Cinemanía > Películas > Sin compromiso > Comentario
Destacado: Nadie es lo que parece en 'La maldición del guapo' con Gonzalo de Castro y Juan Grandinetti
Sin compromiso cartel reducidoSin compromiso(No strings attached)
Dirigida por Ivan Reitman
¿Qué te parece la película?

El mago de la comedia IVAN REITMAN vuelve a sentarse en la silla del director para dirigir la aguda, inteligente y sexy película "Sin compromiso", protagonizada por NATALIE PORTMAN, ASHTON KUTCHER, CARY ELWES y KEVIN KLINE, en una historia de MIKE SAMONEK y ELIZABETH MERIWETHER, y con un guión de ELIZABETH MERIWETHER. REITMAN también la produce, junto a JOE MEDJUCK y JEFFREY CLIFFORD. Los productores ejecutivos son ROGER BIRNBAUM, GARY BARBER, JONATHAN GLICKMAN, NATALIE PORTMAN y TOM POLLOCK. ROGIER STOFFERS es el director de fotografía, IDA RANDOM la directora artística y JULIE WEISS la diseñadora del vestuario. JOHN DEBNEY es el compositor musical. LISA BRUCE es productora co-ejecutiva, y ALI BELL y ANNETTE SAVITCH son coproductoras.

Cuando la idea de explorar una relación adulta pero momentánea que vuelve del revés los preceptos de la comedia romántica aterrizó sobre la mesa de Ivan Reitman, el veterano realizador, nominado al Óscar, no tardó mucho tiempo en darse cuenta del potencial cinematográfico de esa premisa.

Dice Reitman: "Llevo trabajando con [la guionista] Elizabeth Meriwether unos tres años, y cada evolución del guión me ofrecía algo con lo que realmente podía identificarme. Me dije: 'Aquí hay una historia que trata acerca de personajes, de gente que se enfrenta a un dilema muy actual'. Gente interesante y muy divertida, hablando francamente del amor y del sexo. Y sencillamente me encantó".

Elizabeth Meriwether explica: "Me atraía mucho la idea de una historia de amor que empezase con un beso en lugar de acabar así. Eso es lo que sucede a veces en la vida real y, siendo yo alguien a quien le encantan las comedias románticas, quería escribir una que fuera moderna".

"Creo que aquí la idea atractiva era el concepto de que a los jóvenes adultos contemporáneos les resulta mucho más fácil practicar sexo al instante con una pareja que tener una relación romántica, un auténtico compromiso emocional con alguien", continúa Ivan Reitman. "Eso fue lo que me interesó. Hace algo más de 20 años, la película 'Cuando Harry conoció a Sally' respondió a la pregunta de si un hombre y una mujer podían ser amigos sin que el sexo se interpusiera. Sinceramente, creo que hoy la pregunta es: '¿Es posible que un hombre y una mujer tengan una relación puramente sexual sin que las emociones se interpongan?'".

Escritora en alza en Nueva York, Meriwether parecía ser la voz perfecta para su generación, que es inteligente, despabilada y adicta a la tecnología. El productor Jeffrey Clifford, de Montecito Pictures, se encargó de la primera reunión con Meriwether. Explica Clifford: "Tras nuestra primera reunión y el visto bueno de Ivan, Elizabeth se marchó y regresó con un guión. Era lo que había escrito partiendo de su experiencia y sus sentimientos, y cuando llegó el guión, fue uno de esos escasos momentos en los que uno sabe inmediatamente que eso va a ser una película. Liz tiene una voz única, y el guión es chispeante y tiene un sentido del humor subversivo y completamente singular".

Reitman (que acababa de terminar de producir la multi-premiada película "Up in the air" junto a su hijo, el cineasta Jason Reitman) ofrece una explicación muy sencilla de por qué quiso volver a dirigir: "Me sentí inspirado. Me encantó el trabajo de Jason como guionista y director de "Up in the air", y me recordó lo mucho que me gusta contar historias, crear películas con buenas ideas, en donde todo gire alrededor de los personajes y las interpretaciones. Llevaba un tiempo haciendo mayormente películas de mayor presupuesto y con muchos efectos especiales y, básicamente, me dio envidia. Y, a medida que el guión de Liz iba evolucionando, pensé: 'Bueno, aquí tengo una ocasión para hacer ese tipo de comedia'".

