Cinemanía > Películas > Ultimatum a la Tierra > Comentario
Destacado: El futuro ya no es lo que era en 'Los croods: Una nueva era'
Ultimatum a la Tierra cartel reducidoUltimatum a la Tierra(The day the Earth stood still)
Dirigida por Scott Derrickson
¿Qué te parece la película?

La humanidad siempre ha estado fascinada con la posibilidad de que haya vida más allá de la tierra. La literatura y el cine de ciencia ficción han servido no sólo para entretener sino también para enfrentarse a las preguntas, esperanzas y miedos que tenemos acerca de la vida extraterrestre. Todas estas especulaciones han cautivado nuestra imaginación colectiva y han inspirado el desarrollo de nuevas tecnologías para explorar los lejanos confines del universo y la posibilidad muy real de no estemos solos.

Una de las películas más originales e innovadoras del género es el clásico de ciencia ficción de 1951 "Ultimátum a la Tierra", una película que verdaderamente rompió los moldes y que ha influenciado a generaciones de entusiastas, autores y realizadores de la ciencia ficción. Dirigida por el legendario realizador Robert Wise, la película cuenta la historia de un extraterrestre de aspecto humano, benevolente llamado Klaatu que aterriza con su nave espacial en Washington D.C. con el objetivo de reunirse con los líderes de la tierra para advertirles de que la violencia que comete el hombre contra el hombre amenaza de verdad la supervivencia de otras civilizaciones del universo. Con la ayuda de Gort, su guardaespaldas robot gigante, Klaatus elude a las autoridades que intentan capturarlo y se sumerge él mismo en la cultura humana para obtener una mejor comprensión de la especie que parece estar empeñada en el conflicto y la destrucción. Entabla amistad con una viuda y su hijo y, a través del prisma de esta amistad aprende mucho acerca de la humanidad, y en último término desafía a la humanidad a convertirse en la mejor versión de sí misma.

La película fue revolucionaria, no sólo por su, entonces, avanzada concepción de los extraterrestres, naves espaciales y robots, sino por su audaz variación de una alegoría familiar en la escalada de tensión que se produjo en la primera etapa de la era de la Guerra Fría. "Todo el canon de la ciencia ficción de la América de los años cincuenta se construyó de forma tal que reforzara los miedos de occidente al Bloque Oriental", destaca el productor Edwin Stoff. "El 'otro', al que había que temer, siempre era una metáfora del Comunismo. Lo notable acerca de "Ultimátum a la Tierra", era que hacía recaer la responsabilidad sobre todos por igual. El 'otro', al que hay que temer, somos todos nosotros; la naturaleza del hombre y la terrible violencia de la que es capaz la humanidad".

Otro aspecto de la película que la destaca de las demás, es la perspectiva desde la que se despliega. "Una de las cosas verdaderamente únicas del argumento es que se cuenta desde el punto de vista del extraterrestre", observa Stoff. "Hemos visto cantidad de películas sobre extraterrestres, pero raramente nos vemos a nosotros mismos como extraterrestres".

La idea de volver a realizar "Ultimátum a la Tierra" se le ocurrió en primera lugar a Stoff, que ha llevado la carrera de Reeves durante más 20 años, en la concepción de su éxito de taquilla 1994, "Speed". Durante una reunión en los estudios de la Twentieth Century Fox, Stoff observó un póster de la clásica película en la pared. "Yo dije, 'Olvidaos del proyecto por el que he venido a hablar con vosotros. Lo que tenemos que hacer es desarrollar "Ultimátum a la Tierra" con Keanu en el papel de Klaatu'", recuerda ahora. "Parecía una gran idea, pero por una razón u otra, no se dio. Luego, por cosas del destino, apareció un borrador en mi puerta doce años más tarde".

Según la nueva concepción del guionista Daniel Scarpa y del director Scott Derrickson, la premisa de la versión de 2008 de Ultimatum a la Tierra está enraizada no en la violencia del hombre contra el hombre, sino en la destrucción por parte de la humanidad del medioambiente de la Tierra. "Soy un tremendo aficionado de la película original", afirma Derrickson. "Resultó tan interesante y original y avanzada para su época, en los efectos visuales, en el modo en que comentaba las tensiones de la Guerra Fría de esa era, en la idea de ver a la humanidad desde un perspectiva de un extraño. Verdaderamente es una gran película, pero la mayoría de los espectadores modernos no la han visto. Creo que la gente merece conocer esta historia, y esta ha sido una oportunidad fantástica para volver a contarla de un modo que trate las cuestiones y conflictos que nos afectan en este momento".

"No hay nada que cuente la película original acerca de la naturaleza de la humanidad que no sea actual y relevante en cada detalle para esta generación de espectadores de cine", cree Stoff. "Son los detalles acerca del modo en que tenemos la capacidad de autodestruirnos lo que ha cambiado. La evidencia de que estamos potencialmente haciendo un daño irreparable al medio ambiente es irrefutable. Los desafíos a los que nos enfrentamos hoy en día no son menos desalentadores, y si fallamos, no menos letales que a los que nos enfrentábamos antes del fin de la Guerra Fría".

"Al volver a imaginar este cuadro, tuvimos la oportunidad de captar una especie de angustia real con la que la gente vive hoy, una preocupación muy actual de que el modo en que vivimos puede traer consigo desastrosas consecuencias para el planeta", afirma Reeves. "Pienso que esta película responde a estas ansiedades. Sostiene un espejo en el que se refleja nuestra relación con la naturaleza y nos pide que nos fijemos en el impacto que tenemos sobre el planeta, para la supervivencia de nuestra especie y de todas las demás".

Para Derrickson, el proyecto es la culminación imprevista de un íntimo encuentro del que disfrutó con Robert Wise como estudiante de cine, cuando realizó un corto que fue aceptado en un festival en Indiana en el que se honraba al legendario director. Durante una comida privada con Wise, dispuesta por el director del programa del festival, Derrickson le pidió al director, dos veces ganador del Oscar® , si podía darle algún consejo al joven cineasta. "Me dijo que si estaba interesado en películas de género, entonces debía hacer que mi primera película fuese una de terror, que realmente mostrara lo que podía hacer como director", cuenta Derrickson. "Lo tuve en cuenta y eso fue una de las razones de que mi primera realización [la exitosa película de terror] 'El exorcismo de Emily Rose' fuera una película de terror. Pero no podía ni imaginarme que estaría un día sentado aquí hablando de la nueva versión de su gran película Ultimátum a la Tierra".

"Gran parte de mi entusiasmo por estar involucrado en este proyecto y desear que Keanu tomara parte en él se debió al hecho de que yo había visto "El exorcismo de Emily Rose" y me había quedado totalmente noqueado por el hacer de Scott como director", dice Stoff. "Hay un elemento de terror en esta película, una verdadera sensación de peligro acerca de Klaatu. No estás seguro de lo que va a hacer a continuación, o hasta dónde va a llevar las cosas. Scott es un narrador maestro, en términos de creación de esa especie de tensión y misterio y peligro".

