Cinemanía > Películas > Vivir de noche > Comentario
Destacado: Daniel Calparsoro dirige a Miguel Herrán en 'Hasta el cielo'
Vivir de noche cartel reducido Vivir de noche(Live by night)
Dirigida por Ben Affleck
¿Qué te parece la película?

El oscarizado Ben Affleck (Argo) dirige, produce y protagoniza el thriller dramático Vivir de noche. Affleck también ha escrito el guion en base a la exitosa novela del autor Dennis Lehane. Esta es la segunda colaboración de los dos artistas tras el aclamado drama Adiós, pequeña, adiós.

De la producción de Vivir de noche se han encargado Leonardo DiCaprio y Jennifer Davisson mediante la productora Appian Way, y Ben Affleck y Jennifer Todd mediante Pearl Street Films. Chris Brigham, Dennis Lehane y Chay Carter se han encargado de la producción ejecutiva.

Junto con Ben Affleck comparten cartel Elle Fanning, Brendan Gleeson, Chris Messina, Sienna Miller, Zoe Saldana y el oscarizado Chris Cooper (Adaptation).

Tras las cámaras, Affleck ha trabajado con el director de fotografía Robert Richardson (JFK (Caso Abierto), El aviador, Hugo), que tiene en su palmarés tres premios Oscar; con el diseñador de producción nominado al Oscar Jess Gonchor (Valor de ley, Foxcatcher), el oscarizado editor William Goldenberg (Argo) y con la diseñadora de vestuario nominada al Oscar Jacqueline West (El curioso caso de Benjamin Button, Argo). La banda sonora es obra de Rupert Gregson-Williams.


JOE - No quiero ser un gánster. Hace mucho que dejé de besar anillos.

MASO - Ya no importa lo que tú quieras. Estás en esta vida.


Joe Coughlin, el hijo de un policía de Boston de alto rango, cruzó medio mundo para luchar con valentía por su país, pero la guerra enseguida le decepcionó por completo. Un tiempo después se encuentra de vuelta en casa viviendo una vida que, como él mismo cuenta, nunca imaginó. Pagando el precio del sueño americano.

"Joe es consciente de que ha elegido ser un antisistema en una ciudad gobernada por los gánsteres, en la que hay una guerra abierta entre la mafia irlandesa y la italiana", explica el guionista/ director/ productor Ben Affleck, que también interpreta a Joe. "Sin embargo, lo que más me intriga de él es que, aunque infringe la ley y dicta sus propias normas, su propia ética le impide considerarse uno de ellos, un gánster".

No obstante, el sentimiento de decencia innato de Joe podría ser su perdición.

Vivir de noche ha sido un proyecto de auténtica pasión para Affleck: "Como cineasta fue una oportunidad para rendir homenaje a las películas clásicas de gánsteres de Warner Bros. que se rodaron entre los años 30 y los 70. Crecí viendo esas películas y transmitían una sensación desbordante y épica que te transportaba a un mundo y a una época diferentes".

Affleck adaptó el guion a partir de la novela homónima de Dennis Lehane. Ambos ya habían colaborado en el debut de Affleck como director, la adaptación del thriller de Lehane Adiós, pequeña, adiós. Lehane ha participado como productor ejecutivo en Vivir de noche.

"Desde un punto de vista creativo, Ben y yo somos una pareja única; y no es solo porque seamos los dos de Boston, aunque eso también es importante", cuenta Lehane son una sonrisa. "Hay algo especial en la estética de Ben. Su primer trabajo como director fue Adiós, pequeña, adiós e hizo un trabajo precioso, me encanta esa película. Cuando me dijeron que iba a adaptar Vivir de noche me hizo mucha ilusión pensar que volvería a trabajar con él, y como la vez anterior, ha sido muy especial ver cómo el libro se iba transformando en manos de Ben, a partir de su guion".

Como aficionado al cine, Affleck afirma que la historia posee todas las características concretas que le hicieron fan del género de gánsteres: mujeres bellas, hombres peligrosos, policías, la mafia, tiroteos, persecuciones en coche... La candente e inflamable combinación al completo. "En cuanto leí el libro de Dennis supe que tenía algo para cualquier persona a la que le guste pasárselo bien en el cine".

La productora de Leonardo DiCaprio, Appian Way, adquirió los derechos del libro, que Affleck leyó a instancias de la socia de DiCaprio, Jennifer Davisson. "En nuestra empresa buscamos sin parar historias sobre hombres destacados, que no necesariamente tienen por qué ser buenos hombres, sino que han destacado de un modo u otro, y lo que han sacrificado por llegar a donde están", explica la productora. "Una de las cosas que Dennis hace de forma brillante es diseccionar el ego masculino de una manera compleja e interesante, y creo que Ben lo hace igual de bien. Nosotros teníamos los derechos, pero cuando Ben leyó el libro quedó claro cuánto le gustaba y que era perfecto para él. Cuando nosotros leímos su fascinante guion, vimos la misma sensibilidad de Lehane en cada una de las páginas".

La productora Jennifer Todd está de acuerdo. "A Ben le atraen las historias de Dennis, y esta en particular le emocionó mucho: la época, los personajes, el traslado de Boston a Florida. Parecía diferente a cualquier cosa que hubiésemos visto. A eso hay que añadir el personaje principal, Joe, que no es ni malo ni bueno, sino algo a medio camino, así que toma sus decisiones pero sufre las consecuencias. ¿A dónde pertenece realmente?".

