Cinemanía > Películas > Todo incluido > Comentario
Destacado: Scarlett Johansson es la protagonista de 'Viuda negra'
Todo incluido cartel reducidoTodo incluido(Couples retreat)
Dirigida por Peter Billingsley
¿Qué te parece la película?

Todo incluido es la primera película como realizador del conocido productor PETER BILLINGSLEY. Está escrita por Jon Favreau, Vince Vaughn y DANA FOX (Algo pasa en Las Vegas, El día de la boda). La comedia reúne de nuevo a los productores de Separados, Vince Vaughn y SCOTT STUBER (Tú, yo y ahora… Dupree, Mal ejemplo).

El director ha juntado a un equipo de talento que incluye al director de fotografía ERIC EDWARDS (Separados, Lío embarazoso); el diseñador de producción SHEPHERD FRANKEL (Como en casa en ningún sitio, 27 vestidos); el montador DAN LEBENTAL (las entregas de Iron Man, Separados); el supervisor de efectos visuales JAMIE DIXON (Wanted/Se busca, Una guerra muy perra), y la diseñadora de vestuario SUSAN MATHESON (Pasado de vueltas, En el filo de las olas). El dos veces oscarizado compositor A R RAHMAN (Slumdog Millionaire, Elizabeth: la edad de oro) se ha encargado de la música, y JOHN O’BRIEN (Separados, Made) es el supervisor musical.

Los productores ejecutivos son VICTORIA VAUGHN (Wild West Comedy Show: 30 Days & 30 Nights – Hollywood to the Heartland, Separados) y GUY RIEDEL (Como en casa en ningún sitio, De boda en boda).


Pasándolo bien
En 1996, Vince Vaughn y Jon Favreau se dieron a conocer en la comedia Swingers, que se convirtió en un clásico y catapultó a la fama los dos actores, además de servir de trampolín para Todo incluido. En 2007, Swingers ganó el Premio Guy Movie Hall of Fame ofrecido por "Guys’ Choice", de Spike TV. Después de grabar el programa, Vince Vaughn y Jon Favreau decidieron celebrarlo en uno de los decorados de la película, el Dresden Room. Y Vaughn aprovechó para contarle el concepto de Todo incluido a Favreau.

"Tenía la idea de hacer una película acerca de un grupo de amigos casados con los típicos problemas de pareja; algunos más que otros", dice Vince Vaughn, que pasa a resumir el argumento, y acaba diciendo: "La gracia está en ver sus relaciones a través de un microscopio".

"Quería que fuesen personas normales con problemas cotidianos en un decorado excepcional", sigue diciendo. "El público tenía que reconocerse un poco en alguna de las cuatro parejas para poder reírse de las situaciones y obstáculos con los que se encuentran. También quería que fuese un guión esperanzador, que algunos sueños se hicieran realidad. Aunque no siempre es fácil, más vale esforzarse en salvar la relación que perderla del todo".

Jon Favreau estaba dispuesto a volver a trabajar con su amigo. "Vince me propuso una nueva colaboración después de muchos años", dice. "Cuando me habló de Todo incluido, el concepto me atrajo".

Vince Vaughn se puso en contacto con Scott Stuber, con el que había trabajado en 2006 en la taquillera anti-comedia Separados. "Vince y yo siempre hablamos de cosas que podríamos hacer juntos. Cuando me habló de Todo incluido, me pareció el vehículo perfecto para explorar las relaciones a través de la comedia", dice el productor.

Cuando Jon Favreau aceptó escribir el guión con Vaughn y la guionista cómica Dana Fox, los tres empezaron a construir la historia. Se centraron en cuatro parejas del Medio Oeste: la aparentemente pareja perfecta, formada por Dave y Ronnie; los analíticos Jason y Cynthia; Joel y Lucy, que están a punto de separarse, y el recientemente separado Shane y su nueva novia Trudy, de 20 años.