Como representante de un grupo de extraterrestres que han sufrido su propia y dolorosa evolución después de un cambio climático lleno de cataclismos, Klaatu viaja a la Tierra con la intención de exterminar lo que él y sus pares ven como una amenaza inminente para un planeta que es incomparablemente único y abundante como para que se vea comprometido. "La situación ha llegado a un punto de crisis en el que la vida del propio planeta se encuentra en juego debido a que los humanos la están matando", afirma Reeves. "Klaatu viene a la Tierra para comprobar si los humanos son o no capaces de cambiar su conducta, o si 'el problema' debe ser eliminado".

La intención de Klaatu es la de hablar con los líderes mundiales en las Naciones Unidas antes de tomar ninguna medida drástica, pero cuando se le niega la oportunidad de hacerlo, este hecho sencillamente refuerza su percepción de los seres humanos como inherentemente bárbaros y resistentes al cambio. "Klaatu viene a la Tierra con un punto de vista bastante negativo de la humanidad", cuenta Derrickson. "Tiene ciertas ideas acerca de nuestra disposición a la destrucción y lo poco dados al cambio que somos, y sus impresiones sobre nosotros, basadas en sus experiencias iniciales en el planeta no ayudan nada a cambiar su opinión".

A pesar de sus nociones preconcebidas acerca de la humanidad, Klaatu enfoca sus misiones con una extraña objetividad. "Hubo una toma que hizo Keanu un día, que realmente me dejo alucinada", dice la ganadora del Oscar Kathy Bates ("Misery"), que interpreta a la secretaria de defensa de EE.UU. "No se lo que pasó, pero sus ojos se pusieron negros. Fue un momento mágico y yo lo vi de cerca y en persona. Durante unos momentos se transformó en esta otra criatura que no era humano en absoluto. No lo olvidaré nunca".

"He tratado de imprimirle objetividad al personaje y al modo en que observa todo lo que hay a su alrededor", dice Reeves. "Hay una especie de presión sobre Klaatu. Él es una entidad extraterrestre encerrada en un cuerpo humano, y cuando mira fuera de ese cuerpo, hace exactamente eso, mirar afuera. Pero, durante el transcurso de la película, gradualmente se ve afectado por la gente que hay a su alrededor y experimenta lo que significa ser humano y tener esperanza".

"Fue un proceso muy interesante para mí como director observar a Keanu interpretar a Klaatu", revela Derrickson. "Habíamos hablado del aspecto físico del personaje, pero Keanu lo elaboró casi por sí solo. Cuando estábamos rodando, podía ver algunas cosas que él estaba haciendo de modo diferente en escenas que tenían lugar más adelante en la historia a como lo había interpretado antes en la película. Pero no fue hasta que comencé con el montaje de la película que me di cuenta de lo serio e impecable que había sido la transición que se produce en su interpretación. Capturó la experiencia de humanizarse y reconocer, en toda la superioridad de su extraterrestre, lo que hace que la humanidad resulte tan notable. Conseguir eso sin sobrepasarse o sin resultar demasiado dramático, es algo que resulta muy difícil, y Keanu lo hizo con asombrosa cantidad de matices".

Fue esta capacidad sin igual para cumplir con los singulares desafíos implicados en la interpretación de Klaatu, lo que Stoff reconoció en Reeves y supuso la chispa que alimentó su interés en volver a hacer Ultimatum a la Tierra con él. "Conozco a Keanu como actor muy bien, y sinceramente, sabía que nadie más podía interpretar a Klaatu", atestigua Stoff. "Sabía lo adecuado que resultaba para él. Es la unión perfecta de actor y papel. Keanu posee la rara habilidad como actor evocar simultáneamente una calidad de cinismo y optimismo. Y eso son dos aspectos muy importantes del personaje".

Reeves trabajó íntimamente con Stoff, Derrickson y Scarpa para desarrollar y profundizar la transformación de Klaatu a través de las relaciones que forja con una madre y su hijo en crisis. "Keanu aportó mucho a esta película, no sólo en su interpretación, sino desde los primeros momentos", cuenta Derrickson. "Se pasó semanas en una habitación con David y conmigo, trabajando cada escena del guión, línea por línea. Era muy disciplinado, no sólo acerca de su personaje, sino también acerca de la película como un todo".

Fue una gran experiencia trabajar el guión con Scott y David y los productores", nos informa Reeves. "Fue un esfuerzo realmente de colaboración y reflexionamos mucho sobre ¿Qué intentamos decir? ¿Cómo queremos decirlo? Me gusta que dentro de esta gran aventura de acción sobre un extraterrestre que llega a la Tierra, hayamos creado estas íntimas relaciones que tienen una autenticidad y un impacto reales sobre la historia".

"Es cuando Klaatu comienza a conectar de modo más íntimo y personal con la gente cuando empieza a ver el lado mejor de la humanidad", dice Derrickson. "Al mismo tiempo, debido a que está encerrado en un cuerpo humano, comienza a experimentar emociones humanas. De este modo, durante el transcurso de la historia, Klaatu aprende más sobre nosotros de lo que esperaba inicialmente".

La experiencia de Klaatu en la Tierra y su juicio de la humanidad se ve muy afectada por la Dra. Helen Benson, una astrobióloga que es reclutada por un equipo de científicos y técnicos formado apresuradamente al que se le encomienda la tarea de responder a la llegada del extraterrestre. "Como astrobióloga, Helen estudia las características de la vida que podría encontrarse en otros mundos", afirma Seth Shostak, astrónomo superior del Instituto SETI de Mountainview, California, y asesor en astrobiología para la película. "Eso no significa necesariamente la especie de extraterrestre que se pone delante de ti y te comienza a hablarte. Los astrobiólogos estudian las especies de organismos unicelulares, muy pequeños que viven en ambientes extremos aquí en la Tierra para tener una idea de las especies de criaturas que podríamos encontrar viviendo en condiciones inhóspitas en Marte o en las lunas de Júpiter".

"Debido a lo que hace Helen para vivir es tan especializado, queríamos a alguien que comprendiera el campo y nos ayudara imbuir a su personaje de toda la autenticidad posible", cuenta Derrickson acerca de la participación de Shostak en la película. "Seth no sólo le informó sobre su personaje, sino que se leyó todo el guión y realizo las correcciones que consideró necesarias, para que los conceptos que hay detrás de la película tuvieran sentido tanto en lo científico como en lo racional".

Helen es el primer ser humano que tiene un contacto físico con Klatuu, cuando este emerge de su nave espacial. "Yo quería que Helen fuera en la película como los espectadores dentro de la película", explica Derrickson. "Lucha realmente con algunas de las decisiones éticas que tiene que tomar durante el transcurso de la historia. Como científica, siente una responsabilidad con esta situación que va mucho más allá de lo que pudiera sentir una persona normal, puesto que ella ha reflexionado largamente y a fondo sobre las posibilidades de la vida extraterrestre. Pero no creo que contara con tener contacto con un ser extraterrestre que resulta tan sensible y comunicativo como Klaatu".

