Cinemanía > Películas > Tracers > Comentario
Destacado: Will Smith y Martin Lawrence en 'Bad Boys: Ride or die'
Tracers cartel reducidoTracersDirigida por Daniel Benmayor
¿Qué te parece la película?

TRACERS está dirigida por Daniel Benmayor ("Bruc. El desafío"), el alabado director publicitario español que debuta en el cine estadounidense con un guión escrito por Matt Johnson ("Inmersión letal", "Torque: Rodando al límite"). La película está protagonizada por Taylor Lautner ("La Saga Crepúsculo"), Marie Avgeropoulos ("Los 100"), Adam Rayner ("The Task", "Deseo de venganza (Straightheads)") y Rafi Gavron ("El mensajero").

Benmayor se ha rodeado de un equipo creativo de colaboradores tras las cámaras que incluye al director de fotografía nominado al Emmy Nelson Cragg ("Homeland"), el diseñador de producción Dan Leigh ("Warrior", "¡Olvídate de mí!"), el director artístico C.J. Simpson ("Basquiat"), la diseñadora de vestuario Jenny Gering ("Sin límites (Limitless)", "El hombre solitario"), el montador Peter Amundson ("Friday Night Lights") y el coordinador de especialistas/director de segunda unidad Gary Powell ("Skyfall", "El ultimátum de Bourne").

El rodaje se llevó a cabo por toda la gran área metropolitana de Nueva York y captó algunos de los lugares más representativos de la ciudad.

Se han encargado de la producción para Temple Hill Entertainment Marty Bowen y Wyck Godfrey ("La Saga Crepúsculo: Amanecer (Parte 2)", "Un lugar donde refugiarse"), junto con D. Scott Lumpkin ("Un lugar donde refugiarse", "Casa de mi padre"). Adam Londy ("10 Years") coproduce. Temple Hill Entertainment se ha asociado para este proyecto con el Instituto de Cine de Doha.


Acerca de la película
Para la gente deshecha que lucha por salir adelante, la vida puede ir bien un día y resultar terriblemente inestable al siguiente. A veces, la gente con la que más cuentas te falla o te abandona. Un día, tienes un buen trabajo y seguridad económica, y al siguiente te encuentras sin techo y en la miseria. Algunas veces, cuando una persona pasa por muchas dificultades, pierde la capacidad de confiar. Tiende a apartarse de todos aquellos a los que se acerca demasiado. Se siente constantemente asustada de salir herida y cree que todos van a por ella. No está acostumbrada a importarle a la gente. Pero entre todas las dificultades de la vida, ¡aún hay esperanza! Se puede encontrar aquí y allá, gracias a la compasión y la generosidad de aquellos a los que conoces a lo largo de tu vida. Y así llegamos hasta Cam (Lautner), Nikki (Avgeropoulos) y Miller (Rayner). Todos están deshechos y necesitan que los rescaten. ¿Pero quién rescata a quién? ¿Quién saca a quién de la noche más oscura y del pozo más profundo? Y es que hasta la gente deshecha puede llegar a tener remedio. ¡Así es desde luego para Cam! ¡Y sin duda también para ‘Nikki’! ¡Y hasta casi para el complejo, enigmático y duplícito Miller! Y para todos ellos, llega de la forma más sorprendente. Estos personajes son sin duda complejos e interesantes. Y, sí, TRACERS es un drama de serie negra muy oscuro, que gira en torno a los personajes y está maravillosamente ejecutado. No obstante, entre tanta ruina emocional, uno llega a encariñarse con estos dos individuos que acaban enamorándose y confiando el uno en el otro.

TRACERS es a primera vista muy simple. Trata sobre un chico (‘Cam’) que conoce a una chica (‘Nikki’). La chica le permite recuperar parte de su vida y sus ganas de vivir. Mientras sucede todo esto, fuerzas externas lo están sometiendo a una gran presión. Y ahí es donde arranca TRACERS.

"Me encantan los dramas de acción. Me gustan las películas con escenas de acción alucinantes pero que tienen un motivo. El mundo del parkour y su filosofía siempre me han recordado a la filosofía del surf o del alpinismo o de cualquier otro deporte extremo", opina el productor Marty Bowen. "¿No sería interesante encontrar una forma de introducirnos de manera natural en ese mundo con un drama de acción alucinante?" Bowen también sabe que emprender un proyecto de estas características exige verosimilitud absoluta por parte del reparto, porque, en caso de no ser así, los espectadores lo notan enseguida. "Creo que el público nota de modo subconsciente si un actor es capaz de realizar una determinada escena de acción o saben que no es él", sostiene Bowen. Y, para TRACERS, era fundamental que nuestro reparto resultara lo más creíble posible. "Así que, para esta película", prosigue Bowen, "el verdadero reto fue encontrar actores a los que creyéramos capaces de hacer el trabajo. La verdad es que sinceramente no había ningún otro actor que pudiera interpretar el papel principal de Cam mejor que Taylor Lautner. Y, francamente, hay cosas que ni siquiera su doble, el especialista que le enseñó a hacer parkour, sabe hacer tan bien como Taylor. Es un verdadero prodigio como atleta". Así que TRACERS es una conjunción perfecta de drama y acción que utiliza esas habilidades físicas extraordinariamente depuradas como medio para hacer las cosas de forma rápida, eficaz y decididamente distinta a como se han visto nunca antes en el cine. Pero el otro aspecto de importancia crítica a señalar es que Lautner no sólo está físicamente a la altura de las exigencias de la película, sino que al mismo tiempo ha crecido como actor, y este papel exigía verdadera capacidad interpretativa".

"TRACERS es una historia muy dickensiana, al estilo de ‘Oliver Twist’, sobre un joven que se ha quedado básicamente huérfano; no tiene ni padre ni madre, y se ha visto obligado, a muy pronta edad, a valerse por sí mismo. Así que Cam sueña con arreglar el viejo deportivo de su padre e irse muy, muy lejos", explica Bowen.

"Nuestra historia empieza con Cam, un joven mensajero en bici que, por una serie de desgraciadas circunstancias, debe dinero a la gente equivocada. Intenta desesperadamente encontrar el modo de conseguirles ese dinero lo antes posible, para así poder terminar de arreglar el coche de su padre, abandonar la ciudad y empezar una nueva vida. Pero por el camino conoce a una chica, Nikki, de la que se enamora perdidamente, y que cambia por completo sus planes cuando lo introduce en un mundo que ni siquiera sabía que existía, el del parkour, en el que encuentra a ella y a sus amigos, una banda de delincuentes callejeros, que se convierten en su nueva familia sustituta de huérfanos. Pero junto a eso, está la parte negativa de todo lo que sucede entre bastidores, que es muy complicado, y lo que esta nueva familia se dedica a hacer, bajo el férreo dominio de Miller, es claramente ilegal. Y, antes de darse cuenta, Cam se encuentra mucho más metido de lo que esperaba. Es consciente de que, para poder salir de este mundo, va a tener que tomar medidas drásticas", cuenta Bowen.

