Cinemanía > Películas > Blitz > Comentario
Destacado: Se estrena 'Dune' la adaptación cinematográfica del bestseller
Blitz cartel reducidoBlitzDirigida por Elliott Lester
¿Qué te parece la película?

The History Behind Blitz…
"El personaje de Brant se basa en un policía que conocí durante los diez años que viví en Brixton, al sureste de Londres", explica Ken Bruen, escritor de novelas de crímenes. "Blitz es el cuarto libro de la serie de Brant. Con esa historia quería darles un duro golpe a los periódicos sensacionalistas y a los tabliodes. La escribí hace ocho años".

Lionsgate es una productora internacional y su filial británica anunció su compromiso de centrarse en la producción de cine genuinamente británico en 2008. "Como grupo, Lionsgate quería que nos centráramos en producir películas británicas que pudieran funcionar comercialmente en Estados Unidos y en el resto del mundo" cuenta el director general de Lionsgate UK, Zygi Kamasa.

"No queríamos hacer la típica película británica indie y provincial, sino que buscábamos un primer proyecto lo bastante comercial y con personajes bien definidos e interesantes", continua Kamasa. "Ken Bruen escribe justo este tipo de personajes, con una gran combinación de historias entrecruzadas, un interesante atractivo comercial y un peculiar y adictivo argumento en Blitz, que nos encantó. No creo que se hayan visto grandes thrillers británicos en las salas de cine desde los años sesenta y setenta y el elemento de suspense de la historia era realmente especial", explica Kamasa. La calidad del material original, junto con Jason Statham, una de las mayores estrellas comerciales del Reino Unido, convirtieron este proyecto en algo que ni Lionsgate ni Kamasa podían dejar escapar.

El productor de Los Ángeles Brad Wyman y su socio Donald Kushner tenían los derechos de la novela de Bruen, Blitz, y habían estado trabajando con el guionista de Los Ángeles Nathan Parker (Moon) en una adaptación de la novela de Bruen centrada en el detective Brant (interpretado por Statham), un duro policía del sur de Londres que interpreta las normas a su manera.

Se contactó con Statham a través de su manager y productor de Blitz Steve Chasman. Chasman recuerda leer el guión por primera vez: "Me lo mandaron un par de años antes y pensé que el papel era perfecto para Jason, pero en aquel momento no había los medios económicos para hacerlo. Un años más tarde, Zygi Kamasa de Lionsgate UK se puso en contacto conmigo y me preguntó por el guión. Yo ya tenía muy buena experiencia de haber trabajado con Zygi en The Bank Job, porque Lionsgate se encargó de su distribución aquí en el Reino Unido".

Elliott Lester es un director británico con residencia en Los Ángeles, que empezó trabajando en anuncios y videos musicales, y recibió numerosos premios por sus trabajos. Su primer largometraje, Love is the Drug, fue un gran éxito en el festival de Slamdance de 2006. "Es una historia muy íntima contada con mucha belleza y consiguió magníficas interpretaciones de un grupo de actores totalmente desconocidos", recuerda Kamasa. "Ganar premios por dirigir anuncios y conseguir que tus trabajos sean magníficos y luego lograr contar estas historias tan íntimas es una combinación única, y eso es lo que más nos llamó la atención. Cuando nos vimos ya tenía una idea muy clara de cómo interpretar el guión y cómo llevarlo a la gran pantalla y compartíamos el punto de vista sobre cómo queríamos presentar Londres y cómo queríamos que el público viera a Brant. Ambos queríamos hacer una película realmente original en Londres que no tuviera el típico estilo británico".

"Yo vivo en Estados Unidos y no he visto nada que saliera del Reino Unido remotamente parecido a Blitz", comenta el director Elliott Lester. "En Inglaterra hacemos buenos dramas de época y buenas películas de pequeño formato, y películas de gánsteres geniales. Pero al volver a trabajar en el Reino Unido quería que fuera con algo especial y me atrajo inmensamente el proyecto y los personajes de Brant y Nash y el viaje moral en el que se embarcan".


Sobre el reparto …
Aunque no estuvo directamente relacionado con el desarrollo de la película, cuando le preguntaron qué actor veía más como Brant, el novelista Ken Bruen le reconoció al productor Zygi Kamasa que para él Jason Statham "es Brant", ya que veía a Statham como "lo bastante bruto y tosco, pero con este chispa en los ojos que denota inteligencia".

Bruen estuvo muy contento de poder ver sus creaciones cobrar vida y consideró que la elección del reparto fue muy acertada. "Hicieron un trabajo sorprendente con el reparto. Jason, Paddy y Aidan han dado más vida a mis personajes de lo que habría podido imaginar. Cuando les vi en acción por primera vez no podía borrar esa enorme sonrisa de mi cara, era surrealista, pero una de las mejores experiencias de mi vida. Jamás podré volver a imaginar esos personajes con otra cara que no sea la de ellos", comenta Bruen.

Hay pocos actores británicos con la capacidad, fama y cantidad de admiradores de Statham y para este tipo de papel "hay muy pocos actores británicos o estadounidenses que puedan dar vida a un personaje como Brant, por eso creo que Jason era perfecto para este papel", concluye Kamasa.

