Cinemanía > Películas > Captivity > Comentario
Destacado: La historia que cambió la imagen de París para siempre en 'Eiffel'
Captivity cartel reducidoCaptivity(Cautivos)
Dirigida por Roland Joffé
¿Qué te parece la película?

Thriller psicológico - basado en un guión escrito por el autor de género Larry Cohen (Cellular, Phone Booth). Captivity abarca el silencio terrorífico y sobrecogedor de "El silencio de los corderos" y el horror de "The Grudge", "The Ring" y "Saw". La película ha sido dirigida por el dos veces nominado para el premio de la Academia Roland Joffé y nos presenta el horror que surge en un sótano como una mazmorra situado debajo un edificio de ladrillo lucido de Manhattan.

En su primera coproducción ruso-estadounidense, los productores Leonid Minkovski y Serge Konov, de RAMCO (Russian-American Movie Company) sabían que la creación de un guión adecuado era imprescindible. Así que, en septiembre de 2004, el veterano productor hollywoodense Mark Damon les envió el guión de Captivity, que le había sido inicialmente facilitado por el productor Gary Mehiman, viejo amigo de Damon. Al cabo de cincuenta años en la industria y de ser el reconocido creador de la línea de las ventas exteriores, a Damon le preocupaba la eventual colaboración con Rusia. Comenta que "yo sabía que, hasta el momento, nunca se había realizado una auténtica coproducción ruso-americana y me impresionaron favorablemente los tres directivos con quienes me reuní: Leonid Minkovski, Valery Chumak y Serge Konov". Damon, siempre en pos de un nuevo reto en una carrera ya de por sí exitosa, vio en este proyecto una nueva dimensión. "Comprendí que existían grandes posibilidades en este proyecto de una penetración en Rusia por parte de los productores norteamericanos, y me halagaba la perspectiva de ser el primero". Damon, siempre fiel a sus raíces de productor independiente, aunque procurando siempre estar en primera línea, captó las posibilidades de Captivity de convertirse en algo más que un simple thriller, y en esto estaban de acuerdo los coproductores rusos de RAMCO, y también el director Roland Joffe, nominado para el Oscar de la Academia.

La elección de Joffe como realizador pareció en un principio una decisión atípica cuando se adoptó, ya que Joffe es más conocido por sus producciones dramáticas, como la nominada al Oscar "The Killings Fields", y la aclamada por la crítica "The Mission".

Kanov reflexionaba: "Me di cuenta de que podría ser una gran oportunidad para nosotros producir un filme de género muy atípico". Minkovski estaba de acuerdo: "El nombramiento de Roland Joffe como realizador me indujo a contemplar este guión desde una perspectiva algo distinta que la de otro filme de horror más. Me di cuenta de que éste no sería, simplemente, otra película de terror, de que éste sería un thriller psicológico muy interesante". Como Joffe no había realizado una película de género hasta entonces, Damon reservó tiempo para que ambos pudiesen ver numerosos filmes de género para poder aprender las técnicas precisas. A medida que avanzaba la preproducción, se hizo evidente que Joffe aportaría, ciertamente, complejidad a un guión ya de por sí atractivo, además de la concreción y la intensidad de muchos de sus filmes anteriores. Minkovski comentaba: "Creativamente, Joffe es un director increíble, que hace que todos los que le rodean se sientan motivados, pero también es duro trabajar con él, porque tiene unas ideas muy concretas". Era evidente que todo el reparto y todo el equipo que Joffe había creado abrigaba una cierta visión de la película que se ha ido haciendo progresivamente más evidente a medida que avanza la posproducción.

El argumento, creado por el guionista de "Cellular" y de "Phone Booth", está plagado de terror y suspense, aunque la historia profundiza mucho más y penetra en los miedos particulares, como el aislamiento y la soledad. A este respecto, Damon manifiesta: "Espero que el público se lleve a casa un saco lleno de emociones: una gran historia de amor, sustos abundantes durante la película y la sensación de haber vivido una experiencia espeluznante con Jennifer Tree; de 90 a 100 minutos de tensión y horror".

Las múltiples facetas de los personajes han permitido que los actores se sintiesen más identificados con sus papeles bajo la inspiración del director, que llegó al extremo de crear un diario para la actriz principal, Elisha Cuthbert. Recuerda Cuthbert: "Yo tenía experiencias similares en otros trabajos, lo que me ayudó a lo largo de la película." Conocida por sus interpretaciones en la popular serie de televisión "24" y en filmes como "The Girl Next Door" y nominada en 2002 para el Premio Teen Choice a la Actriz Revelación en televisión, Cuthbert era la opción perfecta para interpretar el papel principal. Tiene talento y muchos fans entre los espectadores, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Indica Damon: "Aparte de ser conocida por su talento y su belleza, Elisha cuenta también con multitud de seguidores y esta fue otra razón importante para ofrecerle el papel de Jennifer Tree en Captivity. Cualquiera que sea el papel que interprete, el público se identifica con los roles que encarna". Y Minkovski añade: "Ha sido un placer trabajar con ella." Los dos actores principales mantuvieron una relación fluida, interactuando entre sí para mejorar las escenas. Recuerda Gillies: "Mi experiencia con Elisha fue fantástica, porque nos compenetramos estupendamente; ambos estamos dispuestos a adaptarnos a la escena, en lugar de intentar controlarla y dominarla." Elisha se muestra de acuerdo: "Muchos de los instantes de la película que habíamos considerado como escenas independientes terminaron por constituir unos pasajes poderosos, realmente relevantes, que se han debido, simplemente, a la visión de Roland y a la compenetración entre Daniel y yo. Pienso que, al final, todo esto se va a traducir en algo muy importante".

Es esta mezcla de géneros lo que cautivó a Daniel Gillies, que interpreta a Gary. Gillies observa: "Toda la psicología es muy interesante. Es una situación muy oscura. Dicho esto, desde una perspectiva contextual, se trata de una especie de historia de amor dentro de un thriller psicológico." Todos los productores están de acuerdo en que Gillies constituyó una sólida apuesta para el papel. Refiriéndose al papel de Gary, Damon comenta: "A pesar de que el personaje parece sencillo, en el curso de la película te vas dando cuenta de que resulta bastante complejo. Precisábamos alguien que pudiese aportar frescura juvenil y complejidad a un mismo tiempo. Después de ver a muchísimos jóvenes actores, todos coincidieron en que Gillies era ideal para el papel".

Uno de los elementos más interesantes de la historia es el uso de luces y sombras, utilizando las lágrimas de Jennifer, tanto visual, como emocionalmente. Roland Joffe hace una reflexión: "Uno de los elementos de Captivity son las luces y las sombras. Jennifer Tree tiene fobia a la oscuridad. Su secuestrador se aprovecha de ello y la premia con la luz y la castiga dejándola a oscuras. Pero la luz desvela unos terrores que convierten a la oscuridad en un refugio. Un refugio que, sin embargo, suscita miedos mayores". Si bien cada espectador padece unas fobias únicas y personales, cada uno las asocia a la vivencia de una experiencia desagradable, amenazadora y terrorífica. Con frecuencia, las chispas de miedo que arden en los recovecos de nuestro cerebro son meros productos de nuestra creación, amenazas creadas por nuestra propia mente, que nos aprisionan permanentemente. Roland Joffe deseaba profundizar en esta idea en Captivity. "Algunas personas son cautivas de fuerzas externas y otras lo son de fuerzas internas. Puede haber un foco que nos mantiene en cautividad, y es posible que la cautividad sea un recoveco de la mente que nos amenaza".