Cinemanía > Películas > Chappie > Comentario
Destacado: Se estrena 'Dune' la adaptación cinematográfica del bestseller
Chappie cartel reducido ChappieDirigida por Neill Blomkamp
¿Qué te parece la película?

Protagonizada por Sharlto Copley, Dev Patel, NINJA y ¥O-LANDI VI$$ER, Jose Pablo Cantillo, con Sigourney Weaver y Hugh Jackman. Dirigida por Neill Blomkamp. Producida por Neill Blomkamp y Simon Kinberg. Escrita por Neill Blomkamp & Terri Tatchell. El productor ejecutivo es Ben Waisbren. El director de fotografía es Trent Opaloch. El director de producción es Jules Cook. Los montadores son Julian Clarke, ACE y Mark Goldblatt, ACE. El supervisor de efectos visuales es Chris Harvey. La música de Hans Zimmer.


Sobre la película
En sus películas District 9 y Elysium el realizador Neill Blomkamp invitó a los espectadores a imaginar nuestro mundo con otros ojos. En ellas Blomkamp combinó una acción vibrante con una consciencia social que hicieron de estas películas algo inolvidable. Ahora Blomkamp vuelve a la carga con su nueva película, Chappie.

Ambientada en un futuro cercano, nos presenta un mundo dominado por un cuerpo policial de androides autónomos y robóticos denominados Scouts. "No puedes razonar con ellos ni tampoco negociar, no son influenciables", comenta Blomkamp.

En una ciudad cubierta bajo la supuesta "protección" de los androides policiales, aparece una creación totalmente novedosa –Chappie-, el primer robot capaz de pensar y sentir por sí mismo. Creado en su origen como policía androide, Chappie es secuestrado y empleado para fines totalmente distintos.

A continuación conocemos a personajes como Vincent Moore (Hugh Jackman), que ven en un robot inteligente el fin de la humanidad porque al fin y al cabo si una máquina puede pensar ¿para qué se necesita al ser humano? Pero otros, como el creador de Chappie, Deon Wilson (Dev Patel), lo entienden como una forma de vida totalmente humana –y como la última esperanza para la humanidad, aunque el robot no sea humano.

"La idea era coger algo tan falto de humanidad como un robot –especialmente un robot policía– y dotarlo de cualidades completamente humanas, hasta el punto de volverse incluso más emocional que los propios humanos", explica Blomkamp. "Éste es el origen de la ironía de la película –un policía androide que se vuelve sensible, y empieza a mostrar rasgos más morales, éticos y concienzudos que los que tienden a manifestar los propios seres humanos".

En este filme Blomkamp cuenta la historia de una mente joven e influenciable– el robot Chappie – que se junta con las compañías más insólitas. "Chappie rápidamente se ve inmerso en el inframundo de Johannesburgo -un entorno sórdido y plagado por el crimen- donde es criado por dos padres -el uno bueno y el otro malo", dice Blomkamp. A partir de aquí, Chappie estará atrapado entre fuerzas poderosas y cuando éstas se enfrentan, la ciudad entera penderá de un hilo.

Simon Kinberg, quien produce la película con Blomkamp, comenta que Chappie toca muchos palos porque Blomkamp sabe muy bien lo que hace: la película combina las grandes ideas que obsesionan al realizador con una historia llena de acción y entretenida como ninguna. Refiriéndose al director asegura: "ha hecho una película de acción que es también un retrato de un personaje dramático a la vez que un estudio intelectual sobre lo que significa ser humano, es decir, tener inteligencia. Lo más importante del filme es que los espectadores se enamoren de Chappie, que sus corazones se hagan añicos cuando le hacen daño y que se emocionen cuando triunfe. Que te preocupes por este robot. La película tiene vertientes muy diferentes como solo Neill sabe hacerlo".

"La película plantea varias preguntas, como por ejemplo ¿cuándo podría considerarse que un robot es humano?" apunta Sharlto Copley, quien encarna a Chappie en la película. "¿Cuando sabe pintar o le gusta algún tipo de música? Para los humanos, probablemente sería si la máquina tuviera sentimientos –si fuéramos capaces de conectar con una máquina como lo hacemos con las personas. Creo que esto es lo que la mayoría llamaría una máquina ‘viva’ –si experimenta emociones al igual que nosotros".

El papel protagonista de Chappie –un Scout a quien se le da consciencia mediante la inteligencia artificial– lo interpreta Sharlto Copley. Copley interpreta el papel en cámara, actuando en cada escena frente a los demás personajes. El hacerlo de esta manera permitió que Chappie pareciera un personaje real y auténtico, y además ayudó a los demás actores a sacar el máximo provecho de sus personajes. Después, en postproducción, Blomkamp trabajó con los expertos en efectos visuales de Image Engine para materializar a Chappie, diseñando al robot sobre la actuación de Copley y creándolo desde los movimientos del actor. Las emociones que interpreta Copley influyeron en el diseño del robot –desde la forma en la que se mueve Chappie o se sienta, hasta cómo levanta la cabeza… incluso sus orejas.