Cuando la secretaria de defensa de los EE.UU., Regina Jackson se salta el protocolo científico y declara que Klaatu sea clasificado como propiedad del gobierno de los EE.UU., y ordena que sea secuestrado, sedado e interrogado en una instalación militar de máxima seguridad, Helen se enfrenta a una crisis de conciencia. Pero sus simpatías por Klaatu resultan ser más fuertes que sus miedos acerca de sus verdaderas intenciones. "Hay algo acerca de la compasión de Helen y de la esperanza en su corazón, que a él le llega", afirma Reeves. "A través de sus esfuerzos por ayudar a Klaatu a escapar y mostrarle que los humanos son capaces de cambiar, él aprende mucho acerca de la especie que vino a juzgar en la Tierra".

"Para mí, el personaje de Helen en esta película se ve de una manera muy diferente al personaje interpretado por Patricia Neal en el original", dice Jennifer Connelly. "Ella tiene una vocación que la involucra de modo más directo con Klaatu, y ella interpreta un papel más crucial en la historia y en la experiencia de humanidad que sufre Klaatu".

Los realizadores no tenían ninguna duda de que la actriz galardonada con el Oscar aportaría una veracidad dramática sin igual a su papel. "Necesitábamos a una actriz que irradiara el tipo de inteligencia y compasión que es esencial en el personaje de Helen, y Jennifer resultaba perfecta en este aspecto", afirma Stoff.

"Jennifer es, fundamentalmente, incapaz de interpretar un momento falso", dice Derrickson. "Es que no puede hacerlo. Como actriz está hecha para ser veraz, y esa es la razón por la que la quería en esta película".

Los colegas de Connelly utilizan los mismos términos para describirla y a su ética de trabajo igual que lo hacen con Reeves, seria, disciplinada, gran trabajadora y con espíritu de colaboración. "Con el corazón, el espíritu y el alma que comparte con nosotros Helen Benson, tendrías que estar muerto para no sentirte conmovido", afirma Reeves. Luego añade riéndose, "Klaatu no tiene ni la más remota posibilidad".

Mientras Helen intenta hacer frente a la enorme catástrofe medio ambiental que se ha puesto en movimiento por Klaatu, el extraterrestre es testigo de un drama familiar mucho más íntimo entre la científica y su rebelde hijastro de once años Jacob. La muerte del marido de Helen, el padre de Jacob, los ha dejado desconsolados, desolados y consumidos por la pena. Cada uno supone un doloroso recordatorio para el otro del hombre que han perdido, y los intentos de Helen por consolar al irascible joven sólo parecen alejarle más aún.

La tensión de la dinámica madre-hijo hace de microcosmo de una crisis mayor que se despliega a su alrededor. "La turbulencia de su relación ha llegado a un punto de crisis. Algo tiene que cambiar", dice Connelly.

Klaatu sirve de catalizador improbable para que Helen y Jacob curen la aparentemente irreparable fisura que se ha producido entre ellos. "La relación entre Klaatu y el hijo de Helen, Bobby, en el original, era, discutiblemente, el corazón de la película y el factor individual más influyente en el modo en que Klaatu veía nuestro mundo", afirma Derrickson. "Queríamos preservar ese aspecto de la historia, y sin embargo actualizar la dinámica entre Klaatu, Helen y Jacob de una manera tal que reflejara las complejidades de las relaciones contemporáneas".

En la versión de 2008 de la historia, Jacob no quiere tener nada que ver con el extraño nuevo conocido de su madre. Desconocedor de que Klaatu es un ser extraterrestre, Jacob sospecha y se siente amenazado por un hombre al que él ve como en sustituto potencial de su padre. "Jacob no siempre resulta ser un personaje agradable", dice Jaden Smith. "No comprende gran parte de sus sentimientos, o qué hace este tío siempre rondando a su madre. Jacob es de alguna manera lo opuesto a mí, razón por la que resultó tan difícil interpretarlo".

"Una de las cosas geniales de actualizar la historia fue que abrió las posibilidades de reparto para Jacob", cuenta Stoff. "No estábamos ligado a ningún tipo de etnia particular. Creíamos que Jaden, además de ser un verdadero talento, es un chico típico de 2008, del mismo modo que Billy Gray como Bobby era el epítome de un chico contemporáneo de los años cincuenta".

De acuerdo con Derrickson, "Jaden posee grandes instintos interpretativos. A diferencia de la mayoría de los niños actores, tiene la capacidad de perderse en una escena y hacer cosas que resultan inesperadas. Toma decisiones que van más allá de lo que indican las líneas o de lo que le ha señalado la dirección, y en un momento puede sorprenderte con una veracidad auténtica. Es que sencillamente lo siente así. Por tanto, aporta una gran creatividad al proceso".

Smith demostró su temple a Reeves mientras trabajaban con Derrickson para elaborar un tenue lazo entre el muchacho y el extraterrestre mientras Jacob lentamente baja la guardia y Klaatu se siente conmovido por la inocencia y el dolor del chico. "Tuvo que hacer algunas escenas duras y llegar a lugares emocionalmente dolorosos, y realmente estuvo a la altura del desafío que suponía", dice Reeves (el joven actor y entusiasta karateka conoció a Reeves mientras aparecía con su madre, la actriz Jeda Pinkett Smith, por el plató de las secuelas de "Matrix").

Cuando Klaatu revela su verdadera naturaleza en un despliegue de fuerza, de otro mundo, contra un soldado del estado, no asusta tanto a Jacob como el pensamiento de quedarse solo y abandonado, y desde que muriera su padre, ha llegado a convencerse de que sólo es cuestión de tiempo antes de que su madre Helen también lo "abandone". Mientras tanto, Helen ve tanto del padre de Jacob en el muchacho, que casi no puede con ello.

"Scott y Jaden y yo pasamos mucho tiempo hablando del conflicto que había entre Helen y Jacob", señala Connelly. "¿Cómo es que no se hacen cargo de su responsabilidad? ¿Cómo lo solucionan? ¿Cómo realizan la transición? Fue difícil conseguir un equilibrio, pero Jaden es tan interesante y tiene tanto talento, que ha creado un personaje del que te sientes un hincha. Y yo creo que la relación entre ellos es la base de la película".

Al principio, la tensión entre Helen y Jacob sólo sirve para probar la teoría de Klaatu de que los seres humanos tratan al planeta como se tratan entre ellos, con más miedo e indiferencia que con bondad y compasión. Pero a medida que observa el viaje emocional que emprenden hacia la reconciliación, se siente inesperadamente conmovido.

"El modo en que Klaatu ve cómo Jacob y Helen se unen durante el transcurso de la película tiene un gran efecto sobre él", dice Reeves. "Él ve que es posible que los humanos cambien, y comienza a sentir conflictos por su decisión de permitir que su plan de aniquilamiento siga adelante. Comienza a pensar que los humanos no son tan malos como él pensaba que eran. Y quizás, valga la pena salvarlos".

Con el tiempo agotándose, Helen intenta convencer a Klaatau de que detenga el "proceso" presentándole a su colega, el Profesor Barnhardt, un físico premiado con el Nobel que se especializa en el estudio de la base evolutiva del altruismo. "Veo a Barnhardt como a un hombre que se desenvuelve en un nivel de salud mental mucho más elevado que cualquiera que yo conozca", afirma John Cleese. "Está fascinado por el modo en que los seres humanos pueden mejorarse a sí mismo y llevar una vida más civilizada e inteligente".

