Cinemanía > Películas > Lola Versus > Comentario
Destacado: Secun de la Rosa debuta como director en 'El cover'
Lola Versus cartel reducidoLola VersusDirigida por Daryl Wein
¿Qué te parece la película?

Con un reparto que incluye a Greta Gerwig (GREENBERG, SIN COMPROMISO), Joel Kinnaman ("The Killing"), Zoe Lister-Jones (BREAKING UPWARDS, "Whitney"), Hamish Linklater ("The New Adventures of Old Christine"), Bill Pullman ("Torchwood"), Ebon Moss-Bachrach ("Damages"), Jay Pharoah ("SNL") y Debra Winger ("En terapia"). La película está dirigida por Daryl Wein, en cuyo guion también ha participado junto con Zoe Lister-Jones. Los productores son Michael London (MI NOMBRE ES HARVEY MILK, ENTRE COPAS), Jocelyn Hayes Simpson (I’M NOT THERE, HISTORIA DE UN CRIMEN) y Janice Williams (CRIMEN EN FAM ILIA, MI NOMBRE ES HARVEY MILK). Zoe Lister-Jones y Daryl Wein han sido productores ejecutivos y Matthew Myers (VIRGINIA) coproductor. El equipo creativo está formado por el director de fotografía Jakob Ihre (OSLO, 31 DE AGOSTO), la diseñadora de producción Teresa Mastropierro (NEW YORK, I LOVE YOU) y las montadoras Suzy Elmiger, A.C.E. (PREDISPOSED) y Susan Littenberg, A.C.E. (RUMORES Y MENTIRAS). Asimismo, la música está compuesta por Fall On Your Sword (OTRA TIERRA), con supervisión musical de Jim Black (CISNE NEGRO), y el diseño de vestuario es responsabilidad de Jenny Gering (SIN LÍMITES).

LOLA VERSUS sigue los pasos de una mujer a lo largo de todo un año, repleto de humor y desengaños, mientras reconsidera si ha merecido la pena toda una vida de esperanzas y planes futuros. Con el fin de crear un patético y divertido retrato de los jóvenes creativos neoyorquinos que intentan destacar dentro del competitivo Manhattan, Daryl Wein y Zoe Lister-Jones se inspiraron en sus propias experiencias vitales y en las de sus coetáneos.

Pareja en la vida real –ambos se conocieron mientras estudiaban interpretación en la Tisch School of the Arts de la Universidad de Nueva York–, Daryl y Zoe decidieron tomarse un año sabático de su prolongada relación y experimentaron su nueva "libertad" de forma muy distinta. "Yo lo llamo ‘mi año de traumáticas aventuras sexuales’, y no querría volver a pasar por ello nunca más", dice Lister-Jones. "Me daba la sensación de que Daryl y sus amigos tenían muchas más opciones. Simplemente apuntaban a su objetivo y las mujeres acudían, pero entonces la chica se enamoraba y el chico te decía algo así como ‘ya te llamaré’. En el caso de las mujeres, la situación es totalmente diferente".

A los realizadores les atrajo la idea de una contemporánea comedia romántica cuyo eje central fuera una resuelta y auténtica mujer. "Queríamos hacer una película fresca e inteligente con la que el público se identificara", afirma Wein. "Actualmente existen muy pocos filmes protagonizados por mujeres que cuenten lo que realmente les sucede de una forma honesta. Cuanto más hablábamos de ello, más nos parecía que abordar el tema de estar soltero en una gran ciudad desde la perspectiva femenina era una idea fascinante para una película".

Los realizadores optaron por el clásico concepto de "chico encuentra chica" pero dándole la vuelta completamente. "En una comedia romántica convencional, el chico y la chica pasan por algunas dificultades, pero, finalmente, se enamoran", prosigue Wein. "Nosotros pensamos que podía ser más interesante ver lo que ocurre cuando termina una relación de hace mucho tiempo y la chica, de repente, tiene que cambiar toda su proyecto de vida".

Al iniciarse el filme, Luke, el novio de Lola, rompe su compromiso precisamente semanas antes de su boda. Durante los doce meses siguientes, Lola se va adaptando poco a poco –de manera torpe, a veces, y cómica, más a menudo– a su nueva vida de soltera urbanita.