El productor Steve Chasman y Statham hace años que forman equipo profesionalmente y Chasman sabe que Brant no está tan lejos de quien Jason es en realidad. "Jay puede ponerse en la piel de Brant de un modo muy, pero que muy natural. Es irónico que el éxito de Jay en las películas haya sido más por el género de acción, donde todo se basa mucho más en lo físico, en la acción y en los escenarios. Lo mejor de esta película es que la acción viene a través del drama, por lo que tienes lo mejor de ambos mundos".

El director Elliott Lester también tenía ganas de que el público pudiera ver la otra cara del héroe de acción Statham en Blitz. "Le hemos visto pateando culos, destrozando gente y haciendo volar de todo, pero hay mucho más en él y es muy fácil de ver cuando trabajas con él. Tengo muchas ganas de que el mundo pueda ver a Jason Statham el actor, por encima de Jason Statham el héroe de acción".

Los otros dos papeles principales eran los del asesino, Barry Weiss, y el policía homosexual, Porter Nash. Para ambos papeles, el equipo de producción buscó alejarse de los clichés. Como explica Kamasa "la mayoría de actores quedan encasillados y Paddy Considine no es el actor al que relacionarías con un poli gay y Aidan Gillen es un magnífico actor, pero tampoco había interpretado nunca ningún personaje tan trastornado como este. Habría sido muy obvio buscar un actor grande y musculoso para hacer de malo, pero lo que queríamos era un actor que pudiera interpretar a Weiss corriendo algún riesgo, que tuviera peligro en su mirada y hubiera un toque de imprevisibilidad en sus acciones. Debía ser alguien que pudiera interpretar esa naturaleza psicótica y parecer extremadamente peligroso, que pareciera capaz de cualquier cosa: eso sí asusta a la gente".

"El estilo interpretativo de Aidan es muy metódico. Quería vivir en el entorno de Weiss mientras rodaba la película. Y la verdad es que en pantalla da miedo. Brant es un personaje igual de terrorífico, pero lo único que los separa es la ley, y la placa. Ambos parecen invencibles a su manera, y Aidan era un contrapeso muy interesante ante la interpretación de Jason".

El productor Steve Chasman ha seguido la carrera de Aidan Gillen durante los últimos años y cuenta que "siempre había querido trabajar con él en alguna de mis películas. Cuando vino a las pruebas supimos que era perfecto enseguida… yo vi clarísimo que haría una interpretación perfecta. Es casi como una versión joven de Gary Oldman. Se mete tanto en el papel que el otro día estaba con él y pasaron unos extras vestidos con trajes de policía y se puso todo tenso como si fuera su personjae".

Chasman también quedó impresionado con el actor Paddy Considine y su sutil interpretación del policía homosexual Nash. "No puedo pensar en ningún otro actor que sea mejor para el papel, es perfecto y lo interpreta sin ningún estereotipo ni cliché. Creo que es como una bocanada de aire fresco. El papel se puede interpretar de muchas maneras, pero esta película no va sobre dos policías de los que sabes que uno es gay, simplemente se trata de un personaje que resulta que es gay. Creo que esto es maravilloso. No puedo dejar de decir cosas buenas de Paddy Considine".

"Zawe Ashton hace una magnífica interpretación como Falls", comenta Zygi Kamasa. "Tiene mucho renombre en el teatro, y ha ofrecido un magnífico balance para los otros miembros del reparto".

"Encontrar alguien para el papel de Falls fue un auténtico reto", recuerda Chasman. "Para empezar no hay muchos grandes papeles en películas para mujeres, ya que normalmente son la esposa o la hermana del protagonista, su novia o su hija, y no son el personaje central, a menos que se trate de una película de chicas. Además se trataba de un personaje negro y femenino, esencial para el argumento, y eso era muy importante. Estamos hablando de un thriller policiaco y Falls es parte integral de la película: es parte de la trama y del tejido esencial de la comisaría donde sucede todo. La relación que tiene con Brant y la que establece con Nash hacen que el público pueda sentir lo que ocurre dentro de este grupo de agentes. Zawe tiene una magnífica reputación como actriz de teatro, porque es muy auténtica. Y voy a ir más lejos y decir que Falls es probablemente el personaje más complicado de interpretar de la película, y aun así lo hace genial. Le espera una gran carrera como actriz".

Al novelista Ken Bruen, además, se le ofreció la oportunidad de hacer un pequeño cameo en la película en el papel del capellán durante el funeral de Cross. "En cuanto me puse el traje de capellán me convertí en él y toda la experiencia fue muy entretenida y estimulante".


Brant y Nash… Una relación inconformista. Personajes principales…
"La esencia de la historia es el personaje de Brant, interpretado por Jason Statham", dice el productor y director general de Lionsgate UK Zygi Kamasa. "Brant es peculiar en el sentido de que es un agente de policía, pero sabes que tiene un lado oscuro y que trabaja muy al límite de la ley. Al final acaba haciendo lo que cree correcto, cree en la justicia callejera y no siempre sigue las normas, e incluso a veces quebranta la ley, pero al final es un buen policía".

