Cinemanía > Películas > Corazón rebelde > Comentario
Destacado: Carlos Sedes dirige a Blanca Suárez y Javier Rey en 'El verano que vivimos'
Corazón rebelde cartel reducidoCorazón rebelde(Crazy heart)
Dirigida por Scott Cooper
¿Qué te parece la película?

Lleno de rock country, CORAZÓN REBELDE presenta canciones originales del compositor y productor, ganador de Grammys® y nominado a los premios de la Academy Award®, T Bone Burnett (WALK THE LINE, O BROTHER, ¿WHERE ART THOU?) además de canciones del difunto cantautor de Texas, Stephen Bruton.

CORAZÓN REBELDE está basada en la novela del mismo nombre de Thomas Cobb. Los productores son Scott Cooper, Robert Duvall, Rob Carliner, Judy Cario y T Bone Burnett, siendo los productores ejecutivos Jeff Bridges, Michael A. Simpson, Eric Brenner y Leslie Belzberg. El equipo de producción incluye al director de fotografía Barry Markowitz, al diseñador de producción Waldemar Kalinoswki, al editor de montaje John Axelrad y al diseñador de vestuario Doug Hall.

"La música country son tres acordes y la verdad" -- Harlan Howard

Al igual que una ingeniosa y tierna canción de música country, compuesta a partes iguales con pasión, humor y problemas, CORAZÓN REBELDE es el retrato de un hombre que ha vivido su vida de modo duro, rápido e imprudente, pero que sigue buscando la salvación del amor cuando su corazón recibe lo que parece ser una última oportunidad de redimirse.

El guionista, productor y director Scott Cooper, él mismo un sureño, metido en los entresijos de leyendas y agridulces temas de la música country, siempre vio al enorme personaje principal de Bad Blake en CORAZÓN REBELDE, como a un espejo de los héroes del country que creció idolatrando, a pesar de sus vidas amorosas locamente imprevisibles y de las batallas contra sus oscuros impulsos. Bad, puede que pase por una "mala" (bad) sitaución, puede que sea tan terco, irresponsable, intoxicado y ridículo como se puede ser, pero al mismo tiempo es un narrador de historias dotado, un romántico empedernido, un alma en necesidad, y un hombre que al final se pone a prueba, en el deseo de encontrar la redención cuando todo parece perdido.

Cooper era más conocido como actor y aparece en la película 2010, GET LOW con Robert Duvall, cuando se encontró por primera vez con Bad Blake de la novela de Thomas Cobb Corazón Rebelde. Había estado durante algún tiempo a la caza de un proyecto con tema de música country crudo y realista para escribir un guión y dirigir una película.

La novela había sido aclamada por la critica, el New York Times Review había dicho, "el ambiente resuena tanto como una guitarra de cuerdas de acero y la trama avanza sin saltarse ni un compás", y la estrella y novelista country, además de político, Kinki Friedman escribió, "Los personajes han sido sacados pulcramente de América, el oeste de carreteras, las salas de baile, y los garitos para beber cerveza, el ocasional gran concierto… y las interminables, eternas habitaciones de hotel, tan cercanas y familiares para cualquier cantante country… Bad Blake es un hombre que no olvidarás fácilmente".

El personaje, ciertamente, tiene pegada y está lleno de potencialidad, pero cuando se sentó a escribir, Cooper se enfrentó con la tarea de convertir la mezcla de humor y pena de Bad Blake en algo que pareciera resonante y cómico en la pantalla, que pudiera ser muy divertido y sincero y que pudiera iluminar a partes iguales la absoluta exhuberancia de su talento musical y la trampa de sus demonios, de la que es difícil escapar.

En cierto modo, a Cooper todo le llegó de forma natural: "Yo crecí con este tipo de música, viviendo el mismo tipo de mundo en el que vive Bad Blake. Y, siendo un actor, yo comprendía la naturaleza de una historia basada en la interpretación. Me parecía que si no podía realizar esto, habiendo crecido en el sur, metido en el rock country, trabajando de actor, lo tenía crudo", dice riendo.

Cooper dejó que el personaje y las divertidas ironías de su casi famosa vida, penosamente sobrellevada, indicaran el camino. "Lo que de verdad deseaba captar era la mezcla de humor y de patetismo de la vida de Bad, e inyectarle algo de ligereza", explica el director. "Bad es un perro viejo que no sabe si le quedan nuevos trucos, un hombre que siempre pasará por picos y valles, pero su historia se dirige, a pesar de todo, hacia la redención".

La necesidad de cambiar se ve espoleada en Bad por uno de los romances más dulces con el que se haya encontrado, y aquí también, Cooper deseaba evocar todas las verdaderas y duras contradicciones de las relaciones, el calor y la electricidad que hacen de esos primeros momentos de amor algo tan emocionante y la manera en que todavía podemos encontrarnos a nosotros mismos haciendo daño a aquéllos que más nos importan. Independientemente de lo fuerte que puedan ser los sentimientos.

