Cinemanía > Películas > G.I. Joe: Venganza > Comentario
Destacado: Alexander Skarsgård protagoniza la película 'El hombre del norte'
G.I. Joe: Venganza cartel reducidoG.I. Joe: Venganza(G.I. Joe: Retaliation)
Dirigida por Jon M. Chu
¿Qué te parece la película?

Continuación de la película de 2009 G.I. JOE, que recaudó más de 300 millones de dólares en todo el mundo, Paramount Pictures, MGM y Skydance Productions presentan, en asociación con HASBRO, una producción di Bonaventura Pictures: G.I. JOE: LA VENGANZA.

La película está protagonizada por D.J. Cotrona, Byung-hun Lee, Adrianne Palicki, Ray Park, Jonathan Pryce, Ray Stevenson, Channing Tatum con Bruce Willis y Dwayne Johnson. G.I. JOE: LA VENGANZA está dirigida por Jon M. Chu, producida por Lorenzo di Bonaventura y Brian Goldner, y escrita por Rhett Reese & Paul Wernick, basándose en los personajes de Hasbro, G.I. JOE®. G.I. JOE: LA VANGANZA se estrena en cines en Real 3D y Digital 3D el 29 de marzo de 2013.

Los productores ejecutivos son Stephen Sommers, Herbert W. Gains, Erik Howsam, Gary Barber, Roger Birnbaum, David Ellison, Dana Goldberg y Paul Schwake. El director de fotografía es Stephen Windon. El director artístico es Andrew Menzies, y los montadores son Roger Barton y Jim May. La diseñadora de vestuario es Louise Mingenbach, y la música es de Henry Jackman.


Acerca de la película
Al productor Lorenzo di Bonaventura, quien ha participado en algunas de las sagas cinematográficas de mayor éxito de la historia, entre ellas la multimillonaria saga de TRANSFORMERS, le parecía que la conclusión de la película dejaba la puerta abierta para seguir explorando el mundo de G.I. JOE.

"Creo que terminar la primera película sugiriendo que hay un impostor en el Despacho Oval era algo completamente único y que era interesante examinarlo... Era importante encontrar a un director que lo asumiera por completo y que fuera capaz de coger a todos esos personajes con tantos niveles y tratarlos con seriedad", dice di Bonaventura.

Cuando decidían qué director debería dirigir la secuela, Adam Goodman, presidente de Paramount’s Film Group, sorprendió a di Bonaventura al sugerirle el prometedor director Jon M. Chu, quien acababa de terminar la película de enorme éxito de Justin Bieber NEVER SAY NEVER. "La primera reunión entre Jon y yo fue bastante curiosa, porque sus experiencias son bastante diferentes de las mías y viceversa, pero descubrí que se había criado con la mitología de G.I. JOE contra COBRA y que comprendía la estética interna de lo que es G.I. JOE, y eso es algo valiosísimo", recuerda di Bonaventura. "Tras haber hablado, descubrimos que los dos estábamos intentando hacer la misma película, y ha sido una asociación estupenda".

En Chu, los productores vieron una mirada nueva con un auténtico entusiasmo y cariño por la serie. "Tiene una percepción profunda de estos personajes y le aporta una gran sensación de experimentación a sus películas", dice el productor ejecutivo Erik Howsam.

Chu recuerda: "Me crié viendo G.I. JOE y ya me resultaban familiares antes de los dibujos animados y el cómic, y me pareció que con esta marca podríamos atraer a varias generaciones. Mi versión sería la que todo chaval fan suyo querría ver".

La mitología de G.I. JOE tiene profundas raíces y un gran catálogo de personajes con los que trabajar, cada uno con su propio trasfondo, sus matices y sus características. Al abordar esta secuela, los realizadores querían basarse en los mejores elementos y tramas de la primera película e introducirlas en la segunda entrega, creando al mismo tiempo una sensación y una identidad nuevas. Eso ofrecía la ocasión de introducir nuevos personajes de la mitología de la saga.

El haberle añadido 3D a la película va a elevar la película a un nivel nuevo y totalmente diferente. Era algo que deseaban ardientemente probar tanto los directivos del estudio como Jon M. Chu. "Creo que el 3D nos permite invitar al público e meterse dentro de nuestra película", dice Chu. "Recorremos muchos lugares diferentes del mundo, desde Tokio hasta Pakistán pasando por el Himalaya, y con el 3d podemos meter al público en esos entornos. Además, llegan a sentir la acción como si estuvieran ahí mismo. Los puñetazos de Dwayne Johnson parecen más poderosos. Uno no ve simplemente a Storm Shadow blandiendo la espada, sino que uno tiene la sensación de tener que agacharse para esquivarla. El 3D ha servido para hacer más divertida nuestra película para los espectadores de todo el mundo. Además, los fans de GI JOE nunca habían visto así a los personajes, así que nos pareció que era nuestro deber ofrecerles esa experiencia".


Acerca de los personajes y el reparto
Uno de los de la primera entrega que vuelve es DUKE, el joven soldado típicamente norteamericano que lidera a su equipo con confianza, precisión y bastante orgullo. DUKE, entregado y leal, es capaz de hacer cualquier cosa para proteger a los soldados a su cargo, y procura sacar siempre lo mejor de todos y cada uno de ellos.

Retomando el papel está el actor Channing Tatum, quien le aporta calma a un personaje que atrae a un público variado. "Channing es un hombre corriente, y nos sentimos mucho más identificados con DUKE porque es muy recto y tiene una impresionante capacidad para ganarse al público", dice Chu.

"Ha sido muy divertido interpretar el mayor juego de fantasía de todos los tiempos", dice Channing.

Con DUKE a la cabeza de la unidad de élite, la columna vertebral del grupo es ROADBLOCK, su mano derecha. ROADBLOCK es un tipo enorme que contribuye a dirigir al equipo con su experiencia, su honor y su inquebrantable entrega a su unidad y a su país. "Es uno de los personajes más queridos del mundo de G.I. JOE, y queríamos que ROADBLOCK formara parte de la película", explica Chu.

Al buscar a un actor para un personaje conocido por su extremo predominio físico y su legendario tamaño, a los realizadores les tocaba la tarea de encontrar a un actor que pudiera estar a la altura del físico del personaje y encarnar a la vez su fuerza y su fortaleza interna.

"Sólo se me ocurre una persona en todo el mundo capaz de encarnar a este personaje, y esa persona es Dwayne Johnson", dice Chu. "Aparte del hecho evidente de su físico, Dwayne comprende lo que significa ser un soldado y un jefe. La aportó honor y humanidad al papel".

Chu continúa: "Dwayne es esencialmente un G.I. JOE, y eso es algo que ni se puede fingir ni viene en el guión. Es algo que está en su ADN. Cuando uno piensa en alguien que parezca un soldado de juguete viviente, se le viene Dwayne a la mente".

