Cinemanía > Películas > Tropic thunder. ¡Una guerra muy perra! > Comentario
Destacado: Llega a los cines 'Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn)'
Tropic thunder. ¡Una guerra muy perra! cartel reducidoTropic thunder. ¡Una guerra muy perra!(Tropic thunder)
Dirigida por Ben Stiller
¿Qué te parece la película?

Una película de Ben Stiller, Tropic Thunder, una guerra muy perra, protagonizada por Stiller, Jack Black, Robert Downey Jr., Steve Coogan, Jay Baruchel, Danny McBride, Brandon T. Jackson, Bill Hader y Nick Nolte. La película está dirigida por Ben Stiller y basada en el guión de Justin Theroux, Ben Stiller y Etan Cohen. La historia es de Ben Stiller y Justin Theroux. La película está producida por Stuart Cornfeld, Ben Stiller y Eric McLeod. El productor ejecutivo es Justin Theroux. El director de fotografía es John Toll, ASC. El diseñador de producción es Jeff Mann. El director de montaje es Greg Hayden. La diseñadora de vestuario es Marlene Stewart. La banda sonora es de Theodore Shapiro. El supervisor musical es George Drakoulias.

"Aparentemente, los actores que participan en esta película bélica son muy diferentes entre sí", dice el productor de la película, Stuart Cornfeld. "Sin embargo, en el fondo, todos tratan de hacer algo diferente con sus carreras, algo nuevo, y esperan que esta película sea el camino para subir de nivel. El problema es que todos, excepto quizás Kevin Sandusky, que ha trabajado muy duro para estar a la altura en esta película, están tan absortos en sí mismos que nunca podrán conseguir sus objetivos".

Después de que el jefe del estudio amenazara con cancelar la producción, el frustrado director británico Damien Cockburn (Steve Coogan) se niega a parar el rodaje y, en lugar de ello, lleva a su confiado reparto a las profundidades de las selvas del Sudeste asiático para completar la fotografía principal al estilo "guerrilla". Sin ayudantes, sin equipo y sin teléfonos móviles, el reparto se topa con una auténtica banda de señores de la droga muy peligrosa. Ésta confunde a los actores con agentes estadounidenses de la DEA y, por tanto, resuelven secuestrar a los "invasores americanos".

En la "película dentro de la película", Tugg Speedman (Stiller) interpreta a John "Four Leaf" Tayback, un valiente héroe de guerra en la vida real cuyos recuerdos sobre sus hazañas en Vietnam constituyen la base de la película.

"Speedman era la estrella de acción mejor pagada y la que consiguió más beneficios de todos los tiempos", dice Stiller, que también es co-guionista, director y productor de la película. "Es un caprichoso integral y está desconectado de todo. Acaba de salir de varios fiascos, incluido un descarado intento de ganar el Oscar®. La película en cuestión se llama Simple Jack, y en ella encarna a un retrasado mental que trabaja en una granja y que puede hablar con los animales. El fracaso es estrepitoso. Es una de las películas con peores críticas de la historia. Ahora, ni siquiera sus largometrajes de acción funcionan y se encuentra en una mala situación. Por tanto, necesita que esta película bélica funcione".

Para satisfacer la intención de Stiller de producir una mezcla de acción y comedia, los realizadores reunieron un reparto de actores que pudieran realzar los elementos cómicos de la película y, a la vez, resultar creíbles en los momentos más realistas de la misma.

Para el papel de Jeff Portnoy, la asquerosa estrella cómica conocida por sus múltiples papeles en la serie The Fatties, los realizadores sólo tenían en mente a un actor: Jack Black. "Jack interpreta al estereotipo de cómico chalado y descontrolado", dice Stiller. "Lo que me gusta de él es que es único. Nadie tiene su imagen, su vis cómica, y también es muy comprometido como actor. Se adueñó de su personaje y supo ver todas sus características".

"Jeff Portnoy pertenece a otro nivel. Ha labrado su carrera en películas de pedos", dice Black. "Yo mismo he hecho algunas películas zafias, pero Portnoy está en una categoría superior a Jack Black si hablamos del dominio del mundo de los pedos".

