Cinemanía > Películas > Criadas y señoras > Comentario
Destacado: Josh Cooley dirige 'Toy story 4' en cines el 21 de junio
Criadas y señoras cartel reducidoCriadas y señoras(The help)
Dirigida por Tate Taylor
¿Qué te parece la película?

La película está basada en la primera novela de Kathryn Stockett titulada "The Help", que ocupó el nº1 de la lista de libros más vendidos del New York Times. La cinta presenta un magnífico reparto que incluye, por orden alfabético, a Jessica Chastain, Viola Davis nominada a un Premio de la Academia®, Bryce Dallas Howard, Allison Janney, ganadora de un Emmy®, Chris Lowell, Sissy Spacek, ganadora de un Oscar®, Octavia Spencer, Emma Stone, Cicely Tyson, nominada a un Premio de la Academia® y Mike Vogel.

Tater Taylor dirige la película y ha escrito el guión adaptado. Brunson Green, Chris Columbus y Michael Barnathan son los productores. Los productores ejecutivos son Mark Radcliffe, Tate Taylor, L. Dean Jones Jr., Nate Berkus, Jennifer Blum, John Norris, Jeff Skoll y Mohamed Mubarak Al Mazrouei.


Del libro a la pantalla
La amistad es un factor esencial en la historia de "Criadas y Señoras", y también lo fue para que la película se hiciera realidad. El director y guionista Tate Taylor y Kathryn Stockett, autora del libro "The Help" eran amigos de infancia que crecieron juntos en Jackson, Mississipi en los años 70.

La larga y leal amistad de Taylor y Stockett estuvo en el origen del desarrollo del proyecto al que se incorporó otro amigo, Brunson Green, también de Jackson, al que Taylor había conocido en un festival de música blues en Jackson 18 años atrás. Después, otra amiga, Octavia Spencer, se unió al grupo. Taylor conoció a Octavia Spencer en 1996 cuando ambos eran ayudantes de producción en "A Time to Kill" (Tiempo para matar).

Cuando se terminó la película, Taylor y Spencer hicieron las maletas y se mudaron juntos a Los Ángeles. Taylor, Green y Spencer se veían a menudo en Los Ángeles, y recibían frecuentes visitas de Stockett, que se había casado, había tenido un niño y vivía en Nueva York.

Stockett tardó cinco años en escribir la novela que empezó justo después del 11-S cuando vivía en Nueva York. Más de 60 agentes literarios rechazaron su manuscrito y Stockett estaba a punto de tirar la toalla cuando se lo dio a Taylor para que lo leyera. Como recuerda Taylor: "Empecé a leer el manuscrito y me quedé alucinado. Me impactó la autenticidad de la historia sobre esas mujeres increíbles que se unen y desencadenan una serie de cambios en Mississippi, en 1963. Llamé a Kathryn y le dije: 'Es fantástica. No puedes tirar la toalla, seguro que acaban publicándolo. Y si no lo hacen, lo convertiré en una película'".

La autenticidad de la historia de "The Help" impresionó a Taylor desde las primeras páginas del manuscrito. "Era nuestra infancia. A Kathryn y a mí no nos educaron como a los personajes del libro porque eran los años 70. Pero ambos teníamos madres solteras que tenían que trabajar. Y, al igual que las mujeres de la historia, necesitaban ayuda para cuidar a los niños. A Kathryn y a mí nos gusta llamar a las mujeres que nos criaron como nuestras co-madres. La mía era Carol Lee y la suya Demitri".

Animada por la idea de convertir "The Help" en una película, Taylor empezó por enviar el manuscrito al productor Brunson Green, amigo de ambos.

Green lo recuerda: "Estaba en Nueva York y Tate me dijo: 'Voy a mandarte un libro. Tienes que leerlo inmediatamente. Tenemos que convertirlo en una película'. Lo leí en el vuelo de vuelta a casa y no dejé de llorar. Me recordaba a Mary, la criada de mi abuela y la larguísima, rica y también complicada relación que existía entre ambas".

Con la aprobación de Stockett, Taylor, con la ayuda de Green, adquirió los derechos cinematográficos de "The Help" y Taylor empezó a adaptar la novela para la pantalla.

Está claro que a Taylor le entusiasmó el material ya que se empeñó en llevar a la gran pantalla esta novela, compleja comprometida y también humorística. "Las diferencias de raza y clase hubieran impedido a estas mujeres convertirse en aliadas", dice Taylor. Y añade: "Es fácil permanecer callado. Crees que no sirve de nada hablar, o a lo mejor eres demasiado perezoso y prefieres mantener el statu quo. Pero creo que este libro de muestra a la gente - y espero que la película haga lo mismo- que las pequeñas cosas también pueden provocar grandes cambios".

