Cinemanía > Películas > Premonición > Comentario
Destacado: Fernando León de Aranoa estrena 'Sintiéndolo mucho' el documental sobre Joaquín Sabina
Premonición cartel reducidoPremonición(Solace)
Dirigida por Afonso Poyart
¿Qué te parece la película?

El director Afonso Poyart debuta en una producción de habla inglesa con este thriller sobrenatural, con un guión original de Sean Bailey y Ted Griffin. PREMONICIÓN está protagonizada por el actor ganador del Óscar sir Anthony Hopkins ("Hitchcock"), el actor ganador del Globo de Oro Colin Farrell ("Al encuentro de Mr. Banks"), Jeffrey Dean Morgan (la serie del canal Starz "Magic City") y Abbie Cornish ("RoboCop"). Marley Shelton ("Grindhouse"), Xander Berkeley ("Venganza (Taken)"), Sharon Lawrence ("La familia perfecta"), Janine Turner (de la serie "Doctor en Alaska") y Matt Gerald ("Avatar") completan el reparto.

PREMONICIÓN está producida por Beau Flynn ("Hércules", "Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa") a través de Flynn Picture Company, junto con Thomas Augsberger ("Tucker & Dale contra el mal", "Mr. Brooks") y Tripp Vinson ("Hansel y Gretel: Cazadores de brujas"). Claudia Bluemhuber ("The Host (La huésped)"), de Silver Reel, también produce, con Matthias Emcke ("El beso de Judas"). Los productores ejecutivos son Sean Bailey (presidente de producción de Walt Disney Studios), Jacob Pechenik ("Antes del anochecer"), Gerd Scheppers y sir Anthony Hopkins. UTA se encarga de representar las ventas en el mercado estadounidense, mientras que FilmNation Entertainment se ocupa de las ventas internacionales. El director de fotografía es Brendan Galvin ("Immortals"). El diseñador de producción es Brad Ricker ("Moneyball: Rompiendo las reglas"). La diseñadora de vestuario es Denise Wingate ("Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa"). Lucas Gonzaga ("2 conejos") se encarga del montaje y BT ("Viviendo sin límites") de componer la banda sonora. Las directoras de casting son Deborah Aquila y Tricia Wood ("Jack Ryan: Operación Sombra").

Hace más de 13 años, cuando el productor Beau Flynn leyó inicialmente el thriller sobrenatural PREMONICIÓN, un guion especulativo escrito por el por aquel entonces desconocido equipo de guionistas Sean Bailey y Ted Griffin, supo de inmediato que quería convertirlo en una película.

"La historia y los personajes de PREMONICIÓN eran únicos", opina Flynn, que ha producido más de 30 filmes, entre ellos los alabados "Asfixia (Choke)", "Réquiem por un sueño" y "Tigerland", así como éxitos de taquilla como "Viaje al centro de la Tierra", "Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa" y "Hércules". "PREMONICIÓN es una película que da que pensar a la gente. Se trataba de personajes que te importan y la historia trataba temas que trascendía la moralidad y la humanidad. Al tratar con cuestiones como la eutanasia y el fin de la vida, el destino y el derecho a vivir, tocaba muchos temas provocadores. Pero, ante todo, PREMONICIÓN era amena, pero también causaba cierto impacto, lo que la convertía en una película muy diferente y especial".

Los socios en la producción de Flynn, Tripp Vinson, Thomas Augsberger y Matthias Emcke se mostraron de acuerdo, y adquirieron los derechos de PREMONICIÓN justo cuando Bailey se convertía en coproductor de "Project Greenlight" y cofundador de Live Planet (con Ben Affleck y Matt Damon), mientras que la adaptación escrita por Griffin de "Ocean's Eleven (Hagan juego)" para el director Steven Soderbergh convertía a la pareja en dos de los talentos más solicitados de Hollywood.

"Tuvimos mucha suerte con el momento que elegimos para ello, y de pronto nos encontramos con un proyecto de moda de dos guionistas de moda", recuerda Augsberger. "Beau y yo nos sentimos muy orgullosos cuando Toby Emmerich, que acababa de ocupar su nuevo cargo como jefe de producción de New Line, dijo: 'Queremos compraros los derechos de esta película', y luego dijo: 'Hagamos este filme juntos en New Line'".

El firme apoyo de Emmerich a PREMONICIÓN mantuvo el proyecto en el estudio durante más de 10 años, mientras diferentes guionistas, directores y actores iban y venían. En un cierto momento, New Line, en busca de un gancho publicitario, pretendía convertir PREMONICIÓN en una secuela del gran éxito de taquilla "Seven (Se7en)", con Morgan Freeman como protagonista. En otra encarnación, contaban con Mark Pellington como director y el estudio fichó al guionista James Vanderbilt ("Zodiac") para realizar revisiones, pero el proyecto no llegó a rodarse nunca.

En 2008, después de que Flynn trabajara con el legendario actor Anthony Hopkins en el taquillero thriller de terror "El rito", que recaudó más de 100 millones de dólares en todo el mundo, los dos buscaban otra película que poder hacer juntos, así que Flynn le entregó al actor ganador del Óscar el guion de PREMONICIÓN.

"La idea de volver a trabajar con el gran Anthony Hopkins era un sueño", confiesa Flynn. "Tony es un actor increíble que aporta una presencia y una experiencia que hace que todos los demás trabajen mejor. Pensé que le gustaría el guion, y así fue. Tony ha sido un socio estupendo y se ha mantenido muy fiel y muy comprometido con este proyecto durante los cinco años que llevó conseguir hacerlo después de que él se embarcara en él".

Encantado con los sólidos personajes de la historia, Hopkins aceptó interpretar el papel protagonista del Dr. John Clancy, un analista civil retirado que trabajaba con el FBI, cuyo conocimiento psiquiátrico y capacidad de ahondar en la mente de un asesino va más allá de su preparación clínica, para entrar en el terreno de lo sobrenatural.