Aunque el humor poco refinado de Portnoy le ha convertido en una superestrella internacional, explica Black, ahora busca que le respeten como actor. "Portnoy trata de evolucionar y convertirse en un actor verdadero", dice Black.

Cuando Portnoy y el resto del reparto se quedan tirados en la selva, descubrimos algo más sobre él: tiene un grave problema con las drogas.

Como observa Stiller: "Se ve a Portnoy pasar el síndrome de abstinencia. Naturalmente, Jack lo interpretó de una forma muy entretenida, pero también muy creíble. Ser capaz de encontrar el término medio entre ambas cosas es duro, pero Jack se entregó por entero a ello".

Uno de los momentos más memorables de Black tiene lugar en el cuartel de los villanos. En su intento por rescatar a Tugg Speedman, Portnoy entra en el recinto semidesnudo y atado de piernas y manos a lomos de un búfalo de la India.

"Estaba en paños menores atado al lomo de un búfalo de la India y mi única preocupación era el contacto de la piel del animal con mi barriga y mi pecho desnudos", dice Black. "¿Será una superficie áspera? ¿Tendré alguna reacción alérgica? Sin embargo, el tacto era muy suave, como el de una de esas estupendas alfombras de tigre que se ven delante de las chimeneas en algunas películas. Sin embargo, el animal no parecía estar tan entusiasmado de tenerme encima de él. Me dio un par de coletazos con el rabo y me miró como diciendo: ‘¡Te voy a romper el culo!’ Puedo jurar que había ira en sus ojos", dice riendo.

El excesivamente comprometido actor australiano Kirk Lazarus lleva a cabo las acciones más extremas para interpretar con realismo a cada uno de sus personajes. En este caso, se somete a una operación quirúrgica para oscurecerse la piel y dar vida al sargento afroamericano Lincoln Osiris.

"El ganador del Oscar® Kirk Lazarus se siente especialmente atraído por el personaje de Lincoln Osiris, que resulta ser negro", dice Cornfeld. "Él lo ve como su próximo gran reto interpretativo. Lógicamente, el estudio no entiende esta situación tan absurda. Allí saltaron de alegría ante la oportunidad de tenerlo en la película. Desde que Lazarus se presenta en el rodaje para cumplir con su deber, es Lincoln Osiris y se niega en todo momento a abandonar su personaje durante toda la película".

Lazarus está comprometido al cien por cien con el papel. "Kirk es buena persona", dice Downey. "El personaje en sí es humilde. Literalmente, se ha metido tanto en el papel que no puede desprenderse de él, incluso cuando nada indica que vayan a seguir haciendo la película. Algunos actores hemos seguido ese método a veces, pero sólo hasta un cierto punto. Él es todo profesionalidad y dedicación, y luego, narcisismo total", dice riendo.

Justin Theroux, productor ejecutivo y co-guionista de Tropic Thunder, una guerra muy perra, comenta que Robert Downey Jr. es "el hombre del millón de personajes. Es un actor que puede hacer prácticamente de todo: comedia, drama y, como Ben, es un maestro de la improvisación. Verlos hacer una escena juntos es algo que merece verdaderamente la pena. Es como presenciar un gran partido de tenis, porque ambos son unos genios de la comedia con gran capacidad y talento".

Alpa Chino es co-protagonista junto a Lazarus en la película. Interpretado por el actor y humorista Brandon T. Jackson, Alpa Chino es una estrella multiplatino de hip-hop (cuyo éxito más reciente ha sido la canción "I Love Tha’ Pussy") con una intensa actividad de merchandising que incluye la marca de bebidas energéticas "Booty Sweat", las chocolatinas "Bust-A-Nut" y la línea de ropa de caballero para las tiendas Gap llamada "Alpa Chinos."

