Cinemanía > Películas > Hércules: El origen de la leyenda > Comentario
Destacado: Austin Butler y Tom Hanks protagonizan 'Elvis', una película con dirección de Baz Luhrmann
Hércules: El origen de la leyenda cartel reducidoHércules: El origen de la leyenda(The legend of Hercules)
Dirigida por Renny Harlin
¿Qué te parece la película?

Protagonizada por Kellan Lutz, HÉRCULES: EL ORIGEN DE LA LEYENDA es una emocionante película de acción y aventuras que cobra vida de la mano del director Renny Harlin. Con un reparto compuesto por Liam McIntyre, Gaia Weiss, Liam Garrigan, Roxanne McKee, Scott Adkins y Rade Serbedzija, entre otros, la película se aleja de la clásica caracterización de Hércules como sinónimo de valentía y fuerza sobrehumana para revelar el lado más humano de este héroe mitológico.


La historia de Hércules
Las enseñanzas de la mitología griega han fascinado a generaciones de pueblos desde tiempos inmemoriales, dando origen a incontables leyendas sobre la creación de la tierra y las creencias de la Grecia Antigua. Entre los mitos más célebres destaca la leyenda de Hércules, el semidiós fruto de la unión de una mortal y el dios Zeus, laureado por sus aventuras legendarias, batallas épicas y victorias aplastantes. La complejidad que rodea la historia de Hércules llamó la atención de Renny Harlin, director y productor del filme, en la más tierna infancia.

"De pequeño me obsesionaba la historia, especialmente la de la Grecia Antigua", apunta Harlin. "Cuando dábamos historia en el colegio, me metía tanto en las clases de mitología que me ponía a dibujarlo todo, hasta las armas de los personajes y los detalles arquitectónicos de las construcciones. Me fascinaba imaginarme cómo sería aquel mundo". Esa curiosidad y el embrujo de la mitología griega han sido el motor de un proyecto que ha descrito como una experiencia tremendamente gratificante, pues le ha permitido hacer realidad el sueño de combinar sus visiones infantiles con muchos elementos tomados de sus películas y obras literarias favoritas. Tras realizar una enorme tarea de documentación, Harlin ha conjugado todos esos elementos en una obra a la que ha inyectado una dimensión visualmente impactante.

"He disfrutado mucho documentándome para la película, ya que los libros han ampliado mis conocimientos sobre la Grecia Clásica y la mitología de la antigüedad", comenta Harlin. "En aquella época había dioses para todo, y a través de esas figuras la población lograba entender y sobrellevar el mundo en el que vivían. Las tormentas, los truenos, la muerte y el amor… para todos ellos había un dios".

Los guionistas Sean Hood y Daniel Giat también se sintieron atraídos por el mito y la historia de este semidiós. "Es una historia muy clásica sobre la lucha entre el destino y el libre albedrío, entre la responsabilidad que uno siente hacia la humanidad y el deseo de anteponer los intereses personales", dice Giat. "Hércules debe valorar si tiene más peso su papel como salvador del pueblo o la necesidad de recuperar a su amada. ¿Podrá lograr ambos objetivos? ¿Tendrá que sacrificarse? Esas cuestiones son los temas más importantes que plantea este drama".

La pasión de Harlin por la historia dio alas a la imaginación de Giat. "Renny me contagió su emoción y entusiasmo", comenta. "Se ilusionaba con cada una de mis propuestas, dándome una libertad creativa a la que no estoy acostumbrado".

Al documentarse, el realizador prestó especial atención a la influencia de la historia de Hércules en muchos de los superhéroes actuales. "La historia de Hércules sigue vigente hoy en día, y se cuela en cómics, literatura moderna e incluso en las superproducciones contemporáneas. Siempre ha sido el superhéroe primigenio", comenta Harlin.

No obstante, el realizador quería plantear la historia desde una perspectiva diferente, alejándose de los mitos trillados para presentar una narrativa centrada en Hércules como ser humano. "Al escuchar el nombre de Hércules siempre nos viene a la cabeza un hombre fornido que hace cosas de superhéroe, pero queríamos romper con esa imagen para presentarle al público a un Hércules joven con sentimientos enfrentados sobre su identidad", apunta Harlin. "Retrocedemos hasta el origen de la historia, y acompañamos a Hércules en este viaje en el que ha de aceptar quién es. La película se fundamenta en una historia de amor que nos permite revelar las emociones tan humanas que siente este personaje".

"Si bien me pidieron contar el origen de Hércules desde una óptica muy diferente, no he querido pasar por alto la violencia y la redención tan características de las interpretaciones clásicas de esta leyenda", cuenta Hood. "En el fondo, el filme plantea la historia de un personaje que debe dejar de lado sus intereses personales y deseos egoístas para echarse a la espalda unas responsabilidades mucho mayores y aceptar su destino".

Al sentarse a escribir, Hood comenzó por el villano. "Imaginé al padrastro de Hércules como un tirano despiadado, sádico y celoso, y luego pensé en cómo reaccionaría un hombre así al sospechar que su mujer le había sido infiel y había engendrado un hijo ilegítimo. Así pues, para empezar tenemos un padre cruel y sospechoso, una madre con un secreto, dos hermanos enfrentados, una pareja de enamorados desdichados y un héroe desterrado. Podría decirse que es mitad tragedia griega y mitad drama sobre una familia algo disfuncional".


