Cinemanía > Películas > Abominable > Comentario
Destacado: Angelina Jolie protagoniza 'Maléfica: Maestra del Mal'
Abominable cartel reducido AbominableDirigida por Jill Culton, Todd Wilderman
¿Qué te parece la película?

DreamWorks Animation y Pearl Studio coproducen ABOMINABLE. La primera gran producción de animación del estudio con protagonista femenina dirigida por una mujer, está escrita y dirigida por JILL CULTON (Colegas en el bosque, Monstruos, S.A., Toy Story 2) y producida por SUZANNE BUIRGY, p.g.a. (Kung Fu Panda 2, Home: Hogar dulce hogar). PEILIN CHOU (Kung Fu Panda 3, Mulan) produce la cinta bajo el estandarte de Pearl Studio. Esta épica aventura en 3D cuenta con TIM JOHNSON (Vecinos invasores, Home: Hogar dulce hogar, Antz (Hormigaz)), FRANK ZHU (Checked In, Lotus Code) y LI RUIGANG (Kung Fu Panda 3, La conquista de la Montaña del Tigre) como productores ejecutivos y está codirigida por TODD WILDERMAN (Trolls, Los Croods. Una aventura prehistórica) y coproducida por REBECCA HUNTLEY (Home: Hogar dulce hogar, Cómo entrenar a tu dragón 2).

Culton lidera a un veterano equipo tras las cámaras de talentos profesionales y creativos de DreamWorks Animation, como el jefe de diseño gráfico ROBERT CRAWFORD (la saga Cómo entrenar a tu dragón, El origen de los guardianes), el diseñador de producción MAXWELL BOAS (Shrek, felices para siempre, Kung Fu Panda 3), el director artístico PAUL DUNCAN (Los Croods. Una aventura prehistórica, Shrek, felices para siempre), el supervisor de efectos visuales MARK EDWARDS (Carlitos y Snoopy: La película de Peanuts, Los Croods. Una aventura prehistórica), la montadora PAM ZIEGENHAGEN (Colegas en el bosque, Gru, mi villano favorito), el director narrativo ENNIO TORRESAN (El bebé jefazo, Turbo), el supervisor de diseño final DAVID PATRICK VALERA (Cómo entrenar a tu dragón, El gato con botas), el responsable de animación de personajes JOHN HILL (Trolls, El gato con botas), el supervisor de efectos de personajes DAMON RIESBERG (Trolls, Megamind), el supervisor de modelado JEFFREY HAYES (Home: Hogar dulce hogar, Shrek), la supervisora de superficies ELIZABETH CONNORS, el responsable de efectos JEFF BUDSBERG (Los Croods. Una aventura prehistórica, Shrek, felices para siempre), la supervisora de animación técnica de personajes SANDY KAO (Cómo entrenar a tu dragón, Shrek, felices para siempre), el responsable de iluminación MICHAEL NECCI (Kung Fu Panda 2, Bee Movie), la directora técnica de supervisión JENNIFER PAN, la supervisora digital MUNIRA TAYABJI (Home: hogar dulce hogar, Kung Fu Panda), el supervisor estereoscópico GAREN CALAC (Kung Fu Panda 3, Capitán Calzoncillos, su primer peliculón) y el compositor RUPERT GREGSON-WILLIAMS (Wonder Woman, Aquaman).


Abre tu corazón. El comienzo del proyecto
El recorrido profesional de la guionista/directora de ABOMINABLE, Jill Culton, ha sido largo y lleno de vericuetos hasta desembarcar en DreamWorks Animation. Tras licenciarse en el Instituto de las Artes de California, se curtió como animadora y artista de storyboards en Pixar, donde colaboró en Toy Story, Toy Story 2 y Bichos antes de ayudar a crear la historia de Monstruos, S.A. Además, pasó varios años trabajando en Sony Animation, donde dirigió su primer largometraje de animación, Colegas en el bosque. Culton se había reunido con DreamWorks en diferentes ocasiones para discutir distintos proyectos, pero cuando vio una de las primeras proyecciones de Cómo entrenar a tu dragón quedó tan impactada que, en ese momento, todo encajó y decidió unirse al estudio.

