Cinemanía > Películas > Sauvage > Comentario
Destacado: Misión de altos vuelos en la película de animación 'Espías con disfraz'
Sauvage cartel reducido SauvageDirigida por Camille Vidal-Naquet
¿Qué te parece la película?

Festival de Cannes: Semana de la Crítica
Premio revelación masculina Felix Maritaud
Festival de cine europeo de Sevilla: Premio Ocaña a mejor película LGTBI
Nominada al César a mejor ópera prima


Camille Vidal-Naquet
Con un master en literatura, Camille Vidal-Naquet dirigió un cortometraje experimental "Génie", su primera ficción "Backstage" y "Hady Stuff". Al mismo tiempo da clases de análisis fílmico. "Sauvage" es su primer largometraje.


Entrevista al director

P: ¿Cómo surgió la película?

R: Empecé con un personaje, una energía. Un joven solitario que camina de un encuentro a otro, anhelando el amor, impulsado por una capacidad de amor inextinguible que lo mantiene en marcha, sin importar el mundo violento que lo rodea. Escribí un primer borrador del guión y fui a reunirme con jóvenes chapero en el Bois de Boulogne [un lugar conocido para la prostitución en París], uniéndome a una organización benéfica. Tenía la intención de participar con sólo unos pocos vagabundos pero noche tras noche se forjaron fuertes lazos y terminé pasando tres años allí. Mientras tanto, todos estos encuentros alimentaron la escritura tremendamente.

Lo más llamativo de la película es que, a pesar de todas las cosas violentas por las que Léo tiene que pasar, surge una profunda dulzura. Léo utiliza trucos como una manera de aprovechar momentos de dulzura cada vez que puede, para besar a alguien, o para tomar a un hombre en sus brazos. No comparte el cinismo o desapego de sus compañeros de trabajo. De hecho, le reprochan su actitud, que perciben como una falta de profesionalismo.

Ellos están aquí para hacer dinero, mientras que Léo lleva su placer dondequiera que lo encuentre. A diferencia de los otros, Léo dice: "beso". Léo no desea dinero: nunca cuenta el dinero que gana, nunca lo vemos gastando nada. Era muy importante para mí mostrar que él no está apegado a nada material. Él está en otra parte. Una de las cosas raras que no regala es su nombre de pila... Desde el primer borrador, no quería nombrar a un solo joven en la calle. Como si su identidad secreta fuera su posesión más preciada. La mayoría de ellos piensan en la prostitución como un actor que juega un papel: por unos minutos se convierten en otra persona, en un papel que es diferente para cada cliente. Sus nombres nunca aparecen en la película, especialmente el de Léo.

Cuando Claude, el cliente que vive en Canadá, le pregunta su nombre, él sólo responde: "Llámame como quieras". En algún momento consideré usar esa línea como título de la película. Léo es un personaje muy solitario.


P: Cuando le ofrecen una móvil, el contesta que no tiene a nadie a quién llamar.

R: Pero esa soledad es también su fuerza. Léo goza de absoluta libertad, con todos los aspectos aterradores y admirables que conlleva. Tal libertad es como la de Kerouac cuando escribió: "No había ningún lugar a donde ir excepto a todas partes". Esa libertad es como la de Mona en "Sin techo ni ley" de Agnès Varda (Sans Toit ni loi): al negarse a cumplir con las normas sociales, al negarse a imponerle nada, el personaje experimenta una vida dura en la calle como su propia normalidad. En mi película, Léo nunca se queja de su trabajo o de sus condiciones de vida.


P: Léo es un personaje enigmático, no sabemos nada de sus antecedentes...

R: La película no te invita a tratar de entender cómo y por qué Léo ha terminado aquí, sino a vivir con él, a compartir los momentos vertiginosos de su viaje. Es una experiencia bastante sensorial: lo que quería era reproducir su cabeza y hacer que el público experimentara la sensación de deslumbramiento y desorientación que viene con la exclusión.


P: Durante el proceso de escritura, ¿tenías otros personajes de películas en mente?

