Cinemanía > Películas > Los hombres libres de Jones > Comentario
Destacado: Penélopez Cruz y Raúl Arévalo protagonizan 'Dolor y gloria' de Pedro Almodóvar
Los hombres libres de Jones cartel reducido Los hombres libres de Jones(The free state of Jones)
Dirigida por Gary Ross
¿Qué te parece la película?

Dirigida por el cuatro veces nominado al Oscar Gary Ross (Los juegos del hambre, Seabiscuit, Pleasantville) y protagonizada por el ganador del Oscar Matthew McConaughey.


Basada en una historia real
La rebelión de la Compañía Knight ha sido un capítulo polémico en la historia de los Estados Unidos desde el momento en que sacudió el condado de Jones (Misisipi) en los años intermedios de la Guerra de Secesión. Fue, según muchas interpretaciones, una revuelta económica en la que los campesinos pobres rechazaron cargar con el peso de una guerra librada en beneficio de los esclavistas ricos, o tal como se denominaba comúnmente en la época, "una guerra de los ricos peleada por los pobres".

En 1934, Tom Knight, el hijo de Newt, escribió las siguientes líneas:

"No querían someterse a un gobierno esclavista. Creían en un gobierno libre, en la igualdad de derechos para todas las personas, ricas o pobres, al margen de quiénes fueran. Tal como nos lo contó nuestro padre, de los 375 hombres que votaron por permanecer en la Unión, unos 250 de ellos se unieron con la idea de hacer frente común y comprometerse a constituir un Estado Libre de Jones".

The Official Records of the War Between the States ("Registros oficiales de la guerra entre estados"), la recopilación más extensa de fuentes primarias sobre la Guerra de Secesión, corrobora que una rebelión armada tomó esta área del sureste de Misisipi y la declaró "Estado Libre de Jones". El 29 de marzo de 1864, el capitán W. Wirt Thompson de la Confederación escribió a su superior James Seddon, secretario de Guerra de los Estados Confederados:

"Entre ellos hay desertores de cada ejército y de cada estado. Tienen coroneles, comandantes, capitanes y tenientes; se jactan de no ser menos de mil hombres en unidades organizadas. Disponen de armas y municiones de la más reciente manufactura norteña y europea en abundancia, y parece ser que proclaman combatir por la Unión. Caballeros de credibilidad incuestionable me han informado de que han izado la bandera federal sobre el palacio de justicia del condado de Jones. [...] El condado se halla completamente a su merced".

Las noticias de esta rebelión acabaron llegando a las líneas de la Unión. En una carta dirigida al general de división Halleck en 1864, William Tecumseh Sherman alude a una adjunta "declaración de independencia de ciertas personas que intentan eludir el alistamiento sureño y se esconden en los pantanos". También los periódicos contemporáneos se hicieron eco. En un artículo periodístico del 12 de julio de 1864, el periódico unionista The Natchez Courier informaba:

"Puede resultar interesante para muchos de nuestros ciudadanos saber que el condado de Jones, estado de Mississippi, se ha escindido de su estado y ha formado un gobierno propio, tanto militar como civil. La Confederación, tras reclamar el derecho de secesión, no está dispuesta a hacer extensivo el mismo derecho a dicha república, le ha declarado la guerra y ha enviado allí un ejército al mando del coronel Maury, de Mobile, para aplastar la rebelión".

¿Por qué se produjo esta rebelión?

El condado de Jones era una zona pobre poblada por pequeños terratenientes que no poseían esclavos. No tenían nada que ganar con la guerra y muchos se oponían abiertamente a la esclavitud por motivos religiosos y morales.

Cuando la Confederación aprobó una ley que eximía del reclutamiento a ricos propietarios de esclavos, pero que obligaba a alistarse a quienes no poseían esclavos, muchos se hartaron de la "guerra de los ricos peleada por los pobres".

Además, mientras los hombres estaban lejos combatiendo, el sustento de sus familias estaba siendo exprimido por el sistema confederado de impuestos en especie. Para cubrir las necesidades constantes del esfuerzo de guerra, la Confederación confiscaba ganado, grano e incluso textiles hechos a mano de los pequeños agricultores y sus familias. Los recaudadores tenían órdenes de apropiarse del 10%, pero muy a menudo cogían mucho más. La rebelión de la Compañía Knight surgió en parte como un movimiento antifiscal, una lucha de clase contra los intereses y las políticas de la élite esclavista.

No obstante, las objeciones de Newt Knight iban más allá de ese abuso concreto. Si bien la Compañía Knight en conjunto se oponía a la guerra por cuestiones económicas, la actividad de Newt después de la guerra señala unas convicciones morales mucho más amplias. Contribuyó a liberar a niños afroamericanos del trabajo como "aprendices", una nueva forma de esclavitud adoptada tras la guerra. Según numerosas crónicas, quemó escuelas que se negaban a educar a niños de razas mixtas. En 1875, aceptó el encargo de capitanear una unidad de la milicia estatal de Misisipi compuesta en gran medida por afroamericanos cuyo único cometido era el de proteger el derecho al voto de los libertos. Un año después, cedió 160 acres (unas 65 hectáreas) de tierra a su pareja de hecho Rachel, una antigua esclava que se convirtió de este modo en una de las primeras mujeres afroamericanas terratenientes de la zona. Por su deseo explícito, Knight fue enterrado en un cementerio mixto, contraviniendo los códigos raciales de su época.

Esta no es una historia sobre la esclavitud. Es la historia de una rebelión. Y, por lo general, estos dos conceptos suelen ser opuestos.

John Stauffer, Catedrático de Historia y Civilización Americana, Universidad de Harvard


La leyenda de Newton Knight
Corre el año 1863, en plena Guerra de Secesión americana. Las ideologías enfrentadas por la institución de la esclavitud han dividido el país, donde se libran algunas de las batallas más épicas de la historia estadounidense: la campañas de Gettysburg (Maryland), Pensilvania y Virginia en el norte, y la batalla de Corinth y el asedio de Vicksburg en el sur.

En Misisipi, el segundo Estado en separarse formalmente de la Unión, Newton "Newt" Knight, un pequeño granjero de la región del condado de Jones, ejerce de médico con el Cuerpo Ambulatorio del Ejército Confederado. Knight no tiene esclavos y se opone moralmente tanto a la secesión como a la esclavitud. Decide alistarse para evitar ser reclutado a la fuerza, al menos así se asegura de luchar en el mismo regimiento que sus familiares y vecinos. Su labor militar le permite tratar a enfermos y heridos en lugar de enfrentarse a los soldados de la Unión, cuya ideología política sobre la guerra y la esclavitud le resulta más cercana que las creencias de los confederados.

La muerte de Daniel, el sobrino de 14 años de Newt, es la gota que colma el vaso. La carnicería de la que es testigo en el campo de batalla y la escalofriante injusticia de la ley que exime del ejército a los descendientes de terratenientes con más de veinte esclavos hacen que Newt tome una decisión trascendental: volverá a casa para enterrar a Daniel con su familia, convirtiéndose así en un desertor.

Serena, la esposa de Newt, se ha quedado al cargo de los cultivos que rodean la desvencijada finca del matrimonio en el condado de Jones, en la zona rural de Misisipi. Newt se queda de piedra al comprobar que la caballería confederada y otros agentes fiscales se están cobrando en especie las provisiones prácticamente inexistentes de sus vecinos, llevándose sus animales, algodón y grano. Se les había ordenado cobrarse el 10 % en comisión por sus esfuerzos bélicos, pero por norma se han estado llevando mucho más. Newt decide quedarse en el condado de Jones y se propone salvaguardar las propiedades y derechos civiles de su familia y, si fuera necesario, de sus vecinos.

La situación estalla cuando el teniente Barbour, el oficial de la caballería confederada encargado de perseguir a los desertores, se enfrenta a Newt cuando éste se opone a que se apropien de las provisiones de su vecina viuda. Newt, convertido ahora en forajido, debe huir de la zona.

