Cinemanía > Películas > Posesión infernal > Comentario
Destacado: Liu Yifei protagoniza 'Mulán' de Niki Caro
Posesión infernal cartel reducidoPosesión infernal(Evil dead)
Dirigida por Fede Álvarez
¿Qué te parece la película?

Posesión Infernal (Evil Dead) está protagonizada por Jane Levy (―Suburgatory (Fuera de lugar), Shiloh Fernández (Caperucita Roja ¿a quién tienes miedo?), Lou Taylor Pucci (Infectados), Jessica Lucas (Monstruoso) y Elizabeth Blackmore (Legend of the Seeker).

Fede Álvarez debuta dirigiendo un largometraje con un guión escrito al alimón por Rodo Sayagués y el propio Álvarez. Los productores son Rob Tapert (30 días de oscuridad), Sam Raimi (Franquicia Spider-Man), y Bruce Campbell (quien protagonizó y coprodujo la primera película). Los productores ejecutivos son Nathan Kahane (Si de verdad quieres, El grito), Joe Drake (Los juegos del hambre, Juno), J.R. Young (The Possession (El origen del mal), y Peter Schlessel (Drive). Los coproductores son Nicole Brown (The Possession (El origen del mal), 50/50) y Matthew Leonetti, Jr. (The Possession (El origen del mal), The Amazing Spider-Man). La productora de línea es Sally Campbell. El director de fotografía es Aaron Morton (―Spartacus: Sangre y arena). El director de producción es Robert Gillies (Un puente hacia Terabithia). El editor es Bryan Shaw (―Spartacus: Sangre y arena). El diseño de vestuario es de Sarah Voon (―Mercy Peak). La música original es de Roque Baños (Intruders). El diseño de peluquería y maquillaje es de Jane O‘Kane. El diseñador de maquillaje con prótesis es Roger Murray. El casting lo realizaron Mandy Sherman, CSA y Sari Knight, CSA.


Acerca de la producción
En 1981 Posesión Infernal se estrenó en cines y en autocines de todo el mundo, atemorizando a los espectadores, polarizando a la audiencia y lanzando las carreras del director Sam Raimi, el productor Rob Tapert y el actor Bruce Campbell. La historia de cinco amigos jóvenes que llegan a una cabaña de fiesta y accidentalmente desatan fuerzas malignas inimaginables, Posesión Infernal sorprendió incluso a sus creadores al convertirse en un clásico de culto y en una iniciación a la experiencia del cine de terror para millones de fans.

Los fanáticos seguidores de Posesión Infernal han seguido creciendo en los más de 30 años que han pasado desde que tres novatos con un presupuesto irrisorio crearon lo que sigue siendo una del las películas más terroríficas de todos los tiempos. Raimi, Tapert y Campbell llevan unos años debatiendo hacer el remake. ―Cuando estábamos rodando Posesión Infernal vivíamos una lucha diaria sólo para llegar al día siguiente afirma Tapert. ―Nunca soñamos que iba a ser una franquicia exitosa con dos capítulos más.

El nuevo filme, Posesión Infernal (Evil Dead), es una atrevida conceptualización de una de las películas de terror más originales y exitosas jamás creadas. Con Raimi, Tapert y Campbell como productores, Posesión Infernal (Evil Dead) ha vuelto para atemorizar a una nueva generación de espectadores con su hábil combinación de tecnología del siglo XXI y clásicos elementos del género.

Raimi fue el primero que tuvo la idea de una nueva entrega. ―Realmente sentí que era una gran historia de fantasmas que merecía contarse nuevamente en la gran pantalla, pero en esta ocasión con imágenes de alta calidad y una gran acústica, dice el productor. ―Tuvimos que rodar la primera película en película de 16 milímetros. El sonido era mono porque no podíamos permitirnos el estéreo, mucho menos sonido envolvente 5.1. Probablemente como mucho hicimos unas 60 copias, por lo que se estrenó en muy pocos cines. Se proyectó en ciertos mercados en la gran pantalla por el simple hecho de no estar calificada. Por ello casi todos los que la han visto lo hicieron o bien en cinta de VHS o bien en DVD. Aún cuando se ha proyectado en la gran pantalla ha sido sacrificando la calidad de imagen y sonido.

Campbell, por otra parte, era el menos interesado en retomar el material. ―Los fans han visto a Freddy y a Jason y a sus demás personajes preferidos de terror hacer película tras película dice Campbell. ―Así que entiendo que haya demanda de más películas. Pero, ¿cuántos años más iba a estar cogiendo motosierras y corriendo por doquier sin camiseta? Esta clase de cine tiene sus límites.

Raimi también tenía la sensación de que una nueva versión del original sería un gran reto para un realizador joven. ―Se parece un poco a una historia de fantasmas que cuentas con amigos alrededor de una fogata, que se vuelve a contar con cada nueva generación y va mejorando con el tiempo.

En este caso el que cuenta la historia es el director Fede Álvarez. ―Es un gran realizador, dice Raimi. ―Quería que fuera él quien contara mi historia de fantasmas a una nueva generación, con sonido e imagen impecables, en la gran pantalla, vista por primera vez como siempre debió ser.
Álvarez saltó a la escena cinematográfica con su corto de 2010, ¡Ataque de pánico!, un thriller tremendamente ingenioso que narraba un ataque sobre la capital Uruguaya de Montevideo perpetrado por robots gigantes, ¡Ataque de pánico! ha sido visto 7 millones de veces (suma y sigue) en YouTube, captando al instante la atención de la industria del cine.

Raimi y Tapert fueron dos de los muchos fans del corto de Álvarez que pronto se volvió viral en la web. Rápidamente concertaron un acuerdo para que pudiera desarrollarlo como largometraje en Ghost House Pictures, una empresa conjunta con Nathan Kahane y Joe Drake dedicada al género del terror.

―Pero, como suele ocurrir, el proyecto se paró, explica Tapert. ―Sam se convirtió en un gran partidario de Fede y sugirió involucrarlo en Posesión Infernal (Evil Dead). Fede realmente quería escribirlo junto a su socio Rodo Sayagués, así que llegaron con una propuesta completa. Nos mostró que no necesitábamos mantener el personaje de Bruce en la película. Eso hizo que Bruce se interesara y pudiera pensar en ver esto como un proyecto nuevo, por lo que finalmente empezó a coger fuerza.

