Cinemanía > Películas > Cadillac Records > Comentario
Destacado: Secun de la Rosa debuta como director en 'El cover'
Cadillac Records cartel reducidoCadillac RecordsDirigida por Darnell Martin
¿Qué te parece la película?

"Los blancos son capaces de oír blues, pero no tienen ni idea de dónde viene" - Ma Rainey, cantante de blues, 1886-1939

La historia de la música blues en Estados Unidos ha sido bien estudiada por musicólogos, académicos y documentalistas, pero las intensas vidas de la primera generación de estrellas del blues americano es lo suficientemente rica en pasión, tragedia y triunfo como para llenar la gran pantalla. Muchas de esas personalidades y legendarias historias cobran vida en Cadillac Records, el filme escrito y dirigido por Darnell Martin (Así me gusta [I Like it Like That] y Their Eyes Were Watching God de HBO).

Cadillac Records se centra en el legendario sello discográfico Chess Records: su creación por Leonard Chess (Adrien Brody) a manera de escaparate de intérpretes como Muddy Waters (Jeffrey Wright) y Little Walter (Columbus Short); la popularidad de la música blues a principios de los años 50 creció con estos intérpretes y con los imprescindibles, también de Chess, Willie Dixon (Cedric the Entertainer) y Howlin' Wolf (Eamonn Walker); el sello se aventuró con una música más comercial con las grabaciones de Chuck Berry (Mos Def) que marcaron el nacimiento del rock & roll, y en el auge de los años sesenta cuando una nueva generación de estrellas del rock popularizaron el blues y Chess reveló un nuevo sonido en el suntuoso estilo vocal de Etta James (Beyoncé Knowles).

Cuando se le propuso a Martin hacer una película acerca de los hermanos Chess (el hermano de Leonard, Phil, era el ingeniero del sello y se le puede ver en la película en un papel de reparto), le intrigaron las posibilidades que tenía una película acerca de la música blues. "Los hermanos Brothers son interesantes, pero no los podía ver como el centro de una película de blues", recuerda la directora. "Quería asegurarme de que no fuera una película de dos tipos blancos que 'descubren' el blues". Pero a Martin le fascinaron por completo las historias de los músicos negros que Chess hizo famosos y la cercana y complicada relación que tenían con el inmigrante polaco que fue su benefactor. "Cuando comencé a ver la misma historia contada en cuatro o cinco diferentes biografías", cuenta ella, "la verdad comenzó a aflorar, y la historia de la película comenzó a surgir".

Detrás de la historia está la búsqueda de la respuesta a las preguntas que Martin se ha hecho durante toda su vida. ¿Qué tiene el blues que representa la vida y los personajes de esos músicos con tanto talento, y que en su mayoría se criaron en la miseria y la segregación? ¿Y cómo puede ser que esa música que tanto se identifica con la historia del pueblo negro sea tan atractiva para los adolescentes de los años 50 y 60?

"Hay una línea en la película desde Willie Dixon, 'Si puedes tocar la guitarra, eres Superman'", dice Martin. "Eso es algo muy poderoso de sentir y también de articular, y está ahí, en las canciones, 'Soy un hombre', dice la canción, yendo en contra de la autoridad, en contra del patriarcado. Creo que ese es el espíritu de la música que llegó con tanta fuerza a la gente joven de todo el mundo, y ése es el espíritu que traté de capturar en la historia de esas vidas".

Fue muy importante para Martin dar forma a un guión que no se apoyara en clichés o estereotipos como, el ambicioso productor blanco, el explotado intérprete negro, el ascenso a la fama y la inevitable caída, y a cambio centrar la historia en las relaciones entre los personajes que llevó a cada uno de ellos al éxito y que les permitió sobrevivir juntos a los malos tiempos. No hay duda de que Leonard Chess trata a sus músicos más como familia que como empleados, les compra a cada uno un Cadillac cuando produce un éxito (de ahí el título de la película), y pelea por sus derechos para que actúen en mejores sitios y ganen aceptación social. Pero Leonard es también una figura paterna con una moral cuestionable: está dispuesto a repartir sobornos para que sus grabaciones sean emitidas, y también tiende a tener las cuentas no muy claras para que sus empleados dependan de él financieramente a pesar de su indudable éxito. Se presenta a sí mismo como su igual pero encuentra difícil mantener la profesionalidad cuando se enfrenta a sus sentimientos por Etta James o sus fracasados intentos de controlar el comportamiento de Little Walter.

