Cinemanía > Películas > Ispansi > Sinopsis
Destacado: Santiago Segura dirige y protagoniza 'Padre no hay más que uno 2'
Ispansi cartel reducidoIspansi(Españoles)
Dirigida por Carlos Iglesias
¿Qué te parece la película?

ISPANSI (ESPAÑOLES) pretende ser ante todo un encuentro entre las dos Españas, representadas en este caso por dos enemigos naturales; una mujer de derechas y un comisario político, los dos con un ideal compartido: salvar un convoy de niños españoles en la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

Basada en varios hechos reales, narra los odios y pasiones de dos mundos enfrentados en lo ideológico pero cercanos en lo compasivo y en lo humano.


Sinopsis
Al poco tiempo de comenzar la Guerra Civil Española, la República envió a 3.000 niños a la Unión Soviética para protegerles de los bombardeos de Franco. Los primeros en salir fueron los niños sin padres, los niños de los orfanatos.

Nuestra protagonista femenina se llama Paula, la hija de una familia acaudalada de derechas, con padre y hermano falangistas, que tuvo la mala suerte de quedarse embarazada de un hombre que se negó a casarse con ella; como no podía abortar, por creencias religiosas, ni asumir su maternidad fuera del matrimonio, se convierte en víctima de su propia ideología, y tiene que esconder a su criatura en un orfanato de Madrid. Al enterarse del inminente viaje de su hijo a Rusia, roba la identidad de una republicana muerta para ofrecerse de voluntaria como cuidadora de los niños, y de esta forma emprende un viaje terrible junto a su hijo rodeada de sus enemigos naturales a miles de kilómetros de su país y su gente.

En junio del 41, Hitler invadió la Unión Soviética, en septiembre estaba a dieciséis kilómetros de Moscú. Los convoyes de niños españoles huyen de la ciudad hacia Stalingrado. La continua llegada de tropas de refresco para la defensa de Moscú entorpece una y otra vez el viaje de los españoles; en una de estas paradas se les une un comisario político del Partido Comunista de España que va a curar sus heridas de guerra a Samarcanda; este personaje se convertirá en nuestro protagonista masculino: se llama Álvaro.


Argumento
ESPAÑOLES es básicamente una historia de amor entre dos enemigos: una enfermera falangista que oculta su identidad, y un comisario político del Partido Comunista de España, personajes de las dos Españas unidos por el denominador común del cuidado amoroso a los niños de la guerra.

Durante el tiempo que duró nuestra guerra fratricida, los republicanos, según iban perdiendo la guerra, fueron enviando niños entre 5 y 14 años a distintos países, acompañados de enfermeras, médicos, profesores y profesoras que velaron por su seguridad y educación española. Varias de estas expediciones fueron a la Unión Soviética.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, 3.000 niños españoles estaban diseminados por las más importantes ciudades soviéticas desde hacía, al menos, tres años. En la primavera del 41, Hitler rompió su tratado de no agresión con Stalin e invadió la Unión Soviética por varios frentes; en diciembre del mismo año, el ejército alemán estaba a las puertas de Moscú, Stalingrado y otras ciudades donde residían niños españoles. Las autoridades soviéticas, en un gran acto de generosidad, dieron preferencia a la evacuación de estos niños, por delante de la de sus propias familias. Los niños españoles de Moscú y sus cuidadores fueron evacuados en varios trenes hacia la protección natural de la cordillera de los Urales, largo y penoso camino donde muchos perdieron la vida, por el frío, el hambre, y las incursiones de los paracaidistas alemanes en la retaguardia rusa.

Éste es el marco de nuestra historia, un tren cargado de españoles que pretende hacer el camino de Moscú hasta los Urales en plena Segunda Guerra Mundial.


Descripción de los persoajes

PAULA, 38 años en el 42. Pertenece a la burguesía madrileña de derechas, religiosa y conservadora. Aspecto frágil y vulnerable, pero también noble y elegante. Sus años de máximo esplendor ya han pasado; sin embargo, se muestra valiente, firme y decidida para llevar adelante sus decisiones más importantes fuera de los límites de sus creencias, ni la religión ni la ideología política, ni siquiera las normas sociales evitarán que se quede junto a su hijo, incluso rodeada de sus enemigos naturales y a miles de kilómetros de su tierra y su gente, y que posteriormente regrese a la Rusia comunista para terminar sus días junto a otro perdedor de la historia, aquel hombre que pese a ser su enemigo será su compañero definitivo. Su fuerza moral y el motor de sus impulsos, el amor, le harán crecerse en las dificultades y resistir a las penalidades de una vida de privaciones y desarraigo.

Es la protagonista incuestionable de esta historia. A través de sus vicisitudes, y utilizándola como excusa, pasaremos por la España monárquica, republicana, la Guerra Civil, la Segunda Guerra Mundial y los años difíciles de la Guerra Fría. Un recorrido que haremos de la mano de sus pasiones, sus dramas y alegrías.


ÁLVARO, 45 años en el 42, comisario político del Partido Comunista de España durante nuestra Guerra Civil, es llevado pocos meses antes de finalizar la guerra a la Escuela de Oficiales de Moscú para recibir instrucción con otras decenas de suboficiales españoles.

En el 39 termina nuestra contienda y estos hombres ya no podrán regresar hasta la muerte de Franco en el 75, para muchos de ellos, demasiado tarde.

Durante los primeros enfrentamientos con las tropas alemanas lucha con los maquis soviéticos, en cuyas filas se encuentran muchos voluntarios españoles, algunos menores de edad que mintieron para que los rusos les dejaran enrolarse y así poder vengar a sus familiares muertos en España. Durante una de estas refriegas en las afueras de Leningrado, es herido por un pelotón de españoles pertenecientes a la División Azul, fascistas aliados de los alemanes.

