Cinemanía > Películas > Condenados > Comentario
Destacado: Rosa Mª Sardà y Verónica Forqué son las protagonistas de 'Salir del ropero'
Condenados cartel reducido Condenados(Devil's knot)
Dirigida por Atom Egoyan
¿Qué te parece la película?

Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Toronto 2013
Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2013


Comentario del director
"El guión de "CONDENADOS" me enganchó inmediatamente por la complejidad de esta historia real. Se basa en el sobrecogedor asesinato de tres niños en un bosque hace veinte años. La escena del crimen era macabra y terrorífica, pero lo más inquietante era la falta de pruebas determinantes. ¿Quién podría haber cometido un crimen tan atroz?

Debajo de esta incógnita subyace una cuestión mucho más profunda a través de la cual la película analiza cómo convivimos con el mal, cómo gestionamos el sentimiento de venganza, cómo lidiamos con el dolor moral de una comunidad y, por encima de todo, cómo nos enfrentamos a una pérdida inconcebible. "CONDENADOS" demuestra la manipulación de los mecanismos legales para simular una represalia y cómo dos personajes (una madre afligida y un investigador privado idealista) comienzan a tener dudas más que razonables sobre el proceso judicial.

La película narra la historia a través de estos dos personajes sin responsabilizar a nadie. Puede que nunca se sepa quién perpetró realmente estos crímenes. Se cometieron errores, se fabricaron ‘pruebas’ y se perdieron elementos claves. Este filme nos plantea una cuestión infinitamente más compleja: ¿cómo nos enfrentamos a lo desconocido?"
.

Atom Egoyan, Director


Introducción a Condenados
Dirigida por el aclamado cineasta Atom Egoyan, "CONDENADOS" está protagonizada por Reese Witherspoon y Colin Firth, con guión de Paul Harris Boardman y Scott Derrickson. Elizabeth Fowler, Richard Saperstein y Clark Peterson han sido los productores de "CONDENADOS" junto con el CEO de Worldview Entertainment, Christopher Woodrow. Molly Conners, de Worldview, Sarah Johnson Redlich, Maria Cestone y Hoyt David Morgan han desempeñado las labores de productores ejecutivos junto con los propios acusados Jason Baldwin y Jessie Misskelley, Jr.

Tras la puesta en libertad de los tres de West Memphis Three, después de cumplir casi veinte años de condena, Hollywood ardía con proyectos para llevar a la gran pantalla la increíble injusticia cometida hacia los tres adolescentes acusados de mutilar y asesinar a tres niños. Su historia había servido como inspiración para el documental de la HBO nominado a un Oscar titulado PARADISE LOST 3: PURGATORY (2011). A pesar de enfrentarse a la ambiciosa tarea de convertir en largometraje este enrevesado misterio sobre un asesinato no resuelto que trascurre durante casi veinte años y cuenta con la participación de un gran elenco de personajes, el director Atom Egoyan no se dejó intimidar y encontró en la historia de los tres de Memphis West una gran inspiración.

Ducho ya en la tarea de convertir tragedias reales en dramas emocionantes, con ejemplos tan notables como EL DULCE PORVENIR y ARARAT, Egoyan estaba ansioso por ponerse manos a la obra y llevar a la pantalla la adaptación de Paul Harris Boardman y Scott Derrickson del exitoso libro de Mara Leveritt Devil’s Knot: The True Story of the West Memphis Three. En la película "CONDENADOS", la oscarizada Reese Witherspoon (EN LA CUERDA FLOJA) da vida a Pam Hobbs, madre de la víctima Stevie Hobbs, y el oscarizado Colin Firth (EL DISCURSO DEL REY) interpreta al investigador privado Ron Lax, quien en la vida real aportó las pruebas que resultaron en la puesta en libertad de Damien Echols, Jessie Misskelley Jr. y Jason Baldwin tras pasar 18 años en prisión.

Witherspoon y Firth comparten cartel con un elenco de estrellas de la talla de Alessandro Nivola (COCO, DE LA REBELDÍA A LA LEYENDA DE CHANEL), la candidata a un Oscar Amy Ryan (ADIÓS PEQUEÑA, ADIÓS), Matt Letscher de la serie de ABC Scandal, Michael Gladis de la serie de AMC Mad Men, Stephen Moyer de la serie de HBO True Blood, Rex Linn de APPALOOSA y Bruce Greenwood quien ha estrenado recientemente CRUCE DE CAMINOS.

Nivola da vida al marido de Pam, Terry Hobbs, cada vez más sospechoso de la situación que le rodea. Letscher encarna a Paul Ford, el abogado defensor de Baldwin, mientras Gladis interpreta a Dan Stidham, el defensor de Misskelley Jr. Greenwood, se mete en la piel del poco honorable juez David Burnett, encargado del juicio de los tres de West Memphis y acusado posteriormente de inclinar las balanzas de la justicia en contra de los acusados. Por último, Amy Ryan interpreta a la ex mujer de Ron, Margaret Lax, Stephen Moyer al abogado John Fogelman y Rex Linn al Inspector Jefe Gitchell.

El equipo creativo de "CONDENADOS" no se queda atrás, con pesos pesados como los productores Elizabeth Fowler, Richard Saperstein, Clark Peterson, Christopher Woodrow, productor/guionista Paul Harris Boardman, productora ejecutiva Molly Conners y director de producción Michael Flynn.

Se unen a este ilustre equipo técnico el diseñador de producción Phillip Barker, director de arte Thomas Minton, directora de escenografía Melinda Sanders, director de fotografía Paul Sarossy, diseñadora de vestuario Kari Perkins, la montadora Susan Shipton, el compositor/letrista Mychael Danna, mezclador de sonido Shirley Libby, coordinadora de efectos especiales Lisa Reynolds, maquillador Bill "Splat" Johnson y el coordinador de escenas peligrosas Andy Martin.


En conversación con el director Atom Egoyan
"Cuando recibí el guión me impactó esta extraordinaria historia que parecía plantear tantas posibilidades y volverse más complicada, valiente y desconcertante cuanto más profundizábamos en ella", comenta Egoyan.

Cuando el proyecto estaba aún en pañales ocurrió un hecho que cambió completamente la dirección que había tomado Egoyan: "Llevábamos unos dos meses trabajando en el proyecto cuando repentinamente dejaron en libertad a los tres de West Memphis. Eso nos permitió contar la historia desde una perspectiva totalmente diferente, porque hasta entonces trabajábamos desde el planteamiento de contar una historia que apoyara su salida de la cárcel, pero al estar ya en libertad –a pesar de las disparatadas circunstancias que rodearon la situación– pudimos tirar hacia otra dirección artística muy diferente. Desde el principio me cautivó analizar cómo esta pequeña comunidad se había enfrentado a un crimen tan horrible y cómo habían lidiado con la necesidad de encontrar una respuesta y el peligro de tomar una decisión demasiado precipitada".

"Siempre me ha interesado analizar cómo se construye la noción de lo verdadero, cómo se establece la sensación de realidad y qué significa la verdad. He explorado esa temática en muchas de mis películas y con "CONDENADOS" encontré una perspectiva única para cuestionar una historia que se ha convertido en parte de la mitología de este país. Disponemos de ingente documentación sobre lo que les ocurrió a los tres de West Memphis en 1993, no solo por al eco mediático que tuvo el caso en su momento sino porque se han estrenado cuatro documentales sobre el tema, por lo que ya es una historia conocida. Me parecía que era el momento perfecto para contar la historia desde un punto de vista dramático que me permitiera presentar los hechos de una manera que cautivara a los espectadores para que me acompañaran en un viaje extraordinario en "CONDENADOS"".

