Cinemanía > Películas > God help the girl > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine la película de animación 'Onward'
God help the girl cartel reducido God help the girlDirigida por Stuart Murdoch
¿Qué te parece la película?

Sobre el proyecto
Parte de la modernidad de Glasglow ha sido retratada en esta película: la vida post industrial en una ciudad que atraviesa tiempos difíciles. Pobreza, violencia, alcoholismo y drogas.

Pero Glasglow también desprende calor y humor y posee una escena musical muy importante de la que durante los últimos 30 años han salido grupos importantes. Jóvenes de todos los lugares convergen aquí. Mezclándose en las artes, los parques y jardines, los cafés, llenando los escenarios, en los que desde los 70 han actuado bandas y grupos icónicos como Blondie, The Smiths ante uno de los públicos más estridentes y exigentes del mundo.

Entre estos pubs, clubs, salones de baile, viviendas, jardines y calles es donde se desarrolla God Help The Girl, el musical de Stuart Murdoch.

Murdoch, según sus propias palabras, quería contar la historia de "un buen verano, o al menos de un verano en el que algo pasaba". "Algo que ocurría a un chico y a una chica en una ciudad del mismo tamaño y población que Glasglow. A lo mejor los canales eran un poco más mugrientos, los rascacielos más altos. Cuando lo necesitabas las calles estaban más vacías y los clubes más llenos, pero a grandes rasgos la ciudad era esa".

Para el productor Barry Mendel, "es una historia sencilla – sobre ese fugaz momento en el que ya sabes qué quieres hacer con tu vida pero aún no has empezado a trabajar para lograr ese objetivo, cuando estás lleno de entusiasmo, cuando te encuentras con amigos que piensan como tú, y tus posibilidades son infinitas".

La primera vez que vemos a Eve (Emily Browning) no se encuentra muy bien. Está luchando contra la depresión, no come, y se encuentra lejos de casa. En el hospital, empieza a escribir. Las canciones empiezan a materializarse, y se convierten en su objetivo, en su camino.

James, (Olly Alexander) y Cassie (Hannah Murray), su alumna musical, son emigrantes ingleses y cada uno de ellos se encuentra ante en su propia encrucijada. James todavía no ha encontrado a los colaboradores adecuados y Cassie está empezando a descubrir la música y a sentir cierta atracción por aquello de componer, tocar y cantar.

Los 3 expatriados se encuentran y entablan una amistad que gira en torno a la música. Con James como guía, van descubriendo la ciudad. Eve sigue creando canciones, y los tres se proponen firmemente actuar juntos. La cuestión es: ¿será la música suficiente para salvar a Eve?


Génesis
En 2003, un día mientras Stuart Murdoch había salido a correr, le vino a la cabeza una melodía. "Podía escucharla entera. Siempre que salía llevaba conmigo papel y boli así que anoté la melodía y al regresar escribí rápidamente la letra de la canción". De inmediato se dio cuenta que no era un tema para Belle & Sebastian. "Era la forma en la que me había tocado", dice Murdoch. "Pensé, no esto no es para el grupo, es otra cosa". "Es como si me hubieran hecho este regalito y yo al aceptarlo hubiera dicho, muy bien voy a ver a dónde me lleva esto. Va a ser algo nuevo y divertido". Una melodía llevó a la otra y antes incluso de que el personaje de Eve surgiera y empezara a hablar, apareció James, luego Cassie, y a medida que sus pensamientos se desarrollaban fue surgiendo el sonido de un grupo de chicas, una historia y un sentido que quería transformarse en una película, en un musical.

Murdoch ya se había planteado antes dirigir una película. En 2000, él y el guitarrista de Belle & Sebastian, Stevie Jackson, hablaron sobre hacer una película para el grupo. "Me quedé embelesado con la idea de la película del mismo modo que me quedaba con la música. Disfruté mucho viendo una y otra vez mis películas favoritas". Recordaba que "siempre había querido hacer algo en el Café Grovesnor que cerró por aquella época. No podía soportar que cerrara, ese lugar. Así que la película se convirtió en un sustitutivo. Quería mantener todos los personajes conmigo. Me entretuve con la música y nunca más volví a pensar en aquello".

Después de la gira Life Pursuit de Belle & Sebastian en 2006, Murdoch empezó a escribir el guión, nombrándolo God Help The Girl, en recuerdo a aquella canción, que tres años antes, había compuesto tras salir a correr una tarde.


Las canciones
Poco después de empezar a trabajar en el guión, Murdoch convocó con este mensaje unas audiciones para cantantes a través de The List, publicación británica en la que se publicaban todos los eventos:

Girl singers needed for autumnal recording project. Must have a way with a tune. Celine Dion wannabes, save your breath. Ballpark, Ronettes, Friend and Lover Twinkle. Phone Neil: 0141 227 2751

"En la primera ronda, puse un pequeño anuncio en un periódico local, era un anuncio anónimo y aparecieron 20 aspirantes", explica Murdoch. Una de las candidatas que se presentó era Celia García. "Celia vivía en la esquina. Me refiero a ella como la pseudo escocesa. Aunque había nacido en Kirkcaldy, su padre es de Bolivia, creo. Quiero reivindicarla como escocesa, pero tiene un aspecto demasiado glamuroso. Hizo la audición con el tema de Belle & Sebastian 'Are You Coming Over for Christmas?'".