Herido por unos perros, llega a una taberna de carretera donde la propietaria le ayuda a escapar por los impenetrables pantanos de Misisipi. Allí conoce a Moses Washington y a sus compañeros, todos ellos esclavos fugitivos, que malviven en un campamento improvisado con la amenaza constante de ser descubiertos.

Newt se reencuentra con Rachel, una joven que trató a su bebé enfermo y que ahora colabora llevando comida a los refugiados. Rachel es propiedad de una gran plantación y tiene libertad para moverse entre la residencia donde sirve y el campamento de fugitivos, por lo que los visita regularmente con provisiones y noticias del exterior. Newt se queda prendado de la desenvoltura, compasión e inteligencia de Rachel. La mala reputación de su marido como desertor afecta a Serena, hasta el punto de que se ve obligada a recoger lo poco que le queda y marcharse del condado de Jones.

Cuando Newt es acusado formalmente de sedición y traición, se prepara para pasar una larga temporada en los pantanos con sus compañeros renegados. Con el tiempo, otros desertores blancos van abandonando el bando confederado para unirse a Newt y a los demás fugitivos, y todos ellos, negros y blancos, deciden unirse bajo la denominación la Compañía Knight a las órdenes de éste. Desde su escondite, el "Capitán" Newt dirige varios ataques y choques violentos contra los soldados rebeldes, comandados por el teniente Barbour y el oficial al cargo, el coronel Elias Hood, que persiguen a los fugitivos.

La compañía Knight, abiertamente unionista, va creciendo exponencialmente hasta llegar a los 500 hombres, puesto que al grupo inicial de desertores y esclavos fugitivos se van uniendo vecinos de la zona que en un primer momento fueron fieles a la Confederación. La compañía se compone de cientos de esclavos, fugitivos y pequeños granjeros de los condados de Jones, Perry y Jasper, además de hombres, mujeres y niños que están hartos de que el ejército rebelde se apropie de lo que no es suyo. Armados y con reservas, los "Yanquis del Sur" proceden a declarar su independencia de la Confederación y proclaman el Estado Libre de Jones.

La capacidad de liderazgo y la astucia de Knight combinadas con la geografía de la zona y sus pantanos impenetrables, repelen y frustran los esfuerzos del Sur por suprimir la rebelión. La compañía utiliza métodos de guerrilla para desbaratar el sistema de impuestos implantado en la región, y redistribuyen entre la población las provisiones de los confederados, a quienes consiguen echar del condado de Jones. Enarbolando los principios de la igualdad y la libertad para todos los hombres, independientemente del color de su piel, esta fuerza quasipolítica logra mantener el control de su "Estado Libre" durante la totalidad de la guerra, a pesar de tener que hacer frente a muchas batallas sangrientas y desgarradoras por el camino.

La victoria de la Unión se declara tras la rendición del general Robert E. Lee y la Guerra de Secesión da paso a la Reconstrucción, que augura paz y libertad para los esclavos. Pero la posguerra y la reconstrucción del Sur conlleva grandes retos para el país en general y el condado de Jones en particular. La ley que estipula que cada familia liberada recibiría "cuarenta acres y una mula" no llega a implantarse y da paso a una nueva ola de intolerancia racial, encabezada por un grupo violento y terrorista que acabaría denominándose el Ku Klux Klan. Su objetivo son los esclavos libres y sus aliados y su propósito restaurar la tierra, la supremacía política y la riqueza de los que apoyaron la guerra en un primer momento.

Newt, Rachel y sus vecinos se marchan a Soso, Misisipi. Su matrimonio civil es una de las primeras uniones interraciales reconocidas legalmente en la zona. Serena, la primera esposa de Newt vuelve a la región y, aunque él está ahora con Rachel, el matrimonio la invita a vivir en una cabaña en su granja.

Durante los años siguientes, Knight se va metiendo en política y se pronuncia en contra de las nuevas leyes de formación aplicables a la población negra. En su lugar crea las escuelas para los liberados y toma un cargo de dirección en la Liga de la Unión, constituida para censar a los esclavos liberados y garantizar su derecho al voto.

Hoy, el legado de la comunidad mestiza que surgió de la relación entre Newt y Rachel se percibe en el condado de Jones y se extiende por todo el Sur del país.

85 años después de que Newt Knight y su grupo de rebeldes se enfrentaran a la Confederación, Davis Knight, el bisnieto de Newt, es acusado de violar la ley de Misisipi por casarse con una mujer blanca, Junie Lee Spradley. La acusación plantea que si es bisnieto de Newt, lo será también de Rachel, por lo que se le debe considerar una octava parte negro. Por entonces, esa proporción bastaba para ser considerado negro en Misisipi, y de ahí la prohibición de casarse con alguien de otra raza. La sentencia de este histórico caso sentó las bases de una nueva justicia, que marcaría los hechos en el Sur durante muchos años posteriores.


Cómo revivir a un mito - Años de documentación para plantear la historia
El director y guionista Gary Ross ha dedicado 10 años de su vida a Los hombres libres de Jones. Ross dio sus primeros pasos en el cine como guionista de la popular comedia Big, protagonizada por Tom Hanks, y la comedia política Dave, presidente por un día, con un reparto encabezado por Kevin Kline (fue nominado al Oscar al mejor guión original por ambas), y es un apasionado de la política y la historia de Estados Unidos. En 1998 debutó como director con Pleasantville, una comedia dramática con toques de fantasía ambientada en 1950 y protagonizada por Tobey Maguire y Reese Witherspoon. En 2003 volvió a sentarse en la silla de director para rodar Seabiscuit, más allá de la leyenda, un guión escrito por Ross que adapta una historia real transcurrida durante la época de la Depresión. La cinta le mereció su tercera y cuarta nominación a los Oscar: mejor producción (de un filme candidato a Mejor Película) y mejor guión adaptado.

Ross conoció la historia de Newt Knight poco después de estrenar Seabiscuit, más allá de la leyenda. La información sobre su figura era escasa: apenas un par de libros y una película de Hollywood que malinterpretaba la historia de Knight y la rebelión que lideró. "Recuerdo que cuando conocí la historia de Newt Knight, me pareció increíble que la figura de este hombre tan extraordinario no hubiera llegado hasta nuestros días. Hay zonas del Sur donde todavía se le recuerda y en Misisipi saben quién es, pero no tiene la fama que se merece, teniendo en cuenta que comandó una rebelión contra la Confederación y que apoyaba una ideología que se adelantó unos 100 años a su época". Ross se sintió atraído por el personaje y empezó a recopilar información sobre este hombre, con el firme convencimiento de que tenía que haber más datos sobre él. Y vaya que si había.

"No me extraña que se hayan escrito más libros sobre la Guerra de Secesión que sobre cualquier otra época de la historia de Estados Unidos", comenta Ross. "Ni que la única figura sobre la que se han escrito más biografías que sobre Abraham Lincoln sea Jesucristo. Dejó una huella enorme en la conciencia de nuestro país. Una herida en nuestra historia que es prácticamente incalculable. Murieron 600.000 personas. Nos ha costado generaciones, por no decir todo un siglo, conseguir superarlo y llegar a comprenderlo. Newt Knight entendió la Guerra de Secesión como lo que realmente fue: una lucha moral".

Ross se sintió atrapado por la historia de Knight, hasta el punto de que dedicó diez años a documentarse sobre el tema. Le intrigaba este mítico personaje que había luchado por los derechos tanto de los granjeros blancos como de los afroamericanos, un sacrilegio en aquella época. "Newt era un hombre adelantado a su tiempo con unas ideas muy modernas y revolucionarias", dice Ross. "Cuando creía en algo, luchaba por ello con todas las consecuencias. Le parecía tremendamente injusto que la batalla se centrara en la esclavitud, pero entendida desde el punto de vista de los terratenientes que tenían esclavos en sus plantaciones. Se alió con el bando de los pobres y con los que perdieron sus tierras, y por ello tuvo que renuncian a su cultura y abrazar una nueva. Fue un miembro de la resistencia, luchaba por la libertad y era un tipo muy duro. Me sentí atraído por este personaje en cuanto supe de su existencia".

