Cinemanía > Películas > El hombre de acero > Comentario
Destacado: Daniel Craig vuelve como James Bond en 'Sin tiempo para morir'
El hombre de acero cartel reducidoEl hombre de acero(Man of steel)
Dirigida por Zack Snyder
¿Qué te parece la película?

El hombre de acero® con Henry Cavill como Clark Kent/Kal-El a las órdenes de Zack Snyder. En la película también aparece la cuatro veces nominada a los Oscar® Amy Adams (The master), el nominado al Oscar® Michael Shannon (Revolutionary Road), el ganador de un Oscar Kevin Costner (Bailando con lobos), la nominada a un Oscar® Diane Lane (Infiel), el nominado a un Oscar® Laurence Fishburne (Tina), Antje Traue, Ayelet Zurer, Christopher Meloni y el ganador de un Oscar® Russell Crowe (Gladiator).

Charles Roven, Christopher Nolan, Emma Thomas y Deborah Snyder producen El hombre de acero. David S. Goyer escribió el guión de una historia de Goyer & Nolan, basada en los personajes de Superman que Jerry Siegel & Joe Shuster crearon y que publicó DC Entertainment. Thomas Tull, Lloyd Phillips y Jon Peters son los productores ejecutivos.

El equipo técnico de Zack Snyder incluye al director de fotografía Amir Mokri, el diseñador de producción Alex McDowell, el editor David Brenner, y el ganador de múltiples Oscar® por diseño de vestuario James Acheson (Restauración) y el diseñador de vestuario Michael Wilkinson. La música corre a cargo del oscarizado Hans Zimmer (El rey león).


La evolución de un superhéroe moderno
JOR-EL
Darás a los habitantes de la Tierra un motivo por el que luchar. Serás su guía.
Tropezarán, caerán, pero juntos llegaréis al sol.
Llegado el momento, les ayudarás a hacer realidad sus sueños.

Llamado Kal-El al nacer, en el planeta Krypton, se crió como Clark Kent en la Tierra. ¿A cuál de los dos mundos pertenece? ¿A cuál de los dos mundos defiende? Estas son las dudas que acechan a Superman, y todo lo que haga determinará el futuro del planeta al que siempre ha llamado casa.

En palabras del director Zack Snyder: "En el mundo de los Superhéroes, Superman es la figura inflexible que representa lo mejor de todos nosotros." "Es un ideal, todo aquello por lo que luchamos. Es un dios mágico, reluciente, un icono que ha sobrepasado los límites del cómic y se ha implantado en nuestra cultura popular".

Creado por el escritor Jerry Siegel y el artista Joe Shuster, Superman apareció por primera vez en el primer número del cómic Action Comics, publicado el 18 de abril de 1938. Pronto se convirtió en un fenómeno cultural, logrando fans en todo el mundo tanto mediante películas de imagen real como animadas en prácticamente todos los medios de entretenimiento. Superman ha combatido a los villanos más poderosos de la historia en películas y en programas de televisión, radio, videojuegos, medios sociales y literatura.

Debido al carácter marcadamente icónico del personaje, Henry Cavill, que es quien atraviesa los cielos en la película de acción de Snyder, se mostraba tanto entusiasmado como abrumado por interpretar al protagonista de El hombre de acero. Para Henry, Superman es uno de los mayores iconos que el hombre ha creado en la historia. "Se sobrepone a las adversidades contra todo pronóstico para insuflarnos esperanza. Es algo a lo que siempre podemos aferrarnos en cualquier momento de nuestra vida, independientemente de lo que ocurra en el mundo. Continuamente nos enfrentamos a grandes desafíos en nuestras vidas por lo que la esperanza siempre desempeñará un papel muy importante en ellas. Hacerme cargo de su capa de esperanza ha sido una oportunidad que no podía dejar pasar”.

Conocido por su gran habilidad para dotar a sus películas de gran energía y por crear mundos fantásticos en la gran pantalla, Snyder al principio dudó en aceptar la responsabilidad de llevar a la pantalla uno de los primeros cómics de superhéroes. "De pequeño me encantaban los cómics y Superman era uno de mis favoritos, así que no estaba del todo seguro de querer hacerlo", admite. "No sabía qué iba a sacar del personaje que no se hubiera sacado ya".

Luego leyó el guión de David S. Goyer, basado en una historia creada por Goyer mismo junto a uno de los productores de la película, Christopher Nolan. "Sin romper su imagen tradicional, sin deshacerle de todo lo que le convierte en Superman, consiguieron hacer de él alguien con quien te puedes identificar", afirma Snyder. "Me llevaron a un viaje que me resultaba muy interesante, y por eso me animé".

Según Nolan: "A todo el mundo le resultará familiar la interpretación de Superman como el superhéroe definitivo en El hombre de acero pero, mientras su personalidad era impenetrable y era prácticamente una figura divina en películas anteriores de la saga, en esta lo mostramos como un personaje con quien te puedes identificar y que lucha con problemas típicamente humanos como el amor, lealtades encontradas, la familia... incluso a pesar de que ni siquiera sea humano."

El productor Charles Roven también aportó toda su imaginación a la historia. "Me encantó el guión desde la primera lectura. Vi que contenía lo suficiente de aquello con lo que crecí pero a la vez era completamente nuevo. Era una perspectiva nueva de una historia venerada. Es un personaje muy ambicioso. Todos los niños crecen creyendo que, algún día, podrán ser como Superman. Lo que más me gusta de esta historia es que Superman sigue siendo un personaje al que te quieres parecer, pero ahora es mucho más complejo que nunca. En esta ocasión se mueve por unas aguas mucho más emocionales".

A pesar de haber trabajado ya antes con este género, Snyder supo de forma instintiva que llevar al personaje a través de esas aguas significaría su despegue como director.

"Nos llevamos una gran alegría cuando Zack aceptó dirigir El hombre de acero", afirma la productora Emma Thomas. "En sus trabajos anteriores ya había demostrado un dominio extraordinario de las complejidades técnicas y la intensa narración que este género requiere. Esas cualidades, junto a su amor por el personaje, le hicieron el hombre perfecto para el cometido de llevar esta versión contemporánea de Superman a la gran pantalla".

La productora Deborah Snyder recalca: "Una de las primeras cosas que me dijo Zack fue que esta iba a ser su película más realista. ¿No es irónico? Ese era nuestro objetivo, hacer que Superman fuese relevante para la audiencia actual, hacer que encajase en nuestro mundo".

Para plasmar perfectamente ese realismo, el director optó por rodar la película en 2D, y que fuese convertida a 3D en postproducción. "Zack creyó que la mejor forma de conectar con Clark era hacer el rodaje con un estilo íntimo, usando cámaras de mano. La primera vez que aparece en la película, por ejemplo, se encuentra perdido, intentando encontrar su sitio y totalmente fuera de lugar. Todos nos hemos sentido así en algún momento de nuestras vidas", afirma Snyder.

David Goyer, al escribir la historia hecha por él y por Nolan, estableció que la película trataría en gran parte de decisiones. "Superman tiene dos padres: Jor-El, su padre del planeta Krypton; y Jonathan Kent, su padre en la Tierra. Clark/Kal ha crecido con dos historias diferentes, aunque solo conociese una de ellas. Ahora debe asimilar lo que acaba de saber si quiere convertirse en el hombre que sus dos padres desearían que fuera".