En muchas películas cuyos personajes son generados por ordenador, los realizadores eligen rodar la escena solo con actores de acción real que actúan frente a un punto único. Ese no es el caso de Chappie. "No íbamos a filmar ni una escena con una pelota de tenis al final de un C- stand", dice Kinberg. "La forma de rodar sería siempre real e inmediata".

"La interpretación de Sharlto es la que da vida a Chappie", continúa Kinberg. "Él es tan humano como lo es triste, conmovedor y vulnerable. Se ve en su lenguaje corporal y en su voz –todo se basa en Sharlto. La forma en la que el robot mueve sus ojos, sus orejas y desde luego sus movimientos corporales –todo ello lo dicta la actuación de Sharlto".

Kinberg también asegura que contar con la interpretación de Copley ayudó a todos los actores. "Para los demás actores al interactuar con una persona real, todo parece más real, humano, matizado y firme", explica.

Copley dice que de algún modo el papel era como cualquier otro. "Neill me decía ‘tú solo interpreta el papel, y nosotros pondremos al robot encima", explica el actor. "La película debería funcionar conmigo enfundado en el traje gris –y que aún así al verla te emocionaras ".

Para Copley la experiencia de hacer de Chappie ha sido diferente a cualquier otro papel que haya interpretado antes. "Fue muy interesante para mí, una decisión sabia", dice. "Tuve que estar muy consciente de cada gesto. La esencia de Chappie está en cómo se mueve y reacciona y no necesariamente en lo que dice".

Aunque no lo veremos en la película, Copley usó un traje de dos piezas para conseguir al personaje correcto. "Llevaba puesta una placa en el pecho, para mantener las mismas proporciones de pecho y espalda que tiene Chappie", comenta. Esto permitió a Copley saber en qué espacios cabía y cómo el robot se sentaría o estaría de pie en ciertas posiciones. De esta forma, cuando un actor le pone la mano en el hombro o pecho de Chappie, las manos del actor están en el lugar correcto cuando Copley es reemplazado por Chappie en el ordenador.

Pero el proceso de transformación no acabó con la placa del pecho. "Llevaba un traje gris con marcadores de seguimiento para los animadores. Era ceñido y eso no tiene nada que ver con el rollo gánster", dice. Para echar mano de algo que le ayudara a sentirse como un gánster, Copley añadió un par de pantalones cortos y un cinturón. "En las escenas en las que hacía de gánster me aflojaba el cinturón y se me bajaban los pantalones cortos hasta la mitad del trasero. Ese era mi truco para transformar a un hombre trajeado en un Chappie gánster. Este gesto me ayudó a crear los movimientos de gánster con acierto".

Asegura Copley que el estilo poco convencional de rodar y animar la película fue una gran ventaja. "Los animadores te dirán que hay una gran diferencia entre animar algo desde cero y trabajar sobre lo que un actor ya ha hecho", dice. "Es mucho más fácil para ellos crear un personaje en movimiento si ya está la base interpretativa. Obviamente, también es mucho mejor para el reparto tener a un actor (de traje gris) con el que interactuar en el plató".

"Los animadores de Chappie son increíbles", añade Copley. "Han conseguido captar y trasladar cada matiz de mi interpretación. Además, tenían el desafío de intentar convertir mis movimientos faciales en los de Chappie, que apenas tiene rostro. Hicieron un trabajo increíble. Creo que ellos elevaron lo que les di y juntos creamos algo único".

Hugh Jackman interpreta el papel del villano de la película, Vincent Moore. Un ingeniero que se opone a la idea de la inteligencia artificial, Vincent se toma la evolución de Chappie como algo personal. Lo explica Simon Kinberg: "Vincent es un científico brillante, retorcido, militar, agresivo e inseguro que cree que el mundo necesita el arma masiva que él ha creado. Lo ha sacrificado todo por este programa. Fue soldado, y para conseguir lo que quiere utiliza tácticas extremas y descabelladas. Incendiaría la ciudad para salirse con la suya".

"Creo que nunca me he divertido tanto interpretando a un personaje como lo he hecho con Vincent Moore" dice Jackman. "Es australiano, fue estupendo usar mi propio acento. La clave para entender a Vincent es que no le gusta perder. Es un luchador e incluso lucha contra toda lógica y cuando las señales apuntan a la dirección contraria, más se empeña. Cree que lo que hace es tan importante que no puede aceptar seguir la dirección de los demás ni tan siquiera el hecho de que otra persona pueda ganar".