Murdoch se encontró con Alex Klobouk en Berlín. "Había sido seleccionada por nuestra discográfica alemana para ser la "camarera alemana más desastrosa" – traducción del LP de Belle & Sebastian (Nuestro LP se llamaba Dear Catastrophe Waitress). No creo que hicieran una gran búsqueda, porque para mi gusto Alex no era nada desastre. No sabíamos qué hacer con ella, andaba detrás del escenario sin parecer nada desastrosa. Así que la pusimos un uniforme y la subimos al escenario para que tirara bebidas calientes y natillas. Al día siguiente su foto salía en un periódico de Berlín. El titular era "La peor camarera de Alemania". Su jefe, que no tenía ningún sentido del humor, al ver aquello la despidió. Yo me sentía responsable de su despido, así que para alegrarla un poco la trajimos a Glasgow, y la pusimos en la portada de un disco y en un vídeo. Mientras hacíamos eso fue cuando la escuché cantar".

"Un par de años después, ampliamos la búsqueda de candidatos, haciendo una convocatoria a través de internet a la que respondieron unos 400 cantantes. Además también recibimos alrededor de unos 30 vídeos". Algunos llegaron incluso a hacer cortometrajes que subieron a YouTube. Finalmente fueron Dina Bankole y Brittany Stallings las ganadoras entre todas las aspirantes de la red. Ambas grabaron con el grupo. Murdoch aún no había encontrado la vocalista que quería. "Necesitaba a una chica que fuera la bomba. Que tuviera una voz sensacional". El amigo de un amigo le habló de Catherine Ireton, una estudiante universitaria que vivía en Dublin y cantaba en un grupo pop llamado Elephant. En la facultad ya había participado en algun musical.

Ireton sentía curiosidad por el proyecto. "La primera vez que Stuart me habló de él me dijo: estoy buscando a chicas porque quiero formar un grupo de chicas". Esa fue toda su explicación. Y yo me quedé como "Ok, claro – el grupo en el que yo cantaba había desaparecido, así que la idea de formar un grupo pop no me disgustaba".

Ireton voló de Dublin a Glasglow y fue al cuartel general de Belle & Sebastian, un edificio destartalado de dos plantas lleno de gatos callejeros. Estaba muy emocionada y nerviosa, y se decía a sí misma, "Belle & Sebastian, aquí estoy".

Murdoch la pidió que cantara el tema del título, God Help The Girl y un tema de Belle & Sebastian, Dress Up In You, así consiguió el papel. "Solo podía coger a una persona para que interpretara a la vocalista y la voz de Catherine encajaba perfectamente con el personaje de Eve".


Colaboración
Mientras tanto en Los Ángeles, el anuncio de Murdoch llamó la atención del productor Barry Mendel, fan de Belle & Sebastian después de asistir con un amigo a un concierto en el Hollywood Bowl. "Tocaron con la Filarmónica de Los Ángeles y fue un concierto realmente especial. Stuart estaba muy entusiasmado, bailando sin parar sobre el escenario. Al principio dudaba sobre la autenticidad de tanto entusiasmo, pero a medida que avanzaba la actuación comprobé que no era fingido, todo era muy auténtico. Después del concierto volví a escuchar todos sus discos. Antes no les había prestado demasiada atención. Después del concierto estuve un año sin dejar de escucharlos".

En la convocatoria de Murdoch, Mendel descubrió entrelineas una sutil mención que pensó podía hacer referencia a una película. Mis oídos reaccionaron y decidí escribir enviarles una carta de fan a través de la web de Belle & Sebastian diciéndoles "por cierto soy un fan vuestro que trabaja en películas así que si necesitáis algún tipo de ayuda, aquí estoy". "Y Stuart contactó conmigo".

En este punto Murdoch tenía muy avanzado el guión. Para Barry era como leer su diario, su mente o algo parecido. Si alguna vez Belle & Sebastian hacían una película él tenía que participar de algún modo. Mendel recuerda que en la respuesta de Murdoch a su carta le comentaba que había visto muchas de sus películas. "Sentíamos una admiración mutua".

"Era un cortejo tímido", explica Mendel. "Le hacía preguntas, y él me contestaba con un sketch del personaje… Al final me mandó lo que había escrito – 240 páginas con dos tercios de la historia".