El productor Steve Chasman cree que Brant "es un hombre que vive según sus propias normas… hace lo que cree necesario para que todo salga bien. Tiene su propia ética en cuanto a la justicia se refiere. Brant es un personaje con muchos defectos, pero esperemos que el público pueda identificarse con él, precisamente por todos esos defectos. Creo que todos desearíamos conocer a alguien como él: si hubiera más polis así, el mundo seguramente sería un lugar mucho mejor".

"Cuando este asesino de policías empieza su frenesí homicida, todo se convierte en una carrera contrarreloj para Brant (Jason) y Nash (Paddy Considine), para intentar detenerle. Al mismo tiempo la historia tiene muchos giros y vueltas, y descubrimos que hay mucho más de lo que parecía a primera vista en este caso, y que Brant y Nash puede que formen parte de las razones por las que el asesino mata", explica Kamasa.

Brant es un solitario, trabaja solo y a menudo se toma la justicia por su cuenta. Muy al principio de la historia trasladan a Porter Nash a la comisaría del sur de Londres donde trabaja Brant para que ayude en la investigación de los asesinatos. Brant y Nash son como el día y la noche, pero Brant siente un respeto inmediato hacia Nash. Ve que tienen personalidades muy diferentes, pero a Brant no le importa la vida privada de la gente y el hecho de que Nash sea homosexual no le afecta en absoluto. Brant es la persona más políticamente incorrecta que existe, por lo que parece que Nash es la última persona con quien se juntaría o a quien respetaría, pero no es así.

Brant, además, tiene sus propios problemas. Sufre desvanecimientos y se lo confiesa a Nash. El vínculo que se forma es algo peculiar, pero les sirve de base para un respeto mutuo hacia que cimentará la relación que forjan durante la caza al asesino de policías que anda suelto.

Nash lidera la investigación en el sentido más estricto de la palabra, y Brant se dedica a recorrer las calles hablando con chivatos y presionando a gente con sus particulares métodos, pero ambos se complementan para conseguir un objetivo común.

Durante la fase de planificación de Blitz, el director Elliott Lester habló con el antiguo subinspector jefe de la policía de Londres, Brian Paddick, que había declarado públicamente su homosexualidad. "Creo que el personaje de Nash representa la policía más moderna y eso lo vi al hablar con Brian. Los personajes de Brant y Nash vienen de clases muy diferentes (Nash tiene una educación más formal) y tienen opiniones diferentes de lo que significa ser policía, pero este oposición les une y les hace respetarse".

La película transcurre en el Londres contemporáneo, pero el director cree que Brant es un personaje que no quedaría fuera de lugar en los años setenta y ochenta. "Brant no difiere mucho de los personajes que veíamos en Veinticuatro horas al día, Serpico, Popeye Doyle o Contra el imperio de la droga. Es un matón adorable".

Del mismo modo, Weiss, el asesino, no es el típico asesino en serie estereotipado. Como explica Lester, "Aidan Gillen, que interpreta a Weiss, tomó algunas increíbles decisiones sobre como interpretar al personaje. No hay nada de típico en Weiss, tiene un punto de infantil y no tiene ningún tipo de límite moral, porque no tiene la capacidad de decidir con criterio".

Uno de los elementos esenciales que llevó a Lionsgate a aceptar el proyecto desde el principio, como explica Kamasa, fueron los múltiples personajes de la novela de Bruen, que le daban mayor profundidad a la historia. Todos los personajes son muy reales y muy bien acabados, tienen historias de fondo que no siempre forman parte del argumento central, pero que acaban apareciendo.

El personaje de Falls, interpretado por la actriz Zawe Ashton, es una vieja amiga de Brant, y puede que haya habido algo más de historia de la que no se nos habla, pero ahora son amigos y trabajan juntos en la misma comisaría. La historia de Falls es que acaba de salir de rehabilitación, es una ex drogadicta y como mujer policía negra ha tenido que hacer frente al racismo y prejuicios y eso fue lo que la llevó al borde del precipicio en el pasado. Pero cuando la conocemos se ha recuperado y vuelve a estar bien. Escapa de un ataque de Weiss, y como consecuencia recae en las drogas y Brant la trata casi como a una hermana pequeña. Su relación y ese subargumento entran y salen del argumento central de la película, y le dan vida a esta historia secundaria, que no es tan lúgubre como el resto de la película.


La ambientación en Blitz
Para Brant la sensación general a lo largo de la película es de tensión constante, porque el personaje que lleva la delantera es casi siempre Weiss (Aiden Giller), el asesino.

Weiss mata a agentes de policía, amigos y compañeros de Brant, y el público sigue a Brant, que no sabe quién es Weiss, aunque el público sí lo sabe, porque ya le han visto. La esencia del argumento no es el misterio de quién es el asesino, porque eso lo descubrimos muy pronto. El ritmo y el drama llegan de la mano de este juego de gato y ratón que se establece. Blitz no es una película de acción tradicional donde hay dos personajes, uno contra otro, través de una serie de secuencias de acción. Blitz trata de los juegos mentales que policía y asesino juegan entre sí, y trata también de hasta dónde llegará Weiss para seguir por delante en el juego.

"Para mí el subtexto trata de cómo los buenos siguen siendo buenos y cómo hacen su trabajo dentro de la ley, cuando hay tanta maldad a su alrededor", comenta el director, Elliott Lester.