"Dwayne es como un muñeco articulado de verdad", dice Tatum. "Cada vez que le miro en el plató pienso: '¡Ése es La Roca!' Su brazo es literalmente tan grande como mi cintura".

Como tantos otros, Dwayne Johnson tenía sus propios y entrañables recuerdos de haber jugado con los G.I. JOE cuando era un niño. "De pequeño, me encantaba jugar con los muñecos articulados de G.I. JOE. Cuando entré en el proyecto, comencé a entender su mitología, y me quedé impresionado por la multitud de niveles que tiene y por su profundidad", dice Johnson.

"A ROADBLOCK se le considera el pegamento que mantiene unido al grupo de G.I. JOE, y me gustó mucho su reticencia a estar en primera fila o en el candelero", dice Johnson. "Lo hace por amor a su país y por afán de servicio, y me parece admirable que un hombre se posicione así".

La relación entre ROADBLOCK y DUKE es de un compañerismo forjado gracias a la experiencia y al respeto mutuo. "DUKE es el jefe del equipo de G.I. JOE y ROADBLOCK es su columna vertebral. Y ambos funcionan realmente bien juntos", explica Chu. "Mientras que DUKE da las órdenes y ejerce de pívot, confía en la experiencia y la fuerza de ROADBLOCK para apoyarse en ellas. Su relación es muy estrecha".

Otro de los entrañables personajes de la saga de G.I. JOE introducidos en la saga cinematográfica es FLINT, un soldado firme y decidido que tiene un pequeño punto de rebeldía. "FLINT es un tipo realmente bueno en lo que hace, pero es un poco renegado", explica di Bonaventura. "No le gusta seguir consignas, lo que a veces no sienta muy bien en una organización como el equipo de G.I. JOE.

Encarnar al personaje implicaba encontrar a un actor que fuera capaz de mantenerse firme, luchando codo con codo junto a sus compañeros Dwayne Johnson y Channing Tatum, y exhibir suficiente confianza como para no siempre querer seguir el camino establecido. Los realizadores encontraron a su FLINT en el actor novel D.J. Cotrona, que tenía la combinación perfecta de fuerza y encanto con un toque de chulería.

"D.J. tiene una intensidad silenciosa, y hace un buen contraste con Dwayne y Channing. Channing es muy afable y Dwayne tiene mucha fuerza, y D.J. les sigue, pero él también tiene una esencia muy firme", dice di Bonaventura.

Al tener una relación personal con esta mitología, a Cotrona le hacía ilusión tener la oportunidad de revivir sus fantasías infantiles. "Me crié jugando con los muñecos articulados de G.I. JOE, así que llevo preparándome para el papel desde que tenía seis años", dice. "G.I. JOE fueron mis primeros muñecos preferidos, así que ocupan un lugar especial en mi corazón".

En la unidad, cada miembro del equipo de G.I. JOE tiene algún campo extraordinario y especial en el que es un experto, y FLINT no es ninguna excepción. Su habilidad especial es el parkour, un método muy atlético y peligroso que utiliza el movimiento y la flexibilidad para desplazar el cuerpo del punto A al punto B. Para prepararse para el papel, Cotrona trabajó durante meses con especialistas de parkour en los estudios Tempest de Los Ángeles. "No voy a fingir que estoy dotado para ello", dice Cotrona riendo. "Me puse a hacerlo un poco frío y preocupado, pero los chicos de Tempest fueron capaces de desmenuzar cada escena pieza a pieza, y eso lo volvió mucho menos intimidante". Al ser uno de los nuevos miembros del equipo de élite, FLINT lucha por encontrar el equilibrio entre ser un héroe por cuenta propia y ser un miembro colaborativo de la unidad. "FLINT tiene mucho talento innato, pero es de gatillo fácil y piensa que su forma de hacer las cosas es la mejor", continúa Cotrona.

Otro personaje nuevo que se presenta en la película es LADY JAYE, la única mujer del pelotón y alguien que nunca retrocede ni se deja intimidar. Una experta tiradora que también utiliza su inteligencia, LADY JAYE es una parte integral de la unidad que combate junto a sus compañeros masculinos con idéntica pasión y fuerza.

La búsqueda de una actriz para encarnar a un personaje que tiene tanto belleza como músculos no era tarea fácil, ni se hizo a la ligera. Los realizadores encontraron a su LADY JAYE en la actriz Adrianne Palicki, entre cuyos títulos de crédito anteriores están AMANECER ROJO y la serie de televisión "Friday Night Lights". También le habían dado el papel de protagonista de la serie "Wonder Woman".

"Necesitábamos una mujer fuerte que fuera capaz de arreglárselas sola, y Adrianne es muy ingeniosa, guapa y sumamente competente a nivel físico, lo que ayuda a que los espectadores la tomen realmente como uno de los miembros del equipo de G.I. JOE", dice di Bonaventura.

Palicki estaba entusiasmada por abordar un personaje tan fuerte como LADY JAYE. "Hay un punto de descaro y fuerza en ella al tener que demostrar constantemente su valía", dice Palicki. "Es la especialista en armas de fuego y espionaje del grupo, y tiene muchas cualidades que ellos necesitan".

"Adrianne es una chica dura, no es ninguna blandengue", dice Dwayne Johnson. "Procede de una familia con una larga tradición militar y es capaz de contar chistes verdes, y eso la convierte en un número uno de mi lista".

Aunque realizó entrenamientos con militares y monitores físicos para cumplir con las elevadas exigencias del papel, Palicki contaba con la familiaridad que le daba su trabajo anterior en el terreno de la acción. "Por suerte, ya había hecho AMANECER ROJO y acababa de hacer "Wonder Woman". Gracias a esas experiencias, me pude concentrar en los detalles sutiles, por ejemplo, cómo desenfundar un arma y empuñarla correctamente, para que la gente que lleva años haciéndolo no lo vea y piense que lo hacemos fatal", dice Palicki riendo.

"Adrianne estaba muy dispuesta y quería aprender las bases del manejo de armas y los movimientos tácticos, y el resultado fue que no tuve que darle ninguna instrucción en absoluto en el plató", dice el asesor técnico Harry Humphries.

También regresa a la saga SNAKE EYES, uno de los preferidos de los fans y uno de los personajes más emblemáticos de la mitología de G.I. JOE. "Sabíamos que teníamos que volver a meter a SNAKE EYES", dice Chu. "A lo largo de la película, va descubriendo muchas cosas acerca de sí mismo y de la verdad de su pasado".

Retomando por segunda vez el papel, el actor y experto en artes marciales Ray Park encaja de nuevo perfectamente en el papel del mortífero ninja. Dinámico intérprete físico que se ha hecho muy famoso gracias a su trabajo como Darth Maul en LA GUERRA DE LAS GALAXIAS EPISODIO 1: LA AMENAZA FANTASMA y en X-MEN, Park es conocido por su capacidad de dar vida a los personajes con muy poco o nada de diálogo.

"Ray es capaz de comunicar muchas cosas con un gesto, y realmente le da vida a SNAKE EYES sin una sola frase de diálogo", comenta di Bonaventura.