R: Además de Mona en "Sin techo ni ley", pensé en Paul Newman en "La leyenda del indomable": este tipo soñador, fuera de contacto con la realidad, que se encuentra en la cárcel entre matones reales. Luke es un inadaptado, un poeta de otro tipo, pero es intrépido, soporta la violencia y las humillaciones y siempre se recupera. Hay una cualidad radiante alrededor de él, él ilumina ese ambiente sombrío. Me impresionó este personaje que nunca pierde el corazón. Parece frágil, no apostarías por él, pero eventualmente aguanta hasta el final, a diferencia de los otros, que no tienen su capacidad de resistencia. Su fuerza proviene de su humanidad y de la alegría que difunde a su alrededor. Del mismo modo, en "Sauvage", Léo, con su inocencia y su comportamiento a menudo infantil, está fuera de sincronía en este ambiente donde todo el mundo se ha endurecido y está luchando por sobrevivir. Al principio pensamos que no lo logrará, pero su resplandor, su fortaleza lo convierten en uno de los tipos más duros que hay.


P: Léo y Ahd tienen una relación muy especial, ¿son pareja?

R: Ahd, que es interpretado por Éric Bernard, ha evolucionado mucho en el guión, se ha vuelto cada vez más importante. Ahd ama a Léo como a un hermano. Pero a diferencia de Léo, él es crítico. Para él, la prostitución es un mundo contra el que lucha, del que quiere huir, que quiere olvidar. Sólo quiere una cosa: salir de ella. Cuando la doctora le pide a Léo que pare con el crack y haga otra cosa, no es que no esté de acuerdo con ella, es sólo que ni siquiera sabe de lo que está hablando. Léo no tiene juicio moral: él está ahí. Esa es su vida. Ni siquiera sabe lo que "obtener de ella" significa: ¿salir de qué, para ir a dónde? Así que Ahd ve a Léo como el tipo que lo está reteniendo en un mundo del que desea huir.

La película aborda nuestra relación con nuestros cuerpos: cómo los maltratamos, cómo los cuidamos... Cuerpos, piel, manos están siempre presentes en la película. A diferencia de los acompañantes que trabajan en Internet, los jóvenes que viven y se prostituyen en la calle no tienen fácil acceso a la higiene, la comida, por no hablar del sueño. Por lo tanto, sus cuerpos a menudo sufren dolor, están dañados, carecen de la atención y el cuidado necesarios. Sin embargo, sus cuerpos siguen siendo objetos de deseo. El reto era reconciliar estos dos aspectos de manera efectiva en la película.

El proceso de clasificación del color jugó un papel crucial: dependiendo de las escenas, nos las arreglamos para armonizar con precisión las sombras de la piel, calidez y texturas, a veces empujando al borde del erotismo, o todo lo contrario, yendo hacia pieles mucho más raídas, casi enfermizas. La piel de los actores dice mucho acerca de lo que están pasando en la película.

Además, quería filmar la desnudez y hacerla parecer normal. Estos jóvenes exponen sus cuerpos simplemente porque son sus herramientas de trabajo. He visto "Showgirls" de Paul Verhoeven y "Delicias Turcas" una y otra vez. Siempre me ha impresionado la forma en que Verhoeven dirigió a sus actores y logró transmitir ese sentido de descaro y libertad del cuerpo. Durante la fase preparatoria, antes del rodaje, pedí al coreógrafo Romano Bottinelli que preparara los cuerpos de los actores. De hecho, los actores tenían que aparecer en perfecto control, tenían que encontrar una distancia con sus cuerpos, su intimidad. Tenían que aprender, lo más rápido posible, a utilizar su cuerpo como una herramienta, sin mostrar ningún signo de vergüenza o vacilación. Y sobre todo, era crucial que su lenguaje corporal fuera diferente al de los clientes, que no recibieron ningún entrenamiento físico antes del rodaje. Por lo tanto, en la película, los clientes son mucho menos elegantes que los chicos de la calle, sus cuerpos se ven más pesados, más torpes.

El cuerpo de Léo es a menudo maltratado, muestra lo difícil que puede ser la vida en la calle. Sin embargo, su cuerpo se ve fuerte, poderoso y libre en la película. Cuando baila, suda, en escenas de club, podemos sentir su energía, su resistencia, esa fuerza viva interior. El rodaje fue extremadamente intenso para Félix.


P: La película muestra muchas situaciones diferentes: desde un furtivo trabajo en un coche a una noche entera con un cliente, sin sexo, sólo para hacerle compañía...