Álvarez and Sayagués le presentaron a los socios una visión alarmantemente novedosa de Posesión Infernal que se mantenía fiel a su esencia y a la vez introducía cambios sutiles en el argumento. ―Bruce, Rob y Sam reconocieron un alma gemela en esa propuesta, asegura el productor ejecutivo J. R. Young. ―Fede y Rodo comprenden lo que conlleva hacer una película como Posesión Infernal, y pudieron llevársela a su terreno y hacerla suya.

El guionista-director explica que su principal meta siempre fue crear la historia que diera el mayor miedo posible. ―La película que propuse es lo que supuso para mí a los doce años ver Posesión Infernal por primera vez. No se parecía a nada de lo que había visto antes y estaba enmarcado en un universo muy alocado. Ese fue el tono que quise recrear y esa es la idea que nos unió a todos y en la que coincidimos de inmediato.

―Estábamos comprometidos con una cosa: asegurarnos de mantener todo lo que fuera necesario y atemporal de la original y actualizar el resto, dice Álvarez. ―Mantuvimos la idea de tener a un grupo de mejores amigos en lo que se supone que es un lugar seguro. Una vez allí, intentan matarse unos a otros. Para mí esa es una sensación aterradora porque es peor esta situación que cuando te amenazan desconocidos en una película de zombis. Tus mejores amigos se vuelven en tu contra uno a uno. Las paredes se van acercando. Esa es parte de la magia de la original. Siempre se ha quedado eso conmigo.

Lo más duro fue decidir qué elementos actualizar. Creó el personaje central de Mia, una joven que se esfuerza por superar su adicción. ―Ella está luchando con su síndrome de abstinencia y sus amigos intentan ayudarle, explica Álvarez. ―En la original los chavales están ahí para fumar marihuana y beber alcohol, lo cual tiene sentido al ser personajes más jóvenes. Nosotros necesitábamos otra razón para ir a la cabaña. Creo que este es un concepto fuerte y relevante. No se trata de las drogas, sino de lo que quieras dejar atrás. Y ese es precisamente el tema central de la película. Pero una cosa es conocerlo y otra muy diferente, vivirlo. Todos los personajes están luchando con lo mismo.

A Tapert le impresionó comprobar lo cercano que está el concepto básico a la película original de Posesión infernal, sin servilmente repetir el argumento. Explica: ―El hilo conductor es diferente pero al final, alguien abrirá el libro, y empezarán a ocurrir cosas malas.

―Fede es muy apasionado en su trabajo, añade Tapert. ―Cuanto más lo conocemos más se nos confirma que era la persona adecuada para esta encomienda. Él sabe lo que importa. No tiene la visión exacta de ninguno de nosotros por lo que aportó algo nuevo y renovado.

Con Posesión Infernal (Evil Dead) Fede Álvarez se estrena como director de un largometraje. ―Pero todos supimos que era el hombre que necesitábamos por varios motivos, argumenta Young. ―Lleva Posesión Infernal en las venas. Sabe que tenemos una responsabilidad con los fans de crear algo realmente especial. ¡Ataque de pánico! demostró que Fede podía trabajar con recursos limitados y hacer algo verdaderamente especial. Cuando miro hacia atrás a lo que hicieron Sam, Rob y Bruce cuando hicieron su primera película, veo la misma capacidad. Proviene del mismo lugar desde donde trabajó Fede: el deseo de hacer algo extravagante que diera miedo a los espectadores.

La colaboración fue el sueño hecho realidad de un director primerizo. Le concedieron mucha libertad para crear su propio y original proyecto y simultáneamente pudo apoyarse en la experiencia de Raimi, Tapert y Campbell. ―Siempre intentaron respaldarme y aportaron su propio alocado punto de vista, agradece Álvarez.

El equipo original sabía que tenía que dar un paso hacia atrás respecto a un material que les había pertenecido los últimos treinta años para así permitirle a Álvarez hacer la mejor película que fuera capaz de hacer. ―Ayudamos, pero como si de unos padres se tratase, que sueltan la bicicleta del hijo para que éste la lleve solo, explica Tapert. ―No importa la cantidad de consejos que puedan darte al final todos tenemos que vivir las cosas por nosotros mismos.

Raimi trabajó de cerca con Álvarez para desarrollar el guión y a la vez le dio al director la libertad que necesitaba para hacer suya la película. ―Por ejemplo, me gustó su visión y su guión, pero le di algunos apuntes al respecto. Nunca insistimos en nada porque sabíamos que contábamos con un gran guionista y director. Simplemente sugerimos. A veces siguió nuestras recomendaciones, otras no, pero con cada nuevo borrador el guión era cada vez mejor.

―Lo mismo puede decirse de la edición de la película , continua Raimi. ―Objetamos a ciertas cosas. En ocasiones nos escuchó y en otras no. Poco a poco le fui cediendo el control artístico a él porque respeto enormemente su visión.

―Nuestro mayor regalo a Fede fue no supervisar cada paso que daba, coincide Campbell. ―Nos centramos en las cosas que queríamos mantener fiel a la serie de películas. Lo demás es todo Fede.

Cuando se anunció la nueva versión, se produjo cierta preocupación entre la comunidad de fans, a la cual fueron especialmente sensibles los realizadores. ―Los fans son muy importantes, asegura Raimi. ―La película original sólo sobrevivió por un apasionado grupo de individuos que lo encontraron en un vídeo y empezaron a contárselo a sus amigos. Gracias a ellos pudimos hacer dos secuelas. De hecho, son ellos quienes nos han permitido hacer esta películas unos 30 años después. Por ello los fans lo son todo y creo que esta película les dará lo que buscan con creces.

Pero, advierte Tapert, que esta nueva película no es un remake sin más, es una visión completamente nueva. ―Cinco chavales se van a una cabaña en el bosque y uno a uno son poseídos. Pero hay muchos giros que la hacen muy diferente a la original. Es una montaña rusa totalmente diferente.

Por su parte, Álvarez parece inmune a la presión de igualar la original. ―Para mí la gran presión es intentar hacer la mejor película posible, explica. ―Sí, estamos haciendo un remake de un clásico, pero realmente no importa mucho lo que hagas con la nueva entrega. La primera siempre estará ahí. No será mejor ni peor por la existencia de una nueva. Las tres primeras entregas de Posesión Infernal siempre estarán ahí para que los fans las disfruten. Éste es simplemente un capítulo más. No estamos volviendo a escribir el original, sencillamente lo miramos con una perspectiva diferente.

