Cinemanía > Películas > El vicio del poder > Sinopsis
Destacado: Nominaciones a la 33 edición de los Premios Goya
El vicio del poder cartel reducido El vicio del poder(Vice)
Dirigida por Adam McKay
¿Qué te parece la película?

Déjate los prejuicios en la puerta.

De Annapurna Pictures y el guionista y director ganador del Óscar Adam McKay ("La gran apuesta") llega EL VICIO DEL PODER, una visión entre bastidores y nada convencional del antiguo vicepresidente Dick Cheney y su sigiloso ascenso de becario del Congreso al hombre más poderoso del mundo. Se encarga de meterse completamente en la piel del reservado personaje principal que cambió el mundo de forma que pocos líderes han podido hacer en los últimos 50 años el ganador del Óscar Christian Bale, que encabeza un reparto estelar que incluye al nominado al Óscar Steve Carell, como el afable pero duro Donald Rumsfeld, la nominada al Óscar Amy Adams, como la ambiciosa mujer de Cheney, y el ganador del Óscar Sam Rockwell, como el maleable George W. Bush.


Sinopsis
Con su entretenida e incisiva ganadora del Óscar "La gran apuesta", el guionista y director Adam McKay sacó a la luz las artimañas empleadas por Wall Street que condujeron al mayor desplome financiero desde la Gran Depresión. En su nuevo filme, EL VICIO DEL PODER, McKay aborda otra historia real, la de una de las mentes más esquivas y reservadas de la historia política moderna de Estados Unidos, Richard Bruce (Dick) Cheney, para lo que cuenta con la colaboración de Christian Bale ("La gran apuesta", "The Fighter"), en otra interpretación que le permite realizar una transformación completa. Le acompañan en el reparto Amy Adams ("La llegada", "La gran estafa americana (American Hustle)"), Steve Carell ("La gran apuesta", "Beautiful Boy") y Sam Rockwell ("Tres anuncios en las afueras").

La compleja trayectoria de Cheney (Christian Bale), que abarca medio siglo, desde que era un trabajador eléctrico en la Wyoming rural hasta convertirse en presidente de facto de los Estados Unidos ofrece una visión cargada de humor negro y a menudo perturbadora del uso y abuso del poder institucional. En las capaces manos de McKay, la dicotomía entre Cheney, el entregado padre de familia y el maestro titiritero de la política, se relata con intimidad, ingenio y audacia narrativa. Guiado por su formidable e indefectiblemente leal esposa, Lynne (Amy Adams), y bajo la tutela del brusco y bravucón Donald Rumsfeld (Steve Carell), Cheney se fue haciendo un hueco en la estructura de Washington D.C., empezando por la administración Nixon, para convertirse después en jefe de gabinete de la Casa Blanca con Gerald Ford y, tras cinco mandatos en el Congreso, Secretario de Defensa para George H. W. Bush. En el año 2000, abandonó su cargo como consejero delegado de Halliburton para presentarse como vicepresidente de George W. Bush (Sam Rockwell) con el entendimiento implícito de que ejercería un control casi sin cortapisas, que lo convertiría prácticamente en copresidente.

Las astutas y furtivas maniobras políticas de Cheney han cambiado el panorama político estadounidense, con repercusiones que seguirán haciéndose notar durante décadas. Pero está claro que hay más de un Dick Cheney, un hombre cuya reputación en el terreno público se contradice con su vida privada y su evidente devoción por su familia.