Cuando el guión llegó al final, Cooper se dirigió a otro actor y realizador sureño que durante mucho tiempo había sido su mentor, Robert Duvall, quién el mismo había ganado un Oscar® interpretando a un cantante country pobre en el adorado clásico de Horton Foote, GRACIAS Y FAVORES. La respuesta de Duvall lo cambió todo.

"Cuando le envías un guión a Robert Duvall y te dice ‘Sí’, ya es casi como todo lo que podrías haber soñado", dice pensativamente Cooper.

Sin embargo, fue algo mucho más que una relación lo que selló el trato. La visión sin fisuras de un hombre intentando seguir a su indómito, hambriento corazón, que mostraba el guión y su característico sabor sureño tenía exactamente la misma orientación que la compañía de producciones de Duvall, Butcher’s Run.

"Duvall y yo siempre nos hemos sentido atraídos por dramas de personajes", explica el productor Rob Carliner, el socio de Duvall en la compañía de producciones Butcher’s Run. "Pero no encontramos muy a menudo guiones que retraten los personajes de un modo tan honesto y auténtico como CORAZÓN REBELDE. Es una historia que tendrá resonancias para un montón de gente debido a que trata acerca de un verdadero artista americano que tiene asuntos con las mujeres y el alcohol, pero que a través de su amor por la música, intenta salvarse a sí mismo".

Duvall añade, "La película honra a la gran tradición de música country americana, un mundo que yo conozco muy bien y al que estoy muy contento de regresar después de tantos años. La historia me recuerda a GRACIAS Y FAVORES, sólo que Horton Foote lo hizo de una manera más delicada. Hay una dureza maravillosa en ella y realmente se mente en la dura vida de un tío luchando con sus demonios. Es una historia antigua en algunos sentidos, pero Scott Cooper lo hace con una mirada fresca, y con un sentido de la verdad y con nuevas dimensiones que la gente no había visto antes".

Poco después subió a bordo la productora Judy Cairo de Informant Media. "Este guión me golpeó de manera inesperada", recuerda ella, "ya que trata de la música country, la cual forma parte de mis raíces, pero además, porque es una historia tan terrenal, realista y conmovedora. Todos los personajes de la película son alguien con quien uno se puede identificar, y característicamente auténtico con el paisaje americano".

Carliner lo resume: "La gente que ama la música va a disfrutar de verdad de esta película, pero además pienso que la gente que no conoce o a la que no le importa mucho la música country disfrutarán de la historia de Bad Blake tanto o más. Es una película sobre personas reales y sobre la vida real".


Brand New Angel - T Bone Burnett y Stephen Bruton escriben las canciones de Bad Blake
La historia de CORAZÓN REBELDE comenzó con el guión, pero eso fue, efectivamente, sólo el comienzo. Bad Blake no es más que su música, razón por la que la música de CORAZÓN REBELDE era parte central de la narración, y tenía que ser ciento por ciento real y creíble, como si saliera del alma y de la experiencia de un reverenciado, aunque algo gastado, cantante de country. No había nadie mejor para conseguir eso que T Bone Burnett, que escribió muchas de las canciones de Blake junto al difunto Stephen Bruton.

"Sabíamos que si íbamos a hacer una película sobre un cantante de country, teníamos que conseguir que la música resultara totalmente adecuada", explica Rob Carliner. "Es por eso que terminamos acercándonos a T Bone. Sin él, esta película probablemente no hubiera podido ser, y nunca podría haber resultado tan auténtica".

Un cantautor legendario por derecho propio y un ferviente defensor de la música con raíces americanas, Burnett ha dejado su huella en toda la cultura popular contemporánea, en bandas sonoras tan indelebles como O BROTHER (¿WHERE ART THOU?) y EN LA CUERDA FLOJA, así como una mareante pléyade de grabaciones para artistas tan diversos como Elvis Costello, Roy Orbison, Tony Bennet, k.d. lang, Alison Krauss, Counting Crows, los Wallflowers, Sam Phillips, Gillian Welch, Ralph Stanley, y una lista interminable.

A los realizadores les llevó casi un año encontrar al siempre ocupado Burnett, pero cuando Scott Cooper por fin pudo reunirse con él, congeniaron inmediatamente. Burnett se unió a la historia no sólo para escribir y producir las canciones de la película sino también como productor.

No pudo menos que sentirse atraído por las duras verdades y el rudo humor de la historia de Bad Blake. "Y con Scott Cooper siendo un músico, habiendo estado en la carretera, y con un muy buen oído, me parecía que había potencial para hacer una película que fuera auténtica con la experiencia de ser músico".