Afirma Álvarez que los remakes tienen un atractivo especial porque algunas de sus películas preferidas de la infancia, entre ellas La cosa (El enigma del otro mundo) y La mosca, se basaron en películas anteriores. ―Pero nunca había oído hablar de las originales. Han pasado más de 30 años desde la Posesión Infernal original y creo que es buen tiempo para visitarla nuevamente y crearla para una audiencia totalmente nueva. Y no le vamos a dar nada diluido. Esto es terror puro y duro.

Posesión Infernal fue tremendamente controvertida en su primer estreno. El distribuidor optó por estrenarla sin calificación pensando que la gráfica violencia le valdría la calificación para adultos, limitando así su cobertura en cines. Añade Tapert que aunque la original se emite ahora en la televisión sin editarse, en 1981 los espectadores no habían visto nada parecido.

―Hacer una película de terror realmente buena supone un gran reto, explica el productor. ―En palabras de Sam, es como usar una red de mariposas para atrapar el alma humana. Tienes que querer asustarles desmesuradamente. Debes disponer de la capacidad de sorprender al espectador. Mientras miran a un punto, tú te acercas por otro. No necesariamente necesitas estrellas de primera orden ni el mejor equipo pero sí se requiere el deseo de manipular y guiar a los espectadores sin que se sientan guiados o manipulados durante 90 minutos de terror.

Y para hacer una película de terror realmente buena y rompedora que esté a la altura de sus predecesoras dice Tapert que tuvieron que encaminarla por un camino nuevo. ―Los espectadores quieren sentir que es algo que no hayan visto antes. El género siempre está evolucionando y lo que viste de crío realmente ya no te asusta.

―Recuerdo una reseña en la publicación Christian Science Monitor: Exactamente la clase de película que no necesitamos” añade, refiriéndose a la original. ―Esperamos que esta película golpee igual de fuerte a los espectadores esta vez. Esta película aportará lo que quiere ver mi hijo en una peli de terror y él lo ha visto prácticamente todo. Para aquellos que quieran acompañarnos en esta atracción, les daremos todo lo que han esperado.

―Posesión Infernal (Evil Dead) es la experiencia por antonomasia del terror dice Young. ―Es una entrada a lo fuera de serie. Los espectadores de hoy han visto de todo por lo que hemos tenido que estirar más el límite. Hemos puesto toda la carne en el asador para hacer algo que realmente tenga autonomía propia. La original siempre estará ahí. Nació en un tiempo y lugar especiales con creadores realmente innovadores. Hemos querido respetar eso y crear algo completamente novedoso para los espectadores actuales.

Raimi garantiza que habrán muchas sorpresas en esta nueva entrega. ―El argumento es totalmente nuevo. La situación es similar pero la forma en la que son poseídos los chavales cambia, al igual que sus relaciones. Y nos brinda nueva fotografía y nuevos momentos de auténtico terror para la audiencia.

Campbell describe la nueva película con una palabra. ―Implacable. Fede ha hecho todo lo que ha podido con el argumento para atraparte lentamente en un torbellino del que no quieres escapar. Te agarra y no te suelta.

―La nuestra no es una película bromista que juega a ser de terror advierte Campbell. ―Este es un viaje donde debes abrocharte el cinturón. Por momentos se vuelve más y más extravagante. Es diversión del más alto octanaje. Y chavales: si encontráis un libro en una cabaña en el bosque sencillamente dad media vuelta y salid pitando.

Añade Raimi: ―es la experiencia por excelencia del terror absoluto . ¿A que no te atreves a verla?


La vida después de Ash
Bruce Campbell sólo tuvo una recomendación al escoger el elenco de Posesión Infernal. ―Dije, esta vez necesitamos mejores actores, recuerda. ―Cuando hicimos la primera película éramos totalmente inexpertos. Ahora calificaría el diálogo de mediocre pero, en aquel entonces, no sabíamos distinguir. Simplemente lo planteamos con sinceridad y al publico le encantó.

Conseguir un reparto joven y talentoso no fue tarea difícil, dada la reputación que se ha ganado la película a lo largo de los años. ―Muchos actores quisieron trabajar con nosotros, dice Tapert. ―En muchas ocasiones las películas de terror no siempre pueden contar con la flor y nata. Pudimos escoger a dedo algunos de los mejores actores jóvenes que ofrece Hollywood.

Sin embargo, el talento actoral no fue el único criterio decisivo en las audiciones. La producción adoptó un perfil más exigente. ―Además de las prótesis y el maquillaje, quise asustarlos de verdad y plasmar eso en la pantalla, dice Álvarez. ―Y, sin excepción, nuestro elenco fue a por ello sin reservas. Nadie se negó a hacer esto o aquello y estoy realmente agradecido con todos por ello.

Nadie conoce los retos mejor que Jane Levy, quien interpreta a Mia. ―Todos teníamos una imagen de Mia, dice Tapert. ―Jane no encajaba en el perfil, pero hizo una prueba muy dinámica. Sam, Bruce y yo estuvimos de acuerdo en que ella era la elegida –y ella nos confirmó estar a la altura del desafío. Es un personaje muy exigente, pero ella es enérgica y le ha aportado una gran cantidad de esa energía y compromiso. De hecho, disfrutó de ser un monstruo, lo que resulta útil si estás en una película de terror como ésta.

―Jane fue un regalo caído de cielo, confirma Young. ―Es una actriz que te emociona al verla. Mia atraviesa castigos extraordinarios y Jane se implicó del todo. Fuese una escena dramática o una escandalosa escena de horror, ella se mostró impávida en todo momento.

Interpretar a una yonqui bajo posesión demoníaca fue un cambio de ritmo bienvenido por Levy, quien actúa en la comedia de ABC ―Fuera de lugar. ―Es una chica espléndida que nunca dice no asegura Álvarez. ―De hecho, siempre pide más. Sucediera lo que le sucediera al personaje, ella estaba lista para hacer otra toma. También es una chica muy dulce, lo cual es crucial para la historia. Puedes ver su vulnerabilidad y desde ese momento sientes que la apoyas. Pero cuando se torna malvada, es la persona más siniestra.