El reto de Taylor era escribir un guión que fuera fiel a la novela y condensarlo en una película de dos horas. Tal y como comenta Taylor: "En mi caso, la dificultad técnica residía en convertir las 200 páginas de la novela en 20-25 minutos de guión. Pero conozco muy bien el material. He leído el libro unas 13 veces y tenía muy bien identificadas las cosas que me gustaban de la novela.

"Una vez que empecé a escribir, el guión comenzó a fluir. Kitty [Kathryn Stockett] y yo tenemos el mismo sentido del humor y contamos las historias de la misma forma. Ella fue lo suficientemente generosa para darme la libertad que necesitaba".

Un año después, en 2009, la editorial Penguin Books publicó "The Help". Gracias al boca a boca de los lectores, "The Help" permaneció 103 semanas en la lista de libros más vendidos del New York Times. En seis de estas semanas ocupó el nº1.

Tate Taylor estuvo viajando por Alabama con Kathryn Stockett y Brunson Green después de una firma de libros en Jackson, Mississipi, y cuando se dirigían a Atlanta, la última parada de la gira, Stockett recibió una llamada de su editor. Se detuvieron en una parada de camiones para oír las noticias del editor: "The Help" había entrado en la lista de libros más vendidos del New York Times.

Green lo recuerda: "Les hice una foto mientras lo celebraban delante de la parada de camiones con sus Smirnoff Ices. Kathryn estaba hablando por teléfono con su editor y estaba loca de contenta".

Llegado ese momento, Taylor y Green trabajaron intensamente para encontrar un productor con suficiente veteranía para ser su socio en "The Help". Comprendieron que casi todas sus experiencias eran en el mundo del cine independiente, así que querían incorporar un socio de producción que tuviera credibilidad de cara a los estudios.

"Empezamos dando pequeños pasos, como el desarrollo del guión, la búsqueda de los mejores socios. Necesitábamos alguien con experiencia, alguien que hubiera hecho grandes superproducciones como 'Harry Potter' y ese era Chris Columbus", explica Taylor.

Taylor le conocía hace tiempo así que era lógico que le presentase el proyecto al productor Chris Columbus. Cuando Taylor le pidió que leyese el libro, Columbus accedió. "Leí el libro y me encantó", dice Columbus. Y añade: "Era muy complejo y encajaba en los tiempos que nos ha tocado vivir".

A Columbus también le impresionó el guión adaptado de Taylor y comprendió que Taylor era el mejor candidato para dirigir el proyecto. Tal y como explica: "Tate es el único que podría haber dirigido esta película porque había vivido en ese mundo, había crecido con esas personas. Comprende todos los detalles, todos los matices. Y eso es que buscas en un director".

El siguiente paso era encontrar un estudio que apoyase la visión de los realizadores de convertir "The Help" en un largometraje. El proceso no fue fácil ya que a Taylor y los productores se les cerraron muchas puertas, como le había ocurrido a Kathryn Stockett con el libro.

Pero después, todo lo que habían trabajado y por lo que habían luchado se hizo realidad. "Llegó DreamWorks y apoyó a Tate para que dirigiera la película. Gracias a ellos el proyecto se puso realmente en marcha", dice Columbus.

Recuerda que Stacey Snider de DreamWorks [Socia, Copresidenta, CEO] dijo: "No puedo dejar pasar esto". "El proyecto de Tate se hizo realidad gracias a Stacey y Steven Spielberg que tomaron cartas en el asunto y decidieron hacer la película".

Green añade: "DreamWorks se incorporó al proyecto lo que fue fantástico. Ellos cuidan mucho a los realizadores y no les gusta que se sientan incómodos. Le dan al director total libertad para contar su historia".

A millones de lectores de todo el mundo les ha gustado el libro, así que los realizadores esperan que los temas universales de la novela produzcan el mismo efecto en los espectadores de cine. "Creo que la clave del éxito del libro es que está contado por las verdaderas protagonistas, es decir las mujeres de la novela. Creo que nos retrotrae a una era y a un lugar que han caído en el olvido pero que siguen siendo muy importantes para nosotros", dice Taylor.

Un gesto aparentemente insignificante puede marcar la diferencia para muchos.