"Si está bien escrito, siempre resulta interesante, y este estaba bien escrito. Se trata de un guion muy, muy bueno", afirma Hopkins, que también es uno de los productores ejecutivos de PREMONICIÓN. "También está repleto de insinuaciones sobre otros dimensiones de la vida. La verdad es que no soy muy espiritual, pero estoy ciertamente abierto a la idea… Sin subirme al carro del tema ni sermonear, he tenido experiencias en mi propia vida, sincronicidad, experiencias psíquicas y creo firmemente que hay algo más allá de esto, algo mucho más profundo de lo que puedo comprender".

Podría decirse que la interpretación ganadora del Óscar de Hopkins como el Dr. Hannibal Lecter en el alabado éxito de taquilla "El silencio de los corderos", así como su precuela de éxito "El dragón rojo" y su taquillera secuela "Hannibal" convirtieron al aclamado actor en uno de los asesinos en serie más emblemáticos del cine.

"Tony goza desde luego de cierta fama en lo referente a películas de asesinos en serie", señala Augsberger. "Estamos encantados de poder contar con él en muchos aspectos. No es únicamente uno de los actores vivos más importantes, sino que ha sido un socio estupendo para nosotros durante muchos años, siguiendo el proyecto cuando abandonó el estudio y pasó al terreno independiente. Creo que PREMONICIÓN le brinda la oportunidad de explorar cosas que podría haber explorado ya desde otro ángulo, creativamente".

Con Hopkins asegurado, Flynn y Augsberger siguieron trabajando en el proyecto en New Line. Cuando el estudio quiso realizar cambios en el guion, Hopkins sugirió recurrir al galardonado guionista Peter Morgan, con quien Hopkins había trabajado en la nominada al Óscar "El desafío: Frost contra Nixon" (2008). Flynn comenta que el borrador acabado de Morgan estuvo acabado y listo para rodar mientras continuaba la búsqueda de un director.

En 2011, Flynn encontró por fin qué y a quien buscaba después de ver la ópera prima del realizador brasileño Afonso Poyart, "2 conejos", una frenética cinta de acción con una fascinante mezcla de efectos visuales, animación, transparencias gráficas y acción real. Flynn pensó que Poyart sería la elección perfecta para dirigir este original y provocador thriller sobrenatural.

"Como productor, me quedé alucinado", afirma Flynn. "Su película '2 conejos' tenía todos los elementos que buscaba: un punto de vista fuerte, increíbles imágenes, buenas interpretaciones y una dirección segura. Siempre he sido un enorme aficionado a los thrillers sobrenaturales, así que, cuando leí PREMONICIÓN, supe de inmediato que no se había hecho nunca una película como esta y quería a alguien que pudiera abordar el género y el material de forma diferente. Así que le envié el guion a Afonso y le gustó. Cuando me reuní con él, su visión y sus aspiraciones para la película eran idénticas a las mías, así que supe que era el único que podía dirigirla".

Emmerich y New Line estuvieron de acuerdo y Poyart se incorporó al proyecto en 2011, cuando el estudio todavía tenía previsto producirlo. Poyart, que pasó 15 años como director publicitario en Brasil, escribió, dirigió, produjo y montó la historia de corrupción policial llena de acción "2 conejos", que se estrenó en Brasil en enero de 2012 y se convirtió rápidamente en un éxito. El thriller de acción se presentó en Estados Unidos en el Festival de Cine Brasileño de Los Ángeles más adelante ese mismo año y recibió elogios por su narración no lineal y su innovador estilo de realización. Tango Pictures adquirió los derechos para un remake en lengua inglesa, con Poyart como productor ejecutivo.

Poyart recuerda que, tras el éxito de "2 conejos", leyó toda una serie de guiones antes de "enamorarse" de PREMONICIÓN. "Esta película tiene un equilibrio perfecto de estructura, historia y personajes sólidos", opina Poyart. "Es inteligente, llena de intriga, cargada de acción y visualmente interesante. Me atraía especialmente la oportunidad de explorar el potencial cinematográfico del guion y meterme en la mente de alguien con poderes psíquicos, interpretado por Anthony Hopkins, y visualizar lo que ve".

"Afonso tenía muchas ideas sobre los personajes y cómo meterse en la mente de Clancy, así que preparó una presentación para mostrar cómo quería hacerlo", recuerda Flynn. "Tenía opiniones muy claras sobre cómo hacer que PREMONICIÓN resultara especial y diferente. Los thrillers de suspense son un género familiar y Afonso quería darle un aire novedoso, dar la sensación de encontrarse en la mente de Clancy y mostrarla como algo distinto del mundo real".

Para Hopkins, la ingeniosa mezcla de Poyart de imaginería visual y pericia técnica es lo que lo convierte en el director ideal para PREMONICIÓN. "Tiene una percepción especialmente visual de todo", opina el actor. "Es todo un visionario como director, al que se le dan muy bien las imágenes. Al igual que Ridley Scott, es un gran cineasta. Interpreto a un psíquico que sabe mucho sobre la gente, y trabajo con el FBI para localizar a un asesino en serie. Afonso tiene una forma única de ver el mundo a través de la cámara y la capacidad de plasmar en pantalla las imágenes que ve mi personaje".

Los años invertidos trabajando como director publicitario proporcionaron a Poyart la experiencia en producción, montaje y efectos visuales y especiales que necesitaba PREMONICIÓN. "No va a ser una película cargada de efectos especiales, pese a las visiones", expone Augsberger. "Aunque los efectos visuales tienen cierta importancia, Afonso tiene una imagen mental muy clara de la película que quiere hacer y de cómo quedará todo cuando esté acabada. Sabe cómo encajan todas las piezas. Posee una intuición increíble cuando se trata de encontrar ángulos de cámara inusuales pero que sirven de apoyo a la historia, así como la pericia técnica para saber qué cámaras usar para filmarlo todo".

Poyart considera que PREMONICIÓN es "algo completamente distinto" de su ópera prima, "2 conejos", aunque reconoce que ambos filmes cuentan con acontecimientos y personajes que hacen avanzar rápidamente la historia. "Ambas películas tienen también acción y movimientos rápidos y una intensidad visual en el ritmo y el montaje, y el segundo acto de PREMONICIÓN es como una montaña rusa", prosigue Poyart. "PREMONICIÓN me da la oportunidad de explorar los personajes más de lo que había hecho nunca antes. Es un viaje íntimo de tres personajes, Clancy, Joe y Katherine, y los componentes emocionales de sus historias son las mayores virtudes de la película".