Mendel disfrutaba trabajando con alguien relativamente nuevo, buena parte de su carrera la había pasado trabajando con directores noveles, produciendo las primeras películas de Wes Anderson, Night Shyamalan, Joss Whedon, Drew Barrymore, y Paul Feig. "Al entrar en el proyecto porque Stuart se había identificado con algunas de las películas que había hecho, parecía que pensaba "que suerte!" No tenía ni idea…".

Mendel fue duro con el guión. Describe el proceso como "productivo y divertido" aunque "en determinados momentos resultó frustrante para Stuart". "Terminaba un borrador y soltaba cosas como "venga, hagamos la película", y yo le decía "estamos al menos a cuatro años de tener algo a lo que poder llamar primer borrador" o algo tan hiriente como eso".

Mendel sabía de que la historia de Murdoch era emocionante y convincente y que sus escenas tenían la misma chispa, originalidad y honestidad que encontraba en su música. "Murdoch es un mago de las palabras, aunque no un guionista, en el sentido de que, como en sus canciones, la película iba surgiendo en su cabeza a través de flashes... Tenía una idea clara de lo que era la película, de los momentos concretos o ambientes que quería retratar, pero para él el largo proceso narrativo suponía un reto, no era algo tan natural como crear una canción o historia corta que capturara el tono o el humor como podía hacer una fotografía", continúa Mendel, "Para Stuart escribir es algo muy subconsciente. Al despertarse escribía. O algo se le ocurría. Una película es una historia muy desarrollada a la que debes añadir bastante intelecto para entender porqué unas cosas funcionan y otras no a la hora de alcanzar ciertas metas. Para algunos artistas, tener una meta, es algo que no les ayuda en el proceso de creación. Esto era lo que suponía para Murdoch un reto interesante. Tenía que viajar constantemente de lo racional que se le pasaba por la cabeza a sus emociones".


Grabación del álbum
Aún con el guión en desarrollo y los cantantes ya elegidos, Murdoch decidió grabar un álbum con todas las canciones. Sentía que las canciones eran la verdadera base de la película. Como músico, se sentía más seguro al comprobar el potencial de las canciones ya terminadas que podía usar como elemento inspirador. Logró el apoyo de Rough Trade Records y Matador, discográficas con las que había trabajado en los álbumes de Belle & Sebastian. "Era un proceso muy lento", describe Murdoch, "Recuerdo llamar a Catherine (vocalista) que estaba en su oficina en Edimburgo, y decir, 'Prueba y canta esto…' Yo cantaba un poco por teléfono, y ella lo repetía para que yo lo escuchara. De ese modo, mientras ella estaba sentada delante del ordenador con el resto de sus compañeros en la oficina mirándola un poco extrañados, yo encontraba la que era la mejor forma para ella".

Miembros de Belle & Sebastian, Camera Obscura, Teenage Fan Club y otras bandas de Glasgow formaron la banda acompañante en el estudio. Ireton era la vocalista en la mitad de los temas pero Murdoch también contó con Kim Moore de Zoey van Goey para interpretar a Eve en la parte hablada de "Howard Jones is My Mozart", la cara B del primer single del álbum, "Come Monday Night".

Neil Hammon, vocalista de The Divine Comedy, interpretó un dueto con Ireton en "Perfection as a Hipster". La ganadora del concurso Brittany Stallings interpretó el remake del hit de Belle & Sebastian "Funny Little Frog" y "Down and Dusky Blonde". En el último de los temas junto a ella cantó, otra compañera del concurso, Dina Bankhole. Aysa, de Smoosh, grupo de Seattle, también interpretó "Down and Dusky Blonde", y "I Just Want Your Jeans". Así fue como Murdoch encontró el intérprete adecuado para cada uno de los temas.

El álbum se editó en junio de 2009 y obtuvo el reconocimiento de la crítica. The Guardian definió los temas como "uniformemente fantásticos" y otros medios alabaron la creatividad del single "Funny Little Frog", el single que apareció tan solo un mes después del lanzamiento del disco. Cuatro meses después, el EP Stills salió a la venta con 6 nuevos temas con las voces de Ireton, Celia García en "Baby's Just Waiting" y Alex Klobouk como vocalista del tema que daba nombre al disco.

Grabamos vídeos para "Come Monday Night" (codirigido por Murdoch), "Funny Little Frog" y después "Baby You're Blind" un single que se lanzó suelto después de Stills interpretado por Linnea Jönsson de la banda sueca, Those Dancing Days.

Lo siguiente fue formar un grupo con Ireton, García, Klobouk y miembros de Belle & Sebastian, Teenage Fan Club y otras bandas de Glasglow acompañándoles en el estudio. Debutaron con un pequeño show en Landsdowne Church en Glasglow donde interpretaron temas del LP principal y Stills.

A esa actuación le siguió un pequeño tour en el que la banda vendió todas las entradas en el Festival Crossing Borders de La Haya donde actuaron con Tegan & Sara, y solos en Londres en el famoso 100 Club y en el Usher Hall de Edimburgo con la Orquesta Escocesa de la BBC.