Oriental DreamWorks, la compañía que más tarde se convertiría en Pearl Studio, presentó junto con DreamWorks Animation la idea de Culton para una película sobre un yeti, para la que se inspiró en su pueblo natal: una pequeña población enclavada en los bosques del estado de Marin, en el norte de California. Allí, rodeada de majestuosas secuoyas, comenzó a imaginar la épica historia de una adolescente que se encuentra en una encrucijada inimaginable.

"Cuando tienes que partir de cero, tiendes a llenar ese espacio con lo que conoces y lo que amas", asegura Culton. Y resultó que su mayor inspiración era de dimensiones gigantescas. "Toda mi vida he tenido perros enormes, de más de 40 kg. Son como mis hijos; he tenido sobre todo sabuesos, y son animales muy desaliñados, babosos y desternillantes. Me veía muy reflejada en la relación que Yi entabla con el yeti, y eso me llevó a dibujar los primeros bocetos de los dos juntos. Al principio, quería que fuera enorme, como los perros que siempre he tenido. Además, volqué en el proyecto todo mi amor por la naturaleza, así como mis experiencias de acampada y viajes. A mi padre le encantaban las actividades al aire libre, y eso fue un factor clave para mi experiencia creciendo en familia".

El enorme contraste en tamaño entre el yeti, Everest, y Yi, está inspirado en un recuerdo muy específico de la infancia de Culton. "Cuando tenía cinco o seis años, mis vecinos tenían un gran danés gigante que debía de pesar 90 kilos", nos cuenta. "Me asustaba un poco, pero a la vez me intrigaba; pesaba más del doble que yo. Un día, mi amiga Nancy y yo estábamos corriendo por la casa, y el perro empezó a perseguirnos. Salté escaleras abajo para esquivarlo y me caí. Ese perrazo me inmovilizó en el suelo y se puso a jadearme en la cara, mirándome fijamente: yo estaba aterrorizada y maravillada al mismo tiempo. Desde entonces, solo he tenido perros grandes. Son una presencia enorme y fascinante en mi mundo".

Culton siempre ha sido una apasionada de la emoción que una banda sonora puede imprimir a una película, un amor que ha sabido plasmar en el mundo de la animación. Sabía que la música debía tener un papel primordial en ABOMINABLE. Yi es violinista y, a menudo, usa la música para expresar los sentimientos que no es capaz de verbalizar, y Everest posee una naturaleza mágica con tintes musicales. "Quería que Yi y Everest viajaran por el mundo a todos esos lugares maravillosos más allá de una gran ciudad; esa narrativa conectaba conmigo", nos explica Culton. "Toco la guitarra y el piano, y siento auténtica pasión por la música".

Pero, ¿el violín? Se trataba de un instrumento absolutamente nuevo para ella. Nos cuenta, riéndose: "Todos los primeros bocetos de Yi, en los que no sostiene el violín correctamente, fueron de los primeros en general que hice. La representé haciendo de todo, desde montando a caballito sobre Everest hasta de pie en lo alto de un tejado. La dibujé mucho con un violín, con todas esas luces brillantes y los edificios de cristal de la ciudad mientras tocaba. Me parecía una imagen muy potente y romántica a la vez".

"Empecé a preguntarme si el violín podría guardar alguna relación con el propio Everest". Culton prosigue: "Quería que hubiera un poco de magia, y pensé que lo místico puede evocar cierto murmullo musical. Sabía que Everest y Yi podían conectar de ese modo. De pequeña, mis películas favoritas de Disney eran las que menos diálogos tenían. Estaba decidida a que el yeti no hablara y que se comunicara con ella más bien como un perro, de un modo más intuitivo".

