Cinemanía > Películas > Un tipo serio > Comentario
Destacado: Llega a los cines una película de animación con una familia con mucho 'Encanto'
Un tipo serio cartel reducidoUn tipo serio(A serious man)
Dirigida por Joel Coen, Ethan Coen
¿Qué te parece la película?

"Un tipo serio", con Michael Stuhlbarg y Richard Kind. Casting, Ellen Chenoweth y Rachel Tenner. Música, Carter Burwell. Diseño de vestuario, Mary Zophres. Diseño de producción, Jess Gonchor. Montaje, Roderick Jaynes. Director de fotografía, Roger Deakins, ASC, BSC. Producción ejecutiva, Tim Bevan, Eric Fellner, Robert Graf. Escrita, producida y dirigida por Joel Coen y Ethan Coen. Distribuida por Focus Features.

"Recibe con simplicidad todo lo que te pasa" - Rashi

"Cuando se descubre que la verdad es mentira la alegría dentro de ti se apaga" - Jefferson Airplane


Vale, pero ¿escribir qué?
Según el productor ejecutivo Robert Graf, "Un tipo serio" es "una historia contada desde la perspectiva del lugar donde vivieron Joel y Ethan Coen cuando eran niños y adolescentes".

Ethan Coen dice: "La película transcurre en 1967 dentro de una comunidad judía en las afueras de una ciudad sin especificar del Medio Oeste, por lo que nos recuerda nuestra niñez. El ambiente, los decorados son importantes para nosotros y son una parte clave de lo que pasa en esta historia. El sitio donde crecemos forma parte de nuestra identidad. No desaparece aunque no se vuelva durante mucho tiempo".

Joel Coen añade: "El paisaje siempre da mucha información acerca de la historia. En este caso, la génesis del proyecto remonta a varios años atrás. Habíamos pensado en hacer un corto acerca de un chico que está a punto de celebrar el "bar mitzvah" y va a ver a un viejo rabino. Este personaje estaba basado a grandes rasgos en un rabino que conocimos de pequeños".

Ethan Coen sigue diciendo: "Ese rabino era un verdadero sabio, un Yoda. No decía nada, pero tenía mucho carisma".

A medida que desarrollaban el guión, "el elemento del rabino permaneció, pero la película es totalmente diferente y trata de muchas otras cosas", dice Joel Coen. "Larry Gopnik es un personaje inventado de pies a cabeza, pero está basado en personas que conocimos de pequeños porque es profesor de universidad. Nuestros padres también lo eran y conocimos a muchos de sus colegas. Además, Larry es un padre judío de mediana edad en una comunidad similar a la nuestra cuando crecimos".

"Todos los miembros de la familia Gopnik tienen una meta en la vida", explica Ethan Coen. "Danny, el hijo, quiere conseguir maría y discos. Su hermana Sarah quiere operarse la nariz. Judith, la madre de los niños y mujer de Larry, ha decidido dejarle por Sy Ableman, al que considera 'un hombre serio', no como su marido".

Joel Coen dice: "Larry es el cabeza de familia y quiere que todo siga igual. Al principio de la película, es feliz, pero empiezan a llegar las desgracias y no acaba de creer que todo se tuerza de esta forma".

Al principio, el guión giraba en torno a Larry y a su hijo Danny, pero según iba desarrollándose, el énfasis se centró más en el padre. "Lo pasamos muy bien inventando nuevas formas de torturar a Larry", dice Joel Coen. "Su vida empeora progresivamente. Es verdad que conservamos dos experiencias clave para Danny en el momento álgido de la historia, pero el destino de Larry sostiene la película. Quizá se deba a que hay más posibilidades de meterse con un adulto".

Aunque la mayoría de "Un tipo serio" transcurre en una urbanización del Medio Oeste en el año 1967, la película empieza con un prólogo situado cien años atrás en un "shtetl" (aldea judía) de Polonia, con un cuento popular yiddish.

Ethan Coen tiene una explicación: "Nos pareció que un cuento sería muy apropiado para empezar la película, pero como no conocíamos ningún cuento popular yiddish, decidimos inventarlo".

Joel Coen añade: "No tiene nada que ver con lo que sigue, pero nos ayudó a empezar la película".

El actor Fred Melamed dice: "Un día le pregunté a Joel qué proceso seguían para escribir un guión. Me explicó que él y Ethan escriben escenas tal como quieren verlas, como si estuvieran delante de una pantalla de cine".