Ambos papeles, de gran influencia en la vida de Superman, los interpretan actores de prestigio: Kevin Costner interpreta a Jonathan Kent, y Russel Crowe a Jor-El. Diane Lane también aparece en la película, interpretando el papel de Martha Kent, esposa de Jonathan y madre de Clark, papel estable y tranquilizador a lo largo de la vida de su hijo. Justo cuando Clark empieza a descubrir los secretos de su nacimiento y debe decidir qué camino seguir, conoce a una mujer que podría tener una gran influencia en todas sus decisiones y que puede ponerle el mundo del revés, la periodista de investigación Lois Lane. Amy Adams interpreta a la reportera más famosa del mundo del cómic.

Para ella, parte vital de la vida de Clark es encontrar aceptación en los demás. "Superman lleva una existencia solitaria al huir de lo que es, al negarse a sí mismo porque no acaba de aceptar su naturaleza. Se esfuerza en no demostrar sus poderes pero con algún que otro fallo, lo que le hace extremadamente interesante para alguien como Lois, acostumbrada a investigar y desvelar verdades ocultas".

En nuestro mundo actual hipertecnológico hay muy poca información oculta al gran público y, cuando esto sucede, suele acabar siendo desvelada ya sea al caer en manos de los medios de comunicación, a través de los autoproclamados como "vigilantes" o mediante un vídeo viral. Así que es complicado imaginar que un extraterrestre pudiese vivir entre nosotros sin que nadie lo descubriese en algún momento y, por supuesto, su vida sería imposible una vez descubierto.

"Sabíamos que contar la historia de Superman en un contexto actual implicaba hacer referencia a nuestras costumbres modernas", destaca Snyder. "El personaje también conlleva muchas expectativas al ser un ídolo tan popular desde hace 75 años. Así que tuvimos que examinar con lupa todas y cada una de las repercusiones de las decisiones que tomásemos para actualizar tanto a Superman como a su entorno, de Smallville a la S de Superman".

"Todas las cosas maduran y evolucionan llegado cierto momento, y creo que nuestra versión es un paso más de esa evolución", afirma Cavill. "Si lees los cómics de DC, como el New 52 de hace un par de años, verás que ellos también lo han hecho, aunque quizá distinta manera a como lo han hecho Zack, Chris y David: el nuevo traje de Superman es totalmente distinto y su actitud es ligeramente diferente, si bien sus características básicas permanecen inalterables. Se ha adaptado a un lector actual, y nosotros hemos adaptado la película para una audiencia actual".

Según Snyder, a pesar de que se investigaron a fondo los orígenes de Superman, siempre tuvieron muy presente que estaban haciendo una película de Superman. "Teníamos muy claro que la acción debía ser impactante, cargada de emociones intensas que te mantienen al borde de tu asiento".


El casting de un icono
CLARK/KAL-EL
Tengo tantas preguntas... ¿De dónde vengo?

La primera vez que Clark Kent aparece en El hombre de acero es un hombre adulto que se oculta del mundo. Cada vez le resulta más complicado mantenerse lejos de la atenta y cada vez más sospechosa mirada de la gente de Smallville debido en gran parte a la manifestación de sus superpoderes y a su incapacidad de mantenerlos ocultos tal y como su padre, Jonathan, le ha aconsejado hacer. Es en ese momento cuando Clark decide dejar atrás todo lo que conoce y ama para embarcarse en un deambular errante a través de un desierto metafórico de trabajos extraños y aislamiento emocional en busca de su verdadero yo.

"Clark cree que debe mantenerse al margen de la sociedad", explica Zack. "Así, si tiene que usar sus poderes, salvar la vida a alguien o hacer algo fuera de lo normal, no le costará desaparecer".

Sin embargo, es una vida solitaria carente de compañía y llena de nostalgia. Al ser consciente de que no pertenece a la Tierra, también le atormenta pensar qué le harían los humanos en caso de que se descubriesen sus poderes. Y, en caso de que lograse descubrir su verdadero origen ¿sentiría entonces que es ahí adónde pertenece?

"Se pregunta constantemente para qué está aquí, cosa que todos nos preguntamos en algún momento pero que es más dura para Clark porque aquello en lo que destaca es precisamente aquello que más puede asustar a la gente. El mero conocimiento de su existencia cuestionaría todo lo que sabemos del ser humano. Así que está solo, intentando descubrir su lugar en el mundo, adónde pertenece y cuál es su destino. Creo que el público empatizará mucho con él porque muchos compartimos las mismas preguntas e inseguridades a lo largo de nuestra vida", afirma Snyder.

En palabras del actor británico Henry Cavill, que interpreta al polifacético personaje: "Clark siempre se ha sentido un bicho raro. Sus padres, Jonathan y Martha Kent, le educaron para no reaccionar de forma violenta y así poder ocultar sus poderes, pero los quebraderos de cabeza provocados por el hecho de ser un hombre diferente a todos los demás, y no poder compartir este hecho con nadie más, le ha generado una sensación de aislamiento. Ese aislamiento se ve agravado por el hecho de sentirse incapaz de hacer nada al respecto, incluso a pesar de tener todo el poder del mundo".

Para Snyder: "Henry ha encontrado la forma de reflejar las innumerables contradicciones del personaje. Clark es superior físicamente, pero tiene que ocultarlo; tiene visión de rayos X, pero debe aprender a regularla; y aunque la gente no logre comprenderle, es capaz de ver la parte buena de todo el mundo. Instintivamente quiere ayudar a los demás. Henry ha hecho un trabajo estupendo para lograr trasmitir el conflicto interior de Superman a la vez que mantiene la sinceridad inherente al papel".

Cavill afirma que ha encontrado en Snyder un gran aliado y guía en un proceso muy exigente tanto a nivel físico como emocional. "Zack es fantástico. Siempre derrocha energía. A medida que pasaban las horas en el rodaje, él seguía haciendo que todo fuera interesante y emocionante, lo que impregnaba a todos los componentes del equipo y a los actores. Después de todo, rodábamos una película de Superman, y su actitud positiva nos lo recordaba a diario".

Según Roven, interpretar a Superman le dio a Cavill el mismo subidón que tiene cualquier niño al ponerse una capa improvisada e imaginarse volando por el cielo. "La forma de ser de Henry cambió totalmente al ponerse el traje de Superman. Se metió totalmente en el papel, tanto dentro como fuera de cámara, y trabajó muchísimo y de forma muy pensada en cada aspecto del personaje. Fue genial ser testigo de todo eso. La verdad es que está siendo muy divertido hacer el papel.”

Cavill inició sus investigaciones en el origen de toda la historia, el cómic. "Los cómics me dieron una gran base para el personaje. Superman es mucho más complejo de lo que la gente suele pensar; es cierto que tiene un código moral, pero a la vez parece un gran debate interno. En nuestra historia, la historia de sus orígenes, Superman va descubriendo cosas sobre sí mismo a la vez que el público, así que cuando se ve en la obligación de luchar para salvar a la Tierra o a Krypton... no le resulta demasiado fácil".

LARA LOR-VAN
Le marginarán y le matarán.