"Hay algunas secuencias de acción realmente dramáticas por las calles de Londres, eso sí!" revela el productor Kamasa, "pero para mí, los mejores thrillers tienen este elemento de gato-ratón y de juego mental, más que sólo la parte de acción física".

El Londres que quisieron retratar en la película es muy diferente del que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de películas que transcurren en Londres. "Elliott y yo queríamos mostrar un Londres auténtico, crudo, real y multicultural" dice Kamasa. "Los personajes principales son un poli inconformista que suele trabajar al margen de la ley, un agente homosexual y una mujer policía, por lo que queríamos ilustrar la diversidad de Londres que se refleja en la vida diaria de cualquiera que viva allí. Queríamos retratar una ciudad cosmopolita que es a la vez próspera y deprimente. Muchas películas anteriores se han centrados en las zonas de protección oficial o bien en las zonas altas y turísticas con vistas al Big Ben, pero nosotros queríamos enseñar una de las mejores ciudades del mundo desde ambos lados cinematográficos".

"Hace catorce años que no vivo en Londres" explica el director británico Elliott Lester, afincado en Los Ángeles, "por lo que he creado una visión impresionista del Londres actual. Quería evocar una sensación de esta gran ciudad pero evitando los clichés. Quería mostrar Londres desde una perspectiva diferente. He aprendido mucho sobre eso en Estados Unidos, allí hay un punto de vista distinto, y quería experimentar Londres de un modo diferente".

Así pues, ¿qué tipo de experiencia puede esperar el público de Blitz? "Sólo pretendemos entretener a la gente durante un rato. Hay partes divertidas, otras más oscuras, emocionantes, de miedo, y creo que es una gran combinación para una película" concluye Kamasa.


Sobre los lugares de rodaje …
La abandonada base de las fuerzas aéreas de RAF West Drayton, que había sido el principal centro de control del tráfico aéreo militar en Gran Bretaña fue una de las principales zonas de rodaje durante dos de las semanas del calendario de rodaje. Situada al este de Londres, a pocos kilómetros del aeropuerto de Heathrow, antes de que cerrara en 2008, la base servía de enlace entre el tráfico aéreo militar y civil además de ser una comisaría de policía.

Los extensos emplazamientos y los desnudos edificios institucionales se transformaron y se construyeron escenarios para la comisaría, el centro de investigaciones, los pasillos, la cafetería, la mesa de guardias, el garaje, la sala de interrogatorios, la celda de la comisaría, el despacho del comisario, además del propio exterior de la comisaría.

Para los apartamentos de Weiss y Falls se utilizaron zonas del East End londinense, en Bow y Hackney, respectivamente, el piso de Nash estaba en Wathamstow y un gimnasio en Canning Town se convirtió en el Peacock.

Las históricas zonas de Shoreditch y Hoxton, así como el este de la ciudad sirvieron de fondo para el apartamento de Brant y el bar en el que Dunlop se enfrenta a la prensa y donde se encuentras Dunlop y Radnor para llegar a un acuerdo.

En Bayswater se rodó la escena en la que Brant salta de la ventana de un hotel durante la persecución de Weiss, además de la frenética secuencia de persecución a través de Londres.

Smithfields, el edificio victoriano protegido que alberga el histórico mercado de la carne de Londres se utilizó para los rodajes nocturnos en fin de semana, con escenas en las que la policía y la prensa llegan a la escena del crimen, además de la Cock Tavern, en la que Brant ayuda a Roberts a ahogar sus penas tras el funeral de su esposa.

El depósito de trenes de Battersea, al suroeste de Londres, que sirve de base del Gatwick Express, se convirtió en el escenario del rodaje de la escena de la persecución y lucha entre Brant y Weiss y las calles de Brixton también aparecen cuando Falls recae en las drogas y vuelve a sus antiguos hábitos.

Las tomas aéreas del paisaje urbano londinense se rodaron cerca de Holborn Circus, así como las escenas cerca del piso de Roberts y la gran escena del funeral se rodó en el Camberwell New Cemetery al sureste de Londres.


Jason Statham - Brant (Entrevista)

P: ¿Cómo llegaste al papel de Brant?

R: Stephen Chasman, mi manager, con quien he trabajado desde siempre, recibió una llamado sobre el proyecto. Me pidió que leyera el guión y el libro de Ken. Creyó que podíamos adaptar el personaje para que encajara conmigo.


P: ¿Qué fue lo que más te atrajo?

R: Me gustó todo el concepto de poder hacer una película sobre un poli británico. Básicamente es como Harry el sucio. Brant tiene una ética muy personal. Lo más importante es que quiere atrapar al criminal, pero puede que no lo haga del modo que la gente espera, aunque al final del día sigue estando del lado de la ley. Al mismo tiempo tiene algunos problemillas que tiene que solucionar. Es un papel interesante para alguien como yo, porque no suelen ofrecerme ese tipo de películas de acción con un fondo de drama.

He tenido mucho éxito con mis películas aquí en el Reino Unido, con las películas de Guy Ritchie y más recientemente, con The Bank Job. Esas películas me han aportado mucho y no podía desaprovechar la oportunidad de volver y hacer una película con un personaje tan real. Era muy interesante.

