Cinemanía > Películas > El primer día del resto de tu vida > Comentario
Destacado: Ryan Gosling protagoniza junto a Emily Blunt 'El especialista'
El primer día del resto de tu vida cartel reducidoEl primer día del resto de tu vida(Le premier jour du reste de ta vie)
Dirigida por Rémi Bezançon
¿Qué te parece la película?

Los personajes vistos por el director

ALBERT (Pio Marmaï) "Las familias son máquinas que aplastan tus emociones".

Miércoles 24 de agosto de 1988

Albert tiene 20 años, y considera que ha llegado la hora de dejar el hogar familiar. Por desgracia para su madre, ha decidido mudarse a un pequeño apartamento que hay en el edificio de su abuelo. Su independencia tendrá importantes consecuencias para él y para su familia.

La silla vacía
Su salida del hogar familiar provoca reacciones muy diferentes entre sus padres y hermanos. Raphaël piensa que ahora, gracias a que su hermano mayor se ha independizado, por fin podrá respirar y tener más libertad.

Por un lado, Fleur intentará mudarse a la habitación que Albert ha dejado vacía y por otro, Robert quiere acondicionarla para usarla como despacho. Ésta se convierte en una ocasión inmejorable para demostrar quién es el cabeza de familia. Sólo Marie-Jeanne vive la marcha de Albert como un drama. “¡Nuestra familia se está desmoronando!” En este día, yo quería plasmar el momento justo en el que todos ellos tienen que replantearse el lugar que ocupan dentro del núcleo familiar.

Un hombre con prisas
Las primeras palabras de Albert en la película son: “Me voy”. Sí, ¿pero dónde? ¿Y qué deja atrás? Albert es el hijo mayor, y sobre el que recaen las esperanzas y ambiciones de la familia. Y de hecho, si obviamos que está fracasando en lo más importante, parece que es un tipo con éxito. Con las prisas por olvidarse de la rabia, su vergüenza, su deseo de golpear las paredes o la cara de su hermano, va por la vida cabizbajo. Necesitará algún tiempo para darse cuenta de que ha elegido el camino equivocado.

Sin miedo a la oscuridad
Albert es un personaje complejo. Sobre él recaen muchas frustraciones y antiguos conflictos familiares. Es por ello normal que tenga cierto resentimiento y quiera independizarse rápidamente. Su personaje tiene una gran fuerza: no tiene miedo a los cambios - opiniones, caminos elegidos, carrera -.

En el fondo, es consciente de que las cosas buenas nunca cambian, como se puede apreciar en Los siete magníficos, película por la que, desde pequeño, siente una gran admiración. La primera vez que ve la película en su nuevo apartamento, aún resuenan los diálogos en su cabeza.

El director dice sobre… Pio Marmaï: "Aunque no suponga ningún riesgo, siempre es muy interesante apostar por gente joven y actores aún desconocidos, para descubrir a nuevos talentos. Decidí buscar esa nueva perla, y cuando me encontré con Pio Marmaï, me cautivó su inmenso carisma y la fuerza de su mirada. Durante todo el rodaje no dejó de sorprenderme".


FLEUR (Déborah François) "No lo entenderías".

Viernes 3 de diciembre de 1993

Han pasado 5 años, hoy es el decimosexto cumpleaños de Fleur. El día perfecto para perder la virginidad y recordarle a su madre que ya no es ninguna niña. La guerra madre-hija ha empezado, y habrá sangre.

Smells like teen spirit
Recuerdo perfectamente la inquietante sensación de soledad, la incomprensión y la exaltación propia de la adolescencia. ¿Todos la “sufrimos”, no? Fleur muestra su rebeldía a través de una amplia colección de señales de ‘No pasar’ en la puerta de su habitación, fotos y pósters en las paredes – la mayoría de su ídolo Kurt Cobain - y rompe sus vaqueros, con la esperanza de molestar a sus padres. El problema surge cuando, en lugar de enfadarse, su madre decide imitar el comportamiento alocado de su hija.