Como no suele hacer de malo, Jackman disfrutó la oportunidad de encarnar a un villano realista con un punto de vista justificable. "Los mejores villanos no creen que lo son", explica el actor. "Él plantea un argumento serio, está convencido de que lo que hace es correcto y necesario. Lo que le hace ruin es que no está dispuesto a perder. Eso cobra tanta importancia que eclipsa todo lo demás y así se convierte en un ser muy destructivo, enfadado y vengativo".

Kinberg, productor de las últimas películas de X-Men, ha trabajado con Jackman en cuatro de ellas. "Él tiene ese magnetismo de las estrella del cine" explica el productor. "Lo ha tenido desde la primera película de X-Men, lo tenía cuando lo vi sobre el escenario; y obviamente lo sigue teniendo pero en este caso es completamente diferente porque interpreta al villano. Creo que a Hugh le emocionó poder encarnar a un personaje australiano –existe el arquetipo australiano del deportista matón, y sin duda él lo rescata. El personaje le dio la oportunidad de interpretar una faceta completamente diferente de sí mismo como actor".

Frente a Vincent está Deon Wilson, el creador de Chappie, interpretado por Dev Patel. Un joven ingeniero que desarrolla la inteligencia artificial, se opone al personaje de Jackman, Vincent. "Lo que más odia Vincent es la inteligencia artificial", dice Jackman. "Considera que se trata de personas jugando a ser Dios y sostiene que el crimen es impredecible por lo que es un asunto humano, y es vital que toda arma esté controlada por un ser humano".

Según Blomkamp, Deon representa la nueva ola de programadores. "Tiene la chispa de la juventud", dice el guionista, productor y director. "Quería que fuera un prodigio –un becario de investigación de la inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) o de Oxford. Lo fichan para que trabaje para ellos pero él no tarda en descubrir que las metas de la compañía son muy diferentes a las suyas propias y todo su tiempo libre lo invierte en lo que verdaderamente le apasiona".

"La verdadera pasión de Deon es crear inteligencia artificial –participar en la creación del siguiente paso de la evolución– pero creo que también es porque quiere compañía", dice Kinberg. "El chaval no se relaciona demasiado, vive enfrascado en su mundo, con su ordenador. Se enamora –como un hermano, un amigo y un mentor- de Chappie".

Patel dice que el personaje cambió entre la primera vez que leyó el guión y el rodaje. "La primera vez que lo leí me identifiqué con su forma de ser y sentir. Sabía que tenía un enorme interés en la inteligencia artificial, pero me preocupaba que fuera demasiado pasivo en algunas escenas. Así que, fui al plató y conocí a Sharlto, a NINJA y a ¥O-LANDI. Tras conocerles, la reacción natural fue dar al personaje más agallas, que tuviera una actitud más defensiva y agresiva en su trabajo".

¿Y qué sabía de NINJA y ¥O-LANDI? "Realmente no sabía nada de ellos antes de empezar a rodar; había escuchado rumores sobre la extravagante banda sudafricana Die Antwoord", recuerda. "Son totalmente fascinantes; interpretan una versión de sí mismos, lo cual es genial porque es la verdad. Es de lo más natural. Ellos se reflejan a sí mismos en la película, y crean esta yuxtaposición salvaje".

Al actuar frente a Copley, Patel observó cómo el actor creó un personaje totalmente original. "Sharlto es en cierto sentido como Deon –es tan apasionado que te sientes un poco abrumado cuando lo conoces", dice Dev. "Aunque fuera un personaje generado por ordenador, era muy expresivo. Su dicción, su tono de voz, las decisiones del personaje. Actuar frente a él fue muy sencillo. Sharlto es bastante mayor que yo, pero yo interpretaba la figura paterna para él, lo cual es extraño. Creo que a Deon realmente le importa este robot; quiere que triunfe, y por ello sigue acudiendo a la guarida de Ninja y Yo-Landi".

Kinberg dice que Patel fue la primera y única opción para interpretar el papel. "La realidad es que ahora mismo hay chavales que están en sus casas y garajes creando la tecnología que transformará nuestro futuro. Cuando empezamos el casting de Deon, todos pensamos que debería de ser menor de 30 años –y la primera opción para Neill era Dev. Dev transmite inteligencia, pero también es muy dulce y humano, sincero y parece que está algo herido. Los espectadores se pueden identificar con eso –no con un científico empollón, sino con un chico que se siente solo, que quiere un amigo y quiere ser reconocido. Al final, hablé con el agente de Dev y le dije: ‘Esta es una llamada que muy pocos agentes reciben pero él es la única opción para el papel así que tiene que hacerlo’".