Joe deja Boston tras una breve estancia en prisión y se va al clima cálido, y al aún más cálido comercio ilegal de ron, de Tampa. Además de trabajar en la gran área de Los Ángeles y alrededores, el equipo de producción rodó en diferentes zonas de Boston, sobre todo en Lawrence, y recreó en diversas partes de Georgia los exóticos locales de Florida que mejor representaban la Tampa de la época. Junto con Affleck, los diseñadores Jess Gonchor y Jacqueline West y sus equipos recrearon la época y el lugar. Robert Richardson se encargó de capturarlo todo y William Goldenberg de editarlo.

"Sumergirse en este mundo, en esta época, con Bob, Bill, Jess y Jackie encapsulándolo todo de forma tan ágil, y todos estos increíbles actores poblándolo y haciendo brillantes interpretaciones, han hecho que esta película sea una de las que más he disfrutado. Todo el mundo hizo un trabajo tan bueno que parecía que estábamos ahí, en esa vida, viviendo esa experiencia", opina Affleck.

Las tres mujeres con las que se cruza Joe en la película, de una manera u otra, están interpretadas por Elle Fanning, Sienna Miller y Zoe Saldana. Las acompañan Brendan Gleeson y Chris Cooper a un lado de la ley, y Remo Girone y Robert Glenister en el lado opuesto. El actor Chris Messina da vida al mejor amigo de Joe, también delincuente.


JOE - Viví de robo en robo. Un buen día se ocupaba durmiendo y en una buena noche corría demasiado como para mirar atrás.


Durante los diez años que siguieron a la guerra, Joe Coughlin se las arregló para vivir como un antisistema, nada más y nada menos que bajo el techo de su padre policía, antes de que todo le alcanzase. "Las cosas que presenció cuando era soldado hicieron que Joe decidiese que no tenía sentido acatar las reglas, ser legal", explica Affleck. "Ve incluso la naturaleza jerárquica de la vida de los gánsteres como un anatema similar al de la jerarquía militar. No quiere formar parte de eso; no quiere que nadie le dé órdenes. Va a dictar sus propias normas".

Lo hace con bastante éxito, siempre y cuando lo mantenga, tal y como describe Affleck, "de corta duración, con la compañía de dos colegas y haciendo pequeños atracos, esas cosas".

Sin embargo, no es la aversión que Joe siente hacia la autoridad, ni tan siquiera un robo mal escogido, el que le hace cometer su error más grave. Es el amor. Y esa emoción en sus muchas formas, desde la pasión a la compasión, seguirá siendo su perdición durante muchos años.


JOE - ¿Crees que no soy lo bastante fuerte?

GRACIELA - Creo que no eres lo bastante cruel


Novias y mujeres. Todo empezó con un topo
Cuando conocemos a Joe, "él ya tiene un poco el agua al cuello", explica Affleck. "Tiene un romance secreto con Emma Gould, la novia del mafioso irlandés Albert White". Al igual que Joe, Emma ansía tener independencia, por muy precaria que pueda ser. "Albert la controla, así que su relación con Joe la emociona, el peligro le resulta excitante", añade.

Sienna Miller, que interpreta a Emma, confiesa que comparte el entusiasmo de Affleck por el género. "Estoy obsesionada con la época de la Ley Seca, así que formar parte de esta película es un sueño hecho realidad, pero para mí lo más importante era el hecho de que Ben había escrito el guion y que protagonizaría y dirigiría la película. Después de ver sus anteriores trabajos, habría dejado de lado cualquier cosa para formar parte de este proyecto e interpretar un papel tan exquisito”.

"Emma es la típica novia de gánster", continúa Miller, "que sirve copas en un bar clandestino en el que se juegan timbas ilegales de póquer, que pasea del brazo de su jefe casado y que se acuesta con su enemigo a sus espaldas. Tiene un centro de acero que le ayuda a la hora de avanzar por un mundo oscuro, cruel y misógino, y eso la lleva a embarcarse en un romance con Joe precioso, fugaz y finalmente trágico. Desde el principio está claro que es una irlandesa fuerte, sensata, que hace lo que debe para sobrevivir".

Miller trabajó un adorable acento basado en el condado de Cork para interpretar a la muchacha resuelta y poco convencional del barrio de Dorchester (Boston) que sirve como catalizador para que aflore el lado rencoroso de Joe. "Sienna era perfecta para el papel, es como si hubiese nacido para hacerlo", opina Affleck. "Hablaba todo el rato con acento irlandés; era simplemente fantástica, llena de matices. Todo lo que hacía en la película era intencionado y delicado, lleno de matices".

Después de que se consuma la relación entre Joe y Emma, Joe pasa un tiempo en la cárcel por un atraco que salió fatal. Al salir de ella, con un sentimiento de venganza en el corazón, se une a la mafia irlandesa y lo mandan a Tampa. Joe empieza rápido a hacer rondas por los locales relacionados con la elaboración y distribución de ron, y pronto se encuentra con la exótica Graciela. Enseguida le intriga, y más cuando se entera de que ella y su hermano controlan algo fundamental para el éxito del negocio del ron: la melaza.

Zoe Saldana interpreta a Graciela, una cubana que vive en Ybor, una comunidad multicultural y multirracial de inmigrantes trabajadores conocida por la producción de puros. "Joe ha estado toda su vida trabajando con salvajes y violentos delincuentes, así que ve en esa gente, la gente de Graciela, una integridad que le parece interesante", sugiere la actriz. "Además, Graciela no es como las mujeres a las que conoce. Se ha formado, ha viajado y ha estudiado música y arte. Es muy culta y también muy inteligente en lo que se refiere al negocio familiar".