La motivación de Meriwether era escribir una comedia que describiera los altibajos de las relaciones modernas: "La cronología de las relaciones de mucha gente empieza por enrollarse, para inmediatamente llegar a un punto en el que no se sabe qué es lo que va a pasar. Luego, el enrollamiento vuelve a suceder un par de veces más, así que se tiene una conversación para decidir si es algo real o no lo es, y así es como sucede. Estamos acostumbrados a ver comedias románticas en las que se enamoran, se besan y, de repente, se espera de ellos que estén juntos y que sepan exactamente lo que hay que hacer".

Por el contrario, la premisa de la película parecía ofrecer la ocasión de explorar una idea que (al menos sobre el papel) parecía una solución lógica e incluso ideal. La guionista llega a confesar: "Esta película ha sido para mí como cumplir un deseo: la idea de que uno pueda hablarlo y decidir que sólo se va a tener una relación física y que, si surge algo más, se puede abandonar el barco".

Emma, la protagonista femenina, no quiere que nada se interponga en su camino, y menos aún un romance . Ella no es una chica de pareja, y las evita como a la peste. Como médica residente, trabaja sin descanso, llegando a menudo a trabajar 80 horas semanales con turnos continuos. Aprecia la honestidad y la eficiencia, y también le gusta practicar el sexo. Así pues, el acuerdo de practicar el sexo cuando se necesite es la solución perfecta. Según la guionista: "Emma no es una chica infantil, y quiere enfocar su vida de una forma muy lógica. Sólo quiere pasarlo bien y no quiere someterse a la presión de una relación, porque entonces es cuando la gente se puede convertir en 'versiones raras de sí mismos'".

Adam, el protagonista masculino, es un hombre que siempre lo ha tenido fácil con las mujeres y tiene una actitud despreocupada ante la vida. Hijo de una ex estrella de televisión en decadencia, Adam tiene suerte con la mujeres y no le resulta extraño enrollarse. Después de romperse su relación con su ex novia Vanessa, se siente confundido al seguir teniéndola cerca, pero esta vez con un nuevo novio junto a ella. Meriwether continúa: "Tras enterarse Adam de que su padre está saliendo con su ex novia, se da cuenta de que quizás haya sido demasiado complaciente y abierto. Comienza a pensar que entregarse emocionalmente es una idea peligrosa. Está en un punto en el que sólo quiere dar un portazo y liarla".

Y eso es justo lo que hacen, liarla. Y mucho.

Al preguntarle si realizó alguna investigación para la película, Ivan Reitman se ríe y dice: "Bueno, tuve suerte porque Liz Meriwether, que aún es una veinteañera, estaba metida de lleno en el momento tecnológico y generacional. Tanto de participante como de observadora, tiene muy buena vista y oído para los pequeños rituales de las relaciones contemporáneas".

Pero admite que a veces se llevaba la 'investigación' a casa: "Mira, tengo tres hijos veintañeros que están pasando o han pasado por esa experiencia. Me gustaría considerarme también un observador y un investigador. Creo que todo eso contribuyó a crear una sensación de familiaridad y realidad que está representada en la película".


Buscando una pareja de amigos fanáticos del sexo
A la hora de buscar a la actriz adecuada para el papel de la intelectual y emocionalmente inalcanzable Emma, a los realizadores les cayó el premio gordo cuando la actriz Natalie Portman, nominada al Óscar, aceptó participar. La clave para Portman fue lo inteligente que era el guión, y le sedujo la idea de una comedia romántica que no fuera tonta. "Me parece que las comedias románticas suelen tratar de una chica que trabaja en una revista o en moda con algo de maquillaje, pero esta película trata de gente que todos conocemos", dice Portman.

Además de la poco convencional premisa de la película, a Portman le atrajo también el desarrollo de personajes de Meriwether y su descripción de las mujeres. "Liz tiene un verdadero oído para los personajes. Cada personaje tiene realmente su propia voz: hace que las mujeres sean hilarantes, interesantes y con ideas propias, igual que los hombres".

Tras una primera entrevista con Meriwether para otro proyecto (pero en la cual le hablaron de la premisa básica de "Sin compromiso" y ella expresó su interés), Portman se mantuvo en contacto durante la fase de desarrollo, lo cual ayudó a Meriwether a moldear al personaje teniendo en mente a Natalie. A Meriwether le hacía ilusión la idea de escribir un personaje cómico que el público nunca hubiese visto interpretar a Portman. "No hemos visto a Natalie divertirse tanto como creo que lo ha hecho en este papel. A lo largo de su impresionante carrera, la hemos visto dirigir imperios, disparar pistolas láser y correr por subterráneos en el papel de una revolucionaria, entre otras cosas, así que me ha encantado forzarla a hacer tonterías. Es divertido verla siendo un poco tonta y mala".