JOR-EL
¿Cómo? Será un dios para ellos.

Jonathan y Martha Kent encontraron a su hijo cuando la nave espacial en la que viajaba aterrizó en la granja que tenían en Smallville, Kansas. En lugar de avisar a la policía, ocultaron la nave, llamaron Clark al bebé y lo criaron como propio. El secreto se mantuvo hasta que el pequeño empezó a mostrar poderes más propios de otro planeta que pronto empezaron a causar recelo en la zona y que hicieron que los Kent viviesen con el temor constante de que alguien apareciese con la intención de quitarles a Clark para siempre.

En palabras de Snyder: "Tanto John como Martha entendieron inmediatamente que haber encontrado a Clark era tanto una bendición como una condena. Jonathan es consciente de que no es solo el padre de Clark sino que también debe, a la vez que cuida a su hijo, estar permanentemente en guardia. Se da cuenta de que todo eso es mucho más importante que él y que todos los que están alrededor. Clark podría cambiar la historia".

Por ello, se convierte en un padre comprometido y cariñoso que inculca en su hijo la importancia que su existencia tiene para la humanidad, incluso aunque aún no sean plenamente conscientes de ello.

Kevin Costner interpreta a Jonathan Kent, un hombre cuyas responsabilidades paternales son mucho mayores de lo que podría imaginarse. "Los padres están para proteger y educar. Mi personaje le dice a Clark que su mera existencia es todo un milagro, la prueba inequívoca de que existe vida inteligente más allá de la Tierra", comenta Kevin. "Es una responsabilidad enorme la que tiene Jonathan, pero él cree que si su hijo está en la Tierra es por algún motivo. Ya llegará el día en que tenga que decidir ponerse al frente de la raza humana, o no".

Costner considera que los temas que maneja la película tienen mucho que ver con el mundo actual, especialmente la relación entre su personaje y el de Cavill. "Muchas veces la gente califica a las películas como creíbles o no creíbles, pero en realidad muchas veces una película puede recrear situaciones que te hacen cuestionarte qué harías tú en esa situación, qué tipo de persona eres", afirma.

Jor-El, padre biológico de Superman y ausente durante toda la infancia del chico, le inculca lo crucial que es su existencia para el planeta Krypton. Sin embargo, Clark empieza a tomar sentido de identidad por primera vez en su vida al descubrir sus orígenes extraterrestres, que es el último niño del planeta Krypton y que su verdadero nombre es Kal-El.

Aunque solo sea por un momento, Kal-El es el faro que ilumina la vida de sus padres. Su padre, Jor-El, el mejor científico del planeta Krypton, y su madre, Lara Lor-Van, deben tomar la desgarradora decisión, en cuanto nace su hijo, de enviarlo a través del espacio de forma precipitada en busca de un lugar seguro ya que los recursos naturales del planeta están agotados y su completa destrucción está a punto de suceder. Las súplicas de evacuación de Jor-El han caído en saco roto por lo que llega a la conclusión de que la única forma de salvar a su pueblo de la extinción total es a través de su miembro más inocente, con la esperanza de que Kal sobreviva y, con él, su pueblo.

Según Goyer: "Jol-El es un defensor del libre albedrío, lo que le convierte en una persona atípica en Krypton. De hecho, le convirtió en un enemigo del Estado, un delincuente. Muchas de las esperanzas que pone en Kal tienen que ver con que él continúe esa filosofía de libre albedrío".

Russell Crowe, que interpreta al científico proscrito, añade: "Creo que ver a Jor-El simplemente como una buena persona es subestimar sus motivos. Desde mi punto de vista, Jor-El tiene un punto de locura, de absoluta desesperación, para hacer lo que hace. Para él, esa es su última oportunidad de salvar Krypton".

Para conseguir su objetivo, Jor-El empieza por contarle a Kal la historia de su pasado, y le inculca la importancia que tiene su futuro. Clark solo logra ser consciente de todo esto cuando, en uno de sus viajes, acaba en el único lugar de la Tierra que Jor-El puede vincular con él: una tundra helada que guarda un secreto de más de 20000 años y que permite a Kal encontrarse cara a cara con la imagen de su padre.

"Una de las cosas más importantes que Jor-El enseña a su hijo es que debe darse a conocer para ayudar a evitar caer en los mismos errores que se cometieron en Krypton", indica Crowe. "Tiene una gran responsabilidad. Si no cumple con su destino... no quedará nada".

El corazón de la esposa de Jor-El, madre biológica de Kal-El, Lara Lor-Van, queda destrozado cuando colocan a su hijo recién nacido, Kal-El, en una cápsula espacial y lo envían hacia lo desconocido sin más apoyo que el convencimiento de que su hijo sobrevivirá. Esto es algo especialmente doloroso para una mujer que acaba de dar a luz contra todo pronóstico.

En palabras de Ayelet Zurer, que interpreta a Lara: "Es una mujer tremendamente valiente que se ve en una situación terriblemente triste. Me recuerda a las mujeres de los países destrozados por la guerra y todo lo que son capaces de hacer para salvar a sus hijos. Ninguna mujer enviaría, contra sus instintos, a su hijo en un viaje así a menos de que crea que hay esperanza".

A pesar de la fuerza que tienen los consejos de sus padres, podría decirse sin problema que las mujeres presentes en la vida de Clark/Kal-El influyen bastante en sus decisiones: la una con una fuerza tranquila y educada, y la otra con agudeza y tenacidad absolutas.

"Martha Kent es una persona absolutamente pragmática", afirma Diane Lane de su personaje, la madre de Clark en la Tierra, en el más amplio sentido de la palabra. "Creo que no le queda otro remedio que serlo -ríe-. Encontrarte con este "bebé estrella" en tu granja y darte cuenta de todas las habilidades que tiene debe ser todo un compromiso moral que te fuerce a orientarle lo mejor que seas capaz. Martha sabe que su hijo es un ser especial y que a ella se le ha dado esta oportunidad como madre por algún motivo. Se siente en la obligación de explicar a su hijo cómo es el mundo de la mejor forma posible, lo que también le enorgullece.”

Lana echó mano de sus propias dotes maternas, y de las de su madre, a la hora de interpretar su personaje. "Recuerdo que una vez, cuando era pequeña, rompí todas mis pinturas solo para lograr que mi madre hiciera lo que yo quería. Supongo que, de haber tenido la fuerza para destrozar nuestra casa, probablemente lo habría hecho. Es en ese momento cuando te das cuenta de que debe haber otras formas de manejar esas situaciones. En la película Martha es quien logra descubrir la forma de calmar a su hijo en situaciones complicadas y así protegerle de extraños sin tener que avergonzarse de sus poderes. Es plenamente consciente de que su hijo va a tener tanta fuerza de voluntad como fuerza física cuando se tenga que enfrentar, solo, al mundo".

En palabras de Deborah Snyder: "Diane y Kevin personalizan plenamente a los típicos padres estadounidenses. Los dos se dedicaron en cuerpo y alma a los chicos que interpretaron al joven Clark lo que le dio un toque de emoción real a las escenas que grabaron con ellos y con Henry. Fue verdaderamente enternecedor".