Además, en cuanto investigamos un poco sobre Ken Bruen nos dimos cuenta de que es un escritor increíble y que tiene muchos admiradores. Pensamos que podía ser una oportunidad maravillosa para empezar una franquicia.


P: Su relación con Nash es muy particular ¿Podemos hablar de eso?

R: Creo que es uno de esos casos en los que los polos opuestos se atraen. No en "ese" sentido, porque no estamos haciendo una historia de amor, aquí!!! Nash es un tipo de policía muy diferente de Brant, pero hay un cierto respeto entre ellos. Supongo que encuentran un punto de trabajo en común y al final acaban siendo un muy buen equipo.


P: ¿Qué tal fue trabajar con Paddy Considine, que interpreta a Nash?

R: Había visto la mayoría de sus trabjajos anteriores, y poder venir y trabajar ahora con un gran actor como él era una oportunidad excepcional. Es una sensación diferente trabajar con alguien que tiene tanta experienca como él. Me ha encantado.


Paddy Considine - Nash (Entrevista)

P: ¿Qué fue lo que más te atrajo de Nash?

R: Me gusta el hecho de que es un tipo de personaje que jamás había interpretado. Nash es abiertamente homosexual y todo el mundo en la policía conoce su inclinación sexual. Cuando trabaja, está muy centrado en el trabajo, y se esfuerza para que todos vean que la orientación sexual o el color de la piel no importan a la hora de trabajar. Lo único que importa es el trabajo bien hecho.

Fue interesante interpretar alguien diferente, por una vez. Hubo un momento en el que se plantearon darme el papel de Weiss, pero no creo que hubiera funcionado, porque ya he hecho otros papeles que la gente podría relacionar con él: asesinos, lunáticos… me gustaba la idea de interpretar a alguien diferente.


P: ¿Puedes explicarnos quién es Nash?

R: Es alguien que ha pasado por mucho. Ha sufrido abusos de sus compañeros debido a su sexualidad, porque ha dicho públicamente que es gay, por lo que es un hombre que ha tenido que aprender a defenderse. Al principio de su carrera un sargento le dio un buen consejo, y ahora sabe que lo mejor es ser bueno en tu trabajo independientemente de qué o quién seas.


P: ¿Qué puedes decirnos de la relación entre Nash y Brant

R: Brant está un poco fuera de la ley. Casi es como una ley por sí mismo. Es interesante que le pongan a Nash de compañero, porque no hay nadie más serio y que haga las cosas más según las normas que Nash. Pero Nash también hizo algo en el pasado, cometió un crimen contra un pedófilo, aunque eso no lo vemos en la película. Hay un poco de Brant en el fuero interno de Nash y ése lo reconoce pronto. En general, Brant tiende a lanzarse de cabeza sin pensar, un poco a lo loco, mientras que Nash sigue las reglas al pie de la letra hasta que llega al extremo y luego tiene que salirse de la ley.

Son una pareja interesante y es genial que Brant no sea el típico homófobo que esperas que sea. Hace un par de bromillas pero creo que respeta a Nash. Y fue genial que las bromas no fueran sobre la sexualidad de Nash, ya que esto había quedado muy gastado al principio de la película.


P: Jason Statham es muy conocido por sus películas de acción. ¿Qué tal fue trabajar con él?

R: Me ha encantado trabajar con él y respeto mucho el hecho de que Jason tiene su propio subgénero, tiene muchos fans que adoran su trabajo y creo que él es muy consciente de quién es en este sentido. Es muy bueno en lo que hace y me ha encantado trabajar con él. Nos lo hemos pasado muy bien.


P: ¿Qué puedes decirnos del malo de la película, Weiss?

R: Barry Weiss cree que tiene una cuenta pendiente con la policía y se lo hace pagar. Weiss es una buena pieza. La única preocupación de Nash es detenerle, coger al asesino de policías.


Aidan Gillen - Weiss (Entrevista)

P: ¿Qué fue lo que más te atrajo del papel de Weiss, el asesino de policías?

R: Como actor inmediatamente pensé que sería un personaje genial para interpretar. Era violento y malo, pero con alma. Hay pocos buenos papeles y este era genial. Cuando lees un guión hay determinadas cosas que te llaman la atención y a mí, con Weiss, me pareció como si fuera un actor fracasado que ha encontrado una nueva manera de llamar la atención. Conozco la obra de Ken Bruen y eso no formaba parte de la novela original, pero me gustó la idea de que eso formara parte de la historia de Weiss.


P: ¿Puedes contarnos qué mueve realmente a Weiss?

R: Si realmente es un actor fracasado, me lo imagino como alguien con una energía, recursos y talentos ilimitados, aunque estos talentos como actor hayan pasado desapercibidos para la mayoría. Es muy apasionado en lo que hace.


P: Weiss va contra Brant, y puede que haya varias similitudes entre ellos…

R: La principal similitud es que ambos son muy solitarios. Brant es uno de esos policías poco ortodoxos a los que no les gusta seguir las reglas, porque para él no hay reglas: él las escribe. Weiss también es un solitario, no tiene amigos ni familia y no tiene lazos emocionales con nada ni nadie. Pasa desapercibido. Lleva cinco años pasando desapercibido y ha aprendido a vivir en el mundo así, pero él sí lo percibe todo. No es un hombre depresivo que se queda en su piso dándole la espalda al mundo. Es mucho más proactivo.