Fue Cooper, cuenta Burnett, quien le convenció para formar parte de la película. ""Me hizo creer que podría hacer una película que soportara el paso del tiempo. Está muy al tanto de la música country y el sur, y el mundo entero en que se mueven estos personajes".

Burnett, a su vez, llamo a su viejo amigo, el alabado guitarrista, cantautor y productor discográfico Stephen Bruton, cuyas canciones han sido grabadas por gente como Kris Kristofferson, Bonnie Raitt, Hal Ketchum, Willie Nelson, Waylon Jennings, The Highwaymen, Johnny Cash, Jimmy Buffett y Martina McBride, entre otros, y que ha producido álbumes para artistas como Alejandro Escovedo, Marcia Ball y Jimmie Dale Gilmore. Bruton falleció de cáncer durante la parte final de la producción en mayo de 2009, trabajando incluso mientras estaba bajo tratamiento.

"Es notable que la fuerza artística y el espíritu de Stephen fueran tan fuertes y tan constantes durante todo el proceso, aún cuando estaba luchando una batalla difícil todo el tiempo en que estábamos trabajando", cuenta Burnett. "El escribió a medias la mayor parte de las canciones, tocó gran parte de la partitura, guió a los actores, y estaba en el plató durante todo el rodaje para asegurarse de que las cosas fueran auténticas. Creo que hay mucho de Stephen en Bad Blake. Stephen había vivido la misma vida, al extremo".

Bruton, efectivamente, sentía una profunda afinidad con Bad, habiendo pasado gran parte de su vida de gira en autobuses, en salas de carretera lejos de su casa. "Es una vida interesante", decía Bruton antes de su muerte. "Nada que no sea la interpretación es real. Tú no eres responsable de nada que hicieras ayer y es genial durante un tiempo, pero puede fácilmente convertirse en un estado de desarrollo en suspenso. En un momento, tienes que atravesar el espejo".

Burnett, también él, se sentía muy identificado con el personaje. Tenía plena conciencia de que Bad es el tipo de hombre que se expresa mejor en verso incontenible que en las conversaciones, especialmente los del tipo más íntimo y revelador. "Bad dice, ‘He sido bendecido y he sido maldecido, todas mis mentiras han sido improvisadas", señala Burnett. "Resultaría extremadamente duro que Bad dijera lo que verdaderamente pensaba de su vida real. El arte no tiene una visión bonita. Es, no obstante, todo lo que hay en las canciones. Creo que es justo decir, que lo mismo vale para los compositores que escribieron las canciones".

¿Pero cómo canalizaron Burnett y Bruton la musicalidad de Bad Blake? Ellos sabían que querían que el personaje fuera original, no moldeado, basado en una estrella particular, en términos de influencia. "Bad me recuerda a algunos músicos que he conocido, aunque deben quedar en el anonimato", señala Burnett. "Nuestra idea de la música era crear una especie de universo alternativo de la música country. ¿Cómo hubiera sonado la música country si hubiera sucedido esto en lugar de aquello? No queríamos que Bad encajara en ninguna categoría definida de música country, tal como la conocemos hoy en día. Hicimos una lista de lo que Bad escuchaba para crecer y trabajamos a partir de ahí".

La lista incluía artistas (muchos de ellos se encuentran en la banda sonora de la película) tales como: The Louvin Brothers, George Jones, Lightnin’ Hopkins y The Delmore Brothers, así como Hank Williams, Lefty Frizzell, The Mississippi Sheiks, Jimmy Rogers, Skip James y Howlin Wolf, por nombrar sólo algunos.

Las canciones de Blake más destacadas en la película son "I Don’t Know", que escribió Burnett con Bruton y a la que denomina un "cruce entre una canción de Doug Sahm y una canción de Zydeco"; Hold On You", escrita con Bruton, John Goodwing y Bob Neuwirth, que se utiliza durante toda la película como tema recurrente, y "The Weary Kina", esa balada acústica que Bad Blake está escribiendo durante la segunda parte de la película. "Esa canción es la lección que ha aprendido", afirma Burnett.

Luego está el éxito más grande de Bad Blake, que se ha hecho famoso con la estrella del Nuevo Country Tommy Sweet: "Fallin’ & Flyin’". Esa canción salió del sincronismo de un viejo tema que había escrito Bruton. Bruton cuenta: "Lo gracioso de esa canción es que todos estábamos escribiendo en la casa de T Bone y Jeff Bridges se estaba preparando para volver a su casa, y T Bone se iba a no sé donde, cuando Jeff va y dice, ‘¿Qué vas a hacer esta noche? Yo le contesté: ¿Voy a donde no debería ir y voy a hacer lo que no debería hacer’ Y él dice, ‘Eso suena a una canción’. Y yo le dije, ‘Lo es’. Así que me senté con la guitarra sin más en la sala de estar y comencé a tocar la canción. Luego T Bone dijo: ‘Ésa es la canción que nos hace falta’. Después nos dimos cuenta de que era perfecta para el personaje. Trata de un tío que va cuesta abajo y que básicamente tiene un flash entretanto. A veces cuando caes realmente te da la sensación de estar volando".