En cuanto al director del filme, el innovador realizador español de increíble talento Daniel Benmayor, Bowen comenta que lo conoció a través de una cinta que había hecho llamada "Bruc. El desafío". "Vi esa película", recuerda Bowen, "y me pareció que tenía una sensibilidad visual realmente increíble. Y luego vi muchos de sus trabajos publicitarios y me quedé igualmente asombrado. Mi socio en Temple Hill, Wyck Godfrey, y yo estábamos buscando algo que pudiéramos hacer con Daniel". Así que Bowen le mostró a Benmayor el guión de TRACERS, para conocer su enfoque del material. "Un par de semanas después, recibí algo en mi oficina con una nota que decía: ‘Me he tomado la libertad, ya que estoy a casi 5000 km de distancia de vosotros, de montar algo que me parece que refleja mi visión del filme’. Normalmente, cuando alguien hace algo así, utiliza elementos de distintas películas, los monta juntos, le añade su propia música y eso es lo que te presenta", prosigue Bowen. "Pero Daniel fue más lejos y rodó una escena que ni siquiera estaba en el guión original, y lo contratamos inmediatamente para dirigir TRACERS".

Nelson Cragg, un director de fotografía joven y de nueva escuela, coloca su cámara a pie de la acción y mete a los espectadores en la película. "El aspecto del filme trata de ser lo más realista posible", aporta Bowen, que agrega: "Hemos utilizado de forma casi exclusiva la luz disponible siempre y cuando fuera factible. Se trataba de socavar las expectativas de lo que el público cree que se va a encontrar… y crear algo que resulte más real que el típico vehículo de acción".

La sensación de realismo de TRACERS se refuerza con la forma de hacer que Nueva York se convierta en un personaje más de la película. "¡La ciudad es nuestro plató! ¡Es nuestro telón de fondo! Es aquello por lo que corremos y saltamos, de modo que no tenía sentido rodar este filme en ningún otro lugar que no fuera Nueva York".

Aparte del realismo que ofrece Nueva York, Bowen apunta que "nuestro coordinador de especialistas y director de la segunda unidad, Gary Powell, era el otro embajador del realismo. Gary, el ayudante de coordinador de especialistas Lee Morrison y su equipo son los mejores en su trabajo. Si pretendes hacer una película de acción que quieres que parezca real, son el primer equipo de la lista al que recurrir. Se encargaron de las tres últimas entregas de Bond y de las tres películas de Bourne, y eso sólo para empezar. Sienten una pasión increíble por su trabajo, se han criado en ese mundo y llevan el trabajo de especialistas en la sangre. Así que son una parte tan importante de este proyecto como cualquier otra. De hecho, después de Taylor, fueron las primeras personas a las que abordé", desvela Bowen.

Y cuando aúnas drama, personajes reales que conectan en circunstancias difíciles y además puedes meter a los espectadores en la piel de los actores, ¡promete ser una gran experiencia!

El productor Wyck Godfrey, socio de Marty Bowen en Temple Hill, es muy modesto sobre su papel en TRACERS. "La verdad, fue idea de Marty. Hace unos años leyó un artículo sobre la estética del parkour. Se le ocurrió la idea de tratar de crear una cinta de acción ambientada en ese mundo, entre gente que lo hacía más o menos por diversión, pero que al mismo tiempo tienen un negocio paralelo, por llamarlo así. Así que después de escribir y desarrollar el guión, lo sacamos adelante de forma independiente. Para mí, lo emocionante de la película es la acción y los personajes y su mundo del parkour. Siempre me ha fascinado el simple concepto básico de una actividad atlética urbana en la que prima la eficacia para llegar de un lugar a otro de la forma más eficiente posible. Bastaba ver los vídeos de la gente que empezó practicándolo en Francia y lo trajo después a Estados Unidos para no poder evitar sentirse inspirado. Te das cuenta de inmediato de que si alguien pudiera rodar eso de manera que fueras realmente acompañando a los actores, con la cámara, a lo largo de esas maniobras, quedaría alucinante... y es algo que no se puede falsear. Nos pareció muy emocionante".

Algunas películas tardan en hacerse lo que parece una eternidad. "Hace años, cuando a Marty se le ocurrió inicialmente la idea, estábamos haciendo una película con Channing Tatum, así que nos pareció que Channing sería ideal. Y, por aquel entonces, lo habría sido. Se la propusimos y le gustó", recuerda Godfrey. "Para cuando tuvimos el guión listo, Channing había seguido adelante y había hecho ya otras cosas, así que esto parecía quedarle algo pequeño. Además, se había vuelto un poco mayor para el papel; ya estaba casado y tenía un hijo. Y a Marty y a mí siempre nos pareció que el valor de la película era poner a alguien joven, que estuviera tratando de salir adelante y triunfar en Nueva York, por lo que nos pareció que tenía que ser alguien más joven", prosigue Godfrey. "Taylor Lautner es parte de nuestra familia y llevábamos buscando el modo de volver a trabajar con él desde que acabamos con la franquicia de Crepúsculo. Le enviamos el guión y, mira tú por dónde, le encantó. .Y sólo por experiencia, sabía que
Taylor podía hacer nueve de cada diez cosas que le pida cualquier especialista. Es un atleta asombroso. Está dispuesto a todo y se toma el tiempo que haga falta para aprender a hacerlo y ejecutarlo maravillosamente. Así que tenía mucho sentido ofrecerle el papel. Ha ido más allá de lo que cualquiera de nosotros esperábamos de él... y además creo que se lo ha pasado bomba"
.

A Godfrey le encanta la forma que tiene el director Daniel Benmayor de abordar el estilo del filme. "Daniel está plasmando en celuloide la estética dura de nuestra historia. Nuestra intención no era que la película diera sensación de estar muy pulida, sino que pareciera muy real. Daniel ha sabido transmitir eso con su forma de rodar. Todo está ante la cámara. Rara vez ha sido necesario recurrir a cualquier tipo de efectos visuales para realzar lo que se estaba rodando. Creo que a los espectadores jóvenes de hoy les gusta sentir el realismo de la película y no quieren sentirse engañados, de modo que sientas que te estás metiendo en el mundo de la película de una forma que no sería posible cuando algo está excesivamente elaborado. Y sé que los espectadores se van a encontrar con algo que no habían visto nunca de Taylor; un personaje sólido, real, duro. Creo que van a ver las escenas de acción de parkour rodadas de una forma que no han visto nunca, en las que la cámara se desplaza realmente con los actores, mientras realizan todas esas maniobras tan intrincadas y complicadas en tiempo real, y de verdad. Creo", concluye Godfrey, "que a los espectadores les va a gustar ver esta imagen de Estados Unidos, esta imagen del Nueva York actual en el que, para triunfar, tienes que infringir las normas para conseguir lo que necesitas".

Para Taylor Lautner, TRACERS suponía una oportunidad de demostrar al mundo que es un actor a tomar en serio. Ha logrado convertirse en una presencia de gran talento en la gran pantalla, que no sólo puede hacer frente a las rigurosas exigencias físicas de un thriller de acción vertiginosa, sino que también demuestra igual facilidad en las secuencias más centradas en los personajes que suponen el hilo conductor de TRACERS y convierten la película en un drama dinámico y trepidante.