"En esencia, el título de la película hace referencia al ‘nudo del diablo’, un tipo de nudo que en teoría no puede deshacerse y se convierte, por ello, en una metáfora de la situación, pues aunque conocemos las circunstancias reales que rodearon los hechos no sabemos a ciencia cierta qué ocurrió en el bosque aquella noche de 1993. Son todo conjeturas fundadas sobre varias teorías e ideas que la gente necesitó creer en un determinado momento. Me intrigó la falta de rigor del planteamiento de los fiscales dada la falta de pruebas, y la presencia de un juez movido por sus propios intereses. El caso se montó al servicio de lo que quería creer la gente, algo que me inquieta mucho pero que también plantea un terreno de investigación muy propicio para la exploración dramática".

Para preparar "CONDENADOS", Egoyan viajó con su diseñador de producción, Phillip Barker, a West Memphis, Arkansas, para visitar la escena del crimen, y a Jonesboro, Arkansas, para visitar la ubicación del tribunal. "Queríamos ir a West Memphis para visitar dónde se había desarrollado la historia y empaparnos del lugar", apunta Egoyan. "Fue una experiencia muy inquietante porque era un lugar como cualquier otro. No había nada que sobresaliera ni le diera un carácter especial, por eso la historia me parece tan atroz".


"También comprobamos que todos las ubicaciones en las que habían ocurrido los hechos habían cambiado muchísimo. Habían talado el bosque por completo y muchos de los edificios principales se habían transformado, por lo que decidimos crear nuestra propia interpretación dramática del pueblo en lugar de intentar recrear lo que seguía en pie. Por ejemplo, en vez de decantarnos por un edificio de hormigón para el juzgado, optamos por rodar en una sala preciosa para darle más importancia al juicio. Esa es, precisamente, la clave de utilizar un planteamiento dramático, pues amplifica la historia, como ya hicieran los autores de la Grecia clásica. Hemos querido introducir algunas referencias iconográficas. Es decir, la sala donde se celebra el juicio es diferente, pero los barrios tienen una arquitectura similar. Lo que me gustó de rodar en Georgia fue disfrutar de la naturaleza y estar rodeado de tanto verde, de hecho uno de los elementos que más destacan a la vista es el bosque. Me ha gustado la contraposición entre las reglas que rigen la naturaleza y el mundo natural y las normas impuestas por el ser humano".

"También nos reunimos con el jefe de la policía actual de West Memphis, recién llegado al cuerpo cuando se celebró el primer juicio", recuerda Egoyan. "Fue muy interesante contar con su perspectiva y comprobar que los documentales a veces caricaturizan más a los personajes que una película dramática. Afortunadamente, nosotros hemos jugado con la ventaja del tiempo, pues hemos podido detenernos en contar la historia, en darle más sutileza y amplitud a los personajes, algo que no pudieron permitirse al rodar el documental cuando el caso estaba en plena ebullición. Por otro lado, los documentales se mueven dentro de unos límites muy precisos y creo que en una película podemos tratar con la ambigüedad, con un mundo en el que las cosas no están claras. Ese es el mundo que me fascina".

"Creo que la película va a inquietar al público, puesto que hay algo verdaderamente perturbador en que esta historia no se resuelva y que los personajes tengan que vivir con el trauma de este hecho tan atroz. En este mundo en el que la gente está a la que salta, listos para llegar a las conclusiones más alocadas, encontramos a dos personajes, Pam Hobbs y Ron Lax, que se distinguen del resto. Pam se guía mucho por la intuición, es una mujer muy religiosa que cree en el concepto del perdón, pero sin un verdadero culpable es incapaz de perdonar. Mientras todos se apresuran a tomar una decisión acelerada sobre quién perpetró los asesinatos, ella se queda al margen y piensa que hay algo que no encaja. Me parece un personaje muy heroico. Ron se involucra en el caso inicialmente como opositor a la pena capital, pero al estudiar las pruebas se comprende algo mucho más importante: los chicos son inocentes".

Egoyan habla maravillas de Reese y Colin. "Había trabajado antes con Colin Firth y le adoro, es uno de los actores más increíbles que conozco y tiene mucha versatilidad y empatía. En "CONDENADOS" encarna a un investigador privado de éxito que decide aceptar el caso pro bono al comprobar que los acusados pueden ser condenados a muerte. Al avanzar en el caso y conocer a Damien se da cuenta de que hay algo más: no es más que un adolescente, un inadaptado, rechazado por ser diferente. Esta conclusión le perturba tanto que decide suministrar a los abogados defensores toda la munición necesaria para presentar el caso. Debido a su falta de experiencia y al encontrarse con tanto material para su primer juicio los abogados se sienten abrumados. La tragedia de Ron Lax es que a pesar de su inteligencia y compromiso no tiene autoridad ni poder para cambiar las cosas. Es un personaje muy interesante que se ve envuelto en una situación casi Kafkiana, pues por mucho que revise las pruebas y lea montañas de documentación, no consigue resolver el caso. Quería rodar una película en la que de la maraña de pruebas, imágenes, teorías e ideas, estos dos personajes (Pam y Ron) destacaran por tener la sangre fría de resistirse a juzgar a los acusados, por seductora que fuera la idea".

Sobre Reese Witherspoon, Egoyan comenta: "Tras ver su trabajo durante el rodaje estoy muy emocionado porque este papel no se parece a nada que haya hecho. Reese es una mujer muy inteligente y sensible y ha sabido centrar al personaje de Pam Hobbs. Ha hecho un trabajo excelente. No me imagino a otra persona en este papel. Nadie podría haber interpretado a Pam como Reese. Me siento muy afortunado de haber podido contar con actores de esta categoría. Dicho lo cual, todo el reparto ha sido increíble: desde veteranos con los que ya había trabajado a intérpretes con los que trabajaba por primera vez e incluso una generación de actores que debutaban en este filme. Ha sido una combinación maravillosa y los días que rodamos en el tribunal, con todos esos actores, fueron una experiencia increíble para todos nosotros. Ha sido genial verles interactuar y trabajar y pasárselo bien".

Egoyan espera que el público empatice con la historia de los tres de West Memphis. "Creo que cualquiera que se haya sentido como un bicho raro en algún momento de su vida, sobre todo durante la adolescencia, se sentirá identificado con estos chicos".

El proyecto también permitió a Egoyan probar algo nuevo, dado que suele hacer de guionista/productor/director de sus cintas (CHLOE es una de las pocas excepciones). Le encantó poder bucear en el guión de Boardman y Derrickson. "El guión de "CONDENADOS" era muy elaborado. Cuando escribo personajes no suelo ser tan preciso y dejo todo mucho más abierto. No es el tipo de guión al que estoy acostumbrado, pero al contener tanto diálogo vi que se podía trabajar mucho la interpretación, y eso me cautivó desde el principio. No es tanto cómo funciona cada una de las escenas, sino cómo el tono general crea un mundo tan perturbador e inconcluyente. La película obliga a los espectadores a no perderse en los detalles y a implicarse en la historia en su totalidad. "CONDENADOS" se aleja completamente de los convencionalismos ligados habitualmente al planteamiento utilizado en la ficción", concluye Egoyan.