Para Jon Favreau, la premisa fundamental era que debía identificarse con la historia. Sería su película más personal desde Swingers: "He pasado por el matrimonio y he tenido hijos; se viven situaciones muy divertidas. Era algo que aún no había explorado en un guión".

Scott Stuber añade: "El guión hablaba del comportamiento y de las relaciones con esperanza y alegría. Y sabía que sería fantástico rodar una película con amigos. Hacer películas con personas con las que compartes gustos e ideas es una experiencia que debe repetirse".

Encontrar al director no fue nada difícil. Vince Vaughn ofreció el proyecto a Peter Billingsley, que debuta como realizador. Billingsley tiene numerosos títulos en su haber como productor, incluyendo películas protagonizadas por Vince Vaughn (Made, Separados, Como en casa en ningún sitio) y por Jon Favreau (Made, Zathura, una aventura espacial, Iron Man). Quiso ser director desde que trabajó como actor en Historias de Navidad.

"Durante el rodaje de Historias de Navidad pasé mucho tiempo con el director Bob Clark", dice Peter Billingsley. "Con el tiempo, cada vez me atraía más la idea de la dirección, y cuando le dije que quería ser realizador, me dio el mejor consejo de todos: ‘Ve a la sala de montaje, sólo allí aprenderás a hacer una película’. Empecé a pasar el máximo tiempo posible en la posproducción. Estaba convencido de que si debía dirigir, aparecería la película idónea".

Como socio desde hace varios años de Wild West Picture Show Production, la productora de Vince Vaughn, su relación con el actor facilitó la elección. "Vince y yo nos entendemos muy bien", dice el realizador. "Todo incluido es nuestra cuarta película juntos. Las anteriores me ayudaron a prepararme para dirigir esta. Conozco a Vince, y sé cómo desarrolla la historia y los personajes; los dos sabíamos lo que queríamos conseguir con esta película".


Turistas y gurús: El casting d ela película
Vince Vaughn, Jason Bateman, Jon Favreau y Faizon Love se comprometieron con la película antes de que se escribiera el guión. "Vince y yo somos capaces de levantar un proyecto y llevarlo a cabo", dice Jon Favreau. "Por eso pudimos conseguir los actores que quería Vince. Y fue genial porque para mí es mucho más fácil escribir si sé quién será la voz del personaje".

A la hora del casting, el director y los productores buscaron actores cómicos capaces de interpretar momentos dramáticos. "Tres de las cuatro parejas llevan varios años casados y debían tener esos pequeños detalles típicos de los matrimonios", dice Scott Stuber. "Todos los actores debían ser simpáticos y poder dar la réplica con facilidad. Vince, Jon, Jason y Faizon son amigos desde hace tiempo, pero Kristin, Kristen, Malin y Kali no se conocían. Sin embargo, se cayeron de maravilla y parecían amigas de toda la vida. Sé que el público se identificará con las cuatro parejas y estará deseando que puedan solucionar sus problemas".

En opinión de Vince Vaughn, Dave es un personaje con el que es fácil conectar: "Dave tiene una vida estupenda", explica. "Es un padre fantástico, un buen marido, pero nunca se toma el tiempo de apreciar su vida. De pronto, en la isla, se ve obligado a pensar: ‘¿Mi mujer y yo tenemos un problema, o se están pasando los psicólogos?’"

El director agradece el esfuerzo que su amigo ha puesto en el papel: "Vince tiene un gran sentido de la historia y del personaje. Cuando se mete en la piel de un personaje con el que conecta, encuentra formas para expresar aún mejor lo que está en el guión".

Jason Bateman encarna a Jason, un marido demasiado analítico que convence a sus amigos para que vayan a Edén con una presentación PowerPoint. "El personaje de Jason es el trampolín que da pie a la película", dice Vince Vaughn. "Su mujer y él tienen problemas. Viajar a un paraíso para las parejas quizá les ayude a ver qué deben hacer, separarse o permanecer juntos".