La supervisora de estos programas enfrentados de la compañía Tetra Vaal es la directora ejecutiva Michelle Bradley, interpretada por Sigourney Weaver. "A ella lo único que le importa son los resultados", dice Kinberg. "No le interesa la tecnología, ni siquiera si eso beneficia o no al crimen; tan solo quiere ganar el máximo dinero posible. Puede que Neill se sirva de este personaje para hacer un comentario sobre los directores ejecutivos pero sobre todo encuentra gracioso y absurdo el hecho de que ella realmente pasa del tema".

¿Qué opinión le merece a Blomkamp el hecho de que Weaver –una de sus heroínas de la ciencia ficción– actúe en su película? "Me sigue sorprendiendo cuando las personas que han inspirado mis intereses creativos –mi infancia, de algún modo- me dicen que sí a trabajar en las películas que quiero hacer", confiesa el director. "Así que, tenerla en el plató fue muy extraño pero también muy natural. Es una persona con la que es fácil comunicarse y tiene mucho talento. No requirió mucho esfuerzo, pero de cuando en cuando me daba cuenta que Ripley estaba en el plató y alucinaba".

Para Weaver, el respeto es mutuo. "Es un genio", dice la actriz. "Se siente cómodo con la tecnología –y no solo con la ciencia ficción clásica sino también con la tecnología actual. Me enviaba enlaces web de los robots que se están haciendo ahora y son asombrosos –y todavía seguimos pensando que son cosa del futuro. También es deslumbrante visualmente, pero lo que de verdad me encanta de trabajar con él es que es muy tranquilo y sabe lo que quiere. Esto le facilita el trabajo a los actores –te guía en la dirección adecuada".

Cuando a Chappie se le dota de consciencia con el nuevo programa de Deon, cae en las manos más insólitas -las de NINJA and ¥O-LANDI VI$$ER. En la película hacen de gánsteres de poca monta que buscan la canción que les haga de oro, pero en la vida real, son el dúo de rap-rave Die Antwoord, un espectáculo único. "Eluden toda definición y explicación", dice Kinberg. "Tienes que verlos para llegar a entender de qué van porque son realmente únicos. Son un grupo de rap, un fenómeno cultural, artistas e intérpretes con un talento demencial".

En la película aparecen con sus propios nombres pero interpretando a otros personajes. "Los personajes de Ninja y Yo-Landi son músicos que se han visto obligados a acudir al crimen para sobrevivir", explica Kinberg. "No quieren vivir así y quieren irse de Johannesburgo, pero no tienen muchas opciones".

Para dos actores principiantes interpretando personajes homónimos no es de extrañar que compartan similitudes claves con su imagen pública en el escenario –pero Kinberg afirma que también hay diferencias importantes. De los personajes dice: "Ninja tiene un rollo agresivo, muy fuerte, mientras que Yo-Landi emana cierta dulzura, pero ambos son personas duras que están cómodas incluso en los lugares más siniestros de Johannesburgo. En la vida real, NINJA y ¥O-LANDI son personas inteligentes -se han labrado un lugar en el mundo– mientras que en la película son víctimas de éste. Tienen mucha menos consciencia y control de su propio destino".

NINJA, en la película, comenta que los robots son opresivos: "Venga ya, ‘malditos robots, están por todas partes. No podemos hacer de las nuestras porque los robots están en el poder". Esto lleva a los personajes a secuestrar al policía androide que se convertirá en Chappie.

NINJA dice que tanto él como ¥O-LANDI querían participar en la película por la oportunidad de trabajar con Neill Blomkamp. "Neill es nuestro director preferido", dice NINJA, "cuando nos preguntó si queríamos estar en Chappie, flipamos en colores. Y encima nos pidió que hiciéramos de nosotros mismos, es un sueño hecho realidad".

"La razón por la que nos gusta tanto District 9 es porque no había salido nada parecido de Sudáfrica", dice ¥O-LANDI. "Las películas sudafricanas suelen ser muy aburridas. Pero esta era muy fresca, estaba muy bien hecha, y era de Hollywood pero con el sabor de Sudáfrica".

Blomkamp alentó a las estrellas a dar mucho más de sí mismos a los personajes. No solo dejó que NINJA y ¥O-LANDI eligieran las armas que querían –sino también los colores. "Dijimos ‘¿Podemos pintar nuestras armas de rosa y amarillo chillón? ¿Y las balas de colores llamativos?’" cuenta Ninja. "Nos preguntó qué coche queríamos y le dije ‘¿Puedo usar el mío, pero lo tuneamos?’ Y fue Neill y lo tuneó".

Los papeles fueron creados especialmente para los artistas. ¿En qué se diferencian el NINJA y la ¥O-LANDI raperos sobre el escenario, del Ninja y la Yo-Landi de la película? Dice ¥O- LANDI que sobre el escenario: "Normalmente tengo un estilo de vida más punki y más carácter. Para la película, Neil me instaba a sacar mi lado más tierno, más maternal, no tan punki, quería que usara ese lado que se enternece por Chappie, más maternal. Fue diferente y genial explorar esa faceta –no había pensado en ello. Es otra cualidad de ¥O-LANDI que no había terminado de explorar, y está muy bien, un giro inesperado".