En conversación con Reese Witherspoon
Reese Witherspoon, la actriz que da vida a Pam Hobbs, es una chica sureña. "Crecí en Nashville, Tennessee, así que conocía el caso de los tres de West Memphis y en 1996 vi el documental PARADISE LOST: THE CHILD MURDERS AT ROBIN HOOD HILLS en el festival de cine de Sundance. El caso siempre me había interesado y me pareció muy interesante la propuesta planteada por Joe [Berlinger] y Bruce [Sinofsky], pues habían logrado captar la conmoción del pueblo en ese momento y las opiniones que suscitaba el caso de las que no fui en absoluto consciente en aquel entonces".

Años más tarde Witherspoon recibió el guión de "CONDENADOS". "Cuando leí el guión me pareció que se enfrentaba al caso desde una perspectiva muy interesante y contaba un lado de la historia que no conocía. Sentí una conexión inmediata con la historia de Pam Hobbs. Es de una zona cercana a donde crecí yo y me atrajo su experiencia y viaje personal, ver cómo había pasado de sentir una convicción profunda a acabar abriéndose a otras posibilidades. Sabía perfectamente lo que había pasado y estaba convencida de que debía hacerse justicia, pero al descubrir más información sobre el caso de los tres acusados adolescentes empezó a tener dudas. Se plantea una reflexión muy interesante sobre el comportamiento humano y nuestra forma de buscar la verdad y la importancia que damos a la misma".

Witherspoon se unió al proyecto después de que Atom Egoyan fuera contratado como director. "Me reuní con Atom después de leer el guión. Sabía que iba a dirigir la película y sus reflexiones sobre la temática que trata me parecieron muy interesantes, tanto que decidí embarcarme en el proyecto", recuerda Witherspoon.

Cuando esta actriz se une a un proyecto, se entrega en cuerpo y alma, por lo que quiso conocer a Pam Hobbs. "Pude reunirme con ella un par de veces. Pam me ayudó mucho a la hora de encontrar la manera de identificarme con el personaje y la historia. Para un intérprete la forma de enfrentarse a un personaje real dista mucho de la experiencia de dar vida a un personaje de ficción, por lo que me esforcé muchísimo por respetar sus ideas y he querido infundirle la misma dignidad con la que me gustaría que me interpretaran a mí. Viajé con ella a West Memphis y me enseñó el pueblo. Fue de gran ayuda verlo todo a través de sus ojos, de su experiencia y de sus palabras. Es muy comunicativa y me ha ayudado mucho a pesar de que ha tenido que recordar temas muy emotivos y revivir un viaje que no puedo ni concebir como madre, así que le estoy tremendamente agradecida por haber compartido tanto conmigo. Al dar vida a una persona real, uno siente la responsabilidad de serle fiel y de presentar todas las facetas de la persona. Nadie tiene una vida perfecta, todo el mundo tiene imperfecciones, y creo que hay que ser muy valiente para verse retratado en una película, sabiendo que uno va a ver tanto las virtudes como los defectos. Creo que Pam ha sido muy valiente al permitirlo", comenta Witherspoon.

Fueron varios los motivos que llevaron a Witherspoon a participar en "CONDENADOS", pero la historia le llamaba poderosamente la atención desde su faceta de madre. "Me sorprende muchísimo que nadie esté buscando al asesino de estos tres niños, tanto que fue uno de los motivos principales que me movió a aceptar el papel. Como madre de un niño de ocho años siento que en una situación así sería imposible pasar página hasta entender qué le pasó, hasta tener la verdad en la mano. Es parte de la naturaleza humana buscar respuestas e inventarse motivos para explicar la situación, pero cuando lo único que tienes son fantasías, la situación se vuelve muy peligrosa. Me gusta mucho el punto de vista desde el que Atom se enfrenta a la historia. No busca una respuesta, sino que plantea el caso desde varias perspectivas. Presenta diversas opiniones, las pruebas que inculpan a una persona y no otra y cómo la evidencia puede influir en una comunidad o una nación o en todo el mundo. Me parece fascinante. La clave está en la percepción. Con esta película ha querido remover la conciencia de los espectadores, hacerles pensar, y espero que logremos que el estado de Arkansas reabra el caso y busque al asesino de estos niños. Tanto los padres como los acusados merecen justicia. ¡Es una incógnita que todavía nos queda por responder!".

"Tuve la suerte de conocer a Jason Baldwin y a Damien Echols", añade Witherspoon. "Les respeto muchísimo, han pasado por un verdadero calvario y me fascina su disposición para contar la historia para cambiar la opinión de la gente y exigir que se haga justicia. Mi conocimiento del tema se basaba en los documentales que había visto y en cómo los directores de dichos proyectos habían presentado el tema, pero ahora he accedido a información de personas que estuvieron todos los días en el juicio, de Pam, Jason y otros vecinos. La percepción lo es todo y la información de la que uno dispone alimenta la opinión que tiene sobre quién ha cometido el crimen".

"Pam recorre un viaje extraordinario en la película. Al principio se nos presenta como una mujer tan hundida por el dolor y el tormento que está dispuesta a creerse cualquier explicación que se le ofrezca sobre el asesinato de su hijo. En el trascurso de la historia pasa darse cuenta de que quizá haya una respuesta diferente a la pregunta de quién asesinó a su hijo. Hay que ser muy valiente para nadar contracorriente y enfrentarse a una comunidad dispuesta a condenar a esos tres adolescentes. Pero en el fondo sabe que no es verdad. En la vida real le llevó mucho tiempo llegar a esa conclusión. No se deja llevar por las opiniones de los demás sino que forma la suya propia, y eso es algo que requiere mucho valor", añade Witherspoon.

"Ésta es una historia sobre la América profunda, sobre la vida en el sur de este país. Atom ha mostrado mucho tacto al retratar la identidad conservadora cristiana característica de esta zona. La película no rechaza la religión, pero sí es consciente de que los versículos de la Biblia se pueden utilizar para transmitir sentimientos negativos. En ocasiones lo que debería convertirte en una persona abierta y amable no hace más que cerrarte la mente. La película enfrenta los conceptos de religión y espiritualidad con gran maestría. A través de Pam y de su renacimiento se transmite la idea de que la religión puede estar relacionada con la espiritualidad, puede abogar por la tolerancia y a abrir el corazón sin cerrar la mente", apunta Witherspoon.

Para Witherspoon el momento más emotivo de la película ocurre cuando Pam lleva los deberes de su hijo Stevie al colegio para que los corrijan después de su asesinato. "Eso pasó de verdad, tuve la suerte de que Pam lo compartiera conmigo. Me habló de lo emotivo que fue sentirse abrazada por los compañeros de clase de Stevie y lo importante que fue permitir que sus compañeros demostraran cuánto le echaban de menos, pues nunca habían podido expresarlo", concluye Witherspoon.


En conversación con Colin Firth
Colin Firth admite que no conocía el caso cuando le llegó el proyecto, pero la historia le cautivó en cuanto conoció los detalles y aceptó sin miramientos meterse en el papel del investigador privado Ron Lax. En palabras de Firth: "No entiendo cómo había pasado por alto el caso. Leí el guión desde la ignorancia más absoluta y la historia me absorbió completamente. Combina todos los elementos que, en mi opinión, hacen que uno quiera saber más. En primer lugar, se centra en un misterio. En segundo lugar engendra un sentimiento muy fuerte de indignación porque el guión presenta la mala praxis de todos los implicados: los investigadores, los abogados, el juez. La justicia se pierde en un escenario plagado de trauma, histeria, falta de fondos de la defensa y todo tipo de conjeturas que prevalecieron en el momento del juicio".