Mientras Poyart, Hopkins y los productores seguían desarrollando el proyecto, se hizo evidente que New Line apoyaba el proyecto, pero no era capaz de darle luz verde. "New Line y Toby fueron estupendos, pero las películas de género son más difíciles que nunca de hacer", explica Flynn. "Los estudios están muy centrados en las películas de franquicias, las grandes superproducciones taquilleras y películas con mucha acción o grandes ganchos comerciales, así que cada vez es más difícil conseguir hacer películas pequeñas y cine de género, como los thrillers de suspense".

En enero de 2013, Flynn comenta que New Line "renunció al fin a sus derechos sobre la película por primera vez para que pudiéramos hacerla nosotros por nuestra cuenta". Flynn y Augsberger recuperaron los derechos y en cuestión de días encontraron a otras partes interesadas.

"Recibimos respuestas muy positivas y enseguida teníamos a cuatro interesados en financiar el proyecto", recuerda Flynn. "Claudia Bluemhuber, de Silver Reel, apareció pronto. Es sumamente apasionada y muy inteligente con respecto al cine, y apoya mucho la visión de directores y productores. Glen Basner también entró como socio y agente de ventas y no tardamos en tener luz verde para hacer la película".

Con FilmNation Entertainment, de Basner, encargada de vender los derechos extranjeros, mientras que Silver Reel, de Bluemhuber, cubría la financiación temporal, Flynn Picture Company y Eden Rock Media tenían las cámaras grabando en Atlanta, Georgia, menos de seis meses después, en mayo de 2013.

Después de más de una década de correcciones e intentos fallidos, Augsberger opina que la razón por la que la película consiguió financiación y se fue posible hacerla en cuanto intentó la vía independiente era sencilla: "PREMONICIÓN es un thriller muy inteligente para adultos con personajes interesantes", postula. "Aquí no hay clichés. Es seguramente uno de los mejores guiones que he leído nunca en cuanto a lo ajustado y pulido que está todo. Acabó estando increíblemente centrado porque pasó por muchos filtros, pero me alegra decir que nos mantuvimos fieles al original. El guion de PREMONICIÓN era tan bueno cuando lo leí por primera vez, como ahora".


La selección de policías y clarividentes
Con personajes sólidos, una trama llena de giros y Hopkins como protagonista principal, atraer a actores para los papeles de reparto fue fácil. "Anthony Hopkins es como un imán para los demás actores, así que conseguimos reunir un gran reparto en torno a él", aporta Augsberger. "Una vez que lo recuperamos de manos de New Line, seguimos incorporando actores como Jeffrey Dean Morgan, Abbie Cornish y Colin Farrell. Salió adelante muy rápido".

"Lo que tienen en común todos los grandes actores es que vienen preparados con un punto de vista muy firme sobre sus personajes", sostiene Poyart. "Tony, Colin, Abbie y Jeffrey aportaron todos ideas que sirvieron para reforzar los personajes y funcionaban para la historia y para la película. Trabajar con actores para desarrollar a los personajes es un proceso en el que a veces cambio lo que pensaba y otras veces ellos se adaptan a lo que yo veo. Es estupendo que a los actores se les ocurran cosas inesperadas que contribuyen realmente al personaje o a la escena. Estar dispuesto a compartir tu visión es la mejor parte de colaborar y trabajar juntos".

Para el papel del agente del FBI Joe Merriwether, el equipo de producción quería a un actor que ofreciera una versión poco convencional de un personaje familiar del cine. Flynn pensó en el actor Jeffrey Dean Morgan, con quien había trabajado recientemente en "Amanecer rojo" (2012). Morgan, un actor popular, conocido por sus papeles en la alabada serie "Magic City" y en "Anatomía de Grey" y en películas como "The Possession (El origen del mal)" y "La víctima perfecta", "es un actor de enorme talento", afirma Flynn. "Sabía que Jeffrey aportaría verdadera profundidad y carácter al personaje, y cumpliría también en las partes procedimentales [del filme]".

Poyart se muestra de acuerdo: "Jeffrey se esforzó mucho y le importaba mucho su personaje", afirma el director. "Es un actor muy natural y humano, que resulta interesante de ver. Aporta mucha profundidad a un personaje que es a menudo muy estereotipado".

Morgan, cuyo agente del FBI recluta a su amigo y antiguo compañero, el Dr. Clancy, y lo saca de su autoimpuesto retiro para que le ayude con un caso de asesinatos en serie que lo tiene perplejo, señala que una historia inteligente, junto con la oportunidad de actuar junto a Hopkins resultó ser una combinación irresistible.

"Ante todo, estaba Tony Hopkins", asegura Morgan. "Trabajar con alguien como él tal vez sea la mejor experiencia que pueda vivir un actor. Ha sido verdaderamente emocionante interpretar con él como actor. Más allá de eso, conozco a Beau y ya había trabajado antes con él, y me reuní con Afonso y me gustó su visión de cómo veía esta película y de lo que podía ser. PREMONICIÓN es un guion verdaderamente inteligente, escrito por gente muy inteligente y con mucho talento. La historia estaba ahí. Ya es difícil encontrar una idea original, pero esta lo era, y eso es lo que distingue a esta película de otras del género. No creo que se haya visto antes. A medida que avanza, te hace pensar y adivinar y tratar de descubrir qué está pasando. Esas películas no son solo divertidas de ver, sino también de hacer".

Morgan explica que el agente del FBI Joe Merriwether no es el "agente del FBI alocado y renegado que hemos visto otras veces", sino más bien un hombre de familia sereno cuyo encanto relajado no deja traslucir un aguda atención, sus sólidos instintos y un trágico secreto.

"Es independiente, de los que ha aprendido a adoptar una imagen despreocupada y a no seguir necesariamente las normas", prosigue Morgan. "Tiene tatuajes, una barba desaliñada, lleva brazaletes y no se ciñe a las reglas, pero consigue resultados, y una de las formas que tiene de conseguir esos resultados es recurrir a un psíquico como Clancy, interpretado por Hopkins, que todos los demás piensan que está chiflado. No sé si Joe es necesariamente alguien que creyera en eso, pero Clancy le ha hecho creer".