La realidad que Lola experimenta es muy distinta a la que habitualmente se refleja en los filmes sobre mujeres solteras en Nueva York, señala Lister-Jones. "Yo conozco a muchas mujeres increíbles con cualidades asombrosas —físicas, emocionales e intelectuales— pero que están solas. No habíamos visto abordar esta cuestión de una forma seria y rigurosa durante los últimos tiempos". Wein añade, "No es muy habitual ver que una protagonista comete tantos errores y que, encima, no se arrepiente en absoluto de ello. Estamos demasiado acostumbrados a que la protagonista sea una mujer esplendorosa, permanentemente encantadora, de personalidad arrolladora, que al final siempre consigue al chico. A nosotros nos interesaba otra clase de protagonista, una mujer más indescifrable y que incluso, a veces, pudiera provocar rechazo. Cuando te enfrentas a una ruptura, te conviertes en un absoluto desastre. No siempre eres consciente de quién eres. Este tipo de peculiaridades era precisamente lo que pretendíamos captar".

Los guionistas estuvieron de acuerdo en que situar a Lola a las puertas de su trigésimo cumpleaños supondría un desafío aún mayor para ella. "Daryl y yo tenemos "veintimuchos" años, y nosotros escribimos sobre lo que conocemos", señala Lister-Jones. "Cumplir los 30 representa un punto de inflexión tanto para los hombres como para las mujeres. En el caso de las mujeres, muchas empiezan a sentir el apremio de su reloj biológico. Existe esa percepción de que van a estar siempre solas y de que sus opciones cada vez son más limitadas".

Es un momento muy crucial que puede suponer el inicio de una crisis existencial para mucha gente, añade Wein. "Es cuando la mayoría empieza a sentar la cabeza y tiene una profesión estable. Finalizar repentinamente una larga relación amorosa y comenzar desde cero supone un extraordinario cambio vital. Circunscribimos esta historia justamente a ese momento, y tenemos la oportunidad de ver cómo Lola lidia con su particular crisis".

Mientras los guionistas desarrollaban la historia de Lola, surgió el personaje de una íntima amiga, Alice (interpretada en el filme por Lister-Jones), inspirada en las numerosas amigas solteras de los guionistas. Una amable perspectiva masculina se deslizó también en el guion cuando dieron forma a los personajes de Luke, el ex de Lola, y su mutuo mejor amigo, Henry. "Con un equipo de guionistas compuesto por un hombre y una mujer, la historia nunca se cuenta exclusivamente desde el punto de vista de un género, y eso era muy importante para nosotros", afirma Lister-Jones.

"Cuando aparecen Luke y Henry, todo se entremezcla", añade Wein. "Nos encanta el caos y que la gente traspase sus propios límites".

Mientras la pareja preparaba el guion de LOLA VERSUS, su primera película, BREAKING UPWARDS, obtuvo un importante reconocimiento en el Festival de Cine South by SouthWest (SXSW) de2009. Dirigida por Wein, BREAKING UPWARDS fue coescrita, producida y protagonizada por ambos. La película, realizada con una casera cámara de vídeo y con un minúsculo presupuesto de 15.000 dólares, trataba sobre la relación poco convencional que establecían dos jóvenes en la ciudad de Nueva York, y consagró al dúo como unos realizadores a tener en cuenta.

Wein y Lister-Jones captaron la atención del productor Michael London, de Groundswell Productions, tras la publicación de su perfil en The New York Times en 2009. "El artículo iba acompañado de una enorme foto de sus radiantes y maravillosos rostros juveniles, así como de una sinopsis de la película", recuerda London. "Tanto el filme como ellos mismos me parecieron divertidos e interesantes, por lo tanto, vi la película, y después localicé a su agente y me reuní con ellos. Me alegró constatar que eran tan jóvenes, imaginativos y excepcionales en persona como en el artículo que había leído".

London, que ha contribuido a llevar a la pantalla un variado catálogo de películas tales como ENTRE COPAS, MI NOMBRE ES HARVEY MILK, WIN WIN (GANAMOS TODOS) y EL SOPLÓN, quedó seducido por la original voz y excepcional presencia del filme. "Oyes muchas historias sobre gente que hace películas por su cuenta, pero demasiado a menudo el entusiasmo supera al talento", indica London. "Daryl posee un potente estilo visual y una sensibilidad muy próxima a la cultura popular. Realiza películas para un público, no para él solamente. Cuando nos reunimos, les pregunté qué proyecto querían hacer a continuación y me ofrecí a ayudarles a encontrar una idea".