Vintage de los 90
A principios de los 90, en plena época grunge, Fleur es una adolescente. Quería retratar este periodo porque en el se aprecia perfectamente ese desencanto que buscaba en los ojos de Fleur. Los años 90 tenían algo trágico, representan la muerte, el fin del siglo XX.

Momentos de intimidad
Antes de escribir este personaje, busqué la manera de ponerme en la piel de una joven de 16 años. Comencé trasladándole mis propios recuerdos de adolescencia, mis pasiones magnificadas, mis patéticas intentonas de rebelión contra mis padres, mis dudas y mis miedos. La utilización de un diario personal, me ayudó mucho. Traté de imaginarme que tipo de secretos guardaría ella y hacer como si me los hubiera confiado.

El director dice sobre… Déborah François: "Para interpretar a esta joven rebelde, encontré a Deborah François, la actriz perfecta. A pesar de su violencia, su confusión interior y sus excesos, Fleur es por encima de todo una joven frágil, sensible y muy agradable. Deborah también presenta esa dualidad: tras su aparente apariencia angelical se esconden muchas emociones que sabe expresar perfectamente".


RAPHAËL (Marc-André Grondin) "Procrastina... qué?"

Sábado 22 de junio de 1996

Como todos los sábados, Raphael, 25 años, visita a su abuelo que ha decidido enseñarle todo lo que sabe sobre el vino. Con una copa de Burdeos en la mano, se sinceran mutuamente. Pierre le habla de Claudine, su mujer, que murió muy joven, antes de conocer a ninguno de sus nietos. Y Raphaël recuerda a Moïra, su primer amor. Es una gran ocasión para que ambos retrocedan en el tiempo.

Aplazar las cosas
Raphaël no puede ni siquiera pronunciar la palabra "procrastinar" y, sin embargo, él es un claro ejemplo de la palabra. Siempre está dispuesto a aplazar todas las cosas que tiene que hacer. Nada le molesta ni le disgusta. Me encantan este tipo de personajes, un tanto vagos y sin ningún horario que cumplir, por lo que siempre están disponibles para cualquier tipo de diversión, incluso las más salvajes. El personaje de Raphaël es un regalo para cualquier guionista.

Sueños y realidad
Raphaël es el que encarna los sueños familiares, mientras que Albert representa las preocupaciones y obligaciones. Esto le ha llevado a vivir los últimos diez años en un mundo de fantasía, que no le ha impedido avanzar. Ha estado, durante años, locamente enamorado de una chica, a la que sólo conoce de cinco minutos. Cree firmemente que será capaz de encontrar su número telefónico en las profundidades de su memoria si se concentra a fondo. Cuando se inscribe en competiciones de guitarra, no toca, simplemente hace cómo que toca. La modalidad de ‘air guitar’ es muy simple, sólo tienes que emplear tu imaginación. Todas estas cosas le convierten en un tipo muy cool que gusta a todos. El problema es que tienes que ser realista: no puedes sobrevivir sólo de amor, agua y heavy metal. Este es el problema de los sueños: que en algún momento debes despertar.

El heredero
Raphaël hereda las pasiones de otros, especialmente de aquellos que nunca las han realizado. De su abuelo hereda su amor por el vino; de su padre, su amor por el rock. Y es gracias a su capacidad de absorción a la que finalmente encuentra su voz.

El director dice sobre… Marc-André Grondin: "Al ver C.R.A.Z.Y. (Jean-Marc Vallée) quedé totalmente maravillado con Marc- André Grondin. Su mirada cautivadora, a la par que infantil, era la idónea para interpretar a Raphaël. Es un actor sumamente talentoso, muy alegre y comprometido con su trabajo. Por encima de todo, tiene una cualidad que aprecio sobre todas las demás "es un detector de mierda". Eso es lo que llamo a la gente que es capaz de detectar cuando algo no va bien – un diálogo, una situación o el vestuario -. No es una expresión mía; se la escuché a James Cameron, durante el rodaje de Titanic, cuando hablaba sobre Leonardo DiCaprio, y me gustó".


MARIE-JEANNE (Zabou Breitman) "Me gustaría ser diferente, que todo volviera a ser como antes: cuando tu padre me amaba y cuando yo era la única persona en el mundo para vosotros tres".