De dioses, héroes y mortales
Muchos son los intérpretes que se han metido en la piel de Hércules, por lo que para su versión Harlin ha querido contar con un actor que insuflara un soplo de aire fresco al personaje y que supiera hacerlo suyo. "A la hora de elegir a los intérpretes para esta película, nos hemos decantado en todos los casos por actores jóvenes, a quienes auguramos un futuro prometedor, pero a quien el público no asocia inmediatamente con sus papeles anteriores", explica Harlin. "Quería actores jóvenes con un enorme talento para la interpretación".

Harlin traspasó fronteras en busca de sus actores, con castings en Europa, Australia y EE. UU. en los que pedía a los candidatos que interpretaran diferentes escenas en cámara. Algunos de los papeles se le resistieron hasta el punto de que a las puertas de comenzar el rodaje las plazas seguían vacantes, como en el caso de la reina Alcmena. "Encontramos a Roxanne McKee una semana antes de empezar a rodar", comenta Harlin. "Hice pruebas con unas 80 actrices para el papel, al igual que para casi todos los papeles porque siempre he tenido muy claro cómo quería que fueran los intérpretes para que encajaran en mi visión de este mito. Necesitábamos alejarnos de un estilo demasiado moderno y afortunadamente hemos dado con el intérprete adecuado para todos y cada uno de los papeles".

La fijación de Kellan Lutz por Hércules también comenzó de niño, cuando vivía en una granja. "Hércules significa mucho para mí. Cuando era un chaval siempre soñaba con convertirme en él", cuenta Lutz. "Quise quedar con Renny en cuanto le llegó el guión y pensé que conseguiría el papel si le daba la tabarra lo suficiente y le demostraba lo importante que era para mí este personaje. Me presenté al casting y me escogió, así que hoy estoy haciendo realidad ese sueño de mi infancia".

El personaje de Hércules cobró vida para Lutz en cuanto se enfundó el vestuario y puso pie en los platós. "En esos escenarios tan impresionantes, rodeado de actores ataviados con esas prendas tan realistas, la interpretación sencillamente empieza a fluir. Se convierte en algo totalmente natural", apunta Lutz. "Esta ha sido una de las mejores experiencias que he vivido como actor y el mejor reparto del que he formado parte. Renny es el capitán de este barco y nos guía con autoridad, compasión, sinceridad, amor y respeto. Su forma de ser hace que todo el mundo quiera demostrarle cuánto significa para ellos trabajar en esta película".

Liam McIntyre da vida a Sotiris, amigo y compañero de Hércules en el campo de batalla. Él también empezó a interesarse por esta época hace tiempo. "De niño leía muchas novelas históricas y me fascinaba la mitología griega y romana", dice McIntyre. "Lo más interesante es comprobar que estos pueblos fueron la cuna de la sociedad civilizada. Entonces se formaron por primera vez ejércitos organizados, estructurados y formales y los sistemas religiosos empiezan a afectar las leyes". Al igual que Harlin, el actor también percibe el influjo de Hércules sobre los héroes contemporáneos. "Hércules es el verdadero referente para los hombres y los superhéroes. Al echar la vista atrás queda patente que todos se basan en Hércules de una manera u otra", añade McIntyre.

"La diseñadora de vestuario y el diseñador de producción han hecho un trabajo espectacular", comenta McIntyre. "Llegar al plató el lunes y encontrarte en un barco y el viernes de la misma semana estar inmerso en una batalla campal mega realista es impresionante. Las restricciones de tiempo pusieron contra las cuerdas a la diseñadora de vestuario, y ha demostrado su enorme talento al crear obras maestras de la nada. Los actores nos sentimos muy afortunados de contar con un equipo tan magnífico".

Según Gaia Weiss, intérprete de Hebe, princesa de Creta, al llegar al rodaje se sintió como una niña en el parque de atracciones. "Me he quedado alucinada con la magnitud y la escala de la producción. Me parece increíble que eso haya surgido de la imaginación de alguien. Renny y el equipo de diseño de producción han logrado que todo luzca espectacularmente", comenta.

Weiss se hizo con una banda sonora que le ayudara a sumergirse en el papel y transmitir las emociones de su personaje. "Siempre pido una banda sonora para ensayar el guión delante del espejo puesto que la música crea un ambiente que me envuelve", explica Weiss. "Cuando te enfrentas por primera vez al guión no sabes cómo van a ser los escenarios, a veces no tienes muy claro el ambiente en el que se desarrolla la película, y ahí es donde entra la banda sonora. Me es de gran ayuda".

Harlin se tomó muy en serio dar con la actriz perfecta para darle réplica a Lutz. "Va más allá de encontrar al intérprete que mejor encaja con el personaje, puesto que también hay que tener en cuenta la relación entre los propios actores", comenta Harlin. "Hemos tenido suerte no solo con la química que tienen los dos protagonistas, sino con la química que se percibe entre todo el reparto".

"Me encanta la relación de Hércules y Hebe porque, aunque la acción y los combates tienen mucho peso en el filme, también es una obra muy romántica", dice Lutz. "El vínculo entre estos personajes se siente como real y verdadero. Más allá de sus títulos nobiliarios, de ser una princesa y un semidiós, son dos jóvenes enamorados e ilusionados".

