Cinemanía > Películas > El Exorcismo de Emily Rose > Comentario
Destacado: Rosa Mª Sardà y Verónica Forqué son las protagonistas de 'Salir del ropero'
El Exorcismo de Emily Rose cartel reducidoEl Exorcismo de Emily Rose(The Exorcism of Emily Rose)
Dirigida por Scott Derrickson
¿Qué te parece la película?

Protagonizada por los candidatos al Oscar® Laura Linney (Puedes contar conmigo) y Tom Wilkinson (En la habitación) y coprotagonizada por Campbell Scott, Colm Feore, Jennifer Carpenter y Shohreh Aghdashloo. Realizada a partir de un guión original de Paul Harris Boardman y Scott Derrickson, la película está dirigida por Derrickson y producida por Tom Rosenberg y Gary Lucchesi, de Lakeshore, así como por Boardman, Tripp Vinson & Beau Flynn. Andre Lamal, Terry McKay, David McIlvain y Julie Yorn son los productores ejecutivos. El montaje es de Jeff Betancourt, David Brisban es el diseñador de producción, el director de fotografía es Tom Stern, el diseño del vestuario corre a cargo de Tish Monaghan, y la música es de Christopher Young.

"Probablemente Akira Kurosawa es mi director preferido, y Rashomon es, a mi parecer, una de sus mejores películas. Creo que la estructura de dicha película es fascinante y apasionante. Básicamente es un drama judicial que analiza un hecho aislado desde varias perspectivas", afirma el director / coguionista Scott Derrickson.

"La ventaja de poder utilizar flashbacks durante las escenas judiciales para ofrecer diversas perspectivas sobre la posesión y el exorcismo de Emily Rose permite al público formarse una opinión propia acerca de lo que realmente cree que ha ocurrido", prosigue Derrickson. "Mi intención es hacer una película que logre que la gente se cuestione qué es lo que piensa sobre el mal, qué es lo que piensa sobre lo demoníaco. Al realizar ese tipo de preguntas, inevitablemente, acabas preguntándote a ti mismo lo que piensas sobre Dios, lo que piensas sobre la moralidad, y lo que piensas sobre la naturaleza de la memoria y de la verdad".

El reparto de los papeles de la película comenzó con la búsqueda de los actores actores apropiados para interpretar a Erin Bruner y al padre Richard Moore. Estos dos personajes mantienen el drama en la esfera de lo terrenal y encarnan las dos posturas en debate. Erin es la escéptica, mientras que el Padre Moore es un hombre de fe inquebrantable.

"Decidimos que la mejor forma de explicar la historia era a través de los ojos de un personaje laico, que sería Erin Bruner", explica Tripp Vinson. Como abogada del Padre Moore, Erin se embarca en un viaje interior, que la traslada desde su engreída seguridad hasta la frontera circunscrita por sus propios temores y, más allá, hasta la esfera de lo posible.

"Uno de los aspectos que verdaderamente me interesaron acerca de este guión fue la idea general de los demonios personales enfrentados a los demonios religiosos, y lo diferente que se pueden percibir las cosas", observa Laura Linney. "A lo largo de la película a Erin le ocurren muchas cosas y trata de entender qué significan. Puede examinar las cosas en una sola dirección y de forma racional, o puede examinarlas de una forma diferente y llegar a una conclusión muy distinta acerca de lo que parece un asunto sencillo. ¿Fue el viento lo que abrió la puerta de golpe o hay algo más?".

"Laura aporta a su papel una credibilidad emocional que ayuda a asentar la película en la realidad", afirma Derrickson. "Hay veracidad en el hecho de que está dotada de una inteligencia implacable que la hace creíble como abogada defensora sobresaliente".

El personaje del padre Richard Moore, un hombre que es procesado y a cuyo cargo murió la joven, tenía que ser un personaje comprensivo. "El rostro de Tom Wilkinson desprende gran humanidad", apunta Boardman. "Al verlo en la pantalla sientes que hay mucho detrás de sus ojos, que están pasando muchas cosas. Podría haber algo oscuro, cosas de su pasado que le pesan, pero también te preocupas por él, sientes empatía hacia él".

"Creo que este personaje, el Padre Moore, está iniciando un capítulo muy difícil de su vida y acepta el futuro con valor y fortaleza y, ante todo, con fe", explica Tom Wilkinson. "A través de su relación con Emily descubre una presencia satánica que refuerza su creencia de que no es simplemente psicótica".

La evolución del personaje de Erin versa sobre su relación con el Padre Moore. "Es evidente que el Padre Moore no es un excéntrico, no es estúpido ni un intolerante religioso", explica Wilkinson. "Creo que Erin llega a respetar el intelecto del Padre Moore y, de esta forma, no puede desdeñar del todo las creencias que él defiende tan firmemente".

Cuando Derrickson tenía todo atado y sólo le quedaba decidirse por la actriz que hiciera el papel de Emily Rose, Laura Linney sugirió que le hiciera una prueba a Jennifer Carpenter. Laura y Jennifer habían trabajado juntas en la producción de Broadway de "El crisol", y Linney consideró que era una de las mejores actrices jóvenes que había visto. "La prueba de última hora de Jennifer alteró completamente mi enfoque para hacer la película", afirma Derrickson. "Cuando la vi hacer lo que hizo -la forma en que emitía sonidos y movía su cuerpo- supe que no tendría que depender de los efectos visuales. Era, toda ella y en sí misma, absolutamente aterradora".

"Me preparé el papel como lo haría un atleta, de forma que pudiera hacer cualquier cosa, física o mental, que Scott quisiera que hiciera, y ser capaz de ir hasta donde él quisiera intentar llevarme", explica Carpenter. "Leí varios libros sobre la posesión y el exorcismo y estudié un poco la epilepsia. Intenté mirarlo todo desde la perspectiva de un pájaro y no permitir que mi propio punto de vista se interpusiera en el camino".

"La interpretación de Jennifer me dejó pasmado", exclama Vinson. "En el plató, tras las escenas de exorcismo, se hacían bromas, unas bromas un tanto nerviosas como: ¡vaya… a ver si esta chica va a estar poseída de verdad! Me ha impactado enormemente".

"Ha sido un privilegio tremendo trabajar con Jennifer", afirma Tom Wilkinson. "Se lo tomaba realmente en serio y eso era estupendo para mí porque le infundía cierto terror a mi actuación. Jennifer era increíblemente realista".