Cuando Clark crece y se va de casa, pierde el rumbo. En su camino va dejando un rastro de actos de valentía máxima en situaciones imposibles y sin explicación. La periodista de The Daily Planet, Lois Lane, ganadora del Pulitzer, es testigo en primera persona de los extraordinarios poderes de Clark mientras se encuentra en un reportaje en el Ártico, lo que le hace pensar que tiene en sus manos la historia del siglo. Sus dotes de investigación son prodigiosas pero es incapaz de darse cuenta de las consecuencias que su trabajo puede conllevar para su superhéroe.

Amy Adams encarna a uno de los personajes femeninos más famosos del mundo del cómic, una mujer que no tiene ningún superpoder más allá que el de la deducción. "Lois, como muchísimos periodistas, está centrada total y exclusivamente en la historia en la que trabaja. Busca la verdad con tanto ahínco que ha dejado de preocuparse por su propia seguridad. No tiene miedo a nada y ha acabado enganchada al trabajo, con el juicio totalmente nublado y totalmente ajena a las personas reales que protagonizan sus historias.”

Lois se sorprende muchísimo cuando Clark le dice que quizá el mundo no esté preparado para conocer su verdad, lo que le hace reflexionar mucho sobre sus metas. "Se da cuenta de que no existe una sola verdad sino que existen diferentes puntos de vista, todos igualmente verdaderos", continúa Adams, para añadir justo después que, a causa de sus ambiciones y probablemente debido a su trabajo Lois da dejado de creer en la bondad de la gente."Conocer a Clark y ver la meta tan pura que tiene es como renacer para ella. Es muy interesante descubrir que ha hecho falta una persona de otro planeta para que Lois sea más humana".

"Lois tiene muchas caras distintas", dice Deborah Snyder. "Es una mujer luchadora y dura, pero también sensible, emocional y hermosa. Eso sí, no es ninguna damisela en apuros. Es una mujer de hoy en día. Hemos sido muy afortunados de poder tener una actriz de tal calibre interpretando a Lois. Amy ha aportado al personaje una gran profundidad y espíritu".

A pesar de que Lois cree que tiene en sus manos la portada del Planet que pasará a los anales de la historia, su editor es mucho más escéptico al respecto. Laurence Fishburne, gran seguidor de este género que enseguida aprovechó la oportunidad de poder trabajar con Zach Snyder, interpreta el papel de Perry White. "Desde la primera vez que Zach y yo hablamos me enamoré del proyecto, incluso antes de empezar a hablar del guión o la historia", afirma Fishbourne. "Siempre me ha encantado este trabajo, y creo que Zach es un director totalmente capaz de hacer una película basada en un cómic o en el mundo de la novela gráfica. Creo que ha hecho un trabajo fantástico con Superman".

El estimado actor es consciente de la popularidad del eterno superhéroe."Todos necesitamos sentirnos como un superman de vez en cuando, ya sea con tu mujer, tus hijos, tus compañeros de trabajo o tus amigos. Siempre hay algún momento en que necesitamos que alguien nos diga lo mucho que valemos y nos recuerde que somos capaces de hacer cosas extraordinarias. Lo que más me gustó de la forma en que se diseñó la historia es que sugiere que todos y cada uno de nosotros somos extraordinarios, podemos hacer cosas fantásticas y que no tiene tanto que ver con tener superpoderes como con las decisiones que tomes".

Por suerte para Clark, el editor de Lois acaba desechando la historia del extraterrestre en la Tierra. No obstante, que Lois opte por seguir investigando su historia sin el consentimiento de Perry pierde importancia, para desgracia de Clark y de todos los habitantes de la Tierra, al poner la nave Black Zero, dirigida por el despiadado General Zod, la Tierra en su punto de mira.

"Alguien dijo una vez que ningún malvado se considera malo a sí mismo. Todos se creen los héroes de su propia historia", indica Goyer. "En la mente de Zod, él es el bueno".

No obstante, Michael Shannon, que interpreta al carismático y violento personaje, opina que el comportamiento de Zod no es totalmente patriótico. "Aquel que pasa toda su vida como guerrero y dando órdenes a los demás acaba habituado a ciertas cosas. Cuando esa persona pierde esas cosas, es muy difícil hacerle cambiar de forma de ser. Cuando alguien tiene poder, acaba disfrutándolo. Lo interesante de Zod es ver cómo intenta respetar sus motivaciones".

Tanto Zod como su compatriota Jor-El ponen, cada uno a su manera, la supervivencia de su pueblo por encima de cualquier otra cosa. Según Cavill: "Zod está convencido de que lo que hace es en beneficio de Krypton. Intenta hacer que Jor-El entienda su punto de vista, pero no lo consigue, así que lo intenta con mi personaje. Puedes notar la fuerza y la pasión que pone en su objetivo cuando le cuenta a Kal lo bello que es Krypton. Lo que hace que pase de visionario a dictador y destructor es lo que cree que debe hacer para conseguir su objetivo. Michael interpreta su papel con una calma extraordinaria, lo que aporta un enorme peso a su personaje".

"Es necesario establecer un paralelismo. Creo que es necesario preguntarse qué haríamos nosotros en caso de que la Tierra estuviera en la misma situación que Krypton al principio de la película", indica Shannon. "Por supuesto habría varias formas, no habría solo una solución válida. ¿Qué solución tomarías? ¿No intentarías evitar que ocurriese? Zod, a su manera, optó por la solución que creyó más factible del mismo modo que hizo Jor-El. Simplemente optaron por soluciones distintas".

Zach Snyder destaca que tanto Crowe como Shannon imprimieron la misma fuerza y pasión en las escenas que rodaron juntos. "Russell y Michael se complementan a la perfección. Sus personajes llevan enfrentados desde hace mucho tiempo así que era importante que el público captase esa enconada rivalidad al momento, pero son tan buenos actores que aportaron una profundidad a ese enfrentamiento mucho mayor del que yo había imaginado".

Zod y su despiadada tripulación son unos guerreros que ya no pueden defender su planeta, por lo que se han centrado en intentar defender a su pueblo. Antje Traue, que interpreta a Faora-Ul, fiel segunda de a bordo de Zod, afirma que la decisión con que su personaje actúa se debe a que "encuentra satisfacción en la violencia". "No siente ningún remordimiento. Inflige dolor y también lo padece, pero no va más allá. No hay nada debajo de todo eso. Tiene una lealtad total y absoluta: Sirve a Zod, lucha por él, lo protege, le sigue... todo sin la más mínima duda".

En palabras de Goyer: "En realidad Faora no es mala. No es ningún demonio, lo que pasa es que la juzgamos desde nuestro punto de vista como humanos. En Krypton vivían en un sistema de castas. Todos allí se educaron para encajar dentro de un rol social estratificado y bien diferenciado. Faora se crió para ser una guerrera, para matar y obedecer órdenes. No se permite sentir compasión por nadie, eso significaría ser débil. Al seguir y apoyar a Zod lo único que está haciendo es llevar a cabo aquello para lo que fue criada".

La invasión de Zod se encuentra con la respuesta del ejército de Estados Unidos, no menos entregado al deber y a la protección de su planeta. Entre sus líderes está el Coronel Nathan Hardy, interpretado por Christopher Meloni. En un primer momento, el coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos desconfía de los extraños que investigan las posibles acciones militares que se van a tomar. Lois Lane es una de las personas "señaladas".