"El título original de la película le viene como anillo al dedo. Durante la película se hacen muchas referencias a los nudos empleados para atar a los niños. Por otro lado, al profundizar en la historia parece bastante enrevesada, como una serie de misterios tortuosos y enmarañados que abren varios frentes al afectar el destino de tantas personas. Por un lado habla del dolor de las víctimas y sus familias, pero por otro también presenta el calvario de otros tres chavales, víctimas también. Como dice mi personaje en la película, una de las cosas que más le afecta [del caso] es ver que el pueblo pierde a tres niños y luego sacrifica a otros tres para vengarlos".

Firth reconoce que Ron Lax se enfrenta al caso desde fuera, algo que le favoreció en la tarea interpretativa de crear el personaje: "Ron Lax es un investigador privado. No es del pueblo de West Memphis, sino de la ciudad de Memphis. Se siente atraído por el caso porque se opone visceralmente a la pena de muerte y sabía que, dadas las circunstancias, la acusación iba a pedir una condena capital. Al estudiar el caso y ver la edad de los acusados siente la obligación de dedicar su tiempo y dinero a montar una buena defensa. Sabía que cuando hay tanto en juego el proceso judicial pierde rigor. Me contó que ese fue el motivo que le llevó a oponerse con tanta fiereza a la pena de muerte. Antes no se oponía a la pena capital".

"No le gusta ser el centro de atención, cosa que me parece de esperar de un buen detective. Para destacar en una profesión así uno debe escuchar más que hablar, por lo que Ron Lax suele estar en la sombra, pero se involucró en el caso movido por sus creencias ideológicas. Cuando lo analizó detenidamente empezó a ver todos los fallos en las pruebas y en la forma en la que se estaba llevando el caso. Empezó a creer en la inocencia de los chavales, pero no disponía de pruebas suficientes para demostrarla. La película presenta a un hombre que tiene la motivación y la pericia para montar el caso, pero que enmudece a la hora de defender el caso delante del jurado en la sala. Al trabajar la historia me di cuenta de la relevancia del concepto de la duda razonable y de que los derechos de los acusados son más que una mera formalidad que implementamos para sentirnos seres civilizados a ojos de la ley. La importancia de la duda razonable reside, en este caso, en que ahora nadie puede analizar el caso de manera racional y pensar que aquellas condenas estaban bien fundamentadas y razonadas".

Para meterse en la piel del personaje, Firth quiso conocer a Ron Lax. "Como actores siempre sentimos curiosidad por conocer a la persona a la que damos vida. Conocer al personaje real nos permite darle mucha más profundidad a nuestra interpretación. Conocer a Ron me permitió escuchar su versión de los hechos y también entenderle algo mejor. Es un hombre taciturno. Prefiere escuchar a hablar. Me alivió comprobar que no hablaba como los demás vecinos, porque me permitía ser menos específico a la hora de trabajar el acento. Es un hombre bastante cosmopolita, ha viajado mucho y su forma de hablar no le ata a un lugar específico del mapa", comenta Firth.

Además de sentirse atraído por la historia y los personajes, Firth quiso unirse al proyecto para reencontrarse con Reese Witherspoon y Atom Egoyan: "[Reese y yo] ya habíamos trabajado juntos en LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO, un proyecto completamente diferente, pero una de las mejores experiencias de mi carrera, por lo que me encantaba la idea de volver a compartir cartel con ella. Reese es una de las intérpretes menos afectadas que conozco, no te aburre con sus métodos ni con sus neurosis. Es muy accesible y muy inteligente. No le gustan las tonterías y no es nada sentimental".

Firth también habla de la dilatada trayectoria de Egoyan y su capacidad para gestionar el rigor del cine independiente: "Atom Egoyan es un viejo amigo mío y hemos trabajado juntos antes. En realidad haría cualquier cosa por él. Tiene mucha experiencia en este mundo caracterizado por los bajos presupuestos y los plazos cortos y sabe cómo gestionar muy bien los tiempos, pero también sabe sacarle todo el provecho a las cintas de metraje corto. Por un lado se debe a su eficiencia, pero también es algo un tanto misterioso. Consigue que no sientas que trabajas con prisa, a pesar de las restricciones temporales. Saber que uno cuenta con la experiencia de un director como él es muy tranquilizador".

Al reflexionar sobre el proyecto, Firth subraya la frustración que le produce que no se haya resuelto la incógnita de los asesinatos. "Pasé de la completa ignorancia a conocer el caso bastante bien, pero la mayoría del tiempo sentía que la situación me superaba. Todavía no lo entiendo bien. La sensación de estar completamente perdido se magnifica al haber conocido a los personajes reales. En cierto modo se parece a lo que vivió mi personaje, a pesar de que él llegó allí para investigar el caso. Él está muchísimo más comprometido con el caso que yo".

"Uno se siente absorbido por la historia", comenta Firth. "Es un relato que te hace sentir partícipe, te reta a tomar parte en la historia y a sacar tus propias conclusiones en vez de manipularte para lograr una postura y unos sentimientos. Plantea una pregunta muy interesante: ‘¿Y si te hubiera ocurrido a ti? ¿Y si fueran vuestros hijos? ¿Y si hubieras sido uno de esos chicos que de repente se vieron acusados sin comerlo ni beberlo? ¿Y si fueras un investigador y sintieras una presión tremenda para cerrar el caso y encontrar una solución para tranquilizar a la comunidad? ¿Y si tuvieras que llevar el caso? ¿Y si fueras abogado de la defensa, o de la acusación? ¿Cómo te sentirías si tuvieras respuestas pero vieras que nadie quiere escucharte?’".


En conversación con la productora Elizabeth Fowler
Tan enrevesadas como las circunstancias del juicio de los tres de West Memphis, el recorrido de "CONDENADOS" hasta llegar a la pantalla también fue convulso. La productora Elizabeth Fowler estaba en pleno proceso de pasar de agente a productora y había tenido acceso al catálogo de próximas publicaciones de un agente literario. Al repasar los títulos, uno de los resúmenes le llamó poderosamente la atención nada más leerlo.

"Decía algo tipo ‘tres chicos acusados del asesinato de tres niños por formar parte de una secta satánica’", recuerda Fowler. "El caso me cautivó y devoré el libro. Me parece una historia fascinante y me gusta mucho cómo funciona a diferentes niveles: la trama, los personajes y la relevancia social de la historia. Por otro lado, que el misterio siguiera sin resolver me fascinaba y perturbaba a partes iguales. Hablé con Mara Leveritt, autora del libro Devil’s Knot: The True Story of the West Memphis Three, entonces recién publicado. Durante ese primer contacto estuvimos charlando unas dos horas y ahora, nueve años más tarde, hemos llegado al final del recorrido".

No fue un camino de rosas para Fowler después de comprar los derechos. "Se lo vendí a dos estudios diferentes y a unos inversores independientes, pero no cuajó a pesar de tener ya varios actores y actrices e incluso de haber hablado con varios directores, pero al final hemos acabado haciendo la película que siempre quise. Cuando conseguimos a Atom Egoyan todo empezó a encajar. Atom es el director perfecto para este proyecto por muchas cosas, pero en especial por su experiencia tratando estos temas. No hay más que mirar sus proyectos anteriores para ver su sensibilidad, algo que obviamente era de extrema importancia en este proyecto, puesto que se trata de una tragedia inconcebible que por desgracia es real. Queríamos andarnos con mucho tiento y tocar el tema con mucho cuidado, como ha hecho el director".

