Cinemanía > Películas > Mi amigo Mr. Morgan > Comentario
Destacado: Zendaya, Josh O'Connor y Mike Faist es el trío protagonista de 'Rivales'
Mi amigo Mr. Morgan cartel reducidoMi amigo Mr. Morgan(Mr. Morgan's last love)
Dirigida por Sandra Nettelbeck
¿Qué te parece la película?

Un norteamericano en una ciudad extraña, un encuentro casual, una chica guapa, dos personas que saben reconocer y aprovechar un momento extraordinario.

La ciudad más romántica del mundo se convierte en el escenario perfecto, pero también perfectamente irónico, de una bonita y tierna historia sobre la vida y el amor, sobre la bondad de los extraños y sobre cómo a veces tenemos que alejarnos para alcanzar a aquellos que nos son más cercanos.

Coproducción germano-belga está escrita y dirigida por Sandra Nettelbeck (HELEN, DELICIOSA MARTHA) y basada en la novela francesa "La douceur assassine", de Françoise Dorner. En su reparto encontramos a una leyenda de la interpretación británica con dos Oscar© en su haber, Sir Michael Caine (EL CABALLERO OSCURO, BATMAN BEGINS, ORIGEN, EL AMERICANO IMPASIBLE); a una estrella en alza del cine francés, Clémence Poésy (127 HORAS, ESCONDIDOS EN BRUJAS, HARRY POTTER Y EL CÁLIZ DE FUEGO); y a Justin Kirk (WEEDS, L!FE HAPPENS); Jane Alexander, actriz cuatro veces nominada al Oscar© (THE RING-LA SEÑAL; TERMINATOR SALVATION; LAS NORMAS DE LA CASA DE LA SIDRA); Anne Alvaro, actriz ganadora del César francés (LA ESCAFANDRA Y LA MARIPOSA; PARA TODOS LOS GUSTOS) y Gillian Anderson, actriz ganadora del Globo de Oro© (EXPEDIENTE X; JOHNNY ENGLISH RETURNS).


"MI AMIGO MR. MORGAN es una película auténticamente europea" - Sandra Nettelbeck


La historia del proyecto
Fue en el año 2007 cuando el productor Ulrich Stiehm, de Kaminski.Stiehm.Film, junto a Miriam Klein, su productora junior, descubrió la novela "La douceur assassine", de Françoise Doner. En el acto decidieron que esta historia tan cautivadora, divertida y profundamente humana debía ser contada desde la gran pantalla. En 2008 adquirieron la opción sobre la novela.

"Empecé a pensar en Sandra Nettelbeck como una posible opción para dirigir el proyecto a través de Steffen Weihe, de Pegasus", cuenta Ulrich Stiehm. "Le enviamos la novela y la respuesta fue que le gustaba mucho". Entre 2009 y 2010, Sandra Nettelbeck se ocupó de convertir la novela de Dorner en un guión que fue rebautizado como MI AMIGO MR. MORGAN.

"Cuando Sandra propuso a Michael Caine, enseguida pensé que era el actor perfecto para el papel del señor Morgan. Sigue siendo un hombre muy guapo y con muchísimo carisma a sus ochenta años. Y Sandra ya estaba escribiendo la segunda versión del guión pensando en Caine para el papel protagonista", recuerda Stiehm. En octubre de 2010, Sandra Nettelbeck envió el guión a la directora de reparto Pam Dixon, a Los Angeles. Cuando la agente Toni Howard le pasó el texto a Michael Caine, éste sólo tardó dos días en leerlo y aceptar el proyecto. O, como dice Michael Caine: "Si tuviera que dar tres razones para comprar una casa, diría: ubicación, ubicación y ubicación. Y en el caso de una película son: guión, guión y guión. Y Sandra ha escrito un guión tan maravilloso que ninguno tuvimos que pensárnoslo mucho para aceptar".