Al empezar la película, Merriwether se siente perplejo por una serie de asesinatos que se están cometiendo, en los que no parece haber relación alguna entre las víctimas, salvo por el hecho de que todas hayan muerto por el mismo método y la ausencia total de pruebas físicas en las escenas de los crímenes. "Joe es muy bueno en su trabajo, pero presiente que algo no encaja en lo que está viendo", explica Morgan. "Se trata de un tipo que se gana la vida persiguiendo a asesinos en serie, pero este caso tiene algo que le pone los pelos de punta y necesita descubrirlo. Hay ciertos indicios que Joe detecta, relativamente pronto en el curso de esos asesinatos, que le hace pensar que necesita recuperar a John Clancy".

Recuperar a Clancy no será fácil. Tras la muerte de su hija, Clancy se retiró de su trabajo y se aisló del mundo. Se acabó su matrimonio. No quería saber nada del FBI ni de utilizar sus poderes psíquicos.

"Digo: 'No, no pienso unirme al caso'", explica Hopkins sobre Clancy. "Interpreto a un tipo un tanto solitario y no quiero conocer a nadie. No quiero distraerme con amigos. No interpreto a un mártir, pero he vivido mucho y no me interesa. Le digo a Joe esto es lo que estás buscando y esto es lo que es, y entonces me entregan el expediente del caso, antes de aceptar siquiera trabajar con ellos, y se marchan. Estoy sentado, solo, leyéndolo, cuando veo un mensaje, y resulta ser de la ópera que casualmente estoy escuchando en ese momento. Ese tipo, sea quien sea, sabía que estaría oyendo ese verso concreto en ese momento".

Cuando Clancy se da cuenta de que está buscando a un clarividente como él, sabe que, pese a sus reticencias, no tiene más remedio que ayudar. "Pienso: 'Dios mío, sea quien sea este tipo, es un genio peligroso', y tengo que salir y atraparlo'", prosigue Hopkins. "Ha emprendido una misión equivocada, lo que lo convierte en un fanático muy peligroso. Es mentalmente inestable y me doy cuenta de que tengo que acabar con él".

Ya sea que Joe se ponga en contacto con Clancy o que Clancy acepte trabajar en el caso, la motivación de cada personaje es compleja. Clancy siente gran curiosidad y entusiasmo cuando se da cuenta de que el asesino es clarividente, pero es lo que intuye sobre tanto Joe como Katherine lo que al final hace que se decida a participar en el caso. De igual manera, para Joe, ponerse en contacto con Clancy no solo es algo que con un poco de suerte pondrá fin a esta desconcertante serie de asesinatos, sino que es un "último acto de amistad" de un enfermo terminal.

"Al principio, intentan encontrar a un asesino, y se nota que Clancy y Joe tienen una historia secreta que no se entiende muy bien", aporta Poyart. "A medida que avanza la película, vamos descubriendo los secretos que ocultan, a medida que afrontan sus problemas personales y aumentan los vínculos emocionales entre ellos".

Morgan explica: "Recurrir a Clancy tiene mucho que ver con el deseo de mi personaje de ayudarlo y de volver a verlo antes de morir". La enfermedad terminal de Joe es algo que el personaje nunca menciona de manera explícita a Clancy. "Joe quiere recuperar a John, hacerlo salir del agujero en el que se ha metido tras su tragedia personal. John está herido, así que Joe intenta recuperar a su amigo antes de morir. Joe quiere que su amigo se reincorpore a la vida y se reconcilie con su mujer".

Cuando Merriwether se pone en contacto con Clancy, tiene que afrontar el escepticismo de su compañera, más joven y más conservadora, la agente del FBI Katherine Cowles, interpretada por la actriz Abbie Cornish, que no cree en individuos que afirmen tener poderes psíquicos ni capacidad de clarividencia.

"Joe también está guiando a la agente Cowles, intentando enseñarle lo que sabe", explica Morgan. "Mi personaje es un buen tipo y ve algo en Katherine, que es muy estirada y cumple estrictamente las reglas. Quiere ayudarla a avanzar en su carrera, no necesariamente con ascensos, sino en cómo percibe el trabajo y cómo enfoca los casos. Creo que encuentra sumamente frustrante trabajar con Joe, al ser ella tan estricta que Joe se divierte un poco a su costa. Pero va entendiendo mejor la forma de pensar de Joe cuando empieza a ver resultados con lo que hago".

Cornish, cuyos créditos cinematográficos incluyen "Sin límites (Limitless)", "Bright Star" y el remake de 2014 de "RoboCop", comenta que la personalidad seria y trabajadora de Katherine la atraía mucho. "Me interesaba la fuerza y solidez de Katherine, su concepto de sí misma y su ambición un tanto ciega y verde. Posee una perseverancia tranquila y sosegada, y es muy profesional y entregada".

"Cuando nos conocemos, se muestra muy cínica hacia mí", explica Hopkins sobre la agente Cowles y el Dr. Clancy. "Cree que los psíquicos son unos farsantes, que soy un viejo necio. Entonces, un día, estamos trabajando en el caso y no para de pincharme, diciéndome que no cree en nada de todo eso. En cierto momento, me reta a que le diga cosas sobre ella. Así que le cuento exactamente lo que le sucedió, lo que la deja destrozada. No cree en mis poderes psíquicos hasta que de pronto le suelto toda su historia en un par de minutos. Todos los detalles de su vida, que ningún otro ser humano podría saber, pero yo los sé. Y entonces le pregunto: '¿Quieres que siga?'. Y ella se queda desolada. Pero al menos sirve para convencerla de que soy el tipo que puede resolver este caso".