Saltar de su programa en televisión a una dura película de terror le ofreció a la actriz el reto que ella había estado buscando. ―Pude hacer muchas cosas distintas en este papel, dice. ―Soy una adicta a las drogas en recuperación y estoy poseída. Me dio la oportunidad de hacer algo nuevo. Además, la gente detrás de este proyecto es extremadamente talentosa, lo cual me motivó a hacerlo. También pensé que visitar Nueva Zelanda por trabajo resultaba romántico. Poco sabía yo…

El personaje de Levy es el más joven del grupo. ―Es la hermana pequeña de David y casi como una hermana menor para Eric y Olivia, dice la actriz. ―Crecieron juntos y Mia siempre necesitó un poco de cuidado parental. David no suplió esa necesidad y ella intenta arreglar lo que se ha roto en su relación, al igual que dentro de sí misma. Hasta que sale al bosque y ve esa figura ominosa. Intenta no perder el control. Está comprometida al cien por cien a atravesar el dolor físico y la paranoia de la abstinencia. Pero, al ver la figura, se da cuenta de que este lugar no es seguro; sólo que nadie le escucha.

Las exigencias del papel pusieron a prueba la disciplina de la actriz. Horas en maquillaje antes y después del rodaje se sumaban a días llenos de tensión en el plató. ―Me iba a la cama a las 20:30 cada noche, dice. ―Sólo comía frutas y verduras y no salía los fines de semana. Hice yoga y ejercicios de respiración para poder dar lo máximo de mí. De otra manera no creo que hubiera podido hacer este trabajo.

Sorprendentemente, el interpretar a Mia al inicio de la película, antes de estar poseída, fue en algunos aspectos lo más difícil del trabajo. ―De hecho, fue lo más doloroso, dice Levy. ―Como demonio, podía ser lo que yo quisiera. Es muy salvaje y se me dio mucha libertad para explorar. Destruía y torturaba a la gente. Es extraño, pero fue divertido poder hacerlo.

Aunque considera que es muy miedosa, a Levy le fascina el género de terror tras esta experiencia. ―Es muy rico, porque está basado en un temor primitivo. Es una película de tema sobrenatural, con gran desarrollo de personajes y mucha narrativa. El terror comienza de inmediato y no te suelta. Es extremo. Cuando leí el guión pensé, ‗Oh Dios mío, ¿lluvia de sangre?‘ Y luego pensé, ‗¡vale, guay, venga!

El hermano de Mia y sus amigos aún viven en el mundo ―real cuando ocurre su transformación. David es sencillamente incapaz de creer lo que está pasando aunque Mia intenta decírselo. ―Ninguno de nosotros podría hacerlo, dice Álvarez. ―La escena entre ellos dos resume en cierta manera la premisa de toda la película.

Shiloh Fernández interpreta a David, un papel para el cual casi declina la audición –no porque no lo quisiera. ―Tenía pensado hacer la prueba cuando recibí unos correos reenviados por mi agente entre Fede y su agente, dice el actor. ―Decían que querían contratar a Shiloh Fernández, pero yo aún no había hecho la prueba. Y dije que no la haría. No quería arruinar mi oportunidad.

Pero el agente de Fernández le convenció a conservar la cita y rápidamente se le asignó el papel de David, el sobreviviente de una infancia difícil. ―Su madre era una enferma mental, dice Fernández. ―Protegió a su hermana menor hasta cumplir los 18 y luego se largó. No podía seguir formando parte de eso.

La relación entre David, su hermana y sus amigos es, en parte, lo que le atrajo del guión a Fernández. ―Había mucho que investigar, dice. ―Nunca antes había hecho una película como ésta, pero disfruté encontrando la verdad en medio del terror.

Estando en Los Ángeles, el actor pasó tiempo con Álvarez perfeccionando algunos de los detalles de su personaje. ―Como también es el escritor, Fede pudo explicarme exactamente lo que deseaba, dice Fernández. ―Es un cineasta con ojo fílmico. Fue muy guay ver el desarrollo de su visión. En el plató prestaba toda su atención a lo que cada uno de nosotros estaba haciendo y volvía con indicaciones para todos.

La experiencia de hacer Posesión infernal reveló una nueva faceta de Fernández. ―La idea ha sido hacer la mejor película posible, dice Fernández. ―Rob y Sam han apoyado mucho a Fede y a su visión original. También desean honrar a los seguidores y complacerles –y me alegra que nada de eso dependa de mí.

El infierno se desata en la cabaña del bosque como resultado de un extraño texto encontrado en la buhardilla por Eric, un maestro de primaria y amigo de toda la vida de Mia y David. Cuando Eric, interpretado por Lou Taylor Pucci, lee en voz alta su hallazgo, está sin saberlo invocando un demonio desde su morada en el inframundo que desatará el caos en el mundo.

―Eric es atrapado por una atracción extraña, posiblemente sobrenatural hacia el libro, dice Young. ―Es algo que no se presenta explícitamente en la historia, pero a través de la actuación de Lou y la dirección de Fede, da la sensación de que ocurre algo más fuerte que una simple curiosidad natural.

Para Pucci, un admirador de la película original, la idea de participar en un nuevo capítulo de una franquicia clásica fue simplemente irresistible. ―¡Estaré en Posesión infernal! se entusiasma. ―¡Es la película más retorcida y terrorífica que he visto! Estaba más que emocionado.

Pero tuvo que pasar por una incómoda audición antes. ―Fui a las pruebas y después me sentí fatal, recuerda el actor. ―Para la escena del casting, se suponía que estuviera detrás de una puerta, enloqueciendo. Al hacerlo sin ninguna preparación o ensayo, me sentí como un idiota, gritándole a la nada. Me sorprendió recibir una llamada la semana siguiente. Cuando me dijeron que Bruce Campbell estaría allí, estaba emocionado de conocerlo, aunque no albergaba muchas esperanzas de obtener el papel.

Después de ver la original unas 15 veces, Pucci espera que otros puedan apreciar el cuidado y la creatividad empleadas en actualizar la historia. ―Esta película es aun más aterradora, asegura. ―Creo que es porque Fede hace que los personajes te importen. No pueden escapar y hasta la naturaleza está en su contra. Para aquellos que la vean por vez primera será muy chulo ver esa parte y asquearse. Los seguidores esperarán toda la maldad, pero serán atraídos de nuevo por todos los personajes.