Brant y Weiss tienen una historia en común, algo en el pasado. Pero no se trata sólo de eso, sino que se trata de que se siente ignorado y tiene algo que decir al respecto.


P: ¿Cómo te metes en la mente de un asesino de policías?

R: Igual que con cualquier otro papel. Nunca he tenido problemas para meterme en la piel de nadie y cuanto más lejos de mí, más fácil me es. Me gusta interpretar papeles que no tienen nada que ver conmigo. Con Weiss intenté ponerme en la mentalidad de este hombre. Desde que empezamos a rodar, en cuanto me despierto, como no vivo en Londres y no tengo nada más que hacer, me meto en la piel de Weiss todo el día.


P: ¿En qué género pondrías la película?

R: Es un thriller, pero tiene mucha personalidad y sentimiento. Londres como ciudad es casi un personaje. Las partes de la ciudad y los emplazamientos y entornos en los que filmamos son muy importantes. El juego del gato y el ratón que se establece es esencial, pero hay mucho más. No es un thriller bidimensional.

La mayoría de obras de Ken Bruen en Londres transcurren en el sur, cerca de Peckham y Camberwell, que es un pedacito de Londres que no he visto representado en ninguna película o serie antes. Prefiero esto que estarme de pie ante Buckingham Palace!


P: ¿Qué tal fue lo de que Ken Bruen participara con un cameo en la película y viniera a veros?

R: Eres muy consciente de lo que piensa y de si piensa "qué han hecho con mi libro!" Ken es muy buen escritor y Nathan Parker, el guionista, es muy bueno también, por lo que cuando hicimos la escena en la que Ken salía como capellán, me pregunté qué estaría pensando.

Pero en general no me preocupa tener a los escritores cerca. Me gustan los escritores, tengo muchos amigos que escriben y sé que a veces es muy duro para ellos estar en el rodaje de una película basada en una obra suya, o incluso en el rodaje de un guión original suyo. Pero Ken parecía feliz, estuvimos charlando un rato…


P: ¿Entonces has disfrutado interpretando al malo?

R: Sí, mucho. Ahora me siento mal por decir eso. El rodaje ha sido tan rápido y he estado tan involucrado… Ha sido un papel genial y me ha encantado venir a trabajar cada día.


Zawe Ashton - Falls (Entrevista)

P: ¿Qué te atrajo de este proyecto, Zawe?

R: Fue una mezcla de cosas, pero creo que lo principal fue la historia y el viaje del personaje. Muchas veces coges un guión y dices "Oh! Este personaje tiene un papel muy importante en la historia". Falls es un personaje femenino con muchos matices. Una de las cosas que más me sorprendió sobre la película fue que se centra en los diferentes mundos en los que viven estos policías. Sus mundos personales y profesionales me parecieron muy interesantes.

Son policías con muchos defectos y la película muestra qué significa ser agente de la ley, al mismo tiempo que se tienen problemas personales.


P: Cuéntanos el viaje personal de Falls en esta película.

R: Cambia muy rápido. Cuando empieza ya le han pasado muchas cosas. La conocemos cuando acaba de suspender su examen para sargento. Era muy importante para ella y a partir de ahí los problemas no paran de crecer. En el pasado había tenido problemas con el alcohol y las drogas, y ha estado en rehabilitación. Cuando la conocemos recae en todo este mundo del que tanto luchó por salir. Es triste, pero cuando aparece Stokes podemos entrever algo de esperanza, y pensamos que tal vez habrá un final totalmente diferente para ella, por fin.


P: ¿Qué puedes decirnos de su relación con Brant?

R: Tienen una relación muy peculiar, es casi como de hermanos o padre e hija. Hay una sensación de familiaridad y de historia entre ellos.

Han trabajado juntos durante mucho tiempo y han vivido grandes momentos y malos momentos, pero luego también está esta especie de flirteo constante entre ellos; tal vez hubo algo en el pasado. Se hacen reír mutuamente y ella es capaz de ver más allá de su imagen de chico duro y lo mismo le pasa a él y creo que su relación se basa en que han compartido sus horas más bajas y han tenido que trabajar juntos.


P: ¿Cómo ha dado Jason vida a Brant?

R: No hay mucha gente capaz de interpretarle como lo hecho él. Es todo hombre, sabes, pero al mismo tiempo tiene un gran corazón. Incluso cuando no hay cámaras, ha sido un encanto. Hemos hecho muchas improvisaciones y la relación se ha desarrollado de un modo muy orgánico.


P: Jason les da un talento crudo y bruto a sus interpretaciones, pero el tono de esta película es mucho más dramático. ¿Crees que quiere darle una nueva dirección a su carrera?