Pero los jóvenes realizadores le sorprendieron al presentarle el guion completo de LOLA VERSUS. "Me pasé la noche leyéndolo", señala London. "Probablemente solo ha habido tres o cuatro ocasiones en mi vida en las que al leer un guion he sentido como si conociera a los personajes e inmediatamente me he enamorado de ellos. Esta fue una de esas ocasiones. Conforme iba leyendo el guion, me parecía como si estuviera viendo ya la película. La historia de una mujer de 29 años que experimenta de golpe todas las crisis y meteduras de pata que a la mayoría de la gente le suceden gradualmente con "veintipocos", resultaba extraordinariamente cercana y conmovedora. Mantengo buenas relaciones con Fox Searchlight Pictures, por lo tanto, les ofrecí el guion, así como a Zoe y Daryl, tan pronto como me fue posible".

Jocelyn Hayes Simpson, otra de los productores de la película, ha trabajado anteriormente en películas como I’M NOT THERE, HISTORIA DE UN CRIMEN y THE NOTORIOUS BETTIE PAGE. Hayes señala que Wein y Lister-Jones aportan una nueva mirada que le recuerda a sus primeros años de cine independiente. "Me gusta ver cosas que no he visto antes", afirma. "En mi opinión, el material que crean es verdaderamente original. Su primera película llegó en un momento en el que la industria parecía cada vez más reacia a hacer cine independiente de calidad. Entonces llegaron estos talentosos veinteañeros con una película que tenía una presencia estupenda, que además consiguieron vender y estrenar en las salas comerciales. Verdaderamente fue muy reconfortante recordar que la gente sigue haciendo —y vendiendo— películas maravillosas".

Como director, Wein impresionó a los productores por su seguridad, determinación y empatía con los personajes. "Uno de sus puntos fuertes es que es guionista y actor, además de director", señala Simpson. "Wein puede concebir mil formas de resolver cualquier problema y nunca acepta un no por respuesta. La realización de cine independiente te obliga a ser creativo de verdad. En algunas ocasiones, el mejor trabajo surge precisamente de ahí".

"Wein es un excelente director", dice Lister-Jones. "Sabe comunicarse con los actores de una manera, sorprendentemente, poco común. Yo he tenido muchas experiencias en las que el director sabe lo que quiere pero es incapaz de transmitírselo al actor de una forma que resulte eficaz. Daryl siempre está relajado, lo cual determina el tono general que se respira en todo el set. Nos hace sentir como si nos hubiéramos juntado solo para divertirnos, para soltar cosas graciosas y, a veces, para algo tan difícil como llorar desde la risa. Pero siempre existe el ánimo de pasar un buen rato".



Wein y Lister-Jones aportan a sus guiones su exquisitamente elaborado instinto actoral, consecuencia de años de intensiva formación en una de las principales escuelas de interpretación del país. Construyen sistemáticamente personajes ricos y auténticos que ofrecen la clase de desafío que a los actores les gusta asumir, lo cual permitió atraer a prominentes actores hacia su segundo proyecto. "Esta es definitivamente una película coral", señala Lister-Jones. "Todos los personajes están concebidos al detalle y tienen algo importante que hacer en el filme. Hemos sido muy afortunados al poder contar con un reparto increíble que comprende y sabe encarnar este tipo de complejidades".

Los realizadores consiguieron reunir al impresionante elenco de LOLA VERSUS, compuesto por actores veteranos y noveles, gracias a la ayuda de las directoras de casting Suzanna Smith Crowley y Jessica Kelly. "El guion era inteligente e ingenioso, por lo tanto, el reto estaba en encontrar a unos actores que manejaran la comedia sin excederse en la comicidad", señala Kelly. "Yo creo que encontramos justamente a los actores idóneos para interpretar a estos personajes. Greta Gerwig es una gran protagonista. Es una mujer audaz, simpática y graciosa, igual que Lola. Hamish Linklater es un hombre brillante, extravagante y sensible, como Henry. Joel Kinnaman es apasionado y carismático, igual que Luke, y Zoe es esa adorable y divertida íntima amiga que desafía los límites, igual que Alice".

La protagonista del filme, Lola, una heroína poco convencional, era un personaje difícil de interpretar, señala el productor Michael London. "Como personaje tiene muchos defectos. En ocasiones, puede que no caiga bien. Pero a mí me atraen los personajes que cometen errores. Cuando admites que las buenas personas pueden hacer cosas malas, luego, cuando se redimen, te vuelven a cautivar. Necesitábamos a una actriz con el coraje y el talento para hacer suyo este personaje, así como con el suficiente encanto como para mantener la simpatía del público durante momentos complicados".