R: Quería retratar la vida cotidiana de los trabajadores sexuales callejeros. Y el ritmo de esa vida diaria está determinado por una sucesión de actos sexuales. Sabemos que esta realidad existe, sin imaginarla precisamente. Estos jóvenes son trabajadores invisibles, no queremos verlos, la ciudad los excluye violentamente, pero no podemos prescindir de ellos. La película muestra cómo es la vida para estos jóvenes cuya sexualidad se ha convertido en su trabajo. Ellos son los que tienen que lidiar con los habitantes de la ciudad y sus fantasías violentas, conocen las preferencias sexuales de algunos clientes, la soledad absoluta de otros, la frustración, pero también las formas de sexualidad que nunca se muestran o hablan, como la de los discapacitados o ancianos, por ejemplo.

Finalmente esta diversidad nos cuenta mucho del propio Léo: revelan su ternura, su tendencia a ser desplazado fácilmente, a entregarse, pero también a veces su imprudencia, su falta de discernimiento, su lado infantil, que parece tan fuera de lugar con su trabajo. Cuando conoce a Claude, vemos cómo intenta parecerse a algunos de sus colegas: es frío, mecánico, cínico. En ese momento, está tratando de ser un auténtico profesional, como sus compañeros de trabajo.


P: ¿Fue el proceso de casting anterior a que eligieras a Félix Maritaud, que lleva toda la película sobre sus hombros de principio a fin?

R: Conocí a Félix bastante pronto en el proceso de casting. Acababa de terminar el rodaje de "120 pulsaciones por minuto" la edición todavía estaba en camino, no había visto ninguna imagen de la película. Nuestra complicidad fue inmediata. Lo que más me impresionó de él es que no tiene miedo de nada. Puede hacer cualquier cosa, perderse por completo en su personaje, cualquiera que sea la escena. Félix es un actor con mucho instinto; en el set se lanza a la escena, mientras que yo soy cuidadoso, yo me muevo lentamente, vacilo... Sin embargo, aunque tomamos caminos diferentes, siempre seguimos la misma dirección.


P: Su dirección es bastante heterogénea, con escenas mas realistas, y al mismo tiempo otras con una calidad mucho más teatral...

R: Quería una forma de primitividad, de instinto para prevalecer en todo momento. Elegí trabajar con Jacques Girault, porque estaba muy impresionado por su preciso trabajo cámara en mano, un lenguaje que había elegido para toda la película. Rodamos con un equipo pequeño. Quería que tuviéramos completa libertad para rodar en todos los ángulos durante las tomas. Teníamos que sentir que la cámara era parte de la banda, que pertenecía de alguna manera. Entonces, para que la imagen fuera precisa, queríamos que fuera orgánica, incluso áspera a veces. Sin embargo, además de esa forma salvaje de filmar, la escritura de la película era realmente precisa, había muy poca improvisación durante el rodaje. Realmente quería que los actores dijeran sus líneas sin modificarlas, y las pronunciaran de una manera que coincidiera casi exactamente con la musicalidad que tenía en mente. Por otra parte, seguimos una construcción de guión muy precisa, y nuestra preocupación era lograr conciliar ese nivel de meticulosidad en los marcos con estallidos de energía ligeramente fuera de control, y con mi voluntad de filmar accidentes, cambios repentinos y los impulsos de los actores.


Félix Maritaud
Félix Maritaud nació el 12 de diciembre de 1992 en Nièvre, Francia. Francia. Es actor, conocido por "Sauvage" (2018), "Un couteau dans le coeur" (2018) y "120 pulsaciones por minuto" (2017).


Entrevista al protagonista

P: Cuéntanos un poco sobre Léo...

R: Léo es un joven realmente libre y muy enamorado.

Su libertad implica también una forma de soledad. Su libertad reside en el hecho de que su cuerpo no está atado por un sistema productivo, ya sea la educación superior, un trabajo, una hipoteca, etc. Su soledad se debe a su pertenencia a un sector de la sociedad que está completamente marginado y precario. Hoy nadie vive de una manera tan primitiva. No necesita un teléfono móvil para ponerse en contacto con la gente, se las arregla solo con su cuerpo, su presencia, su suerte. Con Camille hemos trabajado mucho en su animalidad. Léo agarra las cosas casi como si fuera siempre la primera vez. La forma en que reacciona físicamente es muy directa. Hay una especie de conciencia instantánea sobre él, nada es calculado, manipulado o sistemático.