Según Weiss, Hebe se siente atraída por Hércules por su valentía y por la humanidad que dejan entrever sus sentimientos, tanto que no puede vivir sin él. La actriz recuerda que para preparar el papel con Lutz, ambos se propusieron imaginar cómo sería el mundo del que procedían sus personajes. "Fue muy curioso porque Kellan y yo habíamos imaginado experiencias totalmente opuestas, pero complementarias", afirma Weiss. "Afortunadamente contamos con dos semanas para preparar el papel, así que nos convertimos en grandes amigos. Nos vino fenomenal, pues a veces llegas al rodaje y te encuentras con una escena de amor y como ni siquiera conoces a la otra persona, puede ser un tanto incómodo".

"Gaia ha aportado un toque de elegancia y atemporalidad a su personaje y ha sido increíble trabajar con ella", comenta Lutz. "Es muy fácil de llevar. Pasábamos tiempo juntos cuando no estábamos rodando y nos hicimos amigos, algo que hemos incorporado en los personajes. A la hora de enfrentarnos a las escenas de amor, ser amigos hace que todo sea más relajado porque confiamos el uno en el otro y podemos olvidarnos de lo incómodo que es estar rodeado de cámaras".

Más allá de la relación de Hércules con Hebe, la película habla del viaje hacia la madurez de este joven. "El objetivo de Hércules en el filme es descubrir su verdadera identidad y convertirse en el hombre que está destinado a ser", afirma Lutz. "Al final acepta su responsabilidad como una especie de Robin Hood y recurre a la justicia para honrar a su madre, a sus seres queridos, a su reino y para ocupar el lugar que se merece como semidiós".

El actor ha tenido que hacer un esfuerzo físico considerable y entrenarse a fondo para encarnar a este personaje, y se preparó con un equipo de especialistas búlgaros y con sus dobles para rodar él mismo las escenas especiales. Lutz pasó tres semanas aprendiendo esgrima, equitación, lanzamiento de arpones y cadenas para poder clavar los combates. "Me encantan las escenas de efectos especiales y las películas de acción, por eso me he decantado por este género como actor", explica Lutz. "Algunas de las batallas se desarrollan a gran escala, pero otras son cuerpo a cuerpo, por lo que me he volcado en esas escenas y me han quedado incluso cicatrices para demostrarlo. El equipo de especialistas que dirige Rowley Llram me ha ayudado a ponerme en forma y me he sentido preparado para todos los combates. Me lo he pasado de miedo cada día".

El coordinador de escenas especiales, Rowley Llram, empezó a preparar la película unos diez días antes de empezar a rodar. "Afortunadamente el equipo de especialistas búlgaros es magnífico y ya tenían lista la coreografía para el primer mes de rodaje", comenta Llram. "En vista de su preparación pude pasar esos diez días sumergiéndome en el guión y en el esquema de los escenarios. Había que rodar el 80% de los combates en el primer mes, así que tuve que comerme mucho el coco nada más empezar".

"Esta producción supera todas mis experiencias cinematográficas anteriores en cuanto a las escenas especiales y la magnitud de la acción", dice Harlin. "Eso se lo tengo que agradecer a todos los que han participado en la película, pues se han esforzado muchísimo siempre".

Al compartir la mayoría de las escenas de combate con Hércules, McIntyre concibió el papel de Sotiris como un consejero y confidente que equilibra la perspectiva de Hércules, el semidiós. "Uno de mis aspectos favoritos del rodaje de esta película ha sido trabajar con Renny para moldear el personaje", aclara McIntyre. "Decidimos que había tenido una infancia dura, no procede de una familia poderosa y no ha disfrutado de los mismos privilegios que Hércules. Sotiris juega sobre seguro, es más cauto y algo más sabio pues ha tenido una vida más dura. En cambio Hércules siempre intenta hacer las cosas más imposibles y maravillosas". A McIntyre le pareció muy acertado que hubiera cierta enemistad entre los personajes al conocerse, y que su amistad se fuera forjando al luchar juntos en las batallas hasta convertirse en camaradas con un objetivo común: sobrevivir. "Resulta que tienen mucho más en común de lo que hubieran imaginado, ya que ambos se enfrentan a problemas personales, ambos están enamorados y ambos comparten el sueño de recobrar su libertad y de reencontrarse con todo lo que han tenido que dejar atrás. Sotiris admite que Hércules es un ser humano muy especial y único y decide aliarse con él y formar una gran amistad".

McIntyre recurrió a su experiencia con Espartaco al rodar los combates para la película. "Me encanta rodar las escenas de acción porque es como si volvieras a tener 10 años", confiesa McIntyre. "Lo mejor de estas secuencias ha sido rodar a cámara lenta, una técnica que han empleado para captar hasta los movimientos más minúsculos, pues el resultado es todavía más dramático y emocionante. Siento gran responsabilidad al hacer estas escenas y conseguir que salgan bien para parecer un gran guerrero de la antigüedad. Por suerte tengo un doble magnífico que se ha encargado de las escenas que no pude hacer yo mismo y me ha ido guiando durante todas las escenas de acción".

Trabajar con caballos ha sido una auténtica novedad para este actor, quien llegó a pensar que era alérgico a los animales (aunque ha ido abriéndose a ellos a lo largo de su carrera). "Hay muchas escenas de acción en las que vamos galopando a toda velocidad y los actores teníamos que controlar al animal, interpretar y cuidar el porte. ¡Fue bastante complicado!", comenta McIntyre. "El mérito es del equipo de especialistas que se han encargado de que las escenas siempre quedaran bien".

