Cinemanía > Películas > La trama > Comentario
Destacado: Jon Favreau se encargó de la dirección de la nueva 'El rey león'
La trama cartel reducidoLa trama(Broken City)
Dirigida por Allen Hughes
¿Qué te parece la película?

En una ciudad asolada por la injusticia, el ex policía Billy Taggart (Mark Wahlberg) busca redención (y venganza) tras ser traicionado por el personaje más poderoso de la ciudad, el alcalde (Russell Crowe). Su incansable búsqueda de justicia, sólo equiparable a su dureza y su astucia, lo convierten en una fuerza imparable... y en la peor pesadilla del alcalde.

El protagonista de LA TRAMA, Billy Taggart, es uno de los personajes más ricos en matices que ha interpretado Mark Wahlberg. "El guión me recordaba a aquellos thrillers policiales inteligentes y con personajes carismáticos que tanto me gustaban cuando era joven", explica el actor, candidato a un Oscar en 2007 por Infiltrados (The Departed), de Martin Scorsese.

Billy es un antiguo miembro de la policía de Nueva York que disfrutaba de su trabajo hasta que llegó demasiado lejos en la investigación de un asesinato. Ahora malvive como detective privado, hasta que "una llamada del alcalde le ofrece la oportunidad de recuperar su placa y su pistola", explica Wahlberg. "El alcalde cree que su mujer tiene una aventura y le preocupa que eso interfiera con su reelección. Pero cuando Billy empieza a investigar, se da cuenta de que ese caso va mucho más allá de una simple infidelidad, y entonces es cuando estalla la guerra entre él y el alcalde." Esa guerra es la que conduce a la redención de Billy.

"Hay algo especial en esta historia, en la forma en que los personajes se hablan", dice Russell Crowe, que interpreta al alcalde Hostetler, un personaje que proyecta una mezcla explosiva de encanto y peligro. "Antes de aceptar un proyecto, busco una reacción física, y cuando leí el guión de LA TRAMA, se me puso la carne de gallina y enseguida empecé a ponerme en la piel del alcalde. Es una historia muy madurada."

"Es una película que respeta la inteligencia del espectador", apunta Catherine Zeta-Jones, que interpreta a la esposa del alcalde, Cathleen, una mujer que es mucho más de lo que aparenta. "Tiene un diálogo muy inteligente que se abre paso por la historia como un tren sin frenos."

"Leía LA TRAMA como si se tratara de una película actual de Humphrey Bogart, con un telón de fondo de traición e intrigas y donde todos son ambiciosos de una manera u otra", añade Jeffrey Wright, que interpreta al comisario Fairbanks, cuyas constantes dudas sobre Billy darán un giro al llegar al término de la epopeya de este último.

El tenso guión de Brian Tucker gozaba de una posición privilegiada, habiéndose ganado un hueco en The Black List, un repositorio de los mejores guiones por producir. "Tiene mucha acción, unos giros apasionantes y una narrativa muy ágil, pero lo mejor de todo son sus personajes", opina el director Allen Hughes. "Billy Taggart llamaba la atención por su naturaleza compleja e intrigante."

LA TRAMA ejemplifica perfectamente el impresionante currículo profesional de Hughes. Él y su hermano Albert, conocidos en el mundillo como "los Hughes Brothers", son valorados por sus películas crudas y arriesgadas, en las que ponen a unos personajes muy dinámicos en situaciones extremadamente arduas, por no decir imposibles. Algunas de sus películas son Menace II Society, Dinero para quemar (Dead Presidents) y Desde el infierno (From Hell). Allen, inspirado por el guión de Brian Tucker, estaba entusiasmado con la idea de convertir LA TRAMA en su nuevo proyecto. "En última instancia, LA TRAMA es una historia de redención", señala. "Billy está dispuesto a cualquier cosa para que se haga justicia con algo que lleva tiempo atormentándole."

A Hughes le sorprendió que el creador de aquellos personajes tan intensos y matizados fuera muy distinto a como lo había imaginado. "Me quedé alucinado cuando Brian, aquel flacucho de 25 años, apareció por la puerta. No me podía creer que aquel chaval, que apenas aparentaba 19 años, hubiera escrito una historia tan sofisticada, compleja y convincente."