Ross ha querido contar la historia de Knight porque, en su opinión, demuestra que la Confederación nunca tuvo el apoyo de todo el Sur, y que, de hecho, muchos sureños se opusieron moralmente a la esclavitud y lucharon por eliminarla. El director también quería retratar cómo fue la vida en el Sur durante la posguerra y durante la Reconstrucción. Se han rodado infinidad de películas y series de televisión sobre la Guerra de Secesión, pero pocas se han centrado en esta época. Los ejemplos más notables son la grandiosa película muda El nacimiento de una nación y Lo que el viento se llevó, ambas producto de su época. Según fue descubriendo la historia de Knight, Ross se dio cuenta de que lo realmente fascinante fue lo que hizo cuando acabó la guerra: aquello fue lo que le convirtió en una leyenda. "Tras la guerra, todo el mundo dio por sentado que los esclavos eran libres. Pero Knight se negó a abandonar la lucha por los derechos civiles".

"Todo realizador sueña con dar con un personaje como este", comenta Ross. "Ha sido una suerte encontrarle y poder contar su historia con este trasfondo tan relevante".

A la hora de documentarse, Ross se reunió con investigadores especializados en la Guerra de Secesión. Gente de la talla del historiador Jim Kelly, catedrático de historia americana en el Jones County Junior College; Stephen Hahn, catedrático de historia americana en la Universidad de Pensilvania, y David Blight, catedrático de historia americana de la Universidad de Yale. Durante su estancia en el condado de Jones, el director visitó algunos de los campos de batalla y campamentos bélicos que aparecen en la película, y también conoció a algunos de los descendientes de Knight, quienes compartieron historias personales y material de sus archivos familiares. Por entonces, Kelly estaba escribiendo su tesis doctoral sobre Newt Knight que dirigía John Stauffer, catedrático de filología inglesa y estudios americanos y estudios afroamericanos en la Universidad de Harvard. Kelly se crió en el condado de Jones y sentía interés por Knight, aunque casi todas las historias que llegaron a sus oídos se presentaban de manera sesgada: se le consideraba un forajido, bandido, asesino... Y lo que peor llevaba gran parte de la población de la región: ignoró las diferencias raciales".

"Newt no encajaba en la mitología de la ‘causa perdida’. Demostraba que no era cierta la creencia de que el Sur defendía unánimemente la secesión y el racismo", explica Kelly. "Por eso es un personaje tan singular".

"Jim estudió a fondo todos los archivos. Leyó toda su correspondencia, las noticias, los registros oficiales, etc. y dio con datos que no solo sorprenderán a los estudiosos de Newt, sino a cualquiera con un interés por la época de la Guerra Civil americana", recuerda Ross.

"La historia de Newt ha quedado tan olvidada y se ha tergiversado tanto que las generaciones actuales no pueden saber qué ocurrió realmente ni quién fue Newt. A Ross le apasionaba el tema y eso nos animó a profundizar todavía más en la documentación que teníamos a nuestra disposición. Descubrimos que Newt era un hombre mucho más complejo y con unos principios mucho más firmes de lo que imaginábamos inicialmente. Sus principios morales le llevaron a luchar por los derechos de todas las personas, y ahora la historia le ha puesto en su sitio".

Por casualidad, Kelly descubrió que su tatarabuelo era primo de Newt Knight. "Al descubrir que soy descendiente de Kelly, esta investigación se convirtió en un viaje personal. Con toda la información que he leído sobre él, he llegado a admirar y respetarle muchísimo".

Además de visitar el condado de Jones para documentarse, Ross empezó a quedar también con John Stauffer. El asunto se tornó más oficial cuando empezó a estudiar con él y logró acceder a la biblioteca enciclopédica y los recursos de la Universidad de Harvard. "Stauffer se convirtió en mi mentor y fue guiando mi investigación, a través de bibliografías kilométricas", recuerda Ross. "Nos zambullimos juntos en el tema". Stauffer, que escribe asiduamente sobre la esclavitud y su abolición en la época de la Guerra de Secesión, comenta: "Gary y yo compartimos el interés por esta época y en particular nos interesan personajes como Newt Knight, John Brown y otros radicales que cambiaron la percepción y la actitud de la población".

La relación de alumno/mentor de Ross y Stauffer les llevó a colaborar en varios proyectos históricos. También dieron una conferencia en el evento anual de los Directores de Centros Privados sobre cómo el Sur había ganado la Guerra Civil, un tema que se refleja en Los hombres libres de Jones.

El hecho de que se defina el conflicto como "una guerra de ricos y una lucha de pobres" refleja la opinión generalizada de que los pobres fueron víctimas de los dueños de las plantaciones, que velaban únicamente por sus intereses económicos y no defendían unos ideales específicos. Esta creencia animó a Knight a pasar a la acción y, en palabras de Ross, llevó a que se le considerara "una especie de Robin Hood".

"Desde el final de la guerra en 1865 hasta 1876, el Sur intentó mantener un sistema de agricultura sedentaria basado en la esclavitud. Muchos de los temas que llevaron al país a la guerra seguían levantando ampollas y dividiendo a la población durante la posguerra, sobre todo la opinión de que en el Sur era absolutamente necesario seguir contando con mano de obra barata para preservar una economía basada en la agricultura".

"Al ver que los esclavos libres seguían en situación de desventaja social, Knight pasó de defensor de los pequeños granjeros y agricultores a convertirse en paladín de los afroamericanos, y luchó de forma literal y figurada por sus derechos. Se casó con una mujer negra y vivió con ellos, apoyaba los matrimonios interraciales, tuvo hijos mestizos, de los que se sentía muy orgulloso".

"Mucha gente no se da cuenta de que la Reconstrucción fue una especie de segunda guerra de secesión, que persistió después de la emancipación y tras el final de la guerra en 1865", comenta Ross. El director divide la Reconstrucción en tres actos, según vemos en el filme. "En el primer acto el Presidente devolvió la tierra a los confederados. Estos instauraron una versión alternativa de la esclavitud en forma de arrendamiento rústico. En el segundo, el Congreso envió a gobernadores militares al Sur e intentó garantizar el sufragio, o el derecho al voto entre los hombres afroamericanos liberados. Había que ser muy valiente para ser negro y ejercer el derecho al voto durante la Reconstrucción. En el último acto se dio el resurgimiento de organizaciones paramilitares como el Ku Klux Klan, los Caballeros de la Camelia Blanca, los Camisas Rojas o los clubs del rifle, milicias locales que luchaban por echar a las tropas del norte del Sur para recuperar el dominio político de la región".

Tras documentarse, Ross escribió un primer borrador del guión basándose en gran parte en los hechos que había descubierto durante su investigación inicial. "Sabíamos que Newt había vivido en una comunidad interracial tras el final de la guerra y que había sido un defensor acérrimo de los derechos de los esclavos liberados y de los ciudadanos afroamericanos". Pero había poca literatura sobre la composición racial de los que lucharon a su lado en la guerra. ¿Era una compañía interracial? ¿Luchaban por los derechos de los esclavos? ¿O por los derechos de los pequeños agricultores blancos? Esa ha sido una de las grandes preguntas que nos hemos hecho. Jim Kelly encontró los documentos que demuestran que la lucha de Newt por los derechos de los liberados se aplicó también a los principios de la compañía Knight durante la guerra".