Joe quiere a Emma, pero aprende lo que es realmente el amor con Graciela. "Lo que tienen Joe y Emma es imperioso, dramático, inmaduro en cierta manera", explica Jennifer Todd. "Lo que tiene con Graciela parece más maduro, asentado y basado en algo real".

Quizá lo que diferencia a Graciela de las mujeres como Emma es que ella sabe lo que quiere en la vida. "No creo que Graciela se despertase un día en Cuba y se dijese a sí misma que quería salir con gánsteres, vivir al margen de la ley", añade Saldana. "Creo que quiere una vida plena con un buen hombre, una casa, niños... Cuanto más tiempo pasa con Joe, más cuenta se da de que podría lograr todo eso con él. Ve quién es realmente, quién podría ser si pudiese borrar todo lo malo que hace por la noche haciendo cosas buenas durante el día. Ella ve su redención".

"Zoe fue increíble", afirma Affleck. "Fue capaz de reflejar toda la fuerza, la confianza y la imprecisión del personaje que conquistan a Joe, pero son las expectativas de Graciela las que le dan a él algo por lo que luchar, y Zoe transmitió eso de forma tranquila pero apasionada".

"Tuvimos suerte de poder contar con Zoe, porque tiene unas cualidades increíbles, una ligereza y una gracia que le pegaban mucho a Graciela y, aunque ya habla español, adornó sus diálogos con un excelente acento cubano", añade Todd.

Al igual que Miller y Saldana, Elle Fanning también puso acento para su papel de Loretta Figgis, la dulce y a menudo inocente hija del jefe de policía de Tampa. Sin embargo, para la actriz, nacida en Georgia, no fue más que una cuestión de volver a sus raíces. Las otras muchas facetas del recorrido de Loretta son las que supusieron un desafío para ella.

"Al principio Loretta tiene mucho brillo, es una chica con un destello interior que busca aventuras en la vida y que está decidida a perseguir sus sueños. Curiosamente, cuando pierde ese brillo, ese destello que atesoraba, descubre su verdadero propósito en este mundo", revela Fanning.

El primer encuentro entre Loretta y Joe es muy breve. En su siguiente encuentro, las cosas han cambiado. Ambos son hijos de policías, pero la comparación acaba ahí: sus caminos les han llevado en direcciones muy diferentes. Aun así, Joe no puede evitar sentir cierto respeto por una muchacha que podría, con unas cuantas palabras, hacer que su mundo se venga abajo.

El guion exigía un par de monólogos largos, uno de los cuales tenía lugar delante de una amplia audiencia entre la que se encontraba Joe. Con el permiso de Affleck, Fanning aprovechó la oportunidad de decir sus líneas en alto por primera vez cuando las cámaras estaban grabando. "Solo quería lanzarme, sentir esa energía, y Ben me ayudó mucho y fue muy generoso, tanto como director como actor presente en esa escena".

"Elle le dio a Loretta una presencia angelical y, al mismo tiempo, una imagen de inocencia rota", explica Jennifer Davisson. "Era mucho más difícil de lo que parece, pero era importante para el personaje y así lo hizo".

"Elle tiene un talento increíble", afirma Affleck. "En el libro, el personaje aparece por primera vez con 13 años, pero en el guion lo describí de forma que estuviese más cerca de ser una mujer; alguien que estaba cruzando esa línea que separa la infancia de la edad adulta. Me pareció que eso haría la trama de Loretta aún más desgarradora".

"A pesar de ser tan joven, se deja llevar totalmente por su papel; no lo fuerza, así que resulta muy natural, muy real. En la película te rompe el corazón totalmente", sostiene Affleck sobre Fanning, que contaba con 17 años cuando rodó la película.


ALBERT WHITE - Te sientes culpable por lo que haces, así que te pasas la vida esperando que alguien te castigue por tus pecados. Bueno, aquí me tienes.


Jefes mafiosos y delincuentes profesionales
Depravado e insensible: dos cualidades que, como bien saben los mafiosos, son imprescindibles para tener una vida llena de poder, dinero y, para cualquiera que se interponga en el camino de esas bondades, también muerte. En el contexto de la época de la Ley Seca en el que se sitúa la historia, el poder y el dinero provenían principalmente del tráfico ilegal de bebidas alcohólicas. Matar a quienes se entrometían en el negocio era simplemente un truco.

Aunque el italiano don Maso Pescatore se lo ha sugerido amablemente, y el jefe irlandés Albert White se lo ha reclamado, Joe se ha esforzado por evitar trabajar para los gánsteres de Boston. De hecho, él y su equipo de delincuentes se mantuvieron fieles a White de diferentes maneras, y sus travesuras no han pasado desapercibidas.

White es el primero en advertir a Joe, pero mientras que el extranjero conoce perfectamente el funcionamiento interno de la organización de White, Joe subestima todo lo que sabe el irlandés o hasta dónde llegaría para ganar.

El actor inglés Robert Glenister, que interpreta el papel del mafioso irlandés, describe a White como "la personificación del mal. Dice muy claramente lo que hace y por qué lo hace".

