Cinemanía > Películas > Nader y Simin, una separación > Comentario
Destacado: Liu Yifei protagoniza 'Mulán' de Niki Caro
Nader y Simin, una separación cartel reducidoNader y Simin, una separación(Jodaeiye Nader az Simin)
Dirigida por Asghar Farhadi
¿Qué te parece la película?

Oso de Oro a la película en la Berlinale 2011. Osos de Plata a los intérpretes: Sareh Bayat, Sarina Farhadi, Leila Hatami, Peyman Moadi, Ali Asghar Shahbazi, Babak Karimi…


Una entrevista con Asghar Farhadi

P: ¿Qué le dio la idea para esta película? ¿Cómo surgió?

R: Estaba en Berlín, trabajando en un guión para una película que transcurría en dicha ciudad. Una noche, en la cocina, me llegó el sonido de una canción iraní desde la casa de al lado. De pronto, me invadieron los recuerdos, imágenes que pertenecían a otra historia. Intenté deshacerme de ellas para concentrarme en el guión que estaba desarrollando, pero no había nada que hacer. Las ideas y las imágenes habían arraigado en mi cabeza. No me dejaban. Fuera donde fuera, andando por la calle, viajando en transporte público, una historia embrionaria perteneciente a otro lugar me perseguía, invadía mi tiempo dedicado a Berlín. Decidí regresar a Irán y dedicarme a este nuevo guión. Podría decirse que esta película nació en una cocina berlinesa.


P: ¿Cómo trabaja con los actores?

R: Suelo tardar mucho en escoger a los intérpretes, y esta película no ha sido una excepción. Intento no cargar a los actores con reflexiones generales acerca de la película o de mi visión de la misma. Prefiero que se concentren en su definición y en las intenciones del personaje. Me gusta adaptarme a cada actor, a su forma de interpretar. La constante en todas mis películas son los ensayos. Entonces veo al actor convertirse en el personaje, y eso nos permite concentrarnos en detalles durante el rodaje. Los ensayos fueron largos. Trabajamos a partir de un guión muy concreto, muy detallado, que seguimos al pie de la letra para que cada actor entendiera la dimensión del personaje. Puede que esta forma de trabajar provenga de mi experiencia teatral. Con esto no quiero decir que descarto de antemano o prohíbo otras propuestas y opiniones, al contrario, pero solo durante los ensayos. Una vez empezado el rodaje, los cambios son mínimos.


P: ¿En qué condiciones rodó?

R: Todo se rodó en escenarios naturales, excepto las escenas en el despacho del juez y en el tribunal. No nos autorizaron a rodar en un tribunal de verdad y tuvimos que construir un decorado en dos escuelas abandonadas.


P: La separación es el núcleo de la película, pero ¿solo se refiere a la pareja?

R: No me parece importante que el público conozca mis intenciones. Prefiero que salgan de la sala haciéndose preguntas. Creo que, actualmente, el mundo necesita hacerse más preguntas y no tener tantas respuestas. Las respuestas impiden plantear preguntas. Y me esforcé desde el principio en plantear las preguntas. La primera es si un niño o una niña iraní tiene más posibilidades en su país o en el extranjero. No hay una respuesta definitiva. Deseo que la película obligue al espectador a hacerse preguntas como esta.


P: Los dos personajes protagonistas son mujeres, ¿por qué?

R: En todas mis películas intento dar una visión realista y compleja de los personajes, sean hombres o mujeres. No sé por qué las mujeres tienden a ser una mayor fuerza impulsora en mis historias. Puede que sea una elección inconsciente por mi parte. Quizá se deba a que en una sociedad en que la mujer está oprimida, el hombre tampoco puede vivir en paz.
Actualmente, en Irán, las mujeres son las que realmente luchan para recuperar los derechos que les han retirado. Son auténticas resistentes, más decididas que los hombres.

Aunque las dos protagonistas sean mujeres, su elección es totalmente diferente. Ambas intentan salvarse. Una pertenece a la clase baja y pobre, con todo lo que eso implica, y otra, a la clase media.


P: ¿Fue su intención hacer un retrato más contrastado de las mujeres iraníes?

R: El público occidental suele tener una idea muy fragmentada de la mujer iraní, a la que ven como un ser pasivo, encerrado en casa, alejado de cualquier actividad social. Puede que haya mujeres en Irán que respondan a ese patrón, pero en general, las mujeres juegan un importante papel en la sociedad, son muy activas, directas, a pesar de las restricciones a las que están sometidas.

En la película vemos a estos dos tipos de mujeres, pero ninguna intenta ser una heroína. No hay un enfrentamiento entre la buena y la mala. Simplemente son dos versiones enfrentadas. En mi opinión, esta es la tragedia de nuestro tiempo. Surge un conflicto entre dos entidades positivas. Solo puedo esperar que el espectador no sepa cuál de las dos debería salir victoriosa.


P: ¿Cree que es necesario conocer la cultura o el idioma para entender todas las posibles lecturas?

R: Probablemente sea más fácil para el público iraní comprender la película en su totalidad. No solo por una cuestión de idioma; también el contexto y la textura social en que se desarrolla la historia le permitirá llegar a interpretaciones menos obvias.

Pero el corazón de la historia es un matrimonio. El matrimonio es una forma de relación entre dos personas que existe sin importar la época o la sociedad. Las relaciones humanas tampoco son específicas de un lugar o una cultura en concreto. Es una de las preocupaciones más esenciales y complejas de la sociedad moderna. Por eso creo que el tema de la película es accesible a un público mucho más amplio, va más allá de las fronteras geográficas, culturales o lingüísticas.


Biografía breve de Asghar Farhadi
Nació en 1972 en Isfahan, Irán. Empezó a interesarse por la escritura, la dramaturgia y el cine mientras estaba en el instituto. Estudió en la Sociedad de Cine Joven de Irán y empezó a rodar películas en super 8 y 16 mm.

Obtuvo un máster de Realización Cinematográfica en la Universidad de Teherán en 1998.

Durante sus estudios, escribió y dirigió varias obras estudiantiles, fue guionista para la radio nacional y realizó series de televisión, entre las que destacaremos episodios de "Tale of a City".

En 2001 fue el autor del guión de Ertefae past (Bajas alturas), el éxito de taquilla y de crítica de Ebrahim Hatamikia.

Debutó como director cinematográfico con Raghs dar ghobar (Bailando en el polvo), en 2003. NADER Y SIMIN, UNA SEPARACIÓN es su quinto largometraje.

Filmografía
2011 - NADER Y SIMIN, UNA SEPARACIÓN - Oso de Oro (Mejor Película) y Oso de Plata (Mejor Interpretación Masculina y Femenina), Festival de Berlín 2011.
2009 - A PROPÓSITO DE ELLY – Oso de Plata (Mejor Dirección), Festival de Berlín 2009
2006 - CHAHAR SHANBEH SAURI (Miércoles de fuegos artificiales)
2004 - SHAR-E ZIBA (Preciosa ciudad)
2003 - RAGHS DAR GHOBAR (Bailando en el polvo)