Ross todavía estaba documentándose y escribiendo el guión cuando presentó a John Stauffer a Sally Jenkins, periodista del Washington Post. El trabajo de Ross les llevó a colaborar en el libro "The State of Jones" (2009), que detalla las opiniones de Knight a favor de la Unión, sobre la raza y cómo esas opiniones afectaron sus acciones durante la posguerra.

Ross se tomó un respiro en 2011 y 2012 para adaptar y dirigir Los juegos del hambre para la gran pantalla. Este proyecto también tenía una fuerte vertiente política y sentó las bases de lo que sería la primera entrega de una serie de éxito mundial.

Tras Los juegos del hambre, Ross se reunió con la recién creada productora STX Entertainment para llevar la historia de Newt Knight a la gran pantalla.


Soldados, agricultores, y esclavos - El casting de actores
Matthew McConaughey, ganador del Oscar al mejor actor por Dallas Buyers Club y protagonista de la película de ciencia ficción Interstellar (Chris Nolan), encarna a Newton "Newt" Knight, un heroico y rebelde personaje de la historia norteamericana. McConaughey comparte las raíces sureñas, carisma y apariencia física de su personaje, y dice que el guión le llamó la atención nada más leerlo.

"La historia tiene vida propia", comenta. "Que esté ambientada durante la Guerra de Secesión es secundario; lo importante es que es una gran historia sobre un hombre revolucionario. Lo que cuenta me sigue pareciendo relevante hoy día, y por eso creo que merece ser contada".

McConaughey comenta que el guión de Ross era tan completo que contenía toda la información que necesitaba para preparar el personaje, pero aún así visitó el condado de Jones con el director. "Gary y yo viajamos hasta el pueblo de Newt, y fuimos a ver si tumba", recuerda el actor. "Al meterte en la piel de un personaje histórico, como actor sientes el peso de esa responsabilidad. En este caso, me pareció que la historia era más importante que yo, más importante que todos nosotros, y eso me pareció muy liberador. A medida que iba a aprendiendo cosas sobre Newt, más me inspiraba su perspicacia, sensibilidad y cómo combinaba esos elementos con su determinación. Su compasión tenía mucha fuerza. Según iba leyendo sobre él, más me animaba".

No obstante, el protagonista recalca que no hace falta conocer a fondo la Guerra de Secesión para conectar con la historia de Knight. "Si eres un fanático de la época te va a alucinar esta versión. Con ella viajamos al pasado, pero la historia que narra es muy relevante para el mundo actual. Estados Unidos sigue en "proceso de reconstrucción" a día de hoy".

Gugu Mbatha-Raw, actriz de cine y teatro británica, interpreta a Rachel, una esclava doméstica que se une a la causa de la compañía Knight. Cuando Newt se alía con los esclavos fugitivos durante la guerra comienza una relación con Rachel que se mantiene viva más allá de la Reconstrucción. "Son almas libres. Personas muy valientes", afirma Mbatha-Raw. "Ambos luchan por la libertad".

La actriz, galardonada por su papel principal en el drama musical Beyond the Lights, en el que daba vida a la superestrella Noni, y como protagonista de Belle, la hija mestiza de un capitán de la Marina Real en la Inglaterra del siglo XVIII, recuerda haberse quedado alucinada cuando leyó el guión. "La historia me atrapó desde el primer momento", dice con emoción. "Y también me pareció un romance muy cautivador", añade. "Es una historia épica: empieza durante la Guerra de Secesión, incluye un romance que toca varias generaciones y llega hasta 1948 para enfrentarse al racismo de aquella época. Se vive a través de todos los sentidos. La historia va saltando en el tiempo y el arco argumental recorre varias generaciones. Eso me pareció muy original. También me parece muy romántica y bastante profunda".

Más allá de su romance con Newt, Rachel debe enfrentarse a problemas muy serios, que se ejemplifican a través de los abusos sexuales que sufre a manos del jefe de la plantación James Eakins. "Gary y yo le dedicamos mucho tiempo a analizar el viaje de Rachel hacia la dignidad. Profundizamos mucho en el efecto psicológico de soportar esa carga", comenta la actriz. "También comentamos la humanidad de la historia más allá del color de la piel de sus protagonistas. Me gusta que Newt y Rachel se enamoren en una época tan definida por la raza, y que su romance se presente como el de dos seres humanos".

Además de leer montones de libros de historia y ver muchos documentales sobre la época, Mbatha-Raw viajó hasta Ellisville en el condado de Jones, donde visitó las tumbas de Newt y Rachel. "Me impresionó muchísimo sentir sus espíritus en el lugar donde vivieron y donde están enterrados. Fue un peregrinaje muy importante", recuerda. La actriz británica también tuvo que trabajar un acento sureño para el papel. "Estar en Nueva Orleans, pasar tiempo en el Sur, rodeada de todos esos acentos, fue una experiencia increíble. Me metí de lleno en el papel", comenta.

Mahershala Ali, conocido por interpretar a Remy Danton en House of Cards (Netflix) y Boggs en las dos partes de Los juegos del hambre: Sinsajo, da vida a Moses Washington, un esclavo fugitivo que se convierte en un aliado fundamental de la rebelión de Knight. Moses enseña a Newt a sobrevivir en los pantanos y le abre los ojos a los problemas a los que ambos tendrán que hacer frente ahora que se han convertido en fugitivos de la ‘justicia’. Enseguida estrechan lazos y trabajan con fugitivos y desertores para formar una resistencia unificada contra los soldados confederados enviados a encontrarles. "Es una historia sobre la libertad", comenta Ali, "y sobre los derechos humanos. Y sobre vivir según tus reglas. Lo que me gusta de Moses es que tiene muy claro lo que quiere y no descansará hasta conseguir lo que a él le parece justo. Se considera un hombre libre, por lo que vive y está dispuesto a morir como un hombre libre, enfrentándose a las inenarrables condiciones de la esclavitud".

El actor, nacido en Oakland (California), dice que la atemporalidad del filme le cautivó. "He visto muchas películas sobre esta época y casi todas se centran en la esclavitud o en cómo era la vida antes de la Guerra de Secesión, pero esta pone el foco en la Reconstrucción. Me pareció una historia diferente", opina. "Es una parte de la historia que no tengo tan controlada". "La forma de ver el mundo de Newt, y su concepción de la igualdad entre hombres y mujeres, y personas de diferentes razas, es algo que nuestra sociedad sigue planteándose a día de hoy".

Para prepararse el papel, Ross le sugirió que leyera The Bloody Shirt: Terror After the Civil War, sobre la violencia terrorista que comenzó tras la Guerra de Secesión. "Me ayudó a poner en perspectiva el Sur, la Guerra de Secesión, la época de la Reconstrucción y los derechos civiles. Fue revelador", comenta Ali.

Keri Russell, ganadora de un Globo de Oro y protagonista de la aclamada serie sobre espías de FX The Americans, da vida a Serena, la atormentada esposa de Newt que abandona a su marido durante la guerra. Cuando vuelven a encontrarse, Serena descubre que él ha rehecho su vida con Rachel, una mujer que fue esclava. Como tantos otros, Russell, conocida por los espectadores por haber encarnado a la protagonista de Felicity (ABC) y haberle dado réplica a Jason Clarke en El amanecer del planeta de los simios, tampoco conocía la historia de Newt Knight, pero se quedó prendada de su historia al leer el guión. "El guión es una maravilla. En el fondo es una historia de amor épica", comenta. Russell también creía que era fundamental contar la historia de Knight. "Siempre que hay que contar las historias sobre la tolerancia y el entendimiento. Los temas que toca son muy personales, con momentos trágicos, difíciles y muy bonitos. Es una historia muy conmovedora y da mucho que pensar".

