Cinemanía > Películas > Hannibal, el origen del mal > Comentario
Destacado: Daniel Craig vuelve como James Bond en 'Sin tiempo para morir'
Hannibal, el origen del mal cartel reducidoHannibal, el origen del mal(Hannibal Rising)
Dirigida por Peter Webber
¿Qué te parece la película?

"Cuando hice El dragon rojo, realicé una gira de promoción por todo el mundo. La gente me hacía en todas partes las mismas preguntas: '¿Por qué Hannibal Lecter se convierte en un monstruo? ¿Por qué llega a ser un caníbal?' Y así fue cómo comencé a pensar que eran preguntas interesantes. Quizás teníamos que hacer una película sobre el joven Hannibal para ver qué ocurrió con él, por qué se convirtió en un monstruo" - Dino De Laurentiis, productor.

Hannibal Lecter es un icono cultural. Brillante, encantador y malvado, atrapa la imaginación popular como ningún otro villano. Su creador Thomas Harris, el solitario escritor norteamericano, le presentó ante el mundo como un personaje menor, aunque importante, en la amenazadora novela El dragon rojo, publicada en 1981. A Harris se le reconoce generalmente como uno de los autores más hábiles de thrillers psicológicos. Sus complejas historias, escritas con brillantez, son extraordinarias, no sólo por su horror escalofriante, sino por el modo en que crea cierta empatía con el despiadado y astuto asesino en serie. El dragon rojo se convirtió enseguida en un best seller. Los productores Dino y Martha De Laurentiis reconocieron el potencial de la historia y fueron los primeros que, en 1986, llevaron a Hannibal a la pantalla con Hunter, el thriller de Michael Mann.

Hunter llegó a ser un éxito de culto, pero fue en 1991 cuando la película El silencio de los corderos llevó a Hannibal a la fama. Dirigida por Jonathan Demme, la tensa y terrorífica narración recibió cinco Oscar®, incluidos los premios a la Mejor Película, al Mejor Actor para Anthony Hopkins y a la Mejor Actriz para Jodie Foster. Después de El silencio de los corderos, Dino y Martha De Laurentiis retomaron los derechos de Hannibal para producir los éxitos masivos de taquilla Hannibal, en 2001, y el remake de El dragon rojo, en 2002, ambos con Anthony Hopkins como protagonista.

Por tanto, era justo que ellos fuesen los impulsores de la nueva historia. "Nos inspiramos en un pasaje de la novela Hannibal —explica Martha—. Encontramos una secuencia de dos páginas sobre Mischa, la hermana más joven de Hannibal, en la que se insinuaban los motivos de la violencia de Hannibal y sugerían el principio de la historia".

La asignación del papel protagonista del joven Hannibal fue decisiva para la película. El productor Dino De Laurentiis describe cómo estuvieron buscando durante mucho tiempo a la persona idónea: "No podíamos hallar un rostro que tuviera esa clase de misterio tan especial. Necesitábamos a un joven que pareciese capaz de matar, pero que también pudiera ser encantador".

Gaspard Ulliel había acabado de terminar Largo domingo de noviazgo cuando llamó la atención de Dino De Laurentiis. "Vi el rostro de esta joven estrella y pensé enseguida: '¡Es él!' Nos reunimos con Gaspard en París, Peter hizo una prueba de pantalla con él en mi casa y ahí estaba todo en la pantalla, su intensidad, su mirada. Recuerdo que dije: '¡Gaspard, naciste para ser Hannibal Lecter!’".

Peter Webber estaba totalmente seguro: "Todo se reduce a un buen presentimiento. Observé la prueba de pantalla de Gaspard y pensé enseguida que es la única persona que me obligaría a mirar durante dos horas. Hay un algo muy especial en él. Tiene un algo misterioso". Este instinto se confirmó tan pronto como comenzaron a preparar juntos el personaje. "Lo enviamos a un encargado de pompas fúnebres, porque quería que comprendiese realmente cómo uno se siente cuando trabaja con cadáveres —explica Webber—. ¡Disfrutó tanto que quiso volver otro día! Fue el momento en el que comprendí que había tomado la decisión correcta. ¡Existe algo un tanto siniestro en él que es simplemente fantástico!".