Glenister explica que su reto fue mostrar el lado humano de su personaje. "Es un superviviente, pero en su mundo, en esa época, tenías que actuar con brutalidad, ser implacable si alguien se metía contigo. Joe le pasa por encima y eso convierte a Albert en una persona infeliz. Una persona con tendencias psicópatas, eso sí, pero aun así un hombre".

Cuando Joe sufre una gran pérdida a manos de White, busca la manera de vengarse de él y su única opción es trabajar para la competencia.

Remo Girone, un conocido actor italiano, interpreta a Pescatore. "Albert White hace las mismas cosas que Maso, pero es una cuestión de territorio. Uno quiere prevalecer sobre el otro, y ahí está el problema", explica. "Maso tiene un hijo, pero no es inteligente. Cuando Joe sale de la cárcel quiere vengarse de Albert White, así que decide trabajar para Maso. Ve que Joe es listo, muy listo, un buen gestor, así que le da poder en Florida".

"Para los personajes de Albert y Maso quería a actores que no resultasen muy conocidos para el público", comenta Affleck. "A veces ves en una película a un tipo malo, pero es un actor que ya conoces y que te encanta, así que inconscientemente te pones de su parte. Sin embargo, estos personajes son unos tíos tan, tan malos que no quería que el público estuviese cómodo con ellos, no quería que confiara en ellos, al igual que Joe. Ahora bien, Remo trabaja mucho en Italia y Robert en el Reino Unido, así que algunas personas les reconocerán, pero los dos son unos actores tan increíbles que creo que lo han bordado".

Uno de los compañeros de armas de Joe a lo largo de la película es Dion Bartolo, a quien da vida Chris Messina, que ya había trabajado con Affleck en Argo. Como Lehane describe en el libro al personaje como fuerte, Messina engordó unos 20 kilos para el papel.

"Ben es un tío alto, de hombros anchos, y yo soy más bajo, así que cuando estaba preparando el papel e intentando imaginar cómo sería yo como guardaespaldas, protegiéndole y participando en tiroteos con él, decidí engordar un poco", recuerda Messina. "Me enteré de que Frank Nitti, mano derecha de Al Capone, era más bajo que él, pero le llamaban 'El ejecutor' y todo el mundo le tenía miedo. Cuando fui a hacer las pruebas de cámara ya había engordado un poco, y a Ben le gustó, así que seguí con ello. Mucho helado, cerveza y pasta. ¡Fue un gusto, no lo voy a ocultar!".

"Chris pensó que, como no podía aumentar su altura, tendría que crecer a lo ancho", bromea Affleck. "Después de todo, Dion da miedo principalmente por lo que está dispuesto a hacer dentro de este despiadado entorno criminal, este mundo de la mafia, y Chris irradiaba la fuerza interior de Dion".

Dion y su hermano Paulo son los otros miembros del pequeño grupo de Joe. "Son amigos de la infancia que tienen su propia pandilla y hacen pequeños atracos", explica Messina, "pero hay lealtad, una fuerte amistad y amor entre ellos".

La historia lleva al trío en diferentes direcciones, pero Dion es quien acompaña a Joe a Florida para ayudarle con la operación de Maso. "Una vez llegan a Tampa, tienen más dinero, más influencia... Están ascendiendo en el ranking, de antisistema a gánsteres", añade Messina.

Aparte de la altura, el actor ve en la forma en su forma de vivir la vida la principal diferencia entre los dos amigos. "Dion no se cuestiona quién es, quién va a ser siempre. Vivirá así y morirá así. Joe siempre está lidiando con eso, con el tipo de hombre que quiere ser".

Messina confiesa que su aspecto favorito del rodaje fueron las escenas grabadas en una toma larga. "Hicimos muchas escenas de así; el juego de cartas que aparece al principio es una de ellas. Son muy interesantes; todos los elementos tienen que funcionar y son divertidas". Aun así, admite que también pueden ser exasperantes. "No quieres ser quien fastidie la gran escena", comenta riéndose.


JEFE FIGGIS - No te insultaré preguntándote la naturaleza de tu negocio, así que tú no me tendrás que insultar mintiéndome.


Fuerzas policiales
Joe Coughlin no es solo el hijo de un policía. Su padre, Thomas Coughlin, es el superintendente adjunto de la policía de Boston y una figura imponente en sí misma, con o sin uniforme. Para el papel, Affleck contó con el prestigioso actor irlandés Brendan Gleeson, que se alegró enormemente de formar parte del proyecto.

"Trabajar con Ben fue impresionante, es un actor y un director increíble", afirma Gleeson. "Además, actuar en una película sobre la época de la Ley Seca e interpretar a un policía irlandés... ¡qué puedo decir! Fue emocionante. Dennis Lehane tiene un gran talento, y el guion también estaba muy bien escrito. Ben permite que se realicen escenas largas, así que tienes todo un viaje emocional en una sola escena. Fue un auténtico privilegio formar parte de la película".

Uno de los momentos más memorables para Gleeson en el estudio fue la primera escena que rodó. "Tengo que confesar que estaba más que emocionado por estar rodeado de un montón de coches de policía de los años veinte y de policías tan bien recreados. Para mí, fue la magia del cine".

Affleck valoró mucho la seriedad que el veterano actor transmitió al personaje. "Le aporta a Thomas una integridad serena, una curiosa especie de desaprobación que se filtra en algunas relaciones entre padres e hijos, en las que parece que el padre siempre está criticando al hijo y el hijo nunca puede probarse a sí mismo o hacerse respetar. Interpretó el papel de una forma tan magistral que fue un lujo verle trabajar".