Barnhardt obtiene algunas respuestas a los misterios del universo cuando Klaatu realiza unas correcciones a una larga y compleja ecuación matemática que el profesor ha escrito en la pizarra. "Es obvio para Barnhardt, por lo que ha escrito Klaatu, que éste sabe más que el profesor, y que no hay mucha gente en el universo que sepa más que Barndhardt sobre este tema particular", afirma Cleese. "El problema es que tuve que ser capaz de escribir la ecuación, puesto que Barnhardt había estado trabajando en ello durante 60 años. Aprendí a copiar minuciosamente cosas que no significaban absolutamente nada para mí. En [la comedia interpretada por Cleese] "Un pez llamada Wanda", yo hablaba mucho en ruso sin tener ni idea de lo que significaba".

En la vida real, a Cleese le preocupan sus propias preguntas acerca de lo importante. "En realidad no estoy tremendamente interesado en si hay o no vida extraterrestre", nos dice. "Estoy mucho más interesado en la razón de que estemos aquí, en este planeta. ¿Tiene algún sentido? ¿Hay algún libro de normas en algún sitio? ¿Y dónde puede encontrarse algo de caviar decente a un precio razonable?".

Cuando Barnhardt se da cuenta del alcance de la misión de Klaatu en la Tierra, intenta persuadir al extraterrestre de que dé a los humanos una oportunidad de estar a la altura de la situación y cambiar a mejor. "Barnhardt tiene una línea encantadora en la que dice a Klaatu: 'Júzganos no por lo que nos merecemos, sino por nuestro potencial'", comenta Cleese. "Creo que los seres humanos poseen un potencial extraordinario. Pero crecemos en un mundo fundamentalmente trivial. Hay tanto énfasis en el dinero, y tratar de acumular montones de dinero que nunca tendremos la posibilidad de gastar no es una manera particularmente inteligente de vivir la vida".

"Barnhardt fue el papel más difícil del reparto debido a que juega un papel fundamental en la trama", señala Stoff. "Sólo aparece en una escena, pero es la escena sobre la que gira toda la película. Yo me había encontrado con John Cleese una o dos veces y sabía que era un hombre con un intelecto absolutamente de hierro e intimidatorio. Sabia que enfocaría el personaje desde un ángulo inesperado, interesante, sin sensiblerías, y eso es exactamente lo que sucedió".

Mientras Barnhardt se esfuerza por convencer a Klaatu de que la humanidad merece salvarse, la responsabilidad de defender al planeta contra el inminente ataque del extraterrestre recae en la Secretaria de Defensa Regina Jackson. "Regina es una mujer fuerte. Ha trabajado duro para llegar hasta donde ha llegado e impone mucho respeto", dice Kathy Bates, que hace su debut en la ciencia ficción en Ultimatum a la Tierra. "Ella sospecha desde el principio que la presencia de Klaatu aquí no es algo bueno, puesto que su gente ha desactivado nuestro sistema de satélites de defensa para poder entrar en el espacio aéreo de los EE.UU. Por tanto, ella se pone a la defensiva desde el primer momento. Pero trata de controlar la situación lo mejor que puede".

"Uno de los mayores desafíos para mí fue poder decir la línea 'Soy la Secretaria de Defensa' con la cara seria", sigue diciendo Bates. "Nuestros asesores fueron increíblemente útiles en términos de protocolo y actitud, y en responder a todas las preguntas que les hice. Pude sumergirme en su mundo, y coger confianza y sentirme cómoda por sus respuestas a mi trabajo. No podría haberme metido en el plató sin que ellos estuvieran allí para animarme y llevarme por la dirección correcta".

Con sólo dos semanas para rodar todas las escenas de la película antes de pasar a otra producción, Bates se inclinó por un enfoque muy poco ortodoxo de trabajar con Derrickson. "Kathy Bates fue una explosión. Nunca he trabajado con una actriz así, en el modo de interactuar con el director", nos cuenta él. "Es muy, muy directa. En ocasiones me ponía en un aprieto. Yo le daba una dirección en términos abstractos sobre cómo interpretar una escena y ella me decía, 'Hazla tú'. Y yo tenía que ponerme ahí y actuar para la oscarizada Kathy Bates, lo que resultaba algo intimidatorio, pero ella comprendía inmediatamente lo que buscaba yo, y decía, 'Vale, ya lo tengo'".

"Para mí, tienes que ir a por todas cuando trabajas tan rápido y no te puedes dar el lujo de tener un montón de tiempo para los ensayos", dice Bates. "Por eso, para mí, la mejor manera de comprender lo que quería Scott era decir, 'Vale, hazlo para mí'. Muchos actores muestran su ego en la lectura de frases. Pero para mí, eso no es una lectura de frases. Es un tono, un sabor, y me da la idea exacta de por dónde va el director".

Cuando Jackson se da cuenta de que los ataques militares contra la fuerza letal desatada por Klaatu sólo empeoran la situación, permite a Helen un último intento de persuadirle de que detenga la locura. Con la supervivencia de no sólo la humanidad, sino de todas las especies de la Tierra pendiente de un hilo, el Dr. Michael Granier se presenta voluntario para acompañar a Helen en su encuentro final con el cada vez más ambivalente extraterrestre. Jo Hamm, que interpreta a un dotado, aunque con problemas, ejecutivo de publicidad en la aclamada serie de televisión "Mad Men", hace el papel de Granier.

"Michael se ve más o menos atrapado entre dos fuegos", dice Hamm del científico, que dirige un equipo de respuesta de emergencia reclutado para establecer un primer contacto con Klaatu después de su aterrizaje en Nueva York. "Él es un creyente del proceso científico observado, y este increíble descubrimiento científico aterriza a sus pies. Es la oportunidad de su vida para estudiar a este extraterrestre. De otro lado, también es un funcionario del gobierno, por lo que tiene la obligación de decir 'No, no, no, tenemos que controlar esto. Tenemos que aplastarlo. Tenemos que matarlo'".

A pesar de describirse a sí mismo como una "persona de matemáticas y ciencias", a Hamm le pareció un desafío largar bocanadas de lenguaje científico con la maestría y la ubicuidad exigida por el intenso escenario de fin del mundo que proyecta la película. "Cuando tienes que decir todas esas palabras caras realmente rápido, las palabras tienden a hacerte trastabillar, aun cuando seas un aficionado al tema", admite él. "Pueden resultar verdaderamente difícil de decir, especialmente después de la sexta o séptima vez de haber intentado sacarlas afuera".

Junto con Klaatu y Jacbo, Helen y Michael corren a una fatídica confrontación con la fuente de la catastrófica destrucción del mundo que literalmente está llevando al planeta a su parálisis. Pero puede que ya sea demasiado tarde para detener la catástrofe global, incluso para un extraterrestre cuyos poderes de otro mundo sólo son superados por la esperanza que descubre en una especie que una vez condenó a la extinción. "Klaatu ve lo mejor y lo peor de la humanidad, pero lo que aprende de su experiencia en la Tierra es que la raza humana posee una tremenda resistencia y fuerza moral y que realmente tenemos la capacidad de cambiar", afirma Derrickson. "Pero a veces esos cambios sólo se producen a través del crisol del dolor".