Mendel viajó con ellos en la furgoneta durante la gira. "Fue inspirador. Pensé, si podemos hacer una película en la que aparezcan, de forma natural, estas canciones, y que el resto de la película sea tan buena como las canciones…Quería que eso pasara".


Fusión
A finales de 2008, Mendel recuerda un momento especialmente complicado en el proceso de escritura, uno en el que dudó que continuara la colaboración. "Stuart terminó un segundo borrador, y nos sentamos a leerlo detenidamente. Mi valoración fue que aún no era lo que debía ser y eso provocó algunas tensiones ya que Stuart no se lo esperaba".

Aunque complicado en bastantes momentos, el desarrollo del guión, fue, en última instancia, bastante productivo. Mendel explica, "Nuestros encontronazos, nos llevaban siempre a interesantes discusiones. Stuart me convencía de algo que yo pensaba que no podríamos hacer. Stuart tiene ideas que, sin pretenderlo, van más allá de lo convencional. Tiene una originalidad natural".

"También era muy trabajador. Pensaba y repensaba todo, y volvía con nuevos enfoques para las historias, más personales y concretas. Al principio eso hacía todo más lioso pero al final resultó ser mucho mejor para la película".

Mendel recuerda un momento decisivo en la visita de Murdoch a Los Ángeles, "Teníamos diferentes borradores. Había montones de escenas, algunas estaban dentro, otras estaban fuera, a veces unas canciones estaban dentro y otras estaban fuera. Había muchas buenas ideas, pero no terminaban de fusionarse en algo concreto. Así que una noche en The Magic Castle Hotel de Hollywood, donde Stuart estaba alojado, hicimos tarjetas índice, una por cada una de las escenas que había escritas hasta ese momento, el doble de las que había en el guión largo que teníamos en ese momento y les asignamos códigos a través de colores. Las escenas relacionadas con la enfermedad de Eve tenían un color. Las escenas de Anton tenían otro color. El romance de James, otro. La formación del grupo otro. Teníamos una botella de whiskey, chocolate negro, era tarde y fuimos poniendo las tarjetas índice sobre el suelo, contando la historia, asegurándonos de que resultara musical y de que no faltara nada. Así fue como finalmente conseguimos que todo encajara. Eliminamos escenas y canciones. Las escenas aparecieron en diferente orden al que tenían antes. Cuando terminamos, pegamos las tarjetas con su nuevo orden, hicimos un boceto que se convirtió en el guión que funcionó y en la película que hicimos".

Con esto resuelto, Murdoch volvió a trabajar con Belle & Sebastian, a componer canciones, a los ensayos, a la grabación de Write About Love (2010) y se embarcó en una gira mundial para presentar el nuevo álbum.


Aumentando el equipo de producción
Mientras Murdoch estaba de gira con Belle & Sebastian, Mendel buscaba financiación para la producción. "Éramos conscientes de que necesitábamos ayuda y solicitamos la colaboración de Carole Sheridan (Singer Films) en Escocia y Chris Curling y Phil Robertson (Zephyr Films) en Londres". "Levantar producciones en Reino Unido es un gran reto. Hay muchas fuentes de financiación diferentes que deben juntarse rápidamente y eso requiere una práctica y contactos que yo no tenía". Además ésta era una película que iba a ser pre-producida, rodada y editada en Glasglow. "Pensamos que contar con Carole y su gran experiencia en la producción cinematográfica escocesa, que es única, y Zephyr en Londres con la maravillosa relación que habían alimentado durante años, su experiencia y práctica en el complejo entramado legal y financiero, nos eran realmente necesarios… Tanto Carole como Zephyr Films habían entendido perfectamente el proyecto por lo que terminó siendo una maravillosa combinación…. No puedo imaginar cómo lo habríamos hecho sin este grupo".


Financiación
Encontrar financiación para un proyecto independiente siempre es complicado, pero God Help The Girl resultó ser aún más complicado. La simplicidad, discreción y honestidad de la historia resultaron ser un hándicap para las instituciones cinematográficas británicas que parecían estar buscando proyectos más provocadores o formalmente más tradicionales. Tras varios viajes a Londres, Murdoch y Mendel comprendieron que no compartían un lenguaje común con el sector indie de Reino Unido. Mendel fue muy claro: "Hablamos con Film 4, BBC Films y la gente de BFI y ninguno de ellos parecía entender qué era lo que queríamos hacer. Simplemente no conectaron con la historia. El rechazo constante era muy decepcionante, realmente necesitábamos su apoyo. No puedes hacer un musical sin dinero. El rechazo nos ayudó a comprender y confiar en quienes éramos, que buscábamos y porqué no habría funcionado trabajando con ellos. Rebajamos un poco nuestras ambiciones en la producción y seguimos adelante. ¿Qué otra cosa podíamos hacer? Era eso o tirar la toalla".