El reparto de la película
Una de las dificultades que entrañaba el reparto de "Criadas y Señoras" era estar a la altura de las expectativas de los lectores del libro. A todo el que le gusta el libro le gustan los personajes. Así que los realizadores se sintieron obligados a que fueran lo más auténticos posible. Pero también querían llegar al público que no había leído el libro y sumergirle en el mundo de "Criadas y Señoras".

Buscaron actores que pudieran despojarse de su personalidad y convertirse en los verdaderos personajes de la novela, sin ambages ni dudas. El director Taylor afirma: "Cuando estábamos buscando actores, me fijaba en su forma de hablar, en cómo se movían.... y estas actrices tienen ese lenguaje corporal que les haría pasar por alguien de Jackson, Mississipi. Me ayudaron muchísimo. Desprenden una gran autenticidad local".

El productor Michael Barnathan lo confirma: "Tate no quería una versión hollywoodiense del Sur de Estados Unidos. Quería que fuera algo auténtico, así que elegir bien a las actrices era fundamental".

En muchos aspectos, el personaje de Aibileen es el alma de "Criadas y Señoras". Además podría decirse que es la más compleja y conflictiva de las mujeres de la película. Era un papel fundamental, así que los realizadores se pusieron contentísimos cuando Viola Davis ("Doubt" [La duda], "Eat Pray Love" [Come, reza, ama]), dos veces ganadora del Premio Tony® y nominada a los Oscar de la Academia® leyó el guión de Tate Taylor y aceptó el papel. Pero la agenda de la actriz era muy complicada.

Tal y como recuerda el productor Brunson Green: "Queríamos que Viola hiciera el papel, eso está claro. Ella transmite de forma sutil la fuerza del personaje, lo que la convierte en la Aibileen perfecta. No estábamos seguros de que pudiera hacer el papel ya que estaba comprometida con su trabajo teatral en 'Fences' (representada en Broadway) que le ha valido un Premio Tony. Pero tuvimos suerte y pudimos contar con ella".

"Viola tiene muchísimo poderío. Aporta una enorme autenticidad al papel. Si nos hubiéramos equivocado de actriz el personaje hubiera podido caer fácilmente en el cliché. Pero Viola borda el papel, te traspasa el corazón" —Tate Taylor, director

"Esta película no sólo me daba la oportunidad de crear un personaje interesante y complejo. También me daba la oportunidad de participar en una película que ayuda a esclarecer nuestra historia como país, en un tema sobre el que solemos guardar silencio", dice Viola Davis al referirse a su desgarrador retrato de Aibileen, la criada que accede a contar a Skeeter Phelan (Emma Stone), una escritora novel, las historias dolorosas y potencialmente incendiarias de su vida.

"Para mí, Aibileen es una heroína a su pesar", sigue diciendo Davis. "Tras la muerte de su hijo sigue adelante a duras penas. Es prácticamente invisible hasta que Skeeter entra en su vida. Y al dejarle contar su historia, Skeeter le da una razón para vivir. Y yo quiero rendir homenaje a Aibileen".

Emma Stone ("Easy A" [Rumores y mentiras], "Zombieland" [Bienvenidos a Zombieland]) era una de las actrices favoritas para interpretar a Skeeter. Había demostrado una vulnerabilidad irresistible en una serie de películas cómicas. En el papel de Skeeter, Stone interpreta a una universitaria de Mississipi que regresa a casa al terminar los estudios. Vuelve a vivir con sus padres, está soltera y quiere labrarse una carrera en el periodismo.

"Nadie, salvo Emma Stone, hubiera podido interpretar a Skeeter. Y Kathryn es de la misma opinión. Conocí a Emma y vi algunos de sus trabajos. La elección era evidente. Es muy lista y aporta inteligencia y una inocencia sana al personaje de Skeeter. Te pones inmediatamente de su lado. Es una especie de brillante en bruto, el patito feo que se convertirá en cisne", dice Taylor.

Columbus añade: "El personaje de Skeeter representa a alguien que ha logrado abandonar su pequeña ciudad de provincias y estudiar para tener una profesión. Lucha contra dos cosas. Tiene enfrente a su familia y a su ciudad. Emma encarna a la perfección al personaje. Emma es tremendamente natural y esa cualidad encaja perfectamente con este personaje".

Para Emma Stone, Skeeter tiene algo de inadaptada social. No se ha rebelado nunca, siempre ha cumplido con las leyes de la sociedad, de su familia, sus amigos. Pero a medida que va desarrollando su proyecto literario se da cuenta que es más liberal que tiene una mentalidad más abierta que la gente de su ciudad. De hecho, para Skeeter se trata de una historia de madurez".