A pesar de su resulta mirada a los peligros del ser humano, la nueva versión del siglo veintiuno de Ultimatum a la Tierra comparte un sentimiento predominante de optimismo con su predecesora. "La gente quiere desesperadamente sentir que no nos encaminamos de manera inevitable a algo malo, que podemos tomar el control de nuestro propio destino", sugiere Stoff. "Intentamos permanecer fieles a la película original en la narración de una historia que es esperanzadora, acerca de la capacidad del hombre de enfrentarse a los desafíos que se presentan en nuestra evolución y en nuestra existencia.".

"Creo que la película es verdaderamente positiva en su visión de la naturaleza humana", dice Reeves. "Una vez que las cosas se ponen feas, tendemos a recuperarnos. Y pienso que esta película muestra parte de lo peor de nosotros mismos, y luego promueve la idea de cómo podemos ser lo mejor de nosotros mismos".

"Podemos estar en peligro como especie cuando se trata de cómo tratamos al mundo y cómo nos tratamos entre nosotros", afirma Derrickson, "pero eso no significa que estemos condenados a un desesperado final. Significa que hemos de prestar atención y trabajar duro para ajustar algunas de las decisiones que estamos tomando".

"Espero que la película haga que la gente se de cuenta de que este no es nuestro planeta", dice Bates. "Sólo estamos meramente a su cuidado para las generaciones que vendrán después de nosotros, y hasta ahora no hemos sido muy buenos cuidadores. Así que, es mejor que nos pongamos a trabajar en ello".

"La idea de ser un custodio consciente de la Tierra no es americana, ni europea, ni asiática o canadiense, no es blanco o negro ni ninguna otra cosa, es sencillamente humana", señala Hamm.

"Si esta película deja a los espectadores con algo en que pensar o da pie a conversaciones sobre los temas tratados en la historia, es genial", dice Derrickson. "Pero lo que verdaderamente espero que los espectadores saquen de la película es una experiencia fantástica de dos horas de duración. Quiero que obtengan lo que han pagado para un sábado por la noche, una gran película de ciencia ficción que es cautivante, interesante, emocional y conmovedora".


Acerca de los efectos visuales
Para dar vida a una historia del tamaño, alcance e imaginación de Ultimatum a la Tierra, los realizadores sabían que necesitarían apoyarse, en parte, en la magia de los efectos visuales de imágenes generadas por ordenador. Pero el director Scott Derrickson quería estar seguro de que las imágenes retocadas por ordenador de la película sirvieran de soporte y no ahogaran la narración. "No creo que los espectadores de hoy en día deseen ardientemente más, en términos de efectos visuales generados por ordenador, anhelan algo que parezca real y despierte su imaginación", dice pensativamente Derrickson. "La experiencia definitoria que desean los espectadores del género de ciencia ficción es un sentido de admiración, un sentido de asombro y temor sobre las posibilidades que el universo y el futuro pueden deparar".

Un importante desafío para el director y su equipo de diseño de efectos visuales fue re-inventar tres características iconos del clásico de 1951 que se conseguirían a través de una combinación de efectos generados por ordenador y efectos prácticos: el medio por el que Klaatu viaja a la Tierra (una "nave espacial" en la película original); la forma que toma Klaatu a su llegada (en la versión de Robert Wise, Klaatu tiene el aspecto de un hombre de treinta y tantos y luce un brillante traje espacial cuando emerge de su nave); y el diseño de "Gort", el gigantesco robot cómplice de Klaatu.

"Había una gran sencillez en la película original, en el sentido de que Klaatu, su traje espacial, Gort y la nave espacial eran cosas que claramente pertenecían a ellos y no a la Tierra", dice el director Scott Derrickson. "Nosotros queríamos emular eso de un modo que pareciera adecuado a nuestro tiempo, pero que no se basara en lo que normalmente pensamos de la tecnología de ciencia ficción tradicional. Una civilización de extraterrestres avanzada podría basarse en sistemas biológicos y ecológicos avanzados que fueran más orgánicos que el hardware que podríamos esperar de la ciencia ficción de los últimos 60 años, platillos volantes, naves espaciales, espadas láser. Esta noción abrió nuestro debate para desarrollar ideas que en definitiva tuvieran una simplicidad en ellas que pareciera real y muy acertada para la historia".

Para mantener este enfoque en todos los aspectos de la producción, Derrickson ordenó que los efectos visuales, especialmente los que servían de apoyo a Klaatu y su equipo extraterrestre, debería parecer tan real, y tan poco "efectos especiales", como fuera posible. "Scott quería que nos basáramos en la realidad", afirma el supervisor de efectos visuales Jeffrey Okum. "El mayor desafío fue crea cosas como una nave espacial gigante y un robot de 8 metros de alto y hacer que parecieran orgánicos y naturales".

Derrickson y Okum colaboraron con el diseñador reproducción David Brisbin en incontables exploraciones conceptuales en su intento de encontrar el aspecto adecuado de la aparición de Klaatu antes de asumir su forma humana, su modo de transporte interestelar, y Gort. "A medida que se desarrollaba y progresaba un concepto, este proporcionaba información para el diseño de los otros dos", comenta Derrickson.

Keanu Reeves jugó un importante papel en el desarrollo de estos conceptos mientras se trabajaba el guión con Derrickson y el guionista David Scarpa. "Keanu aportó el toque artístico de un hombre pensante al proceso", dice Okum. "Mientras se estudiaba el guión con Scott y David, volvía a nosotros con algunas sugerencias realmente buenas. Muchas de las cosas que nos aportó tenían que ver con la pregunta '¿Qué pasa si…?'"

"Por ejemplo", explica Okun,"Las ideas convencionales acerca de los extraterrestres tienden a basarse en una forma de vida derivada del carbono en una forma humanoide. Considerando lo vasto del universo, puede que haya otras formas de vida que no respiren ni se parezcan a nosotros en absoluto. ¿Qué pasa si la presencia física de Klaatu no es una presencia física tal como la conocemos? ¿Qué sucede si no tiene ninguna forma?".

Se decidió que Klaatu sería representado en su forma más pura, como una entidad hecha de luz. Bajo la dirección de Brisbin, el artista conceptual Aaron Sims diseñó el aspecto del "cuerpo de luz" de Klaatu.

Pero ¿Qué clase de traje espacial, si es que llevaba alguno, viste un ser hecho de luz? "Uno de los desafíos a los que nos enfrentamos fue ¿Cómo traemos a Klaatu a este mundo?", cuenta Derrickson. ¿Qué aspecto tiene un traje espacial para los espectadores modernos?".

La discusión dio lugar a una de las ideas más innovadoras de la película. "¿Qué pasaría si las imágenes que asociamos con los extraterrestres, las cabezas triangulares y los grandes ojos… ¿qué sucedería si eso no fuera realmente un extraterrestre?", pregunta Okun. "¿Qué ocurriría si eso fuera un traje espacial que el extraterrestre lleva para sobrevivir en nuestro medio ambiente? Nosotros no lo reconocemos como traje espacial, porque se parece a la piel".