NINJA dice que esta faceta a veces le sale en la vida real. "¥O-LANDI tiene un pitbull llamado Ángel", dice. "Cuando ella habla con Ángel dice cosas como ‘ah, que mono eres’, habla en ese tono agudo, ¿sabes? Le dije que debería de hablarle a Chappie de esa forma –así que empezó a hablarle al robot con esa voz mona y aguda".


Crendo a Chappie y a Arce
El viaje de Blomkamp hasta llegar a Chappie empezó hace más de 10 años. Siendo un director y artista de efectos visuales joven, Blomkamp creó una recopilación de falsos anuncios para demostrar a los agentes la clase de trabajo que era capaz de producir. "Estaba haciendo el tonto y diseñé ese robot en 2003 en Lightwave", recuerda el director. "Tenía influencias japonesas y de anime. Ya no estoy tan metido en el anime y en el manga pero quería que el origen de la película permaneciera fiel a lo que era – un anuncio extraño, raro y falso. Quería que Chappie fuera mucho más que un robot".

Mucho antes de comenzar el rodaje los realizadores trabajaron la estética que tendría Chappie en la pantalla. El proceso recayó en los equipos de dos compañías: Image Engine, donde los efectos visuales fueron supervisados por Chris Harvey, y WETA Workshop, con un equipo de efectos físicos liderado por el supervisor de efectos especializado en utilería, Joe Dunckley. Juntos, inspirados por el robot que Blomkamp diseñó 10 años atrás, diseñarían un robot que funcionaría por partida doble: en ordenador y también como atrezo físico.

Dos años y medio antes del inicio del rodaje, los realizadores filmaron una prueba de imagen en Johannesburgo para demostrar que su idea funcionaría. Con el éxito de la prueba se dio luz verde a la película, e Image Engine y el equipo en el WETA Workshop se pusieron manos a la obra trabajando juntos, con sus respectivas idas y venidas, ajustando y perfeccionando el diseño. "Este fue un proceso diferente para nosotros", dice Harvey. "En Elysium, todo fue construido en WETA y posteriormente acudieron a Image Engine para crearlo digitalmente. En esta película, Neill optó por un enfoque diferente. Neill se pasó meses trabajando en el concepto artístico original con WETA, y luego lo envío a Image Engine como bocetos en 2D. A partir de ese material gráfico, hicimos a los personajes en tres dimensiones. Pudimos resolver muchas cuestiones de animación antes de que fueran construidos los modelos prácticos y ajustamos el diseño, por eso sabíamos que funcionaría". A partir de ahí, Image Engine compartió los modelos digitales con WETA Workshop, trabajando a dos bandas para perfeccionar el diseño, y que el equipo de WETA pudiera construir un modelo práctico.

Dunckley dice que la dirección de Blomkamp para el diseño de Chappie era aspirar a la realidad: "Él quería que fuera real –no quería que fuera desmesurado en su funcionalidad. No podían salir rayos láser ni nada de eso. Tenía que ser fuerte, pero también algo que un gobierno pudiera permitirse dentro de unos añitos".

El diseño de Arce -un gran robot súper tecnificado propuesto como una supuesta alternativa a los robots policiales o Scouts- siguió el mismo proceso de idas y venidas aunque el planteamiento de su diseño fue completamente diferente. "El Arce es obra de Neill", dice Dunckley. "Estamos muy orgullosos, porque desde el punto de vista de ingeniería funciona muy bien", añade Dunckley. "Es hermoso y parece que funciona –es como si estuviera a punto de cobrar vida para atacarte".

Blomkamp diseñó el Arce de una forma poco realista. "Es una sátira –es lo que hace una compañía de defensa con un mecanismo torpe, gigante, ineficiente y sumamente caro financiado gracias a los contribuyentes. Fue el concepto más atrevido, sobredimensionado y demencial que pudimos inventar. Y lo hicimos como se hacían los efectos visuales en los años 60, 70 y 80: los maquetistas construyeron un modelo a partir de la combinación de piezas pre- diseñadas de la tecnología real, y eso mismo hice en el ordenador. A partir de ahí, WETA Workshop e Image Engine lo perfeccionaron hasta el detalle de que cada articulación y los dedos de los pies fueran animables, y acto seguido WETA construyó una versión real de tres metros y medio".