Ahora, Alpa ha puesto sus miras en la actuación "seria" e interpreta a un personaje llamado Motown, un violento soldado de Detroit que lleva un uniforme personalizado cubierto de graffitis. "Mi personaje es el típico tío ridículo y exagerado", dice Jackson. "Está tan obsesionado con la película El precio del poder que se ha llamado a sí mismo como el actor de esa película, Al Pacino. Y, además, se toma muy a la tremenda lo de su nombre. Normalmente la gente lo pronuncia mal, así que él se pasa la vida deletreándolo: A-L-P-A".

Aunque Alpa Chino considera esta película bélica como una nueva oportunidad en su carrera, lamenta el hecho de que le hayan dado el papel de Lincoln Osiris a Kirk Lazarus, lo que le produce algunos ataques de susceptibilidad. "Nuestros personajes están siempre metidos en algo", dice Jackson. "Alpa se siente ofendido de que el papel no se le haya dado a un negro. Aun así, cuando trata de discutirlo con Kirk, es como hablarle a la pared".

"Alpa Chino respeta a Kirk Lazarus igual que a Al Pacino," dice Downey, "porque creció viendo a Lazarus en los papeles por los que ganó el Oscar®. Sin embargo, Lazarus ya ha cruzado la línea y, cuando la película comienza a venirse abajo y los actores se encuentran en verdadero peligro, su comportamiento se vuelve muy irritante. Al final, sin embargo, ambos crean un vínculo que resulta ser un giro muy interesante".

Completa el reparto de personajes principales Kevin Sandusky, un joven y serio actor que consigue su primer gran papel interpretando al soldado novato Brooklyn. El personaje lo interpreta el prometedor actor de comedia Jay Baruchel, al que recientemente hemos podido ver en el éxito veraniego de 2007 Lío embarazoso y que en este momento se encuentra rodando su primer papel principal en la comedia She’s Out of My League.

"Sandusky es el típico actor joven sin experiencia, absolutamente motivado y entusiasmado de estar allí", explica Baruchel. "Es el único miembro del reparto que tuvo que hacer el casting para conseguir su papel, que se molestó en leer el libro de John "Four Leaf" Tayback, que acudió al campo de entrenamiento militar para actores y que investigó para prepararse su papel. Así que, cuando las cosas pintan mal para el reparto, se convierte en el hombre de facto al que todos acuden en busca de respuestas. De hecho, es el único que sabe cómo leer un mapa o cómo cargar un arma de forma apropiada. Naturalmente, todos asumen que también sabe hacer cosas como pilotar un helicóptero".

Sandusky se ve envuelto en una lucha por el poder entre Speedman y Lazarus cuando ambos rivalizan por sus conocimientos para que les ayude a salir en barco de la selva. "Esto contribuye a conseguir un giro interesante en el clímax de la película, que creo que a mucha gente le va a gustar", dice sonriendo. "A mí me gustó".

Un grupo de actores de talento conforman el reparto secundario de Tropic Thunder, una guerra muy perra, incluido el veterano y galardonado Nick Nolte. En la película, Nolte interpreta al John "Four Leaf" Tayback de carne y hueso, cuyo recuerdo de Vietnam es la base de la película y del personaje que interpreta Tugg Speedman.

Tayback está también enrolado en la película como asesor técnico y, cuando las cosas empiezan a torcerse, se convierte en el desencadenante de la locura que sigue después.

"Yo vivo en la playa mientras todos estos niñatos caprichosos están en sus grandes hoteles o en sus caravanas especiales con sus preparadores personales", explica Nolte. "El joven director inglés de la película no los puede controlar y, cuando se arma un buen follón con la escena de una batalla y el estudio decide interrumpir la película, yo convenzo al director para que coja unas cuantas videocámaras y rodar en plan salvaje: tomarnos cuatro o cinco días para llegar a la selva, llevarnos al encargado de efectos especiales para que prepare algunas explosiones y convencer al director de que él es capaz de arrancar a los actores emociones verdaderas. Lo que hace es arrancarles verdadero miedo".

No obstante, "Four Leaf" guarda algunos secretos y, sin darse cuenta, conduce a los actores a una guerra auténtica contra los miembros de Flaming Dragon, un ejército dedicado a la fabricación de drogas con sede en el Triángulo de Oro del Sudeste Asiático.