"Ya había trabajado antes con Marty y Wyck, y queríamos encontrar otro proyecto en el que trabajar juntos. Cuando surgió la posibilidad de hacer TRACERS, me quedé encantado, porque no había hecho nunca nada parecido. Es un guión que gira enteramente en torno a los personajes, y tanto ellos como las relaciones que se establecen entre los mismos me atrajeron desde el primer instante", explica Lautner. "Me encantó lo crudos y duros que son los personajes de la historia y los problemas reales que tienen que afrontar. Sabía que eso me permitiría meterme en el papel de ‘Cam’, que supondría todo un reto que me permitiría crecer como actor".

La historia es además sorprendentemente novedosa. "Es una historia singular", asegura Lautner. "No había visto nada igual, en el sentido de que nunca había visto una película ambientada en el mundo del parkour – el arte del movimiento y el movimiento del arte combinados – basada en el estrecho vínculo entre la mente y el cuerpo. Además", agrega Lautner, "los problemas que afrontan nuestros personajes a lo largo del relato y las complejas relaciones existentes entre ellos son ideas sumamente originales, que es algo que me encanta".

A medida que vamos conociendo mejor a Cam, Taylor nos ayuda a entender por qué su nueva "familia sustituta" significa tanto para él. "Este grupo en el que lo mete Nikki al principio de la película no es más que una pandilla de chicos de la calle, con antecedentes delictivos más o menos graves, pero son básicamente buena gente, que apenas logran salir adelante y se encuentran en modo de supervivencia, y entonces se ven metidos en un mundo criminal muy serio al que los está arrastrando Miller, porque es una especie de punto de contacto entre ellos y el mundo mucho más duro y peligroso de la mafia rusa, los atracos de bancos, etc. Así que la historia da un giro muy rápido de ‘eh, sólo nos estamos divirtiendo’ a ‘nos estamos metiendo en lío muy gordo’", explica Lautner, "así que acaba trabajando con ellos para pagar sus deudas... pero no tardaremos en descubrir que termina metiéndose en problemas más graves y situaciones más peligrosas que antes de verse involucrado con ellos. También descubrimos que Cam tiene antecedentes delictivos y, además, una figura paterna con un pasado similar. Pero Cam quiere evitar acabar como él. Cuando lo conocemos, va por buen camino pero, una vez más, inevitablemente, no tarda en encontrarse en una situación vulnerable y comprometida, debiendo aún dinero, conociendo a la clase de gente que no le conviene conocer y, nuevamente, con problemas".

Las escenas de acción resultaron intensas y muy emocionantes para Lautner. "La primera vez que me reuní con Daniel me dijo: ‘Quiero que hagas tantas escenas arriesgadas como puedas. Quiero que esta película resulte lo más real posible. No quiero efectos especiales. No quiero suspenderte de cables. Quiero que lo hagas tú. Quiero que todos lo hagan de verdad, porque los espectadores sin duda notan la diferencia. El público no es tonto y, cuando es real, les permite conectar mucho más con la historia de la película’. Y eso viene a ser lo que hice. De hecho, hubo algunas cosas que me sorprendió que me permitieran hacer. ¡Por suerte, sigo aquí!", bromea Lautner, y agrega: "Además, hemos incluido en nuestra película a gente del mundo real del parkour. Así que teníamos a actores excelentes y a gente ‘real’; dos de los miembros del reparto principal, Luciano Acuna, Jr. y Josh Yadon, debutan como actores en TRACERS. Consiguieron sus papeles por su destreza en parkour, y ambos han hecho además un trabajo estupendo en la faceta interpretativa. Esa combinación hace que la película resulte increíblemente realista".

Lautner se deshace en elogios hacia sus compañeros de reparto. "Contamos con un elenco tremendo en esta película. Todos han hecho un trabajo asombroso. Tenemos a Marie Avgeropoulos en el papel de Nikki, un personaje crucial para nuestra historia. A través de ella Cam conoce el mundo del parkour y a su familia sustituta. No sólo es preciosa, sino que realizó un trabajo magnífico, dejó a todo el mundo impresionado. Hemos tenido una gran suerte de haber podido contar con ella. Y Adam Rayner es la bomba. Es británico y siempre aportaba su sentido del humor británico al rodaje. Nos encantaba estar con él pero, llegado el momento de filmar, hizo un trabajo magnífico interpretando a un malo/bueno alucinante", afirma Lautner. "Miller es un personaje muy interesante porque, al principio de la película, no sabemos exactamente de qué pie cojea. Tiene el don de ser capaz de resultar un tipo sumamente simpático al que al mismo tiempo puedes odiar. Puede pasar fácilmente de un registro a otro y resulta impresionante".

"Y luego tenemos a Rafi Gavron en el papel clave del hermano de Nikki, Dylan. Tiene una relación muy concreta con Cam que se desarrolla y evoluciona a lo largo de la película. Y, por último, pero no por ello menos importantes, están Luciano Acuna, Jr. como Tate y Josh Yadon como Jax. Son nuestros dos hombres que son atletas asombrosos, practicantes de parkour primero y luego actores. Los dos han clavado su interpretaciones y hacen todas sus propias escenas de acción, porque nadie podría hacerlas mejor".

En cuanto al director Daniel Benmayor, Lautner no tiene más que las mayores alabanzas para él. "Todo el mundo lo adora. Es un gran tipo, que aporta mucha cordialidad al rodaje. Consigue que todos se sientan increíblemente cómodos. Lo tiene todo completamente controlado, sabe exactamente lo que quiere y tiene una mente asombrosa que lo ve todo. A eso hay que añadir que es un gran narrador. Me encantó trabajar con él, y sé que el resto del reparto y del equipo opina igual. Daniel ha hecho un trabajo alucinante y me siento muy agradecido por haber tenido la oportunidad de trabajar con él".

El director Daniel Benmayor no podría haberse sentido más entusiasmado cuando le pidieron que dirigiera TRACERS. Era un proyecto lleno de elementos que lo hacían muy tentador. "Básicamente, el principal atractivo de TRACERS era la oportunidad de rodar en exteriores de Nueva York, contar con Taylor Lautner como estrella de la película e involucrado en el concepto (parkour) del filme – que es básicamente un grupo especial de personas que hacen cosas especiales en su trabajo como mensajeros y que utilizan los tejados para desplazarse por la ciudad, por lo que están fuera del alcance de la gente que se encuentra a ras de suelo. Eso me resultaba muy atractivo, y la forma que tiene de presentar la acción dentro del concepto de la película, esa mezcla de parkour por los tejados con los propios mensajeros, era muy interesante".

Benmayor era plenamente consciente de que las películas de acción giran básicamente en torno a los personajes. "Si no hay emoción, si no hay sentimiento en la mirada de los personajes, la acción es inútil. Para mí, el mejor enfoque es mezclar la emoción con la acción". Benmayor no pudo quedar más impresionado con Taylor Lautner. "Ha ofrecido una gran interpretación y los espectadores quedarán emocionados con la evolución de su capacidad como actor y la profundidad de su personaje. Además, no me cansaré de repetirlo, tuvimos mucha suerte, porque es el mejor atleta que cabe imaginar. Lo hacía mejor que los especialistas. Y encima es visualmente más hermoso que su propio especialista, lo que era una gran ventaja para nosotros", agrega Benmayor. "La película es un triángulo amoroso mezclado con el elemento del parkour, porque utilizan esta disciplina como herramienta para su negocio, pero tampoco diría que es una película que gire en torno al parkour, sino más bien que es una historia de amor con excelentes secuencias de acción que utilizan el parkour, lo que en esencia lo convierte en un recurso más".