Raimi y Tapert conocían a Jessica Lucas, quien interpreta a Olivia, porque habían trabajado juntos en 2009 en la película de suspense sobrenatural Arrástrame al infierno. ―Simplemente la amamos, dice Tapert. ―Le aporta una gran seriedad a su papel. Le echó muchas ganas a la enorme cantidad de acción y maquillaje y accesorios por los que tuvo que pasar.

Olivia se crió en Flint, Michigan, y estaba muy unida a Mia, David y Eric antes de la partida de este. ―Olivia es la catalizadora de este viaje, explica Lucas. ―Es una enfermera y está decidida a ayudar a su amiga a atravesar esta terrible experiencia. El la más escéptica en cuanto a lo sobrenatural.

Cuando a Lucas le llegaron noticias de que a Raimi le interesaba hacer una nueva película de Posesión infernal, se sintió atraída de inmediato. ―La franquicia es un culto entre sus seguidores, dice. ―Cuando leí el guión, fue muy aterrador y salvaje. Cuando haces una película de terror con elementos sobrenaturales, todo es un poco exagerado y es divertido jugar a eso. No hay limites para lo que puedes hacer.

Para ayudar a los actores a conceptualizar las escenas de las posesiones, Álvarez contrató a un coreógrafo para explorar el aspecto físico de las mismas. ―Intentamos lograr movimientos simples y atractivos a la vista por ser inusuales, dice Álvarez. ―Incluso algo como una pequeña sacudida se traduce poderosamente en la cámara.

―Fue muy útil, dice Lucas. ―Todos queríamos mantener un poco de estilo individual y aún así conservar la coherencia. Hicimos cosas locas –actuar como si tuviéramos veneno en nuestros cuerpos, vibrando o imaginando que el suelo estaba desnivelado. Fue un proceso muy chulo.

El tiempo empleado ensayando juntos también contribuyó a construir un lazo entre los actores que se refleja en la historia entre sus personajes, dice ella. ―Creó un ambiente verdaderamente seguro para hacer la mejor película posible porque podíamos apoyarnos los unos en los otros.

Lucas cree que los seguidores de Posesión infernal recibirán con los brazos abiertos esta nueva encarnación. ―Espero que aprecien que intentamos hacer algo distinto. Con una película como ésta, creo que la gente quiere asustarse lo más posible. Posesión infernal es muy cruda. Una vez comienza, la acción no se detiene. Si eres admirador del terror, no hay forma de no disfrutarla. ―Es intensa, aterradora, horrorosa y divertida. Básicamente, es todo lo que se espera de una peli de terror.

Elizabeth Blackmore, quien interpreta a Natalie, fue la primera en hacer las pruebas para el papel. ―Pensamos: ‗es grandiosa, tengámosla en mente,‘ dice Tapert. ―Pero a medida que vimos más gente, más pensábamos en Elizabeth. Lo llevaba al límite sin perder de vista el personaje de la historia. Se comprometió con el dolor físico que supone esta clase de película para los actores con todo el maquillaje, los accesorios complicados y una actuación meticulosa recubiertos de pringue, sin poder ver bien.

Natalie es la novia de David y es nueva en el grupo. ―Está abierta y dispuesta a impresionar, dice Blackmore. ―Natalie es como la audiencia. Es una desconocida que apenas conoce a esta gente.

Blackmore leyó el guión por primera vez estando sola en casa. ―Estaba oscureciendo y empezaba a alterarme, recuerda. ―Tuve que encender todas las luces y sentarme a pensar un momento antes de acabarlo de lo mucho que me asustó. Inmediatamente supe que era algo que quería hacer.

Las fuertes raíces en la vida real se suman a la tensión, sostiene la actriz. ―Fede llegó con una idea inteligente, audaz y basada en la realidad. Hay muchas relaciones entre personajes con los que es fácil identificarte. Nunca antes había hecho el género de terror, así que ha sido interesante intentarlo y descubrir cómo funciona. Es como una atracción en el parque. No sabes qué viene a continuación, lo cual te lleva a un lugar más grande que tu vida en sí. Los elementos sobrenaturales te sacan de los pequeños dramas del día a día.

El mantener una tenue pero crítica conexión con la vida real ayudó a los actores a mantener su individualidad luego de transformarse en ―Muertoides, que es como los cineastas llaman a los poseídos. ―Los personajes muertoides no son como zombis, aclara Blackmore. ―Es muy distinto. Tienes que equilibrar la humanidad del personaje con algo demoníaco, pero aun interpretas a la persona atrapada dentro. Son totalmente conscientes de lo que hacen, pero no tienen control de sí mismos. Resulta espeluznante ver a alguien que ha perdido totalmente el control pero sigue ahí dentro.

Un desafío añadido ha sido el hecho de que los cineastas dependieran de efectos especiales prácticos en lugar de imágenes generadas por ordenador. Explica la actriz: ―Puede ser increíblemente técnico tener que lidiar con equipos y prótesis cuando estás intentando ser una criatura espontánea bajo posesión demoníaca. Fuimos advertidos sobre la dificultad y de que desearíamos arrancarnos las prótesis y llorar. Fue cierto; sentí una gran sensación de logro al final.

Las dificultades sólo contribuyeron al clima de apoyo en el plató, desde el punto de vista de J. R. Young. ―Este es un elenco emocionante, joven y fresco, dice. ―Todos vinieron queriendo hacer algo escandaloso y chulo que le diera al público algo inesperado. Al verlos juntos, pensarías que se conocen de toda la vida. Fue un rodaje agotador. Pasaron muchas noches cubiertos de sangre, en el frío, bajo la lluvia. A menudo vi algún actor realizando alguna secuencia realmente difícil y, los demás, que podían haber estado en casa durmiendo, estaban allí de pie animándole y alentándole. Contar con ese apoyo por parte del reparto no tiene precio.


Una simple cabaña en el bosque
La atrevida visión de Fede Álvarez en Posesión infernal se basó en la recreación de algunos elementos visuales emblemáticos de la original y a su vez en la amplificación del factor miedo con la mejor tecnología de vanguardia disponible. El éxito de su plan dependió en gran medida de la meticulosa coordinación entre los departamentos artísticos de la película, especialmente teniendo en cuenta su apuesta inusualmente exigente. Para retener el espíritu del clásico de 1981, Álvarez se propuso usar tantos efectos prácticos o gags como fuera posible, rehuyendo de las imágenes generadas por ordenador cada vez que pudiera.