El productor Randall Emmett comparte la pasión de los actores y de Hughes por la historia y sus personajes. "Siempre me han gustado las películas en las que el perdedor se enfrenta al sistema", dice Emmett, socio de George Furla (uno de los productores ejecutivos de LA TRAMA) en la prolífica productora Emmett/Furla Films. "Me gustaba el hecho de que nunca sabes adónde te va a llevar la historia."

Hughes reconoce que, al leer el guión, pensó instantáneamente en Mark Wahlberg para el papel de Billy. "Así que me puse en contacto con Mark, y entonces nos reunimos y nos embarcamos en el proceso de creación de LA TRAMA", explica el director.

"Allen me envió el guión y me dijo: “Yo te imagino en este papel; ¿te apuntas?”", recuerda Wahlberg. Y no sólo eso: el actor sintió tal conexión con el personaje y con el material que decidió participar en el proyecto como productor, colaborando estrechamente con Hughes para llevarlo a término.

"Una cosa que me encanta de Mark como actor es que sabe encarnar a la perfección el espíritu de perdedor", comenta Hughes. "Tiene algo entrañable, y cuando sonríe ilumina toda la sala. Mark nunca había hecho algo así, y eso también me resultó interesante. Tiene una habilidad innata para sorprender al público, y eso es justo lo que requería su papel en LA TRAMA."

"Me encanta el hecho de que Billy no reconozca obstáculos", dice Wahlberg. "Es capaz de cualquier cosa con tal de enmendar el error que cometió hace años. A través de su agencia de detectives privados de Brooklyn, se entera de lo que pasa en la ciudad, ve la vida que tenía antes y la echa de menos. Investigar a la mujer del alcalde no solo le ofrece una paga sustanciosa, sino la posibilidad de recuperar la vida que antes tenía."

Pero Billy no tarda en descubrir que el alcalde oculta unas intenciones mucho más siniestras, que harán que el detective tenga que echar mano de unos recursos internos que llevaba sin usar desde sus tiempos de policía.

Finalmente, él y el alcalde se enfrentarán en una lucha que pondrá a Billy prueba. Hughes sabía que una confrontación entre Wahlberg y Crowe en la pantalla sería electrizante. Durante su primera reunión con Crowe, el director pensó que el actor neozelandés podría acaparar la atención en una cena con el mismo carisma que un político veterano. "Es un narrador extraordinario, y para mí fue una gran sorpresa, porque es una faceta de Russell que no se conoce mucho."

Para su interpretación, Crowe no se inspiró en ninguna figura en concreto, sino que estudió las vidas de varias personalidades de la ciudad Nueva York. "Repasé los últimos cincuenta años y me fijé en sus estudios, de qué entorno provenían y cómo conectaban con la gente. El alcalde Hostetler de LA TRAMA tiene algo de Queens y algo de Wall Street. Es un populista con un estilo de vida elitista que valora mucho pero que también da por sentado. Todos conocemos el viejo tópico de que el poder corrompe, pero es más interesante cuando la persona causante de esa corrupción piensa que es una corrupción benigna, que obedece a un bien mayor."

Pero Crowe no sólo aportó al papel sus impresionantes dotes interpretativas, sino también su imponente personalidad. "Russell es uno de los mejores actores que existen, y además tiene mucho encanto", afirma Wahlberg. "Durante el rodaje, se convertía en el alcalde. Sin duda, encandila a mi personaje, a Billy, pero cuando éste se da cuenta de que está corrupto, siente el deber de hacerlo caer. No se me ocurre un adversario más temible que Russell, y la película se centra realmente en esta confrontación."

El catalizador de la dinámica entre Billy y Hostetler es la esposa de este último, Cathleen, interpretada por Catherine Zeta-Jones. Su relación con su marido es compleja, como suele pasar a veces con las parejas de políticos en la vida real. "A veces, las mujeres de los políticos fingen para protegerlos", apunta Zeta-Jones. "Para el resto del mundo, son la quintaesencia de la primera familia, pero a veces los focos alumbran una situación de escándalo y corrupción. Para interpretar el papel, me basé en esa dicotomía. A primera vista, Cathleen es lo que toda mujer quiere ser, tiene lo que todas quieren poseer, pero esa no es la realidad que hay de puertas adentro. A medida que el personaje evoluciona, te das cuenta de por qué quiere salir de esa situación. Cathleen sabe demasiadas cosas, y es consciente de que los tratos y los actos de Hostetler van a destruir la vida de muchas personas, incluida la de ella."