Greta Gerwig aporta su inusual belleza, su asombrosa energía y su enorme vulnerabilidad al personaje, manifiesta el productor. "Me sería muy difícil imaginar la película sin Greta", añade. "Tiene un estilo absolutamente propio. Greta no es una actriz que puedas plegar al personaje. No habla ni se parece a otras actrices. Desde el momento en que escuchamos los diálogos saliendo de su boca, Greta se convirtió indiscutiblemente en la fiel representación del personaje".

Gerwig obtuvo el reconocimiento de la crítica por primera vez en 2010, cuando actuó junto a Ben Stiller en el filme de Noah Baumbach GREENBERG; posteriormente interpretó un papel principal en el remake de un clásico de la comedia como ARTHUR, EL SOLTERO DE ORO, con un gran presupuesto detrás y coprotagonizada por Russell Brand. Más recientemente, Gerwig ha protagonizado la anhelada cuarta película del director Whit Stillman, DAMSELS IN DISTRESS, y próximamente la veremos en el nuevo filme de Woody Allens TO ROME WITH LOVE.

"Hemos seguido la carrera de Greta desde hace mucho tiempo", señala la productora Simpson. "Fue muy emocionante tener la oportunidad de elegir a alguien que está a punto de convertirse en una estrella y poder mostrarla al mundo de una forma distinta".

Bien conectada con la relativamente pequeña comunidad cinematográfica de Nueva York, Gerwig estaba ya familiarizada con el anterior trabajo de Wein y Lister-Jones. "Todo fue absolutamente casual", dice la actriz. "Todos vivimos en Nueva York. Solíamos coincidir muchas veces en eventos sociales antes de que me eligieran. Supongo que simplemente estaba escrito".

"Lola es una buena amiga y una buena hija, alguien que tiene un plan y un calendario previamente establecidos", señala la actriz. "Se encamina, teóricamente, hacia una vida estable. Es casi como una continuación de la universidad, igual que lo es su relación con Luke. Indudablemente, es complicado hacer un postgrado o mantener una larga relación, pero para Lola, es la opción más segura. Cuando Luke le fastidia todos sus planes, Lola tiene que replantearse lo que va a hacer. Es un tipo de comedia romántica totalmente diferente, porque, al final, la persona que Lola realmente intenta encontrar es ella misma".

Sin embargo, mientras el personaje trata de gestionar la frágil travesía de la independencia, se convierte en una persona inquietantemente ensimismada, distanciándose frecuentemente de la gente que más quiere ayudarla. "Aparentemente, es como un hámster que no puede bajarse de su rueda", dice Gerwig. "Definitivamente no es que sea un poco desastre, que eso me gusta. Es que es un caos absoluto".

Interpretada por otra actriz, Lola podría haber sido más indulgente consigo misma, dice Wein, pero Gerwig nunca opta por lo más obvio para su personaje. "Cuando ensayábamos, Greta y yo trabajamos mucho la búsqueda de algunos momentos más ilusionantes y estimulantes para el personaje. Lola, en vez de regodearse en sus cuitas, está procesando lo que le ha pasado".

La versatilidad de registros, tanto emocionales como técnicos, de Gerwig fue una fuente de inspiración para los demás actores, según Wein. "En cada toma intentábamos algo nuevo. A Greta eso no le asusta. Es muy lanzada y siempre resulta extraordinariamente creíble. Escucha muy bien, lo que le permite sopesar lo que el otro actor le está dando y reaccionar de inmediato".

La actriz dice que prefiere no descartar nada mientras se desarrolla una escena. "Tiendo a no repetir lo que hago de una toma a otra", señala Gerwig. "Tengo una idea aproximada de cómo pueden ser las cosas y con eso ya estoy preparada para entrar en escena. Pero en ocasiones vale la pena que una toma salga rematadamente mal, porque te empuja a hacer otra cosa".

El otrora novio de Lola, Luke, es un atractivo y sensible artista visual que está preparando para una prestigiosa galería una exposición en solitario de sus pinturas, basadas en imágenes sexuales de celebrities. Luke está interpretado por Joel Kinnaman, actor sueco más conocido por el papel que le lanzó a la fama en la popular serie de AMC "The Killing". Recientemente ha actuado en EL INVITADO, junto a Denzel Washington, así como en el filme de David Fincher MILLENNIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES, y también intervendrá en el próximo reboot o nuevo inicio de ROBOCOP. Kinnaman consiguió que su personaje cayera bien incluso después de haber plantado a Lola.