Viernes 25 de septiembre de 1998

"Necesita un buen polvo". De esta forma es como Fleur habla de su madre, en su diario. Por supuesto, Marie-Jeanne nunca debería haberlo leído, pero ¿cómo puede alguien resistir semejante tentación? La incesante repetición de esas cuatro palabras, a lo largo de su interminable día y la crisis de los 50, llevan a Marie-Jeanne a una situación límite.

Apocalypse Now
Marie-Jeanne se niega a madurar y envejecer. El problema es que la veinteañera de la casa no es ella, sino su hija. Fleur vive como una muchacha de su edad: sin ningún tipo de compromiso. Cada vez es más independiente, caótica e insolente. Se ha convertido en toda una profesional en el arte de torturar a su madre. Su madre lo aguanta como puede, pero mientras una de las dos siga queriendo pelea, la guerra no cesará.

Madre para siempre
A través de este día apocalíptico, quería recordar a la gente que la figura de la madre siempre será el centro de toda familia. Se trata de un homenaje al que no podía resistirme - incluso aunque fuera una ilusión – porque, más allá de la idea que Fleur, Raphaël y Albert tengan de su madre, Marie-Jeanne es, ante todo una mujer. Y si como madre parece inmortal, por desgracia, como mujer se ha convertido en un ser vulnerable, con muchos deseos por cumplir. ¿Pero puede alguien permanecer eternamente deseable? Ésta es otra pregunta que siempre nos surge...

El director dice sobre… Zabou Breitman: "Cuando me encontré con Zabou, supe inmediatamente que ella encarnaría perfectamente el papel de Marie-Jeanne, esa madre que, a medida que sus hijos se van haciendo mayores, lucha por volver a recuperar su juventud. Además de ser una gran directora, es una actriz maravillosa, con grandes dotes interpretativas. Representa sin problema cualquier tipo de emoción y sentimiento: la generosidad de una madre, la sensualidad de una mujer y las emociones más imperceptibles. Desde el primer momento supe que había captado completamente la esencia de su personaje".


ROBERT (Jacques Gamblin) "Veos crecer a los tres es lo más bonito que he visto en mi vida".

Viernes 26 de mayo de 2000

Hoy, Robert aprenderá algo que cambiará su vida para siempre. Su nuevo reto será vivir cada día como si fuera el último.

Rock'n'Robert
Robert no es precisamente un padre modelo. Hay algo de adolescente latente en él. Podrías imaginartelo a los 20 años, con vaqueros ajustados, zapatos de punta y chaqueta de cuero, poniendo con mimo el último álbum de los Rolling Stones en su tocadiscos. Robert lo vive todo muy intensamente, y esa energía y su pasión por la "air guitar", ha sido precisamente la que ha contagiado a Raphaël. También dedica parte de su tiempo a transmitir sus valores, mostrando a Albert que nunca es tarde para enfrentarse a sus demonios.

Taxi driver
A veces, es un deseo especial filmar una escena concreta que aporta ciertos elementos a la historia. Desde que comencé a escribir el guión, tuve en mente que Robert, y su hijo mayor, tendrían un problema serio de comunicación que les haría distanciarse. ¿Cómo pueden dos personas que no se dirigen la palabra reconciliarse? Yo no soy precisamente un charlatán, pero si existe un lugar donde eso sea posible, ese es el asiento trasero de un taxi. Tenía la escena muy clara en mi cabeza: Sin saberlo, Albert entra al taxi de su padre, y afortunadamente para la historia, logran romper su prolongado silencio. El trabajo de Robert estaba claro desde el primer momento.

Like a Rolling Stone
Como taxista, Robert vive como un fracasado de la sociedad. Pero trata de compensarlo dentro de su faceta como padre. Debía notarse que su relación con su padre, interpretado por el maravilloso Roger Dumas, tampoco había sido nada fácil. En un mundo ideal, Robert debería haberse hecho cargo del viñedo familiar, pero la muerte de su madre contribuyó a su distanciamiento. El tremendo dolor que les acarreó su pérdida, fue destruyendo poco a poco la comunicación entre ambos.