"Los movimientos de Ray tienen un lenguaje propio, ya sea un movimiento de hombros, un cabeceo o simplemente levantar la barbilla", añade Chu. "Es impresionante ver cómo todo el mundo tiene una idea muy concreta de la personalidad de SNAKE EYES, y todo gracias a Ray Park".

Tras su primera reunión para analizar las ideas de Chu y su visión de lo que había que explorar del personaje, Park supo que estaba en buenas manos. "Congeniamos realmente bien, y Jon sabía mucho acerca de los personajes. Sabía lo importante que era ser fiel a los personajes, y tenía una idea muy definida de esta película".

Una de las ventajas de contar para este papel con un experto en artes marciales como Park era que los realizadores pudieron llegar más lejos en las escenas de acción sin tener que hacer trampas ni con cortes ni con la tradicional magia del cine. "Como Ray es tan bueno en lo que hace, podemos hacer las peleas sin meter ningún truco", dice di Bonaventura.

Una de las principales tramas de G.I. JOE: LA VENGANZA se centra en la relación entre SNAKE EYES y su archienemigo STORM SHADOW, a quien se suponía muerto al final de la primera película de G.I. JOE. Cuando nos reencontramos por primera vez con SNAKE EYES, está buscando un poco de paz interior tras retirarse a Arashikage para entrenar con el MAESTRO CIEGO. Es allí donde SNAKE EYES se entera de que STORM SHADOW aún está vivo. "SNAKE EYES está volcado en la labor de encontrar a STORM SHADOW y llevarle ante el MAESTRO CIEGO para que se enfrente a un juicio y a la responsabilidad por sus acciones".

El director Jon M. Chu quería profundizar en la trama emocional de los ninjas y en la profunda animosidad entre dos hombres que se entrenaron codo con codo como si fueran hermanos. "Teníamos muchas ganas de explorar lo que ocurre cuando chocan el ser humano y el ninja, cuando empiezan a aparecer la rabia y los celos, y así es como nos encontramos a esos dos personajes".

A la súper estrella coreana Byung-hun Lee, quien retoma su papel de STORM SHADOW, le entusiasmaba la posibilidad de explorar la parte más interna del personaje. "Me alegro mucho de volver a hacer este papel, y me hacía ilusión mostrar más cosas de STORM SHADOW y sis diferentes facetas", dice Byung-hun Lee.

Completamente preparado para meterse en los entresijos emocionales del personaje, Lee le aportó un montón de pasión y de entrega física al personaje y a la manera de abordarlo. "Byung-hun apareció con unas ideas muy firmes sobre cómo es este personaje, y lo vuelca todo ante la cámara", dice Chu.

"Byung-hun tiene una presencia impresionante", dice di Bonaventura. "Hace él mismo todas las peleas, pero tiene también una fuerza interior de carácter que le da una gran dignidad a STORM SHADOW".

Igualmente experto en artes marciales y un atleta por derecho propio, Lee realizó un entrenamiento intensivo para retomar el papel, y estaba interesado en abordar las secuencias de acción desde un punto de vista más práctico. "Jon dijo que quería que la película fuera más real, así que entrené mucho para que mi cuerpo se volviera más fuerte y definido".

"Puesto que teníamos actores que sabían luchar, quise mostrar la brutalidad de sus peleas y alejarme de los ninjas típicos a los que estamos acostumbrados", dice Chu. "Cuando a STORM SHADOW le golpean en la cara, yo quería que se viera la sangre empapando su máscara blanca".

Un componente nuevo de las secuencias de artes marciales que seguro que le va a encantar a los espectadores es la presentación de los sais, las mortíferas armas de afiladas cuchillas que aparecen a menudo en los cómics de G.I. JOE. "Me hacía ilusión utilizar utilizar los sais como una extensión de sus puños, como unos brutales puños americanos con un filo extremadamente agudo", dice Chu. "Los sacamos en primeros planos para que los espectadores puedan ver lo peligrosos que son".

Un personaje que aparece por primera vez en el cine, pero que es muy conocido dentro del mundo de G.I. JOE, es JINX, una mujer ninja prima de STORM SHADOW. "JINX es uno de los personajes a los que siempre he querido ver en el cine", recuerda Chu. "Es como una especie de princesa del mundo de Arashikage, pero no quiere ese título. Lo odia, y lo que quiere es pelear y hacer lo que hace SNAKE EYES, pero siempre se ha sentido marginada".

Para el papel de JINX, los realizadores encontraron a su primera mujer ninja en la actriz Elodie Yung, que apareció en la película francesa de parkour DISTRITO 13: ULTIMATUM, y últimamente en la película dirigida por David Fincher MILLENIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES. "Elodie nos causó una gran impresión, y supimos que sería perfecta para JINX", recuerda Chu. "Cuando llegó, exudaba una presencia tan fuerte que quedó bastante claro que JINX ya vivía en Elodie".

El dicho de que las cosas buenas vienen en envases pequeños es muy cierto en el caso de Yung, quien abordó el papel con muchísima concentración y pasión. "Elodie engaña, porque es una mujer pequeña y muy elegante, pero uno pronto se da cuenta de que es una asesina, lo que es gracioso porque aporta los dos elementos de la ecuación".

Aunque ya era cinturón negro de kárate, Yung se sometió a un riguroso entrenamiento físico para el papel. "Trabajamos más o menos un mes antes del rodaje y nos concentramos en mi cardio por lo exigente que resultaba", recuerda Yung.

Gran parte de la preparación consistió en practicar el Wushu, un arte marcial chino en el que se utiliza mucho la espada. "Yo ya había hecho antes otras películas de acción, así que estaba un poco acostumbrada, pero cuando llegué aquí me di cuenta rápidamente de que luchar con dos espadas es completamente diferente", dice Yung riendo.

"Nunca he visto a nadie que diera un salto tan grande, pasó de no saber nada sobre espadas a dar sablazos en toda regla. Fue impresionante. Se la podía sentir creciendo como guerrero más allá de su papel, y creo que a los espectadores le va a encantar ese periplo", dice Chu.

Un punto importante de la película concierne a la presidencia de los Estados Unidos y al secuestro del Despacho Oval. Los fans de la saga recordarán al Presidente silbando sospechosamente el célebre y característico tema de ZARTAN al final de la primera película de G.I. JOE. Esta entrega confirma que unas fuerzas malvadas se has apoderado de la Casa Blanca y se han infiltrado de alguna manera en la Presidencia. Literalmente.

El célebre actor Jonathan Pryce retoma su papel como el Presidente de EEUU, y le correspondió la extraordinaria labor de interpretar a dos personajes diferentes en dos lados opuestos de la gama de 'los buenos' (el verdadero presidente norteamericano) frente a 'los malos' (el villano que se hace pasar por el presidente norteamericano).