Emma es un personaje único dentro del género de la comedia romántica, en donde a menudo la protagonista tiene como único objetivo encontrar al Señor Perfecto y casarse con él. En contraste con esa idea, el mayor reto y obstáculo de Emma es no enamorarse. "Emma es una médico que no busca una relación. Siente aversión a comprometerse, porque lo ha pasado mal perdiendo a gente", explica Portman.

Ver a Portman dando vida a Emma fue un sueño para la escritora. "En cuanto a Natalie, no tengo palabras. Es inteligente y divertida, y le infunde eso al personaje. Le aporta un nuevo modelo femenino al género de la comedia romántica, uno fuerte pero encantador... uno quiere que encuentre el amor, pero sin tener que perderse a sí misma para conseguirlo".

Para Portman, enfrentarse a una película cómica suponía algo nuevo, pero se sentía bien acompañada. "Ha sido genial estar rodeada de tantos profesionales para una cosa así, porque no me siento muy cómoda en esto", explica. "Hacer una película cómica es una experiencia completamente diferente para mí porque, sin un público, a veces es difícil precisar si algo funciona o no. Incluso aunque los que te rodean piensen que algo es gracioso, no pueden ni mucho menos reírse durante una toma".

Para el papel de Adam, Reitman sabía que tenía que encontrar un actor que fuera encantador y deseable para las mujeres, pero que a la vez pudiera expresar inseguridad en sus exploraciones amorosas. Reitman encontró a su Adam en el actor cómico Ashton Kutcher, quien poseía la combinación perfecta de encanto y apostura del protagonista (junto con un inconfesado y ligero sentido de vulnerabilidad) que requería el papel.

Haciéndose eco de la reacción de Natalie Portman ante el guión, Kutcher dice: "Liz elaboró un guión que era auténtico, pero también increíblemente divertido. Al leer guiones cómicos, la mayor parte de las veces se va a forzar la comedia, pero Liz nunca fuerza un chiste. Es realmente comedia de personajes, y no la típica película de gags".

Para Meriwether, contar con Kutcher para interpretar a Adam fue una elección perfecta. "Ashton le aporta al personaje una sinceridad llena de cariño y de vida que contrasta a la perfección con el periplo emocional de Emma, que consiste en hacerla llegar a un punto en el que quiera abrirse. Y uno se lo cree, porque si hay alguien que puede hacer que tu corazón se abra, ése es Ashton Kutcher".

"Ashton es muy gracioso, despreocupado y pícaro, y ha sido genial poder ver cómo improvisa e interpreta durante la escena", dice Portman.

Kutcher se deshace en elogios hacia su pareja coprotagonista: "Natalie siempre está preparada, y además toma decisiones inteligentes respecto de su personaje. Y, en definitiva, es una persona realmente tierna y generosa. Es una compañera estupenda".

Después del primer encuentro sexual entre Emma y Adam y antes de que se establezcan los parámetros de "Sin compromiso", Adam no está seguro de cómo abordar a su vieja amiga, y decide aparecer en el hospital con un regalo.

"Al principio de una relación, la gente siente la necesidad de definirla, y a veces quiere clasificarla", razona Kutcher. "Adam y Emma pasan de repente de ser amigos a practicar el sexo (llegados a ese punto, puede que muchos sintieran la necesidad de regalar algo para arreglarlo), así que mi personaje le lleva un globo".

Y nada menos que un globo donde pone '¡ENHORABUENA!'. "Hablamos mucho acerca de esto, y pensamos que sería divertido pensar que alguien pudiera presentarse en tu trabajo con un globo de felicitación después de haber practicado el sexo", recuerda Meriwether. "Creo que era la manera que Adam tenía de decirle a Emma, quien no contestaba a sus llamadas, que no podía desaparecer para él. Y que si lo intentaba, se presentaría en su trabajo con un globo y la pondría totalmente en evidencia".