La hora del casting
Hablando del casting de "Un tipo serio", Joel Coen dice: "Queríamos un actor principal que no fuera conocido por el gran público. Michael Stuhlbarg no es un desconocido para los aficionados al teatro en Nueva York, pero no es un rostro muy familiar para los espectadores de cine. Sabíamos que era un gran actor por verle en los escenarios".

El actor, nominado a un Tony, hizo una prueba para tener un papel en el prólogo hablado en yiddish. Explica cómo se preparó: "Estudié el papel con un profesor de yiddish y lo pasé realmente bien. Durante la prueba, Joel y Ethan se rieron mucho y me quedé muy contento. Pero acabaron escogiendo a un actor que hablaba yiddish".

Pero los Coen le pidieron que hiciera una prueba para el papel de Larry y para el del tío Arthur. "Me entusiasmé, había mucho material para prepararme", recuerda Michael Stuhlbarg. "Luego pasaron las semanas y por fin me llamaron. Querían que estuviera en la película, pero no habían decidido qué papel darme. Por fin, cuando estaba preparando una obra en Vermont, me llamó Joel y dijo: 'No te haremos sufrir más, el papel de Larry es tuyo'".

El actor sigue diciendo: "Me enamoré del guión en cuanto lo leí. La historia me cautivó, me gustaron los giros que tomaba y disfruté mucho con su construcción".

"Además, al tener que estar en el plató casi todos los días me sirvió para ver cómo trabajan los Coen", explica. "Entendí por qué sus películas fluyen tan fácilmente. También me permitió moldear el personaje durante un periodo de tiempo suficiente".

Acerca de su personaje, dice: "Larry se enfrenta a la vida de una forma totalmente normal, tiene rutinas. La idea de seguir viviendo así le satisface plenamente. Disfruta con las matemáticas y la física, quiere a su familia y no da mucha importancia a lo que le rodea, hasta que todo empieza a derrumbarse y descubre que la vida no es como él creía. A continuación tiene una crisis de fe y por fin sale de la burbuja".

"Espera que la sabiduría de los líderes espirituales de su comunidad le ayude a entender lo que le está pasando. Pero le atacan por todas partes. Su hermano Arthur también pasa por una crisis, otro peso añadido para Arthur, aunque lo lleva bien porque los dos están muy unidos", explica Michael Stuhlbarg.

Decididos a trabajar con actores poco conocidos del gran público, los Coen escogieron a profesionales locales de Minneapolis, donde iban a rodar la película, para encarnar a la esposa e hijos de Larry. Joel dice: "Tal como ocurrió en Fargo, muchos papeles de "Un tipo serio" han recaído en actores locales".

Además de pequeños papeles con una frase o dos, también fue necesario buscar a extras, por lo que Rachel Tenner, una de las dos directoras de casting (la otra es Ellen Chenoweth, habitual colaboradora de los hermanos Coen), pasó mucho tiempo en Minneapolis y Saint Paul recorriendo centros judíos para jóvenes, hogares de jubilados y sinagogas. El productor Robert Graf dice: "Rachel intentó ahondar un poco, ir más allá de los actores representados por agentes. Estábamos convencidos de que debíamos salir del camino trillado, sobre todo en algunos papeles muy concretos".

Joel Coen explica que "queríamos involucrar, dentro de lo posible, a la comunidad de carne y hueso. Todos los líderes religiosos con los que hablamos se lo tomaron con mucho humor".

Ethan Coen añade: "Algunos llegaron a preguntar: 'No será una burla de los judíos, ¿verdad?' Y no lo es, pero seguro que alguien pensará que la crítica en la película refleja lo que pensamos de toda la comunidad".

Joel Coen dice: "Hay personas que no llevan muy bien que se critique algunos temas en concreto. Tal como lo vemos, "Un tipo serio" muestra a la comunidad judía con mucho afecto, además de ser una película que enseñará aspectos poco conocidos del judaísmo".

El director de localizaciones Tyson Bidner dice: "La comunidad judía de Minneapolis apoyó plenamente el proyecto. Se presentó muchísima gente al casting, todos querían formar parte de la película. Encontramos rostros asombrosos, actores asombrosos".

Él mismo aceptó interpretar un pequeño papel en el que sujeta la Torah durante la secuencia del bar mitzvah. Ethan Coen dice: "Escogimos a Tyson porque nos pareció encajar perfectamente en el 'shul' (la sinagoga y la congregación)".