Además de estar involucrada en el proceso creativo de desarrollar la película, Fowler ha podido conocer a muchas de las personas que aparecen en la película. "Ver los documentales me inspiró para investigar yo misma sobre el tema, y así fue como conocí a Pam Hobbs, John Mark Byers y a la madre y hermana de Damien, a Dan Stidham, Ron Lax y a tantas otras personas relacionadas con esta trágica historia. Me puse en contacto con Damien, Jason y Jessie por carta, pero no pude hablar con Jason hasta que salió de la cárcel y entonces me contó que nunca le había llegado mi correspondencia, pues habían confiscado las cartas. Su abogado no quería que las leyera", cuenta Fowler. "Lo entiendo, pues entonces luchaban por sus vidas, pero ahora luchan por su exoneración. Así pues, no tuve ningún contacto con Jason hasta su puesta en libertad. He entablado una gran amistad con Pam Hobbs y con la madre de Damien, Pam Echols, y su hermana Michelle, y con muchos otros personajes que participan en la historia".

Dada su relación con los interesados, a Fowler le impresionó la entrega del reparto para ser fieles a los personajes que interpretaban. "Casi todos los intérpretes han querido conocer a sus personajes. Me ha impresionado su enorme dedicación y ver que para ellos éste no ha sido un trabajo cualquiera. Hemos conseguido dar con el actor perfecto para cada uno de los papeles, y todos ellos están muy entregados con la historia y con dar vida a estos personajes con la mayor fidelidad y honestidad posible. Ha sido increíble verles en el plató. A todos nos une la firme determinación de llevar a la pantalla esta historia de la manera más responsable posible", apunta Fowler, antes de añadir, "Me ha emocionado mucho… muchísimo".

Fowler está profundamente agradecida de haber conseguido unos intérpretes tan sobresalientes para los papeles protagonistas. Sobre la interpretación de Reese Witherspoon, apunta: "Nunca se me pasó por la cabeza otra actriz para dar vida a Pam Hicks Hobbs, y creo que Pam estaría de acuerdo conmigo. Su interpretación es muy convincente. Ha sabido crear un personaje fuerte, sensible y muy potente. Reese pasó mucho tiempo con Pam para preparar el personaje y se han hecho bastante amigas. También ha vertido en el papel su compromiso con los asuntos de género, con el sur de Estados Unidos y la justicia para darle más profundidad".

"Me pasó lo mismo con Colin Firth. No se me ocurre otro actor que pudiera haber interpretado mejor a Ron Lax", comenta Fowler. "Ron es un hombre muy reservado que no muestra las emociones y para eso no hay nadie como Colin. Asimismo, además está muy comprometido con muchos de los temas que toca la película. Le respeto muchísimo por ello".

"El resto del elenco lo hemos escogido de igual manera, buscando siempre la mejor opción hasta dar con el intérprete perfecto para cada uno de los papeles. Desde Alessandro Nivola que interpreta al marido de Pam hasta Stephen Moyer que interpreta al fiscal John Fogelman, pasando por Amy Ryan que da vida a la mujer de Ron Lax, Matt Luther a Paul Ford, Michael Gladis a Dan Stidham, Rex Linn al inspector jefe Gitchell, Bruce Greenwood al juez Burnett y Kevin Durand a John Mark Byers… Son muchos y muy buenos. Ha sido una gran suerte contar con un reparto coral tan increíble", comenta Fowler.

Durante la filmación de "CONDENADOS" muchos de los personajes reales visitaron el set de rodaje. "La guinda a estos nueve años de trabajo fue la semana en la que contamos con la presencia de las personas cuyas historias aparecen relatadas en esta película. Fue muy gratificante para todo el equipo y creo que el sentimiento fue el mismo para ellos. Imagino que les impresionaría mucho ver el cuidado y el compromiso con el que estábamos tratando su historia. Creo que participar en esas escenas les ayudó mucho, después de todos los trastornos que el proceso les causó en 1993, cuando puso sus vidas patas arriba. Espero que esta película difunda el caso y la historia para que llegue a millones de personas para presionar al Estado de Arkansas a seguir buscando. Todavía son muchas las incógnitas y tengo la firme creencia de que se acabará sabiendo la verdad", concluye Fowler.

"Pam Hicks sigue luchando por conseguir justicia para su hijo. También está muy metida en una organización benéfica que puso en marcha para apoyar a las madres de otros niños asesinados. Jason sigue adelante con su vida y ya ha empezado a dar charlas. Pam Echols y Michelle han escrito un libro. Creo que todas las personas que conozco que están relacionadas con el caso, en el grado que sea, siguen batallando para que se haga justicia", añade.


En conversación con los guionistas: Paul Harris Boardman y Scott Derrickson
Paul Harris Boardman escribió "CONDENADOS" con Scott Derrickson, pero empezó a interesarse por el caso mucho antes. "Acabábamos de terminar EL EXORCISMO DE EMILY ROSE cuando los productores nos hablaron del libro de Mara Leveritt Devil’s Knot: The True Story of the West Memphis Three. Conocía un poco el caso de haber visto los documentales de la HBO y me interesó mucho. Me fascinaba que se plantearan unos errores y unas negligencias judiciales tan graves y también por lo comprensibles que me resultaban las motivaciones de todas las partes implicadas. Todos actuaron movidos por el miedo. La policía temía enfrentarse a algo totalmente desconocido y se sintieron obligados a encontrar a unos chivos expiatorios para inculparles por este crimen tan atroz. La conmoción se apoderó del pueblo tanto que la comunidad se convirtió en una especie de una olla a presión a punto de estallar. Pasado un tiempo volví a interesarme por el caso para ver si los acusados habían conseguido que se reabriera el caso y se celebrara otro juicio. Incluso le mandé una carta a Bill Clinton justo antes de que acabara su mandato. Me respondió su abogado informándome de que Clinton estaba al tanto del caso, pero había decidido dejar que avanzara por los cauces legales habituales. Así que cuando nos llegó el libro y volvimos a sumergirnos en el caso, descubrimos la web y todo el movimiento que luchaba por descubrir nuevas pruebas y lograr que se celebrara otro juicio para sacar a los chavales de la cárcel".

"Viajé con Scott a West Memphis, Arkansas, y estudiamos los archivos policiales, también nos reunimos varias veces con Pam Hobbs y Terry Hobbs, y pasamos mucho tiempo con Jerry Driver y Ron Lax. Pam siempre ha sido el motor de la historia y Ron se convirtió en la otra pieza clave. El libro de Mara también nos ha sido de gran utilidad. Es una escritora excelente, su narración nos pareció tan absorbente como las historias que nos contaba la gente con la que hablábamos, a las que les había afectado el caso en primera persona. Nos permitió acceder a una ingente cantidad de material gracias a lo cual hemos podido ser muy meticulosos a la hora de escribir el guión".

"Scott y yo tenemos hijos pequeños", apunta Boardman, "y sentíamos mucha empatía hacia Pam. Al hablar con ella intentamos imaginarnos por todo lo que ha pasado, por todo lo que ha pasado el pueblo, puesto que sabíamos que debíamos transmitir eso en el guión y en nuestra manera de narrar la historia. No queríamos que la película fuera un mecanismo de propaganda, sino que queríamos que los espectadores sintieran esa empatía hacia todos los personajes del filme. Espero que los espectadores la encuentren realista y genuina, no solo por ser fiel a los hechos, sino también por las emociones que transmite. El viaje de Pam es desolador, desde el momento en que descubre que Stevie ha desparecido hasta la tensión acumulada que estalla al saber que han encontrado su cuerpo. A través de Ron se nos desvelan los hechos subyacentes y vemos cómo se llevó a cabo la investigación, vemos qué se analizó y qué no, a pesar de que debería haberse hecho. Como es de esperar, se vuelca emocionalmente en el caso. Al final los espectadores acompañan a Ron y Pam en un viaje sobrecogedor y emotivo", añade Boardman.