A pesar de haberse documentado sobre el momento histórico, había poca información sobre Serena, por lo que Russell tuvo algo de margen para darle forma a su personaje y su ideología. "No hay muchos datos sobre Serena, pero ella desempeña un papel muy importante en esta historia", apunta Russell. "No me refiero solo a por qué abandonó a Newt, sino a por qué volvió y por qué se quedó con él. Gary dice que la guerra crea familias extrañas, y estoy totalmente de acuerdo. La vida es tan dura que a veces uno está dispuesto a olvidar algunos temas espinosos con tal de tener una familia y un hogar". Russell cree que Serena y Newt probablemente se casaron por conveniencia. "Creo que Newt no estaba del todo convencido", propone. "Son socios en la granja, pero un personaje tan legendario como Newt no podía pertenecer a una sola persona. Pertenecía a todo el mundo".

"Me ha gustado mucho la forma en la que Keri se enfrentó a Serena", dice McConaughey. "No es como si tuvieran un matrimonio ideal. Keri lo ha interpretado como si fueran dos personas prácticamente desconocidas. Me parece un enfoque muy interesante".

Completan el reparto un elenco de actores, casi todos ellos de la zona de Nueva Orleans, que dan vida al grupo de rebeldes del condado de Jones que luchan con Knight y a sus enemigos confederados.

Los dos mejores amigos de Newt y miembros fundadores de la compañía Knight fueron Jasper Collins y Will Sumrall, quienes lucharon a su lado en el ejército confederado.

Christopher Berry, actor procedente de Luisiana y aficionado a la Guerra de Secesión, interpreta a Jasper Collins, mano derecha de Newt. Collins fue un unionista que se oponía a la guerra y a la esclavitud, y fue asesor de Knight. Berry había trabajado anteriormente en Doce años de esclavitud y Django desencadenado y le interesó dar vida a este hombre bueno, con firmes principios morales. "La población del condado de Jones veneró a Jasper hasta el día de su muerte", explica Berry. "Este hombre en ocasiones vivió a contracorriente, pero no le daba miedo hablar de sus convicciones sin tapujos, hasta el punto de jugarse la vida por ello". En los archivos históricos se le recuerda como un líder apasionado y una fuerza política en el condado de Jones. Solamente le hacía sombra Knight. Berry, que había trabajado con McConaughey en True Detective (HBO), explica que Collins siempre estuvo al lado de Newt, incluso tras la marcha de muchos de sus seguidores. "Newt y Jasper se conocían desde niños. Sus granjas estaban muy cerca. Se entendían a la perfección".

Mientras comparten filas en el ejército confederado, Collins le explica a Newt la ley por la que cualquier soldado cuya familia tuviera más de 20 esclavos no tenía que servir en la guerra. "Después de que se aprobara esa ley, Jasper dijo ‘Es una guerra de ricos y una lucha de pobres’. Y tenía razón", comenta Berry. "Por eso desertó".

El actor Sean Bridgers encarna a Will Sumrall, otro gran amigo de Knight. Aparte de ser conocido por sus interpretaciones en la aclamada serie Rectify (Sundance) y Deadwood (HBO), el actor es uno de los mejores amigos de Christopher Berry, y su relación contribuyó a darle autenticidad a su amistad en la película. A Bridgers, que ha interpretado a muchos villanos a lo largo de su carrera, le atrajo meterse en la piel de un personaje intrínsecamente bueno. "Tiene un gran sentido del honor y llegó un momento en el que se dio cuenta de que la Confederación no representaba sus valores. Así que desertó y su unió a Knight".

El coronel Elias Hood y el teniente Barbour, del ejército confederado, son los encargados de encontrar a los desertores y obligarles a volver al ejército.

Thomas Francis Murphy, un actor de personajes de la zona de Luisiana que ha participado en películas como Doce años de esclavitud y Terminator Génesis, da vida al principal adversario militar de Knight.

El coronel Elias Hood está al mando de las fuerzas de Misisipi encargadas de dar con los desertores y devolverles al ejército. Murphy sabe que Hood "es uno de los malos", pero dice que le atrajo del personaje fue lo que se entendía por el concepto de hombría en el Sur durante la Guerra de Secesión. "Tiene que ver con enfrentarte a lo que no quieres hacer. Desempeñar tu deber sin encogerte", comenta.

Bill Tangradi, que ha participado en la oscarizada película Argo y en varios capítulos de la serie Justified (FX), interpreta a otro de los enemigos de Knight: el teniente Barbour, el oficial confederado al que el coronel Hood envía a dar con Knight y sus hombres. Define a su personaje como "un oportunista narcisista que cree en la causa sureña, pero mira por sus interesas por encima de todo". Al hablar de su personaje con Ross, Tangradi recuerda que "fuimos dándole vueltas a la idea de que este tipo va a sobrevivir a la guerra contra viento o marea. Es un superviviente nato y aunque sirve en el ejército, en realidad se está sirviendo a sí mismo. No diría que es un bufón, pero desde luego siempre mete la pata a pesar de todos sus esfuerzos". Cuando no están buscando desertores, Barbour y la caballería se dedican a cobrar impuestos en especie de parte de la Confederación. Los pequeños granjeros están obligados a entregar un 10 % de su producción agrícola, además de ganado y ropa. Pero Barbour suele abusar de su poder y quedarse con un porcentaje mucho mayor. Ese saqueo excesivo enciende la ira de Knight y lleva a varios enfrentamientos entre ambos.

Completa el reparto Jacob Lofland, un joven de Arkansas que interpreta al primo de Newt, Daniel. Dio vida a ‘Neckbone’ en Mud, la galardonada película de Jeff Nichols en la que compartió cartel con McConaughey en 2012.

Las escenas de la Guerra de Secesión se van intercalando con el juicio de 1948 del Estado de Misisipi contra Davis Knight, en el que se juzgaba al bisnieto de Newt por tener raíces afroamericanas y haberse casado con una mujer blanca.

Brian Lee Franklin, conocido por haber dado vida a Robert F Kennedy en "Good Bobby", escrita y protagonizada por el intérprete, encarna a Davis Knight. A Franklin le interesaron los paralelismos entre Newt y Davis Knight. "Quería encontrar el vínculo entre ambos personajes, y Matthew me dijo que Newt parecía estar siempre mirando hacia el futuro. Y eso fue justo lo que necesitaba oír".


Detrás de las cámaras - Fotografía y diseño
Los hombres libres de Jones es la primera colaboración del director de fotografía francés Benoit Delhomme con Gary Ross. Delhomme escoge sus proyectos con mucho tiento y recibió muy buenas críticas por el tratamiento del color y la iluminación en películas como La teoría del todo (nominada a los Oscar), Sin ley (Lawless), sobre la época de la Depresión en la década de 1930, y el western La propuesta, estas dos últimas de John Hillcoat. "Necesito que el guión tenga un fuerte componente visual. pero por encima de todo me atrae una buena historia", comenta. "Necesito sentir una reacción emocional al leerlo por primera vez, de forma que pueda utilizar ese impulso durante todo el rodaje". Delhomme admite que lloró varias veces con el guión Ross y que se dio cuenta de que lo que cuentan en los colegios franceses sobre la Guerra de Secesión no tiene mucho que ver con la realidad. "Me quedé de piedra", admite. "Me pareció un honor poder contribuir a darle visibilidad a esta historia tan importante".

Le gusta trabajar en rodajes en exterior, como en el caso de Los hombres libres de Jones, que se ha grabado en extensas praderas, colinas y pantanos en Luisiana. "Cuando ruedas en exterior, tienes que componer paredes, puertas y vallas imaginarias para evitar caer en la tentación de mostrar un paisaje espectacular o una panorámica de postal que, en mi opinión, en muchos casos mata la historia".

Delhomme se documentó e inspiró en las famosas fotos de Matthew Brady, pero a la hora de rodar la historia comenta que quiso "rodarla utilizando el estilo de los documentales modernos. Por ejemplo, desde el principio me opuse a utilizar luz artificial para los exteriores que rodamos de día. Y también quise evitar los movimientos de grúa. He optado por limitar la paleta de color y los efectos de color. Siempre me ha preocupado cómo queda el césped, las hojas y la vegetación en general cuando se rueda en HD, así que al principio intenté no abusar del verde en los encuadres. Pero me di cuenta enseguida de que en esta ocasión era una batalla perdida y me enamoré del verde. Creo que este color afecta a la gente que vive rodeada de naturaleza y de los pantanos como Newt y sus hombres".