Damien Cockburn, el agotado director de la película bélica, es interpretado por el actor británico Steve Coogan, una importante estrella de la comedia británica conocido por el papel del personaje del título en la serie de la BBC I’m Alan Partridge y por interpretar a Tony Wilson en la película de Michael Winterbottom 24 Hour Party People.

"Hago el papel del director aplastado por esta bestia monolítica que es una producción de Hollywood y la comedia surge de mis desgracias", dice Coogan. "Cockburn tiene que vérselas con todos estos actores, sus influyentes entornos y un presupuesto que crece vertiginosamente hasta descontrolarse. Parece que todo va a hundirse o explotar pero, al final, la película sale a flote".

Hace una pausa y añade: "Y no gracias a mí".

Coogan quedó fascinado por cómo Tropic Thunder, una guerra muy perra se burla y, al mismo tiempo, trata de reproducir cómo se hacen las películas. "Al principio, parece una gran producción bélica americana y rápidamente se convierte en una comedia al mejor estilo de Hollywood", dice Coogan. "Tanto la película como el propio Ben parece que se ríen de sí mismos. Aunque interprete a una estrella ficticia, él es una estrella de verdad. Ben se burla de los grandes actores que tienen a un montón de ayudantes revoloteando a su alrededor, pero resulta que a él le ocurre eso de veras. Está utilizando la realidad para distorsionarla, caricaturizándola y exagerándola para hacerla divertida. De alguna forma, estamos mostrando la parte débil de las realizaciones de Hollywood y creo que el espectador disfrutará viendo lo vulnerables que somos todos en estas situaciones".

Danny McBride, cuyas virtudes cómicas también podrán verse este verano en The Foot Fist Way, interpreta a Cody, un experto en explosivos de gatillo fácil cuyo comportamiento es hilarante y terrorífico a partes iguales. El colaborador habitual de Saturday Night Live Bill Hader, que ha intervenido en recientes comedias de éxito como Lío embarazoso y Supersalidos, interpreta a Rob Slolom, un entrometido ejecutivo del estudio no excesivamente importante, el lameculos de Hollywood por antonomasia.

Tran, el jefe de los peligrosos Flaming Dragons, está interpretado por el recién llegado Brandon Soo Hoo. Según explica Stiller: "Está fantástico en esta película. Interpreta a un niño de doce años que tiene un ejército de tíos fabricando heroína para él. Es su primera película y es un tremendo actor. Sólo por la forma de mirarte, sabes que podría derrotarte. Y cuando se pone a pelear, es alucinante".

El principal apoyo de Tran es su teniente primero, Byong, interpretado por Reggie Lee, un actor conocido por su trabajo en A todo gas (The Fast and the Furious), Piratas del Caribe y Prison Break.


Del concepto a la obra
"La inspiración de Tropic Thunder, una guerra muy perra se remonta a 1987", dice Stiller. "Tuve un papel cortísimo en El imperio del sol, de Steven Spielberg. En aquel tiempo, todos mis amigos actores estaban haciendo películas de Vietnam como Platoon y La colina de la hamburguesa y acudían a campos de entrenamiento durante dos semanas. Luego, en las entrevistas, decían: ‘Este campo de entrenamiento ha sido lo más intenso que he experimentado en mi toda mi vida y al final hemos logrado una gran unidad y un gran grupo’".

Stiller hace una pausa y ríe. "Me parecía divertido que los actores hablaran de esta experiencia increíblemente intensa cuando en realidad no tenía nada que ver con ser soldado e ir a la guerra. Esta especie de engreimiento y de compromiso me parecía graciosa. No veía manera de plasmarla en una película".

Stiller se asoció con el también actor Justin Theroux y comenzó a trabajar en un primer boceto de Tropic Thunder, una guerra muy perra. "Tuvimos una primera idea y un bosquejo durante algunos años", dice Theroux. "Sin embargo, nos llevó algún tiempo concebir el resto de la lógica y el ritmo de la historia. Hicimos muchísimos bocetos en el transcurso de cinco años".