"¿Has visto alguna vez un perro con el pelo del lomo erizado?", sonríe Meloni. "Así se pone Hardy cuando conoce a Lois, que es una mujer que no deja que nada se interponga en su camino e intenta apabullarle pero él no se lo permite". Hardy ve a Superman de igual forma, no acaba de confiar en él, probablemente porque teme su poder. "Creo que le ve como un arma extremadamente poderosa, lo cual tiene sentido teniendo en cuenta a qué se dedica Hardy".

A pesar de la dura batalla entre los rebeldes de Krypton y el ejército de Estados Unidos, Meloni considera que la película muestra un punto de vista muy interesante sobre la naturaleza del poder. "Una parte vital del viaje de Superman es su aprendizaje para controlar sus poderes, lo que plantea la pregunta de qué es el verdadero poder. El verdadero poder es indulgente y contenido, nunca se basa en el miedo".

El reparto lo completan Harry Lennix, en el papel del Comandante de la Fuerza Aérea, el General Swanwick; Richard Schiff como el doctor Emil Jamilton, un científico de apoyo a la unidad militar de Swanwick en el Ártico; Michael Kelly, en el papel de Steve Lombard, periodista de deportes del Daily Planet; y Cooper Timberline y Dylan Sprayberry, que interpretan a Clark cuando tenía 9 y 13 años respectivamente.

"Tenemos un reparto formidable", afirma Snyder. "Para nosotros era de vital importancia conseguir actores que, además de cumplir con las exigencias de la historia, encarnaran perfectamente unos personajes muy bien conocidos y queridos por la gran legión de fans de Superman. Han logrado eso sobradamente y han hecho aún mucho más.


Construcción del mundo
JONATHAN KENT
Hijo, eres la respuesta. Eres la respuesta a la hasta ahora eterna pregunta:
"¿Estamos solos en el universo?"
Tengo que creer que estás aquí por algún motivo y, aunque te lleve toda la vida, te debes a ti mismo conocer cuál es esa razón.

Para el director Zach Snyder y su diseñador de producción, Alex McDowell, ir al inicio de la historia de Superman, el planeta Krypton y sus habitantes, fue una oportunidad para crear desde cero un mundo imaginario tan fantástico como lógico. Su objetivo era lograr que el público se viese totalmente inmerso en este nuevo entorno de forma que no pudieran cuestionar su autenticidad y no desconectaran de la película al ver escenarios diferentes a los que esperaban. En palabras de McDowell: "Diseñas un espacio en el que va a tener lugar una historia complicada, base de un hilo argumental con repercusión a lo largo de toda la película. Es necesario seguir unas pautas que permitirán que todo encaje y tenga sentido".

Los realizadores idearon un planeta al borde de la destrucción cuyos líderes se han dado por vencidos y han dejado de ejercer su cometido, dejando que su cultura se vea abocada al ocaso al igual que su planeta. A pesar de estar años luz por delante de la Tierra tecnológicamente hablando, habían acabado con todos los recursos de su planeta. La explotación minera que habían realizado del núcleo de Krypton para obtener energía fue la gota que colmó el vaso del planeta.

Estas son las dos bases sobre las que se fundamentó la historia del planeta Krypton: el agotamiento de los recursos y una tecnología basada en materia orgánica. "El planeta había sido explotado totalmente para extraer todos sus recursos", expone McDowell. "Tras acabar con todo lo que había en la superficie del planeta, siguieron con explotaciones subterráneas, e incluso construyeron una ciudad dentro de una zona protegida. La superficie está devastada y han tenido que excavar cavernas bajo tierra, así que diseñamos para ellos una arquitectura y una tecnología de inspiración orgánica. En Krypton no existe la escultura tal y como nosotros la concebimos. Allí no existen las líneas rectas.

Según McDowell, su gran reto fue construir los escenarios de lo que probablemente es el conjunto de diseños de construcción más complejo que ha hecho nunca un departamento de diseño. La tarea fue, literalmente, demasiado para los ordenadores. El equipo de diseño tuvo que ponerse a esculpir con gomaespuma para luego escanear los modelos y poder seguir trabajando con ellos. Lo más interesante es quizá el uso de una perforadora CNC para forjar los cientos de "costillas" de madera que forman el esqueleto de Krypton. Haberlo hecho a mano habría llevado siglos, y haber hecho todos los escenarios con el CNC, también. Logramos un matrimonio perfecto entre el trabajo artesanal y la tecnología más avanzada. Las "costillas" construidas con el CNC fueron unidas por un experto constructor de barcos, el equipo de construcción luego lo torneó a mano y lo enyesó, y finalmente un equipo de decoradores se encargó de pintarlo.

McDowell recalca: "No lo pudimos hacer de la forma habitual, pero tampoco se podía hacer solo de forma digital. Así que tuvimos que ir decidiendo cuál de las dos formas utilizar para cada parte. Todo aquello fue una experiencia totalmente nueva. La construcción de estos escenarios gigantescos fue un trabajo enorme, pero nos permitió hacer un gran trabajo a la hora del rodaje". Hasta los elementos de arquitectura más pequeños así como muchos elementos de atrezzo se crearon mediante una combinación de escultura y prototipado o tecnologías de impresión 3D para que los elementos más complejos creados por ordenador pudieran tener un equivalente físico que ayudase a los actores en su actuación.

Para los cinéfilos más avezados, hemos creado una nueva dimensión de la cultura de Krypton: en las paredes de este mundo extraterrestre hay un lenguaje totalmente nuevo. Todo empezó con el emblema de Superman, que significa "esperanza". El resto de familias también debían tener los suyos, por lo que creamos unos 40 o 50 que, de hecho, también representaban otros conceptos. El azar también intervino en el proceso de creación de la película. McDowell se encontró con el reportaje de un periódico sobre la lingüista de la Universidad de British Columbia, Christina Schreyer. El reportaje comentaba cómo la lingüista usaba los dialectos ficticios klingon (de la serie Star Trek) y Na'vi (de la película Avatar) para enseñar a sus estudiantes a comprender lenguas muertas. La lingüista explicó al equipo de dirección las reglas básicas del desarrollo de un idioma, del que el énfasis cultural es regla fundamental. Por ejemplo, en la cultura anglosajona lo importante es el individuo, por lo que se dice "quiero una manzana".
El equipo de dirección decidió que en Krypton las cosas serían lo importante, por lo que se diría "una manzana quiero", llevando el objeto a la posición inicial. Este ejemplo muestra el funcionamiento del lenguaje de Krypton. Con la ayuda de Schreyer, se crearon más de 300 palabras y oraciones completas en un breve periodo de tiempo. Tras ello, el equipo volvió junto a David Goyer y el resto del equipo de grabación. Las frases más importantes fueron asignándoselas a los grabados ancestrales de robots, espadas y criaturas voladoras, y así con el resto.

Para McDowell, crear un idioma es indicativo del profundo proceso de creación de un mundo que han realizado. "Cualquier pequeño detalle se convierte en un problema que debes resolver. Hasta la existencia de una letra en el emblema que un superhéroe de otro planeta lleva en su pecho. Montones y montones de preguntas van planteándose, y su respuesta es lo que te hace adentrarte en el mundo".