Pryce se tomó con un gran entusiasmo la oportunidad de interpretar ambos personajes, y le encantó el reto. "La gente siempre pregunta si en esta película es más interesante interpretar al bueno o al malo. Fue divertido interpretarles a ambos, alguien que es el opresor y la víctima al mismo tiempo", dice Pryce.

Sin embargo, el papel no carecía de riesgos. La dualidad del personaje requería una concentración extraordinaria para mantener la coherencia durante el rodaje, y Pryce no la perdió ni por un momento. Además, Pryce tuvo que aprender las técnicas necesarias para rodar escenas principalmente frente a sí mismo. "No estaba preparado para lo difícil que iba a ser, técnicamente, hablar conmigo mismo", dice Pryce riendo. "Hablarle a un trozo de papel verde sujeto con un palo era ciertamente interesante, pero lo más impresionante era que podíamos vernos casi inmediatamente en playback, y la forma en la que juntaban las dos imágenes mías. Me pareció una cosa extraordinaria poder hacer eso".

Muy contento de trabajar de nuevo con Pryce, di Bonaventura dice: "La película no funciona sin Jonathan Pryce. Estamos encantados de tenerle de nuevo con nosotros porque necesitamos su humor y su sentido de la seriedad para unir las dos partes de la película. Tiene una gran presencia y mucho sentido del ritmo. Es capaz de captar el equilibrio correcto de un personaje que es muy peliagudo".

Otro que seguro que va a convertirse en favorito de los fans es el nuevo y explosivo villano FIREFLY, quien es reclutado por COBRA para ayudar a sacar de la cárcel al COMANDANTE COBRA y ponerse en marcha para cumplir su objetivo de dominar al mundo. Uno de los personajes más malvados que se puedan encontrar en la mitología de G.I. JOE, está decidido a crear el caos y cree que el acto de la destrucción es un medio de expresión artística. Resumiendo, y en sus propias palabras, a FIREFLY le gusta que las cosas hagan 'bum'.

"FIREFLY encuentra belleza en la redistribución de la energía, así que, aunque a nosotros las explosiones nos parezcan destrucción, él cree que está creando algo", comenta Chu. "Esta filosofía casi artística hacía que FIREFLY fuera muy interesante para mí, y hacía que fuera algo más que un simple asesino sin corazón".

"FIREFLY tenía solamente unas seis frases cuando leímos el guión por primera vez, pero pronto nos dimos cuenta de lo genial que era el personaje", recuerda di Bonaventura. "Hay algo esencialmente maligno en él".

Para dar vida al papel del excéntrico chiflado, los realizadores recurrieron al talento del actor británico Ray Stevenson, quien recientemente encandiló a los espectadores en las películas THOR y EL LIBRO DE ELI. Stevenson abordó el papel con una intensidad y un estilo que sobrepasaron todas las expectativas. "Ray es un actor consumado, y le aportó mucha a FIREFLY de una manera muy siniestra y sádica", dice di Bonaventura. "Le aporta una cierta seriedad al papel que hace creíble a este personaje psicótico y chiflado".

"Ray construyó este personaje realmente desde cero, y le dio esa arrogancia y ese habla sureña por su cuenta. Estaba interesado en todos los detalles, desde la clase de piel de su chaqueta de cuero hasta sus cicatrices faciales. Tuvo mucha influencia en cómo fue finalmente FIREFLY", dice Chu.

Sabiendo que no era una tarea nada fácil, los realizadores deliberaron sobre la importancia de encontrar a un actor que pudiera resultar una amenaza creíble para el ROADBLOCK interpretado por Dwayne Johnson. "A la hora de buscar a un enemigo para mi personaje, era importante encontrar a un oponente que pudiera ser capaz de ganarme, y eso no es nada fácil", dice Johnson riendo.

"Diseñamos a propósito las peleas para que siempre pareciera que FIREFLY tenía verdaderas posibilidades de derrotar a ROADBLOCK, y de hecho lo hace en algunas partes de la película", dice di Bonaventura. "Son dos grandullones enfrentándose, y hay una sana competencia entre los dos".

Ambos actores se entregaron con gran esfuerzo y dedicación a prepararse para las brutales escenas de combate que a veces les produjeron a ambos heridas y hematomas. "Es genial enfrentarlos a los dos, y las peleas han sido tan intensas que las paredes temblaban cada vez que se golpeaban", recuerda Stevenson."
Una de las cosas que tiene luchar con Dwayne es que, cuando bloquea un puñetazo, es como golpear a una columna de hierro. Está hecho literalmente de piedra. Nadie se va de rositas de una cosa así, y ciertamente yo me llevé unos cuantos cortes y magulladuras".

En un emocionante giro que seguro que va a encantar a los entusiastas de G.I. JOE, los realizadores quisieron rendir un homenaje a la esencia y el espíritu de la marca G.I. JOE introduciendo en la saga cinematográfica al Joe Colton original. "Queríamos conectar todas esas diferentes reencarnaciones regresando de nuevo al punto de partida con las figuras articuladas de Joe de 30 centímetros", explica Jon M. Chu. "Nos pareció muy emocionante que Joe Colton regresara a la película".

La megaestrella de las taquillas internacionales Bruce Willis realiza una aparición en la película nada menos que como el propio G.I. JOE original, Joe Colton. Al productor di Bonaventura le pareció que no había ningún otro actor tan apropiado para ese papel. "El G.I. JOE original era un concepto icónico, y Bruce es un icono por derecho propio, así que juntar les a los dos es emocionante para mi generación y para quienes son mayores que yo. Bruce era muy fan de G.I. JOE cuando era pequeño y jugaba con los muñecos, así que encajaba perfectamente".

"¿Quien podría encarnar la esencia y el espíritu del G.I. JOE mejor que Bruce Willis?", se pregunta Chu. "Joe Colton es un personaje misterioso del que se habla en algunos de los cómics, pero que no estaba totalmente elaborado. Así que cuando apareció Bruce Willis y rellenó todos los huecos, quedó muy claro que Joe Colton tiene una enorme presencia en lo que es la esencia de G.I. JOE".

Igualmente ilusionado ante la idea de que Bruce Willis interpretara el papel del G.I. JOE original estaba Dwayne Johnson. "Bruce Willis es el hombre por antonomasia. No podría haber sido más idóneo para el papel".

Los amantes del cine, y sobre todo los fans del género de acción, estarán encantados al ver mano a mano a dos curtidos iconos de la acción. El propio director Jon M. Chu quedó impresionado al contemplar a los dos potentes actores juntos en una escena. "Hubo ciertos momentos en la película en los que pensé: ' No me puedo creer lo que está pasando', y es que estar delante de Dwayne Johnson y Bruce Willis, y con SNAKE EYES por medio, es algo indescriptible".

Johnson estaba agradecido por poder tener finalmente la oportunidad de trabajar con Willis, de quien es amigo desde hace años. "Bruce y yo somos colegas desde hace mucho, y di saltos de alegría cuando supe que él también iba a participar", recuerda Johnson. "Como yo también soy un fan del género de acción, es genial vernos a Bruce y a mí en pantalla repartiendo patadas a mansalva".