P: ¿Dirías que tu personaje es siempre el receptor?

R: Sí, lo es, pero esto no tiene necesariamente un efecto en él. Simplemente está allí, como una gota de agua entre las olas. Experimenta cosas tan poderosas de una manera simple. Por lo tanto, para que él sienta una emoción, las experiencias deben ser muy fuertes. Y de hecho hay en la película algunas emociones fuertes, momentos de gran angustia. Creo que el personaje es capaz de retirarse del mundo, de la sociabilidad, de la empatía hacia la gente, y sin embargo, paradójicamente, se entrega sin descanso. Tan pronto como sus ojos caigan sobre algo, aparecerá alguna buena voluntad, o incluso ingenuidad. Incluso cuando está mirando las plantas, encuentra algo de amor allí. De todos modos, esto es lo que inculca y se extiende alrededor de él.


P: ¿Cómo describirías la compleja relación entre Léo y su amigo Ahd?

R: Puedes sentir que están unidos por la misma historia, se conocen desde hace mucho tiempo. Léo está asombrado de Ahd, de una manera algo enfermiza, mientras que Ahd no sabe lo que quiere. De alguna manera son personajes opuestos: Léo es siempre abierto y totalmente desinteresado, mientras Ahd sigue repitiendo que no es maricón, y siempre está controlando.


P: ¿Qué tan importantes son las drogas en la vida de Léo?

R: Simplemente están ahí, es tan simple como eso. Algunas personas comerán un croissant de chocolate por la mañana, sólo porque un día en sus vidas pasaron a estar con personas que comen croissants de chocolate en el desayuno. Lo mismo vale para Léo y las drogas. Estaban allí a su alrededor, es la manera en la que están en el bosque entre los chicos. Una vez que comenzó con ellos se convirtió en un hábito, parte de su rutina semanal.


P: ¿Cómo te acercaste a este personaje insondable?

R: Me metí en la película con ideas ligeramente preconcebidas, ya que ya había estudiado en la escuela de arte temas como la homosexualidad, el género, el vínculo entre la sexualidad, el cuerpo y la sociedad. De todos modos, tenía una visión muy intelectual del mundo de la prostitución y los asuntos políticos conectados a ella. En última instancia, cuando interpreté al personaje, en algún momento dejé que se hiciera cargo, ya no era responsable de lo que mi cuerpo estaba haciendo. Camille fue de gran ayuda en cuanto a dejar al personaje liderar el camino. Él me guiaría y no me dejó solo. Había una escena, a mitad del rodaje, cuando perdí el control. Estaba tan concentrado, había tanta intensidad. En el siguiente par de días, estaba un poco asustado de que esto pudiera suceder de nuevo, pero Camille estaba cerca para ayudarme a encontrar mi camino. El desafío con este personaje era como tomar un paisaje devastado y encender una llama en el medio que aligeraría el resto. Se podría decir que lo que es insondable viene del exterior, y que Léo rompe esto haciendo todo completamente humano. Cuando empezamos a trabajar en el personaje, sentimos que teníamos que hacerlo absolutamente radiante, de lo contrario habría sido demasiado deprimente para todos. Y políticamente, habría sido un error idealizar a un personaje que hubiera sido el arquetipo del tipo que se siente mal. Lo que hicimos fue lo contrario: todo va mal en la vida de este tipo, pero sigue siendo extravagante y luminoso, venga el infierno o el agua alta.


P: ¿Llevaste algo de tu vida personal, como ropa, por ejemplo, para crear el personaje?

R: Cuando eres actor, llegas al set con todo lo que te hace ser quien eres. No llevas una selección de uno mismo, estas totalmente abierto y disponible. Así que, seguramente, traje algunas cosas que me pertenecían, por ejemplo tatuajes, o los zapatos que lleva Léo en la película. ¡Al final del rodaje, dejé este par de zapatillas en Estrasburgo, al descubierto! Tengo la suerte de trabajar con gente que respeta lo que soy y mi punto de vista sobre las cosas.


P: ¿Tenías alguna reserva sobre el rodaje, considerando cómo los cuerpos toman el centro de la pantalla en la película?