Uno de los papeles más difíciles era el de Hilly Holbrook, la adversaria de Skeeter. "Hilly es ese tipo de malvada que no sabe que está haciendo el mal", dice Brunson Green.

Chris Columbus está de acuerdo: "Siempre supe que Hilly es uno de los personajes más importantes a la hora de elegir el reparto de la película. Cuando leí el libro y el guión, me recordó mucho el retrato de la enfermera Ratched que hizo Louis Fletcher en 'Alguién voló sobre el nido del cuco', alguien que cree sinceramente que lo que están haciendo es absolutamente correcto y ético. Ella cree firmemente en su superioridad moral".

Puede que Bryce Dallas Howard ("Hereafter" [Más allá de la vida], "Terminator Salvation" [Terminator: La salvación]) no sea la primera persona que se te viene a la cabeza para encarnar a la típica malvada, pero todos los realizadores estuvieron de acuerdo en que era la actriz adecuada para dar vida a Hilly Holbrook.

"Bryce Dallas Howard ha hecho un gran trabajo. Bryce tiene el carisma que Hilly necesita para ser líder. Tiene ese espíritu positivo. Pero también es una auténtica 'hija de...' con el corazón de hielo. Y el público verá ambas caras", dice Taylor.

Howard conoció "The Help" gracias a su madre que había leído la novela. Pero fue el guión de Tate Taylor le llamó poderosamente la atención. "Cuando leí el guión me pareció maravilloso. Así que me presenté inmediatamente a las pruebas. Después leí el libro", dice la actriz.

Howard añade: "Lo que me fascinó de la historia es que describe muy bien lo que era esa época". "No se trata de vilipendiar a nadie, sino de vilipendiar ciertas mentalidades y creencias que eran intrínsecamente malvadas. Para interpretar a Hill tuve que comprender su ignorancia. Ella cree que es moralmente superior y que sabe lo que es mejor para su familia y su comunidad y lo importante que es mantener ciertos valores tradicionales. Hilly está convencida que la crueldad de sus actos está justificada a pesar de que está profunda y trágicamente equivocada.

"Espero que el público comprenda bien al personaje y no se quede en la superficie. No tienen que identificarse con ella y no pueden estar de acuerdo con ella. Pero también debemos comprender que es la época que les tocó vivir a esas mujeres", concluye Howard.

Viola Davis añade: "Está claro que nos solidarizamos con Aibileen y Minny. Todos queremos acabar con los Darth Wader que hay en nuestras vidas, esas personas que son crueles con nosotros. Pero la verdad es que no estoy segura de que la culpa sea de Hilly. No creo que se dé cuenta de lo mala persona que es. A Aibileen no le gusta, pero en realidad Hilly le ayuda porque es la razón por la que Aibileen se ve empujada a contarle sus historias a Skeeter".

La versátil actriz Octavia Spencer ("Dinner for Schmucks" [La cena de los idiotas], "Seven Pounds" [Siete almas]) fue la primera elección de Tate Taylor a la hora de encarnar a la intrépida Minny. "Octavia y yo fuimos compañeros de piso durante cuatro año, y Brunson, Octavia y yo pasábamos mucho tiempo juntos", dice Tate Taylor. "Y cuando Kathryn describió algunos de los rasgos de Minny, nos dimos cuenta que Octavia era perfecta para el papel".

Spencer comenta riéndose: "Creo que Kathryn creó Minny pensando en esa parte de mí que dice lo que piensa. Y no siempre es una virtud".

Pero Spencer señala que interpretar a Minny es mucho más complejo y que no le bastó con trasladar al personaje su propia personalidad. "Para interpretar a Minny tuve que olvidarme de lo que es intrínsecamente mío y dejar lo que es intrínsecamente de Minny. Es decir una mujer fuerte que vive en un entorno tiránico, una esposa maltratada con cinco hijos... y una buena cocinera", dice Spencer.

Celia Foote está interpretada por Jessica Chastain ("Tree of Life" [El árbol de la vida], "The Debt" [La deuda]). una actriz relativamente novel. Green afirma: "Uno de los descubrimientos más felices del proceso del casting fue encontrar a Jessica Chastain. Este año ha rodado 4 o 5 películas pero cuando se presentó al casting no se había estrenado ninguna. Los trabajos le siguen lloviendo porque es una actriz excepcional. Es una verdadera belleza y aporta mucha calidez y empatía al personaje. Y resulta difícil identificarse con una mujer tan hermosa que vive con su atractivo marido en una gran mansión".