Cornish señala que una vez que Clancy le demuestra sus habilidades, su personaje empieza a ver las cosas de forma distinta. "Clancy abre el corazón y la mente de Katherine y, al mismo tiempo, expone sus vulnerabilidades y sensibilidades", agrega. "Aunque inicialmente se mostrara escéptica, la mente de ideas fijas y algo inexperta de Katherine sufre un giro radical gracias a la sabiduría de Clancy y su presciencia. Su corazón se abre con la hermosa y tumultuosa relación que se establece entre ellos y, en última instancia, Clancy la cambia a ella y le cambia la vida".

Flynn cuenta que Cornish se hizo con el codiciado papel de la agente del FBI Katherine Cowles porque "es una actriz muy intensa, que posee la capacidad de mostrar la fuerza y la vulnerabilidad del personaje, a la vez que deja ver las distintas facetas del mismo. Katherine puede proyectar una imagen de agente del FBI estricta y profesional, pero es una persona herida, deshecha. Abbie tiene la capacidad de mostrar todas esas emociones, de hacer que los espectadores se compadezcan de ella".

Poyart asegura que Cornish supo reflejar perfectamente la lucha interna de Katherine. "Katherine está desconectada de sus emociones y, a lo largo de la historia, vuelve a conectar con ellas", aporta el director. "Empieza la película creyendo que Clancy es un farsante y que Joe está perdiendo el tiempo, y acaba comprendiendo que ambos entendían mucho más que ella sobre lo que estaba sucediendo".

La agente Cowles tiene un papel emocional muy importante para Clancy, que perdió a su hija unos cuantos años antes. Pese a su amistad con Joe y su clara sospecha de que el asesino también es clarividente, lo que Clancy intuye sobre Katherine resulta decisivo para que se decida a participar en la búsqueda del asesino en serie.

"Clancy le dice que no a Joe una y otra vez, pero entonces Katherine toca a Clancy en un determinado momento, y él ve que a ella le va a pasar algo malo mientras investiga el caso", explica Poyart. "Katherine es la razón por la que Clancy se implica en el caso y está claro que se convierte en una especie de sustituta de la hija que perdió de manera trágica. A medida que avanzan los acontecimientos, vemos que intenta compensar con Katherine lo que no pudo hacer por su hija".

Cornish concuerda: "La relación entre Katherine y Clancy es de padre/hija y refleja todas las emociones y matices que conlleva esa dinámica. Trabajar con Anthony Hopkins fue un momento muy especial para mí. Su pericia y su sabiduría fueron algo maravilloso de ver y experimentar. Me siento increíblemente afortunada por haber tenido oportunidad de trabajar con Anthony y aprender de él. Elevaba constantemente cada momento de rodaje, se mostró en todo momento encantador. Le importaba muchísimo la película y las trayectorias que seguían nuestros personajes en ella".

Al participar en el caso para proteger a Katherine, es como si Clancy estuviera intentando salvar una vez más a su difunta hija, una emoción muy intensa que no se le pasa por alto al asesino clarividente al que persiguen. De hecho, el asesino en serie se aprovecha de esa actitud protectora de Clancy para con Katherine y la tiene en cuenta para su complicado plan elaborate plan, es exactamente lo que sabía y quería que sucediera.


En busca de un asesino
Para interpretar el papel del asesino en serie Charles Ambrose, el equipo de producción quería a alguien que no acostumbrara a interpretar ese tipo de papeles. También necesitaban encontrar a un actor que pudiera dar la talla en las escenas clave cargadas de diálogos y acción frente a Hopkins. Flynn, que produjo la primera película de Colin Farrell, "Tigerland" (2000), pensó que al actor ganador del Globo de Oro ("Escondidos en Brujas") podría interesarle el papel, puesto que Farrell ya había interpretado antes a villanos, aunque nunca a un asesino en serie.

"Estuve encantado de poder trabajar con él como actor en PREMONICIÓN. Es una persona muy especial y un actor magnífico y, desde "Tigerland", se ha convertido evidentemente en una grandísima estrella de cine", comenta Flynn. "Fue un gran golpe maestro conseguirlo para esta película. Las escenas entre Tony y Colin son como un clásico enfrentamiento entre pesos pesados en el ring. Ver trabajar a esos dos es toda una lección de interpretación. Colin llevó su personaje en una dirección completamente nueva y diferente. Interpretó a Ambrose de forma muy natural, muy real, nada histriónica".

Augsberger agrega: "Cuesta encontrar a una estrella de cine dispuesta a interpretar a un asesino en serie y, además, en este caso, en un papel de reparto. Anthony está en todas las escenas de la película, mientras que Colin aparece principalmente en el tercer acto, pero era un papel para el que era muy importante elegir bien al actor adecuado. Estamos encantados de contar con un actor tan estupendo y fenomenal como Colin para trabajar frente a Anthony en esas escenas clave en las que sus personajes juegan al ajedrez y se ven las caras".

Farrell estaba encantado tanto con el guion como con Hopkins. "Cuando supe que tenían a Anthony Hopkins, la idea de trabajar con él me apetecía mucho", observa Farrell. "Entonces leí el guion y resultó ser muy, muy interesante. Es muy original y diferente y sabía que todas mis escenas iban a ser con Tony y eso me parecía muy emocionante. No podría recalcarlo demasiado: muy emocionante".

Hopkins sostiene que Farrell es "tan obsesivo como yo" cuando se trata de documentarse y desarrollar un personaje, y "nos lo pasamos estupendamente". Los dos descubrieron un poema de Gerard Manley Hopkins llamado "The Leaden Echo", que ambos querían encontrar una forma de incluir en el guion. "Estábamos hablando del tema, cuando sugerí, ¿por qué no lo incluimos en el guion, en esa pequeña escena sobre el deterioro y la inevitabilidad de la muerte, y lo mucho que nos esforzamos por conservar la belleza, que no hace sino disiparse y deteriorarse, lo que encaja con los temas de la película", recuerda Hopkins.

Farrell cuenta que, mientras trabajaba con Hopkins en sus personajes y escenas, podía "enviarle a Hopkins un mensaje de texto a las tres de la mañana, me metía en la cama, miraba el móvil y veía que estaba respondiendo". Farrell asegura que trabajar con Hopkins "me ha echado a perder por completo", porque Hopkins "siempre está preparado y muy dispuesto a charlar sobre sus escenas y sus personajes. Parece hacer algo que no es por lo general mutuamente excluyente con los actores, que es tomárselo todo muy en serio y a la vez sin darle demasiada importancia. No se toma toda esa seriedad demasiado a pecho. Es un actor fenomenal, un tipo de aspecto espléndido y me ha encantado trabajar con él".