El proyecto recibió el máximo apoyo de Creative Scotland, la agencia nacional de desarrollo de las artes. Channel 4 nos ofreció el capital inicial para crear una web. Hanway (Shame) se hizo cargo de las ventas internacionales y se ocupó de la distribución británica con Metrodome (Donnie Darko). Poco a poco, también fueron apareciendo inversores privados, fans de la banda, los fundadores de Jeepster Records, los primeros en fichar a Belle & Sebastian en 1996 y los que editaron sus cuatro primeros discos. Pero todo eso no era suficiente.

En Diciembre de 2012, el equipo lanzó una campaña en Kickstarter. Murdoch y Mendel grabaron unos vídeos explicando cuáles eran las necesidades de financiación y los colgaron en YouTube. En ellos se invitaba a los fans a hacer donaciones a cambio de premios. Se agotaron las copias del LP de Belle & Sebastian Tigermlk. Algunos de los premios que se ofrecía a los que aportaban dinero era una partida de Scrabble con Murdoch (con un té), la silla de director de Murdoch, la claqueta, hasta se podía comprar el privilegio de gritar "acción" en el primer plano de la peli o "eso es todo" en el último.

La campaña en Kickstarter duró 30 días. Si no se alcanzaba el objetivo marcado (100.000 $) habría que devolver todos los fondos recaudados. Afortunadamente no sólo se lograron los 100.000 $ sino que se superaron (121.000 $), alcanzando la cifra más alta en una campaña de crowdfunding para un largometraje británico y la cuarta más alta de todas las campañas realizadas hasta la fecha.


La búsqueda de los actores
Murdoch y Mendel sabían que encontrar actores que cantaran, actuaran e interpretaran de una forma creíble y convincente a una compositora y cantante iba a resultar difícil, pero más aún sería encontrar a una compositora y cantante que pudiera actuar. En la primavera de 2010, dos años antes de que comenzara el rodaje empezaron oficialmente la búsqueda.

Sus principales aliados en la búsqueda eran la directora de casting Kathleen Crawford, nativa de Glasglow y su socia, Caroline Stewart. Crawford no recuerda exactamente cuándo fue la primera vez que oyó hablar de God Help The Girl ("seguramente fuera a través de algún amigo más moderno que yo"), pero el caso es que quedó con Murdoch para tomar un café y conectaron rápidamente.

Crawford estaba entusiasmada, hasta entonces nunca había hecho un casting para un musical. Le apasionaba la idea de hacer una película así en Glasgow, "poblándola con una mezcla de culturas y diferentes tipos de creatividad… [la ciudad] estaba hecha para algo así".

Se hicieron un montón de pruebas. Se animó tanto a actores amateurs como profesionales a que se presentaran a las audiciones para los papeles principales. Más de 2000 personas se apuntaron a las pruebas, algunos se presentaron en persona en la oficina de Crawford en Glasglow, pero la mayoría enviaron cintas de ellos mismos haciendo escenas e interpretando canciones.

Al visionar el material recibido, Murdoch desarrollo un respeto enorme por los actores."Creo que [es] una fuerza universal. Es algo que aprendes que puede ayudarte como persona a lo largo de tu vida. Creo que es algo relacionado con el aprendizaje de la meditación, que puede ayudarte de muchas formas diferentes". "Con el paso del tiempo la elevada opinión que tenía, iba en aumento". El estándar era muy alto, pero me encantaba que todos probaran cantando. Las voces eran muy buenas y siempre resultaban interesantes. Nunca sabías qué te ibas a encontrar. Tan pronto un individuo cantaba una canción que había escrito él mismo con su guitarra, como una chica en Australia te enviaba la cinta en la que había grabado su preciosa interpretación de un tema de Camera Obscura". Crawford también quedó impresionada con el nivel de las canciones. "Me sorprendió mucho descubrir lo bien que muchos de ellos cantaban… Algunos hasta conseguían dejarme paralizada".

Mendel describe este casting como el proceso más ambicioso de su carrera, "Para Academia Rushmore hicimos 1000 pruebas para encontrar a Max". "[En God Help The Girl] un tercio de los que vimos eran cantantes profesionales que no tenían experiencia en el cine y los dos tercios restantes actores sin experiencia como cantantes". "Estábamos buscando una combinación de cualidades que nos hacían muy difícil encontrar a Eve".

Limitándose a los actores de las cintas, Crawford, Murdoch y Mendel empezaron a hacer sesiones de casting en Glasgow y Londres. Murdoch preparó juegos y ejercicios para las sesiones. "Me sentía como un profesor que cada día preparaba la clase. ¡Los actores aseguraban pasárselo genial!". En Estados Unidos, Mendel hizo lo mismo en Los Ángeles, luego comparaban sus anotaciones y las grabaciones.

