical”.

Todos los directores aspiran a que su película sea interesante visualmente. Wilson encontró la manera al reunir al reparto original y ahondar en el concepto visual que James Wan introdujo en Insidious: Capítulo 2. En esta película Wan vuelve a mostrar una escena de la primera película pero desde un punto de vista nuevo. “Es un regalo poder entrelazar a tu personaje con momentos que han ocurrido hace tantos años”, dice Wilson. “Estuve estudiando las otras películas, especialmente la segunda, buscando ángulos en tomas viejas. Hay una o dos escenas en la que la cámara está en primera persona y pensé que sería genial mostrar el punto de visto opuesto, al personaje en la habitación”.

“Quería que la película sirviese de cierre a la trilogía de los Lambert. Si has visto las primeras dos películas vas a sentir su esencia, pero las personas que no sabían nada de la saga de Insidious no han necesitado ver las anteriores para entender esta, así que me quedo tranquilo”.


…SOLO DEBES DE PENSAR EN MÍ…
Wilson se formó en un conservatorio donde los músicos exploraban su yo verdadero hasta averiguar en qué tipo de artistas se querían convertir, experiencia en la que ha basado la historia de INSIDIOUS: LA PUERTA ROJA. “Cuando me senté con Leigh Whannell y Scott Teems para escribir la historia nos pareció que Dalton tenía que ser artista”, dice Wilson. “El arte es una parte muy importante de la primera película. Es por eso que debía ir a la universidad a estudiar arte y que le animasen a descubrir quién es realmente. De eso trata una carrera artística, encontrar una voz propia a la hora de expresarte”.

El hecho de que Dalton vaya a una escuela de arte es la escusa perfecta para sacar a relucir el tema central de la película. “Me he enfocado mucho en el arte. ¿Qué es el claroscuro y cómo lo emplea Goya? Estos artistas tuvieron que equilibrar la luz y la oscuridad en sus vidas, pero se necesita ambas. Al fin y al cabo, ¿dónde ilumina más la luz? En la oscuridad”.

Dalton conoce a Chris en cuanto llega a la universidad, una joven con mucha energía con la que conecta al instante. Dalton da comienzo a una nueva vida como adulto, pero también retoma sus proyecciones astrales, y Chris está a su lado como amiga y confidente.

En el rol de Chris nos encontramos con Sinclair Daniel, actriz que acaba de terminar sus estudios en la Universidad de Nueva York. Fue eso lo que inclinó la balanza a su favor a la hora de conseguir el papel, además de su habilidad innata para la interpretación. “Protagonizar una película de terror no es tarea fácil, es una interpretación muy exigente”, dice Wilson. “Chris se convierte en los ojos y oídos del público, la de los momentos cómicos, la actriz principal, el contrapeso, el complemento de Dalton, además de sufrir en sus propias carnes el significado de la palabra terror. Debía ser joven, universitaria. Una película de terror no es fácil de rodar. No sueles tener meses para ensayar y lo normal es hacer un par de tomas por escena. Francamente, hay que darlo todo. Sinclair es una actriz fantástica, pero es que además acaba de terminar la carrera de teatro y eso me ha permitido que nos comunicásemos a la perfección a nivel interpretativo. Es una maravilla”.

Dalton asiste a la clase de una intimidante profesora que reta a los jóvenes artistas a explorar los aspectos más luminosos y oscuros de su personalidad, algo que vuelve a conducirle al Más Allá. “Todos los estudiantes de algún arte tienen a un profesor o profesora que les empuja fuera de su zona de confort para que desarrollen su estilo”, dice Wilson. “He hecho que la historia gire en torno a las bellas artes porque sé lo que es estudiar algo así, ahondar en la verdad de tu ser, en averiguar quién eres como artista y como persona. Si eres una persona reservada lo más probable es que no acabes siendo el actor más versátil”.

“Ha sido útil para la narrativa tener un personaje así”, admite Wilson. “Le mostré parte del papel a mi amigo Ricky Mujica, que por cierto es el artista que ha creado todos los cuadros y dibujos de la película, y me confirmó que había tenido un profesor así”.