Le conocemos como responsable de un convoy de niños y adultos españoles camino de los Urales.

Es un hombre comprometido ideológicamente, pacifista asqueado de la lucha y el sufrimiento, vencido en la guerra y en la vida, un antihéroe que sueña con un futuro imposible para su patria, abandonada a su suerte por todas las democracias occidentales.

Su primera relación con Paula es tremendamente primitiva: al verla desnuda, despierta en él sus instintos más primarios de una sexualidad ya casi olvidada. Al conocer la condición de Paula, se siente con derecho a tomar por la fuerza aquello que desea, pero la resignación de ella le quita toda excitación al momento y le hace recapacitar como ser humano.

La lujuria y el desprecio darán paso al respeto, a la admiración y finalmente al amor por aquella que será su compañera más fiel, la que no le abandonará y será su única alegría en la tristeza de su destierro.

La muerte de Franco le llega demasiado tarde: viudo y anciano, quiere compartir la ansiada noticia con alguien que la pueda entender, la excitación le juega la mala pasada de morir al mismo tiempo que su enemigo, aquel que le había robado toda una vida.


JORGE, 42 años en el 42, hermano de Paula. Personaje de muchos perfiles, sería el prototipo del fascista cruel y noble a partes iguales, leal y protector de los suyos incluso al extremo del enfrentamiento físico con sus propios aliados, soberbio y arrogante, chulesco y bondadoso, de creencias firmes, sin aristas, artífice de la nueva España y conocedor de los privilegios que eso conlleva, amantísimo hijo y hermano, verdugo sin compasión de sus enemigos, sentimental y despiadado.


ROSARIO, 35 años en el 42. Asturiana de aspecto campesino, pequeña y apretada, viva e inteligente, valiente y luchadora. La vida todavía no la ha vencido y no lo hará mientras conserve su rabia y sus ganas de venganza. Enseguida su instinto la lleva a intuir el secreto de Paula, pero no la delata. ¿Cómo se puede acusar a una madre por querer estar junto a su hijo?

Por Álvaro siente la atracción de lo nuevo, del poder, de la necesidad también de ser protegida, querida, de no seguir luchando sola contra su soledad y sus recuerdos.

Tiene la certeza de ser más hembra que esa Paula triste y mustia que parece eclipsarla ante Álvaro.


TÁRTARO, sin edad definida, hombre robusto, grueso, paciente, con las cicatrices del tiempo en su rostro, manos de oso, filósofo a su manera, soldado a la fuerza, comunista convencido. Por el grupo de españoles siente el interés que le causó el país cuando luchó como voluntario en España, les considera valientes, pero también pobres diablos condenados a un destierro sin esperanza. Preferiría no tener la responsabilidad de ese grupo de niños, pero no los abandonará a su suerte como hicieron otros rusos.


PIEDAD, 45 en el 42. Mujer ajada, sus mejores años dejaron su huella en sus facciones raciales y todavía atractivas. Alcohólica por desesperación, hipócrita, e irónica, esconde tras el humor su angustia y su soledad y las inmensas ganas que tiene de poderse reunir de nuevo con su marido, pero hasta que eso ocurra coquetea sin malicia con cualquiera y con cualquier excusa. No cree en las ideologías ni en que valga la pena morir por unos ideales, pero mataría por cualquiera de esos niños que ella no pudo tener. Odia Rusia, su clima y su tristeza, y añora el sol y las gentes de su Extremadura perdida.


ÁNGEL, 50 años en el 42. Culto y refinado, honesto, cansado, grueso y torpe, viejo antes de tiempo. Casado con Ludmila, a la que quiere más como a una hija que como mujer. Teórico político que se ofreció voluntario para acompañar a los niños a Rusia después de haber sido declarado inútil para el frente. Perdió a su mujer y sus dos hijas en el gran bombardeo de Almería. Su misión es que esos niños no pierdan sus raíces, su cultura, y el recuerdo de su patria, formar a hombres y mujeres que sepan terminar lo que a ellos no se les permitió.


MÉDICO RUSO, 40 años en el 42. Apocado, tímido, de tipo atlético y facciones eslavas. Le destinaron a la casa de niños número 2 justo antes de empezar la invasión.

Enamorado de Rosario en silencio, siente por ella la atracción de lo exótico de ese país, España, que él no conoce pero que idealiza por su decidida lucha contra el fascismo y las fantásticas cosas que sobre él se cuentan. Formado en los valores comunistas, repudia, sin embargo, la crueldad de Stalin hacia su propio pueblo.


LUDMILA, 22 años en el 42. Joven, atlética, vital, bellas facciones eslavas, valiente y reservada. De ascendencia búlgara, fue llevada junto a su madre y hermanos a Moscú al comenzar la guerra. Sus raíces búlgaras la avergüenzan, porque Bulgaria fue aliada de los alemanes, e intenta esconderlo siempre que puede. Conoció a Ángel siendo ella profesora de educación física de la casa número 1, y se enamoró de su cultura y refinamiento, encontró en él al padre que apenas conoció.

Los demás personajes serán secundarios, si bien el grupo de los 30 o 35 niños, aproximadamente, que van en la expedición tendrán su protagonismo en conjunto, y serán la clave histórica que moverá la trama. Sus características en el 42 serán: niños y niñas entre los 9 y los 16 años, características físicas latinas, vivirán los acontecimientos como una aventura, sin las connotaciones dramáticas que tendrán para los adultos, ya que sus dramas particulares: separación de sus familias, fallecimiento de familiares, etc., se habrán producido hace 5 años en el 42, y su adaptación a sus nuevas circunstancias ya hace tiempo que se ha producido. A algunos les recuperaremos ya de adultos, cuando en el 57 Franco autorice su traslado a España.