Ross admiraba la carrera de Delhomme, particularmente su trabajo en filmes como Sin ley (Lawless) de John Hillcoat y El olor de la papaya verde, y subraya también la habilidad del director de fotografía para operar la cámara, como hizo muchas veces durante el rodaje de la película. "Benoit es un operador de cámara estupendo", declara Ross. "Es muy intuitivo y muy elegante. Tiene un estilo muy fluido".

Aunque Ross no tenía experiencia dirigiendo en formato digital, Delhomme comenta que al director le habían gustado mucho las texturas que había conseguido con el HD en la película Sin ley (Lawless) de John Hillcoat y estaba convencido de que el filme quedaría impresionante sin utilizar material físico. "Creo que a Gary también le atraían las posibilidades de rodar con poca luz por la noche", apunta. Delhomme ha podido iluminar los escenarios con velas, candelabros y hogueras... dándole realismo a la época en la que transcurre el filme.

No tuvieron dudas a la hora de optar por lo digital, pero la elección de la lente y la relación de aspecto ya fue otro tema. "Gary me dijo que quería utilizar una relación de aspecto que permitiera encuadrar mucho cielo y mucho suelo. La idea era proyectar la parte superior e inferior del encuadre, para que se vieran los cuerpos", comenta Delhomme. "Por eso nos decantamos por el formato 1.85:1 y utilizamos lentes esféricas Panavision. No he usado difusores, y tampoco he intentado que las imágenes quedaran bonitas. Hemos rodado casi siempre con la cámara en un trípode, como en los viejos tiempos. Nada de plataformas rodantes ni planos impresionantes con grúas".

Delhomme, que ha trabajado con figuras de la talla de Anthony Minghella, Mike Figgis, David Mamet y John Hillcoat, comenta: "Gary sabía muy bien qué necesitaba la película, el mensaje que quería transmitir y qué quería decir con cada escena. Y eso es un don preciado según están las cosas hoy en día".

La meteorología impredecible de Luisiana fue un reto tanto para los miembros del reparto como para el equipo técnico, puesto que afectó a todos por igual, desde los asistentes personales a los perchas, pasando por vestuario, diseño de producción y cámaras. "Ha sido la película más difícil que he rodado en mi vida", afirma Delhomme. "La meteorología me ha superado". Mantener la continuidad de la iluminación cuando rodaban secuencias diurnas al exterior casi acaba con ellos. El director de fotografía cuenta que el equipo intentó utilizar unas velas y redes gigantes para domar las nubes, pero fue durísimo lidiar con la constante alternancia de sol y nubes.

El encargado de viajar 150 atrás en una máquina de tiempo para transformar la Luisiana del siglo XXI en el Misisipi de la Guerra de Secesión fue el diseñador de producción Philip Messina, que ya colaboró con Ross en Los juegos del hambre y ha participado en toda la saga. Este recuerda que Ross le había hablado por primera vez del proyecto varios años antes, incluso antes de que trabajaran en Los juegos del hambre, así que le alegró que aquella idea fuera a hacerse realidad. A Messina, que ha participado en varias de las películas de Steven Soderbergh, como la serie Ocean’s Eleven, le apetecía mucho trabajar en una película ambientada en la Guerra de Secesión. "Tuvimos que llegar con los deberes hechos", comenta sobre las primeras reuniones con Ross. "Nos empollamos la historia de la Guerra de Secesión y la Reconstrucción para poder mantener una conversación inteligente con Gary sobre la Liga de la Unión y los esclavos fugitivos. Hemos aprendido mucho". La ingente cantidad de construcciones de la época de la Guerra de Secesión en la zona de Nueva Orleans facilitó la tarea del departamento de diseño de producción a la hora de elegir las localizaciones para los escenarios. "Nos ha ayudado mucho rodar en estas localizaciones tan impresionantes que le han añadido realismo y han contribuido a la estética de la película".

Los archivos históricos y el material fotográfico han servido de fuente de inspiración a la hora de construir escondites, pantanos, sedes de los confederados y plantaciones de algodón. Messina también se reunió con los asesores históricos de la película para garantizar la precisión histórica de las imágenes. "Los historiadores nos han echado una mano para reconstruir estancias como la oficina del magistrado durante la Reconstrucción y para ambientar correctamente las elecciones. No sabíamos cómo era ir a votar entonces".

Messina se encargó de que se mantuviera la coherencia visual y la precisión histórica en todas las localizaciones en las que rodaron en Luisiana durante cuatro meses en la primavera de 2015. Para los departamentos de arte y vestuario fue todo un reto alternar entre tres periodos: las batallas de la Guerra de Secesión de 1863, la dura época de Reconstrucción en la posguerra y el juicio de 1948.


Vestuario
Louise Frogley, diseñadora de vestuario del filme, colabora a menudo con Steven Soderbergh y ha sido candidata al mejor vestuario en los premios del Sindicato de Diseñadores de Vestuario por su trabajo en Ocean’s Thirteen, Syriana, Buenas noches y buena suerte y Traffic. Con un reparto de casi 100 actores y 2.800 figurantes, el equipo de Frogley ha tenido que comprar y alquilar más de 4.000 trajes de época: uniformes de la Unión y la Confederación, harapos para los esclavos fugitivos y trajes según la moda de 1948 para las escenas del juicio.

Frogley conoció a Ross a través de Messina, puesto que había trabajado varias veces con el diseñador de producción. Comenta que miró miles de libros y fotografías para empaparse bien del momento histórico y que ha utilizado vestuario original de la época siempre que ha podido. "Compré muchas cosas en eBay y en tiendas de antigüedades", comenta. Pero el equipo de vestuario también diseñó ropa original y tuvo que tratar los colores de las prendas para ajustarlos a la paleta que se estaba usando en el filme.

Frogley ha contado con la inestimable ayuda de Tim Pickles, un historiador militar con experiencia como director de vestuario. Pickles, nacido en Londres pero residente en Nueva Orleans, compartió con ellos sus conocimientos sobre historia militar y aconsejó al equipo sobre los uniformes de la Guerra de Secesión para garantizar su precisión histórica.

Newt Knight no era un hombre rico, por lo que el equipo de Frogley decidió diseñar una camisa que sirviera para rodar cinco años de historia en el filme. "Cuando le comenté a Gary que Newt llevaría la misma ropa durante tanto tiempo le pareció perfecto", cuenta Frogley. Aparte de decantarse por la sencillez y lo práctico, McConaughey comenta que acordó con el director que su personaje no llevaría ningún tipo de gorro o sombrero. "Entonces la gente llevaba sombrero", comenta McConaughey, "pero Gary y yo decidimos que Newt únicamente llevaría el de la Confederación cuando está en el ejército al principio".

El atuendo y el estilo de Rachel está bastante cuidado, dado que es esclava doméstica en una gran plantación. Según Frogley, Ross no quería que llevara mandil o cofia y propuso que el personaje vistiera más como una gobernanta. La diseñadora ha intentado vestir a Mbatha-Raw con prendas originales siempre que ha sido posible y comenta que "me ha gustado tener que evitar los clichés cinematográficos de la ropa típica de los esclavos. Gary no quería que tuviéramos ideas preconcebidas de Rachel como una mujer servil. Quería presentarla simplemente como una persona".