Durante todo el proceso de escribir las canciones, fue una gran inspiración para Burnett y Bruton el inquebrantable compromiso de Jeff Bridges con cada sutileza del papel. "Jeff tenía influencia en la composición de las canciones en dos maneras, por la persona en que se estaba convirtiendo y el modo en que esa persona sonaba; y al traer a su gran amigo John Woodwin, para que escribiera con nosotros. John es el que comenzó con ‘Hold On You’, que fue la primera pieza que escribimos para la película", nos explica Burnett.

La grabación de la música de CORAZÓN REBELDE fue tan específica como la composición de las canciones, dejando de lado las modernas técnicas digitales y optando por el sonido cálido, más sucio de las grabaciones analógicas. Burnett explica: "Grabamos música analógica con equipos analógicos para ser fieles al período, y además, volvimos a las cintas maestras analógicas originales en cuanto a las fuentes de guía. Las fuentes eran de CD que se habían hecho probablemente en los ochenta con los terribles equipos de la época. Cuando aparecieron las nuevas versiones que se habían hecho de los originales, la diferencia en la realidad del mundo era profunda. Scott insistió mucho que cada uno de los aspectos de la película fuera auténtico, y esta era una de las áreas más importantes en las que la autenticidad debía preservarse".

Para completar la música casi de rabo a rabo de la película, Burnett llenó el resto de la banda sonora con lo que él denomina "música country auténtica". "Cada una de las canciones que elegimos cuenta una historia diferente", afirma Burnett.


Fallin' & Flyin' - Jeff Bridges se sumerge en el papel Bad Blake
Jeff Bridges es uno de los actores camaleónicos que tal vez sea conocido más por los papeles indelebles que ha interpretado que por su propia persona. Sus interpretaciones memorablemente naturales incluyen al carismático tejano Duane Jackson de la pelicula de Peter Bogdanovich LA ÚLTIMA PELÍCULA (que le supuso su primera nominación al Oscar® como actor de reparto); al irreverente Lightfoot, compañero del ladrón de bancos de Clint Eastwood en la película de Michael Cimino UN BOTÍN DE 500.000 DÓLARES (su segunda nominación al Oscar); al programador informático Kevin Flynn, atrapado dentro de un ordenador en la rompedora película TRON; al extraterrestre que choca contra la tierra en STARMAN (su tercera nominación al Oscar y la primera como actor principal); al pianista de bar Jack Baker en la seductora película romántica LOS FABULOSOS BAKER BOYS; al presentador del programa de radio Jack Lucas en EL REY PESCADOR; al superviviente del accidente de avión Max Klein en FEARLESS (Sin Miedo); al gandul Jeff Lebowski, alias "El Petimetre", en la película de los hermanos Cohen EL GRAN LEBWOSKI; al presidente de los EE.UU. Jackson Evans en la película de drama político CANDIDATA AL PODER (que supuso para el actor su cuarta nominación al Oscar); al industrioso super villano Obadiahh Stane en el éxito de taquilla IRON MAN; y ya más reciente, al fuerte oficial del ejército Bill Django en la película LOS HOMBRES QUE MIRABAN FIJAMENTE A LAS CABRAS.
Con Bad Blake, Bridges se fundiría una vez más en la piel de otro hombre, exponiendo el genio y los fallos de Bad, su soledad, sus tonterías y la desesperanza, durante el curso de su inesperado romance, que le cambiará la vida, con Jean Craddock.

"Creo que la gente que va a ver esta interpretación como uno de los papeles con el típico sello de Jeff Bridges", comenta Rob Carliner, "uno de los que siempre se asociarán con él".

Para Scott Cooper, el papel siempre estuvo destinado a ser interpretado por Bridges. "Sabíamos desde el principio que queríamos a Jeff sin dudarlo", recuerda Scott "Él es uno de los mejores actores americanos. Cada gesto que hace es sincero, cada cosa que hace es auténtica. Y yo ya sabía que era un músico de talento".

Bridges dice que a él el guión le atrajo como un imán. "Oh, en este guión habían tantos elementos maravillosos", señala. "La música, para nombrar alguno, me viene a la mente. He estado tocando música desde que era un niño por lo que eso fue algo que me atrajo mucho. Además, me encantó el guión de Scott. Congeniamos inmediatamente y además tiene mucho talento. Conoce la música country de cabo a rabo y su entusiasmo es algo que resulta contagioso. Luego está Bad Blake, que es un tipo muy humano. Es como todos nosotros, con montones de cualidades positivas y muchas faltas".