Acerca de la producción
Con un argumento que recorre los desiertos de Islamabad, los rascacielos de Tokio, las cumbres montañosas del Himalaya, una prisión subterránea en Alemania y las calles de Washington, los realizadores se enfrentaban a la tarea extra de encontrar una localización que pudiera acomodar la mayoría de los elementos que se necesitaban. A diferencia de muchas películas de esta misma escala y tamaño, que se basan en la tecnología de las imágenes generadas por ordenador para crear sus mundos visuales, los realizadores querían utilizar al máximo localizaciones reales, para ser coherentes con el intento y el propósito de hacer la película más verosímil y realista.

Tras una búsqueda meticulosa por diversas localizaciones teniendo claro que algunos exteriores clave podían captarse con una unidad reducida aparte de la unidad principal, los productores encontraron la mayoría de los elementos que necesitaban en Nueva Orleans, Luisiana. "Nos dimos cuenta de que no podíamos hacerlo en los lugares reales descritos en el guión, y nos centramos en un enfoque reducido de la segunda unidad e intentamos basar la película en un solo lugar", explica el productor ejecutivo Herb Gains. "Tras recorrer las diversas localizaciones posibles con Lorenzo y Jon, estuvimos todos de acuerdo en Nueva Orleans, y nos fue sumamente bien allí" .

Para aprovechar las ventajas de parte de la estética sureña y de los atractivos de Nueva Orleans y la zona circundante, los realizadores decidieron realizar algunos cambios en el guión. Uno de esos ajustes consistió en situar la escena final de la película en Fort Sumter, un búnker en las afueras de Nueva Orleans en donde se disparó el primer tiro de la Guerra Civil norteamericana. "Con unos pequeños cambios en el guión, y sin perder prácticamente nada en términos narrativos, encontramos una localización ideal en Luisiana que nos podía servir muy bien y que ofrecía un valor histórico que elevaba el final de la película", explica Gains.

El rodaje de 72 días comenzó en las afueras de Baton Rouge en un inmenso arenal artificial que simulaba los desiertos de Pakistán. Con la humedad y un calor veraniego de más de 40 grados, y sin prácticamente ninguna sombra donde resguardarse, la experiencia unió de una manera sumamente valiosa al equipo técnico y a los actores. "Empezar la película en ese arenal hizo que todo el mundo tuviera inmediatamente una mentalidad de guerra, estábamos siendo sitiados", recuerda di Bonventura. "La temperatura y la humedad eran extremas y fastidiaban a todo el mundo, y eso tiene un punto divertido. Sobrevivimos juntos al desierto, y eso unió a nuestro grupo de una manera realmente interesante".

Para el director Jon M. Chu, fue una forma estupenda de tirarse de cabeza a la piscina. "Fue el calor más intenso que he experimentado jamás, y todos estábamos empezando a conocernos. Además, es mi primera película de acción, y arrancábamos con una amplia secuencia llena de enormes explosiones... fue como nuestro bautismo de fuego, por así decir".

Ese clima despiadado fue especialmente duro para los actores, que iban vestidos con todo el equipo y el armamento militar y que tuvieron que andar subiendo y bajando por las enormes dunas de arena durante más de diez días. Johnson recuerda: "Estás en la arena y hace calor, sudas y estás todo acalorado, y es fácil cansarse y enfadarse, pero al fin y al cabo todos estábamos unidos por el bien del equipo y, en definitiva, de la película".

Uno de los retos de filmar fuera de ciudades donde se realizan muchas producciones, como Los Ángeles, Vancouver, Sidney o Londres, es la falta de las infraestructuras necesarias para una película de estas dimensiones. Un elemento importantísimo para que esta película se hiciera realidad en Nueva Orleans fue el Centro de Ensamblaje Michoud de la NASA, que fue utilizado por la producción como instalación improvisada y que albergó la mayoría de los grandiosos platós. La cancelación del programa de transbordadores espaciales contribuyó a que las instalaciones abrieran por primera vez sus puertas al rodaje de una película, y permitió al equipo creativo elaborar los diferentes entornos y platós a gran escala necesarios para el proyecto.

Además de la extraordinaria cantidad de superficie que hacía falta, los enormes hangares ofrecían unos techos de más de 80 metros de altura, lo suficiente como para acomodar el montaje de los enormes transbordadores espaciales y de sus tanques de combustible. Eso le dio al equipo creativo la capacidad de construir simultáneamente numerosos platós de un tamaño considerable. A lo largo de toda la producción, los platós estuvieron en un constante estado de transformación, ya fuera siendo montados, utilizados o demolidos para preparar la siguiente tanda de construcciones. "Una de las muchas cosas que nos aportó la NASA fue el espacio y la capacidad de expandirnos y contraernos", explica el productor ejecutivo Herb Gains. "Había veces que teníamos a dos unidades rodando al mismo tiempo, los platós montándose y desmontándose, y como unas 700 personas trabajando a la vez. Pues bien, no llegamos a tropezarnos unos con otros ni una sola vez, de la cantidad de de espacio que había".

Los productores rodearon al director de un equipo creativo de gran talento para apoyar sus ideas, entre los que estaban el director de fotografía Stephen Windon, quien había dirigido recientemente la fotografía de una de las películas más taquilleras de 2011, A TODO GAS 5, la diseñadora de vestuario Louise Mingenbach, el director artístico Andrew Menzies, el coordinador de especialistas Steve Ritzi, el coordinador de peleas Thomas Dupont, y el director de segunda unidad George Ruge. "Uno de los puntos fuertes de Jon es que tiene un gran ego, pero eso no implica que rechace las ideas de otras personas. En consecuencia, es un magnífico colaborador, y ha sacado lo mejor de todo el mundo", dice di Bonaventura. "Tomó las mejores ideas de los demás y las combinó con las suyas propias, y eso ha producido el mejor resultado que nos podíamos esperar".

Para lo relativo a la estética y la dimensión visual de la película, los productores recurrieron a la innovadora visión del director artístico Andrew Menzies, quien se había encargado previamente de la dirección artística de películas como MUNICH y SYRIANA. A Menzies le hizo mucha ilusión la idea de llevar el mundo de G.I. JOE al mundo real, y cómo se reflejaría eso en la estética general de la película. "Cuando leí el guión me hizo muchísima ilusión la posibilidad de meterle algo de auténticas agallas, igual que en otras películas bélicas como BLACK HAWK DERRIBADO," recuerda Menzies.

Tras escuchar las ideas iniciales de Menzies sobre la estética, el tono y las texturas de la película, Chu estuvo seguro de que Menzies era el diseñador ideal para dar vida al amplio mundo de G.I. JOE. "Sabíamos desde el principio que queríamos que la película tuviera una textura real, que tuviera muchos niveles y mucha profundidad, y sabíamos que Andrew tenía la capacidad de lograr que los platós parecieran algo vivo, y no algo simulado".