El director de localizaciones dice: "Estaba encantado y funcionó bien porque lo había hecho en la realidad. Pero es una tarea muy estresante porque, según la religión judía, si la Torah se cae, cualquiera que lo ve deberá ayunar durante 30 días".

"No se trataba solo de actuar. Un cantor auténtico y varios dirigentes de la sinagoga y de la comunidad participaban en la escena, por lo que debía asegurarme de que la Torah estaba bien equilibrada. Eso sí, la que usamos en la escena es la más pesada que he tenido que sujetar hasta ahora".

La actriz Sari Lennick se había mudado a Minneapolis desde la Costa Este hacía un par de años. Un día se cruzó con su representante, que según dice "me tenía bastante olvidada". A la semana hizo una prueba para la directora de casting Rachel Tenner, pero conseguir el papel de Judith Gopnik le parecía casi imposible. Unos días después repetía la prueba delante de los Coen, y la actriz recuerda, riendo: "Fueron muy educados y todos los chistes que conté les hicieron gracia, por lo que pasaron a ser mis dos personas favoritas en el mundo entero". No tardaron en confirmarle que el papel era suyo.

Sari Lennick dice: "Joel y Ethan escribieron un guión extraordinario. Durante el rodaje, no me limité a leer mis diálogos, leía el guión entero una y otra vez".

"Es de esas madres que tienen la comida preparada cuando todo el mundo regresa a casa", dice, hablando de su papel. "Pero su relación con Sy le ofrece algo que no tiene con su marido Larry. Para Judith, Sy representa 'el hombre serio', un hombre comprometido, mientras que Larry no le parece un hombre serio".

Sari Lennick cree que pudo hacerse con el personaje porque "nunca había tenido directores, ni siquiera en una pequeña producción teatral, que confiaran tanto en mí. Joel y Ethan siempre me pedían mi opinión, incluso para los peinados que debía llevar. A pesar de que concibieron, escribieron y dirigieron la historia, cuando empezamos a trabajar, me entregaron a Judith, como si creyesen que yo la conocía mejor que ellos".

Aaron Wolff y Jessica McManus también son unos jóvenes actores locales que se han encargado de dar vida a Danny y a Sarah. La abuela de la joven actriz vio un anuncio en el periódico The Minneapolis Star Tribune en 2008 para los papeles de los chicos Gopnik y animó a su nieta a que se presentara. "Ni siquiera tenía un currículo, no pensé que volverían a llamarme", explica Jessica McManus. "Cuando me dieron el papel, me puse tan contenta que me eché a llorar. Trabajar en un plató ha sido totalmente diferente de lo que esperaba, pero todos me han ayudado a adaptarme".

Hablando del personaje, añade: "Sarah sabe lo que quiere y lo quiere ahora. Me parece admirable… hasta cierto punto. Lo pasé bastante bien gritando a todo el mundo, pero tuve que cambiar de vocabulario, ha cambiado mucho desde 1967".

A pesar de estar a punto de mudarse a otro estado con su familia, el joven actor Aaron Wolff decidió presentarse a las pruebas: "Éramos conscientes de que sería complicado si me daban el papel, pero ha merecido la pena. Leía el guión e imaginaba las escenas, pero siempre que llegaba al plató, era diez veces mejor. Ha sido una experiencia genial".

El joven actor acababa de celebrar su propio bar mitzvah, y dice: "Creo que fueron las escenas más divertidas". ¿Y la más difícil? "Fue el primer día de rodaje, cuando tuve que fumar. Deprimente".

"Joel y Ethan son extremadamente simpáticos, pero no suelen hacer comentarios antes de un ensayo", explica Aaron Wolff. "Esperan a que acabemos para hablar".

El actor Richard Kind, cuyo rostro sí es conocido del gran público, tiene un papel más dramático de lo habitual en "Un tipo serio". Los Coen se acordaban de él por haberle hecho una prueba para su película anterior, Quemar después de leer, y quisieron verle para interpretar a uno de los rabinos. Al cabo de un tiempo, le avisaron de que los hermanos Coen estaban pensando en él para el papel del tío Arthur. Recuerda, riendo: "Estaba en Forth Worth y grabé la prueba. Nunca había conseguido un papel mandando una cinta, jamás, pero esta vez funcionó".