El exterior escogido fue Auckland, Nueva Zelanda, por la amplia experiencia que tenían Tapert y Raimi de rodar allí. ―Quisimos darle a Fede todo lo que necesitara y pensamos que eso podríamos hacerlo mejor en Nueva Zelanda, dice Campbell. ―Tienen un excelente equipo que se toma las cosas en serio.

La decisión le permitió a los cineastas traer artistas y artesanos con quienes habían trabajado por más de una década. ―Mucha gente realmente quiso trabajar en esto porque amaron Posesión infernal, dice Tapert. ―Todos tienen mi edad más o menos y son entusiastas de la sangre, las vísceras, los sustos y los gags. Fue una experiencia increíblemente positiva.

Los preparativos comenzaron con el Director de Producción Rob Gillies, quien fue el responsable de la creación de un aspecto único para la película que rindiera tributo al aspecto visual original. ―Fede tenía una intención única y clara sobre lo que deseaba hacer, dice el director. ―Sólo ayudamos y apoyamos su visión. Mantuvimos la sencillez, trabajando desde una paleta bastante restringida, de manera que el trasfondo se mantiene en el trasfondo y luego se añaden elementos que enfatizar, siendo la sangre lo que realmente queríamos acentuar.

Álvarez rodó lo menos posible en el estudio. ―Queríamos una verdadera cabaña en el bosque, dice. ―Para los actores es útil que el lugar sea real, que miren a su alrededor y vean el bosque. Es algo con lo que nos comprometimos desde el principio.

El director, junto con Young, Gillies y Tapert exploraron exteriores en el bosque fuera de Auckland antes de aterrizar en el punto ideal. ―Era muy importante recrear la sensación de la cabaña de Posesión infernal, dice Young. ―Hallamos un claro emocionante y tenebroso para establecernos en y alrededor de él. Hay una cierta textura en los árboles que crea esa atmósfera aterradora.

La cabaña de Gillies efectivamente conserva el aspecto de la original y la altera ligeramente. ―Inventamos una historia de fondo para la cabaña, dice. ―Fue construida en los años 20. Su apogeo fue en los 50 y luego decayó sensiblemente. Mia y David disfrutaron momentos bonitos de su infancia allí con su madre. Aún quedan rastros de aquellos buenos días, como viejas fotos que pierden color colgadas en las paredes.

Para lograr el efecto deseado el equipo de diseño construyó la cabaña desde cero. ―También fue necesario un duplicado en un plató ya que las pesadas prótesis se adaptaban mejor al trabajo dentro del plató, explica Gillies. ―El reto para mí fue duplicarla en su estado de abandono, aunque la estuviésemos construyendo nueva. Embalamos una, la llevamos al bosque y la montamos nuevamente allí. Pudimos rodar un gran porcentaje de la película en exteriores.

La réplica del estudio debía tener suficiente flexibilidad como para adaptarse a los ambiciosos planes de Álvarez con las cámaras. ―La cabaña es un plató de dos piezas; planta baja y sótano, dice Gillies. ―Al fondo del sótano hay una puerta y luego baja el nivel unos centímetros, lo cual aporta potencial para el terror. Está llena de gatos muertos y la sensación que te da es como el epicentro de la maldad ya que es allí donde descubren el libro. En el estudio fuimos capaces de efectivamente elevar el plató, dejando el sótano a nivel de superficie en algunos puntos. Todas las paredes eran extraíbles para acomodar las cámaras.

Además de la cabaña, Gillies se encargó de recrear otro elemento emblemático de la franquicia: el Libro de los Muertos. ―El libro fue la semilla de la cual estalló Posesión infernal, dice Tapert. ―En un primer momento la primera película fue titulada El libro de los muertos por algo que leyó Sam en clase de historia antigua. Pero nuestro agente de ventas sugirió que era un título terrible, ya que los libros no asustarían a la audiencia. Hizo un montón de sugerencias igualmente malas y Posesión infernal fue el único que pude soportar. Creo que el resto es historia.

Luego de proponer varias ideas para los diseños del libro, Gillies llegó a una versión bastante simple y directa. ―Salvo que está forrada en piel humana y sellada con alambre de púas, dice el director. ―Decidimos que era suficientemente aterradora. También teníamos que crear contenido, ya que las paginas le dan a Eric la información que necesita para descubrir que los demonios están al acecho. Decidimos que fue escrito hace cientos de años. Parece que un escribano del siglo XII hizo algunas anotaciones y luego, en el siglo XIV alguien añadió notas en un lenguaje distinto. Pasa por muchas manos a lo largo de los siglos, todos añadiendo o ajustando algo. La escritura se vuelve más loca y colorida, y así es cuando Eric lo abre.

Álvarez sorprendió a los cineastas insistiendo en los efectos reales ante la cámara, creyendo que así mantendría la inmediatez y autenticidad que deseaba para la película. ―Es una historia tan simple y visceral, dice el director. ―Está basada en cinco personas en una cabaña, lo cual todo el mundo entiende de inmediato. Puesto que es así de simple no quise introducir imágenes generadas por ordenador en la narrativa.

―Los efectos se limitan a tomar elementos reales y juntarlos de una manera tal que creen algo sorprendente, continúa explicando el realizador. ―Si incorporas muchas imágenes generadas por ordenador te sacarían del momento. Trabajo con ellas en mi estudio en Uruguay y aún los mejores efectos son, en ocasiones, perceptibles.

En aquellas instancias en las que no pudieron prescindir de imágenes generadas por ordenador acudieron al supervisor de efectos visuales George Richie para pulir los detalles. ―Todos hemos visto escenas sofisticadas y retocadas, así que fue muy agradable trabajar en algo que añade valor en lugar de intentar crear las bases, dice Richie. ―No me gusta ver imágenes generadas por ordenador sólo porque sí. Se usan muy libremente estos días y prefiero un toque más delicado. Es un verdadero privilegio ser capaz de hacer algo que, si hago bien mi trabajo, nadie notará que lo he hecho.

Desde el guión gráfico hasta el rodaje, los cineastas se preguntaron constantemente cuánto podría capturarse en cámara. ―Así hacemos que todo parezca fluido y enlazado, dice Young. ―Cada departamento ha contribuido muchísimo. Es emocionante realizar esos momentos escandalosos y alocados con todas las imágenes visuales aportadas por el equipo.