"Me llamaron. Me hablaron de una comedia con Vince Vaughn y Jon Favreau que se rodaría en Bora Bora. Además, nombraron mi personaje por mí. ¿Qué más podía pedir?", dice Jason Bateman, riendo. "Me hicieron un personaje a medida, seguro que tendré que devolver parte de mi caché a Universal".

Jon Favreau, además de ser uno de los guionistas, interpreta a Joey, un hombre infeliz en su matrimonio. "Creo que mi experiencia personal se refleja sobre todo en el personaje de Vince. Los otros son casos extremos de por qué una relación se tuerce", reconoce el guionista y actor. "Joey es el perfecto ejemplo de lo que pasa cuando uno deja de esforzarse y todo muere, pero se sigue otros 20 años como si nada".

"Creo que mucha gente se identificará con Joey y Lucy. Su hijo está a punto de ir a la universidad y van a quedarse solos en casa", dice Scott Stuber. "No tardarán en preguntarse si aún son una pareja, si todavía están conectados. Jon es un guionista y un actor asombroso, es capaz de comunicar sentimientos en la pantalla".

Faizon Love, que interpreta a Shane, separado de su mujer y en plena crisis de los cuarenta, es otro amigo de Vince Vaughn y Jon Favreau. "Cuando me ofrecieron el papel, tuve la sensación de volver a hacer un proyecto de instituto. Hace mucho que Jon, Vince, Peter y yo somos amigos", dice el actor. "Shane no está en su mejor momento y su chica tiene 20 años, pero le hace sentirse joven mientras intenta olvidar que está a punto de divorciarse".

"Cualquier papel de Faizon atrae al público", dice Vince Vaughn. "Su personaje es cómico y entrañable a la vez".

En cuanto a los papeles femeninos, los cineastas encontraron a actrices capaces de ser creíbles como amigas y con la fuerza suficiente para ser la contrapartida de los papeles masculinos.

El papel de Ronnie, la esposa de Dave, está interpretado por la actriz sueca Malin Akerman, a la que hemos visto recientemente en Watchmen. "Lo que realmente me gustó de la historia fue que las cuatro parejas son muy diferentes", dice la actriz. "Me casé hace dos años, y me parece una historia muy plausible. No es fácil que una relación funcione, hay que esforzarse. A veces, nos tomamos la vida demasiado en serio y olvidamos que las pequeñas cosas también cuentan".

El director Peter Billingsley, hablando de la actriz, dice: "Ronnie y Dave son los ojos del público. Y si son los únicos cuerdos en este mundo de locos, deben poder demostrarlo. Malin es capaz de superar situaciones cómicas muy difíciles, como demostró en Matrimonio compulsivo. Nos pareció que si era capaz de hacerlo con elegancia, y encima caer bien a los espectadores, debía ser una gran actriz. Además, aporta seguridad al personaje".

Para el papel de Cynthia, la también analítica esposa de Jason, los cineastas se inclinaron por Kristen Bell, la estrella de la exitosa película de 2008, Paso de ti. "Cynthia es muy importante por dos razones", explica el director. "Ninguno de los dos son infieles; cree que hay un camino para todo. Si se sigue el camino correcto, todo puede arreglarse. Queríamos una mujer realmente guapa, una esposa asombrosa para Jason. Y Kristen lo es".

"No me reconozco en Cynthia", dice la actriz, riendo. "Pero no me importaría ser como ella de vez en cuando. Nunca llega tarde, sigue la agenda, se centra en los problemas y las soluciones, es decidida. Pero no se puede vivir siempre así y por eso tiene problemas con su marido".

Para hacer de Lucy, la infiel esposa de Joey, los cineastas escogieron a Kristin Davis, de "Sexo en Nueva York". "Lucy es un papel totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada", dice. "Al leer el guión, pensé: ‘¿No se habrán equivocado al ofrecerme el papel de Lucy?’ No soy la elección más obvia, pero es lo que más me atrajo. A veces, sólo otros actores pueden imaginar a un compañero en un papel diferente".