La incorporación de Michael Caine creó una dinámica muy potente. Como productora relativamente pequeña que era, Kaminski.Stiehm.Film quería encontrar un socio fuerte, con experiencia en la producción internacional, y así, Ulrich Stiehm se puso en contacto con Philipp Kreuzer y Astrid Kahmke, de Bavaria Pictures. "Lo que nos gustó del guión en el primer momento es que MI AMIGO MR. MORGAN tiene muchos momentos chispeantes, divertidos y tiernos, pero no es una comedia. Es muy romántica, pero no es una comedia romántica. Es una historia de amistad y amor. Yo diría que es una historia de amor y humor amable", dice Kahmke. Bavaria Pictures se sumó al proyecto como productora principal, para completar el presupuesto y ayudar con la producción internacional. "Desarrollar un proyecto y un concepto de financiación que funcionaran en el sentido tanto creativo como económico, con los socios adecuados, y de cuatro países distintos, fue todo un desafío", explica Kreuzer, de Bavaria Pictures. La productora Astrid Kahmke y Philipp Kreuzer acababan de terminar la coproducción germano-irlandesa DEATH OF A SUPERHERO (2011), que, protagonizada por Andy Serkis, celebró su estreno mundial en Toronto y Estados Unidos en abril de 2012. La principal tarea del responsable de producción de Bavaria, Gilbert Möhler, consistió en crear un concepto de producción sostenible para un rodaje que se iba a llevar a cabo en tres países distintos. Möhler también tiene mucha experiencia en producción internacional y es el responsable de todos los proyectos cinematográficos de largo metraje de Bavaria Pictures. Junto al jefe de producción Till Derenbach, Möhler estuvo a cargo de todas las fases de la producción de MI AMIGO MR. MORGAN, tanto en Francia como en Bélgica y en Alemania.

De los tres productores principales, el último, Helge Sasse, de Senator Film, se sumó al proyecto a principios de 2011. Además, Bavaria Pictures también incorporó a Eberhard Müller Filmproduktion y a Matthias Triebel como productores asociados.

En abril de 2011, cuando aún no tenían asegurada la financiación, Sandra Nettelbeck le envió al guión a Jim Tauber, de Sidney Kimmel Entertainment, con la esperanza de atraer a esta firma al proyecto como socio inversor norteamericano. "La entrada de Sidney Kimmel Entertainment, uno de los principales productores y vendedores de cine de calidad en Norteamérica, fue clave para sacar el proyecto adelante", cuenta Kreuzer. En los últimos tiempos, Sidney Kimmel Entertainment ha producido EL INOCENTE (THE LINCOLN LAWYER, 2010), un thriller de éxito protagonizado por Matthew McConaughey, Marisa Tomei, Ryan Phillippe y William H. Macy; y -junto a Chris Rock, coproductor y coguionista- el remake de una comedia británica de 2006, también producida por Sidney, UN FUNERAL DE MUERTE (DEATH AT A FUNERAL).

Denis Carot, de Elzevir Films (LA FUENTE DE LAS MUJERES, 2011; SANS MOI, 2007), se incorporó al proyecto como productor asociado y reunió en París un magnífico equipo técnico que incluye al decorador Stanislas Reydellet y a la directora de reparto Nathalie Chéron. Esta productora parisiense se ocupó de la parte francesa del rodaje, que tuvo lugar en París y la Bretaña.

La incorporación de Geneviève Lemal, de Scope Pictures, como coproductora, trajo consigo fondos internacionales procedentes de Bélgica. Scope Pictures, una de las compañías de producción y financiación más prolíficas de Bélgica, ha coproducido éxitos de crítica y público como EL PEQUEÑO NICOLÁS (LE PETIT NICOLAS, Laurent Tirard, 2009) o POTICHE, MUJERES AL PODER (POTICHE, François Ozon, 2010). En MI AMIGO MR. MORGAN, además de aportar parte del equipo de producción internacional, Scope también coordinó el rodaje belga, que estaba previsto ocupara una tercera parte de los 38 días del plan de trabajo.


La elección del reparto
Una vez hallado el perfecto Mr. Morgan en la persona de Michael Caine, la producción empezó a buscar una actriz francesa para el papel de Pauline. "Removimos cielo y tierra para encontrarla. Tenía que ser joven, pero no demasiado, llamativa, pero no muy fuera de lo ordinario, y dotada de ese carisma instantáneo que concentra las miradas en un autobús abarrotado, sin ser una modelo ni una belleza convencional", explica Nettelbeck. "Clémence Poésy reúne todas esas cualidades, y además tiene un inglés excelente". Cuando su agente, Kate Buckley, que también es la de Caine, le envió el guión, Poésy se mostró interesada, y cuando Nettelbeck la conoció en Londres supo que había encontrado a su Pauline.