Allison Janney ("Juno", "Hairspray") encarna a Charlotte Phelan, una auténtica mujer sureña que tiene que aprender a lidiar con las ideas avanzadas de su hija. Charlotte se pasa casi toda la película intentando arreglar y peinar a su hija según los cánones para casarla.

"Allison es fantástica. Tiene el don de pasar de la comedia al drama con enorme maestría. Verla actuar es una auténtica gozada", dice Taylor.

Otros miembros del reparto son Sissy Spacek, ganadora de un Premio de la Academia® ("In the Bedroom" [En la habitación], "Coal Miner’s Daughter" [Quiero ser libre]) que encarna a la poco diplomática madre de Hilly Holbrook; Ahna O’Reilly ("Forgetting Sarah Marshall" [Paso de ti]) en el papel de Elizabeth Leefolt, la señora de Aibileen; Anna Camp ("True Blood" [Sangre fresca], "Mad Men") como Jolene French, una de las madres jóvenes del círculo de Hilly Holbrook; Cicely Tyson ("Sounder", "Fried Green Tomatoes" [Tomates verdes fritos]) en el papel de Constantine la criada de toda la vida de la familia Phelan; Chris Lowell ("Private Practice" [Sin cita previa], "Up in the Air") en el papel de Stuart Whitworth, el pretendiente de Skeeter; Mike Vogel ("Blue Valentine", "She’s Out of My League" [Ella está fuera de mi alcance]) como Johnny Foote, el atractivo marido de Celia; y Aunjanue Ellis ("Ray", "The Mentalist" [El mentalista]) que encarna a Yule Mae, la nueva criada de la familia Holbrook.

El poder de una persona con una idea puede propiciar un cambio.


Mississipi: Un personaje más de la película
"Criadas y Señoras" se desarrolla en Mississipi, y a pesar de ser una historia de ficción, y tiene lugar durante una de las épocas más significativas de la historia cultural de Estados Unidos: los años 60.

El director y guionista Tate Taylor supo desde el principio que "Criadas y Señoras" debía rodarse en localizaciones del estado de Mississipi. Quería reproducir esa era de forma realista y entretenida y eso no se podía lograr en un estudio cerrado.

Taylor lo explica así: "Mississippi es un personaje más de la película. Es un lugar en el que todo el mundo tiene algo de excéntrico, de ecléctico. Es muy divertido. Basta fijarse en los novelistas que ha dado el sur de Estados Unidos. Gran parte de su fama y su éxito se deben a que escribían sobre la vida en esta parte del país. No inventaban nada. Lo que hacen es describir el sur. No hay otro lugar como este".

Los productores estuvieron de acuerdo con el protagonismo que Taylor quería darle a Mississippi. Y a pesar de que rodar durante un caluroso verano sureño era todo un reto, decidieron buscar la encarnación perfecta del sur en 1963. Y cuando descubrieron la pequeña ciudad de Greenwood, en el estado de Mississipi, dieron con el escenario perfecto.

El productor Brunson Green lo recuerda así: "Tate y yo hemos nacido en Mississipi, así que sabíamos lo que estábamos buscando. Así que junto con Mark Ricker, nuestro diseñador de producción, nos pusimos en marcha y durante cinco días buscamos el lugar perfecto. Cuando llegamos a Greenwood, comprendimos que era exactamente como el Jackson de los años 60. Todo encajaba. Vimos las casas de Skeeter y Hilly, el salón de baile abandonado donde podíamos celebrar el baile de caridad. Supimos que Greenwood era el lugar perfecto, y la ciudad no dudó en abrir sus casas y sus corazones a todo el equipo de rodaje".

El productor Michael Barnathan comenta: "Greenwood es un lugar interesante. Es como retroceder en el tiempo. Fue un factor decisivo para la película y no creo que hubiéramos podido hacer la misma película si hubiéramos rodado en otro sitio. La ciudad fue una increíble fuente de inspiración".

Greenwood está a mitad de camino entre Jackson, Mississipi. y Memphis, Tennessee. Tenía la autenticidad de tiempo y lugar que buscaban los realizadores. El diseñador de producción Mark Ricker ("Conviction", "Julie and Julia" [Julie y Julia]) buscaron por la zona los mejores exteriores para las casas de los personajes. Después crearon los interiores que representaban el ambiente y el espíritu de los años sesenta y que se adaptasen a los personajes y estilos de vida de los personajes.