Los cineastas estaban convencidos de que era ridículo hacer una película acerca de la pareja y no incluir la infidelidad. Para el papel de la joven madre y esposa infiel, el director y los productores sabían que Kristin Davis aportaría un toque muy positivo a un personaje que, en principio, no despertaría la simpatía del público. Vince Vaughn dice: "Kristin es muy divertida y cae bien. Era la actriz perfecta. Despertaría la simpatía de los espectadores, que estarían dispuestos a apoyarla".

Para encarnar a Trudy, la bulliciosa novia veinteañera de Shane, escogieron a Kali Hawk, que debuta en la gran pantalla: "Trudy hace lo que quiere sin pedir disculpas", explica la actriz. "Tengo una amiga muy parecida a Trudy; si no le gusta algo, lo dice. No encaja muy bien con Shane y sus amigos, pero es la única que no ha perdido la capacidad de pasarlo bien sin más".

El productor Scott Stuber dice: "Kali no lo tenía nada fácil, pero lo ha hecho de maravilla. Muy a menudo, bastaba con una mirada suya o un movimiento de la cabeza para que todos soltáramos una carcajada".

Cuando las cuatro parejas llegan a Edén, descubren que no pueden realizar ninguna de las actividades soñadas (motos acuáticas, tomar el sol, spa) si no participan en el programa de terapia para parejas que empieza a las 6 de la mañana. Sctanley (pronunciado "Stanley"), interpretado por el cómico británico PETER SERAFINOWICZ, se encarga de que todas las parejas sigan las reglas. El instructor de yoga es CARLOS PONCE. Pero las enseñanzas del centro Edén se basan en la filosofía del mundialmente conocido gurú Monsieur Marcel, interpretado por Jean Reno. "Marcel quiere compartir un mensaje con el mundo", dice el actor, riendo. "Y ese mensaje es desnudarse delante de las personas amadas. Desnudarse mental y físicamente. No se esconde nada, no se miente. Aunque duela, siempre es mejor decir la verdad a la persona amada".


Muy cerca del paraiso: Un rodaje en Bora Bora

La localización de Edén
Existían varias posibilidades para rodar Todo incluido, entre ellas Hawai, el Caribe, México, las Bahamas y Bali. "Le pregunté a Shepherd Frankel, el diseñador de producción, dónde rodaría él una película así, y empezamos a estudiar las zonas tropicales de todo el mundo". Pero cuando los cineastas descubrieron las aguas azules y las playas de arena blanca de la lejana isla de Bora Bora, supieron que habían encontrado la localización perfecta.

Todo incluido es la primera película que se rueda en esta zona del Pacífico desde que Jan Troell rodó, en 1979, el épico largometraje de aventuras Huracán. Los cineastas recorrieron más de una docena de hoteles en esta parte de la Polinesia Francesa, buscando uno con habitaciones construidas encima del mar. "La clave era encontrar uno que nos permitiera ocuparlo en su totalidad", explica Peter Billingsley.

Después de recorrer la isla, llegaron a un acuerdo con el St. Régis Bora Bora Resort. Este hotel de cinco estrellas está en el islote de Motu Piti Aau ("Dos corazones" en tahitiano). Cuenta con tres pabellones diferentes en 1.170 metros cuadrados y está rodeado por arenas blancas y una laguna idílica.

"El St. Regis es realmente espectacular. Está en una isla carente de carreteras y coches", dice el director. "La única forma de llegar es por barco. Las habitaciones construidas encima del agua son increíbles. Tienen más de 162 metros cuadrados, lo que nos daba mucho espacio para rodar. La laguna es una auténtica maravilla y está dominada por el monte Otemanu. Estaban dispuestos a cerrar el hotel para que pudiéramos usarlo a nuestro antojo".

La isla ofrecía paisajes incomparables, pero también planteaba graves problemas. "La preproducción requirió un tremendo esfuerzo por parte del equipo", explica el director. "Victoria Vaughn, Guy Riedel y el jefe de producción UDI NEDIVI se reunieron con el presidente de la Polinesia Francesa para explicarle lo que necesitábamos. Tanto él como su gobierno nos dieron todo tipo de facilidades. Creo que ninguno de nosotros éramos conscientes de los problemas logísticos, pero cuando varias personas unen sus fuerzas, es asombroso lo que puede conseguirse".