A Weiss le emocionó comprobar que su personaje era toda una amazona. "Cuando leí el guión me gustó mucho que Hebe fuera un personaje femenino tan fuerte y que dominara el arte de la equitación", admite Weiss, "pero me agobié un montón al caer en la cuenta de que tenía dos semanas para convertirme en ella y que nunca había montado a caballo en la vida. Al principio me puse muy nerviosa, pero con el subidón de adrenalina pude manejarme y conseguir que pareciera que me había criado montando a caballo. Eso se lo debo a la encargada de semovientes y al coordinador de escenas especiales".

"En mis comienzos trabajé con caballos", confiesa Llram. "En realidad ha sido una tarea bastante sencilla, pues le pedí a Cara, la encargada de semovientes, que les diera clases de equitación exprés y trabajara con ellos de forma individual para conseguir cumplir los plazos y estar listos para el rodaje. El reto de preparar a los actores ha sido la restricción de tiempo, porque apenas disponíamos de un par de días para aconsejarles y formarles para que pudieran hacer su trabajo".

Los caballos han hecho pasar algún mal trago a los actores, como a Liam Garrigan, que da vida al hermanastro de Hércules, Ificles. "Me repetían constantemente que lo estaba haciendo muy bien, así que confiaba en poder clavar la escena en la que cabalgo con Kellan y Gaia", cuenta Garrigan. "Pero fui incapaz de dominar al caballo, no quería estarse quieto por nada del mundo. No hacía más que oler al caballo de Gaia y luego asustó al caballo de Kellan y le tiró. Está todo grabado, es una escena genial".

A pesar de las dificultades que le hayan planteado los caballos en su debut en la gran pantalla, el actor ha demostrado su enorme talento al interpretar al hermanastro de Hércules, Ificles. La rivalidad fraternal queda patente al iniciarse la película, pues Ificles siente celos de que la corpulencia y la belleza de Hércules le hayan permitido enamorar a Hebe. En un intento desesperado por lograr el cariño y el respeto de su padre (el rey Anfitrión), Ificles se vuelve en contra de Hércules y abraza el comportamiento tiránico de su padre. "Ificles es malvado, pero también es un personaje trágico", describe Garrigan. "Hacer de ‘malo’ es muy divertido porque tiene frases geniales, pero hay que cuidar mucho el personaje para desarrollar bien su historia y que no quede plano y bidimensional. Me siento muy afortunado de haber podido trabajar con Renny para diseccionar el guión y sumergirme de lleno en el papel. Me lo he pasado muy bien explorando este personaje".

Scott Adkins había interpretado anteriormente a villanos y se lo ha pasado en grande con el rey Anfitrión, un monarca cruel y sanguinario. "Anfitrión desea asegurar la supervivencia de su estirpe y mantener a salvo su reino y está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de conseguir sus objetivos", comenta Adkins. "Se me da bastante bien hacer de malo y expresar sentimientos de ira. No sé por qué, quizá tenga mucha rabia contenida. Pero también entiendo al personaje y, al interpretarle, le veo con otros ojos". El actor se inventó un pasado para el rey que le ayudó a entender su sed de poder. "Zeus bajó del monte Olimpo para engendrar a Hércules con la mujer de Anfitrión", prosigue Adkins. "El rey sabe que Hércules no es su hijo, pero no dice nada para evitar la vergüenza… Hasta que la verdad sale a la luz y entonces se vuelca en proteger a su ascendencia y asegurarse de que Ificles suba al trono".

Roxanne McKee da vida a la madre de Hércules, la reina Alcmena, un personaje atrapado por su matrimonio con este monarca despiadado. Su marido no hace más que invadir países y asesinar pueblos y ella está desesperada por poner fin a la violencia y la destrucción que gobiernan su vida. Alcmena se dirige a los dioses en busca de ayuda y la diosa Hera escucha sus plegarias a través del oráculo Kakia y le envía un hijo concebido con el dios Zeus.

"Kakia es un personaje muy interesante", comenta Mariah Gale. "Hera habla a través de ella para anunciarle a Alcmena que dará a luz al hijo de Zeus en una escena de gran peso que cambiará el curso de la trama. Kakia viene y va a lo largo de la historia, pero su aparición tiene un impacto muy fuerte tanto para Alcmena como para Hércules".

"Alcmena se encuentra en una situación muy peligrosa, pues lleva en su vientre un hijo que no ha engendrado su marido, pero Hércules es el salvador y ella es consciente de que su deber es protegerle", sigue McKee. "Se muestra siempre muy cariñosa hacia Hércules, con quien tiene una relación muy especial pues le quiere no solo como hijo, sino como salvador de su pueblo y regalo de los dioses".

El amor de la reina por su primogénito Ificles se pone a prueba cuando el rey Anfitrión destierra a Hércules y le envía a la guerra. "La escena en la que la reina da por muerto a Hércules es desgarradora, pues sabe que Ificles siente que ella quiere más a su hermano", dice McKee. "Ificles es hijo de su padre y tiene su propio sino, un destino que no han trazado los dioses. La reina nota que se desvanece el amor que siente hacia Ificles pues su reacción ante la muerte de su hermano hace que le vea con otros ojos. La personalidad de Ificles presenta cada vez más las características que tanto odia en su marido".

A la actriz le cautivó el viaje de su personaje, que pasa de ser una joven de 20 años a madre de dos hombres adultos. A lo largo del filme, Quirón, tutor y erudito de la corte, guía y protege a la reina y a Hércules. "Alcmena se siente muy unida a él y confía plenamente en su sabiduría", apunta McKee. "Él es la fuente de muchos datos y mucha información a la que no tendría acceso de otro modo y la lealtad de Quirón hacia Alcmena le lleva a proteger a Hércules tras la muerte de su madre".