"Era un personaje difícil de construir", dice Lister-Jones. "Nosotros no hacemos una distinción radical entre héroe y villano. Luke tenía que ser alguien con el que el público pudiera empatizar. Joel es el hombre más sexy del mundo, lo cual también ayuda. Asimismo, rehúsa pedir perdón por los errores de Luke, lo cual requiere una valiente interpretación por parte del actor. Joel interpreta a Luke como a un tipo reflexivo que se da cuenta de que no puede casarse con Lola justo en ese momento, aun cuando para él habría sido mucho más fácil seguir simplemente con los planes de boda".

Kinnaman trasladó al set sus potentes puntos de vista sobre el personaje. "Para interpretar a Luke me basé primero en mi intuición", señala el actor. "Mi personaje es esencialmente una buena persona y tiene un gran corazón. En sus acciones puede mostrarse egoísta pero también desinteresado. Desgraciadamente, Luke se siente atrapado entre ser adulto o tomar la difícil decisión. Daryl añadió su toque personal. Es una persona con las ideas muy claras y de actitud relajada. Tiene muy bien gusto para la comedia, estilo y buen oído".

El actor señala que también se vio influido por el particular estilo interpretativo de Gerwig. "Greta posee una energía cómica muy especial y natural que te deja asombrado cuando la contemplas. Es una actriz excepcional. Sigue siendo natural incluso cuando elige importantes y osadas opciones interpretativas; y yo le seguí la corriente, lo cual fue muy divertido".

El personaje de Alice, sempiterna soltera pero siempre ilusionada novia, fue concebido teniendo en mente a Lister-Jones, una actriz emergente que actualmente protagoniza la serie de televisión "Whitney". "Daryl y Zoe siempre quisieron que ella interpretara a Alice", dice London. "Alice es la mejor amiga de Lola y un contraste cómico por antonomasia, y está desbocada en casi todas las escenas en las que aparece".

Los infortunios románticos de Alice simbolizan lo peor —y, a veces, lo más divertido— de lo que Lister-Jones descubrió durante el tiempo que fue soltera. "Sus expectativas han ido reduciéndose a lo largo de los años", explica Lister-Jones. "Alice se ilusiona cuando la ruptura le devuelve a su gran amiga y de nuevo tiene una compañera de ligue. Ambas empiezan a acudir a discotecas y fiestas, encontrando tíos con los que tienen sexo. Es una buena solución, ¿verdad? Y Alice encara su decepción y ansiedad diciéndose a sí misma cosas como, ‘quizás adopte a un niño extranjero, igual que hacen las estrellas de cine, o a lo mejor congelo mis óvulos, porque eso es lo que hacen todas las modernas’. Es un poco delirante, por lo tanto, no escucha necesariamente todo lo que le cuentan, pero siempre está ahí para Lola. Es una conmovedora evocación de todas las mujeres que, simplemente, no tienen suerte".

Lister-Jones admira el trabajo de Gerwig desde hace años y se siente afortunada de haber podido compartir pantalla con una coetánea a la que respeta tanto. "No hay muchas actrices jóvenes por las que sienta tanta admiración como por Greta", señala. "Ella tiene la versatilidad y el impecable sentido del ritmo cómico que necesitábamos para dar vida al personaje de Lola. También fue genial explorar cómo nuestra amistad real se reflejaba en una amistad de película. Disfruté mucho las escenas que compartía con su personaje".

Interpretando al mejor amigo masculino de Lola se halla el actor Hamish Linklater, que ganó un premio Obie en 2011 por su hilarante actuación en la obra The School of Lies. Quizás más conocido para los telespectadores por su papel de hermano del personaje interpretado por Julia Louis-Dreyfus en la duradera serie "The New Adventures of Old Christine", Linklater empezó a actuar en el teatro con tan solo ocho años de edad.

"Elegir a Hamish fue una decisión inmediata", señala London. "Es encantador, adorable y muy dulce; todo un ser humano. Puedes imaginarte a Lola enamorándose de él porque Hamish aporta mucha fuerza y energía a su personaje. Hamish cuenta con un amplio bagaje en formación y experiencia técnica como consecuencia de su trabajo teatral, y cuando los demás actores ven su alto nivel artístico, les motiva para elevar el suyo propio".