Revivir un lenguaje perdido es apropiado teniendo en cuenta que la "pérdida" es el elemento unificador de todo en Krypton: la pérdida de seres queridos, la pérdida de una cultura, las oportunidades perdidas y una tecnología punta también perdida. Todo esto se puede observar tanto en el paisaje estéril y en los edificios derrumbados de Krypton como en la vieja flota de naves que se ve en la película. La nave Black Zero es una de estas naves que inicialmente eran naves de colonización cuyas funciones acabaron suspendidas para ser vueltas a poner en marcha posteriormente, en este caso como prisiones. También se puede observar esta decadencia en la nave de exploración abandonada en el Ártico del planeta Tierra, tras no haber logrado finalizar su misión con éxito.

La nave Black Zero parece, en palabras de McDowell, "un puñado de personas dándose una vuelta en un aparato de enormes dimensiones". Esta nave, una estructura gigantesca de tres patas construida de forma natural, permitía acoger a miles de refugiados y estaba equipada con un Proyector Fantasma capaz de llevarla a la Zona Fantasma de Krypton.

La sucia pero eficiente flota de Zod contrasta con la aún inmaculada nave de exploración, semejante a un semillero, metáfora de su papel en la búsqueda de nuevos y hospitalarios mundos en los que los habitantes de Krypton pudieran trasladarse para continuar con la vida fuera de su planeta. Similar en diseño a la familia El, deja patente un punto de vista colonizador mucho más amable y suave, hecho que personifica el propio Jor-El.

El hombre de acero no solo tiene que ver con el mundo fantástico e inventado de Krypton. La Tierra, su belleza y la carga emocional que implica para Clark Kent también son muy importantes. Snyder decidió usar todos los escenarios posibles al aire libre. Snyder quiso atrapar al público en el mundo de Clark y hacerles partícipes de sus experiencias para así evitar visiones estereotipadas. El rodaje tuvo lugar en distintas ubicaciones como la pequeña ciudad de Plano, en Illinois, o la gran ciudad de Chicago. El equipo llegó incluso a montarse en un barco cangrejo de verdad, llamado Debbie Sue, para rodar una escena en los glaciares de la Columbia Británica, cerca de Ucluelet, en la Isla de Vancouver, azotados por olas de más de diez metros y medio. En el otro extremo, también estuvieron en el desierto de Mojave, en California, donde tuvieron el privilegio de rogar en la Base de la Fuerza Aérea Edwards. En todas las escenas al aire libre se optó por rodar in situ todo lo que fuera posible y evitar el matting o tener que añadir pantallas verdes.

En Chicago, el equipo de rodaje de McDowell transformó toda una planta de la antigua Torre Sears, hoy llamada Torre Willis, para que parecieran las oficinas del Daily Planet, y utilizaron el 111 East Wacker de Chicago para algunas de las tomas de exteriores de Metrópolis. Ludwig Mies van der Rohe diseñó el edificio en los años 50, y es una de sus obras más conocidas.

Una de las escenas más complicadas requirió que se desviaran 40000 coches al día para el rodaje de la escena de la pasarela sobre la autopista. En palabras del responsable jefe de ubicaciones exteriores Bill Doyle: "Normalmente se busca un lugar que ya esté cortado por el motivo que sea para rodar ese tipo de escenas. Lo normal es que aún esté en construcción, por lo que puedes tratar directamente con el responsable, pero cortar una vía rápida lleva meses de planificación y estudios de coordinación de señalizado y horarios, y no es fácil obtener el permiso necesario. En cuanto tuvimos a la Policía del Estado de Illinois de nuestro lado, todo fue mucho más fácil y conseguimos unos resultados fantásticos. Escogimos ese lugar porque necesitábamos una escena en la que aparecieran tanto campos de cultivo como autopistas, y era el único lugar de este tipo a menos de 3 horas y media de viaje de Chicago".

Una de las ubicaciones que más importancia tuvo fue la pequeña ciudad de Plano, en Illinois, que hizo las veces de Smallville, ciudad donde Clark se crió. Según Deborah Snyder: "Plano nos recibió con los brazos abiertos. No pusieron ninguna pega para que paralizásemos la ciudad y la convirtiésemos en un set de rodaje. Su policía y bomberos nos ayudaron en la grabación, y muchos de los habitantes de Plano se encargaron de nuestra seguridad. Todo el mundo se portó fantásticamente con nosotros".

La ciudad sirvió como la base ideal sobre la que recrear Smallville. "De alguna manera, Smallville representa la inocencia de Clark", afirma Goyer. "Smallville representa su lado más humano, la manifestación física de su herencia terrestre y un lugar en el que se siente seguro, hecho único en su vida. Smallville es su hogar".

Los espacios libres que tenía Plano se cubrieron con fachadas de establecimientos típicamente estadounidenses como Sears, 7-Eleven y IHOP. A 20 minutos del centro de la ciudad se plantó todo el terreno de una granja con maíz y, en ese idílico lugar, se construyó la granja de los Kent.

"La granja de la familia Kent sirve para asentar la película en una realidad plenamente actual y, a la vez, saca a colación la crisis económica al poner en contraste la casa del joven Clark y aquella a la que vuelve como adulto, decadente y con orden de desahucio", apunta McDowell.

El apoyo de Plano fue especialmente importante para los realizadores ya que la historia requería la grabación de muchas escenas peligrosas que ocurrían en Smallville y en las que había explosiones, volaban cosas por los aires y secuencias de vuelos a ras de suelo en los que se emplearon aviones militares de verdad. En palabras de Doyle: "Plano nos autorizó a hacer cualquier tipo de locura".

De hecho la mayoría de esas cosas no habrían podido grabarse sin el apoyo del Departamento de Defensa de Estados Unidos que dio a la producción restos de aviones para que fuesen usados como escombros, aviones pilotados, helicópteros y un avión de carga, así como asesoramiento técnico y casi 300 soldados para hacer de extras.

El equipo también agradece enormemente la cooperación que recibieron en California por parte de la Base de la Fuerza Aérea Edwards para el rodaje de escenas y el entrenamiento que dieron a los actores. Trabajar con una Base de la Fuerza Aérea en servicio ha sido una experiencia inolvidable tanto para el equipo técnico como para el reparto de la película. Para todos ellos, esta ha sido una oportunidad única para poder conocer de cerca un avión de carga C17 o un reactor F35.

Según el coproductor de la película, Wes Coller: "Trabajar con ellos fue maravilloso. Nos sugirieron respuestas factibles a una amenaza como la que aparece en la película. Fue muy interesante trabajar en su terreno y a un nivel tan alto. Es genial haber estado en un lugar como la Base de la Fuerza Aérea Edwards, que guarda tanta historia en su interior y donde han ocurrido tantos hechos destacables. Tuvimos muchísima suerte al ser recibidos con los brazos abiertos".

"Sin su ayuda, no podríamos haber hecho la película", concluye Roven. "Su ayuda ha sido fundamental, y no solo por habernos dejado utilizar todos sus recursos sino también por habernos ayudado a lograr un resultado adecuado y creíble. Nos han aportado el punto de realismo que buscábamos en la película".