"Los Coughlin tienen una relación compleja", explica Jennifer Davisson. "Sin duda padre e hijo se quieren. De lo contrario Thomas se habría dado por vencido con Joe hace años o Joe se habría distanciado de su padre. No obstante, el amor está inmerso en una historia turbulenta y no podemos conocer la totalidad. ¿Tiene razón Thomas? ¿Tiene razón Joe? ¿Lo que hizo el padre para proteger a su hijo está realmente protegiendo a su hijo? Brendan hizo un gran trabajo presentando el dilema al público para que fuese la gente la que decidiese".

Al igual que Joe camina sobre una delgada línea que separa lo malo y lo bueno, "Thomas tampoco es tan bueno ni tan malo", opina Gleeson. "En su línea de trabajo en ese momento está negociando una situación en la que el componente ético es bastante desigual. Creo que intenta mantenerlo con bastante rigor, pero nada ocurre sin comprometerse. Todos tenemos una moralidad fluida".

Quizás sea un poco más ambigua en el caso del jefe Figgis, interpretado por Chris Cooper, residente de Massachusetts, que trabajó con Affleck en The Town. Ciudad de ladrones pero cuyas escenas en esta película suceden en Florida.

"Figgis es jefe de policía en la ciudad de Ybor, una zona de Tampa conocida en la época por sus puros y sus bares clandestinos", comenta Cooper. "Sabe que esos chicos, Joe y Dion, están viajando desde Boston y que quieren apropiarse de una parte de Ybor para destilar ron. Mi personaje se reúne con ellos para establecer los perímetros y los parámetros, de manera que ellos sepan exactamente dónde y cómo pueden hacer negocios y que él haga la vista gorda".

Cooper se divirtió con los diferentes matices de su personaje. "Figgis era todo un reto, pero esa es la razón por la que entras en este mundo, por personajes como él, con los que no todo es blanco o negro".

"Ha sido increíble volver a trabajar con Chris", afirma Affleck. "Trabajamos juntos un día en The Town. Ciudad de ladrones y lo hizo tan bien que sabía que volvería a contar con él si surgía la oportunidad, y era perfecto para el papel del sheriff. Le aportó a Figgis una gran combinación de rectitud moral y agotamiento vital".

Completan el reparto de Vivir de noche los actores Matthew Maher, como el miembro del Ku Klux Klan de Tampa RD Pruitt; Miguel J. Pimentel, como Esteban Suarez, el hermano de Graciela; y Max Casella, como Digger Pescatore. También hacen cameos Anthony Michael Hall, Clark Gregg y Titus Welliver, amuleto de la suerte de Affleck en cuatro de sus películas.

"No podría hacer nada sin contar con Titus", afirma Affleck.


DION - Bienvenido a Ybor, el Harlem de Tampa.


La mayor parte de Vivir de noche está ambientada entre el año 1927 y principios de la década de los años treinta, y sigue al protagonista Joe Coughlin desde las lúgubres y frías calles del Boston de la Ley Seca a los abrasadores días y las templadas noches de Tampa. El diseñador de producción Jess Gonchor recreó los paisajes y los sonidos de diferentes localizaciones en Massachusetts, Georgia y California, y el director de fotografía Robert Richardson lo capturó todo con su cámara.

"Bob y Jess fueron los responsables de todo lo que se ve en pantalla, junto con mi equipo de Argo: la diseñadora de vestuario Jackie West, el editor Billy Goldenberg y el asistente de dirección David Webb", explica Affleck.

A Lehane, autor de la novela, le encantó ver cómo cobraban vida los paisajes de su libro. "Debo decir que no estaba preparado para el poder del trabajo de Robert. Me asombraron algunas de las escenas", confiesa. "La del coche ardiendo en el lago, en particular, fue una de mis favoritas del libro, pero cuando la vi en pantalla fue simplemente fascinante. Te hace darte cuenta de lo que puede hacer una cámara, de cómo un gran director y un director de fotografía pueden darte esa imagen que nunca olvidarás. Tampoco me esperaba que la paleta de diseño de la película fuese tan rica, pero es espléndida, escena tras escena".

"Desde un punto de vista estilístico sabía que sería un reto, pero quería esa sensación clásica y fluida con muchas tomas únicas, nada de secuencias con cámara en mano. Bob es un auténtico genio, un experto. Trabajar con él y verle preparar una toma era un honor", opina Affleck.

"Ben fue quien me atrajo a este trabajo, porque tiene infinidad de talentos en diferentes ámbitos", afirma Richardson. "Era una película difícil, con montajes extremadamente complicados, pero fue un auténtico placer formar parte de ella".

Affleck admite que Richardson tuvo que convencerle para rodar en formato digital. "Bob quería grabar en la ARRI ALEXA 65, pero luego hacer una impresión más fuerte. Tiene una calidad granulada y no es demasiado nítida ni pura, así que consigues esa pequeña irregularidad que quieres ver en las películas, que te hace sentir que algo es real".

Los dos, junto con Gonchor, decidieron mantener las escenas de Boston cercanas a un lienzo en blanco y negro, mientras que aumentaron la saturación de color en Tampa para aumentar el contraste en la vida de Joe. A lo largo de la película, para aumentar la sensación épica de la historia, Richardson realizó tomas largas y amplias, además de los planos secuencia, y Affleck coreografió la acción para que se desarrollase dentro de una generosa franja del escenario.