Al comentar las ventajas de rodar en Greenwood desde el punto de vista del diseño de producción, Ricker afirma: "Mi trabajo y el de mi departamento es convertirme en un experto del Mississipi de 1963. Cuando tienes que crear una película de época en un lugar tan específico es genial encontrar un lugar como este, con gente que vive ahí, donde puedes comer lo que ellos comen, entrar en sus casas que además coinciden con el periodo histórico de la película. Es algo que enriquece mucho el diseño de producción".

Mississippi tampoco se parece al estado vecino de Luisiana. La arquitectura cambia cuando se cruza el río Mississipi. "Cuando vas en coche ves los campos de algodón, pero sólo son eso, campos de algodón. La verdadera diferencia estriba en las casas. En Luisiana las casas no son como las de Mississipi. Son diferentes", dice Ricker.

Los realizadores encontraron localizaciones para recrear la Granja Phelan, la casa de Hilly, la casa de Elizabeth, la Mansión Foote, el Hotel Robert E. Lee y las casas de Aibileen y Minny. Y las encontramos en Greenwood y en los pueblos vecinos.

Para los actores, rodar el Mississipi les dio una perspectiva diferente que les ayudó a construir sus personajes.

Viola Davis afirma: "Mississipi es otro personaje de la película. Percibes los fantasmas del pasado, de la gente que murió sin hacer realidad sus esperanzas y esperanzas. Se siente en cada fibra, en el calor, en las casas y en las caras de la gente que vive aquí. Todo eso te da pistas sobre tu personaje, algo que es imposible si ruedas en Los Ángeles. y espero que el público tenga esa misma impresión cuando vea la película".

"El sur de Estados Unidos es un lugar opresivo, complicado, maravilloso y trágico a la vez. Todo el grupo estaba allí, como si estuviese en un campamento de verano y eso se nota mucho en las interpretaciones y en la película en general", dice Tate Taylor, el director

Chris Columbus lo resume así: "Se trata de llevar al público a un lugar y a un tiempo específicos". "Todas las películas que funcionan bien resultan auténticas. Y estoy convencido que Tate lo ha hecho maravillosamente bien".

Poder contar tu historia es tremendamente satisfactorio.


La creación del aspecto de Criadas y señoras
Era importante que Tate Taylor estuviese rodeado no sólo por un reparto que comprendiese su visión, sino también por un equipo técnico que supiera dar con esa autenticidad que él quería. Chris Columbus, Michael Barnathan y Mark Radcliffe habían trabajando con el director de fotografía Stephen Goldblatt ("Batman Forever", "Closer") en "Percy Jackson" que a su vez había trabajando con el diseñador de producción Mark Ricker en "Julie and Julia" (Julie y Julia). Pare diseñar el vestuario eligieron a Sharen Davis, nominada a un Premio de la Academia® en "Dreamgirls".

A Taylor le encantó la idea de trabajar con Ricker y Goldblatt. Taylor afirma: "Mark Ricker es del sur de Estados Unidos así que sabía que era la elección perfecta. Después tuve la suerte de contar con Stephen Goldblatt como director de fotografía. Es un profesional excepcional, basta con mirar su currículum. Pero lo que más me gustaba de los dos es lo que hicieron juntos en 'Julie y Julia', al convertir Brooklyn en el París de los años 50".

Al diseñador de producción Mark Ricker también le encantó trabajar con Tate Taylor, al que conoce hace años. Ricker dice: "Tate se convirtió inmediatamente en un aliado. Se mostró abierto a mis ideas y eso se debe a nuestra amistad. Confiamos el uno en el otro así que fue estupendo".

Para Ricker el rodaje en Mississipi fue casi como rodar en un estudio. "Todo está tan cerca que se puede estar físicamente y emocionalmente en un solo espacio. Si alguien me necesita en otro espacio, no tardo más de 45 segundos en recorrer dos manzanas y luego puedo ir a una tercera localización que está tres manzanas más lejos", dice Ricker.

Crear unos interiores que reflejaran a los personajes y rendir homenaje al libro era un elemento importante en el diseño de producción de Ricker.

"Skeeter no se parece nada a Hilly, Hilly no se parece nada a Aibileen y ambas son muy diferentes de Elizabeth y eso se refleja en los entornos en los que viven. Los detalles dan mucha información sobre los personajes. De hecho, entre los elementos clásicos de mobiliario y cortinas hay muchos detalles típicos de 1963 y de los años 50", dice Ricker.