A la productora Suzanne Buirgy le pareció buena idea. Lo que el público y la propia Yi acaban descubriendo es que el pelo del yeti y el violín de la protagonista conectan de una forma mágica, casi mística. "La idea es que los niños que vean la película piensen: “Puede que yo no tenga una conexión mágica con un yeti, pero tengo esa magia en mí. Puedo hacer que ocurran cosas”", dice Buirgy. "Así es como Yi es capaz de salvar a su amigo: con el poder de la creatividad".

Culton también quería que la historia explorase los temas del amor profundo y la pérdida de un modo honesto y directo. Al comienzo de la historia, el padre de Yi ha muerto y Everest se ha perdido; lo han separado de su familia y es incapaz de encontrar el camino de vuelta a casa. En la propia vida de Culton, los recuerdos más potentes están acompañados de los más dolorosos, y sabía que para hacer que el público conectase con Yi, tenía que afrontar ese dolor de forma directa, sin esquivarlo. "Uno de los puntos emotivos de la película es que el violín de Yi pertenecía a su padre, que acaba de fallecer", explica Culton. "Aunque no he sufrido una muerte así en mi propia familia, cuando era adolescente, mi padre se fue de casa. Mis padres se divorciaron y fue una experiencia devastadora. Puedo entender a Yi en ese sentido..., especialmente respecto a la desconexión que siente con su familia. Cuando te toca vivir de crío un divorcio difícil y tus padres quieren sentarse contigo a hablarlo, lo que te sale es negarte rotundamente. No quieres hablarlo en absoluto. Ni tú ni nadie. Esa realidad de una adolescente viviendo algo devastador que supone un gran cambio en la familia es muy real y personal para mí".

Según iba escribiendo, fue surgiendo la historia de una adolescente de 16 años que acababa de perder a su padre y que había perdido la conexión con su madre y su abuela, que a su vez trataban de hacer que Yi se abriese y volviese al seno familiar. La cineasta quería que Yi fuese enérgica e independiente, que se alejase diametralmente del prototipo de princesita y que no estuviese dispuesta a mostrar lo mucho que estaba sufriendo. "Yo era totalmente así de joven", desvela Culton. "Yi siente que no necesita a nadie".

Nuestra heroína descubre a Everest en la azotea de su casa en un momento crítico de su vida, cuando está empezando a aceptar que necesita reconectar con los demás. Como Everest está a miles de kilómetros de su propia casa en el Himalaya y necesita su ayuda desesperadamente, Yi aprende a abrir su corazón y decide llevarlo al lugar del que nunca debió irse. "Yi conoce a Everest en la azotea; resulta que lo despierta cuando se pone a tocar el violín", dice Buirgy. "Jill tenía desde hacía tiempo esa imagen mental de Yi en la azotea, con las luces de la ciudad extendiéndose a su alrededor".

Cuando Culton comenzó la historia, tenía pensado que Everest y Yi viajasen solos, pero, a medida que la cosa fue evolucionando con los años, se añadieron nuevos personajes. En 2015, la cineasta aparcó temporalmente su trabajo en ABOMINABLE para centrarse en otros proyectos. En este lapso, el productor ejecutivo y padrino de ABOMINABLE Tim Johnson, así como el viejo colaborador y camarada Todd Wilderman, que acabó codirigiendo la cinta, contribuyeron con arcos narrativos totalmente respetuosos con la visión de Culton.

"Cuando volví a la acción [en 2017], empecé a enfocarlo no solo como una aventura de Everest y Yi en solitario, tipo E.T. el extraterrestre, sino más como una historia coral tipo Cuenta conmigo, con un grupo de chavales que deben aprender a vérselas consigo mismos y a afrontar dificultades a lo largo de su viaje. En todo caso, Everest es el elemento que cambia sus vidas".

