Cinemanía > Películas > Zipi y Zape y la isla del capitán > Sinopsis
Destacado: Fernando León de Aranoa estrena 'Sintiéndolo mucho' el documental sobre Joaquín Sabina
Zipi y Zape y la isla del capitán cartel reducido finalZipi y Zape y la isla del capitánDirigida por Oskar Santos
¿Qué te parece la película?

Llegan las navidades y Zipi y Zape la vuelven a liar parda. Esta vez la travesura es tan grande que son castigados sin vacaciones y obligados a acompañar a sus padres a lo que parece ser un aburrido viaje en barco. Para su sorpresa, el destino es una espectacular y remota isla. Allí, una terrible tormenta les obliga a refugiarse en la mansión de la excéntrica señorita Pam, donde niños sin familia disfrutan de un paraíso sin reglas. Ayudados por sus nuevos amigos, Flequi, Maqui y Pipi, los hermanos descubren que la repentina desaparición de sus padres en mitad de la noche guarda relación con el secreto que encierran la misteriosa isla y sus extraños habitantes.


Sinopsis larga
Con la llegada de la Navidad, Zipi y Zape han cometido una de sus peores gamberradas: ¡Nada menos que incendiar una juguetería! Esta vez sí que han agotado la paciencia de sus padres. Estas vacaciones, nada de jugar con sus amigos ni, mucho menos, abrir regalos: tendrán que pasarlas con los plastas de Papá y Mamá.

Zipi y Zape son obligados a acompañar a sus padres hasta una recóndita y lejana isla. Y todo porque un editor quiere publicar el tostón de novela que ha escrito su padre. Pero lo que encuentran al llegar les deja alucinados. La señorita Pam, una extravagante y simpática joven, les abre las puertas de su increíble mansión, un lugar poblado por niños sin padres y un grupo de peculiares sirvientes en el que la única regla es que no hay reglas. ¡Zipi y Zape creen haber encontrado el paraíso!

Pero hay que tener cuidado con lo que se desea... porque, al día siguiente, los padres de Zipi y Zape desaparecen sin dejar rastro. ¿Estarían de verdad tan hartos de ellos como para abandonarlos? En el subsuelo de la mansión se encuentra la verdad: en un siniestro laboratorio secreto, la señorita Pam continúa con su misterioso plan y transforma a los padres de Zipi y Zape en aquello que jamás sospecharían los mellizos: ¡En niños!

El chulito Maqui y la soñadora Flequi, acompañados de una niña muy especial llamada Pipi, se convertirán en los nuevos compañeros de Zipi y Zape en la aventura más emocionante de sus vidas: recuperar a sus padres. Si sólo supieran lo cerca que los tienen...


Descripción de personajes

ZIPI (Teo Planell)
El más avispado de los hermanos, siempre tiene un plan cuando hay problemas. Solo hay una cosa que nuble las ideas brillantes de Zipi... Y es que no se puede resistir a una chica que le guste. ¡Y le gustan todas!

ZAPE (Toni Gómez)
Atrevido y rebelde, a Zape nada le asusta. Para este travieso del tirachinas, los problemas son sinónimo de diversión, y las normas solo están para romperlas. Nunca hay lío suficientemente grande para detener a Zape.

MAQUI (Máximo Pastor)
Si hay algo que tiene claro Maqui, es que es el más chulo de la pandilla. Nadie se mete con él, y menos con su tupé. ¡Ni siquiera ese flipadillo de Zape! Eso sí, cuando llegan los problemas y hay que elegir entre hacerse el gallito o salir corriendo... ¡mejor que se la juegue otro!

FLEQUI (Iria Castellano)
Flequi es una chica soñadora y llena de fantasía, siempre alegre y dispuesta a añadir el doble de locura a las aventuras del grupo. Gracias a su imaginación sin límites sacará de más de un aprieto a su amigos... y también se meterá en unos cuantos.

PIPI (Ana Blanco)
Siempre lista para la aventura, independiente y valiente. Esta chica tan misteriosa y especial, amante de la literatura fantástica y de sus personajes, abrirá las puertas a Zipi y Zape a un mundo único.

SEÑORITA PAM (Elena Anaya)
Tan dulce y cariñosa como excéntrica y divertida, a la señorita Pam le encantan los niños, y en la increíble mansión donde convive con ellos no existen las reglas. No tolera la seriedad y las aburridas normas de los adultos: para ella la diversión y la imaginación está ante todo. Eso sí, siempre que se juegue a lo que ella quiere...