Henry, un aspirante a estrella del rock de casi 30 años, sacó a la luz las ocultas aspiraciones musicales de Linklater. "Nunca había estado en una banda de rock, por tanto, me pareció que podría constituir un buen reto actoral", afirma el actor.

Linklater decidió adaptarse al papel aportando su propio vestuario. "Propuse llevar mi propia ropa para actuar menos", dice Linklater. "Acerqué el personaje de Henry a mí mismo".

El humor y energía de Linklater inspiraron al resto del reparto, según Wein. "Todo el mundo se animaba en cuanto él llegaba", afirma el director. "Siempre es muy divertido, pero también aporta mucho. Como actor, tiene numerosos registros. Puede ser muy tierno y además te partes de risa con él; luego puede encolerizarse y transformarse en un ser realmente oscuro".

Los padres tienen una fuerte presencia en el trabajo de Wein y Lister-Jones, una tendencia que ellos creen que constituye un rasgo característico de su generación. "Nos gusta escribir historias intergeneracionales", señala Lister-Jones. "El hecho de explorar la transición a la edad adulta no tiene que suceder necesariamente cuando te acercas a la treintena. Es el momento en el que empiezas a ver tu vida con más claridad. Nosotros queremos que todo el mundo pueda sentirse identificado, independientemente de que haya pasado por ello como padre, como hijo o como rompecorazones".

Para interpretar a los padres de Lola, Robin y Lenny, los realizadores tuvieron la extraordinaria suerte de contar con la actriz nominada al Oscar Debra Winger y el reputado actor Bill Pullman. Entre los trabajos más recientes de Winger destacan LA BODA DE RACHEL, junto a Anne Hathaway, y la serie "En terapia", junto a Gabriel Byrne. Conocido por sus papeles en las películas INDEPENDENCE DAY y M IENTRAS DORMÍAS, Pullman ha actuado recientemente en "Too Big to Fail", un telefilme de HBO dirigido por Curtis Hanson que narra cómo se gestó la crisis financiera.

Los realizadores necesitaban a una actriz que pudiera gestionar unos diálogos tan agudos, divertidos y, en ocasiones, despiadados como los del personaje de Robin sin perder nunca el favor del público. "Nos pusimos muy contentos cuando Debra Winger mostró su interés", manifiesta Simpson. "La verdad es que no la hemos visto hacer mucha comedia, pero ella es una persona muy divertida. Es emocionante descubrir al mundo una nueva faceta interpretativa de Debra".

Gerwig estaba encantada de poder trabajar con uno de sus grandes ídolos. "Adoro a Debra Winger", afirma. "Tuve que pasar mucho tiempo con ella antes de empezar a rodar, porque ella quería asegurarse de que la relación madre-hija fuera creíble en pantalla. Y es tan genial como me esperaba. Debra tiene una confianza absoluta en su oficio, lo cual hizo mi trabajo mucho más fácil. Yo simplemente me limité a imitarla".

Lenny es un irresponsable antiguo hippy que tiene destellos intermitentes de sabiduría paternal. Le resulta difícil relacionarse con su mucho más conservadora hija, pero le ofrece su mejor consejo. "Lola pierde el control mientras intenta reconstruir una nueva versión de sí misma", dice Pullman. "Pero cuenta con el apoyo de la gente que la rodea".

Al actor le gustó la inversión de papeles entre padres e hija. "Eso lo veo mucho en estos tiempos con padres que nacieron en la década de los 60 o 70", señala. "El hecho de que no haya ningún límite puede ser realmente embarazoso para los hijos".

Mientras rodaban, la relación entre ambos surgió de forma natural; Pullman empezó a tratar a Gerwig como si fuera su propia hija. "Me encanta todo lo que hace Greta", dice el actor. "Disfruté mucho trabajando con ella. Greta estaba conectada permanentemente y siempre trabajaba desde la verdad. Hicimos una escena en la cual ella dice que se siente sola. Yo instintivamente le toqué el pie, como si estuviera con mi propia hija. Si hubiera sido otra actriz, habría tenido que advertirle de antemano que iba a invadir su espacio personal, pero Greta ni siquiera pestañeó. Es muy natural y honesta".