Parte de dicho realismo se debe al uso casi exclusivo de una cámara de mano para el rodaje, hecho sin precedentes en la grabación de una película de este alcance y estas dimensiones. Zach Snyder colaboró con el director de fotografía Amir Mokri para lograr dotar a la película de una estética propia de un documental periodístico. Para romper la frontera entre la inmediatez de una Steadicam® y la pureza tradicional de las tomas de una gran película de acción, se usaron plataformas especiales y lentes diferentes a las habituales en trabajos hechos con cámaras de mano.

Los actores también valoran más el trabajo de cámara más cercano. "Me gusta que la cámara sea un elemento más móvil", afirma Cavill. "Nos permitieron una libertad increíble a la hora de interpretar. Nada estaba prohibido".

Uno de los aspectos fundamentales a la hora de hacer una película de Superman son los efectos especiales, teniendo en cuenta que ninguno de sus poderes puede realizarse si no es a través de mecanismos artificiales, pero Snyder, que ha entablado una fuerte amistad tanto con el coordinador de escenas peligrosas y segundo director, Damon Caro, como con el supervisor de efectos especiales, John DesJardin, DJ, estaba seguro de que su equipo lo lograría sin problema. "Vamos afrontando los retos que se nos presentan", afirma Snyder. "Éramos conscientes de que este era un gran reto conceptual ya que Superman no puede hacer nada sin la ayuda total o parcial de la postproducción. No puede volver colgado de un cable. De hecho, suspendimos en el aire a Henry, colgado de unos cables, para rodar tomas de perspectiva y desde distintos ángulos, pero el vuelo que se espera del superhéroe en una película actual no se sostiene con una técnica tan rudimentaria.

Además, hay que tener en cuenta los movimientos de la capa que implica cualquier acción de Superman. Hasta el más mínimo movimiento nos obligaba a tomar millones de decisiones. La ayuda de Damon y DJ ha sido incalculable. Tenemos una base sobre la que trabajar, y a los tres nos gusta hacer la mejor película que podamos".

Si el traje va bien...

LOIS
¿Qué quiere decir la S?

CLARK/KAL-EL
No es una letra. En mi mundo, ese símbolo significa "esperanza".

LOIS
Vale, pero aquí eso no es más que una letra.

La S de Superman es probablemente el emblema familiar más fácilmente reconocible de la historia. Desde el principio ha sido símbolo de fuerza y valor de un superhéroe que, orgullosamente, lo luce en su pecho. Aunque en origen la S sí era un mero símbolo del nombre de Superman, ha acabado siendo el emblema de la familia El, y significa "esperanza". De igual manera, los miembros del consejo de Krypton llevan también sus respectivos emblemas, como también hace Zod y otros miembros de la élite del planeta. Todos estos emblemas tienen su origen en la historia de Krypton. No tienen nada que ver con la simbología de la Tierra.

Para los diseñadores de vestuario, James Acheson y Michael Wilkinson, modernizar el símbolo y el traje de Superman han sido dos de los mayores retos con los que se han enfrentado. Ambos afrontaron su tarea con respeto y valentía, a pesar de lo identificables que son ambos símbolos. Igual importancia tuvo su inclusión en el proceso de creación de la estética y la herencia del resto del universo de Krypton llevada a cabo por Snyder y su equipo de producción.

Respecto a la evolución del traje, Wilkinson afirma: "Hemos dejado la vieja creencia de que el traje de Superman provenía de la ropa en que sus padres le envolvieron cuando le sacaron de Krypton. Hemos considerado que su traje es una tradición de su planeta, una especie de capa de protección que todo el mundo lleva en Krypton debajo de la ropa. Por lo tanto, cada vez que vemos en Krypton a Jor-El, a los miembros del consejo o a los soldados, todos ellos llevan un traje igual al de Superman bajo sus togas y armaduras, y todos llevan el emblema de su respectiva familia".

Una vez establecido el origen del traje, fueron los diseñadores los encargados de encajar el conocido traje de Superman en toda la historia que se había ideado para la película. El proceso de diseño empezó con Achelson y su equipo de ilustradores diseñando multitud de versiones distintas del traje. Los pantalones rojos fueron siendo cada vez más pequeños, hasta que llegó un momento en que acabaron desapareciendo. El proceso finalizó con el magnífico diseño de Wilkinson, ilustrado por Keith Christensen y Warren Manser. Tras meses de duro trabajo, lograron conseguir un traje que cumplía sus expectativas y mantenía los elementos esenciales, con un toque moderno, gracias a los avances de la tecnología actual: escáner corporal digital en 3D, diseño por ordenador y lo último en tejidos.

Una vez diseñado el traje de Superman y el del resto de habitantes de Krypton, hacerlo real fue una labor bastante más complicada. Por ejemplo, el equipo de Wilkinson hizo una réplica a tamaño natural del escáner corporal de Cavill al que dieron forma. De esta forma lograron la base del forro del traje. Este forro estaba hecho de látex, con un acabado en cromo brillante en el traje elástico. La compleja parte de arriba del traje se hizo con un material de malla especial al que se aplicó una técnica propia para simular un diseño de malla metálica. De esta forma, colocado sobre el traje elástico, daba un efecto metálico que quedaba genial en cámara. El símbolo de la S generado por ordenador se fabricó con un programa de dibujo tridimensional y una impresora 3D.
A pesar de todo el proceso de alta tecnología que se ha empleado, en palabras de Snyder: "Tiene una capa roja, tiene una S en el pecho y un traje azul y botas rojas. No cabe duda de que es Superman".

De hecho, la vestimenta de Superman queda fijada muy al principio de la historia cuando se ve que Krypton es un planeta con unos habitantes que siempre llevan capa, aunque el resto de trajes de Krypton no es tan colorido: Jor-El viste de color gris azulado muy oscuro, y Zod va de negro, símbolo de la oscuridad en la que ha quedado sumido su planeta a manos de su pueblo. Según Wilkinson: "El Gran Consejo de Krypton ha quedado engullido por su historia. Sus limitaciones culturales les hacen incapaces de encontrar soluciones a sus problemas".

Se puede ver perfectamente, en sus pesadas togas, todo el peso de su mundo y la grandeza que una vez tuvo pero que nunca volverá. "Hemos utilizado telas propias para transmitir este toque de texturas extraterrestres: hicimos grabados en terciopelo, bordamos y serigrafiamos distintos tejidos para lograr acabados con relieve y para, espero, transmitir ese toque de cultura avanzada que logró un alto grado de sofisticación para algo que está ya en absoluta decadencia", añade.

En la Tierra, la necesidad de Clark de desaparecer queda reflejada en su forma de vestir. "Superman también tiene muchas capas", dice Wilkinson. "Lleva la capucha guardada bajo la ropa y barba y se confunde con el resto de la gente, pero en él hay destellos de algo mucho más importante que no empieza a dejarse ver hasta que no se pone su traje de Superman. Su cuerpo toma una forma completamente distinta y es en ese momento cuando efectivamente te das cuenta de que no es una persona normal".


Convertirse en Superman
JONATHAN KENT
No eres uno más. Vas a tener que decidir
el tipo de hombre que quieres llegar a ser. Sea el que sea,
tenga buen o mal carácter, va a cambiar el mundo.