Jeff continúa: "Además, fue una oportunidad de trabajar con Bob Duvall, que es uno de mis actores favoritos y también con algunos viejos amigos, T Bone Burnett, Stephen Bruton y nuestro diseñador de producción, Waldemar Kalinoski, que habíamos trabajo juntos, todos, en LA PUERTA DEL CIELO".

Bridges enfocó el personaje desde el ángulo de la música primero. Aunque ha sido un músico serio durante años, e incluso ha grabado un álbum (BE HERE SOON, en 2000), clavar el manierismo particular de Blake fue clave para el papel, como lo fue conseguir el estilo de un hombre que una vez había sido leyenda y ahora toca en directo como lo hace Blake. Para meterse en ese mundo tan particular, Bridges pasó muchos días y noches trabajando con T Bone Burnett y Stephen Bruton, tocando y cantando y absorbiendo el ambiente, hasta que fuera una segunda naturaleza para él. Sólo entonces, el personaje comenzó a emerger de modo instintivo.

"Tanto la música como la interpretación deben encontrarse al mismo nivel, y lo están", observa Carliner.

"Jeff ya sabía tocar y cantar, pero realmente estudió duro para convertirse en Bad Blake", contaba el fallecido Stephen Bruton. "Intentamos que su interpretación fuera exacta a como lo sería la de un hombre que había estado tocando cada noche durante cuarenta años, lo que fue un desafío muy interesante".

Cooper añade: "Jeff tenía que interpretar de muy diversas maneras, cuando Bad estaba borracho, y cuando está muy sobrio y muy sombrío. Al final, lo hizo de modo tan delicado y bello que se convirtió en un icono".

Para Bridges, el estilo de apoyo total, tipo a por todas, de T Bone Burnett fue inestimable. "Yo entré esperando más o menos que me cogieran de la mano y T Bone no es de los que te cogen de la mano", admite Jeff. "El decía, ‘vamos, a volar, sal del nido y hazlo’. Ayudó mucho que las canciones eran buenísimas y crearan el pequeño mundo de la música country de Bad Blake. Tienes esa sensación de que ya las has oído todas antes".

El personaje cobró vida a través de la música, pero también a través de esta interacción medio astuta, medio aterrorizada con Jean Craddock, la periodista interpretada por Maggie Gyllenhaal. "Bad y Jean son verdaderos amantes desgraciados", afirma Bridges. "Es esa especie de hechizo, de amor a primera vista con ellos. Así fue cuando conocí a mi mujer, por tanto se más o menos como es eso. Jean es un gran personaje y trabajar con Maggie superó todas mis expectativas".

Pero el amor no es, necesariamente, suficiente para que Bad cambie su duro modo de vida y sus problemas alcohólicos, con el tiempo llevará su ardiente romance a un punto crítico de ebullición. "Tocar borracho está lleno de trampas", señala Cooper. "La mayor parte de los actores sobreactúan en ese caso, pero Jeff interpreta sutilmente cada escena, cada una de las emociones. Creo que todos los que vean la película pensarán en Bad Blake como en alguien de su familia o de sus amigos, de algún modo, porque es una interpretación sincera".

Bridges dijo que su aproximación a la interpretación de la caída de Bad en la adicción y su mal comportamiento, y su lucha para regresar de esa situación, fue hacer una interpretación tranquila. "No quería acumular la presión de todo eso", cuenta él. "Yo quería mantenerme siempre tan relajado como fuera posible y solamente crear ese espacio vacío en el que sea lo que sea lo que va a salir, tenga la oportunidad de salir".

Eso parecía ser exactamente lo que sucedió una vez que dio inicio la producción. "Este fue un papel sencillamente maravilloso", resume Bridges. "Entre la música, la interpretación y tener la oportunidad de trabajar con tantos grandes actores, fue una de las experiencias más intensas y gratificantes de mi vida".


Hello Trouble - Maggie Gyllenhaal saca el corazón loco de Bad Blake
La vida de Bad Blake podría haber seguido como siempre había sido, de una gira menor a la siguiente, de un conmovedor bar a otro, de un trago fuerte al otro, si nunca hubiera conocido a Jean Craddock. Pero una vez que la conoce, Bad está destinado a intentar ser mejor de lo que nunca lo ha sido.

Encontrar a la Jean adecuada, fue tan vital para que la historia de amor de Bad pareciera auténtica, que Jeff Bridges se implicó en las sesiones de selección, y fue Bridges el que al final eligió a Maggie Gyllenhaal. Gylenhaal ha estado nominada en dos ocasiones al Golden Globe®, por su papel de empleada mentalmente inestable en la película ganadora del Sundance Festival, SECRETARY, y por su interpretación de una estafadora intentando comenzar otra vez en SHERRYBABY, y obtuvo alabanzas por su papel de la abogada de Gothan City, Rachel Dawes en el éxito de taquilla EL CABALLERO OSCURO. Pero fue la energía que se producía entre ella y Bridge la que convenció a todos que ella tenía que ser Jean.

