Cinemanía > Películas > Sud Express > Comentario
Destacado: La gran escapada en 'La familia Addams 2'
Sud Express cartel reducidoSud ExpressDirigida por Chema de la Peña, Gabriel Velázquez
¿Qué te parece la película?

Chema de la Peña y Gabriel Velázquez compiten por primera vez en San Sebastián 2005 con Sud Express, codirigida entre ambos.

"El tren es el transporte de la emoción", afirman los directores: "Mirar por la ventanilla es como un travelling infinito".

Ficha artística
Gerald Morales - Samuel
Tino Guimarães - Tino
German A. João - Mili
Lidia Pinville - Lucía
Javier Delgado - Rober
Pilar Borrego - Isa
Juanma Hernández - Julián
Miguel Martín - Luis Antonio
Hicham Malayo - Rashid
Severine Batier - Prostituta
Fernando Tavares - João

Chema de la Peña (productor, director y guionista)
Chema de la Peña (Salamanca, 1964), economista y autodidacta, toma su primer contacto con el cine en el Círculo de Bellas Artes, donde, a principios de los años noventa, realiza varios talleres de dirección con Berlanga, Gutiérrez Aragón y Trueba.
En septiembre de 1993 crea su propia productora, Artimaña Producciones, y rueda sus primeros cortometrajes. En 1999 dirige su primer largo, Shacky Carmine, sobre los devaneos con el éxito y las drogas de un grupo de rock formado por cuatro amigos, producido por Fernando Colomo.

En el año 2001 entra como socio de Artimaña Producciones Gabriel Velázquez, estrecho colaborador de Chema en sus anteriores proyectos.

En 2002 dirige la película documental De Salamanca a ninguna parte, sobre el cine español de los años sesenta, producida por Artimaña. Estuvo presente en la sección oficial de documentales de la Seminci y fue nominada en los Goya como mejor documental.

En 2004 dirige Isi/Disi, producida por Lola Films, que llegaría a ser la segunda película española más taquillera de ese año.

En 2005 coescribe y codirige junto a Gabriel Velázquez SUD EXPRESS.

Notas del director Chema de la Peña
El rodaje
Un rodaje es siempre un salto al vacío. Los momentos precedentes son como estar en la antesala de un quirófano: sabes cómo estás en ese momento, pero hay total incertidumbre para cuando despiertes... Esto es lo que he sentido en SUD EXPRESS, ese vértigo al que no te queda otro remedio que acostumbrarte y aceptarlo como el estado natural de las cosas.

SUD EXPRESS ha sido un viaje en el sentido literal de la palabra. Comenzamos en París y fuimos bajando hasta Lisboa, sin estar más de tres días en cada localización: Futuroscope, Bayona, Irún, Alsasua, Miranda de Ebro, Vilar Formoso, Fátima... La mayoría de actores (un total de 72) entraban y salían de escena a velocidad de vértigo; francés, castellano, portugués, euskera, árabe..., todas las lenguas entraban en juego. Como remate final, después del rodaje en Lisboa, estuvimos cuatro días metidos en el tren, de arriba para abajo. De Lisboa a París y de París a Lisboa. Teníamos dos vagones enteros para nosotros y aquello se convirtió en nuestra propia casa, perdimos el sentido de la ida y la vuelta, del norte y del sur, del paso de las fronteras, de las paradas y los arranques. Sólo sentíamos el paso del tiempo cuando amanecía y atardecía. Cuando bajamos del Sud Express y terminó el rodaje, todos sentimos que teníamos un valioso material entre las manos.

Más de sesenta horas de material, que nos han hecho trabajar hasta la saciedad durante más de cuatro meses, encerrados en la sala de montaje en un interminable intento de articular las infinitas opciones que se nos presentaban. Exhaustos, después de descartar historias completas, alterar innumerables veces la estructura, suprimir secuencias, reconstruir diálogos... al final dimos con la clave del montaje definitivo, donde creemos haber logrado nuestro objetivo: mantener casi intactas esas sensaciones que teníamos al inicio de proyecto.