Tras el incidente del globo, Adam y Emma establecen una serie de reglas para su nueva situación y emprenden una nueva relación como "amigos con derecho a sexo". Sin embargo, las cosas se complican cuando la intimidad empieza a abrirse paso en sus relaciones. Una de esas ocasiones se produce cuando Adam se pasa por el piso de Emma para ofrecerle su apoyo durante el "período" de ella con unos pasteles y un CD con una mezcla de canciones llamada apropiadamente "mix del período". Después de que la velada termine con ambos achuchándose, Emma se levanta agobiada, pues ha roto una de sus reglas de "sin compromiso". "Escribir esa escena fue divertido para mí, porque suponía tomar la mañana del "día después" de un rollo de una noche y darle la vuelta a las cosas: se convierte en una escena que trata de despertarse y sentirse horrorizado después de haberse achuchado con alguien", dice Meriwether. "Lo que le resultaba intolerable a Emma era la intimidad de aquello: dormir de verdad con alguien sin el preámbulo del sexo".

Son esos típicos momentos de comedia romántica vistos a través del espejo invertido de Reitman y Meriwether los que les ofrecen a los protagonistas grandes oportunidades para provocar risas. El director está más que satisfecho de los resultados. Según Reitman: "Estoy muy orgulloso del reparto de la película. Creo que nuestros dos protagonistas, Ashton y Natalie, son ciertamente unos representantes casi icónicos de su generación, gente a punto de cumplir los treinta o que ya los ha cumplido. Ciertamente, hemos visto a Natalie Portman actuando en un montón de películas serias, pero no habíamos tenido la oportunidad de verla soltándose en una comedia, pero de una forma sincera y humana, al menos eso es lo que espero haber sacado de ella, y creo que lo hace en cantidad. En cuanto a Ashton Kutcher, es famoso por un tipo de comedias más amplias y por el trabajo que ha hecho en televisión, y yo deseaba meterle en algo en donde pudiera demostrar lo reflexivo que es como persona y lo fino que es como actor. Una vez más, toca todos los registros adecuados de una forma hermosa".


El lío de los actores secundarios
Una de las mayores influencias que conforman la vida de Adam, sobre todo sus ideas acerca de la autoestima y las relaciones, es Alvin, el padre de Adam. Antigua estrella de la televisión, Alvin tiene una personalidad desmesurada, y busca más bien ser un colega y un amigo antes que un padre ofreciendo su apoyo. "Alvin es un padre que no sabe ejercer como tal, y en vez de eso quiere ser una especie de amigo íntimo de su hijo", observa Kutcher. "Ser hijo de Alvin es lo que define completamente la postura de Adam ante el mundo, y ahora lo que éste busca es salir de la sombra de su padre y tener su propia personalidad".

Para encarnar al fanfarrón Alvin, los realizadores tenían que encontrar a un actor que pudiese interpretar el abultado ego del personaje equilibrándolo a la vez con su parte entrañable, consiguiendo el punto exacto que le hiciese a ratos repelente y a ratos conmovedor. Kevin Kline, ganador de un Tony y un Óscar, cuya mezcla de ingenio e inteligencia como protagonista contribuyó a elaborar personajes memorables en innumerables producciones cinematográficas y teatrales, accedió a aportar su talento. Habiendo éste colaborado ya previamente con el director, Reitman sabía que Klein se apropiaría del papel mejor que como lo haría ningún otro actor.

El director subraya: "Estaba pensando quién podría ser el padre de Ashton Kutcher (un personaje que es de profesión actor y que no es un padre especialmente bueno), alguien que tuviera la vis cómica y la madurez suficiente para interpretar esa clase de papel. Trabajé con Kevin en una película llamada 'Dave, presidente por un día', que es uno de mis logros cinematográficos de los que más orgulloso me siento, y es un actor sencillamente extraordinario. Kevin leyó el papel y se dio cuenta de sus posibilidades cómicas. Hacía tiempo que no trabajábamos juntos, y ya desde el primer día juntos en el plató nos divertíamos tanto que volvió hacia mí y me dijo: 'La próxima vez, no esperemos 15 años para volver a trabajar juntos'".

Klein dice que estaba encantado ante la perspectiva de volver a trabajar de nuevo con Reitman, ya que estaba seguro de la propensión a la autenticidad de Reitman: "Ivan me envió el guión y tuvimos básicamente la misma conversación que hace 20 años acerca del tono que quería para 'Dave'", recuerda Kline. "Me encanta que Ivan busque siempre el realismo para la interpretación de la comedia, independientemente de lo extravagante que sea la premisa o la situación, en vez de buscar gags o chistes convencionales. Le repele la comedia que parezca demasiado 'elaborada', o que busque provocar la risa a expensas de una caracterización honesta".