R: Creo que Jason está preparado para aceptar nuevos retos. No sé qué significará esta película en cuanto a cambios estilo o ritmo de vida, pero seguro que será un buen principio. Creo que después de hacer una gran película de acción de enorme presupuesto que sólo se basan en acción física, ahora acaba de hacer un gran paso hacia otra dirección para hacer algo más orientado hacia los personajes y el argumento y tal vez incluso más emotivo y dramático. Creo que lo ha afrontado a la perfección y ha salido airoso del reto.


P: ¿Qué tipo de investigación hiciste antes de empezar a filmar?

R: Investigué mucho. Hablé con una mujer que había sido policía y hablé con muchos ex adictos que compartieron sus experiencias conmigo. Le doy mi propia interpretación, claro, y utilizo mi instinto como actriz.

Como una de las pocas mujeres en un entorno básicamente masculino, creo que lo importante para Falls es cómo se las apaña para sobrevivir en ese entorno; se convierte en importante para todos: les cuida les hace el té, se convierte en objeto sexual, es más dura que muchos y aguanta más bebiendo que la mayoría de ellos. Es algo camaleónica y el problema es que al adoptar tantas identidades, se olvida un poco de la suya propia y todo se desmorona a su alrededor. Creo que gran parte de su adicción viene de que se ha creado muchos ‘yos’ y se olvidado de quién es en realidad, por lo que prefiere perderse en el alcohol y otras sustancias.


P: Tú eres londinense. ¿Qué tal ha sido lo de rodar en tu ciudad?

R: Me ha encantado! Muchas de mis escenas se filmaron en el apartamento de Falls, que está a cinco minutos a pie de donde viven mis padres, que es donde me crié. Rodábamos en la calle donde está el cine en el que trabajé durante siete años, y cada cinco minutos pasaba alguien conocido. Y siempre era en el momento adecuado, cuando había un foco iluminándome y gente arreglándome el maquillaje. Mi corazón está en Londres y soy tan londinense que es ridículo. Intento ir a otros lugares, pero siempre acabo regresando. Para mí, el hecho de ir y ver una película y ser de Londres y ver lugares y personajes que reconozco es genial.


Nathan Parker - guionista (Entrevista)

P: ¿Cómo y cuándo decidiste implicarte en este proyecto?

R: Leí Blitz en noviembre de 2006. La construcción de los diálogos me pareció muy cinematográfica y pensé que sería ideal para una película. Fue totalmente casualidad que Brad Wyman, el productor que tenía los derechos del libro, fuera un amigo de mi familia. Cuando nos trasladamos de Londres a los Ángeles en 1987 Brad era vecino nuestro. Era un vecino genial que jugaba conmigo al tenis cada mañana. Y cuando años más tarde descubrí que tenía los derechos cinematográficos de Blitz, me puse en contacto con él y le dije 'hey, ¿te acuerdas de mí?' Le dije que era algo más alto de lo que me recordaba, pero que también me dedicaba a escribir guiones y que me encantaría tener la oportunidad de adaptar Blitz.

Hasta entonces nunca había tenido un contrato, aunque había escrito muchísimo, por lo que le enseñé a Brad algunos de mis trabajos y, para hacerlo corto, acabé escribiendo 25 páginas para Brad, que se convirtieron en mis páginas de prueba. Brad las leyó y me contestó que "había dado en el clavo!" Luego me mandó un contrato y yo me dediqué a acabar el guión. Eso fue en febrero de 2007. Fue muy emocionante. Brad fue mi puerta de entrada a este mundo.


P: ¿Cómo te pusiste a adaptar la novela de Ken Bruen? ¿Quedaste con él?

R: Empecé mirando muchas películas del estilo de Blitz. Cualquier cosa desde Harry el sucio hasta Contra el imperio de la droga o Chopper de Andrew Dominik. Estas películas me dieron pistas sobre el tipo de lenguaje y el tono que debía buscar para Blitz. El libro de Ken tiene una estructura muy directa y cinematográfica, por lo que no cambié muchas cosas en cuanto a distribución y tratamiento de escenas, simplemente me lancé. Escribí las escenas a medida que se sucedían en el libro y las editaba y añadía según me parecía.

Aunque mis conocimientos del mundo y la vida policial se limitaban a la televisión y el cine, tenía una idea bastante buena del mundo en el que debía centrarse Blitz, ya que todos mis hermanos mayores viven en el sureste de Londres (Brixton, Battersea y East Dulwich, respectivamente). También hice mi propia versión del reality tour de Blitz con mi bici, mientras intentaba encontrar los varios emplazamientos de describe el libro, y eso me ayudó a darle color y detalle a mi guión.

No hablé con Ken antes de escribir el guión y tampoco le conocí. Aún no le conozco, sólo nos hemos escrito por email. Supongo que parecería lógico hablar con el autor antes de embarcarse en una adaptación cinematográfica, pero nunca se prestó la ocasión. Cuando acabé el guión se lo dieron a Ken y parece que le gustó mucho. Para mí fue muy gratificante y un enorme alivio.


P: ¿Hasta qué punto se parece el guión al libro?

R: Las versiones iniciales eran prácticamente idénticas al libro. Incluso demasiado. Me encantó el libro y no veía la razón de cambiarlo innecesariamente.