La producción, que deseaba empezar por formar el reparto de la familia inmediata –Matt y Joan y también Miles, el hijo, que es uno de los personajes esenciales de la película–, inició la búsqueda de una actriz que reflejara la personalidad de Joan, la difunta esposa del señor Morgan y el centro emocional de la película. Que Sandra Nettelbeck redescubriera a Jane Alexander haciendo de juez en la aclamada serie de televisión "The Good Wife" fue una feliz casualidad. Le envió el guión y una carta personal, con la esperanza de convencerla para que aceptara este papel tan corto, pero clave en la película. La actriz cuatro veces nominada al Oscar, por títulos tan variados como TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE (ALL THE PRESIDENT’S MEN, 1976), KRAMER CONTRA KRAMER (KRAMER VS KRAMER, 1979) Y TERMINATOR SALVATION (2009), leyó el guión y, habiendo colaborado con Michael Caine ya en el pasado –LAS NORMAS DE LA CASA DE LA SIDRA (THE CIDERHOUSE RULES, 1999) –, no tardó en contestar diciendo que estaría encantada de aceptar el papel.

La incorporación de Justin Kirk (actor nominado al Globo de Oro y al Emmy) también fue impulsada por Sandra Nettelbeck, que era fan de Kirk desde los tiempos de la participación de éste en la legendaria serie de televisión de la HBO "Angels in America", dirigida por Mike Nichols.

Por último, para los otros dos personajes femeninos relevantes que acompañan a Michael Caine, la producción logró hacerse con los servicios de dos prestigiosas intérpretes francesas: Anne Alvaro, conocida por películas como PARA TODOS LOS GUSTOS (LE GOÛT DES AUTRES, 2000), por la que ganó el primero de sus dos premios César a la mejor actriz secundaria, y LA ESCAFANDRA Y LA MARIPOSA (LE SCAPHANDRE ET LE PAPILLON, 2007); y Michèle Goddet, a la que hemos visto en títulos como BORRACHERA DE PODER (L’IVRESSE DU POUVOIR, 2006), de Claude Chabrol, y que en MR MORGAN’S LAST LOVE encarna a la empleada doméstica del señor Morgan, Madame Dune.

Gillian Anderson, actriz ganadora del Globo de Oro© cuya variada trayectoria incluye trabajos en el teatro, la televisión y el cine –la serie "Expediente X" (1993-2002) y los dos largometrajes inspirados en ella; LA CASA DE LA ALEGRÍA (THE HOUSE OF MIRTH, 2000); EL ÚLTIMO REY DE ESCOCIA (THE LAST KING OF SCOTLAND, 2006), JOHNNY ENGLISH RETURNS (JOHNNY ENGLISH REBORN, 2011) – fue la última en sumarse al reparto. Sandra Nettelbeck conocía a Gillian Anderson de otra película y la convenció para que se embarcara en este proyecto. Sabía que Anderson podía dar la dosis justa de energía exuberante y humor a su personaje. Gillian firmó el contrato cuatro semanas antes de empezar la filmación.


Siete preguntas para Sandra Nettelbeck

P: ¿En qué momento de la lectura de la novela de Françoise Dorner "La douceur assassine" supo que quería convertirla en película?

R: Empecé a ver la película más o menos cuando iba por la quinta página. Con las adaptaciones, mi experiencia siempre ha sido así: o conecto desde el principio, o no lo hago. Creo que se trata del espacio que crean (o no) que tú puedes llenar con tus propias ideas e imágenes. De lo inspiradores que sean.


P: ¿Françoise Dorner participó en el proceso de escritura del guión?

R: No. A Françoise no la conocí hasta el rodaje de París. Pero en algún momento de la fase de desarrollo del proyecto le oí decir a su agente que había leído el guión y que le había gustado mucho. Fue un alivio, porque me había tomado algunas libertades con su historia, al tiempo que intentaba conservar su espíritu.


P: ¿Por qué convirtió al personaje protagonista del libro, el francés Monsieur Armand, en el norteamericano Mr. Morgan?