De igual modo, su compañera de reparto Cornish afirma que trabajar con Farrell fue "un absoluto placer y un honor. Su interés y dedicación durante el rodaje es verdaderamente admirable. Colin tiene una energía maravillosa y es un auténtico placer trabajar con él".

Aunque el personaje de Farrell no aparece en pantalla hasta el tercer acto, los espectadores acabarán descubriendo que es ese desconocido y oculto asesino Ambrose quien ha estado controlando a la gente y los acontecimientos desde el principio. "El nivel de manipulación al que llega Ambrose es muy complejo y detallado", explica Farrell. "Básicamente, orquesta la mayor parte de los acontecimientos que suceden en la película. Todo lo que ha hecho Ambrose en el filme es para conducirnos al punto de su plan en el que puede conocer a Clancy".

Farrell sabe que Ambrose es "un personaje muy, muy solitario y aislado" que ve en Clancy a un espíritu afín. "Oye hablar del Dr. Clancy y lo investiga, descubre su trabajo con el FBI", comenta Farrell. "Tiene una visión de algo que sucedió en el pasado de Clancy, que no le cuesta comparar con los actos que él perpetra. Así que está realmente convencido de que Clancy y él son dos caras de la misma moneda y está decidido a conocerlo".

Resulta que Ambrose ha estado asesinando a enfermos terminales para acortar su dolor y sufrimiento, practicándoles la eutanasia por iniciativa propia. La capacidad de Ambrose de adelantarse a los movimientos de quienes lo están buscando ha permitido al asesino mantenerse un paso por delante de las fuerzas del orden, hasta que decide que quiere hacer salir a un Clancy aún de duelo de su aislamiento autoimpuesto.

"Mi personaje se dedica a provocar una serie de acontecimientos, y sus asesinatos se vuelven intencionadamente algo más descuidados para dejar ciertas pistas que la policía pueda descubrir", aporta Farrell. "Le ayuda saber dónde va a estar la gente y cómo van a reaccionar".

La complicada serie de hilos que entrelaza Ambrose enreda a todos los personajes, incluido Clancy. "La atmósfera parece cargada de cierta aflicción, que impregna cada fotograma de la película, como si estuviera esperando que sucediera algo horrible en cualquier momento", comenta Farrell. "Puede verse que la gente se esfuerza por intentar entender qué es lo que está sucediendo entre bastidores mientras se producen esos asesinatos. Al mismo tiempo, intentan comprender sus propias vidas con respecto a sí mismos y a los demás personajes de la película. Al final, todos acabarán sufriendo".

"Tomamos decisiones y todas ellas están conectadas", explica Hopkins. "Si echo la vista atrás a mi propia vida, todo está conectado. Hay un momento en la película en que me matan de un disparo, pasa un minuto y se me ve salir del coche, que es la segunda opción. Tomamos decisiones en la vida y esas decisiones componen nuestras vidas. Tomas una decisión en un momento y esta historia trata sobre elegir ese momento".

Las visiones de Clancy le permiten ver lo que podría pasar. A medida que se desarrollan los acontecimientos en la pantalla, las acciones y reacciones de los personajes están vinculadas a resultados distintos. Poyart utiliza la red de relaciones emocionales entre los personajes para ofrecer distintas posibilidades en la pantalla, mostrando atisbos del futuro que dependen enteramente de las elecciones que los personajes hagan en el presente o en el pasado.

"Nadie sabe lo que está pasando hasta el final de la película", comenta Morgan. "De manera similar a como funcionaba 'El sexto sentido', los espectadores verán toda esa especie de pistas que cobrarán sentido al final y una de las pistas [para mi personaje] consistía en que yo perdiera peso. Perdí más de 9 kg, así que tengo un aspecto ligeramente distinto del habitual. Normalmente estoy en 84 kg y he bajado hasta 75 kg, el mismo peso que tenía en el instituto. ¿Quién puede decir eso a los 47 años de edad? Mi personaje se está muriendo, pero no te enteras de lo que le está pasando hasta que Clancy y los demás lo descubren en la película".

Poyart comenta que sus decisiones en materia visual son consecuencia de la naturaleza reveladora de los personajes y de los giros y vueltas de la trama. Morgan opina que la "genialidad" de Poyart como director reside en su capacidad para presentar pistas, llevando a los espectadores en una dirección para luego darle la vuelta y llevarlos en otra. "Todo en esta película son pistas falsas", observa Morgan. "Es un thriller inteligente que te hará pensar y tratar de descubrirlo. Te mantiene en vilo hasta que no se te ocurren más posibilidades. Te mantiene en vilo hasta el último segundo".

La partida de ajedrez subsiguiente entre Clancy y Ambrose obliga al doctor a desarrollar sus poderes de clarividencia con más precisión aún, para no quedarse a la zaga del asesino. "Hasta el final de la película no quedarán claros los motivos del asesino en serie", desvela Augsberger. "Descubrimos por qué está jugando a este juego del gato y el ratón con nuestro héroe y cómo se resuelve todo de una forma sumamente inteligente".

Clancy descubre que Ambrose empezó a experimentar esas habilidades de clarividencia como un extraño efecto secundario de una operación. Ambrose dice que cuando se dio cuenta de los extraordinarios poderes de intuición que le proporcionaba esta clarividencia, sintió que era su vocación ayudar a enfermos terminales y a sus seres queridos a evitar su dolor y su sufrimiento a base de matarlos.

"Se abrió una especie de portal y podía ver cosas", explica Farrell. "Podía ver muchas cosas que todavía no habían sucedido. Podía ver futuros que estaban por llegar. Era una rareza médica, una aflicción que experimenta como consecuencia del trauma sufrido durante la operación".