Cautivo en Egipto, Hércules se queda hundido al conocer la muerte de su madre. "Subyugado y esclavizado, intenta recuperar su libertad y volver a sus seres queridos, y de repente se entera de que su madre ha muerto", dice Lutz. "Resulta curioso porque, dada la relación entre madre e hijo, Roxanne y yo pensábamos que compartiríamos más escenas. Es una época muy dura para Hércules, que lucha por conseguir su libertad, pero al enterarse de la muerte de su madre y descubrir su verdadera identidad sabe que tiene que escapar".

Durante el periodo de esclavitud, Hércules es propiedad de un traficante de esclavos llamado Lucio, interpretado por Kenneth Cranhan. "Lucio no es especialmente agradable", comenta Cranhan. "Ha comprado a Hércules y a Sotiris junto con varios bufones con la intención de hacerlos combatir y sacarse dinero con el espectáculo. Me interesé por la película por Renny puesto que habíamos trabajando juntos anteriormente y me apetecía mucho volver a formar parte de su pandilla".

Agamenón y Creonte entran en escena para amenizar al público antes de los combates entre Hércules y Sotiris. Luke Newberry (Agamenón) entendió bien la relación entre su personaje y Hércules. "Con todas las luchas y la agresividad de la película, es muy agradable que también exista esta relación entre Hércules y Agamenón. Hércules cuida mucho de él", afirma Newberry. "Asimismo, Agamenón introduce el contrapunto cómico en este momento tan oscuro de la vida de Hércules. Se enfrentan a la hostilidad del mundo y a sus problemas como amigos".

Newberry nunca se había imaginado en una película de acción de tal magnitud y se mostró encantado con ensuciarse las manos y plantearse la interpretación desde un enfoque más físico. "Mi primer día de rodaje fue una locura", confiesa Newberry. "Estaba metido en un charco de barro que me llegaba hasta las rodillas, rodeado de unas 500 personas que gritaban, y me animaban. Nunca me había enfrentado a un papel tan físico. He tenido que aprenderme coreografías de lucha y a tirarme por el suelo".

Jukka Hilden, conocido por sus peripecias en la serie finlandesa "The Dudesons", se encontró como en casa con el personaje de Creonte. "Soy un payaso nato", dice Hilden. "Meterme en esa pocilga y chapotear en el agua haciendo acrobacias y luchando a lo tonto me parecía lo más normal del mundo. Ahora en serio, participar en esta película ha sido muy emocionante y divertido. Conlleva mucha preparación, muchos ensayos y las escenas de combate son como aprender a bailar".

Al actor le llamó mucho la atención la manera de rodar con cámaras Phantom en 3D. "Después de rodar la escena vas a los monitores para ver cómo queda en 3D y es alucinante. ¡Parece increíble que hayamos hecho eso!", dice Hilden, fascinado. "En las escenas todo queda tan bien que alucinas. Te das cuenta de que estamos haciendo algo enorme. A esto se refieren al hablar de la magia del cine".

Sus compañeros de reparto estaban igualmente ilusionados con el uso del 3D. "Nunca había trabajado en 3D", comenta McIntyre. "Es fascinante ver cómo evoluciona la película porque se va creando prácticamente en directo. De vez en cuando nos acercamos a los monitores y con las gafas 3D todos los elementos cobran vida. Están usando esta tecnología para contar una historia más sólida y hacerla más emocionante".

"Había trabajado una vez antes con cámaras Phantom y he rodado dos películas en 3D", afirma Adkins. "Nos hemos esforzado por acercarnos al máximo en los golpes y los puñetazos para dar esa sensación de profundidad. Me ha impresionado mucho el uso que Renny ha hecho de las Phantom, pues no recurre a ellas para las escenas de acción sino para subrayar los picos dramáticos de cada una de las escenas".

Llram confiesa que el uso del 3D ha complicado la coordinación de las escenas especiales. "A decir verdad el 3D es lo peor que le puede pasar a un especialista porque se ve la profundidad de campo", explica Llram. "Normalmente, al rodar en 2D los puñetazos se pueden quedar a 15 centímetros de la zona de impacto sin que nadie se entere, pero con 3D hay que ajustarlos mucho más. Al trabajar con Phantom se tiende a rodar en circular a mil fotogramas. Todo va a cámara lenta y hay que clavar cada uno de los movimientos". Llram ha quedado encantado con el trabajo de los actores y los dobles en sus escenas. "Es alucinante verlo", añade Llram. "Me encanta mi trabajo y desempeñar un papel constructivo, formar parte del proceso del diseño y del proceso creativo junto a gente de la talla de Renny Harlin".

Como protagonista de la cinta, Kellan Lutz también se deshace en halagos y admiración hacia el talento de Harlin. "Renny es un visionario", dice Lutz. "Soy muy fan, y poder rodar con él y comprobar su manera de trabajar de primera mano es increíble. Por eso tenemos un reparto tan espectacular".

"Renny me ha dejado boquiabierto con su capacidad para retenerlo todo en la cabeza y demostrar tanto entusiasmo e ilusión y a la vez tratar con tanto cariño y afecto a todos los que estábamos en el rodaje", comenta Garrigan. "Él maneja el cotarro, pero nunca está demasiado ocupado para nadie. Al final de cada día entrega el premio MVP, como en los partidos deportivos en los que se reconoce al mejor jugador, aunque en este caso el premio es una botella de vodka. Lo hace todos y cada uno de los días de rodaje sin falta. Él es así. Consigue que todos remen en la misma dirección y se esfuercen al máximo por hacer realidad su visión".