El director dice sobre … Jacques Gamblin: "Cuando escribo guiones, me prohibo pensar en quien interpretará cada uno de los papeles. No quiero que mis personajes estén influenciados, desde el principio, por una voz, un físico o una actitud determinada. Realmente es muy perturbador encontrarte con el actor que interpretará el papel. Crees que lo sabes todo sobre él y de repente, cuando estáis cara a cara para hacer la prueba, descubres nuevos rasgos que parecen obvios. A Jacques le gusta hablar de su personaje en profundidad y para los directores eso es algo maravilloso. Dirigirle fue una experiencia increíble. Su instinto y perfeccionismo, su carisma y elegancia constituyen una combinación perfecta. Representa una paradoja muy inspiradora: es capaz de estar con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes al mismo tiempo".


Rémi Bezançon (Director y guionista)
Tras su brillante debut, en 2005, con Love Is in the Air (400.000 espectadores), Bezançon vuelve a ponerse tras la cámara, para contar una peculiar historia sobre la vida de una familia, contada durante cinco días; el día más importante de cada uno de los cinco miembros de la familia. "El objetivo era que, al cambiar de puntos de vista, no se olvidara nunca a los demás personajes", subraya el realizador. "Así he podido jugar con largas elipsis temporales y cada jornada tiene su propia lógica cinematográfica".

Más allá de esta construcción radial, Rémi Bezançon explica por qué ha elegido la vida familiar como tema: "es a la vez lo que nos moldea y aquello de lo que nos liberamos, el núcleo donde se nos transmite todo y en el cual se originan todas las frustraciones. ¿Pero acaso es posible elegir nuestro legado? ¿Qué papel desempeña la familia en nuestra trayectoria personal y cuál es nuestro margen de libertad? Cada uno de mis personajes aporta su respuesta". Un tema que ha seducido a la productora Mandarin Cinéma, que ya produjo el primer largometraje del cineasta y que le ha apoyado, esta vez, con un presupuesto de 5,82 millones de euros, de los cuales 1,25 millones provienen de una coproducción y de pagos adelantados de France 2 Cinéma, así como de pagos adelantados de Canal+ y TPS.

Filmografía
A Happy Event
2007 El primer día del resto de tu vida (Director y guionista)
2005 Love Is In The Air (Director y guionista)
2003 LŽAnnée des Sept Vierges (Guión)
2003 Paraboles – corto - (Director y guionista)
2001 Vikings – corto - (Director y guionista)
2000 Les Brigands (Guionista)
1997 Little Italie – corto - (Director y guionista)


Entrevista con Rémi Bezançon

P: El primer día del resto de tu vida, tu segunda película examina el retrato de una familia. ¿Qué fue lo que le hizo mostrarnos a esta familia?

R: Mi familia es muy importante para mí, e incluso aunque dentro de esta película no haya nada autobiográfico, quería homenajearles a mi manera. Siempre me he preguntado que hubiera pasado si hubiera tenido otros padres. Estoy seguro de que sería alguien completamente diferente, ¿pero quién? La vida familiar es aquello que nos define como personas y de lo que tanto queremos liberarnos. Un lugar donde todo es impartido, pero también un lugar lleno de callejones sin salida. ¿Pero podemos elegir lo que heredamos? ¿Qué papel juega la familia en nuestra trayectoria personal? ¿Y sobre qué podemos decidir? Estas preguntas ya surgieron en mi primera película, Love Is In The Air, y en mis cortos. Y cada uno de mis personajes daban sus propias respuestas.


P: La vida de la familia Duval se cuenta a lo largo de doce años, pero únicamente se centra en cinco días. ¿Por qué escogió esta estructura?