Farrell cree que Ambrose probablemente tuviera tendencias psicopáticas antes de la cirugía, pero el portal abrió una avalancha de imágenes, sentimientos y emociones, imposibles de controlar y difíciles de entender. Atormentado por esas nuevas visiones no deseadas, Farrell cree que Ambrose encontró un propósito y una estructura para sus compulsiones al planificar y ejecutar esas supuestas "eutanasias".

"Su misión en la vida, su propósito, es matar a gente que ya se está muriendo de ciertos males y enfermedades. Les quita la vida con la supuesta intención de evitarles dolor, para que no fallezcan de forma terrible y dolorosa", prosigue Farrell. "Cree que es por el bien mayor. Así es él, está mal de la cabeza, emocionalmente trastornado, mentalmente enfermo, pero a su manera él lo ve como algo lógico y práctico".

Farrell cree que Ambrose resulta especialmente espeluznante porque personifica la banalidad del mal. "Lo verdaderamente aterrador de muchos asesinos en serie es que son capaces de existir y llevar a cabo sus atrocidades durante años porque pueden pasar desapercibidos entre la gente normal", opina Farrell. "Eso es lo más terrorífico, no es un monstruo con un gran alcance, es un enemigo que está cerca y es aparentemente inocuo".

Aunque PREMONICIÓN presenta los crímenes de un asesino en serie y sigue la acción mientras los personajes intentan resolverlos, también va más allá de los límites tradicionales del género con un tema controvertido de fondo: la eutanasia.

"Es una película inteligente que plantea ciertas cuestiones sobre las que puedes hablar después de verla", propone Augsberger. "Es muy amena y llena de suspense y da que pensar. Se escribió hace más de una década, en un momento en el que el Dr. Kevorkian salía en las noticias y, aun así, las consideraciones éticas de la eutanasia siguen siendo muy relevantes y controvertidas. Hay clínicas en Suiza a las que se puede acudir en busca de un suicidio asistido solo por estar deprimido, ya no tienes que estar enfermo. ¿Y qué elección tienes si descubres que sufres una enfermedad hereditaria que afectaría a tus futuros hijos? Son temas que aún se están debatiendo y definiendo".

Hopkins agrega: "Desde su punto de vista, Ambrose se dedica a practicar la eutanasia para tratar de evitar sufrimiento matando a enfermos terminales, un autoproclamado ángel de la muerte. Su colosal habilidad lo hace muy peligroso. Tengo que perseguirlo, algo que parte de mi personaje odia hacer porque, con sus habilidades, es como un hermano gemelo de Clancy".

Para Ambrose, Clancy es alguien que puede entender la carga que supone ser clarividente. "No ve razón alguna por la que Clancy no podría comprender por qué hace lo que hace, sobre todo teniendo en cuenta el pasado de Clancy, que nadie más conoce salvo Ambrose", prosigue Farrell.

Lo que Ambrose sabe es que Clancy entiende y siente el horrendo sufrimiento de los moribundos como lo hace porque su propia hija era enferma terminal. "Cuando me enfrento a él, le digo que sé qué es lo que está haciendo y que es necesario detenerlo", comenta Hopkins. "A lo que responde: '¿Es eso lo que dijiste sobre tu hija? ¿Que su dolor era hermoso?'".

Ese oscuro momento en el tiempo sigue atormentando a Clancy. En su dolor, su matrimonio se va al traste, cierra su consulta, se retira del FBI y se aparta del mundo, hasta que su viejo amigo Joe se pone en contacto con él, a causa a las maquinaciones asesinas de Ambrose.

"La experiencia con su hija lo ha llevado a intentar o bien librarse de su capacidad, su don, o mantenerlo en secreto", comenta Augsberger sobre Clancy. "Así que vive recluido. Entonces llega nuestro agente del FBI que dice: 'Tengo un caso aquí que no puedo resolver. El asesino se mantiene en todo momento tres pasos por delante'. Y entonces el asesino resulta ser también clarividente, y espera conectar con Clancy, otro clarividente que cree que entiendo lo que hace y por qué lo hace".

"Ambrose tiene un plan y quiere que Clancy continúe su labor", prosigue Farrell. "Mi personaje está enfermo y mi enfermedad ha vuelto. Sé que se me consume rápido el tiempo, así que intento que se pase a mi bando, que vea las cosas como las veo yo. Me paso básicamente todas mis escenas con Tony implorándole que entienda la lógica, los motivos de lo que mi personaje intenta hacer".

Tomo marcha tal como lo preveía Ambrose, hasta su encuentro con Clancy en el tren. "Hasta el momento en que se aprieta el gatillo en el tren, todo va básicamente como él lo ha visto y planeado", observa Farrell. "Después, no estoy seguro de que marche como había planeado".

¿O tal vez sí?

¿Llevó Ambrose a Katherine y a Clancy hasta la estación esa noche en busca de su propio consuelo en un suicidio autoasistido suicide? ¿Sabía Ambrose cómo resultaría antes de que pasara?

"Se supone que el final debe hacerte pensar", proclama Augsberger. "PREMONICIÓN trata sobre proporcionar consuelo o alivio. Trata sobre conseguir lo que necesitas, no necesariamente lo que quieres. Creo que, de un modo u otro, los personajes de nuestra historia encuentran consuelo, al menos hasta ese momento justo al final".

El reparto de PREMONICIÓN se completa con los actores Marley Shelton ("Grindhouse"), que interpreta a la mujer de Joe, Laura Merriwether, Xander Berkeley ("Venganza (Taken)") y Sharon Lawrence ("La familia perfecta"), como los desconsolados padres de Robert Ellis, Janine Turner ("Doctor en Alaska") como la exmujer de Clancy, Elizabeth, y Matt Gerald ("Avatar") como el agente especial del FBI Sloman.

"Contamos con grandes actores de reparto", afirma Flynn. "Xander Berkeley y Sharon Lawrence te parten el corazón como los padres del chico asesinado, el señor y la señora Ellis. Mientras que Marley [Shelton] también ofreció una interpretación estupenda. Lo que aportó a sus momentos como la mujer de Joe fue profundo y magnífico. Es una película muy importante para ella".