Con Theroux viviendo en Nueva York y Stiller en Los Ángeles, los dos trabajaban en las escenas y se las enviaban por e-mail. "El guionista Etan Cohen se unió a nosotros y aquello se convirtió en una libre competencia", continua Theroux. "Era exactamente lo que uno espera de la experiencia de escribir un guión: risas y diversión a tope".

Al final, el trabajo del trío evolucionó en un guión de rodaje "sobre una exagerada y costosísima producción de Hollywood con un ramillete de actores que ni trabajaban, ni investigaban para sus papeles, que casi ni se aprendían sus frases y que estaban más obsesionados por cómo iban a lucir en una película bélica que sobre el contenido de la misma", explica Theroux. "Por supuesto, el director no tiene ningún control sobre sus actores, por lo que se vuelve majareta. Por eso, él y John "Four Leaf" Tayback, que escribió un libro superventas de memorias llamado Tropic Thunder, una guerra muy perra, traman un plan para secuestrar al reparto, llevarlo a la selva y rodar la película al estilo El proyecto de la bruja de Blair. Sin jefes. Sin ayudantes. Sin masajistas. Sin caravanas. Sin cámaras digitales TiVo. Se ensucian, se cubren de arena y de barro, todo como en la vida real, con miedo y emociones auténticas".

Con ese concepto rondándole en la cabeza, Stiller se negaba categóricamente a que la película fuera una parodia. "El reto consistía en que no fuera sólo una película de acción ni una simple burla", explica Stiller. "Al fin y al cabo, tienes que darle a la película una cierta dosis de realidad y preocuparte por estas personas o no funcionará. Definitivamente, Tropic Thunder, una guerra muy perra está influida por muchas películas bélicas serias, porque me encanta ese género y soy un auténtico seguidor de este tipo de obras. Pero, aun así, se trata de Hollywood y todo ahí es exagerado. Incluso con lo excesiva que es la película, consigue conservar un nivel mínimo de realidad".

"Ben tiene un tremendo don para hacer cine", observa el compañero de Stiller en la producción, Stuart Cornfeld. "Para escribir algo tienes que imaginarlo antes y, una vez que lo hayas conseguido, dirigir es plasmar esa visión. Ben vio claramente que la película tenía que moverse en esta línea, sabía exactamente lo que quería hacer y qué había en la película que no estaba impreso en la página".

"Escribir, dirigir, producir y actuar supone mucho trabajo, pero estaba seguro de que Ben podría soportarlo", continúa diciendo Cornfeld. "Cuando trabajamos juntos en Zoolander, un descerebrado de moda, me sorprendía verle cargar con la responsabilidad de dirigir y producir tras las cámaras y, luego, ponerse delante de ellas y ofrecer su magnífica interpretación. He llegado a creer que la actuación le da energías. Cuando se coloca delante de las cámaras, es capaz de sumergirse en el personaje y deleitarnos con su interpretación, su capacidad de improvisación y su actividad. De un modo extraño, creo que llevar esos sombreros le imprime energía a la toda la producción".

El co-protagonista Jack Black se muestra de acuerdo. "Ben ha hecho muchas películas buenas y ahora también escribe y dirige. No obstante, esta es la película más importante que ha dirigido nunca. Tiene grandes tomas épicas con helicópteros a través de la niebla esquivando las montañas, fuego de ametralladora, enormes explosiones y muchos extras. Por tanto, tiene que conseguir que sea divertida. Y le sale bien. Es un profesional, sabe perfectamente lo que quiere hacer y ha sido estupendo trabajar con él".


Acerca de la producción
DreamWorks y Red Hour Films, la productora de Stiller y Cornfeld, recurrieron a Eric McLeod, que recientemente fue productor ejecutivo de las sucesivas Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto y Piratas del Caribe: En el fin del mundo. El equipo sabía que McLeod estaría a su disposición para el reto de rodar una película principalmente en exteriores. "Ésta es la película más grande en la que he participado", dice Cornfeld. "Eric ya había montado superproducciones y era experto en trabajar en localizaciones exóticas y con gobiernos de estado y en supervisar la construcción de platós gigantes y explosiones tremendas sin dañar el medio ambiente. Él era la pieza clave para dirigir la logística de esta producción".