Para lograr el físico que requería este personaje, Henry Cavill se sometió a meses de entrenamiento junto a Mark Twight de Gym Jones. Twight, que ya había trabajado con Zack Snyder en la película 300, afirma: "Zack me llamó y me dijo que tenía otro proyecto entre manos y que, probablemente, sería mucho más difícil que el primero. Quería que convirtiese a una persona normal en Superman".

En palabras de Twight: "La mera idea me aterró totalmente, pero Zack me trajo a una persona que sí era capaz de lograrlo. El fitness no es solo fuerza física y condición, también hace falta un carácter fuerte. Hay que poner en marcha todos los recursos para lograr el objetivo marcado. Solo se pueden lograr objetivos ambiciosos si las expectativas son igualmente ambiciosas".

Mediante la combinación de distintas técnicas de entrenamiento, Twight y su equipo, dentro del que se incluía el entrenador Michael Blevins, fueron capaces de trabajar con el actor para lograr las habilidades, fuerza y confianza necesarias para realizar trabajos complicados, escenas de lucha y escenas peligrosas.

Según Twight: "Cuando logramos que levantase un peso muerto igual al doble de su masa corporal, confiamos en que podíamos lograrlo. Henry logró un grado de disciplina y una capacidad física admirables". Y lo más importante es que Cavill logró su objetivo, añadiendo casi 7 kgs de musculatura a su figura, sin otra cosa más que trabajo duro y disciplina. "Henry quería tener la misma figura con o sin el traje de Superman", dice Twight. "Ni siquiera necesitó maquillaje corporal para las escenas sin camisa porque ya había hecho el trabajo necesario para tener un buen cuerpo, y le gustaba mostrarlo".

"El entrenamiento fue un descubrimiento absoluto", destaca Cavill. "Aprendí que puedo hacer todo tipo de cosas de las que jamás pensé que sería capaz. Mark mantuvo una evolución constante del entrenamiento y me hizo ver cómo iba superando los que yo creía que eran mis límites. Tuvo la habilidad de machacarme lo justo para que ni siquiera pudiera andar bien. Me sentía fatal e incluso algo enfermo, pero mantenía las ganas de seguir con el entrenamiento", sonríe. El intenso entrenamiento llevó a Cavill a lo que él llama un "momento de asunción" durante el cual "piensas que, vale, puedo hacerlo. No va a matarme, para empezar, y estoy en buenas manos, para terminar. Y además, me está hasta gustando. Sí, no es fácil, era insoportable, pero me gustaba pasar de ese punto en el que te das cuenta de que tu cuerpo es capaz de más cosas de las que pensabas. Cuando llegas a ese punto es fantástico".

En esta afirmación Twight ve similitudes entre el actor y el personaje. "Superman trata del descubrimiento personal de su protagonista. El proceso que ha seguido Henry es similar de alguna manera. Ha descubierto de lo que es capaz así como la confianza con conlleva estar bien físicamente y saber cómo lograr que tu cuerpo haga lo que quieras".

Roven añade: "Henry ha hecho que su cuerpo evolucione completamente. Ya tenía un buen físico, pero para esta película ha hecho de su cuerpo algo superior".


Crear un gran éxito
CLARK/KAL-EL
Mi padre creía que si el mundo descubriera quien soy en realidad,
me rechazarían.
Estaba convencido de que el mundo no estaba preparado.
¿Qué te parece?

Componer la música para una película de acción y aventura del épico Super Héroe, puede ser una tarea desalentadora, pero Hans Zimmer tiene mucha experiencia en el género, después de haber logrado el éxito con El caballero oscuro, la trilogía de Christopher Nolan. El hombre de acero es la primera colaboración con el director Zack Snyder.

"Superman es tan iconográfica en todo el mundo, que el reto de crear una banda sonora para una figura tan reverenciada podría parecer abrumador", dice Snyder, "pero no a Hans."

Zimmer rápidamente seleccionó y se encargó de las imágenes de la película, empezando por la inmensidad de la tierra en el Medio Oeste americano, donde creció Clark Kent. "Inmediatamente tuve esta idea del infinito, el sonido del infinito, combinado con el sonido al volar", recuerda, "y desde allí no dejaba de oír las guitarras de acero, un instrumento americano arquetípico, en lugar de una sección de cuerda tradicional. Y quería usarlos de una manera atípica.” Reunió a ocho prominentes músicos, expertos en tocar guitarra de acero con pedal: Chas Smith, Marty Rifkin, Skip Edwards, Boo Bernstein, Peter Frieberger, Rick Schmidt, JD Maness y John McClung-para interpretar las partes con cuerdas.

Zimmer también reunió algunos de los mejores baterías del mundo, a los que llamó su "orquesta de tambores", interpretando en todo tipo de instrumentos, desde juegos de batería de rock hasta timbales y cajas de tambores. El grupo de elite incluía a percusionistas como John JR Robinson, Jason Bonham, Josh Freese, Pharrell Williams, Danny Carey, Satnam Ramgotra, Toss Panos, Jim Keltner, Curt Bisquera, Trevor Lawrence Jr., Matt Chamberlain, Ryeland Allison, Bernie Dresel, Vinnie Colaiuta y Sheila E.

"Parece que en cada película que trabajo," reflexiona Zimmer, "la historia me lleva a hacer algo fuera de lo común, y El hombre de acero, no fue una excepción.”

"Creo que lo que ha hecho en El hombre de acero es, en una palabra, perfecto. Una historia emocionante, con un orden y un trama sutil, añadiendo el tono adecuado para dejarnos llevar por este viaje ", afirma Snyder.

Aunque el Hombre de Acero ha aparecido en las páginas de los cómics y en las pequeñas y grandes pantallas en varias formas durante más de 75 años, sus valores se han mantenido, actuando como modelo en un mundo siempre cambiante y cada vez más complejo.

Cavill admite que no comprendía plenamente la extraordinaria responsabilidad que asumió en el papel de superhéroe más conocido del mundo, hasta que un día en Plano, cuando se encontró con varios fans de Superman. "Su interés y la interacción conmigo, eran enormemente halagadores, pero también me hizo entender lo importante que es para ellos que haga justicia a este personaje", relata. "He estimado mucho este papel, pero ese día realmente me infundieron el valor de la elección que había hecho, y me sentí honrado. Afortunadamente, creo que nos hemos mantenido fieles a lo que los fans de Superman esperan, pero hemos llevado a Superman al mundo moderno y espero que disfruten realmente con el resultado".

"Superman nos pertenece", concluye Snyder. "Representa el último héroe, y una celebración de la cultura superhéroe, al abarcar todos los atributos increíblemente interesantes que nos inspiran, vuelo, velocidad, fuerza y lo mejor de la humanidad, como la importancia de la familia. Aunque vosotros defináis esto, y nuestra la necesidad de amor y un sentido de pertenencia en el mundo. Por eso, en medio de todas las imágenes impresionantes, los intensos combates, los problemas del planeta a los que nos enfrentamos, queremos que gane: porque es el verdadero, porque tiene buen corazón e intenciones puras. Queremos que nos elija, porque queremos ser lo mejor que podemos ser, al igual que él.