Trayéndolo a casa
Wein se sintió muy aliviado al no tener que encargarse de tantas cosas en LOLA VERSUS como en su primera película, donde tanto Lister-Jones como él estuvieron involucrados absolutamente en todo, desde vestuario y maquillaje hasta las localizaciones y el catering del equipo. Wein "solo" tenía que asumir los roles de director, guionista y productor ejecutivo, y hacer malabarismos con un completo equipo técnico que le secundaba. "Eso me ayudó mucho a poder llevar a cabo mi visión y a centrarme únicamente en los aspectos creativos", afirma. "Cuando eres independiente de verdad, te dejas guiar por el instinto. No puedes perder tiempo viendo las interpretaciones o repensando el guion. Contamos con muchas personas estupendas que nos ayudaron a realizar esta película".

En contra de la tendencia actual del cine independiente que emplea cámaras digitales de alta gama, Wein estaba decidido a filmar LOLA VERSUS en 35 mm. "La película tiene un estilo genuinamente pop y muy teatral", indica London. "Daryl quería un auténtico formato de película para evitar que se pareciera a cualquier otro producto indie de bajo presupuesto. Todo el mundo le dijo que no se lo podría permitir económicamente, pero consiguió encontrar una manera".

"El formato de 35 mm. es mucho más rico y de calidad superior. La estructura del grano, la profundidad de campo en la fotografía y los fabulosos objetivos que pudimos utilizar, proporcionan a la película una estética maravillosa", señala Wein.

Jakob Ihre, experimentado director de fotografía en su Suecia natal, ayudó a Wein en el desarrollo de una imagen cinematográfica que reflejara la aventura emocional de Lola. "Pretendíamos contar la historia de forma naturalista y realista, pero, al mismo tiempo, no queríamos excedernos de naturalismo y que simplemente viéramos pasar una historia delante de nosotros", señala Ihre. "En el trabajo de cámara y de iluminación debía haber realismo y sensibilidad, pero también dinamismo y grandiosidad, para conseguir reflejar y captar los diferentes cambios de humor de Lola. Controlábamos mucho que la historia se narrara visualmente. Podíamos rodar parte de una escena cámara en mano, hasta que llegaba un momento en el que había un cambio en Lola, y entonces podíamos pasar a un plano fijo y luego a un travelling, siempre dentro de la misma escena. El verdadero desafío era lograr que estilos tan contrapuestos funcionaran en la misma película".

Ihre también empleó su cámara para incluir a la ciudad de Nueva York en la historia como un personaje más. "A menudo ampliábamos los márgenes del encuadre para abarcar una parte mayor del entorno de la escena e introducir al público en el ambiente de los personajes", afirma. "Eso ayuda a enfatizar lo que éstos experimentan minuto a minuto".

LOLA VERSUS transcurre en una versión de la ciudad de Nueva York con la que quizás solo estén familiarizados los nativos. Wein aprovechó su profundo conocimiento de la ciudad para evitar lugares de Manhattan demasiado trillados y elegir localizaciones que reflejaran la vida urbana desde la perspectiva de un autóctono. La emblemática arquitectura neogriega, original del siglo XIX, las calles de adoquines del barrio Vinegar Hill de Brooklyn, así como la zona portuaria de DUMBO (Down Under the Manhattan Bridge Overpass), que en la actualidad se ha convertido en uno de los principales distritos artísticos de la ciudad de Nueva York, permiten atisbar el pasado y el futuro de la ciudad, además de que también se usaron apartamentos del Lower East Side de Manhattan para recrear el pequeño estudio de Lola en Alphabet City y el edificio de tres plantas sin ascensor donde vive Luke. "Rodamos en la famosa rotisería de pescado ahumado Russ & Daughters, y nadie había rodado allí anteriormente, a pesar de que está abierta d
esde hace un siglo"
, dice Wein. "Utilizamos localizaciones reales pero no excesivamente mostradas en otras películas. Eso le añadió dimensión a la película e hizo que pareciera muchísimo más grande".

Los actores, resabiados neoyorkinos igualmente, comentan que los realizadores supieron captar con exactitud la sensación de lo que es luchar por triunfar en una ciudad como Nueva York actualmente. "Como Daryl y Zoe ya reflejaron en su primera película, Nueva York es así, muy constreñida generacionalmente y sin embargo, para los personajes, muy generosa", señala Hamish Linklater. "No es una ciudad cáustica o distante emocionalmente. Los neoyorkinos no son engreídos, ni yo tampoco, por lo tanto, siento que encajo en este mundo".