Chema de la Peña

Gabriel Velázquez (productor, director y guionista)
Salamanca, 1968. Su primer contacto con el cine se produjo en 1995, cuando lleva la producción en Salamanca del cortometraje de Chema de la Peña, Lourdes de segunda mano. En 1996 se traslada a Madrid como director de producción de Pérez y Donato, una serie de animación de Pablo Llorens, y trabaja en Airbag, de Juanma Bajo Ulloa. Ese mismo año dirige su primer corto en 35 mm En Madison siempre es lunes, con el que obtiene el Premio Luis Buñuel de Cinematografía en 1997.

En 1997 trabaja junto a Santiago Lorenzo en su ópera prima Mamá es boba y dirige su segundo corto, Parabellum, que obtiene, entre otros, la medalla de bronce en el Festival de Cine y Vídeo de Nueva York. En 1999 trabaja junto a Chema de la Peña como director de promoción de su película Shacky Carmine, así como en múltiples spots publicitarios y videoclips.

En 2000 dirige su tercer corto, London Calling, galardonado en el Festival de Peñíscola. También dirige los exteriores de la serie de TVE Famosos y familia, de Fernando Colomo.

En 2001 hace la producción ejecutiva del largometraje documental De Salamanca a ninguna parte, presente en la Seminci de 2002 y finalista de los Goya de 2002. También dirige su cuarto corto, Soldaditos de latón, que visita múltiples festivales internacionales y cosecha numerosos premios, entre los que hay que destacar su victoria por segunda vez consecutiva en el Festival de Peñíscola.

En 2002 dirige su quinto corto, Charrosis, un pequeño homenaje a la ciudad de Salamanca. Desde entonces prepara la producción del proyecto SUD EXPRESS y escribe distintos guiones, destacando A Vallecas todavía llegan ángeles, recientemente seleccionado por el Programa Media de la Unión Europea. Realizado junto a Chema de la Peña, SUD EXPRESS es su primer largometraje como director y guionista.

Notas del director Gabriel Velázquez
La financiación
Dos años hemos tardado en levantar este proyecto, consiguiendo la financiación, coproductores, permisos... Ahora me parece mentira... Cuando miro atrás me da vértigo... Sin duda, ha sido uno de los procesos más duros.

Las localizaciones y el guión
A principios de agosto de 2004 SUD EXPRESS todavía era un proyecto de documental. Chema y yo comenzamos a hacer el recorrido por todo el trayecto en varias fases. Primero España, luego Portugal y finalmente Francia. Con el coche íbamos recorriendo toda la línea del Sud Express y parábamos en todos y cada uno de los pueblos o ciudades donde hubiese una estación. Allí sacábamos fotografías de las estaciones y sus alrededores, respirábamos el ambiente y entrevistábamos a los ferroviarios y gentes de la zona. Al ver esas maravillosas localizaciones y conversar con los lugareños tuvimos la sensación de que que necesitábamos ir más allá del documental. Se nos ocurrían demasiadas cosas que queríamos que sucediesen e imaginábamos tantos personajes que serían ideales para vivirlas... En definitiva, sentíamos historias que nos apetecía contar y que no podíamos dejar al azar..., teníamos que provocarlas.

A finales de agosto, ya teníamos claro que el cuerpo nos pedía una película de ficción con espíritu documental. Decidimos "tirarnos" a la piscina. Teníamos como tope para acabar el rodaje las navidades de 2004, así que teníamos tres meses para escribir un guión, rematar las localizaciones, obtener los permisos de rodaje de las compañías de tren (en España, Francia y Portugal), hacer un casting, formar un equipo, además de rematar las negociaciones con los coproductores y terminar la financiación... y por supuesto, ¡¡¡rodar la película en tres países con tres lenguas distintas...!!! Una locura, vamos.

Gabriel Velázquez