El actor sigue diciendo: "Arthur no aparece mucho en pantalla. Hasta que empezamos a ensayar, cuando todo el mundo me decía: 'Oh, Arthur es un papel genial', no me di cuenta de que lo era. Reflexioné acerca de lo que yo quería aportar al personaje y de la idea que tenían los hermanos Coen, pero muchas cosas en Arthur dependen de la imaginación de cada uno".

Larry Stuhlbarg explica que "Richard y yo hablamos de cómo podía haber sido el pasado de los dos hermanos. Arthur es mayor que Larry y siempre fue el más inteligente, pero el más inepto socialmente. Con el tiempo, Larry se hizo más seguro de sí mismo, mientras que Arthur se atrofió".

Sin trabajo y sin casa a pesar de haber sido brillante, el tío Arthur sufre de un quiste sebáceo en la nuca. Richard Kind lo ve como "un monstruito, como si toda la fealdad del mundo se hubiera pegado a su nuca. No para de drenarlo con un aparato, pero se regenera constantemente".

Para el papel de Sy Ableman, el hombre con el que Larry Gopnik rivaliza por el afecto de su esposa, los Coen escogieron al actor Fred Melamed. "Sy es el símbolo sexual de la película; siempre hace falta uno", dice Joel Coen.

"Pero no es el 'destrozahogares' habitual", puntualiza Ethan.

Fred Melamed dice que no tuvo ningún inconveniente en interpretar a "un arribista pomposo, con demasiados kilos, que habla en un tono rabínico desde el centro de la sexualidad americana, de donde viene".

Hace casi veinte años, el actor hizo una prueba para el papel clave de Barton Fink. Al final se lo dieron a Michael Lerner, que fue nominado a un Oscar por su trabajo, "merecidamente", según Fred Melamed, y sigue diciendo: "Pero se acordaron de mí y me llamaron antes que a cualquier otro para este papel. El guión me recordó a algunas de sus mejores películas, esas que se meten entre el consciente y el subconsciente y siguen afectando durante tiempo".

El actor, hablando de su papel, dice: "En "Un tipo serio", Judith se enamora de un hombre mayor que no es físicamente superatractivo. Pero le parece más importante que Larry, al que considera poco 'macher', como dicen en yiddish, es decir, con poca ambición. Larry da clases, pero no entusiasma a sus alumnos como hace Sy. Ethan me dijo que Sy era un tipo 'que no dudaba de sí mismo'. Al parecer, conocían a alguien así cuando eran niños. Sy es de esas personas que, históricamente, toman las peores decisiones y están convencidas de que han hecho lo mejor para todos; carecen del mecanismo de duda que tienen las personas normales, y acaban destruyendo a mucha gente. Aunque Sy lo hace a muy pequeña escala…"

En el plató, Fred Melamed se reunió con Katherine Borowitz, una antigua compañera de la facultad de Drama de Yale, y con su gran amigo Adam Arkin, que tiene el papel del abogado y que también trabaja por primera vez con los hermanos Coen. "Adam y yo estábamos hablando un día e hizo la descripción perfecta: 'Trabajar en esta película sienta bien porque no tiene nada que ver con la forma en que se trabaja habitualmente".

El actor va más allá: "Hay directores que no disfrutan del rodaje porque deben entregar el control, pero eso no les ocurre a Joel y Ethan. Disfrutan de todos los aspectos, desde la escritura del guión, pasando por el rodaje, hasta la posproducción, todo".

"Al concebir la historia, quizá no se sienten amenazados por las ideas que puedan tener otros. Al contrario, me hicieron sentir que contaba la historia con ellos".


Más y mejores casas
"1967 fue un año genial en el Medio Oeste", dice el diseñador de producción Jess Gonchor. "Nacieron nuevos estilos de diseño. Estudiamos el periodo a fondo y empezamos a buscar decorados que pudiéramos adaptar al rodaje. Nunca he trabajado en una película donde haya encontrado la localización perfecta a la primera".

El mayor reto era encontrar un barrio que apenas hubiera cambiado en los últimos cuarenta años para poder recrear una típica zona residencial del Medio Oeste a finales de los sesenta. El productor Robert Graf explica: "Hay muchas zonas bien conservadas arquitectónicamente en las 'Ciudades Gemelas' (Minneapolis-St. Paul), pero la mayoría ya tienen 50 años y los árboles son muy grandes".