R: La idea de filmar un día clave en la vida de cada miembro de la familia se me ocurrió al escribir el guión. Incluso en las familias más unidas, cada miembro es muy diferente al resto. Pensé que construir el relato en forma de estrella sería la mejor manera de presentarlo. Cada uno de los cinco días corresponde a un miembro de la familia. Durante ese día, le seguimos estrechamente de la mañana a la noche. Al estructurar así la historia, la mayor dificultad radicaba en no olvidabamos del resto de personajes, al cambiar de punto de vista. Quise hacer una película con cinco personajes principales más que una película de conjunto. Me interesaba ver como cada persona influía sobre los demás. Esto me permitía jugar con largos periodos de tiempo. Me llamaba la atención la idea de dejar que los espectadores imaginaran que pasaba con los demás miembros de la familia mientras tanto.


P: ¿Influyó esta construcción narrativa en la dirección?

R: Sí. Lo organizamos todo de tal modo para que cada día narrado, nuestro operador de cámara, Antoine Monod, tuviera su propia lógica cinematográfica. Por ejemplo, durante el día protagonizado por el hijo mayor, rodamos usando un ángulo muy abierto para remarcar así las distancias existentes, subrayar al máximo la lejanía entre cada uno de los familiares, y matizar así aún más el camino hacia la independencia de Albert. Durante el día de Fleur, filmamos con una steadycam. Para Raphaël, usamos un estabilizador de imagen, ligeramente movido, como él. La parte de Marie-Jeanne, la madre, se rodó con una atmósfera de intimidad, con el fondo borroso, gracias a unas lentes de gran longitud. Y para el último día, el de Robert, quería conseguir un día tranquilo, con una luz que mostrase las líneas de una forma parecida a las pinturas, de un estilo parecido al de las las pinturas de Edward Hopper.


P: A pesar de su humor y energía, la película tiene cierto aire nostálgico. La niñez parece un paraíso perdido. ¿Se podría decir que el paso del tiempo es un personaje más dentro de esta película?

R: ¡Dentro de la familia es dónde mejor se percibe el paso del tiempo, especialmente cuando ves las viejas grabaciones en Super 8 de tu niñez! Los niños crecen, los padres envejecen, y dependiendo de tu posición en la familia, tu perspectiva varía. Cada persona desarrolla su propia relación con el tiempo. Avanzando sin mirar atrás, para evitar remordimientos y tener que hacer exámenes de conciencia, Albert vive su vida muy rápido. Raphaël vive la suya más lentamente; para él, el mañana es como la eternidad. Fleur está tan desesperada por crecer que se mudaría a una bodega para envejecer, tan rápido como una botella de vino, mientras que Marie-Jeanne desea que el tiempo se detenga, o mejor todavía, poder retroceder en el tiempo. Y Robert, como cualquier buen hedonista, toma cada día tal y como le llega. Me parecía divertido presentar a cada personaje con un ritmo de vida totalmente diferente: los niños, los padres, e incluso los abuelos que piensan a menudo que sus propios hijos nunca crecerán, hasta incluso cuando ya tienen canas!


P: ¿Tenías en mente la canción "Le Premier Jour (du Reste de ta Vie)" de Etienne Daho cuando escribías el guión?

R: En realidad, tome prestado el título de la película de una frase de American Beauty de Sam Mendes. He de reconocer que nunca había oído la canción de Etienne Daho. Mi productora, Isabelle Grellat, la interpretó para mí cuando ya había terminado de escribir el guión. Pensé que era maravillosa y me quedé asombrado al ver cómo su letra hablaba sobre mi película. Desde entonces, sólo podía pensar en terminar la película con esa maravillosa canción.


P: ¿Está seguro de que no hay nada autobiográfico en la película?

R: Evidentemente me inspiré en mis propias experiencias. Tengo dos hermanos mayores y una hermana pequeña a la que siempre queríamos proteger, lo mismo que ocurre en la película. Pero sus vidas no tienen nada que ver con los miembros de esta familia, ni siquiera en la primera versión de la película, en la que había cuatro hijos Duval, como en mi familia. Sacrifiqué a uno de los personajes, al que más se parecía a mí, para reenfocar la historia. Desde ese momento me proyecté, a partes iguales, en cada uno de los personajes. Recogí millones de detalles de aquí y de allá, muchos de ellos que no tenían nada que ver con mi familia. Todos pueden reconocer cosas que han vivido en algún momento a lo largo de su vida.