Muchos de los gags dependieron de la estrecha colaboración entre Roger Murray, diseñador de efectos especiales de maquillaje, quien creó las elaboradas prótesis usadas en la película y el equipo de maquillaje, encabezado por Jane O‘Kane. ―He trabajado con ellos durante años, dice Tapert. ―En el pasado, Jane siempre quiso introducir toda la sangre posible; esta fue su oportunidad de hacer llover sangre.

―Toda la trayectoria profesional de Roger le ha traído hasta este punto, continua el productor. Ha estado creando decorados y aplicaciones de maquillaje durante años, pero nunca ha hecho una película utilizando a todo su equipo y sus habilidades como hasta ahora. El negocio ha evolucionado en otra dirección con los ordenadores. Regresar y hacerlo de esta manera le dio al equipo de artesanos la oportunidad de brillar con luz propia.

Habiendo trabajado en proyectos que hicieron amplio uso de la generación por ordenador, asegura Tapert que agradece la diferencia. ―Cuando se mutilan miembros con imágenes generadas por ordenador descubres cierta belleza operística. La generación por ordenador se presta a crear imágenes ‗placenteras‘. Ves que alguien está lentamente aserrando un brazo y salpicando sangre por doquier y todo ello tiene una calidad visceral que hace que parezca como si el desgarre fuera real.

Murray se crió viendo películas de terror y aun recuerda cuando vio Posesión infernal por primera vez a los 15 años. Asegura que: ―Fue interesante regresar y verla de nuevo, y a continuación leer el guión nuevo. La nueva narrativa es más realista y enfoca los personajes de una manera distinta, haciéndola mucho más oscura. Fede es un verdadero friki de los efectos especiales, así que quiso capturarlo todo en cámara. Ha sido grandioso trabajar con alguien con este trasfondo.

A medida que los efectos se vuelven más sofisticados, resulta más difícil asustar a la gente, observa Murray. ―La gente esta expuesta a mucho más horror y han perdido la sensibilidad hacia ello. Decidir qué mostrar y qué sugerir cobra más importancia. Creo que hemos hecho algo que verdaderamente asusta.

Todos los actores atraviesan una extensa transición con maquillaje a medida que asumen sus formas demoniacas. Para Natalie, el equipo creó cinco prótesis de brazo distintas que representan las etapas de su degradación. ―Tiene que cortarse el brazo, dice Murray. ―Empezamos con uno de silicona y colocamos a la actriz junto a una doble; así, mientras ella interpreta su doble controla el brazo infectado. Otro brazo es el que ella se amputa. Otro, el que utilizamos tras la amputación. Elizabeth pasó por todo eso.

Pero eso no es nada comparado con el suplicio que padeció el personaje de Mia, interpretado por Jane Levy. ―El personaje queda atrapado en un arbusto de espinas y sufre graves quemaduras antes que toda su parte Muertoide salga de ella, dice Murray. ―Identificamos ocho etapas distintas a medida que progresaba su posesión, con cerca de 150 apliques que juntamos en diferentes combinaciones.

Las heridas de Mia constituyeron el punto de partida para el diseño de su maquillaje, dice O‘Kane. ―Cuando inicialmente la conocemos, está dejando la heroína, así que comienza muy demacrada y vemos cómo se va degenerando. Las piezas de silicona debían ser frescas cada día, así que el equipo de Roger trabajó intensamente en ello a diario. Jane pasaba generalmente unas 3 horas en maquillaje antes de ponerse las lentillas y entrar al set. Empleábamos otra hora sólo para retirarle el maquillaje. Fue extremadamente paciente. No había llevado esta clase de maquillaje antes, pero es una persona tremendamente motivada y le encantaba que la hiciéramos parecer aterradora.

Levy asegura recordar muy poco del extenuante proceso. ―Llegaba a la sala y les dejaba apoderarse. Después de maquillarme me mojaban para simular el sudor y me vertían una jarra de sangre encima. Recuerdo que cuando me escayolaron la cabeza llevaron de ese pringue que usa el dentista y me lo untaron. Luego me enrollaron en papel maché. Esperamos a que se endureciera y me lo quitaron. Me hicieron lo mismo en los dientes, la lengua, el pecho, el brazo y la pierna. En total serían unas 12 horas de escayolado.

Bruce Campbell recuerda que cuando realizó esta técnica por primera vez el proceso fue un tan diferente. ―Hacíamos moldes de cabezas con yeso de París. Era tan primitivo que le arrancamos las pestañas a nuestra actriz principal. Para sacar el molde, debía inclinarse hacia delante y dejar que la gravedad lo quitara de su rostro y sus pestañas quedaron firmemente adheridas al yeso.

Pero en esta ocasión hasta el vestuario fue cuidadosamente coordinado con los efectos. ―Trabajamos muy de cerca con el departamento de prótesis y efectos especiales para lograr adecuadamente cada look, explica la diseñadora de vestuario Sarah Voon. ―Los trajes debían ser cuidadosamente manipulados para acomodar los aparejos. Algunos tienen espaldas expandibles y otros cuentan con piezas especiales adaptadas a ellas. No hay mucho que se pueda esconder tras un tejido transparente pero te sorprendería comprobar cuánto se puede ocultar con vendas de color carne. Y la sangre puede tapar bastante.

Álvarez le encargó a Voon la creación de trajes que fueran atemporales y tuvieran un look americano. ―Pero también quería que fueran un tanto ambiciosos, dice la diseñadora. ―Quisimos ser capaces de conectar con los espectadores jóvenes para crear una nueva legión de seguidores del género de terror.

Con ese propósito en mente, creó y artísticamente fabricó un look para Mia inspirado en lo vintage. ―No tiene mucho dinero para gastarse en ropa, dice Voon. ―Así que tiende a echar mano de prendas viejas, algunas son de su madre o de su abuela. Al principio lleva un vieja sudadera sobre un vestido vintage porque sabe que le espera un largo viaje y le apetece llevar un jersey cómodo. Otra de sus prendas principales es una enagua confeccionada a partir de un patrón de los años 20. Es una hermosa pieza hecha a mano que prácticamente acompaña a la dramática acción a medida que ella se transforma en demonio. Precisamente pensamos que ese dulce estilo retro contrastaría con la criatura en la que ella se convierte. Tuvimos que crear 62 enaguas para los doble acrobáticos y los dobles de cuerpo, todas a mano.