Benmayor tiene un punto de vista interesante sobre la relación entre los tres personajes principales de TRACERS. "Es una película sobre gente que ha perdido la unidad familiar de sus vidas y están intentando reorganizarse y encontrar algo a lo que aferrarse. Cam y Nikki se han criado sin padres y eso los convierte más o menos en hijos de las calles. Y en ese aspecto son similares. Sus dos mundos chocan y en última instancia intentan recomponer sus vidas. Y con Miller, por otro lado, porque creo que cuanto mejor sea el antagonista en lo referente al aspecto humano mejor funciona, creamos un personaje que no era el estereotipo de villano, así que siente emociones, se preocupa por otras personas y creo que ese era un buen enfoque para su personaje. No es algo que se vea muy a menudo".

Benmayor está encantado con el aspecto general del filme y la sensación que transmite. "El estilo y la imagen de la película es algo por lo que nos hemos esforzado desde el mismo momento en que se concibió el guión, con la idea de que resultara muy espontáneo, visceral, crudo, natural. Y Nueva York es un lugar increíble, con entornos y texturas estupendas… francamente, es como un personaje más de la película".

Benmayor sabe que los espectadores se van a quedar anonadados con la emoción y la verosimilitud de TRACERS. "Pueden esperar encontrarse algo que parezca real, factible, con lo que se puedan identificar, porque no contamos con efectos especiales superelaborados. Así que, por extraordinario que sea el trabajo de los especialistas – y es extraordinario – parece cercano, creíble, realista, a un nivel al que los espectadores pueden acceder realmente, y no parece falso para el público, tanto en el aspecto emocional como en el de la acción. Y una vez más he de hacer hincapié en que Taylor hizo un gran trabajo, tanto en lo referente al desarrollo del personaje, el arco argumental que vive su protagonista, la trama, sus emociones, como en lo referente a verlo hacer las escenas reales, que son algo asombroso".

Marie Avgeropoulos interpreta a Nikki, la chica que atrae a Cam a su mundo y se convierte en su interés romántico. "El atractivo de TRACERS era formar parte de una trepidante película de acción que no tiene un segundo de descanso. Aún no había tenido el placer de trabajar en un proyecto así e interpretar a un personaje como Nikki, que es una chica un poco marimacho, que no baja la guardia y es como uno más de los chicos, dura por fuera pero muy vulnerable por dentro para aquellos que tienen la suerte de llegar a ver esa faceta suya".

También descubrimos cómo se convirtió Nikki en parte de este extraño mundo y de esa pandilla de huérfanos dirigida por Miller (Adam Rayner). "Nikki tuvo una infancia muy dura, su hermano Dylan (Rafi Gavron) y ella no tenían realmente adónde ir, hasta que Miller los recogió". Por si las cosas no fueran ya suficientemente complicadas, también está el hecho de que Nikki es la novia de Miller, mientras la atracción entre Cam y ella va en aumento. "Nikki se acuesta con Miller porque de algún modo él los libró del problema de la policía y los ha mantenido a Dylan y a ella fuera de las calles, pese al hecho de estar haciendo muchas cosas ilegales... y es su capacidad física y su habilidad con el parkour – puede dejar atrás prácticamente a cualquier policía y básicamente cumplir con su trabajo – lo que la hacen inestimable para la banda". Nikki está atrapada; Dylan está atrapado… pero ella está en deuda con Miller.

"Al ser la única chica en un mundo de hombres, Nikki tiende a seguir la corriente sin decir nada", admite Avgeropoulos. "Pero creo que cuando empieza a sentirse atraída por Cam, eso hace que se abra de verdad y que se sienta guapa y querida por una vez en su vida, entonces es cuando afloran sus dotes de mando, porque está harta de llevar esa vida atrapada bajo el férreo dominio de Miller".

Avgeropoulos aporta: "Uno de los mejores recuerdos que voy a guardar de esta película es la preparación y el entrenamiento con los chicos; aprender a hacer parkour y tratar de seguirles el ritmo con sus increíbles habilidades. Taylor es un atleta de talento innato y extraordinariamente capaz. Lo gracioso es que me lesioné el tobillo a mitad de rodaje, lo que fue un gran obstáculo que tuve que superar tanto física como mentalmente. Y no me pasó mientras trabajaba. Estaba haciendo mis ejercicios de Jane Fonda para mantener un trasero firme y me lo torcí. ¡Mira tú por dónde! Todo el día haciendo esas acrobacias tan difíciles y me pasa esto. Pero hay que saber aguantarse y seguir adelante".

A Avgeropoulos le encantó colaborar con sus compañeros de reparto. "Trabajar con Rafi Gavron y Adam Rayner ha sido genial. Siempre me quedo alucinada con esos acentos británicos suyos que desaparecen mágicamente. Y a mí mientras ya me cuesta suficiente librarme de mi acento canadiense. ¡No es justo! Estos chicos tienen una gran capacidad atlética y admiro el hecho de que estén dispuestos a intentarlo todo al menos una vez. Y Luciano Acuna, Jr. y Josh Yadon son auténticos. Su parkour viene primero, y este es su primer trabajo importante como actores, por lo que los aplaudo, ya que es un salto importante. Pienso: ‘Vaya, me alegro por vosotros, chicos’. Son atletas de primera y es asombroso verlos en acción, sin cables, ni nada, dando el todo por el todo, yendo a tope. Es alucinante. Son geniales".

"¿Y por dónde empezar con Taylor? Trabajar con Taylor ha sido fantástico. Lo que me más me gusta de él es que lo que ves es lo que hay. No podría ser más sencillo y real. No sabía que fuera cinturón negro prácticamente desde que nació. Es como un arma cargada. Es un tipo increíble. Puede correr y dar una voltereta hacia atrás contra la pared 20 veces, recitar el alfabeto al revés en otro idioma en dos segundos o algo así. Es algo asombroso de ver. Además", agrega Avgeropoulos, "es facilísimo tener química con él, que creo que fue por lo que conseguí el papel. Ha sido alucinante. Y, en mi opinión, va a ser la próxima gran estrella del cine de acción".

Y es el peligroso romance entre Cam y Nikki lo que acaba por salvarla en última instancia. "Tiene literalmente un encontronazo con Cam que lo derriba de su bici", explica Avgeropoulos. "Había desconectado por completo su lado femenino y sexual porque tiene una relación con Miller que no es real, así que en un primer momento se resiste a los intentos de acercamiento de Cam, porque nunca ha tenido esa experiencia de tener a alguien realmente interesado por ella en ese aspecto. Pero eso cambia rápidamente, porque encuentra difícil resistirse a Cam, hasta que se da cuenta de que su corazón le pertenece ahora a él. Naturalmente, es divertido ver caer esas barreras que ella misma ha levantado y poder conocer a Nikki cuando está con Cam, porque tienen una química asombrosa. Ahora lo que necesita es descubrir cómo salir de ese peligroso mundo de la banda de parkour dominada por Miller, y hacerlo sin defraudar a su hermano".