Dada las escasez de rodajes en Bora Bora, fue necesario trasladar todo el equipo. En otras palabras, 15 contenedores de 6 metros y dos contenedores de 12 metros llenos hasta arriba llegaron por barco, además de varias toneladas por avión y unas 120 personas entre reparto y miembros del equipo técnico.

El 4 de octubre de 2008 empezó el rodaje en el muelle de bienvenida del St. Regis Resort, con el director de fotografía ERIC EDWARDS y el director Peter Billingsley orquestando la toma de la llegada de las cuatro parejas.

Una relación al desnudo
Los actores se enfrentaron muy pronto a su primera prueba. Entre las escenas iniciales del calendario de rodaje está la secuencia donde las parejas conocen a Monsieur Marcel. El gurú de la terapia coloca a cada miembro de la pareja enfrente del otro y les pide que se queden en paños menores.

"Para Marcel, el ejercicio es una metáfora, no se debe esconder nada", explica Jean Reno. "No hay ropa, ni coches ni casa detrás de los que esconderse".

"Es una escena muy divertida y totalmente irresistible", explica Jason Bateman. "Es uno de los primeros ejercicios en grupo que debemos hacer. No sólo nuestros personajes se sienten incómodos, nosotros también. Vince, Jon, Faizon y yo no somos ejemplos de hombres para la portada de una revista. Pero es una comedia y somos capaces de cualquier cosa para conseguir una carcajada".

Otra escena brillante por su incomodidad es la clase de yoga con el maestro Salvadore. La idea partió de una experiencia que Vince Vaughn tuvo en Los Ángeles en una clase de yoga. "Una novia me llevó a clase de yoga. No podía creerlo. Todos actuaban como si no les importase que el instructor estuviera metiendo mano a las chicas descaradamente. Me pareció que podría ser gracioso en una película".

Rodar en el agua
Uno de los retos del rodaje fue llevar al reparto y al equipo, repartidos en 4 hoteles, a las localizaciones en una flotilla de barcos y barcazas. El coordinador de efectos marinos DAN MALONE fue el encargado de la logística. "En Bora Bora todo se transporta por mar", explica. "Llevamos los generadores al Sr. Regis sobre barcazas. Los cargábamos y descargábamos cada día".

Otro problema fue rodar una escena en aguas pobladas por rayas pastinacas y tiburones. "Escogimos una zona a unos 10 minutos del hotel y necesitamos una flotilla de 15 barcos y barcazas", recuerda el coordinador. "Una de las barcazas llevaba la grúa. También teníamos un equipo especial de rodaje submarino. Instalamos áreas de descanso para que los actores pudieran descansar entre las tomas. Fue un montaje increíble".

Para Vince Vaughn, trabajar con estas criaturas era adentrarse en un terreno desconocido. "Me metí en el agua con los tiburones, pero crecí en el Medio Oeste. Sinceramente, me siento más cómodo en un lago", dice. "Vi Tiburón de pequeño y me daba miedo la piscina. El océano es un lugar místico donde sobro, pero una vez que me metí, me alegré de haberlo hecho".


¿Cómo te sientes? - La improvisación
Aunque todos los actores estaban dispuestos a improvisar, no es tan fácil como parece. "La improvisación es una palabra que ha perdido su sentido", dice Peter Billingsley. "En realidad, sólo es una forma diferente de conseguir el objetivo en una escena. Es importante que el director no grite ‘¡Corten!’ demasiado pronto, por si aparece una pepita de oro. Eric y yo usamos varias cámaras para no perder un momento inesperado. En estos casos, el director debe callarse y dejar que ocurra".