La elección de Adrien Brody como Leonard fue crítica para el personaje, porque como puntualiza Martin, "él es un actor muy agradable. Leonard hará algunas cosas realmente malas, pero se tiene que ver que tiene buen corazón, y Adrien es capaz de transmitir eso instantáneamente". Por un problema de fechas de producción la segunda parte del filme, donde Leonard descubre a Etta James e intenta solucionar algunos de sus problemas para que pueda alcanzar el estrellato, fue rodada primero. "Afortunadamente, eso le permitió a Adrien descubrir realmente la profundidad del personaje desde el primer momento, y encontrar el corazón de Leonard. Una vez hecho esto, fue fácil para nosotros dejar que sea un poco más distante en las primeras escenas".

Por mucho que Leonard Chess es central en Cadillac Records, la historia está contada a través de la intersección de las vidas de los artistas de Chess. "En muchos aspectos, esta película es una historia de amistad, o incluso de amor, entre Little Walter y Muddy Waters", explica Darnell Martin. Little Walter aún era un adolescente cuando comenzó a tocar con Waters y a grabar para Chess, pero su manera innovadora de tocar la armónica (amplificada por un micrófono) terminó siendo un catalizador creativo para el propio desarrollo del estilo de blues en la guitarra de Waters. A pesar que Waters toma a Little Walter como su protegido y como a un hermano menor sustituto, Little Walter ayuda a definir el sonido de Muddy y lo hace mejor músico. "La música es absolutamente central a su relación en la pantalla", dice Martin. "Le dije a los actores que iba a rodar las escenas musicales como si fueran escenas de sexo, 'yo te hago esto a ti y tú ahora me haces esto a mí', la noción de los músicos buscándose el uno al otro, respondiendo al otro y sacudiendo el mundo del otro". Fuera del estudio, la relación es más difícil. Aunque Muddy tiene romances con muchas mujeres, su gran amor es una madre soltera llamada Geneva Wade (Gabrielle Union), y el cariño maternal de Geneva hacia Little Walter eventualmente amenaza con destruir la relación entre los tres.

En el papel de Muddy Waters está el actor Jeffrey Wright, el aclamado ganador del premio Tony que le aporta la intensidad y dignidad necesaria al legendario hombre del blues. "En la vida real, a Muddy Waters se lo recuerda como a un tío muy amigable y despreocupado", dice Martin. "Alguna gente dice que no luchó lo suficiente por sí mismo, por su música y que fue demasiado leal a Leonard Chess. Creo que Jeffrey le aporta al papel la dimensión de amabilidad y profundidad que hace que esa lealtad a Leonard esté justificada. Él se las arregla para mantener la dignidad de Muddy aunque pase por momentos de desilusión y traición".

Y en cuanto a Little Walter, esta parte necesitaba a un actor con un gran sentido del ritmo y de la oportunidad. Actualmente sólo recordado por los aficionados a la música, Walter Jacobs era un intérprete presuntuoso, arrogante y ambicioso, que no sólo brillaba en el escenario, sino que insistía en ser respetado también fuera del escenario, lo que en el segregado Estados Unidos de los años 50 podía causar muchos problemas. "No podría haber escrito el guión sin el personaje de Walter", afirma Martin, "él es el único que yo sentí que realmente me hablaba cuando escribía. Él es el primer Tupac. No tenía la mentalidad de las 'plantaciones', él desdeñaba a la gente que lo apreciaba. Incluso cuando fue invitado por jóvenes músicos, que lo admiraban, a tocar en Gran Bretaña, él tocó sin ganas sólo para salirse con la suya. No le tuvo miedo a nada en la vida pero estaba terriblemente perdido". Encajando a la perfección en el papel está el joven actor con formación en danza que le da vida al personaje y está a la altura de veteranos como Brody y Wright. "Columbus Short tiene este encanto absoluto a flor de piel que es perfecto para Walter", dice Martin con entusiasmo. "Columbus puede encontrar humor en todo, especialmente cuando está interpretando, y tiene el sentido de la gracia y de hombre del espectáculo que Walter poseía. Y no le intimidaban para nada los demás actores: él podría haber venido y haberse quedado a un lado en las sombras pero ése no es Columbus, y por supuesto, no es Walter".