De hecho, es el mundo de jóvenes artistas como Wein y Lister-Jones, que disfrutan compartiendo diariamente su visión de la ciudad de Nueva York con el reparto y el equipo durante el descanso para comer. "No nos podíamos permitir pagar servicios de catering con nuestro presupuesto", señala London. "Estaba ansioso por que Daryl y Zoe nos llevaran a restaurantes que de otro modo nunca habríamos conocido, independientemente de que fuera un antro de comida china o un concurrido y moderno establecimiento gourmet. Recuerdo que entramos en un sitio y les dijimos que solo disponíamos de 40 minutos para comer. Nos miraron como si estuviéramos locos, y acto seguido nos colocaron a los catorce que éramos en la mesa del chef, en la cocina. Disfrutamos de una de las mejores comidas de nuestra vida mientras discutíamos modificaciones en el guion".

Al desarrollarse el filme en la capital de la moda de Estados Unidos (si no del mundo), el vestuario jugaba un papel fundamental para crear el particular sentimiento de pertenencia a un lugar que impregna LOLA VERSUS, señala la diseñadora de vestuario Jenny Gering. Neoyorkinas recalcitrantes, Greta Gerwig y Zoe Lister-Jones contribuyeron con su inconfundible estilo personal al atuendo de sus personajes. "Alice, el personaje interpretado por Zoe, es divertida y coqueta, además de una seguidora incondicional de la moda, por lo tanto, su forma de vestir es su manera de expresarse", afirma Gering. "El estilo de Lola es muy parecido al de Greta, cuidado y formal. No está tan interesada por la moda como Alice pero, como neoyorkina de pura cepa, la sigue instintivamente".

El vestuario de Lola también refleja su progresiva clarificación mental y su consiguiente evolución. "Cuando todavía tiene un plan al que agarrarse, Lola viste de una forma más conservadora", puntualiza Gering. "Tras su ruptura con Luke, empieza a vestirse de manera desastrosa. Un cliché hubiera sido recurrir a la combinación de ‘colores tristes’, como marrones y grises, pero, en vez de eso, decidimos darle un aspecto desaliñado, reflejando su estado de ánimo".

El vestuario masculino no recibió menos atención. "Como Luke es un joven y moderno urbanita, se eligió cuidadosamente un tipo de pantalones que llevaría alguien de su edad que viviera en su barrio", dice Gering. "Su estilo no es excesivamente moderno, ni muy guay, pero su imagen es absolutamente actual. Como Luke es un artista, añadimos pequeños toques tales como salpicaduras de pintura en el dobladillo de sus pantalones".

La experiencia de Wein en el montaje de BREAKING UPWARDS fue extraordinariamente útil cuando se sentó con Suzy Elmiger, una de las montadoras de LOLA VERSUS. "Wein conoce muy bien el proceso, lo cual nos permitió trabajar rápidamente e incluso experimentar con la estructura", afirma. "A Daryl no le asusta arremangarse y ponerse a trabajar. Todo lo que se nos ocurrió sobre la marcha, en diferentes partes, pudimos incorporarlo sin ningún problema".

Wein y Lister-Jones colaboraron muy activamente en la selección musical de la película, señala Elmiger. "Ambos son increíblemente inteligentes en relación a ese aspecto de la realización cinematográfica. El montaje de algunas secuencias, como los paseos por la ciudad, se ajustó absolutamente a la música. Hacer eso es algo muy complicado. Cuando no hay diálogo, confías en que la música cuente la historia sin llegar a convertirse en un vídeo musical".

Wein y Lister-Jones saben que han sido afortunados al haber podido contar con tanto apoyo para la realización de LOLA VERSUS. Una vez aglutinados elementos tan dispares, su única pretensión es que cuando los espectadores vean la película piensen en sus propias relaciones personales, así como en las que aparecen en el filme. "Espero que la gente se ría mientras siente que algo se remueve en su interior", señala Wein. "Ese es mi objetivo cuando hago una película".

Lo que más desea Lister-Jones es que la película atraiga a los cinéfilos en general. "La sabiduría popular afirma que si las mujeres van al cine atraen a los hombres más frecuentemente que en el caso contrario", advierte. "En este filme, nos remontamos a una época en la que las películas sobre relaciones personales no era ‘cine para mujeres’. Trataban sobre cuestiones a las que nos enfrentamos todos. Lo que más ambicionamos es que esta película traspase las fronteras de género, edad, clase y raza, porque sus temas son universales".