A Kline la pareció que Alvin era un personaje interesante de interpretar, con muchas oportunidades para aportarle gracia al papel. "Alvin participó en una serie de televisión de enorme éxito, que ahora se emite en abierto, y básicamente vive unas ilusiones de grandeza y estrellato, y tiene unos principios muy sólidos", explica Kline. "Yo diría que el personaje, sin afinar demasiado, es un narcisista de primera".

Sin ser el mejor de los padres, Alvin quiere de verdad a su hijo, pero no siempre acierta a tomar las decisiones correctas. "Alvin es un padre que no necesariamente sabe serlo, sino que quiere ser el mejor amigo de su hijo", explica Kutcher. "Es el 'padre mejor amigo', y eso desencadena una dinámica fabulosa".

Para Kutcher, trabajar con Kline le ofreció exactamente el trasfondo que necesitaba para llegar a desarrollar su propio personaje, y agradeció la oportunidad de trabajar junto a alguien con tanto oficio. "Kevin tiene unas maneras maravillosas, y es un gran técnico. Su talento está muy bien afinado, y ha sido un honor trabajar con alguien tan comprometido con su oficio".

Conseguidos los protagonistas, Reitman se dispuso a reunir un reparto coral que incluyese a algunos de los mejores y más brillantes miembros del mundo de la comedia de personajes.

Continúa Reitman: "Yo deseaba reunir un reparto coral que rodease a estos dos maravillosos actores y estuviera integrado por actores igualmente inolvidables para el público. Me parece que mi primer paso en la comedia fue encontrar grandes cómicos de personajes, que resultaran tan maravillosos en sus papeles que quedaran identificados con ellos para el resto de sus carreras".

El variopinto elenco de secundarios de "Sin compromiso" incluye por supuesto a un grupo de personajes bien perfilados a los que dan vida un conjunto de expertos actores cómicos. Lake Bell interpreta a la extravagante e inteligente productora Lucy, que trabaja con Adam en la serie musical para adolescentes "Secret High" y siente una atracción nada secreta hacia su compañero. Olivia Thirlby estuvo encantada de interpretar a Katie, la hermana de Emma, una optimista convencida que cree en el poder del amor y que resulta un contraste directo con lo negativo de Emma al respecto. Greta Gerwig interpreta a Patrice, la compañera de trabajo y amiga de Emma, provista de un ingenio sardónico y un punto de cinismo, y que a veces interpreta el papel del Pepito Grillo de su mejor amiga y compañera de piso, aportando la necesaria voz de la razón (incluso aunque suene sorprendentemente parecida a la opinión de la propia Emma). Jake Johnson interpreta un papel similar como Eli, el mejor amigo y confidente de Adam, quien no vacila en ofrecer infinidad de consejos, aunque sean ridículos o sin fundamento. Chris Bridges interpreta a Wallace, un camarero que considera que dar la razón a Eli forma parte de su trabajo. Añadiéndole picante a la mezcla están Mindy Kaling como Shira, compañera de trabajo y de piso de Emma y Patrice, y Ben Lawson como Sam, un pretendiente de Emma cachas y egoísta .

"Todos y cada uno de los personajes tienen un actor perfectamente adecuado, y todas y cada una de las personas que participaron, lo bordaron", comenta Ashton Kutcher. "Contar con un reparto formado por unos actores tan maravillosos es una señal de quién es Ivan y de lo que aporta".

Según Ivan Reitman, "Estoy muy orgulloso del reparto que conseguimos reunir. Hay gente como Greta Gerwig, que ha aparecido en películas independientes y es bastante conocida por trabajos relativamente serios, y que yo creo que está sencillamente brillante en esta película. Lake Bell realmente pisa terrenos nuevos en esta película. Jake Johnson está genial como Eli. Quería encontrar gente que concordase como amigos de estos personajes... y que también fueran unos amigos lo bastante interesantes como para que el público se enganchase con ellos. Que deseásemos ser sus amigos".