La propia Keri Russel propuso cómo sería su personaje en cuanto al maquillaje, la peluquería y el vestuario. "Keri quería un look muy natural", cuenta Jules Holdren, director de peluquería. "Le parecía muy importante que se notara que está agotada, puesto que subsiste a duras penas". La diseñadora de vestuario Louise Frogley dio con varios vestidos originales del siglo XIX que encajaban con el estilo de una granjera con pocos recursos como Serena. Frogley explica que según el sistema de clases de entonces, los pequeños granjeros como Newt y Serena estaban solo un escalón por encima de esclavos y muy por debajo de los dueños de las plantaciones, y eso debía quedar patente en su ropa. "Llevan ropa vieja porque viven muy aislados", explica Frogley. "Eran como aparceros y tenían muy pocos recursos, así que normalmente llevaban la misma ropa todos los días. Y siempre muy vieja". "Muchas de las prendas que llevo son vestidos originales que encontraron Louise y su equipo", recuerda Keri. El departamento de vestuario fabricó réplicas para evitar que pudieran dañarse o para que pudieran usarlas los especialistas. Fue un trabajazo porque tuvieron que tratar las prendas para que parecieran antiguas. Tenían que dar el pego y parecer las originales.


Campos de batalla - En busca de localizaciones
El rodaje comenzó el 2 de marzo de 2015 y duró 68 días. Pero el jefe de localizaciones Stephen LeBlanc y su equipo llevaban ya seis meses recorriendo Luisiana para retratar Misisipi durante la Guerra de Secesión. La zona de Nueva Orleans ofrecía una enorme riqueza en cuanto a arquitectura prebélica, vegetación, bosques y pantanos, por lo que al equipo le pareció el escenario perfecto para rodar un drama sobre esta época histórica. "Teníamos claro que rodaríamos en exteriores, puesto que queríamos captar la crudeza, personalidad y aspecto de la región para darle realismo a la película", comenta LeBlanc.

Para McConaughey rodar en exteriores facilita el trabajo interpretativo. "Rodar en localizaciones reales es genial porque no hay que lidiar con la pantalla verde. No tienes que imaginarte lo que está pasando", comenta el actor, que ha trabajado varias veces en producciones ambientadas en Luisiana, como Dallas Buyer’s Club y True Detective, y obtuvo un premio de la Sociedad Cinematográfica de Nueva Orleans en 2015. "Tienes que enfrentarte a las circunstancias. Ya sea el calor, el frío, los mosquitos, el agua o lo que toque en cada ocasión. Te tienes que enfrentar a todo eso de verdad, y espero que eso se traslade a los espectadores".

LeBlanc comenta que quería rodar en localizaciones que no se hubieran utilizado antes. "Hemos querido encontrar sitios nuevos, así que no dejamos un camino sin recorrer en Luisiana hasta dar con los escenarios, montañas y topografías que buscábamos. Hemos recorrido un montón de kilómetros, Shreveport, el norte de Luisiana, el este de Luisiana, la costa... ¡Todo!". Tras estudiar la zona de Ellisville, Misisipi, en el condado de Jones y analizar las fotografías de referencia de la época y los mapas topográficos de la región, LeBlanc y su equipo recorrieron el territorio en busca de terrenos donde pudieran construir las cabañas, caseríos, trincheras e iglesias. El director de localizaciones también se reunió con los asesores históricos del filme para garantizar el realismo de la historia que estaban trasladando a la pantalla. "La autenticidad es la clave de la película", afirma LeBlanc.


Los figurantes - Maquillaje y peluquería
Para rodar las múltiples escenas superpobladas de batallas, pantanos y pueblos, el director de figuración Brent Caballero, residente en Nueva Orleans, buscó a 2.800 figurantes locales que dieran vida a personajes de la Guerra de Secesión (soldados confederados y de la Unión, esclavos, camilleros, médicos, granjeros, hombres del Ku Klux Klan y vecinos de a pie) y también de la época más moderna ambientada en el juzgado del condado de Jones. Caballero había trabajado anteriormente en 12 años de esclavitud y siempre le ha interesado la historia de la Guerra de Secesión. Cuando conoció a Ross, vio que el proyecto le apasionaba y la importancia que le daba a que la producción fuera realista.

"Tenemos una base de datos de 10.000 figurantes, pero no nos servía en esta ocasión". Así que el director de casting buscó más allá de Nueva Orleans, tocando el sur de Luisiana y partes de Misisipi para dar con lo que buscaba Ross. "Queríamos hombres que supieran manejar un arma, que se manejaran en condiciones de barro extremo, de acampada, y que no tuvieran problema en dejarse la barba y el pelo largo. Sabíamos que las escenas de la compañía Knight se rodarían en un pantano y en zonas indígenas, así que buscamos gente que estuviera acostumbrada a esos entornos, para que no cortocircuitaran si veían una serpiente. Nos mandaron miles de solicitudes". El equipo de Caballero seleccionó 300 candidatos de un total de 12.000 emails.

Cuando se anunciaron los casting en Misisipi, Caballero descubrió que los habitantes del propio condado de Jones estaban muy interesados en participar. Una emisora del condado de Jones recogió la noticia de los casting y según Caballero: "¡Nos inundaron con candidaturas!". Ross pasó un montón de tiempo en el condado de Jones durante la fase de desarrollo, así que le pareció muy importante que los habitantes de la zona pudieran contribuir su grano de arena a contar esta historia. Caballero recuerda que Ross le dijo: "¡Aquí todos parecen ser familiares de Newt Knight! Son miles. O son miles los que dicen ser familiares suyos". Al final contaron con una docena de hombres del condado de Jones y de la zona de Misisipi colindante para interpretar a soldados y miembros de la compañía Knight.

Los figurantes de la compañía Knight tuvieron que estar sin peinarse durante el rodaje de sus escenas. "Gary quería que quedara auténtico", dice la directora de peluquería Jules Holdren. "No quería un estilismo a lo ‘Hollywood’". Holdren y su equipo se encargaron de la peluquería de 75 actores de reparto y hasta 350 figurantes al día.

La directora de maquillaje Nikoletta Skarlatos, que ha trabajado en las sagas de Los juegos del hambre y Piratas del Caribe, dice que pasó tres meses documentándose muchísimo sobre la Guerra de Secesión y la Reconstrucción. Al diseñar el maquillaje para las dos protagonistas, Gugu Mbatha-Raw y Keri Russell, Skarlatos comenta que le resultó curioso el aspecto físico de los personajes teniendo el cuenta el papel que desempeñan en la vida de Newt. "Serena es la esposa de Newt, pero está trabajando el campo y está físicamente agotada y descuidada. Mientras que Rachel, una esclava doméstica, tiene un aspecto regio y refinado", opina Skarlatos.


Cómo se rueda una guerra
Después de los entrenamientos y los ensayos, el rodaje principal comenzó con tres semanas en los campos de batalla de la Guerra de Secesión. Varias propiedades rurales en Bush (Luisiana), a una hora de Nueva Orleans, sirvieron para rodar los campos de batalla y hospitales de campaña confederados que aparecen en la mayoría de las secuencias iniciales.

Teniendo en cuenta el reto que supone coreografiar a cientos de personas, las secuencias de los enfrentamientos con los que se abre el filme se planificaron al milímetro durante la preproducción. "Queríamos transmitir el horror de la guerra en el menor tiempo posible, pero también queríamos que se entendiera por qué Newt acaba tomando su decisión", explica Delhomme. "Había que ser muy eficiente.

En mi opinión no se puede filmar una secuencia bélica sin que el rodaje se convierta en una especie de campo de batalla"
, comenta Delhomme. "Hay que poner cámaras por todas partes para que la acción quede realista".

Garret Warren, coordinador de escenas especiales, ha trabajado como coordinador de efectos y peleas en películas como Avatar y la saga Transformers, y ha resultado ser una pieza clave a hora de coreografiar y supervisar las secuencias bélicas, en las que se utilizan armas y tácticas de época. "La primera vez que hablé con Gary me comentó que quería que fueran tan realista como fuera posible, y que a su vez traspasara la frontera entre el cine y los documentales bélicos", comenta Warren. Añade también que el director quería centrarse en el horror inenarrable de la guerra, ejemplificado en los soldados que se encaminaban hacia la muerte en estas batallas.