"Ella y Jeff tuvieron una química tremenda la primera vez que se conocieron", afirma la productora Jady Cairo acerca de su elección. "Maggie no tiene edad… sólo es una vieja alma. Y parece tan perfecta con Jeff. Tiene un sentido terrenal, un apego en ella que engendra una gran empatía".

A Gyllenhaal le gustó inmediatamente Jean y además sintió que conocía a Jean. "Ella parece una persona real para mí", dice Maggie. "Alguien que es fuerte de algún modo y que sin embargo sabe que es débil en otros aspectos, y eso es lo que busco en los personas que interpreto, que parezcan reales. Eso a mi me atrae tremendamente".

En la interpretación de Jean, Maggie quería poseer todas las cosas que hacen que Jean sea lo que es: su ingenuidad cautivante como nueva periodista; su feroz devoción como madre soltera; su terror a que su corazón se alterara otra vez; su tendencia a caer en la tentación de la emoción y los placeres de los chicos malos, y, sobre todo, sus sentimientos totalmente imparables por Bad Blake.

"La película sólo puede funcionar si sientes que Jean y Bad están locamente enamorados uno del otro", afirma ella, "y a pesar de que él es mucho mayor que ella y que parezcan amantes improbables, la atracción muta que sienten es como un imán. Tienes que ver que Jean está luchando contra todo eso para tomar decisiones que sean racionales y razonables… y lo está pasando fatal por eso".

Gyllenhaal además, tuvo que profundizar en las razones por las que una mujer se siente atraída por un hombre como Bad Blake a pesar de todas las señales de peligro que se encienden a su alrededor. Aunque la propia actriz es una fan de la música country, le atrae sobre todo lo que ella denomina "el viejo country tradicional", sabia que se trataba de algo más que del talento de Bad y las hermosas canciones lo que llevaría a Jean a correr tantos riesgos.

"Creo que Jean acepta muchas de estas cosas en Bad porque ella misma está algo borracha de amor por él", explica la actriz. "Además, creo que hay una parte de ella a la que le encanta lo que se siente siendo el malo. Pero, ella es una persona realmente emocional y hay partes en la personalidad de Bad que le parecen maravillosas, el modo en que se preocupa por su hijo Buddy que verdaderamente la conmueve, el modo en que es tan cariñoso con ella, incluso cuando está borracho. Es que ella no quiere reconocer que hay un hueco separador que al final hará imposible que estén juntos".

El hecho de que Gyllenhaal sea ella misma una madre reciente le aportó una mayor visión de las experiencias, tira y afloja, de su personaje, entre lo que hay en su corazón y lo que ella sabe que debe hacer por su hijo.

"Esta es la primera película que ha realizado Maggie desde que tuvo a su bebé", señala Cairo. "Por lo que yo creo que interpretar a un personaje que tiene un hijo pequeño que puede que se encuentre en riesgo, es algo que realmente la hace retraerse. Es algo que ella saca durante esas escenas tan emocionales".

"He interpretado a madres antes de que yo me convirtiera en una de ellas", señala Gyllenhaal, "pero ahora sí que creo que resulta increíblemente difícil actuar como una madre cuando no lo eres. Hay tantas cosas que ahora comprendo mejor.

Por ejemplo, hay una pequeña escena en la que llevo a Buddy a la cama, y cuando lo hice estaba pensando en lo mal que lo pasaría mi hija si fuera a dormir en una cama que no conocía después de un viaje en avión. Eso no me hubiera ocurrido antes"
.

La escena más dura de Gyllenhaal fue en el clímax de la película, cuando Jean se ve obligada a decidir entre Buddy y Bad. Incluso ella se sintió tocada por sus emociones. "Cuando rodamos la escena en la que Jean deja la casa de Bad me sentí mucho más triste y deprimida de lo que suponía que fuera a sentirme", explica ella. "Y cuando él vuelve a ella, pensé que me iba a sentir más fuerte en esa escena de lo que me sentí. Creía que me iba a sentir más calmada y resuelta en realidad, sabía que en Jean estaba el sentimiento de ‘Me gustaría que me acariciara. Me gustaría que me llevara al límite en este momento". Pero, por supuesto, él no lo hace, no podía, y eso fue muy duro".

Esas escenas hicieron trizas todos los corazones que había en el plató, señala Scott Cooper. "Maggie es tan cruda y sincera que no podría estar más contento con la forma en que interpretó a Jean", afirma él. "Maggie, al igual que Jeff, eleva la historia dándole una buena dosis de textura, sabor y emoción".