Vince Vaughn está de acuerdo. "Si se da libertad a los actores para que exploren, es más espontáneo", explica. "Siempre me sorprende que algunos crean que todo está improvisado. Pero no es así. Los diálogos de un guión requieren mucho trabajo. Luego, antes de rodar la escena, ensayamos un par de veces por si se nos ocurre algo más, pero todo está bastante estudiado antes de empezar a rodar".

Aunque Peter Billingsley nunca había dirigido un largometraje, tanto los actores como el equipo creen que supo guiar la improvisación como un realizador experimentado. "Peter nunca se presentó al rodaje sin saber exactamente lo que quería hacer", dice Scott Stuber. "Pero era consciente de que, al ser una comedia, no iba a ir todo por el camino trazado de antemano, y no le asustaba en absoluto. Los actores confiaban en él. Además, tiene mentalidad de productor y si surgía un problema, sabía cómo conseguir la toma que necesitaba".

"Como productor ya había trabajado con los jefes de departamento y con el 80% del equipo. Todos estaban dispuestos a colaborar en mi primera película como realizador", dice Peter Billingsley. "Fue una gran ayuda. Aparte de eso, intenté que fuera un rodaje rápido para que la comedia no perdiera ímpetu. Si se pide a los actores que sean graciosos, hay que moverse deprisa para que todo tenga suficiente energía cinética".

"Lo bueno de esta película es que escogimos situaciones normales a las que todo el mundo se enfrenta; las ambientamos en un lugar genial, en circunstancias excepcionales, y las desarrollamos en tono de comedia", añade Vince Vaughn. "Es una película llena de esperanza y optimismo, pero no le importa ensuciarse las manos, pasarlo bien y cometer faltas de educación".


Al estilo Polinesio: El diseño de la comedia
El diseñador de producción Shepherd Frankel tuvo que adaptar el precioso St. Regis a los diversos decorados requeridos por en el Centro Edén de Todo incluido.

"Cuando decidimos rodar en Bora Bora, acordamos crear decorados abiertos a los montes, a la vegetación, a la arena blanca, y usar el paisaje de telón de fondo", dice Shepherd Frankel. "Al llegar, buscamos un lugar con una vista increíble para instalar el decorado de las sesiones de terapia. No encontramos la estructura adecuada en la isla del St. Regis. Sin embargo, descubrimos un islote adyacente; era bastante seco, con arena negruzca y un par de palmeras, pero tenía una vista incomparable de la montaña de Bora Bora. Decidimos construir la estructura necesaria y llevar arena blanca para la playa".

Los planos del edificio eran asombrosos, pero los cineastas no creían que pudiera construirse en tan poco tiempo. "El diseñó de Shepherd sólo podía ser levantado por carpinteros locales y a partir de materiales polinesios", explica el realizador. "Por ejemplo, el equipo no habría podido construir un tejado de palmas en tan poco tiempo, pero los polinesios lo hicieron en una semana. Era asombroso verles. Trabajaron con el equipo occidental en algunas de las estructuras más complicadas".

Sin embargo, uno de los mayores retos llegó después, al regresar al Estudio 12 de Universal. Allí se creó el mayor decorado de la película, Edén Este, el reflejo hedonístico de Edén Oeste. El decorado se llenó de cabañas, antorchas, un escenario para la orquesta, y una enorme piscina con bar en el centro y pista de baile con iluminación interactiva.

Peter Billingsley explica por qué se rodó en los estudios de Universal: "No era factible llevar 300 extras a Bora Bora. Edén Este es la meta a la que todos aspiran. Hacía falta un decorado impresionante".

Y añade: "Rodamos esas escenas en Los Ángeles en enero. Necesitábamos un decorado donde pudiera controlarse la temperatura ambiente para que no saliera vapor del agua de la piscina".

El diseñador de producción reconoce que fue la mayor dificultad a la que se enfrentó: "Lo más difícil de construir una piscina es que no haya fugas, y eso nunca se sabe hasta que se llena de agua. Pero, además, debíamos construir toda una estructura encima, por lo que necesitamos a cien personas durante 20 días".