Warren subraya que el propio McConaughey rodó muchas de las escénicas bélicas, sin recurrir a especialistas. "Matthew es genial", dice Warren. "Tiene mucha capacidad física: monta a caballo, sabe manejar un arma y corre que se las pela. Los figurantes lo pasaban mal para seguirle el ritmo. Está tan en forma como cualquiera de los especialistas".

En la primera secuencia casi 100 soldados confederados van subiendo una colina, y al otro lado les espera el ejército unionista, armados con cañones y pistolas. "Al llegar a la cima les empiezan a acribillar: explosiones, mosquetes y un sinfín de armas. Aquí no se lucha cuerpo a cuerpo, simplemente se intercambian tiros. Es el infierno sobre la tierra". Para interpretar a los soldados contrataron a más de 150 figurantes, entre ellos dobles profesionales, ex militares, especialistas en la recreación de batallas de la Guerra de Secesión y figurantes.

Las heridas de guerra son obra del galardonado diseñador de maquillaje protésico Wesley Wofford, un genio de los efectos que creó tanto las heridas de los especialistas como los maniquíes que iban cayendo en batalla. Wofford también tuvo que documentarse a conciencia para lograr el nivel de realismo exigido, y para ello se reunió con el equipo de historiadores de la producción.

El hospital de campaña de los confederados es una de las obras más notables de Wofford. "En las escenas del hospital de campaña nos centramos en cómo eran los cuidados médicos en esa época", comenta. Algunos de los médicos que aparecen en el filme son cirujanos en la vida real; hasta ese punto se ha intentado garantizar la autenticidad en el filme.

Pero la planificación estratégica fue más allá de las secuencias bélicas, puesto que la impredecible primavera de Luisiana también trajo de cabeza a los realizadores. Las temperaturas diarias variaban de -1 a 32 ºC, las tormentas estaban a la orden del día y había barro por todas partes, por lo que la producción tenía que estar siempre preparada con provisiones y una flota de vehículos que pudieran soportar las variantes condiciones climatológicas. Durante el rodaje se enfrentaron a otros obstáculos como cocodrilos, serpientes venenosas, hormigas coloradas, tormentas eléctricas, pulgas, mosquitos, tornados y ácaros microscópicos, que picaron a todo el mundo en los pantanos. "Este rodaje no ha sido apto para cardiacos", confiesa Garrett Warren.

Para ambientar Los hombres libres de Jones también hicieron falta todo tipo de armas de la época, como escopetas, rifles y cuchillos, además de instrumentos médicos y miles de artículos habituales como cuernos de pólvora, muñecas de trapo, féretros, naipes, mapas, lámparas de keroseno, anteojos y biblias. El departamento de atrezo también fabricó el collar de hierro que lleva Moses en el campamento de fugitivos. El diseño del collar, con las tres puntas, se inspira en el que porta un esclavo desconocido retratado en una conocida fotografía de la época de la Guerra de Secesión.

En algunas localizaciones, Ross invitó a la fotógrafa An-My Le a dirigir las secuencias de la segunda unidad para poder captar la esencia cómo se vivía en aquel periodo. La obra de Le, una fotógrafa vietnamita que imparte clases en el Bard College, estudia el impacto de la guerra en el paisaje contemporáneo. "Tengo experiencia con el ejército, pero nunca había trabajado en un rodaje", comenta. "En realidad se parece al ejército, puesto que el alcance, la escala y la magnitud del esfuerzo que hacen estas personas en este paisaje es impresionante".

En plena colina, situada en una parcela privada en Bush (Luisiana) encontraron un árbol solitario en el que rodar la secuencia en la que los confederados linchan a tres chavales por su asociación con la compañía Knight. "Es una secuencia muy macabra. Da mucho mal rollo", recuerda Ross. "Pero lo cierto es que esos hechos ocurrieron, y los chavales tendrían esa misma edad. Hemos visitado sus tumbas". Garrett Warren, coordinador de escenas especiales, comenta que se esforzaron por hacer que resultara espantoso. "Gary presenta las cosas tal y como son, sin adornos. Quería que el mundo que habita Newt cobrara vida en la gran pantalla".

El equipo pasó dos semanas en una finca rural de 81 hectáreas en Braithwaite, Luisiana, en el distrito de Plaquemines, donde había estado el campo de golf de Hidden Oaks, que quedó arrasado por el huracán Katrina. La finca, ubicada cerca del río Misisipi, cerró en 2006 y ha servido para ambientar varias localizaciones, entre ellas la granja de Newt y Rachel, la cabaña de Moses, el caserío de un agricultor y otros emplazamientos de Soso, el pueblo del condado de Jones donde vivieron Newt y Rachel. Un día la meteorología cambiante de Luisiana desató el caos, puesto que un tornado enorme obligó a cancelar el rodaje y todo el equipo tuvo que resguardarse en una de las viviendas abandonadas del antiguo campo de golf.

Para el interior de la opulenta residencia de James Eakins en la plantación se utilizó la mansión Buckner, una construcción histórica del Lower Garden District de Nueva Orleans. Esta propiedad privada de más de 2.000 metros cuadrados data de 1865, antes de la Guerra de Secesión, y ha aparecido en muchas películas y series de televisión.

Los apartados campamentos de la compañía Knight y de los esclavos fugitivos se rodaron en Doc’s 10,000 Acres, una propiedad privada de más de 40 hectáreas que reúne un pantano, club de caza y granja de cangrejos en Paradis, Luisiana, al oeste de Nueva Orleans. Acoge a más de 100 especies de animales, incluidos patos y águilas, además de 40.000 cocodrilos, y ha aparecido en varias series de televisión. El equipo al completo vivió dos semanas rodeado de ciénagas.

Se decidió rodar en este pantano porque los dueños podían regular el nivel del agua para drenarlo o llenarlo según les convenía, adaptándose a las peticiones del equipo técnico para cada una de las escenas. "En Luisiana hay pantanos por todas partes", comenta Stephen LeBlanc y añade que "son un reto logístico enorme para una producción cinematográfica. Trabajamos con cámaras, luces, grúas y todo tipo de equipo que hay que manejar en los pantanos, así que dar con una localización que pudiera adaptarse según nuestras necesidades fue toda una suerte".

El campamento de la compañía Knight, donde se esconden Newt y el grupo de desertores, se encuentra en una de las pocas parcelas secas de la finca, al lado de un camino de tablones de madera que había construido el equipo de la película.

Más allá del camino artificial de Paradis se encuentra el pantano en el que se escondían los esclavos. Allí es donde Newt conoce a Moses y a los demás fugitivos que acaban formando parte de su compañía. A pesar de los retos logísticos y los problemas que planteaba rodar aquí, ese escenario natural no podía duplicarse de forma artificial, y ayudaba mucho a los intérpretes a meterse en el papel. "Me encantó trabajar en los pantanos", recuerda Gugu Mbatha-Raw. "Fue toda una aventura rodar allí: por la noche había cocodrilos en el bayou y entre tomas venían búhos".

El actor que se sentía más cómodo en los pantanos fue McConaughey. "Algunos de mis amigos me dicen que tengo una relación especial con el pantano", comenta el actor, que también pasó mucho tiempo en los pantanos en el drama de Jeff Nichols, Mud. "Los pantanos me parecen muy misteriosos, y eso me encanta".

Las escenas adicionales del campamento de fugitivos y del exterior de los pantanos se rodaron en el parque nacional Chicot State Park and Arboretum en Ville Platte, territorio cajun situado al norte de Lafayette. Con una extensión de 2.590 hectáreas, el parque cuenta con un lago artificial de 80 hectáreas por el que Newt llega en barca al campamento de los fugitivos.