Para un cuerpo de policía de 110 Scouts, WETA Workshop creó 11 maniquíes. "Los personalizamos", dice Dunkley. "Todos tienen varias placas, así que al intercambiar algunas placas o paneles con diferentes envejecimientos podemos mostrar diferentes versiones del Scout – algunos nuevos y otros con unos cinco años de antigüedad que ya van pidiendo un mantenimiento. Esta fue una de las herramientas que usamos, así los espectadores podían identificar a Chappie –él es el Scout 22, y tiene dañada una oreja, que se le reemplaza por una de color naranja, así es fácil seguirlo en el recinto".

Dunckley dice que esas orejas no son sólo marcas identificativas–en su diseño permiten a los animadores expresar lo que siente Chappie. "Es mucho más obvio en las orejas", dice. "Las diferentes posiciones muestran diferentes expresiones".

A medida que Chappie recibe más golpes a lo largo de la película, el equipo de WETA Workshop fue capaz de cambiar su aspecto. "Hay ocho fases para Chappie", dice Dunckley. "Hay tres estructuras y ocho juegos de paneles representando cada etapa. Una vez que recibe el golpe en el pecho, quitamos los paneles externos y pasamos a la siguiente fase. Es agredido, quemado, disparado, disparado una vez más, pintado con grafiti por Ninja y Yo-Landi, y así sucesivamente. Hubo mucho trabajo en el desarrollo físico; lo complicado es que todo lo que rodamos en el plató con el maniquí –el Chappie físico– tenía que guardar relación con el personaje de los efectos visuales. Por eso, colaboramos muy de cerca con Image Engine para identificar cada fase y llevar a cabo una textura del proceso de rodaje que se adaptara a ellas".

El modelo práctico de Arce también requirió algo similar. "El modelo es funcional desde la perspectiva del plató– aunque es enorme, podemos desarmarlo y sacarlo del plató en 30 minutos", continúa Dunckley. Sin embargo, llegar hasta allí, construir el modelo práctico, fue una tarea complicada. "Neill quería que Arce adoptara una posición amenazante, hacia delante, que de hecho lo desequilibra. Por lo que le pusimos mucho peso en las piernas, permitiéndonos concentrar todo el peso en esa postura adelantada. Pesa casi una tonelada –casi una tonelada de Arce".

Pese a que proviene de los efectos visuales, Harvey dice que hay enormes ventajas en tener modelos prácticos en plató –para empezar porque el robot a veces puede realmente aparecer en cámara. "Si el robot está inanimado en una toma –si está apagado o si alguien le está haciendo algún ajuste– no tenemos que incluirlo", explica. Además, el modelo práctico puede servir como referencia para una toma de efectos visuales que se agregara posteriormente. "Podíamos encenderlo y moverlo con las cámaras en su sitio", dice. "Hay una toma en la que Chappie está bajo la lluvia; fue muy útil sacar al robot y ver cómo la lluvia le golpeaba y le empapaba y cómo se reflejaban las luces sobre él; pudimos traerlo de vuelta a la oficina y estudiarlo. Esto nos da una representación visual real de cómo se vería si hubiera estado allí aquel día".


Sobre la producción
Para esta película Blomkamp vuelve a su ciudad natal de Johannesburgo, el escenario de la película que le dio a conocer, District 9. "Al principio, no quería ambientar la película allí, porque District 9 ya se rodó allí", confiesa. "Buscamos localizaciones en Estados Unidos, pero no me parecía original. Los temas de la película se asociaban a Johannesburgo de una forma muy real".

Sharlto Copley dice que el escenario influye en cada aspecto de una película. "Creativamente, como artista, Neill se vale de su crianza y experiencias. Eso es lo que hacemos en esta película y desde luego con este personaje. Me inspiro en la gente, la sociedad. Hay un millón de cosas en la película inspiradas por Johannesburgo; es una parte esencial de ésta".

James Bitonti, el primer ayudante del director y coproductor, dice: "La película se escribió para Johannesburgo porque este es el mundo que Neill más conoce. Cuando empezamos a buscar exteriores vimos algunas de las localizaciones de las que hablábamos –la guarida, los puentes – y nos familiarizamos con la ciudad. Verlo en vivo y en directo hizo que el guión fuera mucho más real. Es muy frecuente que un guión se escriba para una ciudad anónima pero en este caso el hecho de bajarnos del avión y ver algunos de los lugares que Neill incluyó en el guión, lo enriqueció mucho más".

Jules Cook, el director de producción, fue el responsable del look de la película, trabajando con el decorador Daniel Birt. "Gran parte de nuestra labor en esta película fue readaptar las localizaciones de Johannesburgo y nos costó encontrar a algunas de ellas", dice Cook. "Muchas superaron con creces los platós que hubiéramos podido construir".

Por ejemplo, la guarida de Ninja y Yo-Landi. "Inicialmente buscamos una casa, y vimos varias localizaciones más pequeñas. Pero a Neill le encantó un espacio en el que ellos pudieran vivir, hacer de las suyas y esconderse. Y yo soy un gran fan de lugares abandonados", dice Cook. "El reto fue hacer que el espacio cumpliera todas las exigencias pero que pareciera su hogar. Y entonces, Ninja entró en el ajo para echar una mano –reflejaron su trabajo artístico y su estilo particular, el estilo que ya viene de sus videos musicales. Hicieron suyo el espacio".