R: Porque esa era mi visión personal de la historia, y para que yo escriba algo tiene que ser personal. Para una película francesa con un personaje francés no habría sido yo la persona adecuada; no hablo bien el idioma, y escribirlo no digamos. Conozco bien la cultura francesa porque he vivido allí como extranjera, sin siquiera aprender la lengua correctamente (me defiendo, pero para escribir y dirigir en un idioma hay que dominarlo perfectamente y conocer todos sus matices). Ése es el punto de vista que yo conozco y entiendo. Y ése es el punto de vista que le di a Matt. Además, también he vivido en Estados Unidos, he aprendido a hacer cine allí, hablar en inglés es algo que llevo dentro y me gusta escribir en inglés. Mis padres se fueron a vivir a Francia hace 17 años, porque les gusta el país, la comida y el vino, o sea que también sé lo que es que una pareja decida marcharse a Francia a esa edad. Me gustaba la idea de recuperar ese concepto clásico del americano en París de una manera distinta, jugar con los tópicos y explorar el choque cultural que se produce. También quería mostrar otra imagen de París, apartarme del camino trillado todo lo posible, pero sin perder de vista de lo que le puede atraer de París a un norteamericano, su romanticismo. Pero sobre todo me interesaba lo que le pasa a alguien que se instala en la ciudad más romántica del mundo… para perder en ella al amor de su vida. Matt no puede irse de París porque sería como abandonar a su mujer, que se fue hace mucho tiempo. Pero por otra parte se siente muy solo, y su familia está muy lejos… Todo esto me pareció una buena idea para la película, porque incrementa el impacto dramático de la pérdida y el conflicto familiar. Y por supuesto también hace el encuentro con Pauline tanto más improbable y fascinante para Matt.


P: Justin Kirk la describe a usted como una "directora de actores", alguien que sabe cómo arrancar la mejor interpretación de cada actor. Cuando escribe sus guiones –como ha hecho en todas las películas que ha dirigido hasta ahora–, ¿hasta qué punto lo hace pensando en un actor o actriz determinados? ¿Retoca sus guiones mientras rueda?

R: Cuando empiezo a escribir no suelo tener ningún actor en mente, pero cuando he terminado la primera versión, sí me gusta pensar en el reparto, y en este caso tuve la suerte de tener asegurados a Michael Caine y a Clémence Poésy desde una fase muy temprana. Michael leyó el guión cuando éste ya estaba adaptado a él, pero con Clémence trabajamos bastante juntas en él; y tenerla a ella fue muy inspirador, el personaje evolucionó mucho gracias a sus aportaciones, su personalidad y sus preguntas, fue una situación privilegiada que no suele darse muy a menudo.

Durante los rodajes no reescribo mucho, más bien lo que hago es cortar, muchas veces descubro que en una determinada escena hay cosas que en el guión hacía falta decir y aquí no. A veces se me ocurren detalles nuevos, actores como Justin Kirk o Gillian Anderson me inspiran sobre la marcha. A Justin, por ejemplo, le escribí un diálogo cinco minutos antes de rodar porque decidí que quería que estuviera hablando por teléfono con su hijo, en vez de estar simplemente en su habitación del hotel. Pero normalmente tampoco paso de ahí. No soy una directora que construya a sus personajes o la historia una vez las cámaras se ponen en marcha. Eso lo hago (o lo intento) cuando estoy escribiendo.


P: Describe usted MI AMIGO MR. MORGAN como una "comedia simpática, agridulce y melancólica": un viudo maduro y solitario recupera las ganas de vivir cuando conoce a una francesa joven e impulsiva. ¿Qué cree que diferencia a esta película y a esta historia de una relación entre un hombre mayor y una mujer joven de otras películas con argumentos similares?

R: Que en la relación entre Pauline y Matt no hay nada sexual. Su atracción se basa en otra clase de belleza, un deseo insatisfecho que tienen los dos, y que tiene que ver con el hecho de pertenecer a alguien, no en el sentido romántico, sino en el de almas gemelas. Creo que cuando se conocen en el autobús, ya hay una conexión entre ellos. La película no explota esa idea, pero a veces, pocas, conocemos a alguien y en el acto sabemos que vamos a conocer a esa persona el resto de nuestras vidas. Creo que Matt y Pauline comparten una amistad muy íntima, y el modo en que Michael Caine y Clémence Poésy interpretan esa relación no deja lugar para la duda, ni sobre la intimidad de la relación ni sobre sus límites. A mí me pareció algo muy especial mientras lo rodábamos, y espero que sea verdad. Pero MI AMIGO MR. MORGAN también habla de muchas cosas más aparte de la relación entre Pauline y Matt. Habla de lo que ella le ayuda a él a resolver y aceptar; la pérdida de su mujer, la relación de confrontación que mantiene con su hijo. Joan es el eslabón que falta en esa familia, y de alguna manera, Pauline se convierte en ese eslabón.