The Weary Kind - El reparto de secundarios de CORAZÓN REBELDE
Mientras que Bad Blake se esfuerza por conseguir actuaciones de pago donde pueda en estos días, su antiguo joven protegido, Tommy Sweet, está en la cumbre como super estrella de hecho, de la tradición del Nuevo Country, tocando en grandes estadios para fans que lo adoran, y viviendo en un mundo de cultura pop de moda que Bad no se puede ni imaginar. Tommy se convierte de inmediato en una espina amarga en el costado de Bad y su vale para comer cuando Tommy contrata a Bad para que le escriba canciones para su muy esperado próximo álbum. Para interpretar a Tommy, los realizadores decidieron presentar una aparición sorpresa, que presentara una interpretación de la que Rob Carliner decía que sería "totalmente inesperada".

Stephen Bruton afirmó que se sintió especialmente impresionado con el reparto, "Yo siempre ví a Bad y a Tommy como si fueran un tipo atrapado en el fracaso y un tío atrapado en el éxito, y ninguno de los dos puede existir sin el otro, y ese es el quid. Puedes ver que hay una profunda admiración mutua y ves las paradojas que hay entre ellos. Y encima este tío sabe cantar".

Dándole forma al reparto principal, se encuentra el productor Robert Duvall, muy conocido como actor ganador de un Oscar®, haciendo el papel de Wayne Kramer, el amigo, dueño de un bar, de Bad, que le ayuda a poner su vida en orden cuando aparecen los apuros. "Wayne es el tipo de amigo que te patea el trasero cuando tiene que hacerlo", cuenta Duvall del personaje.

Scott Cooper añade: "Robert Duvall en el papel de Wayne Kramer es la brújula moral de la historia. Él es el que está ahí para Bad, en sus dificultades y tribulaciones, el que está ahí cuando no hay nadie más. Duvall lo interpreta bellamente. En mi opinión, es uno de los actores de cine más grandes de América. Cada toma con él resulta tan plena y diferente. Es un virtuoso".

También aparecen en la película el laureado compositor y cantante de Texas y Nuevo Méjico Ryan Bingham, de Ryam Bingham & The Dead Horses, que interpreta a Tony, el líder de la banda de apoyo que toca con Bad Blake en un sala de bolos, y que también escribió la canción "The Weary Kina", escrita por Bad Blake en la película e interpretada por Tommy Sweet.

Bingham se sintió atraído a CORAZÓN REBELDE por su auténtico retrato de la carretera. "Haya un montón de tíos así ahí fuera, que tocan canciones increíbles en bares de carretera", afirma él. Es una vida desarreglada, es genial en algunas cosas y es más o menos romántica, pero al mismo tiempo puede resultar dura y fea y mala. La película tiene mucho de eso".

Tampoco pudo resistir la compañía. "Cuando te ofrecen la oportunidad de sentarte a escribir canciones con T Bone Burnett y Stephen Bruton y luego sentarte en el plató con Jeff Bridges y Robert Duvall, eso te deja sin sentido", resume el músico. "Al final todos eran realmente geniales y me lo pasé muy bien".


Color Of The Blues - La visión de Corazón Rebelde del nuevo oeste americano
La historia de Bad Blake se despliega en el mundo sin orden ni concierto que él habita, rodando entre Colorado, Nuevo Méjico y Texas, mientras toca en una variedad de bares, clubes e incluso en salas de bolos, atravesando una geografía llena de vidas fragmentadas y de la constante búsqueda del amor perdido y nunca encontrado. Por el camino, la película muestra una visión fresca del Oeste Americano, que independientemente de lo moderna que pueda ser la vida, sigue siendo salvaje en muchas cosas, lleno de un tenaz ardor y de sueños oxidados.

"Yo quería que la película tuviera una calidad de intemporal", explica Scott Cooper, esa sensación naturalista de las películas de personajes de los setenta. Temáticamente, tienes personajes duros y situaciones duras, por lo que los aspectos visuales hacen de contrapunto".

Para captar todo eso, Cooper colaboró con varios artistas consagrados, incluyendo al cámara Barry Markowitz, renombrado por su trabajo en películas tales como TODOS LOS CABALLOS BELLOS, EL APÓSTOL y EL OTRO LADO DE LA VIDA; el diseñador de producción Waldemar Kalinowski, algunas de cuyas películas son APALOOSA y LEAVING LAS VEGAS; y al diseñador de vestuario Doug Hall (que había trabajado con Markowitz en TODOS LOS CABALLOS BELLOS, EL APÓSTOL y EL OTRO LADO DE LA VIDA).

Markowitz sugirió que Cooper rompiera las escenas interiores íntimas de la película equilibrándolas con el alivio de los cielos interminables y las vistas infinitas del paisaje. "Después de todo, estábamos rodando en el gran campo", señala el cámara. "Así que terminamos rodando un montón de cosas en exteriores, tomas hermosas que nos tenían levantados hasta las tres de la mañana haciendo todo el trabajo sucio. La idea era abrir realmente la historia".