Martin está igualmente entusiasmada con el trabajo de los otros dos intérpretes mejor conocidos por su talento musical. "Beyoncé es increíblemente maravillosa", dice Darnell Martin con una sonrisa. "Lo hace todo a la perfección". A pesar de que James no aparece hasta la segunda mitad de la película, la presencia del personaje afecta enormemente a los demás y a la historia. Con apenas 22 años y con problemas en su carrera y con una adicción a las drogas, James llega a Leonard Chess como una mujer joven que ha vivido el blues y tiene una voz que puede transmitir el dolor y la pena a todos los que la escuchan sin excepción. La grabación del álbum que la lanzó, "At Last", que aún se puede escuchar en la radio, en los anuncios publicitarios y en las bandas sonoras de las películas en el momento en que se presenta una situación romántica, se documenta en Cadillac Records, con la voz de la propia Beyoncé, que con su lograda resonancia sustituye a la perfección a la de James. De hecho, toda la música del filme, a excepción de las grabaciones de Elvis Presley que se oyen en la banda sonora y la grabación de Little Walter de "Last Night I Lost a Friend", fueron recreadas y grabadas con la voz de los actores.

El otro popular músico que aparece en un papel importante es el artista del hip-hop Mos Def, que se pone con deleite en la piel de Chuck Berry, el hallazgo más significante de Chess. Con sus andares y esa seguridad en sí mismo se pasea por la pantalla, por el corazón de las niñas adolescentes y eventualmente por la prisión cuando es arrestado con cargos contra la moralidad. Berry fue un pionero del sonido del rock & roll, una interpretación que Mos Def logra con gracia y ligereza en un personaje secundario clave. Cerrando el reparto está el comediante Cedric the Entertainer como el narrador del filme y el cantautor y líder de banda residente de Chess, Willie Dixon, que está allí para brindar una influencia estabilizadora a los músicos así como para componer la mayoría de sus canciones más conocidas; y Eamonn Walker ("Oz") como Howlin' Wolf, un hombre intenso y orgulloso que se las arregla para resistirse a las trampas del estrellato y salvar una pequeña fortuna, pero que también desarrolla una rivalidad creativa y profesional con Muddy Waters. Los seguidores del blues estarán deleitados con la escena donde Muddy y Howlin' Wolf discuten acerca del destino del guitarrista de Wolf, Hubert Sumlin, una historia que desde hace mucho es parte del folklore del blues.

Con el apoyo de biografías e historias de la música de Estados Unidos entre los años 50 y 60, así como con entrevistas con el guitarrista Hubert Sumlin y la viuda de Willie Dixon, Martin ha dado forma a una carta de amor al blues y a los artistas que lo hicieron grande. Después de veintiocho días de rodaje en Nueva Jersey y otros tantos en postproducción, Cadillac Records ofrece una mirada a las vidas de las leyendas del idioma musical de más influencia en Estados Unidos. "El blues es todo bravuconadas", resume Darnell Martin, y Cadillac Records le da a conocer al público a estos hombres y mujeres que con valentía ofrecieron su talento a un mundo que los esperaba.


La historia de Chess Records
Leonard y Phil Chess eran dos hermanos nacidos en Polonia que emigraron a Chicago, donde abrieron el club nocturno Macamba en la parte sur de la ciudad. Fascinados por la música interpretada por los músicos negros, en 1947 los hermanos Chess invirtieron en un pequeño sello discográfico llamado Aristocrat Records, con planes de grabar y distribuir música de Muddy Waters. Para el año 1950, los hermanos se hicieron cargo de la discográfica y la rebautizaron con el nombre de Chess Records.

Uno de los primeros lanzamientos de Chess Records fue la canción "Rollin' Stone" de Muddy Waters, canción que una década más tarde inspirará el nombre del grupo de rock británico. Dos compañeros de la banda de Waters también se convirtieron en artistas de éxito: el guitarrista Jimmy Rogers, que tuvo éxitos como "That's All Right" y "Ludella", y el intérprete de armónica Little Walter Jacobs, cuyas interpretaciones amplificadas se pueden escuchar en canciones como "My Babe" y "Mean Old World" (y en éxitos de Waters como "I'm Your Hoochie Coochie Man").