P: Ha trabajado con el director de fotografía Michael Bertl en todas sus películas. ¿Nos puede explicar cómo crea la fotografía de sus filmes? ¿Qué trabajo de cámara buscaba para MI AMIGO MR. MORGAN?

R: Llevar tanto tiempo, y tan bien, trabajando con una persona como yo con Michael Bertl te permite maximizar el tiempo y el esfuerzo de la mejor forma. Michael y yo hablamos el mismo lenguaje cinematográfico, y la fotografía de Michael forma parte de mi sello tanto como cualquier cosa que haya podido adquirir, en estilo y ritmo, a lo largo de los años. En dieciséis años, Michael nunca me ha dado un plano que no me gustara, y su trabajo y su talento nunca han dejado de asombrarme. Si sacamos adelante un rodaje tan bien como lo hemos hecho con éste es por cómo preparamos cada película, y claro, también tenemos un código personal para comunicarnos que nos ahorra mucho tiempo y energía. Cuando llegamos al set de rodaje ya sabemos lo que queremos y lo que necesitamos, hemos comentado cada escena, cada plano, hemos hablado de la atmósfera, el color, el ritmo, hemos desmenuzado el guión. Algo muy importante es que con los años hemos aprendido a transigir cuando hace falta y a no hacerlo cuando no debemos. No hay nada más importante. Y Michael también es mi primer espectador; es una voz fundamental en la mise en scène y también en el diseño de decorados, en el vestuario, a la hora de cortar cosas del guión (o añadirlas) y también en la parte de interpretación. De toda la gente con la que trabajo, nadie cuenta con mi confianza y mi lealtad tanto como Michael. Y como además es mi mejor amigo, no podría encontrar una colaboración más privilegiada y gratificante. Sólo me queda desear dar a Michael el tiempo y el espacio necesarios para mostrar todo lo que realmente es capaz de hacer como director de fotografía.

Michael fue el primero que pidió rodar en otoño. Hablamos del estilo visual de la película, sobre todo de la visión de París que queríamos dar, y quedó claro que por el tema del color y la atmósfera, sería mucho mejor en otoño. Simplemente, es más apropiado para la historia. Michael consiguió capturar esa ciudad, que ha sido explotada hasta la saciedad cinematográficamente, y su belleza singular con una autenticidad que no cae en el tópico en ningún momento. Además, cuando empezamos a hablar del estilo fotográfico de la película, decidimos optar por la simplicidad. Porque MI AMIGO MR. MORGAN es una película de actores, y lo que queríamos era dar a los actores tanto espacio y libertad como fuera posible. Además, así es también como lo hacen los franceses, o sea que forma parte del concepto. Planos largos de dos, en vez de manipular una escena hasta decir basta, troceándola. A Michael le gusta tanto la toma única que a veces tengo que insistir en hacer cobertura para poder dormir por las noches. Desde luego es un reto que a veces no resulta muy cómodo, porque o te sale o no te sale. Pero si te sale, te sale lo mejor, creo yo.


P: ¿Cuáles fueron sus momentos más memorables del rodaje de MI AMIGO MR. MORGAN?

R: Creo que ni un solo día dejé de lamentar que no hubiera nadie haciendo un "making of", porque hubo muchos buenos momentos, muchas risas y muchas aventuras. Cada día era un regalo y una sorpresa. Si tuviera que destacar un momento concreto, creo que me quedaría con los días de la academia de danza, por muchas razones. En primer lugar, Clémence hizo un trabajo tan magnífico preparando el personaje y aprendiendo unos pasos y unos bailes de los que no sabía nada cuando nos conocimos, que no sabe el placer que era verla bailar y dar vida a ese personaje. Y también están las escenas del baile en línea, que me deslumbraron. Paul Ansell, un amigo mío de hace muchos años, el compositor de la mayoría de las canciones de PEPPER, me envió dos canciones para esas escenas, y escuchar su música y ver a Michael Caine y Clémence Poésy, junto a un grupo extraordinario de bailarines de Bruselas, bailar al son de esa música de una forma tan alegre y desinhibida, desde luego entra en mi categoría de momentos perfectos como guionista y directora de una película.