Crawford quedó gratamente sorprendida con la capacidad de Murdoch para hacer casting. "[Él] de otro modo ya había hecho esto antes. Podía no haber hecho un casting para una película, pero lo que hacía para las portadas de sus discos, para encontrar voces… también eran castings. Definitivamente tenía un ojo especial para la gente. Habla un lenguaje que todos entendemos… Si la gente no supiera que era un director novel, nadie habría podido decirlo".

James
Es el líder del grupo. Su personaje necesitaba a alguien con una fuerte personalidad. Se trata de un ser esquivo, esquiva responsabilidades, sin abandonar su zona de seguridad (su diminuta habitación, un santuario para películas, música y libros). Ha elegido llevar una vida alejado del trabajo, dinero y amigos. Cuando Eve aparece, lo dejará todo en manos del destino.

La interpretación de Olly Alexander en The Dish & The Spoon con Greta Gerwig cautivó a los realizadores. La primera vez que escuchó hablar de God Help The Girl fue cuando vivía con un amigo actor que participó en el casting de la película. Su compañero de piso dejó el CD en la mesa de la cocina y Alexander, fan de Belle & Sebastian, sintió curiosidad, curiosidad que no tardaría en transformarse en celos al descubrir el proyecto del que se trataba. Alexander hizo el casting y su prueba logró el consenso. Podía cantar, sabía tocar la guitarra, y tenía el aspecto adecuado: engreído, frágil y vulnerable. Mendel grabó su prueba en vídeo y Murdoch le llamó para ofrecerle el papel desde un taxi en Londres.

Cassie
Desde el principio Murdoch tenía en mente a Hannah Murray para interpretar a Cassie. Conocida en Reino Unido por su personaje en la serie de televisión Skins, Murray es la clase de actriz que los fans esperan ver en papeles jugosos.

Murray recuerda como conoció a Belle & Sebastian: "Debía tener 13 ó 14 años. Estaba en Amazon buscando "listas de álbumes que debías escuchar si querías ser cool". Y yo realmente quería ser cool. En la lista aparecían Tigermilk y If You're Sinister así que me los compré".

Cuando se enteró de las audiciones para God Help The Girl se encontraba en mitad de los exámenes finales en Cambridge. "Le había pedido a mi agente que no me enviara nada a no ser que fuera algo muy, muy especial y me envió esto". Era para el papel de Eve. Se tomó dos días libres para la audición, uno para preparar la prueba, y otro para viajar a Londres. "Cuando llegué al lugar en el que supuestamente era la audición, me dijeron… 'es la semana que viene'".

Al margen de su pequeño despiste con las fechas, realmente disfrutó todo el proceso de la audición. "El primer email que recibí sobre la audición tenía mucha información útil. Referencias en las que inspirarse, canciones para escuchar, una lista de películas que gustaban a Stuart, vídeos que Stuart pensaba que eran apropiados para captar el tono de la película… Normalmente, te dan un guion y se supone que tú debes saber qué hacer con eso". Cuando, meses después, fue invitada a Londres con otros actores para hacer trabajo de grupo, su buena opinión sobre Murdoch aún creció más.

El equipo inicialmente había pensado en ella para interpretar a Eve, pero ahora se encontraba haciendo las pruebas para interpretar a Cassie. Persiguió durante meses a su agente para que le dijera qué pasaba con el papel. En junio, finalmente recibió la esperada llamada.

Eve
El casting para encontrar a Eve fue bastante complicado. "Eve es complicada porque tiene talentos reales y perceptibles, como la música. Pero además, su personaje, también tiene una historia interesante, que ha hecho que ella sea como es". Crawford explica así como debía ser: "Debe ser alguien especial que te atrape. Y lo que atrapa normalmente es algo que cuesta definir".

Antes de que apareciera Emily Browning, los realizadores habían visto a más de 2000 chicas para el papel. Browning era una veterana tanto en películas indies (La bella durmiente) como en películas más grandes de Hollywood (Sucker Punch, Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket).

Browning era fan de Belle & Sebastian desde que, gracias a su padre, los descubrió a los 14 años. Oyó hablar del proyecto un año antes de que comenzara la producción. "Mis agentes me mandaron el guión y cuando vi que era Stuart Murdoch quien estaba detrás me emocioné y me puse nerviosísima". Durante un año no supo nada y de repente todo sucedió de golpe. Después de un maratón de skypes con los realizadores y Alexander, Murdoch la pidió que grabara una cinta cantando una de las canciones más importantes de la película. Al día siguiente, dos semanas antes de arrancar los ensayos, que se prolongarían dos años, ofrecieron el papel a Browning y la larga búsqueda concluyó.


Planificación de la película
La productora Carole Sheridan y la productora asociada Beth Allan (co-directora de Forest of Black, una de las productoras más importantes de videos musicales de Glasgow) empezaron a contratar al equipo y la pre-producción. Mendel explica el proceso: "Todos miraban curriculums y películas, pero Mark [Lesse], director de arte y Denise [Coombes, diseñadora de vestuario] y mucha gente clave en el equipo, eran las personas que Carole, Stuart y Beth conocían. Ellos pensaban, 'éstas son la personas. Está claro que son las mejores personas para el trabajo. Y éramos unos afortunados porque todas ellas estaban deseando trabajar con nosotros'".