En cuanto al director Daniel Benmayor, Avgeropoulos considera que "es alucinante. Me encanta cómo dirige. Es muy visual. Sus planos son preciosos. Y su estilo de rodaje es asombroso, consigue reflejar el mundo del parkour, junto con la esencia de las calles de Nueva York y los amplios tejados de esta increíble ciudad. Y la forma en que está todo como viniéndose abajo a nuestro alrededor se puede apreciar realmente gracias a cómo se mueve la cámara y cómo se encuadra todo para los espectadores".

Los fans acérrimos de la acción no se sentirán sin duda decepcionados con TRACERS. "Los coordinadores de especialistas Gary Powell y Lee Morrison", explica Avgeropoulos, "cumplen rotundamente y ofrecen altas dosis de adrenalina. Han trabajado en las entregas más recientes de Bond e incluso en las películas de Bourne. Así que se van a poder ver unas secuencias de acción increíbles, a las que hay que añadir una trama que gira en torno a los personajes e interpretaciones estelares por parte del elenco. Creo que esta película va a ser algo realmente especial, que dejará a los espectadores satisfechos en muchos aspectos".

Adam Rayner, procedente del Reino Unido, fue muy pragmático a la hora de aceptar el papel de TRACERS. "Era una película de cierta escala, lo que era bueno para mí, ya que mis trabajos anteriores eran fundamentalmente para televisión. Además, era un personaje muy sólido, una especie de líder macho alfa, la clase de tipo que a todos nos gustaría ser, pero no lo somos. Y también era un guión muy bueno para el género de acción/thriller. La historia se desarrolla de forma muy satisfactoria. Es muy animada y, en conjunto, un buen título".

Miller es un personaje muy interesante. "Es el jefe de una pandilla de practicantes de parkour, la pandilla de la que forman parte Cam y Nikki, que se dedican a algo más. Ha logrado organizarlos para llevar a cabo actividades delictivas. Cam se ve metido en ese turbio mundo, cada vez más profundamente, hasta que se descubre la verdad sobre mi personaje", explica Rayner. "Resulta que en realidad es un agente de la DEA llamado ‘James Hatcher’ que ha estado jugando a dos bandas. Así que, como delincuente, ha estado utilizando sus contactos e información de la DEA para mantenerse al tanto de lo que sucede y, luego obviamente aprovecha eso para infiltrarse y hacerse con lo que le interesa antes de volver a trabajar como agente de la DEA, así que lleva una doble vida que le permite progresar más en ambas facetas. ¡No me parece bien que consiga salirse con la suya y tenerlo todo! Al final, Cam se enfrenta a Miller, se queda con la chica y consigue hacer que lo detengan".

Todo el mundo sabe que en TRACERS es fundamental estar en buena forma física, y Rayner está tan en forma como cualquier otro miembro del reparto. Pero, pese a su aspecto de preparación física, se siente orgulloso de afirmar: "Soy bien conocido en este negocio por no hacer ninguna de mis escenas arriesgadas", bromea Rayner. "Intento hacer todo lo posible pero, sobre todo cuando te encuentras metido en un mundo que exige semejante nivel de pericia como en esta película, hay un límite a lo que puedes hacer. He hecho un par de saltos bastante grandes y alguna cosa suspendido de cables pero, en todo lo verdaderamente referente al parkour, entraba en acción mi fabuloso doble, Arthur, que tiene toda la habilidad necesaria para ello. ¡Sería como parecer un tenista profesional en una semana! Estos tipos llevan años y años practicando, así que, pese a mi capacidad atlética innata, no puedo hacer todas mis escenas arriesgadas". Nota para el lector: En el último día de rodaje de Rayner, mientras filmaba la última escena del día, tuvo un pequeño accidente y se lesionó el tobillo. ¡Ay! ¡Ahora sabemos por qué no hace sus propias escenas peligrosas!

Rayner estaba encantado con sus compañeros de reparto. "Taylor Lautner fue una revelación, la verdad. Es un verdadero placer trabajar con él; es un perfecto caballero e increíblemente maduro y centrado. Sólo tiene 21 años, la verdad, y ha conseguido desde muy joven mucha fama y todo lo que la acompaña, y lo lleva con una elegancia increíble. Es un ser humano maravilloso y da gusto trabajar con él, no va de divo ni nada por el estilo en el rodaje. Siento un sumo respeto y alta estima por él. Marie Avgeropoulos", agrega Rayner, "es preciosa, con mucho talento, encantadora y divertida; algo característico de muchas mujeres canadienses. ¡Es genial! Y Rafi Gavron, que interpreta al hermano de Marie en la película, es también uno de nuestros expertos de parkour, una fuerza de la naturaleza; es impredecible, peligroso y todo lo que ello conlleva. Así que aporta esa fantástica energía al rodaje. Tiene 24 años y va a ser una gran estrella de cine. Así que", concluye Rayner, "me encuentro rodeado de jóvenes talentos. ¡
Resulta bastante deprimente, la verdad, pero son unos chicos estupendos!"
.

Y por último, pero no por ello menos importantes, se encuentran Josh Yadon y Luciano Acuna, Jr. "Josh y Luciano forman el resto de la banda. Son actores estupendos, y eso que este es su primer trabajo como intérpretes, y encima son la bomba en lo referente al parkour, así que contar con ellos ha sido fantástico, porque son de lo mejor que hay en el mundo del parkour, así que aportar sus habilidades a la película ha sido muy importante para conseguir que pareciera que estamos haciendo todo esto de verdad", afirma Rayner.

En cuanto al director, Daniel Benmayor, Rayner no tiene más que alabanzas para él. "Fue un placer trabajar con Daniel. Tiene un talento enorme, un instinto maravilloso para lo que quiere conseguir y un tremendo estilo visual, dinámico y lleno de energía. Así que no va a haber un solo plano aburrido en este filme, porque tiene un gran ojo para hacer que cada plano resulte visualmente atractivo. Y también es muy bueno con los personajes, lo que sin duda me ayudó a encontrar algo mucho más interesante en ‘Miller’ de lo que yo aportaba en un primer momento", concluye Rayner.

Rayner tiene muchas esperanzas en TRACERS. "Es un thriller de acción trepidante, adulto y vertiginoso, con muy buenos personajes, bien desarrollados y una trama relativamente sencilla pero emocionante. Creo que la mayoría de las mejores películas tienen esas premisas relativamente sencillas con elementos interesantes. No sólo va a gustar a las maravillosas hordas de fans adolescentes de Taylor, a las que adoramos, sino que creo que los adultos podrían disfrutarla igualmente, porque la historia es estupenda y está rodada de una forma muy atractiva y emocionante. Sé que tendrá elementos de sofisticación que quizá la gente no espere y los encontrará originales y atrayentes".