"Creo que es algo que debíamos hacer por los lectores", sigue diciendo Ricker. "Es algo que me tomo muy en serio. Quiero que el aspecto visual de la película sea tan rico y exacto como todo el mundo lo imagina. Por eso las localizaciones de Mississipi eran absolutamente perfectas. Por ejemplo, la casa de Skeeter. Cuando vimos la localización por primera vez pensé que era así como me lo imaginaba cuando leí el libro".

Pero aún así, Ricker tuvo que redecorar completamente el interior de otra casa para que se convirtiera en el hogar familiar de Skeeter ya que lo único que servía para la película era el exterior. Y lo mismo ocurrió con la casa de Aibileen. El exterior era perfecto pero tuvieron que diseñar el interior desde cero y construir un escenario.

El director de fotografía Stephen Goldblatt quería que el aspecto de la película fuera perfecto. Goldblatt afirma: "No me gusta que una película de época esté anclada en el cliché del romanticismo o sea demasiado minimal. Hace 30 o 40 años, la gente vivía en casas con un estilo muy acentuado. Era la época de Kennedy, y todo estaba repleto de colores brillantes, así que no quería omitir esa peculiaridad. Lo Los colores son muy saturados. En los Estados Unidos de aquella época los colores eran muy brillantes y constituían un elemento muy identificable del país".

Sharen Davis, la diseñadora de vestuario, también se tomó muy en serio el proyecto. Davis afirma: "En esta historia hay algo más profundo que las criadas o el servicio doméstico. Aborda también las relaciones entre esas mujeres en el sur de Estados Unidos, en la época que les tocó vivir y los secretos que ven la luz en la película".

Para Davis, rendir homenaje a esas mujeres y al libro era de enorme importancia. Davis lo explica: "No me gusta que el vestuario resalte demasiado o que la gente diga: '¡Vaya, que vestido tan bonito!'. Quiero que la gente crea que esa es Hilly, que esa es Skeeter. Para mí es muy importante que el vestuario se adapte al personaje y no el personaje al vestuario. Y quiero que los vestidos de todas esas chicas reflejen sus personalidades, que son muy diferentes".

Taylor afirma: "Sharen supo insuflar vida en los personajes. Son absolutamente auténticos. Así es como la gente se vestía en Mississipi en aquella época".

Chris Ubick, el jefe de atrezzo, también contribuyó a hacer realidad el estilo del sur. De hecho, la cocina del sur de Estados Unidos desempeña un papel muy importante en la película y tenía que ser auténtica. Así lo explica Ubick: "En cierto sentido, más importante que la comida en sí, era la forma en la que cocinaba la gente. Trabajamos con tres chefs: Martha Foose, que es autora de libros de cocina y una mujer maravillosa; Lee Ann Fleming que es una chef local, autora de libros de cocina y que escribe una columna en el periódico local; y Mary Hoover, otra chef local".

Además de crear los pasteles de gelatina de frutas, los huevos rellenos y las tartas glaseadas de aquella época, los chefs también debían tener en cuenta los gustos de dos de las actrices. Jessica Chastain, vegetariana estricta, tenía que comer pollo frito en una escena, y Bryce Dallas Howard, que no come trigo ni azúcar, tenía que comerse la tarta de chocolate de Minny.

Ubick lo explica así: "En el caso de Jessica, Martha Foose cogió hot dogs de soja, los puso en un pincho, los envolvió en rodajas de pavo vegetariano, los pasó por harina vegetariana, leche de almendras y los frió en aceite vegetal. ¡Era exactamente igual que el pollo frito!

"La tarta de Minny resultó un poco más difícil porque cuando utilizas azúcar, trigo y mantequilla, adquiere un dorado muy bonito. Pero si quitas todos esos ingredientes el resultado no es el mismo. Así que cortamos un trozo de la tarta de Bryce y lo pusimos en la otra tarta, para que cuando lo cortara se lo pudiera comer. El ángulo de la cámara estaba situado de tal forma que no se distingue su trozo de tarta".

"Recomiendo a la gente que venga a ver la película después de comer o de cenar porque de lo contrario a los cinco minutos de película se morirán de hambre. Pollo frito, quimbombó, judías pintas, pasteles y tartas. Tartas maravillosas", dice Tate Taylor, director.

A Taylor también le encantaron todos los detalles de la época, incluyendo los automóviles. Taylor comenta: "Me encantan los autobuses de aquella época. Uno de los autobuses que teníamos para llevar a las criadas al trabajo era un autobús de Selma, Alabama, de aquella época. Todo es auténtico. Hay 70 coches de la época frente al Robert E Lee".