Boardman no tiene más que halagos para el director Atom Egoyan: "Ha sido genial trabajar con Atom. Es un director que no se deja intimidar, lo cual ha sido una enorme ventaja para este proyecto. Tiene muy claro lo que quiere, pero también es muy abierto y amable y trata con mucho respeto al equipo técnico y al reparto. Siempre está abierto a escuchar las reflexiones e ideas de los guionistas, lo cual no es muy común entre directores. He aprendido mucho de él, al ver cómo prepara las escenas y trabaja con los actores y cómo encuadra las escenas con el director de fotografía. Ha sido una experiencia muy enriquecedora".

Boardman también se deshace en elogios hacia la productora Elizabeth Fowler. "Liz es genial. Ella prendió la mecha de esta película. Llevo unos seis años trabajando en este proyecto, pero Liz lleva unos diez. La calidad que más admiro en Liz es su perseverancia. Nunca perdió la esperanza de hacer esta película. Puso toda la carne en el asador para sacar adelante este filme, por lo que me alegra muchísimo ver que las cosas le han salido bien".

Scott Derrickson reconoce que tanto a él como al otro guionista, Paul Harris Boardman, les fascinan los temas recurrentes: "Nos apasionan las historias con una base religiosa. Soy cristiano practicante y hablo de mis creencias sin pelos en la lengua. En cambio Paul es escéptico, un verdadero agnóstico escéptico. A pesar de nuestras diferencias ambos tenemos una mentalidad muy abierta desde nuestras respectivas posturas, algo que no se da muy a menudo, y nos une el deseo de llegar al fondo de las cosas y de perseguir la verdad sin importar adónde nos lleve. Por ejemplo, nunca discutimos cuando estamos escribiendo, nunca competimos por quién escribe la mejor escena o las mejores líneas. Nuestra meta es descubrir la verdad y la búsqueda de la verdad requiere mucha humildad".

"Trabajamos mucho este guión, de hecho nunca le había dedicado tanto tiempo a guionizar un proyecto cinematográfico. Conocía bastante bien el caso, pero tras leer el libro caí en la cuenta de que el caso tenía mucha más chicha que lo que había visto en los documentales de la HBO. El libro me movió a investigar por mi cuenta y llegué a la conclusión de que no quería escribir solo un guión, sino un guión que captara algunos de los elementos más absorbentes y más desconocidos del caso. Nos llevó meses de trabajo desenmarañar todo ese material, creo que el borrador inicial del guión tenía unas 260 páginas".

"Al enfrentarme al guión sentía mucha presión, pues no quería manipular la historia. Sabía que tendría que novelar determinados aspectos, pero no quería meter mano en ninguno de los temas de peso relacionados con el propio caso, habida cuenta de que mientras escribía los tres de West Memphis seguían en la cárcel; Damien Echols seguía en el corredor de la muerte. Se estaban haciendo tantos esfuerzos para conseguir su puesta en libertad que los abogados no querían que nadie escribiera un libro ni hiciera una película sobre el tema. Hablé en varias ocasiones con el abogado de Damien Echols para comprobar que mi trabajo no afectara al suyo. El hecho de que Jessie Misskelley y Jason Baldwin hayan ejercido de productores ejecutivos de la película da muestra de hemos producido un buen guión y contamos la historia de una manera justa y correcta".

Sobre la estructura del guión adaptado, Derrickson admite: "La historia que contamos en "CONDENADOS" es diferente porque no contamos con un malo tradicional, puesto que aunque creo que la labor de la policía de West Memphis deja mucho que desear, no me parecen mala gente. Por lo general simplemente intentaban hacer su trabajo. Sería muy duro para ellos pasar tanto tiempo trabajando en un caso tan oscuro. Por mi parte, opino que el problema principal fue la histeria religiosa y el hecho de que todo el mundo se creyera la teoría propuesta por la fiscalía. Tras prenderse esa mecha no había manera de pararla y se tergiversó la verdad. Como resultado, esos tres adolescentes se convirtieron en chivos expiatorios. Por otra parte, creo que el impacto ha sido todavía mayor en las familias que perdieron a aquellos niños, pues las negligencias legales cometidas durante los juicios han empañado su dolor".

"Queríamos incluir algunos momentos más privados para los que tuvimos que recurrir a fuentes personales, alejándonos de la documentación habitual. Quedamos con Pam y Terry Hobbs y estuvimos un largo rato entrevistándoles en su salón. Creo que acabamos pasando dos días con ellos, fueron dos días muy largos. Me sorprendí muchísimo con sus historias, sobre todo las que contaba Pam. Cuando hicimos la entrevista no teníamos pensado que Pam fuera la protagonista de la historia, pero al hablar con ella y al escuchar sus anécdotas cambiamos de opinión. Me quedo con cuando nos contó que llevó los deberes de Stevie al cole para que la profesora los corrigiera y los compañeros de clase de su hijo la abrazaron. En otro momento de la película Reese Witherspoon [en el papel de] Pam Hobbs se arranca el pelo cuando el detective le pide una muestra capilar. Eso pasó de verdad. Podría parecer que esas escenas pecan de dramáticas si ésta fuera una obra de ficción, pero lo cierto es que ocurrieron así. Para mí la clave reside en el hecho de que, a pesar de los gravísimos errores judiciales que se plantean en "CONDENADOS", los que más sufren en esta historia son los padres de los niños. Los tres de West Memphis pasaron por un calvario, sin duda, lo que les ocurrió fue una injusticia tremenda, pero creo que muchas veces se deja de lado el hecho de que gente como Pam Hobbs o Todd Moore, el padre de Michael Moore, se cambiarían con Damien Echols sin pensárselo dos veces pues no hay nada peor que perder un hijo, y sobre todo de una manera tan violenta".

Dada la carga emocional y la complejidad de la historia, Derrickson se enfrentó al proyecto como una herramienta para analizar el punto en el que confluyen la vida secular y la espiritual: "En mi opinión, "CONDENADOS" siempre ha sido una historia sobre la religión en Estados Unidos, y sobre el hecho de que hay un lado negativo y otro positivo a la religión en dicho país. Tras finalizar EL EXORCISMO DE EMILY ROSE sentía la necesidad de escribir una historia que tratara el tema desde el otro lado. EL EXORCISMO DE EMILY ROSE pide al público abiertamente que se tome en serio la idea de que el demonio existe, mientras que "CONDENADOS" nos muestra lo que pasa cuando esto ocurre. Cuando una comunidad se toma demasiado en serio lo satánico y el proceso judicial empieza a contagiarse de sus creencias, el resultado es terrorífico. Me gusta que, a pesar de ser una historia muy trágica, "CONDENADOS" es también un reflejo de la vida religiosa en Estados Unidos y plantea el peligro de que la religión afecte al poder ejecutivo de una manera que no debería. De ahí que se hayan trazado paralelismos con los juicios de Salem, hasta el punto de que este caso se define también como una caza de brujas, puesto que el fervor religioso se había instalado en el proceso policial. El fundamentalismo se cimenta en el miedo. Esa es la verdad".