"Tuvimos la idea de un traje espacial que fuera esencialmente como una incubadora del cuerpo humano que Klaatu había elegido para habitarlo, para representarlo en la Tierra", explica Derrickson. "Él es un extraterrestre dentro de un cuerpo humano, y el traje espacial es lo que lleva al venir a nuestro mundo para que pueda nacer a una existencia humana como un ser humano totalmente formado".

Es en su forma de cuerpo de luz como Klaatu se muestra por primera vez a la Dra. Helen Benson y al equipo de científicos y personal militar que se preparan para su aterrizaje en Central Park. Cuando le disparan en el miedo y el caos que siembra su llegada, su luz se desvanece y toma la forma de un ser extraterrestre de piel gris. Esta "piel" gris es el traje espacial tipo matrix que aloja el cuerpo humano de Klaatu.

El traje biológico tiene un propósito que va más allá de incubar la forma humana de Klaatu, sirve para nuestras expectativas de qué aspecto tendría un extraterrestre, y por tanto resulta más comprensible y menos aterrador para nosotros que si lo viéramos como es en su mundo, lo cual, como advierte a Helen, "sólo te asustaría".

Estas diferentes fases de la aparición y el "nacimiento" de Klaatu se consiguieron mediante una combinación de imágenes generadas por ordenador y efectos especiales prácticos. "La transición completa desde el momento en que Klaatu aparece por primera vez hasta el punto en que toma la forma humana, como la interpreta Keanu, fue complicadamente detallada y difícil de llevar a cabo", afirma Okun.

Se utilizaron imágenes generadas por ordenador para Klaatu en su forma de luz. Su cuerpo humano que se revela incubándose dentro del traje de carne gris, se consiguió de manera práctica con retoques generados por ordenador.

El diseñador de maquillaje de efectos especiales Todd Masters y su equipo crearon un traje de extraterrestre protésico compuesto de "carne" gris que se extrae quirúrgicamente en la trama para revelar dentro el cuerpo humano de Klaatu. Para conseguir el aspecto orgánico y sin embargo de otro mundo, los realizadores se imaginaron la carne de Klaatu (en la narración se describe como semejante al tejido placentario). Masters y su equipo crearon una "piel extraterrestre" especial, específicamente para la película utilizando una mezcla de plástico térmico, silicona y otros materiales.

Al igual que las formas que toma Klaatu y traje espacial biológico, la nave espacial de Klaatu en la película de Derrickson representa un punto de partida igualmente innovador del anticuado "platillo volante" que lo trae a la Tierra en la película original. En su guión, Derrickson y Scarpa imaginaron la nave de Klaatu como "una enorme esfera [que] parece casi como un planeta en sí mismo: su superficie está llena de gases que se arremolinan y chispas de rayos que se dispersan en todos los sentidos".

Dependía de Okun y sus colegas trabajar el concepto de la esfera y determinar cómo podría funcionar como modo de transporte para una raza extraterrestre avanzada. En su exhaustiva investigación, exploraron todos los objetos naturales que pudieran ocurrírseles, desde moléculas y gotas de agua hasta la superficie de Saturno y Júpiter, en busca de inspiración e ideas.

Después de muchas reiteraciones, los realizadores dieron forma al concepto de la esfera no como una nave espacial mecánica o un dispositivo de viaje que uno tuviera que ocupar durante un millón de años mientras se traslada por el universo, sino como un "medio de transferencia espacial temporal", una puerta móvil que Klaatu y su gente utilizan para moverse de un mundo a otro.

A pesar de la inherente sencillez y perfección de la forma, llevar la esfera como puerta del concepto a la realidad resultó una proposición desalentadora. "Tengo un miedo particular a las esferas, después de haber hecho la película 'La Esfera', y sé lo difícil que son de manejar", atestigua Okun. Propiamente, no hay ninguna sensación de tamaño para una esfera, por lo que no sabes lo grande que es a menos que haya algo en el cuadro con que puedas compararla".

Con la esfera de Klaatu de cien metros de alto, componer tomas que capturaran tanto el aliento de la esfera como los personajes implicados con ella, resultó ser muy difícil.

Luego estaban las consideraciones prácticas. "Cuando la esfera aterriza en Central Park, ¿Cómo sale Klaatu de ella? ¿Hay una rampa?", medita Okun. "¿Hasta dónde se pueden acercar a esta cosa los científicos y el ejército? ¿Cómo es la superficie de la esfera? ¿Qué pasa cuando tocas la superficie? ¿Se dobla? ¿Es un campo de fuerza? Todo el proceso se convierte en algo que te echa para atrás".

La esfera de Klaatu es en realidad una de las muchas que aparecen en la Tierra durante el curso de la trama. Las que miden tres metros de diámetro o menos se construían físicamente y se rodaban con efectos especiales prácticos, las que son más grandes (como la esfera de Klaatu, u otra que se sale del océano y se eleva sobre la superficie del agua a 1.000 metros) se crearon mediante imágenes generadas por ordenador.

Construir las esferas prácticas supuso para el coordinador de efectos especiales Tony Lazarowich un desafío sin precedentes. "Generalmente, podemos construir cualquier cosa que requiera la escena, pero estas esferas resultaron algo que ninguno de nosotros sabía cómo hacer".

Lazarowich se dirigió a Custom Plastics, una compañía con sede en Vancouver que produce las esferas que se utilizan en los parques temáticos de Disney. Debido al enorme tamaño de las esferas necesarias para la producción, se enviaron en "hemisferios", o mitades, que el equipo de efectos especiales pegó a continuación y revistió para ocultar las costuras.

Cada "pelota" sin ninguna luz, otros equipos o revestimientos de plató aplicados a ella, pesaba aproximadamente 350 kilos. "La primera vez que unimos dos mitades, hicieron falta doce de nosotros para intentar darle la vuelta, y cuando lo logramos se rompió", recuerda Lazarowich.

Mover los enormes objetos por un plató, mucho menos entre las localizaciones, supuso otro desafío, como lo fue la iluminación de las esferas. "Tuvimos que encontrar el modo de que el equipo de David Tattersall pudiera poner luces en las pelotas sin fundirlas", explica él.

Mientras que la película original lleva a los espectadores al interior de la nave espacial de Klaatu, Derrickson decidió no revelar el interior de la esfera. "Creo que es mejor dejarlo a la imaginación de los espectadores", dice el director. "Espero que esto despierte la curiosidad de los espectadores acerca del misterio de lo que hay en el interior de la esfera, y les haga imaginar más de lo que se les podría mostrar".

Dejar algo a la imaginación de los espectadores fue el principio vital que subyace tras el diseño de la versión de 2008 de Gort, el guardaespaldas de Klaatu y, para desconocimiento de sus captores humanos, el ser a prueba de fallos de la misión de Klaatu para destruir a la humanidad.

En la película original, Gort, cuando se activaba por la presencia de violencia, era capaz de vaporizar humanos y objetos (como las armas y los tanques) con un rayo láser disparado desde su visor, y devolviendo la vida a Klaatu cuando éste era fatalmente herido. El personaje fue interpretado por un acomodador de más de dos metros del Teatro Chino de Grauman vestido con un disfraz de caucho diseñado para que pareciera metálico y muy avanzado para su tiempo.