"En cuanto supe que Bob iba a grabar en formato anamórfico, nos sentamos con Ben y hablamos sobre cómo quería que hiciera decorados", cuenta Gonchor. "Mirábamos una escena en concreto y Bob me decía que iba a ir por un sitio, que iba a ver eso otro, y fue fenomenal porque así podía tenerlo en cuenta para construir y esculpir antes de tiempo. Como diseñador de producción, lo último que quieres es que la cámara se mueva un poco hacia un lado o hacia otro y que no haya nada ahí, así que construimos a lo amplio para evitarlo".

Los cineastas también tuvieron que enfrentarse al reto de recrear un lugar y una época de hace 90 años. "El principal desafío a la hora de grabar esta época en Boston es que no se parece en nada a cómo era entonces", explica Affleck. "Se ha rehabilitado y renovado cinco veces desde los años veinte, así que es muy difícil encontrar un lugar que puedas decorar para que parezca lo que un día fue. Fuimos al North End, un barrio histórico que se ha preservado, y con una buena cantidad de letreros, coches antiguos y extras fuimos capaces de conseguirlo".

La mayor parte de los exteriores del área de Boston se grabaron en una semana y media, sobre todo en Lawrence, donde se rodó, por ejemplo, una persecución de coches tras un atraco a un banco, cuyo final se realizó en el Andover’s Harold Parker State Forest.

"Lawrence data de finales de 1800, principios de 1900, y tenía muchas fábricas textiles que aún siguen en pie, sin tocar, aunque tuvimos suerte porque creo que ahora las están transformando en apartamentos", comenta Gonchor. "Fue una localización perfecta para la persecución y el atraco al banco".

Después de ese atraco en particular, Joe ha quedado con Emma en el pomposo hotel Statler de la ciudad. El equipo de producción eligió el Copley Plaza de Boston para el rodaje. "Tiene un salón de baile de época increíble, así que Ben estaba decidido a grabar ahí", explica Gonchor. "No fue fácil planificarlo, porque es una habitación muy popular, pero mereció la pena".

El resto de escenas de Boston en la película se rodaron en Los Ángeles y alrededores, en el escenario 11 y en la calle Hennessy de los estudios de Warner Bros., en Universal Studios, en solares de Sony, en Pico House, en Biltmore y en Castle Green de Pasadena.

El elenco y el equipo técnico de Vivir de noche pasaron algo más de tiempo, dos semanas, en diferentes partes de Georgia que sustituyeron a las localizaciones de Florida.

"En la ciudad de Ybor, situada en la zona de Tampa, se reunían muchas comunidades en aquella época", afirma Gonchor. "Italianos, cubanos, españoles, afroamericanos... Ybor era un punto de encuentro entre culturas. Los cubanos se encargaban de la elaboración de puros, que era un negocio rentable, y en nuestra historia tenemos a Graciela y a su hermano, que controlan el acceso de Joe y Dion a la melaza creada a partir del azúcar de caña de su país nativo, Cuba".

A efectos de producción, continúa Gonchor, "resulta que hay un pueblo a una hora de Savannah llamado Brunswick, que está en la costa, como Ybor, y tenía dos o tres manzanas que eran perfectas para la película. Los edificios no eran exactamente de aquella época, pero casi, y encontramos un montón de oportunidades para construir estructuras dentro de esa comunidad".

Gonchor también ajustó la paleta de color en base al viaje de Joe al sur. "Cuando Maso manda a Joe de Boston a Florida empieza a aparecer mucho color, probablemente la mayor cantidad que he utilizado nunca. Mi estilo normalmente es más monocromático, así que estuvo bien hacer un cambio así para esta película".

El diseñador revisó numerosas fotos de ese periodo para hacer sus creaciones lo más realistas posible. "Una de las cosas que descubrí sobre los letreros de esa zona, en esa época, fue que todo estaba pintado a mano, todo era grande. La gente estaba orgullosa de lo que tenía y quería exhibir su negocio. Las calles estaban repletas de letreros atrevidos, coloridos y enormes, algunos de ellos incluso pintados directamente sobre los edificios de ladrillo, y sin duda queríamos reflejarlo en la película".

"Desde el proceso a la ejecución, Jess estuvo impecable en esta producción", afirma Affleck. "Estaba muy entusiasmado, fue tremendamente agudo y tenía una visión clara acerca de cómo quería diseñar y crear cada decorado, y siempre le salía bien al primer intento".

Gonchor también disfrutó trabajando con Affleck. "Ben tiene ideas fantásticas, es muy confiado y ve las cosas muy rápido, y eso me ayudó mucho con cada uno de los ambientes que diseñamos. Siempre estaba abierto a sugerencias, y también me dio mucha libertad para trabajar de forma creativa. Cuando tu director confía así en ti, simplemente te hace querer trabajar más duro".

Después de trabajar con Affleck en Argo, la diseñadora de vestuario Jacqueline West estaba entusiasmada por viajar aún más atrás en el tiempo con el director. "Esta película muestra una época excepcional en la historia de la moda, porque normalmente la moda no cambia tan drásticamente como lo hizo en los años veinte y treinta, pero fue así debido a la Gran Depresión", explica West. "Además, debíamos tener en cuenta estilos muy distintos, en función del clima, con la costa este frente al sur. Ha sido un gran reto plasmarlo todo de forma fluida en la película".