Sigue diciendo: "Buscábamos algo que diera la sensación de un barrio nuevo. Cuando se miran fotos de la época, es fácil darse cuenta de que la mayoría de estas urbanizaciones se construyeron en lo que antes eran campos de maíz o de pasto".

El director de localizaciones Tyson Bidner y el equipo de Jess Gonchor buscaron zonas en los alrededores de las dos ciudades donde una tormenta o un tornado hubieran destruido parte de la vegetación más antigua. El productor dice: "Por fin encontramos un barrio por donde pasó una fuerte tormenta hace 8 años que destruyó parte de los árboles, sobre todo en los jardines delanteros".

Tyson Bidner añade: "Tuvieron que replantar los árboles, lo que encajaba con un barrio residencial de los años sesenta, donde los árboles se plantaron al mismo tiempo que se construyeron las casas".

"Tuvimos la cooperación y el apoyo de doce familias del barrio: cuatro casas en un lado de la calle, cuatro del otro lado de la calle, y las cuatro colindantes de ambos lados", añade.

Jess Gonchor dice: "El barrio es muy bonito, pero hubo que cambiar la vegetación y reconvertir los caminos que llevan a los garajes, estrecharlos. Ahora se tienen dos coches; en la época, una familia solo tenía uno. También volvimos a plantar el césped".

Encontraron una escuela hebraica que, según Tyson Bidner, "podía servirnos para 3 ó 4 decorados, lo que siempre viene bien en una película de bajo presupuesto. La cafetería del colegio se convirtió en un aula".

"Para conseguir un aula de este tamaño, habríamos tenido que construirla", añade Jess Gonchor. "El guión describía un aula con unos 20 ó 24 alumnos en sus pupitres y tomas panorámicas. Tuvimos mucha suerte".

Los cineastas también necesitaban una sinagoga que pareciera nueva. La mayoría de las sinagogas de Minneapolis tienen un estilo muy clásico, y los Coen sugirieron el templo donde iban de niños. Pero ya no era una sinagoga, sino una iglesia. Volver a transformar el edificio habría llevado demasiado tiempo.

Tyson Bidner encontró el "shul" perfecto, B'nai Emet, no lejos de donde crecieron los hermanos Coen. Allí se rodó una de las secuencias más especiales de "Un tipo serio". Con la inestimable colaboración de su director de fotografía habitual, Roger Deakins, nominado a ocho Oscar, y que usa su propia cámara, los Coen disfrutaron mucho buscando la fotografía perfecta para la secuencia del bar mitzvah. Algunas partes de la secuencia debieron ser aprobadas por los ancianos del templo, que las autorizaron después de leer el guión.

Ethan Coen dice: "Fue una secuencia genial de rodar porque Roger usó unos objetivos especiales que distorsionan el plano focal, aportando un efecto suave y extraño a todo lo que contiene el encuadre a excepción de un plano arbitrario. Había usado estos mismos objetivos en El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. En nuestra película, los ha usado en dos secuencias, la del bar mitzvah y cuando Larry va a ver a la Sra. Samsky (interpretada por Amy Landecker), su misteriosa y sexy vecina".

Otros decorados fueron el Parque Interstate en la orilla del río Saint Croix, donde los Coen hacían canoa, y el pintoresco lago Rebecca, en Independence, con una pequeña playa. Tyson Bidner reconoce que fue posible "encontrar todos los decorados necesarios en las Ciudades Gemelas".

Durante el rodaje, la producción hizo hincapié en la protección medioambiental. Los actores y el equipo usaban botellas de metal que se rellenaban con agua de manantial para eliminar las botellas de plástico. Además, muchos utensilios estaban hechos con harina de maíz, lo que permite un reciclado fácil. "Reciclamos las bandejas y los platos", dice Tyson Bidner. "Todos eran conscientes de la importancia de encontrar formas de ayudar un poco".

Una preparación cuidadosa y el hecho de trabajar con colaboradores habituales también ayuda mucho. Joel Coen dice: "Tenemos una enorme ventaja al poder trabajar con los mejores profesionales. Nuestras películas son lo que son gracias a ellos, y es de una enorme ayuda cuando se dispone de un presupuesto reducido y de muy pocos recursos".

Ethan Coen corrobora la opinión de su hermano: "Cuando se hace una película sobre una comunidad judía del Medio Oeste en el año 67, y Fred Melamed es el tío sexy de la historia, no se consigue mucho apoyo financiero".