En la pre-producción de la película, Murdoch encontró más de una analogía con el mundo de la música. "Durante la grabación de nuestro primer álbum, yo corría de un lado a otro, llamaba a la gente, cargaba con los amplificadores, sacaba a la gente de la cama, les engatusaba con comida y bebida, soltaba discursos apasionados sobre hacer cosas nuevas a todos aquellos que querían escucharlas". La película resultaba no estar siendo tan diferente.

La decisión más difícil fue la de elegir un director de fotografía. Especialmente por la determinación de Murdoch a rodar la película en 16 mm, toda una rareza dentro de la nueva era digital. "Fuimos o extremadamente afortunados o muy sabios para acabar contando con Giles Nuttgens", reconoce Mendel. "Es el director de foto más tenaz, con el que todos quieren trabajar siempre. Teníamos mucho que rodar pero muy poco tiempo, él sin duda era la mejor opción. En el instante que se colocaba la cámara sobre el hombro, Gilles era capaz de captar el plano que necesitaban. Él era la pieza clave del equipo técnico de God Help The Girl. Capaz de reunir tanta historia en tan poco tiempo. Creo que cuando otros realizadores vean esta película se preguntaran: '¿Con ese presupuesto como puedes contar tanto en la película?'. La respuesta es muy sencilla: 'Giles'".


Últimos preparativos
A medida que transcurrían los ensayos, los actores fueron desarrollando un fuerte vínculo entre ellos. Los tres vivían en el mismo edificio y salían todas las noches. Browning lo recuerda con cariño, "Durante los ensayos y el rodaje, nos sentábamos en mi habitación y hablábamos, sobre lo emocionados que estábamos, algo raro, porque durante los rodajes, normalmente la gente actúa de una forma cool".

Todos querían a Murdoch. Alexander afirma que es su persona favorita. "Tiene un aura que transmite paz. Si algo va mal, querrías que Stuart estuviera ahí. Diría algo así como "ok, calmémonos, escribamos una canción y comamos hummus"… Y es famoso, conoce a todo el mundo y siempre está haciendo buenas obras".

Durante una semana, los actores ensayaron mucho todo lo relacionado con la música: se aprendieron todas las canciones, ensayaron las coreografías, las escenas, las actuaciones en directo de la banda y se metieron en el estudio para grabar las canciones que no eran en directo.

Los tres pasaron algún tiempo improvisando escenas en un estudio de grabación. Inicialmente lo único que se pretendía con eso era ayudar a los actores a meterse en sus personajes, pero el resultado fue tan natural que finalmente se incluyó en la película.

La producción arrancó el 7 de julio de 2012 en el distrito comercial de Glasglow con Eve cantando bajo la lluvia el tema de apertura "Act of the Apostle".


Localizaciones
Glasglow ha sido el hogar de Murdoch desde que a finales de los 80 fue a la universidad. Las localizaciones, muy cuidadosamente elegidas, incluyen tanto paisajes y lugares icónicos como rincones fuera de la típica ruta turística de la ciudad.

La secuencia inicial nos presenta a Eve bailando en la Estación Central de Glasglow, la estación más grande de Glasglow conocida como "Hielanman's Umbrella," por ser el lugar en el que se refugian de las inclemencias meteorológicas los sin techo.

Eve y James se encontraron por primera vez en Barrowland Ballroom, construida en los años 30 como salón de baile, pero su nombre se hizo famoso al convertirse en una sala de conciertos. Pequeña, comparada con otras salas, pero ocupa un lugar especial en la historia del rock. Durante los 80 The Clash actuó ahí tres veces. Por ella también pasaron The Smiths, REM, My Bloody Valentine, Björk, David Bowie, Alice Cooper, Elvis Costello o U2. Fue elegida como la segunda mejor sala pequeña de Europa, y en una encuesta de grupos elaborada por la emisora BBC Radio 1 – fue elegida como la mejor sala de Reino Unido.

Otro lugar de encuentro para Eve y James es el histórico Jardín Botánico y sus casas de cristal, construidas en 1873. La estructura curvada de hierro forjado y cristal originalmente construida para montar exposiciones y conciertos, ahora se usa como invernadero.

La piscina en la que James trabaja como socorrista es Western Baths Club, una piscina y club social de la época victoriana construida en 1876 que se ha restaurado varias veces a lo largo de los años, al ser uno de los dos clubs de natación que quedan en Glasgow. Entre sus características distintivas hay que destacar el trapecio y las anillas de ejercicio que cuelgan sobre la piscina.

Se rodó bastante en la Universidad de Glasglow y en sus alrededores. Fundada en 1451, es la cuarta universidad anglosajona más antigua y el eje principal de Glasgow West End donde se desarrolla la película.