West comenzó su investigación buscando imágenes que inspirasen los diferentes looks de Joe Coughlin y se encontró con una cara bastante famosa: Baby Face Nelson. Sin embargo, no fue el infame criminal quien llamó su atención. "John Paul Chase solía trabajar con Nelson, pero era diferente a los gánsteres; era más parecido a un antisistema, un rebelde, como Joe. También era contrabandista y atracador, como Joe. Me gustó su forma de vestir; mostraba cierta modernidad que lo distinguía del resto".

Para la vida de Joe en Boston como poco más que un delincuente irlandés, West vistió a Affleck con telas oscuras, gruesas y con textura como tweed para subrayar el hecho de que estaba viviendo sin muchos medios, y que se encontraba en un entorno frío. Cuando decide empezar a trabajar para Maso y se traslada a Florida, "el corte de su traje es diferente", comenta. "Cuando sale del tren en la ciudad de Ybor, vemos que su ropa es a medida, como la de un jefe de la mafia, que es en lo que se está convirtiendo. Se aprovecha de todo lo que Maso puede darle, y eso se traduce en trajes cortados a la perfección, un aspecto atractivo y, por supuesto, colores más claros para el clima cálido".

Para los personajes de Emma y Graciela "no podría contar con dos mujeres que representen el look de los años veinte y treinta mejor que Sienna Miller y Zoe Saldana", prosigue West. "Su lenguaje corporal era perfecto para la época que están representando.

Emma es la típica muchacha resuelta, confiada, independiente, que fuma en público", continúa. "Había una libertad psicológica y sexual real que era evidente en su comportamiento. Para su ropa me inspiré en Louise Brooks, que muchas veces llevaba pantalones y chaquetas sastre, y en Norma Shearer, que era muy moderna y había hecho muchas películas anteriores al código Hays".

Al igual que con Joe, "me quedé con colores oscuros para Emma porque ella forma parte del lado oscuro de la vida de Joe", explica West. "Usa mucho el color marrón; intenté evitar el negro porque no se llevaba en esa época, excepto en funerales. Además, a pesar de ser la novia de Albert White no tiene mucho dinero, así que escogí lentejuelas y cuentas para el vestido que lleva en el hotel Statler".

De hecho, antes de diseñar el que Miller se pone en la película, West había visto más de 300 vestidos antes de verse en el cuarto trasero de una tienda de ropa vintage. "Abrí una maleta de lentejuelas antiguas que habían perdido el brillo y eran increíbles, las nuevas no son así. Cuando las saqué me di cuenta de que era una pieza: lentejuelas cosidas a una red. Era muy déco, con un motivo solar, uno de los vestidos más increíbles que he visto, pero se habría roto si lo hubiésemos usado, así que diseñé el de Emma con ese otro en mente, y cuando Joe entra y la ve, está resplandeciente, que era justo lo que buscaba".

"Jackie piensa en todos los elementos, desde las carreras en las medias hasta una ropa interior original. Su atención al detalle hace que los actores tengan una sensación real de tiempo y espacio, y para mí eso es lo más importante. No escatima esfuerzos y eso añade mucha profundidad a la interpretación", valora Miller.

"Intento darle a todo el mundo pequeños toques", afirma West. "Chris Cooper lleva liguero, algo que utilizaban muchos hombres de su posición en la época para mantener lisos los calcetines, y a él le ayudó a sentir la rigidez. Creo que las cosas que no se ven en la pantalla son tan importantes como las que sí se ven. Cuando un actor se pone todas esas capas, incluso si se trata de ropa interior, un sujetador o unos calzoncillos, empieza su transformación, cruza el puente, paso a paso, de actor a personaje. La postura de Ben es diferente con ese traje de pantalón de cintura alta y ligas, porque da una sensación distinta a la ropa informal que llevamos hoy en día".

"Jackie es simplemente espectacular", opina Affleck. "Ya ha preparado tu personaje en el momento en que vas a probarte el vestuario, y ella ya ha reflexionado sobre quién es, dónde compraría su ropa, cómo la llevaría. Cuando tú llegas ella ya se ha esforzado muchísimo; es un auténtico regalo contar con ella".

Para la otra mujer en la vida de Joe, Graciela, "me inspiré en una de las musas de Lartigue, la famosa Renée Perle", afirma la diseñadora. "Tenía mucha personalidad y un estilo increíble, y se parecía a Zoe. Vestí a Graciela básicamente de blanco porque vive en el sur y hace calor, y así acentuaba su precioso color de piel; además, añadí un toque cubano con bordados españoles".

"Cuando haces una película de época, el vestuario y los accesorios pueden ser las herramientas más importantes para un actor", afirma Saldana. "El corte de los vestidos, los zapatos... Siempre hay una historia detrás de lo que hace Jacquie y su ayuda fue fundamental para interpretar a Graciela".

Una de las piezas favoritas de West en la película es el vestido de noche de Graciela. "Es un terciopelo de seda francés que hice que estampasen a mano y luego pusiesen sobre el cuerpo de Zoe. El vestido cumple todos sus propósitos: bailan y hacen el amor con él. Le queda de maravilla".

Para diseñarlo se inspiró en una antigua película de Cagney. "Estaba pensando en este proyecto cuando vi la película y me fijé en el vestido a rayas que llevaba una mujer que en realidad no era solo la novia de un mafioso, sino algo más prometedor. Recuerdo que pensé que sería increíble utilizar rayas en un vestido de noche y funcionó bien en la elegante, larga y esbelta silueta de los años treinta de Zoe".