A pesar de las carencias presupuestarias, Joel Coen siempre se maravilla ante la forma en que "Nancy Haigh, la directora artística, nos sorprende con lo que es capaz de encontrar para el universo que hemos decidido crear. Aporta todos los pequeños detalles que lo convierten en auténtico".

Ethan Coen añade: "Es una gentil, pero acumuló toda una serie de objetos judaicos y hebraicos típicos de nuestra niñez. Nancy se superó a sí misma y consiguió mucho más de lo que se ve en la película".

El coordinador de efectos especiales Larz Anderson y su equipo construyeron un cerebro humano con arcilla y silicona para las películas en blanco y negro de los años 50 que Danny ve en televisión.

Jess Gonchor dice: "Joel y Ethan describen sus secuencias con gran lujo de detalles y hacen un storyboard de toda la película, lo que facilita mucho mi trabajo. Me permite saber adónde voy. Me dan rienda suelta hasta que llego demasiado lejos, y entonces me paran".

"En "Un tipo serio", la construcción va por bloques. El primer bloque es el prólogo, la pareja, luego viene el aula de Danny. El despacho de Larry también lo es, y el motel Jolly Roger, desde luego. Son mundos concretos de los que los personajes a menudo quieren salir. Una de las razones por las que este guión es tan bueno es porque viene de algo, de un lugar real, es una realidad aumentada…"


Enfoque automático
Cualquier película que transcurre en el pasado busca puntos de apoyo visuales, "detalles que comuniquen el periodo con inmediatez", dice Joel Coen.

Los coches son perfectos para este fin, y "Un tipo serio" no iba a ser una excepción, sobre todo porque una de las secuencias clave incluye dos coches en marcha, cada uno en una dirección. Joel Coen lo explica: "Nos pareció que no debíamos llenar la película con coches de aspecto muy nuevo; me refiero a coches de coleccionistas que los cuidan mucho, brillan y están impecables. Fue una auténtica lucha conseguir coches de la época, pero que no estuvieran perfectos, o al menos que pudiéramos ensuciar un poco".

Semanas antes del comienzo del rodaje, el coordinador de vehículos Mike Arnold, que ya había trabajado con los Coen en Fargo hace más de diez años, empezó a recorrer las ferias de coches de época en busca de los vehículos adecuados para los protagonistas y para las escenas exteriores. "Me dijeron que dejaban a mi elección los coches que servirían de telón de fondo", explica. "Se interesaban más por los coches principales. Sólo especificaron que 'nada de rojos, blancos y aletas grandes'. Tampoco podía haber vehículos anteriores a los años 50 porque eran demasiado de 'época'".

Los cineastas escogieron un Dodge Coronet para Larry Gopnik. Es un coche de tamaño medio que salió en los cincuenta y del que volvió a presentarse un modelo a mediados de los años sesenta. Mike Arnold sigue diciendo: "El coche encaja muy bien con la personalidad de Larry; es un coche normal, típico del 66. No es muy elegante, pero Larry tampoco es elegante". Sin embargo, Sy Ableman conduce un Coupé de Ville.

En cuanto al coche de la Sra. Samsky, el coordinador de vehículos convenció a los Coen para hacer una excepción. Explica: "Estaba seguro de que debía conducir un Mustang. Al principio escogí uno dorado, pero también mandé a Ethan y a Joel la foto de un modelo rojo. Les encantó, y también a Jess Gonchor. Ella es un personaje con carácter, debía tener un coche con carácter. Conseguí un coche rojo, al menos".

El vehículo favorito del diseñador de producción Jess Gonchor es "el autobús escolar amarillo. Siempre había querido hacer una película con uno así; le puse letras hebraicas porque es para el colegio hebraico de Danny".

Los actores tuvieron que adaptarse a los coches de época, que carecen de muchas de las innovaciones actuales, como por ejemplo la dirección asistida. Mike Arnold recuerda, riendo: "Al principio se sentaban al volante, giraban la llave y no pasaba nada porque no tienen transmisión electrónica, hay que pisar el acelerador".

Las docenas de coches aparcados delante de la sinagoga el día de la celebración del bar mitzvah se consiguieron con la ayuda de canales de televisión y emisoras de radio locales que invitaron a la gente a participar. Pero fue necesario un incentivo añadido. Joel Coen lo explica: "Los dueños de estos vehículos tienen un gran sentido de la propiedad, y se nos ocurrió que lo mejor sería dejarles que participaran como extras en la película, que condujeran sus coches".