A la hora de decorar la guarida, Birt dice que la inspiración vino de una mezcla de la vida real de NINJA y ¥O-LANDI, y los personajes de Ninja y Yo-Landi en la película. "Me documenté sobre ellos y su música –todo lo que pude encontrar en la red", dice Birt. "Y entonces, aporté mi granito de arena para darles un toque diferente para la película, algo adecuado al guión. Y son geniales como siempre –solo es un giro comparado con lo que ya han hecho. Los ves en pantalla y piensas ‘¿Qué pasa con esta gente? ¿Dónde viven? Si todavía no conocías a NINJA y ¥O-LANDI antes de ver la película, este decorado hará de carta de presentación".

La habitación de Chappie en la guarida, según Birt, es una mezcla de sus influencias. "Chappie está aprendiendo de Deon, y también de Ninja y Yo-Landi", comenta. "Así que el enfoque para decorar su habitación es usar lo que Chappie está aprendiendo. Se hace una cama como la de Yo-Landi, pero a su estilo, con las cosas que encuentra. Como obra de arte ilustra una pequeña familia en tiza –copiando los que Ninja ha dibujado en su pared".

Para muchas de las localizaciones, el equipo de producción confió en el conocimiento personal de Blomkamp de la ciudad. "Mientras buscábamos exteriores para la guarida de Hippo, Neill mencionó su casa, y cuando la vimos, resultó ser el lugar en que él quería rodar", recuerda Cook. "Convertimos este espacio medio abandonado en la guarida de una banda, llenamos la piscina con armas –lo cambiamos completamente. Cuando Neill y su hermana volvieron, se quedaron de piedra".

Otra localización muy autóctona es una autopista en la que se produce una persecución y un tiroteo. Resulta que muchos años atrás, Blomkamp y Copley soñaron con cerrar la autopista para rodar una persecución en coche –y con Chappie–, el sueño se hizo realidad. "Si te dedicas a algo lo suficiente, empieza a rodar y funciona", dice Blomkamp. "Cuando me crié aquí, la mera idea de cerrar la autopista nacional para filmar un atraco sobre ruedas parecía imposible. Grabar en esta autopista en particular hace que el asalto parezca un crimen muy Joburg, y eso era lo que queríamos. Es una sensación increíble haberlo hecho así en esta película".

Uno de los objetivos de Cook era contrastar los Scouts con el Arce colocándolos en ambientes muy diferentes. "Lo conceptualizamos como un gran espacio para Arce y uno pequeño para los Scouts", explica –aunque los Scouts ya están en pleno funcionamiento y Arce es tan solo una creación visionaria ideada por Vincent. "La sala de los Scouts es un espacio totalmente operativo –tienen los contratos adjudicados y están construyendo los robots– mientras que el Arce es puro I+D y Vincent lo intenta vender. Están derrochando dinero en este monstruo ridículo. Supongo que los dos espacios reflejan a Vincent y a Deon, de algún modo: el espacio de Deon es más humilde y en vías de expansión, y el de Vincent es impresionante y abrumador".

Cook también fue el responsable de diseñar la interfaz que permite a Vincent dirigir a Arce. "Neil y yo hablamos de cómo funcionaría la silla del control de Arce –qué parte respondería al casco neuronal y cuál sería física. Se podría hacer de forma totalmente mental, pero no funcionaría en la película –el público necesita ver cómo le controla. Así que añadimos palancas y monitores que permiten ver lo que él ve a través del casco".


Sobre los especialistas
Para las escenas peligrosas y las secuencias de acción, Blomkamp colaboró de cerca con el coordinador de especialistas Grant Hulley, con el que ya trabajó previamente en District 9.

"Neill aporta sus ideas para las peleas y las secuencias de acción, y luego nos permite desarrollarlo", dice Hulley. "Él nos quería llevar tan lejos como pudiéramos".

Hulley comenta que el historial de Blomkamp en los efectos visuales supone una gran aportación a la película –y no porque el director dependiera de ellos. "El viejo dicho de ‘Lo arreglaremos en postproducción’ no se cumplió en esta película", dice Hulley. "Él sabía lo que se podía conseguir en postproducción y lo que es mejor conseguir en cámara. Sabe lo que quiere de los artistas y los actores". Un buen ejemplo de ello, comenta Hulley, es una voltereta en motocicleta. "Hay un salto que es genial, algo de fuego, un androide golpea al piloto lanzándolo fuera de la moto y ésta sale volando", detalla. "Se podría haber hecho en postproducción, pero en lugar de eso pusimos cables en el especialista y en la propia moto, y el especialista se cae y la moto también sale volando. Hicimos dos tomas, pero lo hicimos de verdad".