Rafi Gavron interpreta a Dylan, hermano de Nikki. "Es estupendo encontrarse un papel en un guión que está maravillosamente escrito y, encima, que exija verdadera capacidad física", comenta Gavron sobre el atractivo de TRACERS y del papel que interpreta en el filme. "Practico parkour y es realmente una forma importante de descargar energía, así que aunar eso con la interpretación me permitió poder darme un agradable respiro del tema emocional, y poder dar saltos y expresarte de esa manera es muy importante. Cuando tenía unos diez años empecé a practicar patinaje en línea y a hacer volteretas en rampas. Mi padre me dijo: ‘Te vas a partir el cuello. Necesitas adquirir algo de capacidad espacial’. Así que empecé a tomar clases de cama elástica", prosigue Gavron. "Después de unos años practicando, vi a tipos que daban volteretas en el suelo y también quería ser capaz de hacer eso. Me encantaba poder impresionar a las chicas dando una voltereta hacia atrás contra un árbol o lo que fuera. Así que empecé a hacerlas.
Y luego, a los 16 años, hice mi primera película, ‘Breaking and Entering’, en la que interpretaba a un ladrón que utilizaba el parkour"
. Huelga decir que Gavron hizo tantas de sus propias escenas arriesgadas como le fue posible y como los coordinadores de especialistas le permitieron hacer.

"Dylan es un chico de la calle y, en muchos aspectos, un hijo de las calles", explica Gavron, agregando, "y no tenía familia, así que encontré mi familia con Miller y su banda de ladrones. Y me convertí en su mano derecha, la persona a la que siempre recurre. Así que esa es la única familia que mi hermana Nikki y yo hemos tenido nunca, donde realmente encajábamos. Por eso todos aceptan con tanta facilidad a Cam, porque no tenía familia propia y todos queríamos que pudiera tener lo que teníamos nosotros. Y parte de lo que no tienen más remedio que hacer todos ellos es cometer esos actos delictivos para conseguir dinero, en lugar de estudiar o conseguir trabajo. El mundo del parkour les abre las posibilidades y les da la capacidad de expresarse de ese modo y utilizar la ciudad como patio de recreo, lo que te da una sensación increíble de libertad física, cuando corres por los tejados y esas cosas. Y eso, por supuesto, te convierte en un mono increíblemente ágil que te permite ser un ladrón, casi como un escalador, y ser casi imparable. Así que Cam se mete sólo para hacer parkour, pero acaba convertido en un ladrón fantástico".

Gavron se deshace en elogios hacia todos y cada uno de sus compañeros de reparto. "Taylor no sólo sabe actuar sino que hizo sus propias escenas arriesgadas, y además es una especie de fenómeno mundial. Marie Avgeropoulos es preciosa y está llena de talento; Adam Rayner es un actor fantástico de gran presencia, y yo, junto con Luciano Acuna, Jr., que interpreta a Tate, y Josh Yadon, que interpreta a Jax – a los que nos referíamos como ‘grupo central’ – que son practicantes de parkour, y este es su primer trabajo como actores; esta mezcla dentro de la banda nos da una fuerte sensación de realismo y verosimilitud. Así que esta combinación de interpretación, presencia estelar y la capacidad de hacer acrobacias increíbles – que Luciano y Josh hacen claramente – es lo que va a hacer esta película verdaderamente asombrosa".

Para Gavron, fue un placer trabajar con el director Daniel Benmayor. "Me fijo en él y sabe mantener un equilibrio asombroso entre saber exactamente lo que quiere pero a la vez permitirnos hacer lo que queremos, jugar con el guión, jugar con los diálogos. Es muy claro con respecto a lo que busca, pero también está dispuesto a dejar a un lado su ego y colaborar por completo, mientras acabemos llegando al lugar que le interesa. Creo que va a quedar una película estupenda", afirma Gavron. "Los espectadores pueden esperar giros y vueltas increíbles, algunas acrobacias asombrosas, golpes increíblemente emocionantes y, bajo todo eso, la capacidad para conectar con todos estos personajes y sus problemas reales en forma de cinta de acción maravillosa", concluye Gavron.

Luciano Acuna, Jr., como Tate, y Josh Yadon, como Jax, completan la banda central de Miller, compuesta por Cam, Nikki y Dylan, Tate y Jax. Tanto Acuna, Jr., como Yadon coinciden en señalar que "TRACERS era justo de nuestro tipo. Es algo que hacemos todo el tiempo. Para nosotros es un movimiento que implica una forma de vivir. A nosotros nos viene de forma natural y nos alegra haber podido formar parte de ello. Es un honor, la verdad, estar en una película de parkour, sobre todo porque practicamos esto todo el tiempo, así que es alucinante tener un papel principal en una película que va a contar con todos estos elementos como base". Yadon comenta: "Llevo cuatro años y medio haciendo parkour, pero esta es la primera vez que tengo que actuar". Acuna, Jr. observa: "Llevo unos seis años haciendo parkour. No empecé actuando. Empecé haciendo acrobacias y cosas así, y poquito a poco fui cogiendo experiencia para actuar. Esta es la primera vez que tengo un papel principal en una película importante".

Acuna, Jr. explica: "Me veo como el guaperas del grupo, el músculo. Mantengo más o menos el grupo unido". Por su parte, Yadon ve su personaje como "algo así como el graciosillo del grupo, no muy listo, pero muy, muy hábil. El grupo no me presta mucha atención. Estoy como fuera del centro de atención, en algún otro lugar, incluso en momentos en los que sería importante que me prestaran atención".

Miller recoge tanto a Tate como a Jax por su habilidad para dar pequeños golpes. La especialidad de Jax eran los hurtos en tiendas y el vandalismo. Tate estaba enredado con la mafia china. Miller los salvó, se ocupa de ellos y los utiliza para sus propios fines. Le deben mucho por eso.

¿Se ven los chicos como delincuentes o se ven más bien como cometiendo delitos porque están en deuda con Miller? Tal vez Miller los obligue a alcanzar cotas más altas con sus habilidades. No les interesa hacer daño a nadie. Sólo dan esos golpes para sacar dinero, ganarse la vida. "Robamos lugares para ganarnos la vida porque es lo único que sabemos hacer y es lo que intentamos hacer para corresponder a Miller por ayudarnos al hacerse cargo de nosotros", explica Yadon.

Cualquiera pensaría que Acuna, Jr. y Yadon harían cualquier cosa que los especialistas les pidieran. ¡Pues no es así! Yadon explica: "A veces, la gente que está al mando no tiene por qué saber exactamente la habilidad que exige un determinado movimiento o salto, o exactamente lo que haría falta para realizar cierta maniobra con seguridad. Seguramente han visto vídeos en ‘YouTube’ de gente saltando de lugares muy altos y piensen: ‘Oh, eso es lo que hacen a diario. Oh, eso es normal para ellos’. Y eso no es necesariamente cierto. Sí, somos capaces de hacerlo, pero sólo somos humanos. No saltamos necesariamente de diez metros de altura y caemos perfectamente rodando. Sí, es algo que se ha hecho antes, pero es algo que no te conviene necesariamente practicarlo a diario, ni siquiera con cierta frecuencia, porque tu cuerpo sólo puede aguantar hasta cierto punto".

Acuna, Jr. Agrega: "Es una de esas cosas que tienes presentes: ‘Sí, sé que puedo hacerlo, pero optaría por saltar desde menos altura, para causar menos impacto y desgastar menos mi cuerpo, y así poder aguantar más tiempo en activo en el negocio".

Ambos jóvenes concuerdan en que "nuestros coordinadores de especialistas tenían una muy buena idea de lo que era realista y causaría un gran impacto visual, al mismo tiempo que resultaba seguro para nuestra gente. Preguntaban lo que resultaría realista y les decíamos exactamente lo que podíamos hacer con seguridad y también hasta dónde se podía llegar. Gary y Lee no podrían haberse mostrado más respetuosos en ese aspecto, porque sabían que nos esforzaríamos al máximo por ellos".