Otro personaje que es mucho más de lo que aparenta es el comisario Fairbanks. No ha perdonado a Billy el error que cometió, pero poco a poco empieza a pensar que quizás ha cambiado con los años. Una y otra vez, Fairbanks ha demostrado redaños para sobrevivir en un entorno policial duro, a veces brutal. Hughes fue quien pensó en Jeffrey Wright para el papel.

"Fairbanks es, en teoría, tan peligroso como cualquiera, un tiburón entre tiburones. Pero hay ciertos límites morales que él respeta", comenta Wright. "Allen [Hughes] y yo estuvimos hablando de su aire misterioso, de que es a la vez un observador y un manipulador, pero ante todo es un superviviente que sabe cómo cubrirse las espaldas."

Otro superviviente es el concejal Jack Valliant, el contrincante del alcalde en las elecciones. Barry Pepper, ganador de un premio Emmy por su papel de Robert F. Kennedy en la miniserie "Los Kennedy", interpreta al personaje. Valliant busca pruebas que representen una victoria fácil para él, pero pronto descubre que no hay nada fácil cuando te enfrentas al alcalde.

Natalie Martinez interpreta a la novia de Billy, Natalie, una actriz en ciernes. La relación entre ellos a veces peligra debido al pasado de ambos. "Natalie es de las que han aprendido a apañárselas sola y a luchar por lo que quiere", explica Martinez. "Ella quiere ser actriz, y anhela ese estilo de vida. A veces es un poco dura con Billy, que intenta asimilar lo que ha hecho y la persona en la que se ha convertido."

La otra mujer de la vida de Billy es su ingeniosa ayudante Katy Bradshaw, con la que comparte charlas animadas y momentos de taquigrafía. "Con Katy, Billy se siente a gusto", explica Alona Tal, la actriz que la interpreta. "Con ella, él se muestra relajado y abierto, incluso divertido; la personalidad de Billy adquiere un toque muy distinto cuando está con Katy."


Acerca de la producción
LA TRAMA se rodó en Nueva York y, por cuestiones logísticas, en Nueva Orleans, que sirvió para recrear la Gran Manzana. "LA TRAMA es una película neoyorquina en el sentido de que se rodó en su mayoría en exteriores de Nueva York", explica Hughes. "Nuestro diseñador de producción, Tom Duffield, se esforzó por mantener una coherencia visual entre Nueva York y Nueva Orleans, y lo hizo realmente bien."

En su primera reunión para hablar sobre el proyecto, Hughes y Duffield repasaron fotografías y películas en las que aparecía Nueva York, y decidieron qué podrían rodar en Nueva Orleans y qué escenas tenían que rodarse forzosamente en Nueva York. "Queríamos mostrar grandes panorámicas de algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad vistos desde el otro lado del río o desde los tejados", explica Duffield. "En una escena, rodada desde el ático del Hotel Palace de noche (que hace del hotel Four Seasons en la película), se pueden ver los edificios Empire State y Chrysler en una sola toma. Esas son las escenas que dan el toque neoyorquino auténtico a la película."

En primer lugar, se crearon exteriores por toda la ciudad a lo largo de dos semanas.

Bolton Village, escenario del crimen por el que a Billy le quitan la placa y centro de la polémica que rodea al alcalde Hostetler, se rodó en Riis Houses y sus alrededores, unas viviendas de propiedad estatal situadas en el barrio Alphabet City, en Manhattan.

La calles Plymouth y Adams del barrio Vinegar Hill de Brooklyn, también conocidas como DUMBO (Down Under the Manhattan Bridge Overpass, "Bajo el paso elevado del puente de Manattan"), sirvieron para recrear las rudas calles donde Billy se establece como detective privado de poca monta, soñando con recuperar algún día su honor y su placa. El barrio ofrecía una vista privilegiada de los rascacielos que se elevan sobre el distrito financiero de Manhattan.