Mendel afirma, "En mi cabeza tengo una imagen de Glasgow creada tras escuchar a Belle & Sebastian y a otros grupos, Una especie de paraíso bohemio. Eso era lo que esperaba tener en esta película, y creo que lo hemos conseguido".


Cantar y bailar
Algunas de las canciones fueron grabadas en estudio antes del rodaje. En las escenas en las que la música parece ser en directo, la música fue interpretada por los actores y la banda acompañante y fue grabada en directo por Brian McNeill, el mismo técnico que había grabado el álbum God Help the Girl e ido de gira con la banda como teclista. Hannah Murray dijo, "Creo que eso aportará algo muy especial a las escenas, espero que le de un toque de inmediatez y realidad".

Además de para Alexander, que canta y toca los teclados en Years and Years, una banda electro indie, aquello resultó estresante para todos. Browning estaba especialmente aterrada durante una de las grabaciones más importantes con toda la banda. "La primera toma, cuando estábamos interpretando la canción en directo, mis manos estaban empapadas en sudor, temblaba y estaba aterrorizada. No podía mirar al público… Después de esa primera toma Stuart me dijo que podrían usar la voz, así que obviamente pensaba que era buena. Después de eso, en las siguientes tomas, el sentimiento que tenía era genial. Quería ser una estrella de rock".

Los tres actores coinciden al elegir su escena favorita para rodar. "I'll Have To Dance with Cassie", un número musical con coreografía. "¡Era como si estuviéramos en Grease!", exclama Murray. Para Alexander esa fue la primera vez que sintió que estaba grabando un musical. "Sobrepasado con todo el baile, levantando a Hannah por los aires, y yo observando todo desde el fondo. No podía procesarlo. Tenía la sensación de que cantar y bailar en las películas es lo mejor del mundo", reconoce el actor.

A Browning le encantaba trabajar con la coreógrafa Emily-Jane Boyle. "Me encantaba su estilo y bailar con ella era muy divertido". De niña Browning había bailado y hecho ballet, pero llevaba años sin hacer nada. Incluso a pesar de la inexperiencia de los actores, Boyle no había descartado ninguna de las ideas que tenía en la cabeza, "antes de los ensayos pensaba que no conseguiríamos hacer algunas de las cosas que tenía pensadas, pero no fue así. Los tres actores hicieron un trabajo fantástico, se emplearon a fondo. Emily, quien más coreografías tenía, había recibido formación en lucha, por lo que había desarrollado una gran capacidad para recordar los movimientos".

Boyle describe la coreografía de la película como idiosincrática: "en cada parte cambia el tono, dependiendo de quién sea el personaje central en ese momento y la idea de la canción. De todas formas, con la excepción de 'Dance With Cassie', en el resto se han intensificado y estilizado los movimientos cotidianos". Boyle encontró en Murdoch a un gran colaborador. "Tenía alguna experiencia en baile por los vídeos musicales, y sus letras están llenas de referencias al baile – es algo que le interesa bastante. Era muy conciso y claro al expresar sus ideas sobre el tono que había decidido para cada escena, lo que para comenzar resultaba de gran ayuda. Descubrí que todo estaba en las letras de las canciones – todas las respuestas. Un ejemplo es como los movimientos de 'Dance with Cassie' están totalmente inspirados en la letra de 'Cassie dances madly like a boxing Kangaroo'".


Post-producción
El proceso de edición de la película fue un maratón de ocho meses, algo bastante generoso comparado con la media de otras películas independientes (que suelen llevar 2 ó 3 meses).

Murdoch y David Arthur, un joven editor de Glasglow que anteriormente había colaborado en videos de Belle & Sebastian se encerraron en una caja de cerillas con goteras y sin calefacción en el West End de Glasglow para montar la película. A medida que la película iba cobrando forma, Murdoch, Mendel y Arthur empezaron a hacer proyecciones para obtener feedback de amigos, estudiantes de cine, fans y gente profana en la materia y sin ningún tipo de relación con ningún miembro del equipo. Se hicieron seis proyecciones, tres en Glasgow, dos en Los Ángeles y otra en Londres. Con los resultados obtenidos se cerró el montaje en la primavera de 2013.

Una vez finalizado el montaje, el equipo empezó a trabajar en el sonido, grabando y mezclando en Savalas, el mayor estudio de Escocia, lo que convertía a la película en una película escrita, rodada, montada y mezclada en Glasglow.

Mendel estaba convencido de que el largo proceso de 10 años que había llevado la película quedaba reflejado en la película. "No espero que la gente sea consciente nada más verla. Existen muchas capas sutilmente camufladas en las letras y en las canciones que difícilmente se pueden descubrir tras el primer visionado. Pero God Help The Girl es una película honesta, muy bien actuada, y adorable. No me importa cuál sea la respuesta inicial pero espero que con el tiempo la gente sepa apreciarla y espero que eso resulte gratificante".