Reitman 'moviendo los hilos': El rodaje en Los Ángeles
Cuando empezó la producción en mayo de 2010, Reitman se dispuso a captar el encanto y la energía juvenil de Los Ángeles. Se eligieron varias localizaciones para mostrar cinematográficamente a la ciudad de Los Ángeles en formas quizás más inesperadas (comparadas con las típicas imágenes del cartel de Hollywood o de las palmeras de la playa de Venice). Entre esas opciones estaban el futurista edificio del California Department of Transportation (Caltrans) del Distrito 7, el poco visto e histórico Bel-Air Bay Club, construido en los años veinte por uno de los principales arquitectos de Los Ángeles, una mansión privada parecida a un palacio en el corazón de Beverly Hills, la sede en el centro de la ciudad del John Ferraro Department of Water and Power, arquitectónicamente atractiva y de estilo de mediados del siglo pasado, construida en 1961 por el arquitecto A.C. Martin, así como un parque a la orilla del mar en Oceanside, Long Beach. Adam y Eli residen en una casa post-moderna de acero y cristal en Hollywood Hills, abarrotada de muebles de mediados de siglo y parafernalia típica de los hombres.

La directora artística Ida Random recibió una indicación muy clara de Reitman: "Ivan estaba estaba decidido a mostrar Los Ángeles de una manera muy actual y emocionante, y fue muy concreto con lo que quería. Para una escena que requería de un mercado corriente de granjeros en un parking, la realizamos enfrente del edificio Water and Power con un plano general que se expande, junto con el famoso Walt Disney Concert Hall como fondo. La toma de esa clase de decisiones fue lo que hizo tan interesante y emocionante trabajar con Ivan".

Trabajar con el veterano director no fue indiferente para el joven reparto. "Ivan ha hecho algunas de las películas más esenciales de mi juventud. Crecí viendo ‘Ghostbusters’ y ' Stripes' que, junto a todos esos otros hitos de la comedia, se convirtieron en referentes en mi vida", dice Ashton Kutcher. "Ivan es absolutamente legendario definiendo un género para toda una generación, y aún sigue haciéndolo".

"Ivan es una auténtica leyenda y es un verdadero honor trabajar con él", dice Portman. "Es muy generoso y escucha las opiniones de todo el mundo, y nos da la oportunidad de hacer alguna 'toma libre'. Fue sencillamente estupendo tener la ocasión de hacer un poco el tonto e improvisar las escenas y diálogos".

En lo que es una práctica muy poco habitual en Hollywood, la guionista Liz Meriwether estuvo todos los días en el plató durante la producción, continuando su colaboración durante el rodaje. "Ha sido maravilloso ser auténticamante apreciada y escuchada", dice Meriwether. "Ha sido maravilloso ver a Ivan venir a mí en busca de nuevas frases y a meterme en el proceso de construcción de una escena".

Los actores agradecieron tener a Meriwether en el plató, y la experiencia no fue en vano para ella. "Estaba trabajando con Ivan, y el solía hacer referencia a alguna de sus otras películas, y me acordé de que había hecho prácticamente todas las buenas comedias de los últimos veinte años, y volví a sentir un inmenso respeto hacia él", opina Meriwether. "Ha sido un gran mentor y amigo, y la experiencia no podía haber sido mejor".

Pero, lejos de dormirse en los laureles, el cineasta está ansioso por encontrar nuevos matices cómicos para los espectadores actuales: "Estoy en un momento de mi vida en el que, o bien encuentro alguna manera nueva de representar mi lenguaje de comedia, mi capacidad de expresarme cinematográficamente en una película, o bien tengo que pensar que no debería hacerlo. Creo que en estos últimos años he hecho algunas películas que no estuvieron muy afortunadas y no fueron representativas de la energía que tuve en los 20 primeros años de mi carrera. He tenido la suerte de gozar de una larga carrera, y he hecho varias películas que tuvieron un gran impacto en públicos de todo el mundo. Creo que esa es una de las razones por las que me centré tanto en el guión de Liz Meriwether. Me pareció que me daba la oportunidad de hacer algo ahora para mí mismo en una forma fresca y llena de significado".

Reitman añade para concluir: "Creo que es importante que las películas representen al público que va a verlas, que podamos ver y reconocer una síntesis inteligente y humorística de nuestras vidas, que se centren en quiénes somos y en el punto en el que se encuentra actualmente nuestra sociedad. Creo que una película como ésta, que trata el tema con tanto humor como franqueza, causará probablemente un buen efecto sobre el público.... incluso quizás llegue a convertirse en esa clase de películas que nos gusta ir a ver en grupo y hablar de ella después. Me gustaría que atrajese tanto a hombres como a mujeres, que puedan ir juntos, porque, francamente, hay una diferencia en el modo en el que los dos géneros perciben lo que es salir con alguien, lo que son las relaciones, lo que es la sexualidad. Y quizás resulte divertido y esclarecedor echarle un vistazo al tema de las relaciones desde el otro extremo de la cuerda".