Varios cientos de extras hicieron de manifestantes contra la corrupción policial y la injusticia durante el juicio de Billy, en una escena que se rodó en la escalinata del Tribunal Supremo de Nueva York, en la calle One Center. La rueda de prensa del concejal Valliant ofreciendo esperanzas para la clase trabajadora se rodó en el antiguo Tribunal del Condado de Nueva York, situado en el número 52 de la calle Chambers.

Los equipos técnico y artístico se encontraron en bastantes ocasiones rodando entre el ajetreo de las calles de Midtown, en Madison Avenue, en la calle 44 o en la Grand Central Station, para transmitir el desmedido estilo de vida de la mujer del alcalde, Cathleen, y de sus asistentes. El rodaje en Nueva York concluyó con una toma en los ferrocarriles de Long Island y con una secuencia filmada en una casa de playa en Nissequogue, Long Island.

"Hay muchas formas de rodar Nueva York, en plan crudo, como en Contra el imperio de la droga (The French Connection), o en plan bonito, como en Manhattan", explica Duffield. "Nosotros nos inclinábamos más por el estilo de Manhattan, con vistas pintorescas desde el otro lado del río o en el Jardín Botánico del Bronx, por todas esas preciosas localizaciones que hacen de Nueva York una ciudad ideal."

LA TRAMA es un baile rítmico entre dos fuerzas en colisión: el peligroso patriarca de Manhattan, el alcalde Hostetler (Russell Crowe) y el marginado expolicía Billy Taggart (Mark Wahlberg), en su inexorable camino hacia la redención. Gran parte de la intensa interacción entre ambos se rodó en Nueva Orleans, adonde se trasladó el equipo durante las seis semanas siguientes para rodar en interiores y en exteriores selectos.

"Para Hostetler buscábamos ese aire de El padrino (Godfather), con la luz filtrándose por la persiana de la oficina del Don", dice Duffield. "Tras caer en desgracia, Billy Taggart se traslada a una zona más ruda de Brooklyn. Su despacho es mi decorado de Nueva Orleans favorito, porque tiene esa textura de barrio viejo, con la pintura de las paredes descascarillada y las tuberías a la vista."

Hughes contó con su habitual colaboradora, Cindy Mollo (A.C.E., Sociedad Estadounidense de Montadores de Cine), para el montaje de la película, y para la banda sonora consiguió a Atticus Ross, oscarizado por su trabajo en La red social (The Social Network), junto con Claudia Sarne y Leo Ross.

Regency Enterprises y Emmett/Furla Films, en asociación con Black Bear Pictures, presentan LA TRAMA, una producción de New Regency y Emmett/Furla Films, una producción de Closest to the Hole Productions y Leverage Communications, una producción de Allen Hughes, en asociación con Envision Entertainment y 1984 Private Defense Contractors, dirigida por Allen Hughes, protagonizada por Mark Wahlberg, Russell Crowe y Catherine Zeta-Jones y coprotagonizada por Barry Pepper, Kyle Chandler, Natalie Martinez y Jeffrey Wright.

La directora de casting es Sheila Jaffe, la diseñadora de vestuario es Betsy Heimann, y los supervisores musicales son Season Kent y Scott Vener. La música es de Atticus Ross, Claudia Sarne y Leo Ross, el montaje es de Cindy Mollo (ACE), y el diseño de producción es de Tom Duffield. El director de fotografía es Ben Seresin (ASC/BSC, sociedades estadounidense y británica de directores de fotografía). Los productores ejecutivos son George Furla, Stepan Martirosyan, William S. Beasley, Jeff Rice, Scott Lambert, Brandt Andersen, Brian Tucker, Adi Shankar, Spencer Silna y Mr. Mudd.

La película está producida por Randall Emmett, Mark Wahlberg, Stephen Levinson, Arnon Milchan, Teddy Schwarzman, Allen Hughes y Remington Chase. LA TRAMA ha sido escrita por Brian Tucker y dirigida por Allen Hughes.