Cambios en la moda
Para Sari Lennick fue la faja y otras prendas interiores; para Aaron Wolff, los pantalones hasta más arriba de la cintura. Cuando se hace una película de época, muchos actores se meten más dentro del papel gracias a la ropa que llevan.

Mary Zophres, la diseñadora de vestuario que se ha ocupado de numerosas producciones de los hermanos Coen, dice: "Cada escena, cada encuadre de "Un tipo serio" tiene una personalidad propia. La Fundación Cultural Judía del Alto Medio Oeste tuvo la amabilidad de prestarme su archivo fotográfico, y lo compartí con el departamento de peluquería y maquillaje. Mi inspiración viene del archivo y del guión".

Mary Zophres no tardó en descubrir que Minneapolis en 1967 no estaba tan adelantada, en cuanto a moda, como otras zonas del país. "Si la película hubiera transcurrido en 1969, el estilo sería totalmente diferente", explica. "Pero en 1967, en las zonas residenciales de esta ciudad, la moda seguía siendo muy conservadora. Los 'alegres sesenta' no habían llegado a esos barrios. Aunque Danny Gopnik escuche a Jefferson Airplane, no se viste como Jefferson Airplane. Su padre le habría dado un tirón de orejas; además, es su madre quien le compra la ropa".

Muchos personajes de la película siguen un estilo específico, desde los profesores y estudiantes de la Universidad hasta los alumnos del colegio hebraico. Con todo esto en mente, Mary Zophres habló de los colores de la ropa con los Coen, Jess Gonchor y Roger Deakins. La historia tiene lugar en mayo, lo que podría dar pie a tonos pasteles, pero la diseñadora no estaba de acuerdo. "Les mostré a Joel y a Ethan una página del catálogo de Sears & Roebuck llamada 'Otoño profundo', y fueron los tonos que escogimos. Hay bastantes azules y algunas combinaciones de colores, como turquesa con verde oliva, una mezcla típica de los sesenta. Me limité a colores específicos, intensos. Vestí a las mujeres con tonos oscuros, negro, marrón chocolate y verde botella".

Tanto los actores principales como los extras debieron aprender a llevar una ropa que no tiene nada que ver con la actual. Mary Zophres dice: "En los sesenta, los pantalones se llevaban por encima de la cintura. No paraba de repetir a los extras: 'Súbase los pantalones'. Parecía mi leitmotiv".

Y sigue diciendo: "Mi asistente Jenny Eagan y yo también repetíamos sin cesar: 'Métase la camisa en los pantalones'. En aquella época, todos se preocupaban por cómo iban vestidos. Se vestían incluso para ir a la tienda de la esquina; no salían con zapatillas y chándal. Aún se esforzaban en vestirse correctamente aunque solo fuera para los vecinos".

Añade: "Jenny y yo vestimos a cada uno de los extras. No paramos hasta quedar satisfechas con el aspecto de cada uno, hasta que estuvieran perfectos para salir en cualquier escena. Reconozco que algunos rostros me inspiraron. Hay rostros geniales en "Un tipo serio"".

Cuidaron hasta el último detalle de la ropa femenina. Mary Zophres dice: "Todas las mujeres llevaban la ropa interior correcta para la época. Las blusas eran de pinzas, y si el sujetador no era el adecuado, la blusa no caía bien".

La diseñadora de vestuario recuerda que Sari Lennick tuvo que transformarse de pies a cabeza para encarnar a Judith Gopnik: "No se lo explicamos de golpe. No íbamos a cortarle el pelo, pero debía teñírselo en marrón para encajar con los otros Gopnik. El peinado imitaba a la perfección una foto de 1967 que habíamos encontrado".

"Luego vino la ropa", sigue diciendo. "Zapatos planos. Faldas con el peor largo de la historia, exactamente a media pantorrilla. Blusas plisadas. Fue una verdadera transformación, pero Sari se metió de lleno en el papel".

Las fotos de los profesores universitarios de física de los sesenta en Minnesota les dieron suficientes pistas para vestir al profesor Larry Gopnik. Escogieron camisas de vestir de manga corta, no solo porque estábamos en mayo, sino también por el aspecto "empollón".