Con Phil Chess trabajando como productor e ingeniero y el cantautor Willie Dixon componiendo la mayoría de las canciones, Chess Records y sus sellos subsidiarios se convirtieron en la fuente más importante de distribución de blues. Con la ayuda y el consejo del legendario productor Sam Phillips, Leonard Chess recorrió todo el sur de los Estados Unidos en busca de músicos negro que pudieran convertirse en artistas de Chess. Una de las recomendaciones de Phillips fue el cantante Howlin' Wolf, que obtuvo un éxito inmediato con "Smokestack Lightnin'" acompañado con el muy talentoso guitarrista Hubert Sumlin. Otros legendarios artistas del blues que grabaron en Chess en los años 50 incluyen a Big Bill Broonzy, John Lee Hooker, Joe Williams, Memphis Slim, Bobby Bland, Sonny Boy Williamson, y Bo Diddley.

En 1955, deseando encontrar un sonido que fusionara otros estilos para poder entrar en la música más comercial, Chess fichó a Chuck Berry (a instancias de Muddy Waters). Con un matiz countrie, estilo rockabilly y una vigorosa presencia en el escenario, Berry introdujo el rock & roll a la nación con su primer single con Chess "Maybelline".

Durante los años 60, Chess continuó grabando con artistas ya establecidos del blues y también con jóvenes intérpretes como Buddy Guy y Otis Rush. La cantante Etta James, grabando para Argo (una subsidiaria de Chess), saltó al estrellato nacional en 1961 con sus éxito "At Last" y "Trust in Me". Cuando una nueva generación de estrellas musicales pasó al frente, los artistas de Chess Records fueron inmortalizados como dioses del rock. Los Rolling Stones incluso escribieron una canción acerca de los estudios Chess Recording, "2120 S. Michigan Avenue". En 1969, Phil y Leonard Chess vendieron el sello a un grupo de Nueva York que continuó con la producción de trabajos de los artistas de Chess hasta 1975. Después de que el sello se viniera abajo, los clásicos de Chess no estuvieron disponibles hasta 1985, cuando MCA compró el catálogo y comenzó a lanzar los álbumes restaurados y remasterizados para las nuevas generaciones de fans.


Acerca de los personajes

Leonard Chess
Nació en Lejzor Czyz en Polonia en 1917, y emigró a Chicago con su familia a los 11 años. Después de la Segunda Guerra Mundial, él y su hermano Phil comenzaron a ser encargados de clubes nocturnos 'de color' en la zona sur de Chicago, donde se encontraron por primera vez con la música blues y se interesaron en la grabación. Para 1950, tenían su propia compañía, Chess Records, que comenzó a grabar y distribuir música de artistas afro-americanos en la radio para un público altamente segregado. Durante los años 50 y 60, Chess Records (y sus sellos subsidiarios) fue el hogar del blues americano. En 1969, poco tiempo después de vender la compañía a un distribuidor de Nueva York, Leonard Chess murió de un ataque al corazón.

Muddy Waters
Nació en Mississippi en 1913 con el nombre de McKinley Morganfield. Criado por su abuela, comenzó a emular con la guitarra y la voz el estilo de los legendarios artistas de folk/blues como Son House y Robert Johnson. A principios de los años 40, el historiador de folk, Alan Lomax le hizo algunas grabaciones: tener su propia música grabada lo inspiró para viajar a Chicago donde tocó en las calles y trabajó en varias cosas hasta que comenzó su relación profesional con Leonard Chess en 1947. Sus grabaciones, muchas de ellas escritas por Willie Dixon, con la armónica de Little Walter y la guitarra de Jimmy Rogers, son consideradas como las canciones más influyentes del blues nunca grabadas, entre ellas se incluyen "Hoochie Coochie Man", "Rolling Stone" (que le dio nombre a la banda británica), y "I Just Want to Make Love to You". A pesar de que otros artistas de Chess, más comerciales, se hicieron mucho más famosos (y escalaron en las listas de éxitos 'blancos'), Waters continuó grabando y tocando para seguidores entusiastas de todo el mundo. A finales de los años 70, el músico y productor Johnny Winter produjo una gran cantidad de material nuevo de Waters (incluyendo el álbum "King Bee") que finalmente le dio al ya envejecido hombre del blues el reconocimiento y el éxito del circuito comercial. Murió en el año 1983.