Acuna, Jr. y Yadon reconocen ambos que, "cuando Cam se une a la banda, las cosas empiezan a cambiar. Tiene auténticas dotes de mando. Tomó las riendas y se convirtió en el macho alfa cuando nos encontrábamos en una situación casi desastrosa. Y a partir de ese momento es como: ‘es el amo’".

Ambos jóvenes tienen todo tipo de comentarios elogiosos hacia nuestras tres estrellas. "Taylor es muy hábil y aprende rapidísimo", asegura Yadon. "Siempre que intentábamos ensayar una acrobacia distinta o un movimiento diferente, se lo enseñábamos una vez, se lo explicábamos más o menos y normalmente lo conseguía hacer al primer o segundo intento. La mayor parte de las veces quedaba muy pulido. Es muy hábil, y mucho de eso viene de su experiencia con muchas actividades físicas", agrega Yadon.

Acuna, Jr. quedó "muy impresionado con Marie desde el principio. Cuando tuvimos nuestro primer ensayo, me sorprendió cómo hacía esos saltos con carrera y los diferentes tipos de saltos porque – y no es nada contra las mujeres – les cuesta un poco más ser explosivas y realizar ciertos movimientos. Pero los tenía prácticamente dominados, y en suelo de madera, lo que era impresionante".

Yadon comenta que "se suponía que Dylan era uno de los mejores del grupo. Es una de las razones por las que lo acogió Miller. Rafi lo hacía bastante bien. Daba excelentes zancadas y volteretas, y también algunas caídas desde gran altura. Nos quedamos igualmente sorprendidos con su habilidad".

El director Daniel Benmayor fue una verdadera bendición para Acuna, Jr. y Yadon. "Fue maravilloso, y trabajar con él fue alucinante. Es un tipo guay", concuerdan los jóvenes. Yadon recuerda: "Daniel me ayudó un montón. Me apoyó mucho y no me presionó nada, pero hizo lo que tenía que hacer para conseguir sacarme la mejor interpretación posible, dado que esta es la primera vez que actúo de verdad y es un papel importante". Acuna, Jr. agrega: "Fue estupendo para ayudarnos a meternos en nuestro personaje y asegurarse de que estuviéramos cómodos haciéndolo nuestro, y nos dio consejos para hacer más fácil la interpretación".

Benmayor ayudó a cada uno de estos jóvenes actores a dar forma a sus personajes con pequeñas sugerencias aquí y allá que marcaron la diferencia para ambos. Los dos se muestran de acuerdo en que no lo habrían conseguido por sí mismos. Por supuesto, al preguntarles por sus escenas favoritas, sin dudarlo, fueron las escenas de parkour; la acción por tejados, barcos, calles y atracos. Para Yadon, aparte de lo ya mencionado, "mi escena favorita seguramente sea la del club clandestino, porque me obligó a hacer cosas a las que no estoy acostumbrado, como hacer el robot y bailar con dos chicas... y yo no bailo, así que hice unos cuantos pasos, unas volteretas y esas cosas con las que me siento más cómodo. Seguro que esas escena va a ser desternillante". Acuna, Jr. se muestra de acuerdo sobre la escena del club. "Fue mi escena favorita, porque estábamos todos allí, demostrando cómo éramos parecidos, cómo congeniamos entre nosotros y pasamos el rato tranquilamente en el club".

Tanto Acuna, Jr. como Yadon saben que el filme estará sin duda cargado de acción. Saben que las escenas arriesgadas quedarán muy bien y muy realistas. Los espectadores se lo van a pasar bomba.


Acerca de las escenas arriesgadas
Normalmente, los especialistas son los héroes anónimos del cine. Sabes que están ahí porque no te puedes creer lo que ves. Pero se supone que deben permitir que te metas en la acción sin notar la diferencia y conseguir que te creas que James Bond o Jason Bourne son esos temerarios que vuelan por los aires, corren por tejados, descienden esquiando por laderas imposibles e infranqueables, etc., etc. Pero en TRACERS nuestro coordinador de especialistas y director de la segunda unidad Gary Powell, así como nuestro ayudante de coordinador de especialistas Lee Morrison fueron las personas que se merecieron los mayores elogios y los auténticos y verdaderos héroes olvidados del filme.

"Estamos aquí, en Nueva York, donde nos hemos metido en un deporte muy popular llamado parkour", explica el coordinador de especialistas Gary Powell, "que ahora practican chavales de todo el mundo porque la verdad es que es muy barato y a la vez es un ejercicio excelente en el que todo es natural, por lo que prácticamente cualquiera puede hacerlo. Así que, para TRACERS, tomamos ese concepto para nuestro protagonista principal, Cam, interpretado con gran pericia por Taylor Lautner, un mensajero en bici que recorre Nueva York con facilidad y velocidad. Conoce a un grupo de chicos que utilizan el parkour como forma de moverse por la ciudad sin que los vean las autoridades... y adopta su modus operandi y se convierte rápidamente en parte de su banda".

"Cuando empiezo a trabajar en una nueva película, sobre todo con un actor o actriz a los que no conozco, siempre intento hacerles una evaluación física cuanto antes para determinar cuánto tiempo de preparación voy a necesitar con ellos", explica Powell. "Así que, muy al principio, en Los Ángeles, reservamos una hora en Tempest Free-Running y organizamos una sesión. Aparecí con Taylor y le presenté a la gente de allí, seguramente no llevaba más de diez minutos cuando me acerqué a Taylor y le dije: ‘Bueno, creo que me voy a ir, porque estoy encantado con lo que veo’, y me fui, porque Taylor era increíblemente sensacional. Su energía y su capacidad atlética son asombrosas. Supe que este trabajo iba a ser mucho más sencillo, porque siempre te encuentras con directores y actores que dice que quieren hacer todas sus ‘cosas’, pero en el caso de Taylor sabía que era físicamente más que capaz de hacerlo y no me preocupaba lo más mínimo. Está sobradamente capacitado para todo", afirma Powell. "Lo cierto es que la única razón por la que no hizo el 100% de todas y cada una de sus escenas, sino más bien el 95%, fue por cuestión del seguro y por prudencia, y no tuvo absolutamente nada que ver con su falta de capacidad".

"Teníamos a un especialista fantástico para Taylor, pero lo tuvo muy fácil en esta película. Lo que hace es preparar muchos de los movimientos para Taylor y nos aseguramos de que sea lo más seguro posible. Entonces llega Taylor, y normalmente hay que coreografiar lo que quieres que haga el actor, para hacerlo un poco más fácil. Pero con Taylor NO fue el caso. No había que contenerse. Podíamos ir a toda velocidad y al 100% y sabíamos que sería sobradamente capaz de hacerlo, lo que fue estupendo", recuerda Powell.