Contar con unos espacios enormes para trabajar le dio a Menzies y su equipo la posibilidad de crear los diversos mundos de G.I. JOE con una falta de restricciones sin precedentes. "Fue en una de las primeras inspecciones que hicimos Lorenzo, Jon, Herb y yo de la NASA cuando pensamos que estaba hecho al ver el tamaño de las instalaciones. Era un entorno extraordinario para rodar una película. Era casi demasiado grande, pero era un bocado muy jugoso como para dejarlo escapar", dice Menzies riendo.

"Andrew realizó un trabajo fenomenal. Era un gran reto, y sencillamente lo bordó", dice di Bonaventura. "Tenemos una extraordinaria diversidad de estéticas en la película, y todas son increíblemente ricas. Vamos saltando por el mapa, y la diversidad visual ofrece un factor de gran espectacularidad".

Ya fuera la prisión subterránea, la moderna sofisticación zen de los rascacielos de Tokio o el rústico monasterio en la cumbre del Himalaya, a Menzies le tocó la labor de crear cada espacio de manera que encajara en el marco de la película. Uno de los platós más atractivos para el diseñador fue el plató de Arashikage en donde SNAKE EYES y JINX se entrenan con el MAESTRO CIEGO. El 'dojo' es una combinación perfecta de lo moderno y lo rústico, incorporando tanto materiales orgánicos como industriales en la contradicción de ver un 'dojo' zen en lo alto de un rascacielos de Tokio.

Ese entorno ejemplificaba la idea de dos mundos chocando. "Al poner un 'dojo' en lo más alto del rascacielos más elevado de Tokio, eso da una idea de la fusión de nuestra película, y que es lo viejo y lo muy nuevo, lo moderno y lo antiguo", explica di Bonaventura.

En sus diseños, Menzies tenía que tener en cuenta la secuencia de acción y cómo afectaría el plató a la secuencia con los especialistas, y viceversa. "Obviamente, quería que los platós fueran lo más bonitos posible, pero tenía que tener siempre en cuenta la interpretación y a los especialistas", recuerda Menzies. "Fui muy consciente de eso a la hora de plantearme la estética de los platós, y el 'dojo' es un claro ejemplo".

Aparte de la mera funcionalidad del los platós, a Jon M. Chu le gustó lo mucho que inspiraba a los actores el realismo de los platós. "Los platós les daban a los actores mucho espacio para hacerlo más real. Desde el monasterio de las montañas del Himalaya hasta el centro de visitantes, pasando por la prisión y el arenal, diseñó todo un 'collage' de mundos para nosotros".

"Andrew se ha apuntado un grandísimo tanto. Entrabas en todos los platós y era increíble lo realistas que parecían, y eso le da mucha energía a los actores y el equipo técnico. Es un ejemplo perfecto de lo que puede llegar a significar la dirección artística para una película", dice Howsam.

Colaborando estrechamente con Menzies para crear una línea común para toda la estética de la película estuvo la diseñadora de vestuario Louise Mingenbach, quien se planteó la película con el objetivo de partir de lo que había funcionado en la entrega anterior, e introducir estéticas nuevas donde fuera necesario. "Contar con la primera película como referencia fue una gran herramienta", explica. "Nos fijamos en aquello que queríamos continuar y en lo que podíamos cambiar, y eso supuso una gran ventaja".

Hacer la película más realista implicaba realizar algunos cambios en el diseño de las ropas y la estética general de los personajes, sin apartarse demasiado de la mitología. Se puso mucho empeño en moverse por la delgada línea que separa al mundo real del mundo de G.I. JOE. "Creo que uno de los retos que representan esta clase de películas es cómo existirían esos personajes en el mundo real, porque si no se hace correctamente, no queda bien y la gente no se lo cree", dice Erik Howsam. "Louise llevó a cabo un espléndido trabajo al acercar un poco más la estética de esos personajes al mundo real".

Para el equipo de G.I. JOE, Mingenbach realizó algunos cambios en el uniforme universal y todoterreno de la primera entrega para elaborar una estética que atendiera al conjunto de capacidades de cada personaje. Cada uno de los miembros principales de G.I. JOE tiene su propia y característica armadura de combate que aporta un poco de información sobre su estilo de lucha. Para Dwayne Johnson, ponerse el uniforme de G.I. JOE de ROADBLOCK le ayudaba a ponerse en situación. "El traje que llevo fue diseñado específicamente para ROADBLOCK, estaba hecho de tal manera que mis nudillo metálicos se podían activar y desactivar cuando hacía falta. El chaleco pesa unos 15 kilos, y me siento preparado para ir a la guerra en cuanto me lo pongo".

Para el visualmente emblemático personaje del ninja SNAKE EYES, Mingenbach y los realizadores decidieron reajustar su aspecto para que pareciera más bien un traje en vez de algo intrínseco a su cuerpo. "Partimos de la base de que SNAKE EYES se pone su traje todos los días, de que es una armadura que él se pone", explica Mingenbach.

Para el traje de SNAKE EYES, Mingenbach pasó dos meses documentándose y realizando series aparentemente interminables de ilustraciones y revisiones. Teniendo en cuenta que la mayoría de los trajes de los superhéroes tienden a ser un poco incómodos y restrictivos para los actores que los llevan, el equipo se decidió por una estética para SNAKE EYES que le ofreciera una mayor fluidez y comodidad. "Teníamos que encontrar un equilibrio entre algo con lo que Ray pudiera moverse y estar cómodo y algo que quedara bien estéticamente. Hay que colaborar con el actor y estar abierto a sus opiniones, así que cambiamos algunas piezas de la armadura, y añadimos algunos elementos más blandos y algunas piezas más recauchutadas en los flancos para que se pudiera mover bien. Hubo muchas pruebas y rectificaciones hasta encontrar el traje adecuado".

"Este está más preparado para el combate, como si lo hubiera diseñado el propio SNAKE EYES", dice Ray Park. "Es más flexible y duradero. Parece un hombre más auténtico dentro de esa armadura de combate. Me encanta".

Para JINX, el guerreo ninja y discípulo de SNAKE EYES, Mingenbach no se apartó del característico rojo con el que aparece en la serie original de cómics, pero fue capaz de incorporarle al personaje algunos conceptos más a la moda. "JINX fue muy divertido porque había una manera de incorporarle algunos elementos más a la moda. La moda asiática es asimétrica y escultural, así que tuvimos la ocasión de incorporar tantas cosas de esas como pudimos".

Para STORM SHADOW y su emblemático traje blanco, los realizadores no encontraron ninguna razón cambiar algo que era ya de por sí perfecto. "A STORM SHADOW sólo le hicimos algunos pequeños cambios, pero su traje ya era realmente perfecto".