En la encarnación del siglo veintiuno, Gort es un personaje enteramente creado por imágenes generadas por ordenador que mide ocho metros de altura, y en cuanto a lo que es capaz de hacer, no hay límites. Mientras que los funcionarios del gobierno perciben a Klaatu como su mayor amenaza para el bienestar del planeta y sus habitantes, es Gort el que desata una fuerza letal programada para aniquilar a la humanidad de un modo que resulta mucho más mortal que cualquier otra cosa con la que la humanidad se haya topado jamás.

Okun, Derrickson y Brisbin consideraron literalmente cientos de imágenes, ideas e ilustraciones en el deseo de actualizar a Gort para los espectadores actuales. "Comenzamos pensando que Gort necesitaba una apariencia totalmente diferente y no debía tener ninguna forma humanoide en absoluto", cuenta Brisbin. "Exploramos numerosas mutaciones y miramos cada una de las criaturas que se nos pudo ocurrir, animales, peces, moluscos, y luego intentamos aplicar esas ideas a Gort".

"Todo lo que se nos ocurría inicialmente para Gort se parecía mucho a los extraterrestres que hemos visto en otras películas", dice Derrickson. "Algunos de los Gorts que planeamos eran verdaderamente aterradores, y algunos resultaron asombrosamente sorprendentes, pero ninguno de ellos tenía mucho sentido", añade Okun.

Los realizadores volvieron al Gort original para analizar lo que lo convertía en tan formidable y perdurablemente atractivo para los espectadores de ciencia ficción. "Había algo acerca de la sencillez del diseño de Gort que lo hacía muy eficaz", observa Derrickson. "Esa maciza, intratable, inescrutable forma humana era la esencia de todo lo que resultaba tan amenazador en él. Además, lo hacía fascinante, ya que no tenías ni idea de lo que pasaba por su 'mente', o qué era lo que quería. Así que, volvimos a la forma humana y a un diseño que honrara lo que hacía tan fantástico al Gort original, aunque con algunos aspectos que sólo son posibles con la tecnología actual".

Una vez que concluyeron los diseños de Gort y se renderizó el personaje, se esculpió con todo cuidado su impasible, impenetrable superficie para que reflejara la luz de un modo dramático, resaltando su aspecto siniestro.

Mientras tanto, los movimientos de Gort se consiguieron mediante la captura de movimientos. Okukn y el equipo de MoCap rodaron varias tomas con su "intérprete" de Gort, y luego le pusieron pesas en sus brazos y piernas y lo dirigieron en otra serie de tomas. Estos datos luego se combinaron y retocaron para crear un movimiento fluido de Gort "de tal modo que diera la sensación de poder y amenaza", como dice Okun.

"Creo que el modo en que hemos actualizado a Gort es por un lado fiel al original y al mismo tiempo extremadamente innovador", afirma Derrickson.

También se usaron efectos visuales para convertir una emergente tecnología de Microsoft en una herramienta utilizada por los científicos y funcionarios del gobierno que intentan estudiar a Klaatu. Denominada "The Surface Table" (tableta de superficie), consiste en una tableta interactiva que se asemeja a una pantalla plana de ordenador, que responde a los movimientos de la mano y de los objetos que se colocan sobre su superficie (una de las aplicaciones comerciales ideada pro Microsoft para la Surface Table será colocarla en bares y restaurantes, en la que se informará a los clientes del coste de sus bebidas y se les dará recomendaciones de otras bebidas cuando se les sirvan en la mesa).

Los incontables efectos visuales que se renderizaron para Ultimatum a la Tierra fueron creados por la casa de efectos Weta Digital, ganadora de un Oscar, de Wellington, Nueva Zelanda que se ocupó de todos los elementos relacionados con Gort y su mecanismo de destrucción, las esferas y la forma de "extraterrestre" de Klaatu, con importantes contribuciones en otras facetas de las imágenes de la película, realizadas por Cinesite, Flash Filmworks y CosFX.

Tal como lo ve Keaenu Reeves,k "Creo que Scott y Jeff y todos los implicados en dar vida a estos conceptos han sido realmente inventivos y son los responsables de trasladar los elementos en los que nos inspiramos de la película original a los diseños de base orgánica de nuestra versión de la historia".

"Al final", promete Okun, "hemos realizado esta película con todo el intelecto que pudimos reunir y con tanta pasión como humanamente fue posible".


Acerca de la producción
El enfoque estilístico que dio el director Scott Derrickson a la realización de Ultimatum a la Tierra se basó en el ejemplo dado por el cineasta Robert Wise, que dirigió la película original. "Una de las cosas que siempre he respetado de Robert Wise es que no hay un verdadero 'estilo Robert Wise'", afirma Derrickson. "Él no impartió su estilo en una película. Él puso el argumento en primer lugar y luego construyó un estilo alrededor de ese argumento. Para esta película, yo he intentado establecer un proceso con el equipo que creara un estilo que sirviera a la historia de la mejor manera posible".

Este proceso salió adelante mediante una intensa colaboración entre Derrickson, el diseñador de producción David Brisbin, el director de fotografía David Tattersall y sus talentosos equipos de artistas y artesanos. Al igual que la ciencia y la tecnología que anima la historia, Derrickson y compañía basaron sus conceptos de diseño en el mundo real. "Queríamos realizar una película que tuviera un aspecto estilizado y una calidad distintiva en términos de color, iluminación y diseño de platós, pero no queríamos sobrepasar los límites de la realidad demasiado", dice el director. "La película es expresionista y con estilo, pero intentamos que estuviera basado en la realidad para que el espectador no se sintiera que estaba viendo una película de historieta o una película de novela gráfica".

El primer paso clave en el proceso de Derrickson de conceptuar el aspecto de la película fue el desarrollo de la paleta de color. "Él está obsesionado con el color", afirma Brisbin, quien previamente había trabajado con Derrickson en "El exorcismo de Emily Rose". "Para Scott es muy importante encontrar un código de color para toda la película y es muy riguroso con el modo en que se aplica. Puedes tener un plató de un estadio de fútbol enorme y al fondo, en el otro lado hay un color rojo tomate, y entonces te dirá 'David ¿qué hace ese rojo ahí? No vamos con el rojo'".

"Creo que el color es uno de los aspectos más eficaces del cine", explica Derrickson. "Cuando pienso en películas que me encantan, la paleta de color de la película es inextricable de la película misma. Pienso en 'Uno de los nuestros', y esa película era verde y rojo castaño oscuro. 'Taxi Driver' era esta especie de color amarillo sucio de taxis. Hay una cierto control de la paleta en las películas verdaderamente buenas que se convierten en parte de tu memoria y en lo que has sacado de ellas al final".

Derrickson aplicó una disciplina similar a la selección de la paleta de color para Ultimatum a la Tierra. Junto con Brisbin y Tattersall recopiló una hornada de imágenes para inspirarse, y al final redujo la colección a veinte imágenes fijas que constituyen la tabula rasa de la película. "No me gustan muchos colores en el cuadro, y al mismo tiempo, no me gusta un baño de un solo color", dice el director. "Repasamos cada escena y hablamos de controlar y comprimir la paleta de un modo que pareciera real y al mismo tiempo sumergiera a los espectadores dentro de estos colores particulares durante toda la película y cuando ésta concluyera se quedaran con una impresión indeleble del aspecto que tenía la película".