Wilson eligió para el papel a la sensación de Succession Hiam Abbass. Pero, ¿cómo logró conseguir a una actriz tan codiciada? “Tenía un contacto”, se ríe Wilson. Su mujer Dagmara Dominczyk también es protagonista de la serie. Abbass acababa de terminar de rodar una película de terror cuando Wilson estaba haciendo el casting. Se encontraron en un evento y ella le bombardeó a preguntas. “Cuando un actor o actriz rueda una película de terror me hablan sabiendo que he pasado por lo mismo”, explica. “Es muy divertido para un actor interpretar escenas tan espectaculares y melodramáticas, hay mucho donde rascar. Supe que estaría interesada”.

“Ha sido maravilloso contar con Hiam. Aporta una energía única”, continúa Wilson. “Hace una interpretación tan distinta a lo que estaba en el guion. Ha sido fascinante, ha creado un personaje mucho más cálido. Ha sido una visión completamente distinta, me ha encantado”.


…NO PUEDE HABER UN TÉRMINO MEDIO
Wilson es uno de los pocos artistas que han acompañado a James Wan de producción en producción, desde Insidious a las franquicias de Expediente Warren y Aquaman. Otro de ellos es Joseph Bishara, el compositor de la saga y el que interpreta en cámara al demonio de cara roja.

“Pocas cosas me emocionan más que presentarle gente a Joe”, dice Wilson. “La gente se queda sorprendida cuando digo que Joe es el que compone la música de las películas, pero cuando desvelo que también interpreta al demonio de cara roja alucinan. Es como si John Williams interpretase a Darth Vader”.

Es por es que Bishara fue una de las primeras personas con las que Wilson habló para unirse al proyecto. Wilson tiene además formación en teatro musical clásico, por lo que considera la música algo prioritario en el cine. “Me encanta la música, toco varios instrumentos y canto. Para mí la música es algo muy importante”, explica. “Le pedí a Joe que fuese un paso más allá. Quería muchos tipos de instrumentos. Hablamos desde el principio de que la película debía ser distinta al resto. Dalton está cruzando Estados Unidos a un lugar que no se parece nada a Los Ángeles. ¿Qué sonidos hay en esa universidad? ¿Qué más podemos sacar de ahí? ¿Podemos meter más instrumentos de cuerda?”.

“Me ha encantado enfrascarme con Joe y desarrollar aún más la música de la película, pero siempre manteniendo el sonido de piano roto y golpes de cuerdas con tuberías”, continúa Wilson. “Es emocionante todo lo que Joe aporta a cada proyecto”.

Como no podría ser de otra forma, Bishara vuelve a echar mano del maquillaje en esta nueva entrega. “Quería que volviese a aparecer como el demonio rojo. El mayor trauma de Dalton, antes de que poseyeran a su padre, fue cuando el demonio de cara roja le rapta. Si Dalton volvía a adentrarse en el Más Allá era imprescindible que el demonio estuviese ahí”.

Durante los créditos finales de la película podremos escuchar además a Wilson cantando, ya que forma equipo con la banda de heavy metal Ghost y juntos hacen una versión de ‘Stay’, de Shakespears Sister’s.

“El sello de Ghost me envió la canción y a Tobías Forge –que es Ghost– le parecía perfecto versionarla, así que pensé que sería algo enrollado y diferente”, dice Wilson. “Soy yo el que canta, pero se podría pensar que es Josh el que lo hace. ¿Pero la canta el Josh bueno o el malo? Y cuando Tobías entra cantando, ¿qué es esa voz tentadora? ¿Es el Diablo? ¿Es el demonio de cara roja? Esta canción es un equilibrio entre la luz y la oscuridad, como el resto de la película”.

Cantar con Ghost se aleja bastante del Oklahoma! de Broadway por el que ganó el Tony, pero Wilson estaba más que dispuesto a darlo todo. “Hay algo muy divertido en la música metal”, continúa Wilson. “Me gusta mucho el heavy metal y a muchas bandas de heavy les gusta el cine de terror, así que ahí encontramos una sinergia entre las dos artes”.