El director de fotografía Stephen Goldblatt lo resume así: "Esta película ha tenido la suerte de contar con grandes actores y con muy buen tiempo. Cuando llovía, nos quedábamos en el mismo sitio hasta que paraba la lluvia y tuvimos esa maravillosa última luz del día cuando la necesitamos.

"Algunas películas tienen mala suerte. No importa lo que hagas... el perro se muere, el actor se pone enfermo, roban la cámara. Pero en esta película no pasó nada de eso. Más bien todo lo contrario. Sólo nos han pasado cosas buenas, todo lo que desearías en una película", concluye Goldblatt.

Se puede triunfar sin hacer mucho ruido y convertirse en un héroe en su propia vida.


La música
Para la banda sonora de "Criadas y Señoras" los realizadores eligieron al famoso compositor Thomas Newman. Con 10 nominaciones a los Premios de la Academia® y dos Grammy®, Newman es uno de los compositores más prestigiosos del cine moderno y a lo largo de su prolífica carrera ha compuesto más de 50 bandas sonoras de películas.

El productor Brunson Green afirma: "Thomas Newman es un compositor excepcional. Su capacidad para evocar emociones a través de los sonidos es asombrosa". Chris Columbus añade: "Thomas es uno de esos compositores que te agobian con el sentimentalismo... sus emociones su muy sutiles, pero te llegan al corazón. Su banda sonora no está hecha para que el público llore ni para que sienta de una determinada manera. Su banda sonora sirve para reforzar a los personajes. Y ha hecho un trabajo magnífico creando una banda sonora que evoca maravillosamente bien el sur de Estados Unidos".

Puede que ese toque sureño de Newman le venga de su madre, que nació en Clarksdale, Mississipi, unos de los pueblos circundantes en los que rodaron los realizadores. Tal y como afirma Brunson Green: "Una parte de su corazón es sureña".

Mary J. Blige, la artista ganadora de varios Premios Grammy®, también contribuyó a la banda sonora al componer y grabar una canción original que se escucha en los créditos de fin.

Blige compuso y grabó la canción titulada "The Living Proof" después de asistir a un visionado de la película. Las mujeres de la película le sirvieron de inspiración, de las que afirma que "eligieron el amor y el perdón".

También le impresionó ese valor que provoca cambios y que tan bien refleja la película. Blige afirma: "Con esta canción me dirijo a muchas mujeres y eso significa mucho para mí. Quería formar parte de esta película porque creo que necesitamos apoyarnos más los unos a los otros. Estamos aquí para contar una historia".

La amistad es la base para descubrir lo que tiene en común la humanidad.


En los cines
El público puede disfrutar de una historia de esperanza y coraje, aderezada con grandes dosis de humor.

El productor Chris Columbus afirma: "La película es entretenida y conmovedora, y muy, muy divertida".

"Y todo esto coexiste con un trasfondo histórico. Sabes lo que está pasando en esa época pero al mismo tiempo te sumerges en las vidas de unos personajes tremendamente reales".

"Criadas y Señoras" ya ha producido un gran impacto en los espectadores que han asistido a varios preestrenos. La película ha contado con un gran apoyo de la comunidad afroamericana que se siente muy identificada con los lugares y la época que describe la película.

Derrick Thomas, National Vice President Eastern Region, AFLCIO declara: "Me ha encantado el film. Es una gran película y está claro que nadie debe perdérsela. Yo era adolescente en aquella época así que tengo muchos recuerdos personales".

Kuae Mattox, Presidenta Nacional, Mocha Moms Inc.: "Lloré viendo la película. No sólo porque es muy desgarrada, sino también porque tiene muchos paralelismos con nuestro propio estatus de madres que se quedan en casa. Muchas de nuestras antepasadas están descritas en 'Criadas y Señoras'. Eran cocineras, criadas y modistas que se rompieron la espalda para dar a sus familias, sobre todo a sus hijos, un futuro mejor".

Tate Taylor confía en que la película produzca un gran impacto en el público. "Espero que la gente se pare a pensar en su pasado y se atreva a compartir sus experiencias personales sobre lo que ciertas personas significaron para ellos".

Taylor sigue diciendo: "Es una forma de rendir homenaje a esas personas, pasadas y presentes, porque en esta película se puede escuchar y ver a esos personajes en esta película. Puede servir para que el público les recuerde y les rinda homenaje".

El cambio empieza con un susurro…