Con el guión ya listo y el equipo de producción decidido, los realizadores reclutaron a la diseñadora de vestuario Marlene Stewart (JFK, Mentiras arriesgadas) para que se hiciera cargo de las necesidades habituales del vestuario y para que buscara y consiguiera uniformes militares fieles a la época de Vietnam, además de diseñar la línea de ropa del rapero Alpa Chino. Stiller y Cornfeld contrataron también al galardonado cámara John Toll (Braveheart, La delgada línea roja) y al diseñador de producción Jeff Mann (TRANSFORMERS) para llevar su visión a la realidad.

"En un primer momento, consideramos la posibilidad de rodar en Southern California para ambientar las escenas de Vietnam y en Burma y Myanmar en el Triángulo de Oro del Sudeste asiático", explica el productor McLeod. "Pero todos deseábamos que esta película tuviera una apariencia genuina, exuberante y diferente, y eso es lo que Kauai ofrecía".

Destino frecuente de equipos de cine y televisión, la isla de Kauai, con una longitud de unos 51 km., ha sido utilizada a lo largo de los años para películas tan notables como Al Sur del Pacífico o para recrear el parque de atracciones costarricense de Parque Jurásico, de Steven Spielberg. Las diferentes selvas, ríos, acantilados, cascadas y otros accidentes de Kauai proporcionaron al equipo de Tropic Thunder, una guerra muy perra múltiples localizaciones para recrear los paisajes del Sudeste asiático y añadieron un importante plus de realismo que no habría sido posible en California. Sumando los días, el tiempo de rodaje y el trabajo de todos, Tropic Thunder, una guerra muy perra es la mayor producción jamás rodada en la isla.

El diseñador de producción Jeff Mann recuerda que, al principio de la pre-producción, él y Stiller pasaron hasta veinticinco horas en el transcurso de seis a ocho semanas sobrevolando la isla en un helicóptero para buscar localizaciones, sobre todo para la zona de aterrizaje Hot y el cuartel de Flaming Dragon. "Buscábamos cadenas montañosas y paisajes que no fueran muy "hawaianos", es decir, sin la tierra roja y las crestas verticales de la costa de Na Pali", dice Mann. "Queríamos descubrir algún lugar que se pareciera más al Triángulo de Oro".

McLeod compara los intensos seis meses de pre-producción con un "campamento de aventuras para adultos". Recuerda: "Como la mayor parte de la película se rodó en Kauai, nos movimos en helicóptero, en barco, en quad. Deseábamos encontrar localizaciones únicas, lugares que no se hubieran filmado antes. Eso requería más trabajo por nuestra parte, pero al final encontramos todo lo que necesitábamos y el esfuerzo mereció la pena".

El rodaje de exteriores para la película tuvo lugar en su mayor parte en siete localizaciones del norte y el este de Kauai antes de volver a Los Ángeles para rodar algunas escenas e interiores ambientados allí, que se rodaron principalmente en el legendario Stage 12 de los Universal Studios en Universal City, California (donde, por casualidad, también se rodaron escenas de otra de las películas rodadas en Kauai, Parque Jurásico.)

En el primer día de rodaje, Stiller llevó al reparto y al equipo a filmar una importante batalla para la película bélica de ficción. Con reminiscencias de memorables escenas bélicas de películas como Apocalypse Now o Salvar al soldado Ryan, es aquí donde nos encontramos por primera vez con los héroes de la "película dentro de la película".

Los dos decorados principales, la zona de aterrizaje Hot y el cuartel de Flaming Dragon, se rodaron en Kauai. La zona de aterrizaje Hot estaba situada en un extenso valle tropical que forma parte de la finca de 162 km² propiedad de la organización Grove Farm en la capital del condado de Kauai, Lihue. Unos cuantos km. hacia el interior de la isla, entre rocosos y serpenteantes caminos, se encuentra el cuartel de Flaming Dragon, donde tiene lugar la escena de acción final de la película. El inmenso decorado fue construido durante varios meses en el borde del Monte Waialeale, un paraje conocido por tener 350 días de lluvia al año, más que cualquier otro lugar del mundo.