"Por otro lado, como creyente, he visto y he sentido el lado bueno de la religión. Pam Hobbs nunca hubiera podido superar el trauma de perder a un hijo de forma tan violenta sin aferrarse a su fe y sin el apoyo de la comunidad religiosa. La idea de poder contar una historia en la que la comunidad religiosa contamina un proceso limpio y afecta a la policía, a la investigación e incluso al juicio y de yuxtaponerlo con cómo Pam Hobbs recurre a la fe para salir adelante y cómo encuentra en sus creencias la fuerza para reponerse dice mucho de la forma de vida americana. Para mí "CONDENADOS" se centra en esa separación religiosa, en el lado oscuro y el lado positivo de la vida religiosa en Estados Unidos", añade Derrickson.

Sobre el hecho de que todavía haya gente que atribuye los crímenes a los tres de West Memphis, Derrickson contesta: "Obviamente no hubiera escrito este guión si no creyera que los Tres de West Memphis son inocentes. Estoy plenamente convencido de su inocencia tras años de investigación y de mantener siempre la mente abierta. No había pruebas suficientes para detenerlos... Atom ha sabido trasladar estos hechos a la pantalla con mucha pericia. Todd Moore, el padre de Michael Moore, los cree culpables y debemos respetar su opinión. Pienso mucho en él y en el hecho de que ahora estos tíos no solo están en libertad, sino que Damien Echols se ha convertido en una especie de celebridad. Ahora que hemos hecho esta película sufro por él porque me pregunto cómo se sentirá. Son muchos los vecinos de la zona de West Memphis que siguen atribuyéndoles los asesinatos. No se lo echo en cara, pero a la vez creo que no se puede negar la evidencia. Creo que nuestro guión trata muy bien esos temas sin faltarle el respeto a ninguna de las personas relacionadas con esta horrible tragedia".

Derrickson se muestra muy optimista sobre el resultado final de la película, dada la enorme admiración que siente hacia el Atom Egoyan: "Cuando me enteré de que Atom Egoyan se había interesado por el proyecto me emocioné mucho porque creo que es el director perfecto para este caso. Ha dirigido la película que más me ha emocionado, EL DULCE PORVENIR. Nunca me ha afectado tanto una película. Esta película necesitaba a Atom Egoyan. Le ha fascinado tanto intentar llegar al fondo del caso como trasladar al celuloide los matices emocionales de los personajes".


En conversación con el equipo de producción
A Atom Egoyan le gusta trabajar con el mismo equipo siempre que puede, y la buena relación y confianza entre el equipo fue una gran ventaja a la hora de adaptarse al ajustado plan de rodaje de tan solo 26 días. El diseñador de producción Phillip Barker conocía de oídas el caso, pero no empezó a estudiarlo a fondo hasta que Egoyan le preguntó si estaba disponible.

"Empecé por el guión, luego me leí el libro y vi todos los documentales", recuerda Barker. "Fui a West Memphis con Atom y pasamos allí unos tres días, visitando los lugares en los que vivía la gente y el bosque donde aparecieron los cuerpos. También pasamos por las iglesias a las que pertenecen los familiares de las víctimas por lo que, en resumidas cuentas, estuvimos empapándonos del ambiente de la zona. Los hechos ocurrieron hace veinte años, por lo que la zona ha cambiado mucho, pero queríamos visitarla para hacernos una idea de cómo era, conocer a las personas, escuchar sus acentos, visitar los lugares donde vivían y meternos en la historia tanto como pudiéramos".

Después de la visita Barker se puso manos a la obra y empezó a trabajar en el diseño de la película. "Siempre me enfrento a los proyectos de una manera muy orgánica, y así ha sido al crear el aspecto de "CONDENADOS". Partí de la base de la madera, tanto como textura como elemento real. Hemos empleado mucho este material porque en Georgia hay árboles y bosques por todas partes y aunque Arkansas no destaca por los árboles quisimos incorporarlo en la película y, de hecho, se ha convertido en un elemento muy simbólico del filme. Nos llevó a utilizar la madera en paredes, sótanos, oficinas y en los parques de caravanas como un tema más de la película".

Barker se presta a reflexionar sobre algunos de los elementos característicos que aparecen tanto en "CONDENADOS" como en sus anteriores proyectos con Egoyan: "Creo que "CONDENADOS" se parece a EL DULCE PORVENIR, puesto que ambas tratan un acontecimiento trágico que perturba la paz de una pequeña comunidad con una narrativa planteada desde diferentes puntos de vista. En ambas llega un extraño que intenta averiguar qué le ocurrió a unos niños, qué le ocurrió al bus, por qué tuvo el accidente y cómo solucionar la situación… También encuentro paralelismos entre los dispositivos cinematográficos empleados para filmar paisajes muy amplios y expresiones faciales en la misma escena. En esta película hemos trabajado desde un enfoque muy orgánico, con diferentes entornos, ubicaciones, con escenas que se han montado de una manera inconsciente, casi chirriante en las que pasamos de escenas exteriores muy luminosas al oscuro interior de la comisaría de policía. Esa yuxtaposición forma parte de la técnica narrativa y del estilo de la película".

"CONDENADOS" supone la undécima colaboración entre el director de fotografía Paul Sarossy y el director Atom Egoyan. "También he trabajado anteriormente con el diseñador de producción Phillip Barker, y es un privilegio que tengamos esta relación tan cercana entre nosotros que nos permite entendernos sin recurrir a la comunicación verbal. Es decir, cuando trabajamos juntos no nos hace falta debatir nada porque todo fluye, es un poco como un matrimonio, y muchas cosas las entendemos por los años que llevamos trabajando juntos. Dicho lo cual, nunca se estanca, nunca perdemos la chispa puesto que cada proyecto es una aventura y una experiencia nueva", explica Sarossy, que conoció la historia de los tres de West Memphis al leer el guión.

Tanto Sarossy como Barker se enfrentaron a la película con el mantra de Egoyan bien presente: "Queríamos ser fieles y respetuosos con la historia que cuenta la película, pero sin perder de vista que es una película. Por otro lado, la historia dictamina cómo tratamos determinadas cosas. No estábamos recreando los acontecimientos desde una manera clínica, sino narrando la historia. Ese planteamiento fue bastante liberador puesto que en lugar de ver los hechos como realizadores, narradores, lo hacíamos como cronistas que recrean un hecho histórico y eso nos abrió muchas posibilidades en cuanto a la iluminación y el encuadre. Pero por otro lado, tener que mantenernos dentro de las limitaciones de los hechos reales también ha sido positivo".

"Al tratarse de un plan de rodaje tan corto tuvimos que ser muy prácticos pues no podíamos darnos ningún lujo si queríamos cumplir los plazos", explica Sarossy. "No me parece del todo negativo tener que lidiar con temas de tiempos y ubicaciones, pues te obliga a pensar bien las cosas. Por otro lado, se soluciona simplemente recurriendo a una paleta de colores más reducida. Es como trabajar con tres colores en vez de seis, por lo que uno se entrega a esos colores y consigue que todo funcione. Como rodábamos en lugares específicos como bosques, casas y tribunales desarrollé un punto de vista para cada una de las historias que afectó el recorrido de la cámara o la manera de iluminar, encuadrar y filmar la escena. Es una historia muy dramática y por tanto hemos empleado un enfoque cinematográfico muy dramático".

Para la diseñadora de vestuario Kari Perkins este proyecto ha sido todo un reto. "La película está ambientada en 1993, una época que no nos pilla demasiado a desmano, pero de la que nos hemos alejado mucho en cuanto a la moda. Muchas veces al ver la ropa, el equipo solía hacer comentarios del tipo: ‘¡Eso lo llevaban mis padres!’, así que me he divertido mucho vistiendo así al reparto. Al presupuesto le ha venido de perlas que las tiendas de segunda mano estén llenas de prendas de principios de los noventa. Pude comprar en tiendas de la zona y componer una paleta de colores con ropa de la época. Ha sido un regalo poder trabajar así".