"En cuanto leí el guión supe que la historia cumplía todos los requisitos para cautivarme", apunta Lutz. "Es una historia redonda, con múltiples facetas y personajes con muchos matices. Creo que los espectadores van a verse reflejados en estos personajes. Se lo van a pasar de fábula con esta película".

"Trabajar en una película en la que te llevas tan bien con todo mundo es genial, pero también un poco triste porque estas cosas son muy fugaces. De repente un día se acaba y todo el mundo se marcha", comenta McIntyre. "He conocido a gente muy interesante y quedamos mucho para cenar. A menudo se subestima lo agradable que es trabajar con un equipo tan compenetrado como un motor bien engrasado. El equipo búlgaro ha sido fantástico. Gracias a ellos todo ha ido como la seda".


La Grecia Antigua
Al enfrentarse a la tarea de plasmar una historia tan humana sobre un lienzo tan único y legendario, el principal reto para Harlin fue dar con un equilibrio perfecto entre el desarrollo de los personajes y las emocionantes aventuras por las que Hércules es tan conocido. "Por un lado hemos creado una película muy dura, robusta y llena de acción que, por otro lado, es muy romántica, preciosista y poética", comenta Harlin. "En algunas escenas hemos contado con miles de extras y caballos para recrear batallas multitudinarias, mientras que en otras hemos rodado secuencias íntimas bajo el agua. Hemos pasado 54 días en Bulgaria, el escenario perfecto para subrayar las dos partes de la ecuación y crear un mundo propio para la producción".

Harlin descubrió varias localizaciones exteriores increíbles, como una gran cueva que se convertiría en escenario de un gran combate. "No creo que haya otra película con una escena de combate en una cueva", afirma Harlin. "Es una cueva gigantesca y contamos con miles de extras para la escena". Casi todo el equipo es búlgaro, si bien algunos de los componentes del equipo técnico proceden de otros países europeos y de Estados Unidos.

Al principio, Harlin tuvo sus dudas con respecto al formato del 3D, pues temía que pudiera ralentizar la producción y afectar las decisiones diarias. Al comenzar a trabajar se dio cuenta de que el 3D ampliaba el abanico de posibilidades con las que contaba para meter a los espectadores en el filme. Todo se ha diseñado para 3D, al contrario de lo que ocurre en películas que se ruedan en 2D y se convierten posteriormente al formato 3D. "Hemos tenido en cuenta el formato a la hora de construir los decorados, el vestuario, las armas e incluso el maquillaje y la peluquería", cuenta Harlin. "Para hacer las cosas bien hay que tener en cuenta todos los detalles e incluirlos de manera fluida. Así hemos conseguido que el aspecto de la película sea impresionante y trasladar de verdad a los espectadores al mundo que habitan estos personajes". Para Harlin el 3D le permite contar la historia de otra manera, en la que entran en juego los elementos que están en primer plano, en plano medio y en el fondo para darle al público una experiencia más redonda e intensa.

El rodaje comenzó en Sofía, Bulgaria, y muchas de las complicadas escenas de acción se rodaron sobre pantalla verde en los Estudios Boyana, los más grandes de Europa del Este. Esta tecnología ha permitido al realizador recrear visualmente una Grecia Antigua acorde con la narración y añadir efectos especiales espectaculares. Los Estudios Boyana acogieron decorados enormes en los que trabajaron cientos de personas. El diseñador de producción Luca Tranchino ha desempeñado una función clave.

Tranchino ha trabajado a diferentes escalas supervisándolo todo, desde los diseños, maquetas y decorados hasta los encuadres de las escenas por ordenador, y ha hecho realidad el mundo de la Grecia Antigua que tan presente está en la imaginería popular. El trabajo de Tranchino comenzó al recibir el guión pues debía lograr conocer a fondo la historia y a los personajes. "Siempre que empiezo a dibujar un decorado me siento como un actor que busca expresar los sentimientos de su personaje", comenta Tranchino. "Intento que cada uno de los decorados transmitan al público lo que está ocurriendo en la escena, ya sea romántica, dramática o violenta. Mi objetivo es conseguir enseñarlo en el diseño para optimizar la experiencia de los espectadores".

Tal y como ocurrió al desarrollar el guión, el equipo técnico también tuvo que documentarse a conciencia antes de diseñar los decorados de Grecia, los edificios de Creta y la civilización minoica. Para los paisajes urbanos, Tranchino se basó en excavaciones y reconstrucciones arqueológicas. "En primer lugar me documenté sobre la historia y la arqueología del lugar, pero también he buscado inspiración en la pintura del siglo XIX a través de las obras mitológicas de Gustave Moreau y Sir Lawrence Alma-Tadema", confiesa Tranchino. "Dichos cuadros me han ayudado a añadir toques de color a ese mundo. Con sus obras, esos autores me han inspirado para aportar más fantasía y simbolismo al diseño".

Tranchino ha adaptado sus diseños a la perspectiva 3D para optimizar la experiencia cinematográfica. Para él, al trabajar con 3D el aspecto más importante es crear elementos en primer plano y en el fondo que subrayen la perspectiva y rompan el espacio de la escena. "Algunas de las escenas se desarrollan en un megaron (una gran estancia con una chimenea en la sala principal y un techo abierto por donde sale el humo)", cuenta Tranchino. "Hemos recurrido bastante al fuego en esta película, y para esa escena vamos a usar un fuego de verdad porque contribuye a la fotografía. Las llamas y el humo del fuego aportan una profundidad de campo y una iluminación que destacan especialmente en 3D".