Seguramente los principales cambios entre libro y guión vinieron más tarde, cuando íbamos cerrando el reparto. En el libro, el personaje de Roberts no muere a mitad de la historia (el asesinato tiene lugar de un modo muy similar, pero es otro personaje el que es apaleado). De hecho, Roberts es un personaje recurrente que no sólo aparece en la primera trilogía de la serie Brant, sino también en el resto de libros de la serie. El hecho de que Roberts muera durante la película puede horrorizar a algunos de los fans más acérrimos de Bruen. Pero para la película tenía más sentido que Weiss matara a Roberts, sobre todo porque añadíamos el funeral al final.

En el libro es Falls quien mata a Barry Weiss, y en la película es Brant y la secuencia que lleva al momento de la ejecución final también son diferentes. Esta es otra gran diferencia que también se dio muy tarde en el proceso. En mis primeras versiones era mucho más fiel al libro.


P: ¿Qué fue lo que más te atrajo del proyecto?

R: La mayoría de los personajes principales son prototipos que ya hemos visto en otras obras, ya sean películas o series, pero todos parecen tener algo nuevo y diferente. Los personajes del mundo de Ken son gente de carne y hueso, con defectos y adicciones. Son tridimensionales. Creo que esto es lo que les separa de muchos otros libros o películas de estilo y tono similar.

Blitz fue mi entrada al mundo de Ken Bruen, y parte de su atractivo era el estilo de la escritura. Especialmente el increíble ritmo de su prosa y sus diálogos. Además, el libro es increíblemente divertido. Me reía a carcajada limpia muchas veces.

Por otro lado, creo que fue el hecho de que el libro parecía prestarse solito al lenguaje cinematográfico, e incluso estructuralmente ya parecía tener forma de película. Al principio lo que más me llamó la atención fue el ritmo y la estructura cinemáticos del libro.


P: ¿Qué es lo que más te gusta de los personajes principales?

R: Brant es un personaje muy divertido; siempre te quedas esperando qué más hará. No tiene piedad ni vergüenza. Lo que más me gusta de Brant es que tiene su propio código ético. En pocas palabras, la gente a la que machaca o jode es porque se lo merecía. Creo que es una cualidad muy importante. La relación entre Brant y Nash es una de las cosas que más me gustaron del libro. Es compleja y sorprendente, y le da vida a la historia. La otra relación que me encante es la que hay entre Falls y el joven cabeza-rapada Metal. Es totalmente impredecible y muy original.

Lo que me gusta de los personajes, ya sean Nash, Brant o Falls o Roberts, son sus defectos. Son gente de verdad, que lucha con sus respectivos demonios. Gran parte de la acción de Blitz es espectacular, y probablemente no la verás en la vida real, aunque teóricamente es posible. Pero los personajes le dan realidad al material, un toque de veracidad.

Dickens dijo una vez que los escritores deberían "amar a sus villanos". Creo que eso es muy cierto en Blitz, ya sea con Barry Weiss, o el periodista Dunlop o incluso el joven agente escocés McDonald. Ken les describe con afecto, creo. Son unas comadrejas desalmadas, pero unas maravillosas comadrejas desalmadas. Y todos sus viajes acaban mal, lo cual creo que es bueno.


P: ¿Qué opinas del reparto?

R: A medida que avanzaba el proceso de selección y el director, Elliott Lester, me iba diciendo a quién iban eligiendo para cada papel, mi emoción iba en aumento. El papel de Brant es uno de los más importantes porque es el protagonista, obviamente, y siendo realistas sólo había un pequeño grupo de actores con la capacidad de interpretarlo. La presencia física de Jason Statham y su carisma personal le convirtieron en una elección excelente. Brant es el tipo de hombre que impone respeto en cuanto entra en una habitación; es un tío duro, y esa es una cualidad muy particular en un actor, y muy difícil de interpretar. En muchos sentidos es parte de quién eres y de tu propio yo interior. Se podría decir que la presencia física de Jason Statham, su fuerza bruta y peso son sus cualidades más impresionantes como actor y por eso fue una elección perfecta para Brant.

He estado siguiendo la carrera de Paddy Considine durante mucho tiempo. Creo que es un actor brillante y sé que también ha escrito algunas de las películas en las que ha trabajado, por lo que es obvio que es muy bueno. Es uno de esos actores que sabe escoger los mejores proyectos, un actor con gusto, e imaginaros qué contento me puse cuando supe que iba a interpretar a Nash! Creo que es perfecto para el papel, y es tan diferente de Statham, que es ideal. Tienen una gran química juntos.

Probablemente la elección más arriesgada en cuanto al reparto, y la que creo que mejor les ha salido al final, fue Aidan Gillen como Barry Weiss. Tanto en el libro como en el guión, Weiss tiene una gran presencia física. En el guión le describo como alguien capaz de "ganarle diez asaltos a un tiranosaurio". Es obvio que Aidan Gillen no es ese tío. Pero es mucho más, es un tipo de asesino diferente. Al final creo que el Weiss de Gillen es mucho más interesante, menos obvio y más inesperado, una palabra que he utilizado para describir la obra de Ken, y que me parece muy adecuada. Aidan se divirtió enormemente con el personaje e incluso consiguió hacer a Weiss más repulsivo, y mira que ya lo era mucho…, lo que me parece genial por él y dice mucho de su considerable talento.