"Tuvimos que lidiar con la lluvia y el barro", dice Black riendo. "Sin embargo, las localizaciones eran bellísimas y aportaron mucho a las escenas. Cuando llegabas al rodaje, sabías que no estabas en una típica comedia o película de acción, y creo que cuando la gente vaya a verla entenderá por qué Ben escogió estos exteriores".

"Estábamos estudiando una posible localización para el cuartel cuando, de repente, Ben y Jeff Mann dijeron: ‘¿Qué os parece esto?’", recuerda el productor McLeod. Luego, el equipo bajó caminando por un acantilado y encontró dos plantas hidroeléctricas de los años treinta. Mann declara: "Como la mano del hombre ya había estado allí y excavado parte de la finca, nos encontramos con una carretera para entrar y salir. Luego, de forma selectiva, despejamos parte de la vegetación para crear un espacio para el decorado, pero tuvimos cuidado de no perturbar el equilibrio visual del paisaje".

Los realizadores se llevaron a algunos equipos de obreros de Oahu y Los Ángeles para que ensancharan la carretera y dejar paso así a los camiones, las caravanas y el resto del equipamiento necesario para el reparto, el equipo y los numerosos técnicos. Se construyeron los decorados, incluido un puente de madera hecho a mano de más de 30 m. de longitud que lleva al cuartel. El puente es una parte fundamental del final de la película y, por lo tanto, Mann y su equipo trabajaron junto a un ingeniero en su construcción. "Los decorados nos llevaron un poco más de tres meses", dice Stiller. "El puente es mi pieza favorita porque fue concebida en un dibujo, era importante para la película y Jeff trabajó muchísimo en el. Contribuye a mejorar todas las escenas del cuartel".

"Cuando salimos de allí para ensayar por primera vez me dí cuenta de lo largo que era el trayecto en automóvil", recuerda Downey. "Cualquiera puede confirmar que era una locura. No parecía haber ninguna buena razón por la que tuviéramos que rodar allí. Podríamos habernos desviado en cualquier punto de la carretera principal y hacer que se pareciera al lugar donde trabajamos. Pero la verdad es que no podíamos porque esto estaba alejado de todo y daba una gran sensación de autenticidad y aislamiento. Fue muy duro rodar con el fango por las rodillas y la lluvia, pero nos sentíamos afortunados porque no había un sólo día en el que no nos divirtiéramos, lo que es realmente extraño. A veces, cuando estás en este tipo de situaciones o localizaciones piensas que va a ser infernal, pero en esta ocasión resultó ser un purgatorio muy agradable durante un mes o dos".

Hubo un miembro del reparto que no se quejó de filmar en Hawai y no permitió que esto afectara a su plan de trabajo en el rodaje. Los realizadores encontraron en Texas a Bertha, el búfalo de la India que monta el personaje de Black, y la llevaron a Kauai en un avión especial. Sin embargo, a mitad del rodaje, todo el mundo se llevó una gran sorpresa. "Un día, el cuidador nos llamó y nos dijo: ‘Ah, por cierto, Bertha no puede trabajar porque, cuando llegamos al corral esta mañana, había parido una cría’", recuerda el productor McLeod. "No sabíamos que estaba preñada. Nadie lo sabía. Que Bertha tuviera una cría fue una dosis de moral para todos". En honor de Jack Black, el cuidador de animales llamó a la cría "Little Jack."


Credibilidad en las escenas de acción
"Tropic Thunder, una guerra muy perra comienza con una gran escena bélica, con soldados corriendo por todas partes, helicópteros que se cruzan y enormes nubes de humo; parece tan real como cualquier película de Vietnam", dice Mann, el diseñador de producción.