Tranchino ha trabajado estrechamente con los departamentos de attrezzo y vestuario para crear el ambiente general de la película. "Nos hemos esforzado mucho para diseñar todas las armas, los escudos, las cuadrigas, el vestuario y, al igual que en los demás casos, ha conllevado mucha documentación", afirma Tranchino. "Hemos contado con pintores, escultores y artistas increíbles para la película. El equipo destila talento y se han basado en obras pictóricas y escultóricas arqueológicas para pulir todos los detalles".

Según el director del departamento de attrezzo Dirg Buchman lo que hace tan especial a una película como HÉRCULES: EL ORIGEN DE LA LEYENDA es que todo se crea de cero. "No hemos podido ir a una tienda a comprar escudos y espadas", comenta Buchman. "Hemos tenido que crear nuestros propios elementos, por lo que todo es más auténtico. Aquí era imposible alquilar casas o aprovechar attrezzo de otras películas. Nos hemos esforzado al máximo con cada uno de los elementos para garantizar la fidelidad histórica".

El equipo de Buchman toma los dibujos y las ideas de Tranchino y los convierten en objetos reales, que se añaden posteriormente al vestuario. "En una película de estas características es muy importante trabajar codo con codo con el departamento de vestuario porque algunos elementos como las armas y los escudos forman parte intrínseca de la caracterización del personaje y tenemos que saber que los elementos que creamos nosotros se adaptan al trabajo del diseñador de vestuario para crear un todo coherente", dice Buchman.

Una de las piezas favoritas de Buchman es la daga que emplea el personaje de Ificles en lugar de una espada. El personaje emplea la daga para amenazar a Hebe, y esa misma daga le dará muerte. "Tolio, uno de nuestros principales escultores, tardó unos diez días en fabricar la pieza", cuenta Buchman. "Tomamos elementos de diferentes referencias y las combinamos para crear una daga larga, porque necesitábamos que tuviera una longitud considerable para que la escena entre Ificles y Hebe resultara creíble".

En la película aparecen arqueros de diferentes ejércitos, incluidos egipcios y griegos para lo que Buchman recurrió a una fuente poco ortodoxa: un personaje llamado Backyard Bow Man. "Tiene un canal en YouTube donde explica cómo fabricar arcos con tubos de PVC", comenta Buchman. "Así que nos basamos en su idea y construimos arcos que tienen un aspecto genial y costaron mucho menos de lo que hubiéramos tenido que invertir en comprarlos. Para diferenciar a los ejércitos en la película empleamos arcos de color marrón oscuro para los griegos y marrón parduzco claro para los egipcios. También fabricamos unos arcos más pequeños para las cuadrigas, puesto que la limitación de espacio en el vehículo obligaría a usar armas más pequeñas". Dos fueron los hombres encargados de fabricar a mano más de 2.000 flechas, para lo que emplearon plumas de oca.

Esta película le ha brindado a Buchman la oportunidad de crear una cuadriga plenamente funcional. "Nunca había creado una cuadriga para una película", dice Buchman. "Partimos de un diseño de Tranchino y decidimos construirlo en acero para que fuera resistente. Luego empleamos tecnologías modernas para conseguir que fuera silencioso –hay que pensar en el departamento de sonido– y seguro". Buchman no ha dejado nada al azar, e incluso ha analizado el mejor tipo de cubierta para las ruedas de madera. "Utilizamos un acabado en los radios de las ruedas para que parecieran de madera y luego empleamos un tipo de poliuretano para emular la piel de cerdo, que es lo que utilizaban para cubrir las ruedas de madera y protegerlas de los impactos al rodar sobre las piedras", sigue Buchman.

Las armas son tanto herramientas bélicas como un reflejo de la personalidad de los personajes. "Hemos estudiado la personalidad de los personajes principales y las acciones que desempeñan y, partiendo de esa base, hemos pasado a crear diseños característicos que permitan a los espectadores identificarlos inmediatamente", explica Buchman. "Por ejemplo, en el caso del rey Anfitrión nos decantamos por una espada grabada con una escena de caza en la que tres leones persiguen a un ciervo. Hemos empleado leones en muchos de los diseños, desde las cuadrigas hasta los cascos pasando por las capas".

Buchman calcula que el equipo habrá creado más de 250 espadas para cubrir las necesidades de la película. Se han fabricado un número considerablemente menor de cascos: unos cinco por personaje principal. "Los cascos se han diseñado en colaboración con el departamento de vestuario, pues ellos se encargan de la caracterización de los personajes", comenta Buchman. "Creamos varios moldes del casco de Hércules para reflejar los daños acaecidos en las diferentes fases de la batalla. Empezamos con una y luego voy hablando con la diseñadora de vestuario para acordar cómo irá quedando el casco al pasar por los enfrentamientos".