Decir que Posesión infernal es una de la películas más sangrientas de todos los tiempos no es una mera hipérbole, según el Supervisor de efectos físicos y mecánicos Jason Durey. ―En 30 días de oscuridad, la cual fue una gran, sangrienta película de vampiros, usamos 4.500 litros de sangre. En esta película estamos hablando de unos 25.000 litros. Caramba, tal vez usamos unos 300 litros de vómito, incluidas las pruebas y el rodaje. El volumen de fluidos corporales que manejamos aquí vas más allá de todo lo que he hecho antes. Es asqueroso y aterrador.

Asegura Durey que lo que más le repetía el director al equipo de efectos especiales era ―¡Quiero más, más, quiero que sea más grande! ―Fede introdujo un nuevo elemento en nuestro rodaje al presionarnos con ciertos gags y pedirnos cosas que no sabíamos cómo hacer, añade. ―Ciertamente hizo que mi trabajo fuera interesante. Constantemente pedía más humo y más sangre, y ahí estábamos para echar más.

Y eso era justamente lo que buscaba Álvarez. ―Todos me repetían siempre, ¿No es demasiada sangre?¿No es demasiado esto o aquella? recuerda el director. ―Yo decía, nunca es demasiado. Nada es demasiado si vas a por ello en serio. ¡El público espera algo totalmente inesperado! No lo verán venir.

Posesión infernal fue una proyecto de muy bajo presupuesto, donde gran parte de la tecnología era improvisada para reducir costes. Esta vez, los cineastas contaron con más medios. ―Y es asombrosa la evolución tecnológica del cine en los últimos 32 años, dice Tapert. ―Rodamos Posesión infernal con el sistema más primitivo y lo improvisamos todo. No teníamos plataformas rodantes. Ahora intentamos mantener esa magia usando la mejor tecnología disponible. Rodamos en cámaras nuevas y súper alta resolución 4k que se ve exactamente igual a la película de 16mm.

Quizá el mayor cambio en el aspecto general de la película sea la iluminación. ―En la primera Posesión infernal sabíamos que se proyectaría en autocines, dice Tapert. Siempre hay más luz en un autocine que en uno convencional, así que nos esforzamos en hacer que la película fuera bastante luminosa para que la gente en los autocines pudiera ver la imagen en la pantalla. En esta ocasión Fede asumió un enfoque más artístico. Esta película tiene un aspecto malhumorado, texturizado y caro.

Álvarez también se apartó de la tradición al rodar muchas escenas a la luz del día. ―No siempre se ven tantas escenas ambientadas de día en una película de terror, dice el director. ―Pero nuestra cámara era tan buena y tenía tal rango de colores que la película resulta ser realmente bella. Sentí que, para muchas escenas, la elección obvia hubiera sido rodarlas de noche. Pero conseguimos un amplio abanico de opciones durante el día que son aún más terroríficas porque efectivamente puedes ver lo que hay en el bosque.

El Director de fotografía Aaron Morton califica el aspecto general de la película como ―crudo explicando: ―Fede quiso buscar una calidad atemporal que arrullara a la gente hacía una falsa sensación de seguridad al comienzo de la película. Usamos el abanico entero de clásicas herramientas de terror para que el público sintiera algo por los personajes para que, cuando estos se toparan con problemas, obtuviéramos la reacción más fuerte posible.

Asegura Morton que para él el mayor reto de la producción fue conseguir el equilibrio adecuado entre luz y oscuridad. Prosigue explicando: ―Aun cuando está oscuro, necesitas forma. Las chicas tienen que verse hermosas y los chicos fuertes. Estamos usando la última Sony F65, una cámara fantástica. Unida a nuestra lente Arri Master Prime conseguimos un aspecto muy orgánico y cinematográfico. Parte de ello se debe al obturador mecánico de la cámara, el cual emula la imagen a la que estamos acostumbrados en el cine. Es lo último en tecnología que existe actualmente.

La dirección fotográfica rinde homenaje a la primera película que muestra a la Fuerza Maligna persiguiendo a Mia por el bosque. ―Esa toma es un tema de las películas originales, dice Morton. ―En aquel entonces, literalmente ataban la cámara a una plancha de madera sostenida por dos hombres, uno a cada lado, que corrían con ella. Quisimos darle un giro a esa técnica así que contamos con un equipo sostenido a mano mediante un cable. Cuando ves que la Fuerza Maligna persigue a Mia básicamente soy yo volando hacia ella en una tirolina. Es bastante visceral.

La edición también jugó un papel determinante a la hora de crear la intensidad y la velocidad con que se cuenta la historia. ―La original tenía un aire punk, dice el editor Bryan Shaw. ―Era muy de su época, de principios de los 80, y tratamos de recuperar esa estética. Fede ya lo había incluido en el guión. A veces al leer un guión piensas, ojalá eliminen estas tres o cuatro escenas. Pero con este guión no fue así, era preciso. Sabe asustar y sabe cuánto tiempo puede mantener el momento.

Aunque ambas películas y experiencias fueron muy diferentes para los cineastas la intensa colaboración requerida para crear Posesión infernal le recordó a Tapert la profunda alegría de hacer la primera película que puso en marcha con sus colaboradores. ―La Posesión infernal original fue físicamente dura y exigente pero, al mirar hacia atrás veo que fue una gran experiencia para Sam, Bruce y para mí también. Hemos sido amigos toda la vida como resultado de ella. Esta ha sido mucho menos exigente físicamente ya que el dinero cura algunos de esos males. Fue grandioso trabajar con Sam y Bruce en algo que nos reunió nuevamente.

―Fue un placer trabajar con Fede, continúa. ―Tiene todas las cualidades que busco en un director. Aunque es su primer largometraje, tiene años de experiencia trabajando en un plató, lanzando y siguiendo una visión artística. Trabajar con alguien así fue, para mi, la mejor parte del proceso. Estoy ansioso por ver que hará a continuación.

Campbell elogia alegremente el resultado final: ―No sólo es mejor la interpretación en esta película, también lo son los efectos especiales y la dirección fotográfica. No verás escupir sangre a la manguera del jardín. Esta vez empleamos tecnología punta, con un presupuesto decente y lo hicimos nuevamente. Espero que algún día algún cine proyecte una retorcida función doble de ambas Posesión infernal. Quiero presentarla en el Alamo Drafthouse en Austin. Creo que sería una muy sólida doble función.