Para el papel breve, pero fundamental de la mujer de Clancy, Flynn opina que la actriz Janine Turner tenía exactamente las cualidades que buscaban. "Hablamos mucho del casting y sabíamos que necesitábamos a alguien para el papel de Elizabeth que tuviera un impacto inmediato en el espectador, porque no pasaba mucho tiempo en pantalla", explica Flynn. "Queríamos una actriz que tuviera clase, que te encantara de inmediato, de modo que pudieras sentir lo devastador que debió ser para Clancy el fin de su matrimonio. Janine era perfecta para el papel. Cuando ves a Janine y a Tony juntos en la pantalla, encajan. Quieres que se reconcilien".


Mostrando la PREMONICIÓN: En la mente del asesino
Para crear el aspecto visual de PREMONICIÓN, Poyart colaboró con el director de fotografía Brendan Galvin, el diseñador de producción Brad Ricker, el supervisor de efectos visuales Randy Goux y la diseñadora de vestuario Denise Wingate para idear una plantilla que contrastara con el típico aspecto de las películas de género sobrenatural o de asesinos en serie.

"No tiene la atmósfera que podría esperar la gente, puesto que no se trata del crimen, sino de los personajes que resuelven el crimen", explica Poyart. "Quería que el estilo visual fuera diferente, crudo, pero hermoso e impresionista, no pulido ni frío. Está probablemente más en la línea de 'Seven (Se7en)' en ese sentido. La historia y los personajes son tan fuertes y emocionales que quería que la acción y la historia armonizaran visualmente para reflejarlo y que estuviera basada en la realidad, que fuera gráfica y emocional".

Poyart asegura que quería que la película se basara en el realismo, pero necesitaba distinguir las visiones de la realidad, sin recurrir a los típicos trucos cinematográficos.

"Queríamos que pareciera muy real, así que ideamos un aspecto realista y crudo, con un toque de color", comenta Poyart. "Las visiones son distintas en el sentido de que hay más contraste, más saturación de color. Las secuencias de las visiones son una mezcla de imágenes y efectos visuales, pero mi forma de aplicarlo busca siempre un equilibrio entre historia y acción, y que te importen los personajes".

Además de utilizar cámaras digitales de cine especializadas, como la Alexa®, se emplearon distintas técnicas de filmación, entre ellas rodar acción real e insertar planos sobre fondo negro o con croma verde. Poyart también utilizó la velocidad de grabación y el control de movimiento para realzar y manipular la fotografía de acción real para producir las largas y nítidas imágenes en movimiento utilizadas en las visiones de Clancy. "Usamos tantos elementos para crear el aspecto, desde la forma en que se rodó a la forma en que la procesamos en posproducción para crear dos realidades características".

La cámara tiene en la mayor parte de la película un estilo documental, suelto, mientras que "las visiones proporcionan una sensación hiperreal del entorno en el que te encuentras y de lo que los distintos personajes están viendo y experimentando", comenta Diener.

"Afonso ha rodado una película deslumbrante", afirma Flynn. "Entre el director de fotografía Brendan Galvin y el ojo de Afonso, la película da la sensación de ser única en el género, fresca y perfecta. Las visiones funcionan. La película mantiene un tono realista, con un marcado sentido del estilo".

"Afonso es increíble filmando", opina Farrell. "Es un director tremendo y, por lo que he visto, lo que ha grabado tiene un aspecto maravilloso. Tiene un estilo visual característico, respaldado por su capacidad para contar historias, lo más importante de todo".

Morgan opina que el estilo "supervisual" de Poyart es la clave para conseguir que se abran los personajes, y también la historia. "Sabe cómo rodar una película, eso seguro", prosigue el actor. "El juego del gato y el ratón entre nuestro asesino en serie y Clancy es sensacional. Vamos a añadir toda una serie de matices a estos tipos que han sufrido graves pérdidas. PREMONICIÓN es un thriller del estilo de "Seven (Se7en)" o una película por el estilo, pero, en el fondo, es una historia de amistad, y vida y muerte".

Cornish señala que la magistral mezcla de carácter y estilo de Poyart la conquistaron: "Me encantó trabajar con Afonso. Está lleno de energía en el set y se involucra de verdad en todos los giros y vueltas de los personajes y de la trama durante el rodaje, metiéndose por completo en la película. Su visión para PREMONICIÓN era sólida y característica desde el primer momento. Insufló vida al filme mucho antes de que empezáramos a rodar y mantuvo esa visión de una forma tan sumamente estilizada que convierte a PREMONICIÓN en la película tan original y cautivadora que es".

El compositor, cantante, multiinstrumentalista y productor musical de fama internacional nominado al Grammy Brian Wayne Transeau, conocido por el sobrenombre BT, es el compositor del filme. BT es un artista discográfico con formación clásica del prestigioso Berklee College of Music, cuyas innovadoras técnicas de producción de sonido en los géneros de la música electrónica y trance lo han convertido en un colaborador popular y solicitado tanto de cineastas como de artistas discográficos. Además de su trabajo con cantautores como Paul von Dyk, Sting, Tori Amos y The Roots, las bandas sonoras de BT para el cine incluyen "The Fast and the Furious (A todo gas)", "Monster", "Stealth: La amenaza invisible" y el cortometraje de Pixar "Fiesta Saurio Rex", así como el estreno en 3D del clásico de animación de Disney/Pixar ganador del Óscar "Buscando a Nemo".

En opinión de Flynn, la banda sonora del compositor es un acompañamiento precioso a las impactantes imágenes de Poyart. "La banda sonora es muy moderna y tiene un aire diferente, algo ligeramente electrónico, con cuerdas y orquestación", explica Flynn. "Es un sonido alucinante".

Más de una década después de leer el guion original de PREMONICIÓN, los productores Flynn y Augsberger, así como sus socios Claudia Bluemhuber, Tripp Vinson y Matthias Emcke, están encantados de ver por fin materializarse este proyecto tan especial. "Ante todo, esta película es muy amena, pero también esperamos que sirva para hacer pensar a los espectadores", señala Flynn. "El director Afonso Poyart ha creado un filme increíblemente hermoso e impactante, y espero que tanto él como el reparto obtengan el reconocimiento que se merecen por su extraordinario trabajo y sus excelentes interpretaciones".