Little Walter Jacobs
Nació con el nombre de Marion Walter Jacobs en Louisiana en 1930. Huyó de su casa en su adolescencia y desarrolló su legendaria técnica con la armónica cuando tocaba en las calles de las ciudades de la región norcentral y sureste de Estados Unidos. En 1945, comenzó a tocar la armónica con la ayuda de un pequeño amplificador, que le dio un sonido único y poderoso que competía con el sonido de los guitarristas que a menudo acompañaba. Adorado por Muddy Waters, Little Walter tocó con Muddy en las primeras grabaciones con Chess, antes de marcarse un súper éxito en 1952 con su instrumental "Juke". Durante los años 50, obtuvo más de una docena de temas situados en las primeras posiciones de las listas, incluyendo "My Babe" su vigoroso sonido eléctrico ofrecía un estilo más rápido que la versión más tradicional de Waters. Con el peso del alcoholismo y de su temperamento irascible, Little Walter se volvió menos confiable como intérprete, aunque continuó grabando y haciendo giras durante los años 60. A principio del año 1968, vuelve a Chicago y se ve envuelto en una pelea callejera; a pesar de que las heridas fueron leves, la forma en que había vivido lo había debilitado y no pudo reponerse, murió a la edad de 37 años.

Willie Dixon
Fue el músico, cantautor de blues que compuso la mayoría de los éxitos de Chess Records, definiendo no sólo el blues americano como música popular sino también sentando las bases para el rock & roll. Nacido en 1915 en Mississippi, Dixon creció enamorado de la música gospel y las armonías vocales, pero su tamaño, (medía casi dos metros de altura) lo metía a menudo en problemas, y pasó algún tiempo en las cárceles de las granjas antes de marcharse a Chicago en los años 40 con la esperanza de convertirse en boxeador. Fue puesto en la cárcel otra vez por evitar el llamamiento a las filas para luchar en la Segunda Guerra Mundial, pero después volvió a Chicago y comenzó a grabar con Chess Records como cantante y músico. Buen bajista, pero el talento de Dixon se encontraba en su habilidad como compositor, sus canciones originales incluyen clásicos como "Back Door Man", "Hoochie Coochie Man", "Li'l Red Rooster", "Spoonful", "(I Ain't) Superstitious", "My Babe", "Seventh Son", "Wang Dang Doodle" y "You Shook Me". Los artistas que han interpretado canciones de Willie Dixon incluyen a Eric Clapton, los Rolling Stones, Grateful Dead, Otis Redding, Led Zeppelin, Stevie Ray Vaughn, PJ Harvey, Tom Petty y los rompecorazones, Elvis Presley, Tom Jones y Gnarls Barkley. A pesar de su mala salud continuó grabando e interpretando hasta poco antes de su muerte en 1992.

Howlin' Wolf
Nació con el nombre de Chester Burnett en 1910, en Louisiana. Otro hombre de excepcional altura con una intensa presencia física, peleó en la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en pinchadiscos en West Memphis, Arkansas. Su celebridad local le permitió grabar algunas interpretaciones (su primera grabación con Chess fue en 1951). Con frecuencia hizo pareja con el guitarrista Hubert Sumlin, se instaló en Chicago a mediados de los años 50 y grabó una serie de éxitos del blues incluyendo "How Many More Years" y "Smokestack Lightning". Reverenciado por los músicos británicos, con frecuencia realizó giras con ellos en los años 60 y grabó en Londres un álbum con Eric Clapton, Steve Winwood, Bill Wyman y Charlie Watts. Una persona cauta y sobria fuera del escenario, se jactaba de ser un hombre que se había hecho a sí mismo y que había manejado sus cuentas mucho mejor que sus contemporáneos en Chess. Wolf, de hecho, no supo leer ni escribir hasta los 40 años, y continuó con su éxito y su estabilidad gracias a la presencia de su esposa Lillie, hasta que murió en el año 1976.