Al hablarle de la película Egoyan le comentó: "‘Ésta es una película dramática’. Es una historia muy conmovedora y desgarradora. Al crear los diseños de estos personajes hemos podido conocer a los personajes reales y ver cómo visten y cómo vestían, lo cual ha sido toda una ventaja". El mayor reto para Perkins fueron las escenas de los juicios: "Sobrevivir a esas escenas fue toda una aventura. Teníamos que estar constantemente cambiando de ropa a los intérpretes para crear nuevos looks. Había 20 actores con cinco cambios de ropa cada uno y más de 200 extras, y debíamos disponer de ropa suficiente para todos ellos. Cambié muchas corbatas manteniéndome siempre dentro de una misma gama de color. Ese fue el principal escollo de la película pero al final resultó ser también muy divertido. ‘¡Cambio de corbata para todos!’"

"En el caso de Witherspoon buscábamos un vestido que habíamos visto en los vídeos de la época. Pam Hobbs y yo queríamos captar ese look en específico, así que confeccioné el vestido para la película", explica Perkins. "He vestido a Pam Hobbs con ropa oscura utilizando tonos tristes, pero al documentarme sobre el caso me parecía que Terry Hobbs se vestía para la cámara por lo que me decanté por estampados más llamativos y colores más vivos y elegantes. Cada vez que aparece el personaje en escena está vestido de una manera impecable", añade.

"Al crear el vestuario para los agentes de policía utilicé un toque más dramático", apunta Perkins. "En el pueblo de West Memphis empleé colores muy oscuros. Aunque recuerdo que los uniformes eran bicolores queríamos crear una división entre el departamento del sheriff y los agentes de West Memphis, a quienes presentamos utilizando colores mucho más oscuros y amenazantes".


En conversación con la autora Mara Leveritt
La galardonada periodista y autora de éxito Mara Leveritt tiene un recuerdo muy vívido de las primeras fases del juicio: "Me horrorizó el caso, al igual que a todos los padres y vecinos de Arkansas y de la zona. Por mi trayectoria como periodista de investigación especializada en casos penales, me llamó poderosamente la atención el caso, la investigación y ver cómo las pesquisas policiales avanzaban sin resultados y la repentina detención de tres adolescentes. Lo que más me impactó fue que la policía filtrase que había indicios de una relación entre el crimen y los rituales satánicos puesto que el informe del FBI, basado en una investigación exhaustiva, descartaba que el crimen estuviera relacionado con los asesinatos tipo secta que se estaban cometiendo por entonces en Estados Unidos. Eso me llamó la atención desde el principio".

Leveritt admiró que la HBO consiguiera permisos para que los realizadores de la trilogía documental PARADISE LOST –Joe Berlinger y Bruce Sinofsky— grabaran lo acontecido durante el juicio. Le dio mucha cobertura al caso, puesto que es prácticamente imposible entrar en la sala del tribunal. "Con el libro "CONDENADOS" he podido hacer una indagación mucho más minuciosa, me sentía prácticamente como una titiritera manejando a los personajes. No solo he podido mostrarle al público lo que ocurrió durante el juicio, sino también lo que ocurría en la trastienda y los puntos de vista de muchas de las personas implicadas. También repaso las argucias legales y cómo se hizo un uso incorrecto y se abusó de la justicia para conseguir el resultado que todos conocemos".

A pesar de su gran conocimiento sobre el caso, Leveritt no asistió a los juicios. "Todo lo que vi ocurrió después de conocer el veredicto. Empecé a indagar en profundidad sobre el tema cuando tuve acceso a los archivos policiales y a las transcripciones en la primavera de 1994. Pude tomarme mi tiempo", comenta Leveritt. "y estudiarlo todo con calma. Le dediqué a mi investigación mucho más tiempo del que pasó desde que se detuvo a los acusados hasta que se dictó sentencia. Percibí que la sed de justicia del pueblo había resultado en una toma de decisiones muy apresurada. El proceso fue muy caótico, los abogados recibían las pruebas y tenían que intentar entenderlas, desenmarañar todo ese lío y montar una buena defensa. El juez Burnett ha dificultado muchísimo el proceso con su postura, tanto que no se ha podido hacer ningún avance hasta su jubilación hace un par de años. No hay más que mirar las pruebas para ver cómo las tergiversaba para favorecer a la acusación. Por ejemplo, permitió que prestara declaración un supuesto experto en ocultismo, una persona sin titulación de ningún tipo. Esas sentencias hubieran sido impensables con otro juez en el estrado".

"Elizabeth Fowler, la productora de "CONDENADOS", compró los derechos del libro hace mucho tiempo, un año tras la publicación, en 2002", recuerda Leveritt. "Ya se sabe que el proceso de papel a pantalla suele ser muy lento, pero no abandoné a Elizabeth por los mismos motivos que ella no abandonó la historia. Creo que ambas comprendemos lo importante que es esta historia, puesto que trata temas muy importantes para este país y para todo el mundo: la libertad de expresión, de no ser condenados por los libros que uno lee o por las camisetas que viste, y que este caso representa lo peor que puede ocurrir en Estados Unidos o en cualquier lugar el mundo. A menudo se toman decisiones apresuradas, no maduradas. Los prejuicios tuvieron gran peso en el proceso judicial, se manipuló y utilizó la información para desequilibrar la balanza. Me alegro de que Elizabeth viera todo eso y de que haya perseverado a pesar de todos los obstáculos que se le planteaban".

En cuanto al guión, Leveritt se muestra cómoda con la información adicional que aporta a película a la historia. "Siempre he pensado que este caso necesita mucha cobertura, desde muchos enfoques diferentes y desde luego no creo que yo tenga que decir la última palabra sobre este asunto. Me alegro de que se hayan tomado la molestia de venir a conocer a los implicados y que hayan ampliado la información sobre la que se cimenta la historia. Esta producción va a ser muy beneficiosa, incluso para la investigación del caso", comenta.

"Me gustaría que los espectadores pensaran en primer lugar sobre lo que pasa en este caso y luego pensaran en que casos así ocurren en todo el mundo. Ojalá le abra los ojos a todo el mundo. Es bueno mostrarse un poco escéptico con las instituciones. Otra conclusión interesante sería que el público se replanteara cómo afectan nuestros prejuicios a otras personas. Atom es un director brillante y sé que sabrá aclarar el caso para explicarlo bien y ampliar la información. No solo plantea los hechos que acontecieron aquella noche, sino que presenta el dolor humano causado hacia todos los implicados. Espero que la película anime a los espectadores a leer "CONDENADOS" y a descubrir todas las capas que tiene esta historia", añade.

Por encima de todo, Leveritt subraya la importancia de esta película para los jóvenes estadounidenses. "En mi opinión es una historia potente sobre la juventud. Nos habla de unos jóvenes inadaptados, que se sienten y son diferentes. Y solo por eso, por ser diferentes o por no ser como la mayoría, los utilizaron como chivos expiatorios. Al escribir "CONDENADOS" sufrí mucho por esos chavales. Me gustaría transmitirle un mensaje a los jóvenes, para que sepan que no pasa nada por ser diferente. El problema no lo tiene ellos, sino aquellos que intentan acusar a alguien por el mero hecho de ser diferente".