"El trabajo de cámara de Barry es muy bello", afirma Cooper. "Comprendió exactamente lo que yo buscaba visualmente y evocó todas las emociones indicadas".

Mientras tanto, Waldemar Kalinowski se centró en más de veinticinco localizaciones en las zonas de Santa Fe y Alburquerque, atraído por un desafío que él describe como "crear una porción clásicamente hermosa de la vida americana de un modo nuevo e interesante".

Para crear los interiores tanto de Bad Blake como de Jean Craddock, Kalinowski se centró en las historia de fondo. "En la historia se ven restos de su vida anterior", señala el, "especialmente en la casa de Bad, que es una ventana a la persona que solía ser y a sus orígenes".

En el camino, se inspiró en las interpretaciones del reparto. "La profundidad de personaje que Jeff estaba aportando a Bad le dio a todo mi departamento la inspiración para crear un mundo más completo y específico", cuenta él. "Maggie también tenía opiniones muy específicas sobre la casa de Jean, y yo creo que los dos son actores que realmente piensan acerca de sus personajes, dónde viven, de donde vienen, y adonde van, por lo que resultó interesante intentar reflejar todo eso".

Durante el trabajo con localizaciones prácticas que tuvieran una sensación hogareña, el único plató que Kalimowski tuvo que construir fue el exterior de la sala de bolos en la que Blake se encuentra con Tony y los Renegados.

Dos localizaciones que añaden más elementos al ambiente fueron el anfiteatro al aire libre con doce mil asientos de Alburquerque, el Journal Pavilion, en el que Tommy Sweet aparece en concierto, y la Opera House de Santa Fe, donde se rodaron las escenas finales de la película.

El Journal Pavilio, uno de los principales locales de Nuevo Méjico, ya estaba reservado cuando la producción se interesó en rodar a Tommy Sweet delante de un público entusiasta de fans de música country. Pero los realizadores se las ingeniaron para conseguir permiso de Toby Keith para utilizar los descansos de diez minutos entre los cambios de entrada del concierto para rodar la secuencia.

Mediante una cuidadosa planificación con respecto a la ubicación de la cámara y varias tomas antes por la tarde, antes de la gran noche, la producción pudo captar tanto "Gone, Gone, Gone" como el dueto de Bad y Tommy "Fallin’ & Flyin’", con una segunda toma para un pase de cámara móvil.

El momento culminante de la película, en la que un recuperado Bad Blake corre hacia Jean Craddock en una reveladora última vez, se rodó en la Opera House de Santa Fe, una maravilla arquitectónica con su techo de balcón, situada en el medio de las muy cromáticas Montañas de Sangre de Cristo y Jemez. Desolada, dramática y llena de vida melancólica, parecía el lugar perfecto para que los modernos amantes desgraciados se enfrentaran al futuro

Kalinowski lo resume: "La historia de Bad Blake termina en este sorprendentemente lugar hermoso, inspirador, en el que ves los dos mundos del personaje principal uniéndose momentáneamente una ves más".

Al igual que Kalinowski, el diseñador de vestuario Doug Hall se dejo guiar por el personaje y por la larga historia del estilo de la música country. "Me dedique a ver cantidad de metraje de viejos conciertos para tener una idea de la vestimenta que llevaba puesta la gente", cuenta él, "También me inspiré en la fotografía del Oeste de Texas de Richard Avendon".

Para Bad Blake queríamos evocar no sólo un look sino un estilo de vida", explica Hall. "Jeff prestó mucha atención a los detalles, como lo que lleva en sus bolsillos todos los días, púas de guitarra, un mechero, algunos cigarrillos arrugados. Todo estaba basado en la realidad de este hombre. Su versión de Bad es chocante a la vista pero no la de un showman. Él resulta un poco más de aristas duras y un poco más arruinado".

Para la Jean Craddock de Maggie Gyllenhaal, Hall enfatizo su papel de madre. "Ser madre es tan importante para el personaje de Jean y eso es algo con lo que yo creo que se identifica. La parte dura, desde luego, fue que Jean resultara normal. Desde luego, ella era tan específica y estaba tan preocupada por la ropa como Jeff, y resultó un placer trabajar con ella".

El rodaje de CORAZÓN REBELDE estuvo lleno a tope de este tipo de pequeños placeres, desde las actuaciones musicales en vivo que tocan la fibra, hasta los detalles menores que se desarrollan en emociones puras, y eso, resume Judy Cairo, es lo que la hace tan especial. Concluye ella: "Este es un estudio íntimo de personajes con una gran historia que tuvo la suerte de contar con un increíble reparto de actores ganadores de premios y realizadores que crearon bellos personajes y diálogos, y todo un mundo que ni siquiera existía hace sólo unas pocas semanas".