La comedia es un género familiar para Stiller y Theroux, pero los elementos de acción son otra cosa, por lo que el equipo de guionistas buscó el consejo del afamado asesor militar Dale Dye para asegurarse de que la acción y la jerga que aparecen en las escenas bélicas fueran fieles a la realidad. Dye y su empresa, Warriors Inc., han prestado su experiencia en un montón de películas y proyectos de televisión a lo largo de los años, desde Hermanos de sangre hasta Salvar al soldado Ryan, y Stiller atribuye a su labor el que la primera parte de la historia sea tan sólida y creíble. Luego, para continuar con esa seña de autenticidad a lo largo de la producción, los asesores de Warrior Inc. Mark Ebenhoch y Mike Stokey permanecieron en el rodaje como supervisores técnicos durante las primeras semanas de rodaje de las escenas de batalla en Vietnam.

"Ben nos dio orden de que la primera secuencia de la película fuera lo más real posible, como si los actores hubieran estado realmente en un campo de entrenamiento", dice Ebenhoch, un sargento de artillería de la Marina jubilado. "Trabajamos mucho para que los actores consiguieran manejar armas y hacer maniobras tácticas lo más rápidamente posible y logramos que parecieran soldados de verdad. Luego, nos dedicamos a prepararlos con el armamento y a enseñarles cómo disparar, cómo coger las armas y volver a cargar". Según Ebenhoch, su mayor sorpresa fue lo bien que se le daba a Jack Black trabajar con las armas. "Jack tenía que disparar una ametralladora M60 y le cogió el gusto como un niño a la leche. Adquirió gran habilidad con ese arma, que lleva varios cientos de balas". "Usamos una artillería muy potente durante la preparación", recuerda Black de este breve periodo. "Me tocó lidiar con el arma más pesada, una M60; la llaman "pig". La gente decía que se me daba muy bien, aunque es inquietante pensar que podría ser una efectiva e implacable máquina de matar. Aparentemente, en momentos de crisis, todos mis compañeros me quieren en su trinchera".

Dye también trabajó codo con codo con la diseñadora de vestuario Marlene Stewart para comprobar que todos los uniformes militares parecieran auténticos, al igual que con el coordinador de especialistas Brad Martin y su equipo de dobles, que representaron a los soldados de infantería del ejército de EE.UU, a los soldados del Viet Cong y al ejército de Tran. "Mike y Mark lograron que todo saliera mejor", dice Cornfeld. "Cuando comienza la película, estás tan metido en ella que parece que estés viendo una película de acción de gran presupuesto". Para captar la sensación de estar en una gran obra bélica, contaron con el especialista aéreo Alan Purwin. Las películas en las que ha participado Purwin incluyen algunos de los títulos bélicos más conocidos de las dos últimas décadas, así como La jungla de cristal, El mundo perdido: Parque Jurásico 2 y TRANSFORMERS, entre otros muchos. Purwin fue el responsable de conseguir y pilotar los helicópteros militares Huey de la época de Vietnam que se usaron durante la película, así como del manejo de los helicópteros que se emplearon para rodar las escenas aire-aire y aire-tierra.

El coordinador de efectos especiales Michael Meinardus y su equipo fueron los encargados de todos los efectos especiales: impactos de bala, fuego, humo, explosiones de proyectiles, buscapiés y la ya mencionada explosión de napalm en la zona de aterrizaje Hot. Para conseguirla, se utilizó una hilera de casi 140 m. de recipientes explosivos llenos de más de cuatro mil litros de una mezcla de gasolina y diesel (90% de gasolina y 10% de diesel) dispuesta a lo largo de un terreno bordeado de cocoteros. En una única toma y con sólo pulsar un botón, once cámaras captaron la explosión controlada que generó un gran hongo de humo de más de 100 m. de altura. La explosion escalonada estaba compuesta a su vez de doce explosiones menores separadas, con una duración total de 1,25 segundos.

En resumen, el productor Eric McLeod advierte: "Ben quería hacerlo todo lo mejor posible y fue uno de los que más trabajó en el rodaje. Pretendía que todos entendiéramos que esto no era sólo una comedia, sino también una película de acción. No quería dejar nada al azar. Todo le parecía importante, y cuando ves la película te das cuenta de que incluso los detalles más ínfimos terminaron siendo fundamentales".