Desde el primer momento, Ulliel fue consciente de que se le iba a juzgar comparándolo con las encarnaciones anteriores del papel. "Seguir los pasos de Anthony Hopkins es una posibilidad muy desalentadora —admite—. Visioné bastante las otras películas y observé cómo se movía e interpretaba, cómo parpadeaba. Aprendí muchas cosas durante el visionado de su interpretación, pero comprendí pronto que el trabajo no consistía en imitarlo exactamente, aun cuando estaba bien tomar algunos pequeños detalles de su interpretación e incorporarlos a este personaje".

"Tenía que intentar hallar el personaje que había dentro de mí y hacerlo diferente" —continúa—. "Estábamos tratando con una persona diferente. Es mucho más joven, no ha experimentado las mismas cosas, en esta etapa no se ha endurecido todavía por el tiempo que ha pasado en prisión. Estaba interesado también en la evolución real del personaje. Le vemos revelar su lado oscuro tanto durante su formación médica como mediante sus primeros asesinatos. A lo largo de la película, se produce un crescendo cuando matar y comer gente se convierte en una adicción. Hacia el final de la película, me voy aproximando cada vez más a la manera de hablar y de pensar de Anthony Hopkins en su papel de Hannibal y tomo más de su interpretación".

Para Ulliel, el reto más grande fue la relación entre Hannibal y Lady Murasaki. "En las tres películas anteriores, uno veía a Hannibal en muchas situaciones diferentes, pero rara vez en contacto de esta manera con una mujer, teniendo esta clase de sentimientos. Se parece a una relación sentimental, pero es mucho más. Aprende muchísimo de Lady Murasaki y existe un intercambio real. Ella le ayuda a formar su carácter y es su único consuelo a lo largo de su juventud. Yo quería buscar esta complejidad de sentimientos. Estaba preparado para las escenas de asesinato, ya que había estado pensando mucho en ello. Fue la primera cosa en la que trabajé duro. Sin embargo, las escenas más sencillas resultaron un tanto más difíciles para mí, eso de recobrarse y usar los diálogos y acciones sencillos del Hannibal de todos los días".

Gong Li interpreta a la misteriosa Lady Murasaki. Destacó trabajando con el célebre director Zhang Yimou en películas como Sorgo rojo y La linterna roja. Durante los noventa, continuó actuando en películas chinas aclamadas internacionalmente, hasta que en fecha reciente se trasladó a Hollywood para hacer Memorias de una geisha. La productora Martha De Laurentiis está entusiasmada con su estrella: "Gong Li es capaz de actuar de una manera muy emocionante con su rostro, sus ojos, no necesita las palabras. Es la clase de actriz cinematográfica que sólo surge una vez cada diez años, alguien que tiene una inteligencia muy profunda combinada con una increíble habilidad como actriz, como estrella cinematográfica".

A raíz de su celebrada interpretación en Memorias de una geisha, Gong Li se siente cómoda desempeñando otro personaje japonés: "Para mí, lo más importante es el carácter de la mujer; no me importa si es japonesa o china. Lo que interesa es el personaje que estoy interpretando y, en este caso, hasta qué punto es una mujer fuerte e interesante".

"Es una mujer muy misteriosa" —continúa—. "Está sola, pero también es fuerte. Es capaz de obtener muchísima fuerza de su cultura, por ejemplo, en la forma en que venera cada día las armaduras de sus antepasados. Tiene a la vez un lado bondadoso y otro malvado. Comprende a Hannibal y lo que tienen en común es un pasado doloroso. Sabe que Hannibal ha sufrido mucho durante su infancia, pero ella ha sufrido también. Intenta utilizar su lado bueno para sacarlo de las tinieblas. El problema es que ya es demasiado tarde".

Peter Webber casi pierde a Gong Li debido a dificultades de programación. "Gong Li estaba rodando Corrupción en Miami, que rebasó el tiempo fijado, y tuvimos que cambiar nuestro programa" —nos dice Webber—. "Esto trajo consigo toda clase de problemas. Pero valió la pena. Cada minuto en el que ella está en la pantalla es un momento de verdad y belleza. Es tan sutil como fuerte".