Esto dio lugar a un esquema de diseño anclado en uno o dos colores por plató, principalmente azul, y el resto de cada uno de los ambientes bañados en tonos neutros. "La Cámara de Destello" es un buen ejemplo del modo en que comprimimos nuestra paleta", comenta Brisbin, describiendo el silo de misiles reconvertido en el que Gort, el enorme guardaespaldas biomecánico de Klaatu, es sometido a una batería de pruebas de diagnóstico por técnicos militares. "Entre las veinte imágenes de las que partimos, había una fotografía de un campo gris por el que fluía lava naranja. El naranja es muy brillante, casi plomizo. Decidimos que estos dos colores, el gris y el naranja, serían nuestra "zona" para la Cámara de Destello.

"Es un poco complicado lograr las marcas de color que busca Scott y aún así mantener un aspecto real", piensa Brisbin. "Lo grandioso de colaborar con Scott en el diseño y las cuestiones del color es que él quiere llegar a un puerto muy específico y bajo control, pero quiere que el proceso de llegar hasta allí sea de colaboración intensa. Eso está muy bien para un diseñador".

Otro aspecto importante en la consecución de un aspecto realista que Derrickson imaginó fue en el revelado de la película misma (el director optó por rodar con película en lugar de HD). "Realizamos un "revelado tirado", que tiene el efecto de reducir el contraste ligeramente", dice Tattersall. "Hace que los colores sean un poco más sutiles y tirando a pastel, si lo prefieres. Eso es algo nuevo para mí".

Descritos así mimos como puntillosos, Derrickson y Tattersall se pasaban horas discutiendo las tomas, la composición y el movimiento de cámaras para determinar el estilo de rodaje de la película. En vez de aplicar un estilo en particular a toda la película, formularon su enfoque visual escena por escena, dependiendo de lo que pidiera cada momento de la historia. "Las secuencias diferentes parecía que necesitaban ser rodadas de manera diferente, por lo que el estilo de rodaje cambia durante toda la película", dice Derrickson. "Hay algunas escenas que rodamos con objetivos largos, algunas escenas que rodamos de manera muy estática y otras escenas que se rodaron con gran angular y la cámara nunca paraba de moverse. Intentamos creara una simetría entre las secuencias para que el resultado fuera un tapiz coherente de estilos dentro de la película".

Nuestro enfoque es una especie de cinematografía clásica de la vieja escuela combinada con mucha tecnología punta"
, dice Tattersall, que utilizó la proyección de pantalla posterior y telones de fondo pintados en lugar de pantalla verde y efectos visuales generados por ordenador siempre que le resultó posible.

David Tattersall puede dar vida a un plató como nadie en este negocio", atestigua Brisbin. "Es un maestro de la iluminación, en coger un buen escenario de frente y fondo pintado y en utilizar técnicas de la vieja escuela para aportar profundidad y dimensión".

El entusiasmo de Tattersall por los métodos tradicionales de puesta de escenarios y su maestría en la iluminación de platós interiores que sustituyen a localizaciones exteriores jugó un papel esencial en la producción. El rodaje tuvo lugar en Vancouver, que hacía de Nueva York, de enero a marzo de 2007. Las dificultades de rodar en Canadá en pleno invierno con un tiempo impredecible, y un guión que exigía múltiples exteriores de noche y efectos especiales como nieve, niebla, viento y lluvia, llevó a los realizadores a montar parte de las escenas exteriores en platós, consiguiendo un mayor control de la luz, y atajando los factores ambientales exteriores.

Los ambientes exteriores increíblemente vivos construidos en escenarios por el departamento de arte de Brisbin incluyeron un bosque, una presa y una cresta de montaña cubierta por la nieve. "Yo me apoyaba mucho en mis hombres y en mi equipo de construcción y generalmente podíamos hacer que las cosas resultaran creíbles", afirma Brisbin, "pero no hubiéramos podido conseguirlo si no fuera por nuestro cámara. Es un genio visual y un colaborador fantástico" (al igual que Tattersall, Brisbin tiene experiencias anteriores en la creación de exteriores nocturnos creíbles en escenarios interiores, su primera obra fue la construcción de un ambiente de fuego exterior realista para una escena nocturna esencial entre Keanu Reeves y River Phoenix en ("Un buen día").

El tiempo juega un papel importante en la historia, todo lo cual tuvo que ser fabricado por el departamento de efectos especiales (con retoques de imágenes generadas por ordenador cuando fue necesario) y ajustarse a los deseos de realismo de Derrickson . "Lo que más voy a recordar de haber trabajado en Ultimatum a la Tierra es el olor de la niebla", afirma Jaden Smith. "Era horrible".

Como parte del mandamiento corporativo de la compañía madre News Corp. de Twentieth Century Fox de convertirse en una empresa neutral para el año 2010, ULTIMATUM A LA TIERRA ha sido elegida como la primera producción verde del estudio. "Por primera vez en mi vida, me he encontrado trabajando con un estudio para encontrar formas de ser más eficiente en el trabajo que hacemos en el departamento de arte y menos despilfarradores con el ambiente", afirma Brisbin, cuyo equipo típicamente utiliza "montañas y montañas" de papel para imprimir. Especialmente fotos fijas de localizaciones.

Para esta producción, el departamento de arte pasó a un enfoque digital, colocando fotos en un sitio web al que podían acceder otros departamentos cada vez que fuera necesario, recortando así impresiones adicionales y desperdicio de papel. Mientras tanto, los pintores escénicos de Brisbin, su equipo de construcción y los decoradores de platós utilizaban materiales reciclables y productos biodegradables cuando fuera posible en la creación de platós y accesorios. Cuando hubo necesidad de utilizar maderos se sacaron de bosques gestionados de manera sostenible.

El equipo del diseñador de vestuario, Tish Monaghan también se pasó de imprimir papel y fotos Polaroid a la fotografía digital para los accesorios de vestuario. También se realizaron esfuerzos para utilizar solventes y tintes más concientes con el medio ambiente, y para reciclar las bolsas de vestidos y los hangares y demás elementos que a menudo se tiran después del rodaje. Cuando la fotografía principal acabó, todo el vestuario que se adquirió para la película (o se adaptó de algún otro programa) o bien se entregó a la Fox para que lo utilizara en futuras producciones o bien se donó a refugios para hombres y mujeres.

Además, se prestó mucha atención a la eficiencia en combustibles mediante el uso de vehículos híbridos, sustituyendo biodiesel por combustibles fósiles en los generadores, se puso en práctica una estricta orden de "nada de ocio"; si cualquier miembro del equipo se encontraba sentado en su vehículo de producción durante más de tres minutos, debían apagar el motor. También se utilizaron aparatos eficientes en energía para ahorrar electricidad.

"Todo el mundo en el equipo se puso a ello con celo", dice el productor de efectos visuales Jeff Okun, acerca del esfuerzo colectivo. "Es verdaderamente emocionante estar involucrado en realizar una película sobre salvar al mundo, y al mismo tiempo, dar los pasos necesarios para asegurarnos de que no dejamos ninguna huella".