Para crear el mayor realismo posible en el terreno militar, los realizadores recurrieron al célebre asesor militar Harry Humphries, que es un antiguo miembro de los grupos especiales de la Marina y que está muy familiarizado con el mundo del cine y su funcionamiento. "Recurrimos a Harry porque queríamos que nuestros militares estuvieran lo más cerca posible de la realidad", explica di Bonaventura. "Harry y su equipo de marines le aportan una credibilidad instantánea al hecho de ser un soldado, y eso tiene una influencia enorme en el resultado final".

Además de servir como asesor de los realizadores, actuando como un termómetro de la autenticidad durante el rodaje, Humphries trabajó individualmente con los actores en la pre-producción practicando con las armas, los aspectos técnicos de las tácticas militares, y enseñándoles en resumen todo lo relacionado con el ejército. Cree firmemente que a los espectadores actuales no se les escapan esos pequeños detalles. "Los espectadores de hoy en día son sofisticados, y existe un gran porcentaje de ellos que saben cómo se maneja correctamente un arma y qué aspecto tiene", arguye Humphries. "Así que hay algunos asuntos sobre los que hay que insistirles a los actores para que parezcan cómodos con las armas que utilizan, y para que se muevan como una unidad".

Antes y durante el rodaje, Humphries trabajó con cada uno de los miembros del reparto de G.I. JOE las bases de la técnica militar así como el conjunto de habilidades de sus personajes. Luego los juntaron a todos para para que aprendieran a funcionar como una unidad, una técnica que a menudo es pasada por alto en los largometrajes. "A todos los actores se les dio la misma formación básica sobre determinadas técnicas, y luego los juntamos para que se acoplaran como equipo y aprendieran el elemento operativo".

"Queremos rendir un homenaje a todos los hombres y mujeres que sirven en el ejército, y hacer que parezca real. Y creo que en esta película nos hemos movido muy bien en esa línea, o al menos eso espero", dice Erik Howsam.

Contar con el equipo de marines en activo de Humphries haciendo de miembros del equipo de G.I. JOE en la película tuvo un efecto significativo en los actores y el equipo técnico durante el rodaje. "A todos nos inspiraba cierto respeto estar cerca de los marines, y tenerles junto a nosotros le da importancia", dice di Bonaventura. "Uno ve a esa gente como personas y lo que están dispuestos a sacrificar, y uno termina por sentir una gran admiración y gratitud por haber trabajado con los marines".

Escenas peligrosas/Peleas
Las superproducciones más taquilleras son famosas por unas secuencias de acción que desafían la realidad, y los realizadores estaban decididos a que G.I. JOE: LA VENGANZA fuera una fuente de placer para los espectadores. Su director Jon M. Chu contó con la ventaja de trabajar con una combinación de doble impacto entre el coordinador de especialistas Steve Ritzi y el coordinador de lucha Thomas Dupont, quienes crearon y coreografiaron elaboradas secuencias que a buen seguro complacerán a los fans de la acción. "Las ideas más creativas surgieron de la colaboración entre los especialistas, los actores, el director, los productores y los guionistas para crear un par de secuencias de esta película que son extraordinarias", explica di Bonaventura.. "Lo que los espectadores van a descubrir es que, cuando empiece la acción, va a ser condenadadamente intensa y como no la habían visto nunca".

Al coordinador de especialistas Steve Ritzi le encantó tener la oportunidad de crear secuencias tanto para los militares como para los ninjas, y todo lo que le ofrecían esas estéticas. "Era un reto contar con dos elementos tan diferentes", recuerda Ritzi. "El estilo de los G.I. JOE era mucho más directo, y luego estaban los ninjas con una coreografía muy concreta y otros elementos divertidos e inesperados como lanzarles volando sobre las montañas. La combinación resultó muy divertida".

En la primera parte, los espectadores conocen al equipo de G.I. JOE y ven ilustrado su nivel de intensidad física mediante dos grandiosas secuencias de acción que ponen bien alto el listón de la acción que pueden esperar los espectadores. Durante una misión para neutralizar el arsenal nuclear paquistaní, el equipo realiza una acción peligrosa y muy arriesgada con precisión y destreza. La secuencia es como un popurrí que incluye rápel a gran altura, combate cuerpo a cuerpo, parkour, tiroteos y una gran cantidad de armamento y municiones. La secuencia muestra la especialidad de cada uno de los miembros del equipo de G.I. JOE y su innegable destreza y superioridad como equipo.

Rodada en el VAB (siglas en inglés de Edificio de Ensamblaje Vertical) de la NASA, el equipo de producción utilizó los techos de más de 80 metros de altura y unos enormes propulsores nunca vistos para traspasar los límites de las escenas de acción. "El factor producción es impresionante, e hicimos que ROADBLOCK y otros dos miembros de los G.I. JOE descendieran a pelear rapelando por esos cohetes de 70 metros", explica el coordinador de especialistas Steve Ritzi. "Los G.I. JOE van cayendo literalmente del cielo disparando sin cesar contra los insurgentes. Teníamos gente disparando, cayendo y luchando en todos los niveles, y cada personaje tiene su momento dentro de la lucha. Fue algo bastante elaborado".

"La escena del depósito de armas nucleares ilustra la cohesión de la unidad y pone de relieve su talento como soldados", explica Dwayne Johnson.

Mientras celebran el éxito de su complicada y peligrosa misión sin haber perdido la vida de ningún G.I. JOE, el equipo cae en un emboscada y es atacado por la espalda por una potente fuerza que barre prácticamente a la mayoría de la unidad. Los equipos de especialistas y de efectos especiales orquestaron una potente y explosiva representación de una fuerza militar que está siendo atacada. La secuencia incluía a algunos Humvees explotando y saltando a 10 metros de altura, numerosos ataques con cohetes por todo el escenario y vehículos en llamas, todo ello dentro de una secuencia cuidadosamente coreografiada que implicó el uso de un amplio conjunto de G.I. JOEs, marines adicionales, más de 30 especialistas y unos 40 extras. Hacer las escenas peligrosas sin muchos planes de perfeccionarlas mediante imágenes generadas por ordenador implicaba contar con explosiones auténticas, y la cantidad de cargas y munición que había en el plató dejaba poco o ningún margen de error. "La mayoría de los choques y explosiones son
muy reales. No lo hemos modificado mucho"
, explica Ritzi. "Hacíamos explosiones justo al lado de nuestros actores y especialistas, y queríamos sentir cómo les afectaban los golpes y mostrar la acción de una manera muy realista".

Aunque la secuencia era increíblemente complicada, los realizadores trabajaron en equipo para trazar un mapa de la acción y crear una reproducción intachable de la devastación que se va creando. "Los tipos de los efectos especiales eran impresionantes, y lo diseñaron de tal forma que teníamos unas grandes cápsulas especiales dentro del plató y Jon M. Chu, Steve Windon, nuestro primer ayudante de dirección Phil Patterson y yo diseñamos el trazado por donde deberían moverse los actores, con nuestro equipo de especialistas rellenando los huecos", cuenta Ritzi. "Es una secuencia muy elaborada que podría haber salido de otra manera, pero todo el mundo se sincronizó y funcionó muy bien".