Chuck Berry
Nació en San Louis, Missouri en 1926, hijo de un diácono de la iglesia, fue arrestado y puesto en prisión y liberado cuando cumplió 21 años. A pesar de su fanatismo de toda la vida por el blues, comenzó a añadir a su estilo musical lo que él llamaba tonos "hillbilly" para complacer al público del medio oeste. Su estilo en escena fue influenciado tanto por Nat "King" Cole como por Muddy Waters. Cuando fue presentado a Leonard Chess por Muddy Waters, Berry asumió que grabaría algunos álbumes de blues, pero Chess, que buscaba un nuevo sonido, animó a Berry para que tocara su música "hillbilly", una canción original llamada "Ida Red". Renombrada como "Maybelline" y con Willie Dixon en el bajo, la canción se convirtió en un éxito de ventas e hizo de Berry una leyenda. Su facilidad para la música de estilo country le granjeó el apoyo del público comercial y en poco tiempo, sus propias grabaciones (así como las versiones) definieron el nuevo sonido, el rock & roll en todas las radios del país. Sus canciones de esta época incluyen "Johnny B. Goode", "Roll Over Beethoven", "Around and Around", "Reelin' and Rockin'", "School Days", "Memphis, Tennesse" y "Sweet Little Sixteen". La inclinación de Berry por sus admiradoras femeninas le trajeron problemas con frecuencia, como cuando fue encarcelado en 1959, en la cúspide de su carrera, por cruzar el estado acompañado por una menor con 'propósitos inmorales'. Liberado en 1963, emerge y descubre que su estilo había sido copiado por incontables músicos jóvenes, incluyendo a los Beach Boys, con "Surfin' USA" que fue una copia muy cercana de "Sweet Little Sixteen", el productor de los Beach Boys, Murry Wilson le dio el copyright completo de la canción (incluyendo la letra, que había sido reescrita por Brian Wilson). Berry continuó y grabó "You Never Can Tell", "No Particular Place to Go" y "Nadine" y su único número uno en las listas fue la nueva canción "My Ding-a-Ling". Desde los años 70, Berry ha hecho giras incansablemente, viajando sólo con su guitarra Gibson, apoyándose en los músicos locales para el acompañamiento. Un concierto así fue rodado por Taylor Hackford en el filme de 1988, Hail, Hail Rock and Roll, con Keith Richards como líder del grupo, Eric Clapton, Etta James y otros como acompañamiento. Además de ser uno de los primeros músicos que fue aceptado por el Rock & Roll Hall of Fame, Berry también ha recibido el Kennedy Center Honor y fue nombrado por la revista Rolling Stone como el 5º mejor artista del rock de todos los tiempos.

Etta James
Nació en el año 1938 con el nombre de Jamesetta Hawkins, hija de una joven de 14 años, en Los Ángeles, su madre siempre proclamó que el padre de Etta era el legendario jugador de billar Minnesota Fats, pero esto nunca fue confirmado. De adolescente fue parte de varios grupos de 'du-duá' de chicas y con uno de ellos (The Peaches) grabó el éxito "Dance with Me Henry" bajo el auspicio del líder de banda Johnny Otis. Más éxitos de R&B le siguieron, y James fue empujada a la vida de los artistas y se fue de gira con Little Richard. Ya siendo una veterana profesional, adicta a las drogas y con la reputación de tener muy mal genio, Etta firmó un contrato con Chess Records a los 22 años. Después de algunos modestos éxitos como "All I Could Do Was Cry", Chess le dio un sonido decididamente pop para el exuberante éxito "At Last", la versión de James se ha convertido en la más escuchada de esta canción y se utiliza en las bandas sonoras de innumerables películas, anuncios de televisión y para cenas de seducción. Fue otro éxito comercial de Chess, y durante muchos años la etiqueta de James fue la de la artista más importante, con muchos éxitos populares de R&B a pesar de sus crecientes problemas con la droga. Ella continuó con Chess Records muchos años después de la muerte de Leonard Chess, y a pesar de sus problemas de salud en los últimos años, ha continuado grabando y actuando bien entrados en los 60 años. Ha ganado tres Grammy, el más reciente en 2004, y ha sido ganadora de la mejor artista femenina del año de la Blues Foundation de los años 2006 y 2007.


La banda sonora
Accede a la información sobre la banda sonora Cadillac Records BSO.