Mary Zophres combinó las camisas de manga corta con trajes y corbatas conservadoras, chaquetas y pantalones más informales, y un "pocket protector" (protector de bolsillo). Mary Zophres dice: "Puede sonar a lugar común, pero con Michael Stuhlbarg funcionó de maravilla. También llevaba pantalones un poco demasiado cortos, por lo que podía lucir los zapatos perfectos para la época; algunos eran totalmente nuevos. Michael se vistió y se convirtió en el personaje".

En una época en que las lentillas no eran tan habituales como ahora, las gafas ocupaban un lugar importante, "sobre todo para el personaje de Larry. Desde el momento en que leí el guión, estaba convencida de que debía llevar gafas. Pero varios personajes llevaban gafas y fue una dificultad añadida para Roger Deakins", reconoce la diseñadora. "Decidimos hacer dos pares de gafas para cada actor, unas con cristales transparentes, y otras con antirreflectantes para poder cambiarlas según la iluminación".

El infeliz tío Arthur se pasa casi todo el tiempo en pijama; pero Richard Kind sugirió que su personaje debería llevar ropa que le estuviera grande. Mary Zophres estaba totalmente de acuerdo: "Nada le cae realmente bien; por ejemplo, las mangas son demasiado largas, lo que le deprime aún más. Si se viste a alguien con una prenda de hombros caídos, parecerá que tiene menos hombros".

Pero la diseñadora tiró la casa por la ventana para Sy Ableman: "Sy es el cosmopolita de la comunidad. El guión especifica que lleva las camisas por fuera. Acabamos haciendo todas sus camisas a mano; la primera vez que aparece, lleva una camisa de tela tahitiana que compré para Leonardo DiCaprio en Atrápame si puedes. Nunca la usamos y estaba guardada en mi garaje. Es fácil imaginar a Sy de vacaciones en un lugar o en un crucero inasequible para los Gopnik".

"No disponíamos del presupuesto habitual para una película de época, y tuvimos que prepararlo todo con suma exactitud. Me encantó hacerlo".


Esto va en serio
Richard Kind dice: "Creo que "Un tipo serio" refleja la forma en que Joel y Ethan Coen ven el mundo y la condición humana. También es una buena historia acerca de un triste hijo de perra".

Fred Melamed cree que "en "Un tipo serio" pasan cosas buenas y malas, y no se explica todo. Larry quiere saber qué ha hecho mal. Quiere asegurarse de que ha hecho algo moralmente incorrecto para poder corregirlo y que dejen de pasarle tantas cosas horrendas. Pero no ha hecho nada muy malo, solo ha pasado por la vida".

Michael Stuhlbarg se limita a repetir la cita que aparece en la pantalla al principio de la película: "'Recibe con simplicidad todo lo que te pasa', me parece un fantástico mantra para tener en cuenta".

Mary Zophres cree que la película es "una comedia de la angustia. Hay drama y desgracias, pero todo está contado con mucho humor. Es un poco como la vida misma, me parece hilarante".


Glosario
Agunah - La persona divorciada a la que aún no se permite volver a casarse.
Bar mitzvah - Una de las ceremonias más importantes de la religión judía; se celebra en la sinagoga para los chicos de 13 años. El equivalente para las chicas (a los 12 ó 13 años) es el bas mitzvah.
Bupkes - Nada. Por ejemplo: "¿Y qué me queda? ¡Bupkes!"
Dybbuck - El alma de un muerto que a menudo intenta poseer a un vivo.
Gett - La persona divorciada a la que se permite volver a casarse.
Goy - Término coloquial para la persona no judía, es decir, gentil.
Haftorah - Partes de la Biblia hebraica leídas durante los servicios, incluso por un chico bar mitzvah.
Hashem - El Nombre, el término hebreo usado para Dios.
Macher - Una persona ambiciosa, importante, que ha conseguido algo.
Mazel tov! - ¡Enhorabuena!
Mensch - Alguien con carácter y un propósito en la vida.
Mitzvah - Buena acción, bendición. Se usa a menudo en un contexto religioso en el sentido de hacer un favor a alguien.
Nu? - ¿Qué pasa?
Reb - El equivalente a "señor", y también la abreviatura de "rabino".
Shabbas - El día sagrado judío, desde el viernes por la noche al sábado por la noche.
Shtetl - Antiguamente, una aldea judía del este de Europa.
Shiva - Siete; también los siete días de luto obligatorios.
Shul - La sinagoga y la congregación.
Torah - Los primeros cinco libros de las Sagradas Escrituras hebraicas, transcritos en un rollo manuscrito para su uso durante los servicios en la sinagoga.