R: En la escuela de arte, había trabajado mucho en el uso del cuerpo y la sexualidad con fines políticos, no sólo en términos teóricos, sino también a través de actuaciones reales. Esta forma de liberar al cuerpo de sus inhibiciones me ayudó a acercarme al personaje. Lo interesante es que la sexualidad mostrada en la película no se trata de sensualidad, sino de la productividad de un cuerpo sexual. También estuve involucrado en algunos talleres de baile con un coreógrafo, Romano Bottinelli, que me hizo trabajar en el acto de caer, en la ingravidez, cómo alinear tu cuerpo, etc. Me ayudó mucho a poner las cosas en orden. Todo me permitió estar allí, estar presente con mi cuerpo, dar vida al personaje. Mi cuerpo se convertiría en un elemento mediador, y Camille me guió a través de esto. Al final del rodaje, tuve una pequeña fase rebelde, esto vino después de seis semanas cuando había pasado la mayor parte de mi tiempo siendo manipulado, siendo rechazado, tirado al suelo, manoseado... Quizás sentí el mismo tipo de saturación que sintió el propio Léo, esta forma de interconexión entre la realidad y la ficción está destinada a surgir cuando haces una película.


P: ¿Camille te pidió ver otras películas antes del rodaje?

R: Sí, por ejemplo "Rosetta" y "Sin techo ni ley" lo que me ayudó mucho. En estas películas hay esta sensación de estar solo contra el mundo. Lo mismo ocurre con "Sue, perdida en Manhattan o "La leyenda del indomable", que también me pidieron que viera. Son personajes solitarios, sin embargo desprovistos de resentimiento, nunca hostiles hacia los demás. Simplemente son rechazados, marginados. Lo único con lo que tienen que lidiar son con los elementos mismos, lo que está más allá de su control. En general, me inspiran más las actrices que los actores. No tienen la misma conexión con la vulnerabilidad, las mujeres aceptan la suya más fácilmente que los hombres, aunque tanto Lucas como Léo son bastante vulnerables. Pero los hace fuertes a los dos.


P: Antes de "Sauvage", en el que usted juega el papel principal, usted había participado en "120 pulsaciones por minuto", una película basada en los valores colectivos.

R: Cuando hicimos "120 revoluciones por minuto" no sabía lo que significaba actuar o crear un personaje. Robin Campillo me contrató porque cuando nos conocimos, la persona que me correspondía era la esencia del personaje que tenía en mente. Interpreté a un activista absoluto, no sabíamos nada sobre sus sentimientos o su vida personal. Mientras que con "Sauvage", fue un estudio del personaje genuino. Soy muy diferente de Léo, por ejemplo hago bromas cada cinco minutos, pero lo amo mucho de todos modos.


P: Después de un rodaje tan intenso, ¿sentiste que habías dado un gran paso adelante como actor?

R: Cuando experimentas emociones tan fuertes en un rodaje, naturalmente piensas que no siempre encontrarás personajes tan fascinantes. Porque me apasiona mucho Léo, es un bicho raro, un parásito. Recuerdo las últimas horas del rodaje, fue realmente conmovedor porque, por supuesto, era consciente de lo que habíamos logrado. Ese rodaje me enseñó mucho sobre la relación que construyes con un personaje, y un director. Camille es un director muy exigente, sabe exactamente lo que quiere, a veces fue tan lejos como para decirme cómo pronunciar algunas palabras. Así que cuando trabajas con alguien así, te unes para hacer progresos. También sentí mucha gratitud, cuando me di cuenta de que mi cuerpo podía ser usado para dar vida a un cuerpo abandonado por el mundo, como el de Léo. Desde el final del rodaje hasta hoy, he sentido como si estuviera dando un salto hacia lo desconocido, con un fantasma detrás de mí. Me llevó de dos a tres meses dejar ir a Léo, o más bien que él me dejara ir.


La crítica ha dicho
"Alta intensidad a flor de piel" - Fotogramas

"Sauvage Abrasa" - Le Monde

"Sauvage brilla por su extrema dulzura" - Les inrockuptibles

"Desgarradora, La película consigue una especie de elegancia en los momentos de dulzura y quietud" - Vanity Fair

"Sauvage es hermosa" - Premire

"El debut de Camille Vidal-Naquet es directo, impresionante y salvaje. Un poderoso retrato sobre un prostituto gay" - Variety

"Sauvage es conmovedora" - Le Figaro

"Un retrato inmersivo, franco y envolvente, reforzado de forma impresionante por la actuación imponente de Félix Maritaud" - Screendaily