La historia de TRACERS se ambienta fundamentalmente en los tejados de Nueva York. "Pasamos mucho tiempo buscando esos tejados", aporta Powell, "lo que hace que quede tan bien es que el parkour se hace de verdad, sin trampas. Si estamos a gran altura, estamos a gran altura; si saltamos una gran distancia, saltamos una gran distancia. No está retocado por ordenador. Teníamos una escena en la que había una pared de más de cinco metros de altura. Taylor corrió hacia ella, se impulsó con un tablón y escaló corriendo la pared. Fue impresionante. Y son cosas así las que van a marcar la diferencia cuando la gente vea la película". También hubo mucha suerte con el resto del reparto. "Rafi Gavron ya había hecho antes otra película en la que tenía que usar parkour, así que tenía mucha experiencia", explica Powell. "Marie era nueva en esto, así que necesitó más preparación. Pero Marie es muy atlética y lo pilló muy bien, lo que nos permitió hacer algunas cosas de verdad con ella. Y luego teníamos a Luciano y a Josh, que son auténticos practicantes de parkour con papeles principales en la película. Son fantásticos en lo que hacen, lo que me facilita el trabajo, porque nos permitió poner rostros reales ante la cámara".

Para Powell, si es fácil, no tiene gracia. "Siempre me ha gustado el reto de alguien que me diga que algo es imposible y demostrarles que se equivocan. Atravesar Manhattan por los tejados ya es un reto en sí mismo, y estuvo bien poder hilar esas escenas. El barco abandonado, el patio de juegos de nuestro filme, con peligro para los tobillos por todas partes, fue otro de esos sets del tipo ‘demuéstrame qué puedes hacer con esto’. No es fácil filmar en un barco y cuesta mucho trabajo. Y se nos ocurrieron algunas cosas alucinantes pese a los obstáculos. Eso sí que es divertido y gratificante".

Powell se muestra encantado por su colaboración con el director Daniel Benmayor. "Siempre quieres ser capaz de leerles la mente", comenta Powell, "para saber lo que piensan, porque eso te ayuda a hacer lo que tienes que hacer. Los sigues y hablas mucho con ellos para entender qué es lo que quieren. Eché un vistazo a los trabajos anteriores de Daniel y seguro que él hizo lo mismo conmigo. Pero cuando llegábamos a una escena de acción concreta, hablábamos entre nosotros e intercambiábamos ideas, porque quieres entender qué es lo que busca y quieres conseguírselo. Para mí, Daniel se mostró muy receptivo a las ideas que se me ocurrieron. Así que, como colaboración, marchó muy bien", concluye Powell, "y tiene una buena visión, en la que muchos de los planos son más o menos largos, en lugar de cortar, cortar, cortar. Me gusta la idea de filmar y montar así, porque te acabas aburriendo un poco con eso de los montajes rápidos llenos de cortes. Hizo algunos planos largos con travelling, como uno de Taylor corriendo por unas obras, subiendo por un camión, atravesando un tejado, hasta otro tejado, cruzando una puerta trasera, recorriendo unos pasillos, bajando por unas escaleras y hasta un gran vestíbulo. Los clímax iban todos en secuencia. Normalmente, los habrían cortado en múltiples planos, pero Daniel es lo bastante valiente para dejarle intentarlo, porque mucha gente no se atrevería. Así que es una de esas películas en las que intentamos muchas cosas y, si sale bien, es porque probamos muchas cosas alucinantes que no se habían visto nunca".

Lee Morrison es la otra parte fundamental del equipo de especialistas. "Lee lleva con nosotros desde 2006", comenta Powell. "Trabajé con él por primera vez en ‘Casino Royale’. Tiene experiencia como especialista en bici y ese tipo de cosas se le dan estupendamente. Me gusta cómo trabaja y es mi mano derecha dondequiera que vayamos. Tiene ideas excelentes y entiende lo que quiero. Así que, cuando vamos a sitios nuevos y utilizamos a gente nueva, si no estoy allí, puede hacerles entender lo que quiero ver y cómo quiero verlo, lo que me facilita mucho el trabajo".


Acerca del mundo del Parkour
El parkour se ha hecho muy popular en ciertas zonas urbanas de Estados Unidos. El prestigioso diario New York Times publicó un artículo en agosto, en su sección de deportes: "Parkour, un pasatiempo nacido en las calles, se traslada a los interiores y a las zonas residenciales". La popularidad del parkour se ha disparado en la era de YouTube. Según señala el artículo: "Son patinadores sin monopatín, acróbatas urbanos que escalan paredes, saltan por encima de buzones o de un edificio a otro, en acrobacias que podrían hacer que ‘Spider-Man’ se lo pensara dos veces". El artículo continúa señalando que, "los practicantes de parkour, un pasatiempo atrevido nacido en las calles, han visto desde hace tiempo los espacios públicos como su propio patio de juegos, y el parkour como el juego definitivo de los rebeldes; sin reglas, ni ligas, ni equipamiento, ni ganadores. Empezó en Francia y se ha extendido por todo el mundo: Gaza, Tokio, Roma y Miami son lugares donde se ha arraigado el parkour. ‘Te sientes libre y muy feliz. Sólo tienes que mantenerte cerca del hormigón", explica Vanya Prokopovich, un técnico de laboratorio de 20 años de Ann Arbor, Michigan, al ensalzar el parkour.

Y este es el mundo en el que se ambienta TRACERS, y el mundo en que se ve metido Cam a través de Nikki y su pandilla de niños rotos y perdidos, y Miller, su perverso cabecilla.

Parkour es una disciplina física de origen francés, derivada del término "parcours du combattant", un tipo de entrenamiento militar en circuito de obstáculos. En esencia, parkour es el arte del desplazamiento rápido y eficiente, mediante técnicas como volteretas, saltos y escalada. Sin embargo, a medida que se ha ido desarrollando la disciplina, el parkour se ha visto vinculado a muchos aspectos del desplazamiento y la mayoría de sus practicantes considera que simplemente se refiere al desplazamiento por un entorno. Independientemente de la definición empleada, sus practicantes (conocidos como traceurs para los hombres y traceuses para las mujeres) se esfuerzan por expresarse mediante la creatividad, fluidez y belleza física de su movimiento.

En la última década, el parkour ha experimentado un gran auge a nivel mundial y se han formado comunidades en todos los rincones del planeta. Desde clases específicas de parkour e instalaciones deportivas a su difusión en cine y televisión, la disciplina ha captado la atención de los espectadores de todo el mundo. Pese a su habitual representación como una actividad extrema y peligrosa, la disciplina pone mucho énfasis en la seguridad, la preparación física y el avance gradual. Siempre se anima a sus practicantes a empezar aumentando su fuerza y practicando los fundamentos en un entorno seguro. Sólo cuando los practicantes hayan fortalecido su cuerpo y dominado movimientos básicos deberían pasar a aprender técnicas más avanzadas.

Las exigencias físicas del parkour sólo son comparables a su implicación mental. Se suele decir que el entrenamiento es "20% físico y 80% mental", y que a menudo los obstáculos más difíciles de superar se encuentran en nuestra propia mente. La falta de confianza en uno mismo y el miedo al compromiso son los primeros obstáculos que debe afrontar un traceur, y sólo cuando los ha superado puede alcanzar su máximo potencial físico. Al igual que la preparación y el acondicionamiento físicos que exige el parkour refuerzan el cuerpo del practicante, la preparación mental lo transformará sin duda en una persona más segura, creativa y amoldable en todos los aspectos de la vida. Para mucha gente, el entrenamiento en parkour es una forma de llegar a un estado casi zen que permite ignorar todas las distracciones externas y alcanzar la paz mental.