Alejada de la fogosidad de Emma y de la elegancia de Graciela se encuentra Loretta Figgis. "Cuando la conocemos brevemente por primera vez, probablemente acaba de salir del instituto, es muy inocente y dulce", comenta West. "Sin embargo, en el resto de las escenas vemos que ha experimentado una metamorfosis. La personificación clásica del personaje de Loretta, para mí, es Aimee Semple McPherson, que tenía un pasado extraño y era muy extravagante. Mientras la buscaba descubrí que en realidad recortaba fotos de la revista Vogue y basaba su look, su presencia, en vestidos de novia de alta costura con pequeñas mangas encapsuladas o increíbles alas de murciélago. Pensé que reflejaba una vulnerabilidad fantástica que también le pegaba a Loretta".

Además de las numerosas partes de diálogo de la película, Vivir de noche también está repleta de más de 1000 extras que aparecen a lo largo de la historia. West les prestó toda su atención. "Siempre pienso en las películas de Fellini cuando trabajo con extras, en cómo todas las personas que aparecen en sus películas dejan huella", confiesa. "Debo de haber escogido e imprimido 1000 fotos de gente real, y basé prácticamente todos los personajes y extras de la película en imágenes reales. Cuando caminé por la calle de Ybor que Jess creó en Brunswick, con todos los actores situados, parecía una foto antigua de Walker Evans".

Trabajando codo a codo con West para recrear los looks de cada personaje estaban la directora del departamento de peluquería, Kristin Berge, y las directoras del departamento de maquillaje, Kate Biscoe y Ann Pala Williams. Randy Peters, coordinador de transporte y fotografía de vehículos, y los encargados de transporte John Willoth y Joey Freitas se aseguraron de que los automóviles que aparecen en la película pareciesen reales.

"En las típicas películas antiguas de gánsteres utilizaban sobre todo modelos oscuros", explica Freitas, "pero Ben quería romper un poco con eso y enseñar algo de color y variedad. En los años veinte existían más de 200 fabricantes de coches, así que tuve muchas opciones entre las que escoger".

Junto con los numerosos coches de policía y otros vehículos que aparecen en la película, los principales "coches de los héroes" que encontró Freitas ayudaron a narrar la historia del auge de Joe en Tampa. "Cuando Joe baja del tren en Ybor, Dion le recoge en un Franklin cupé descapotable de 1928; es vistoso y elegante, un coche básico fantástico que les hace parecer poderosos cuando conducen por la ciudad. Desde ahí vamos al modelo K de Lincoln de 1931, un Phaeton de doble capó, que es la crème de la crème, el Rolls Royce de aquellos tiempos, con unos acabados increíbles. Está claro que Joe ahora tiene dinero y poder.

Finalmente se hace con un Packward Twelve de 1933, el Maybach de aquella época. Es el coche con el que Joe quiere demostrar que ha llegado a lo más alto, que tiene más dinero del que necesita y que lo gasta a diestro y siniestro".

Ya no es un antisistema: es un gánster de los pies a la cabeza que vive una vida que nunca imaginó.


JOE - Me he dado cuenta de que, para ser libre en la vida, no hay que saltarse las normas, sino ser suficientemente fuerte para imponerlas.


Para acompañar al viaje que Joe realiza en la película, Affleck contó con el compositor Harry Gregson-Williams, con el que ya había trabajado en Adiós, pequeña, adiós y en The Town. Ciudad de ladrones.

"Confié en Harry para que se metiese este género en la cabeza", cuenta Affleck "Sabía que podría darme tanto el ingrediente cautivador y evocador de los momentos emocionales, como la fuerza y la energía para los tiroteos, las persecuciones y otras secuencias, y dotar a la narrativa general de una sensación de progreso".

Para Gregson-Williams es un placer trabajar con Affleck. "Ben hace críticas constructivas y marca una dirección clara y un camino a seguir", comenta. "No obstante, me permite crear música antes de contarme sus ideas, y luego debatimos sobre el contenido emocional y las posibilidades para la película”.

El tema de Joe empieza siendo bastante oscuro y bajo antes de empezar a brillar a medida que su vida cambia y vive momentos de esperanza real", prosigue el compositor. "A Emma le dimos un tema que tenía un cierto matiz irlandés que conseguimos utilizando un violín eléctrico, y la apariencia de Graciela aporta otra capa emotiva y étnica a la banda sonora".

Para los créditos finales, Affleck contó con la ayuda del cantante y compositor Foy Vance, que escribió una canción para la película llamada Moonshine que interpreta junto con Kacey Musgraves. "Cuanto más escucho la canción, más me gusta", confiesa Affleck. Tiene un toque gospel, pero en realidad es una canción folk pirata. Como mucha de la música folk que se creó la época en la que se ambienta la película, da una increíble sensación de estar en ese momento y pone un punto final increíble al viaje que emprende Joe".

"Al igual que ocurre con las películas de gánsteres que veía de pequeño, Dennis Lehane creó un mundo fascinante y un personaje con el que todos podemos identificarnos. Todos queremos ser nosotros mismos, vivir la vida según nuestras propias normas, pero a veces hay que pagar un precio alto para poder hacerlo. Creo que es incluso heroico que Joe intente por todos los medios ser él mismo, aunque sepa que eso le costará caro, y espero que los espectadores opinen lo mismo", concluye Affleck.