El plato fuerte de las secuencias de acción, y que seguro que va a ser muy apreciada y comentada, es una secuencia donde se representa una persecución en una tirolina a gran altura y una pelea al estilo ninja sobre las cumbre del Himalaya. Tras descubrir que STORM SHADOW se estaba curando y buscaba refugio entre los ninjas rojos de un monasterio nepalí, SNAKE EYES y JINX parten a capturarle y llevarle ante el MAESTRO CIEGO para ser juzgado. Después de una épica batalla entre los dos adversarios que termina con el cuerpo inconsciente de STORM SHADOW persiguiéndoles, el dúo se ve obligado a tomar la única ruta de escape. La secuencia más peligrosa les sigue mientras descienden la majestuosa ladera nevada de la montaña en una tirolina a la vez que son perseguidos por un horda de nijas rojos.

"Cuando leímos por primera vez esa secuencia, tuvimos que preguntarnos si realmente íbamos a ser capaces de realizarla", explica di Bonaventura. "Fue tomando forma sobre la marcha y, con un poquito de suerte, un equipo increíble de especialistas haciendo locuras sobre los cables y unos cuantos efectos visuales clave, creo que va a tener un nivel de emoción y una escala como el público nunca antes ha visto".

La secuencia implicó varios meses de preparación, con cabrestantes de alta velocidad que eran llevados en helicóptero hasta las cumbres y anclados a grandes tiendas de campaña, y cientos y cientos de metros de cables colgando entre los picos. Se recurrió al experto montañero Paul Borne, y con la ayuda del encargado de aparejos Dave Lane, Ritzi y su equipo elaboraron la extraordinaria secuencia. "Es muy complicada, y espero que cuando la vean los espectadores piensen que está hecha por ordenador, cuando en realidad hicimos de verdad la mayor parte de la misma", dice Ritzi. "Tuvimos que hacer enormes rápels de 30 metros por las laderas de las montañas, y mucho ajetreo con los helicópteros y los vehículos de nieve llevando equipos de acá para allá. Fue extraordinario".

Muñecos/Vehículos
Para satisfacer los deseos de los entusiastas de los juguetes y de los fans del género de acción, la película está repleta de los vehículos trucados por los que es tan famosa la marca G.I. JOE, y un variado arsenal de armamento sofisticado que seguro que va a complacer a los fans. Para Luke Freeborn, director artístico de vehículos, eso saca el niño que todos llevamos dentro. "Crear esos juguetes gigantes y hacerles cobrar vida es como volver a ser un niño. Estábamos todos muertos de ganas de verlos funcionar de verdad", dice.

En la película aparece una amplia gama de vehículos y armas, entre ellas dos clases distintas de tanques, tres helicópteros diferentes, dos clases distintas de aviones, una moto trucada, espadas, cuchillos, 'sais' y otras armas. Dice di Bonaventura: "Dar vida a esos juguetes te hace sentir como si volvieras a ser un niño, y creo que a los espectadores les va a encantar ver algo que nunca antes han visto".

A la hora de crear los vehículos, el equipo puso mucho cuidado en subir el listón manteniéndose al mismo tiempo a la altura del legado de G.I. JOE. "La norma era siempre hacer los vehículos lo más reales y formidables posible, con siluetas dinámicas", dice Freeborn. "Nos esforzamos por incorporar algo del lenguaje de los juguetes al que estamos acostumbrados y que esperamos ver".

Uno de dichos juguetes incorporados en la película es la NAVE AÉREA DE COBRA. Esa enorme nave de aspecto amenazador está inspirada libremente en el juguete llamado Water Moccasin con algunos elementos añadidos, como dos motores gemelos, aspas giratorias y suficientes caballos de potencia como para poder conducirlo sobre tierra firme.

Inspirado en otro juguete clásico de G.I. JOE/Hasbro, y firme candidato a encandilar a los fans de todas las edades, en la película aparece una nueva versión del emblemático TANQUE HISS DE COBRA. Para crear ese enorme vehículo, el equipo de producción partió de la base de un tanque M548 que se tardó 12 semanas en construir antes de añadirle el revestimiento exterior y añadirle una torreta y armamento extra. El director artístico de vehículos Luke Freeborn explica: "Nuestro mayor reto era imaginar qué tal iba a quedar todo junto, cómo iba a funcionar la base con lo de arriba y cómo iba a ser ensamblado. Pensamos en la estética del conjunto, y en cómo hacer que tuviera un aspecto formidable y terrorífico. Fue un auténtico trabajo en equipo para asegurarse de que las armas, los raíles y los dispositivos funcionaran y quedaran bien ante la cámara".

Un tanque bastante más pequeño pero más veloz que aparece en la película es el tanque de Joe Colton que ROADBLOCK utiliza para barrer a sus enemigos. Aunque aparentemente menos formidable que el TANQUE HISS, la potencia del tanque de Joe Colton proviene de su velocidad y agilidad. Considerado tan veloz como el ZR1 Corvette sobre hierba, el tanque Colton tiene 750 caballos de potencia y pude alcanzar más de 100 kilómetros por hora. Además, el tanque está dotado de lanzacohetes así como de cañones del calibre 50 montados en la parte de arriba, que el personaje de ROADBLOCK utiliza en una gran exhibición de ingenio y fuerza física.

El equipo de producción realizó un gran esfuerzo al diseñar las armas de cada personaje para que complementaran sus estilos de lucha y sus puntos fuertes individuales. Al ser alguien que no rehuye el combate cuerpo a cuerpo, a ROADBLOCK se le proporcionaron algunos accesorios especiales que fueron incorporados a su vestuario. "ROADBLOCK tiene unos nudillos metálicos especialmente diseñados e incorporados en su chaleco, y que son capaces de partirte el cráneo y se pueden acoplar a diferentes armas. Con la combinación del armamento y de su estilo de lucha, uno puede apreciar realmente su cruda brutalidad", explica Dwayne Johnson.

Para diferenciar a los ninjas y sus estilos, a cada personaje se le proporcionó una espada diferente y un modo distinto de incorporarla a sus trajes. "Las armas de los ninjas fueron especialmente divertidas, porque intentamos definir lo diferente que es cada uno de ellos", explica Jon M. Chu. "JINX lleva dos espadas en un costado, STORM SHADOW lleva dos espadas en cada costado, y SNAKE EYES tiene una espada, lo que hace posible distinguir a cada ninja por su silueta".

Sin embargo, puede que sea un reto aún mayor crear un muñeco articulado que esté a la altura de los personajes que aparecen en la película. "No sé si habría suficiente plástico para llenar un molde del auténtico ROADBLOCK", bromea Chu. "No sé si les podrían dar las suficiente capacidad de movimientos, porque la llave de Kung-Fu no basta en este caso. Tendrían que subir el listón con la capacidad de hacer barridos de piernas así como llaves de cuello e inmovilizaciones".