Al igual que hiciera Tranchino, la diseñadora de vestuario Sonoo Mishra también buscó inspiración para la paleta de colores y el ambiente de la producción en obras pictóricas. La creación del diseño de producción y de vestuario fue un esfuerzo colaborativo fundamentado en la autenticidad y la libertad creativa que tanto aporta a la historia. "Es la primera vez que trabajo en una película de época", apunta Mishra. "Antes de empezar a trabajar tenía muy claro que una de las claves para este vestuario residía en elegir los tintes, los tejidos y los materiales apropiados. En la Grecia Antigua abundaba el lino, el algodón y algunas sedas, es decir, colores y materiales naturales". Los tejidos empleados para crear las prendas originales llegaron desde Italia, al igual que los zapatos de los personajes principales. Recurrieron a un fabricante de Madrid para las prendas que fue imposible crear durante el rodaje. Ha sido una ardua tarea para la diseñadora, a quien esperaban hasta 200 extras en los días más concurridos.

Mishra sabía que otra de las claves para crear un aspecto realista era limitar el uso de la aguja, pues en la época era más habitual utilizar broches, bordados y diferentes colores. Lo primero que hizo al llegar a Sofía fue montar un departamento de envejecimiento y teñido, además de un departamento de joyería y sastrería, que trabajaron juntos en los esbozos iniciales.

Cada personaje, y cada escena, tiene sus propia paleta de colores. "Hemos utilizado una gama de colores para el palacio, para las calles y para los combates", comenta Mishra. "Nos hemos centrado en encontrar dos colores que funcionasen bien para las escenas bélicas, principalmente en cuanto a las capas, pues resultan clave para identificar a los ejércitos".

Mishra ha ido un paso más allá para adaptar los colores de las prendas a las emociones de los personajes. "La película habla de la competitividad entre Hércules y su hermano Ificles", comenta Mishra. "Ificles va sintiéndose más celoso y envidioso según se va desarrollando la historia, por lo que nos decantamos por tonos verdes más oscuros para subrayar que las emociones y los sentimientos se le van escapando". En la batalla final, la armadura de Ificles es digna de la realeza, mientras que la de Hércules es un diseño negro muy primitivo. "La diferencia es muy evidente. Hércules es un guerrero que lucha para salvar a su pueblo, mientras que Ificles es un príncipe que vive en palacio y tiene una visión más sesgada del mundo", añade Mishra.

Cada una de las prendas se han diseñado teniendo en cuenta el estatus del personaje, subrayando su feminidad o masculinidad. Al inicio del filme, el rey Anfitrión es un joven confiado y su forma de vestir refleja esa juventud con una armadura ceñida. Veinte años más tarde, se ha convertido en un rey poderoso, resentido y arrogante, por lo que Mishra ha empleado una tela más oscura y refinada sin ocultar los brazos y las piernas para enfatizar la fuerza y el poder del monarca. A la hora de vestir a Hebe, la princesa cretense, Mishra se ha decantado por prendas más ligeras y románticas para captar la belleza y la felicidad que transmite a Hércules. Las gamas de rosa, azul y lila se emplean como un símbolo de esperanza y pureza.

Uno de los trajes favoritos de Mishra es el diseño que viste Hércules al enfrentarse al rey Anfitrión. Está cargado con un fuerte simbolismo, pues la armadura está decorada con un águila bicéfala, un guiño hacia su madre Alcmena y su padre Zeus. "El águila bicéfala de Zeus aparece tanto en la armadura de Hércules como en el collar de la reina Alcmena", comenta Mishra. "Es un diseño de la época micénica pero fabricamos el collar y el adorno de la armadura para representar su linaje".

La tarea más ardua a la que se enfrentó el departamento de vestuario fue teñir las 200 capas hasta conseguir los colores adecuados en tan solo tres o cuatro semanas. "Partimos de telas blancas que vamos tiñendo y, según avanza la historia del personaje, algunas acaban destruyéndose", aclara Mishra. "Usamos un proceso por el que prendemos fuego o vamos quemando parte del vestuario para que las prendas parezcan gastadas y antiguas. Las capas y el vestuario, sobre todo los trajes militares, requieren un montón de trabajo antes de que lleguen al propio rodaje. Sería terrible que las prendas parecieran recién compradas. Hay que trabajar en equipo para lograr un aspecto realista".

Ha sido fundamental cuidar el color, el corte y la textura de las prendas para conseguir esa sensación de autenticidad en 3D. "La textura es súper importante", comenta Mishra. "Es esencial emplear tejidos naturales para mostrar bien el color y los tonos. Queríamos que todo tuviera mucho movimiento para que la textura y la fluidez de los tejidos se tradujeran al 3D".

"Algunos de los decorados son enormes", dice Harlin. "El diseñador de producción Luca Tranchino ha hecho un trabajo grandioso, y la diseñadora de vestuario Sonoo Mishra ha creado prendas increíbles, nunca he visto nada igual. Me quito el sombrero ante el director de attrezzo Dirg Buchman, pues se ha lucido con las armaduras, los cascos y demás elementos para cientos y cientos de personas".

Harlin espera que los esfuerzos conjuntos de todo el trabajo contribuyan a mejorar cada escena, y también a que el público entienda mejor cómo era la Grecia Antigua. "Espero que para ellos sea un viaje a un mundo que no existe, pero que se ha convertido en realidad gracias al talento de los artistas y a la tecnología moderna. La conjunción de estos dos elementos nos ha permitido crear algo espectacular".

El director está ansioso por que los espectadores conozcan este mundo de la antigüedad. "Tengo muchas ganas de ver la película finalizada, y de verla en el cine con público. Va a ser una experiencia increíble", confiesa Harlin. "Me encanta esta película y, como he comentado anteriormente, ha sido una experiencia muy emotiva. Compartirla con el público va a ser la mejor experiencia de mi vida".