Dado que la película tiene mucha acción –helicópteros, coches que se vuelcan, sin mencionar a los actores enfundados en sus trajes que serían reemplazados por personajes generados por ordenador– el equipo de especialistas contó con el apoyo de un departamento de arte que construyó mini platós a escala para ayudar a planificar las secuencias más complicadas.

Parte de la labor de Hulley era trabajar con el doble de Copley –es decir, un especialista para un actor que luego sería repasado por ordenador en la película. "Pensarías que esa parte la podría hacer cualquiera, pero no es así, ya que el equipo de efectos visuales parte del trabajo de Sharlto y de sus gestos – su personaje transciende esa distancia. Nuestro especialista, Ian Stock, tenía que imitar los movimientos de Sharlto. Y lo que llegamos a sentir es al personaje de Sharlto".

De hecho, encontrar a los dobles para todos los personajes fue todo un reto. Los especialistas tenían que tener más o menos la misma estatura que los personajes a quienes doblaban, además de coincidir en el corte de pelo y tatuajes. "Los cortes de pelo más radicales de la película –Ninja, Yo-Landi, Yankie, Hippo– fueron todo un reto", señala. "Y encima los tatuajes.

Ni siquiera sé cuántos tiene NINJA –no podría contarlos. Cada mañana le tenían que aplicar todos aquellos tatuajes a nuestro especialista"
.

La primera secuencia de la película quizás supuso el mayor reto. "Teníamos tres helicópteros, con policía humana y androide en dos de ellos. La cámara iba en otro helicóptero. Estábamos trabajando con ralentizadores, teníamos una rampa de tubo para uno de los vehículos, y había muchos disparos, trucos en moto –y luego había que incluir a los actores en ese lío. Y Brando Auret, quien interpreta a Hippo, iba sin camiseta, por lo que teníamos que encontrar la manera de esconder las protecciones de seguridad que llevaba ya que tenía que saltar por las ventanas. Y las furgonetas de Ninja y Yo-Landi se volcaban –los chicos de efectos pusieron un cañón allí. Hubo una gran cantidad de cosas que hacer esa semana, pero todo salió bien".


Sobre el vestuario
Diana Cilliers, quien previamente colaboró con Blomkamp en District 9, supervisó el diseño de vestuario. Dice que a pesar de que la misma ciudad sirva de escenario, el diseño de vestuario tiene una estética muy diferente en las dos películas. "En District 9, tenemos un estilo muy específico del centro de Johannesburgo. En esta película, Neill no quería hacerlo así; optamos por una estética más de gánster de la costa este de Estados Unidos". Cilliers también aportó al vestuario de Chappie, colaborando con el departamento de decorado cuando los gánsteres le dan al robot cadenas y joyas.

Deon, por otra parte, tiene un aspecto singular. "Hay una zona de Johannesburgo, Kempton Park, donde mucha gente trabaja en la defensa industrial", comenta ella. "Es un estilo anticuado –que no es vintage, pero sí conservador, nada extravagante– de algún modo se intenta pasar desapercibido".

Vincent también tiene un vestuario acorde con su personaje. "Neill lo describió como una especie de ganadero australiano con antecedentes militares", dice Cilliers. "Hugh se mostró muy abierto. Comenzamos con una especie de caricatura, y llegamos a un punto más real para crear un aspecto totalmente único para Hugh. Su peinado es bastante específico, al igual que los pantalones cortos y los calcetines".

Una forma de mostrar que el vestuario puede definir al personaje es en las diferencias entre el armario de Yankie –que forma parte del trio de gánsteres con Ninja y Yo-Landi – y el de Hippo, el jefe gánster. "Intentamos dar a Yanki una estética de los mafiosos de Los Ángeles –no muy sudafricano. Así que investigamos ampliamente y tres de nosotros -Neill, Jose y yo- colaboramos para dar con el look final, y Sarah Rubano, la encargada de maquillaje y peluquería, añadió algunos tatuajes increíbles. Hippo, por otra parte, es muy sudafricano, muy de Johannesburgo, y el corte de pelo y tatuajes de Sarah también lo son. Intentamos confeccionar un vestuario sutil, de manera que no interfiriera o fuera demasiado extremo. En ambos casos, los tatuajes fueron diseñados específicamente para los personajes".

Claro que en cuanto a apariencia se refiere los personajes más singulares son Ninja y Yo-Landi. "Su aspecto ya está definido, y Neill quería que ellos reflejaran su imagen pública, así que fichamos a Gabby De Gersigny, quien se ha encargado del estilo de todos sus videos musicales. Era esencial mantener el estilo dentro de la imagen establecida".