Pese a que Yi se va dando cuenta muy poco a poco de que ella es la principal persona que puede ayudar al yeti, su instinto de protección frente a él sí es inmediato. Mientras Yi conduce a Everest de vuelta a casa, él también le hace comprender a ella cómo regresar a su hogar. Esta verdad emocional es crucial para los cineastas. "Antes concebía la historia como un gran rompecabezas", dice Culton. "Ahora la veo más bien como una de esas estructuras de cartas en las que, si quitas uno de los pilares clave, todo se viene abajo. Cuando me siento a planificar un guion, ahora pienso en las cartas físicas, que representan el viaje, e interpongo obstáculos físicos. Si las cartas son demasiado fáciles, el público se aburrirá. Es imprescindible tener giros y vueltas de tuerca".

Reflexiona un instante. "Pero luego están las cartas emocionales, las que nos dicen por qué el personaje es de ese modo..., las que se muestran al principio. Yi es una adolescente testaruda distanciada de su familia; las cartas emocionales exponen por qué es así. Hay que analizar esos aspectos, o se pierde el hilo conductor. La trama es el hilo conductor, pero el viaje emocional también. Si desvelas todo demasiado pronto, no tienes adónde ir. Nosotros vamos desvelando fragmentos de la historia de Yi a lo largo de toda la película. Si te enteras de que un desconocido está pasando una mala racha, lo sientes por él. Pero si se trata de alguien a quien de verdad conoces, empatizas y lo sientes más. Por eso es importante guardar hallazgos emocionales para otros momentos de la película, cuando ya conocemos a los personajes. Esas grandes revelaciones nos permiten preocuparnos por ellos y sentir empatía".

También era importante para Culton que el público no viese el monte Everest, el hogar de nuestro yeti, hasta que llegase acompañado de Yi y los demás. Así, vivimos esa experiencia por primera vez al mismo tiempo que la protagonista. "Hay que ganarse el asombro al final de la película", dice Culton. "El espectador quiere embarcarse con ellos en ese viaje al Himalaya. Cuando por fin llegamos, se abre el plano y vemos la belleza del lugar, queríamos que el público se quedase sin palabras y sintiese que estaban deseando vivir ese momento, como Yi y sus amigos".


Trío de reinas. Buirgy y Chou se unen a Culton
Para hacer realidad el proyecto de ABOMINABLE, Culton dio con dos grandes profesionales que supieron compartir su visión: Suzanne Buirgy, la ya veterana jefa de producción de DreamWorks Animation, y Peilin Chou, directora creativa de Pearl Studio y clara inspiración para el personaje de Yi. Haciendo historia como el primer trío de mujeres cineastas en llevar una película de animación de un estudio importante a la gran pantalla, las colaboradoras no quisieron tomarse a la ligera semejante logro.

Buirgy comenzó su carrera profesional como intérprete en el teatro, además de componer canciones desde los 10 años, y vivió su primera gira con Pirates of Penzance gracias al Festival de Shakespeare de Nueva York. Tocando en grupos para ganarse la vida, Buirgy consiguió su primer trabajo en la industria del cine como ayudante en la empresa de efectos visuales Digital Domain, en la que ascendió gracias a la ayuda de su mentora, la ya fallecida Nancy Bernstein (El origen de los guardianes), antigua jefa de producción de DreamWorks Animation.

Cuando Bernstein dejó Digital Domain por DreamWorks, en 2015, la jefa de producción llamó a Buirgy para que trabajase con ella en el campos de Glendale, California. Dispuesta a decir adiós a su vida de gira como música, Buirgy quería fundar una familia con su esposa en Los Ángeles. "Recuerdo sentir claramente la energía creativa del campus de DreamWorks", apunta. "Pensé: “Todo lo que ponga sobre la mesa aquí puede acabar siendo un elemento de juego”".

