Cinemanía > Películas > ¡Peligro! Menores sueltos > Sinopsis
Destacado: Lady Gaga protagoniza 'La casa Gucci' una película de Ridley Scott
¡Peligro! Menores sueltos cartel reducido¡Peligro! Menores sueltos(Unaccompanied minors)
Dirigida por Paul Feig
¿Qué te parece la película?

Es Nochebuena. Una espesa niebla ha provocado el cierre del aeropuerto y amenaza con arruinar las vacaciones de los pasajeros que se han quedado en tierra.

Aislados por la nieve de camino a casa de su padre, dos "Menores Sueltos", alias MS, Spencer (Dyllan Christopher) y su hermana pequeña, Katherine (Dominique Saldaña), son llevados a la sala de menores perdidos del aeropuerto, una celda de reclusión para decenas de chicos abandonados y sin padres de todo el país.

Atrapado en el fuego cruzado de proyectiles de tortitas y cartones de zumo y desesperado por huir, Spencer intenta escapar hacia la libertad junto con otros cuatro MS, que no podrían ser más diferentes por mucho que lo hubieran intentado: la mimada niña rica Grace (Gina Mantegna); la masculina Donna, que vive en un parque de caravanas (Quinn Shephard); el brillante estudiante Charlie (Tyler James Williams) y el obseso de los comics Timothy Wellington, alias "Beef" (Brett Kelly).

Con el gruñón director del Departamento de Relaciones con los Pasajeros, Oliver Porter (Lewis Black), su pelota ayudante Zach Van Bourke (Wilmer Valderrama) y todos los guardias de seguridad del aeropuerto pisándoles los talones, este grupo de MS de procedencias tan diversas aprenden a dejar a un lado sus diferencias y ayudarse entre ellos para escapar de las garras de las autoridades aeroportuarias.

Mientras tanto, Katherine y los otros MS han sido llevados a un hotel cercano a esperar a que termine la tormenta. Decidido a reunirse con su hermana pequeña y a satisfacer su visión infantil de la llegada de Santa Claus la mañana de Navidad, Spencer consigue la ayuda de su pandilla de MS. Trabajando juntos como una inesperada familia, burlan a Oliver y su cuadrilla y los dejan atrás. Cayendo en picado por los toboganes de las maletas, revolviendo entre el equipaje no reclamado y haciendo piragüismo por una colina cubierta de nieve, convierten la Navidad en el aeropuerto en un pandemónium vacacional y, de paso, demuestran que en vacaciones no importa dónde estés, sino con quién estés.