Buirgy se unió a la entonces ejecutiva de producción Jill Hopper (ahora jefa de producciones globales de DreamWorks) hace más de 14 años en ese campus. En ese momento, según Buirgy, estaba "a cargo de cuidar y alimentar a los artistas; adónde iban, asignarlos a las películas adecuadas, escuchar lo que tuviesen que decir y lo que querían... De todo aquello, aprendí muchísimo sobre el proceso de trabajo de la animación".

Con los años, estas experiencias hicieron ascender a Buirgy hasta convertirse en productora de la película del director Tim Johnson Home: Hogar dulce hogar para DreamWorks Animation, lo que. a su vez, llevó a este a pedirle que ejerciera de productora ejecutiva en ABOMINABLE. "Mi carrera ha ido construyéndose de un modo muy particular, pero que funciona bien en DreamWorks", dice. Del mismo modo, Buirgy y Culton comparten otro mentor. "Bill Damaschke tenía un papel creativo, por aquel entonces; cuando veía que nos acomodábamos a algo, nos cambiaba a otra cosa. Así mantenía fresca nuestra creatividad".

Esa política de constante cambio permitió a Buirgy estudiar todas las facetas del proceso de animación. "Trabajé en la preproducción de Cómo entrenar a tu dragón como productora asociada, facilitando la planificación y todo lo relacionado con presupuestos", dice. De ahí pasé a Kung Fu Panda 2 como coproductora. Fue una gran experiencia de entrenamiento para saber cómo manejar presupuestos y planificaciones en este mundo creativo. Ejercí de productora en Home: Hogar dulce hogar, donde tuve participación en el plano creativo, así como en el musical, con Rihanna y Jennifer Lopez. Eso me preparó para el papel de productora creativa en esta película".

Hablando de su experiencia produciendo a Culton, Buirgy dice: "Siempre he sentido que mi trabajo era guiar y ejecutar la visión de los cineastas. En este caso, quería hacer que ABOMINABLE fuese lo mejor posible. Me he asegurado de que Jill se mantuviese fiel a su visión, pero forzando un poco los límites para que asumiese cierta información como propia. Dice mucho de Jill que hayamos podido plasmar su potente visión en pantalla, y que sea una película tan bonita".

Buirgy también valora positivamente que la directora siempre haya sido resuelta, sin perderse en detalles rebuscados. "Jill se ha mostrado absolutamente dedicada a cambiar a lo largo del proceso. En animación, no se empieza con un guion, sino con una idea. En su caso, tenía una idea para la película, y han pasado muchas cosas que se han ido agregando al trabajo a lo largo de los años. Me alegro mucho de que haya podido volver y completar su visión".

Ese afán de protección que Buirgy ha mostrado por el proyecto es algo muy valorado por su creadora. "Suzanne ha sabido guiar todos los cambios de la película, especialmente con la incorporación de nuevas voces", explica Culton. "Aprecio mucho su capacidad de proteger la esencia de esta película. Verdaderamente le encantó desde el principio, y eso es algo que se nota. Para los cineastas, es importante que tus socios productores no solo estén de acuerdo con el proyecto, sino que realmente les apasione y lo entiendan, para que quieran protegerlo a toda costa. Eso es insuperable".

Con la evolución de Oriental DreamWorks, que comenzó como una asociación conjunta de DreamWorks Animation y China, y que en los últimos años se ha separado de su compañía matriz para convertirse en una productora multimedia independiente llamada Pearl Studio, ABOMINABLE pasó de ser una propiedad auxiliar a una coproducción entre las dos firmas. Buirgy admira que Pearl cuente con "una forma tan única de ver las cosas" y que "haya podido aportar tanta perspectiva de China, ofreciendo un apoyo único e indispensable de colaboración creativa al ADN de la trama de ABOMINABLE, que se desarrolla en parte en uno de los países más grandes del mundo y lo muestra de un modo artístico".

A su vez, la exejecutiva de Disney, Nickelodeon y Oriental DreamWorks Peilin Chou, que ahora ejerce de directora creativa de Pearl Studio, fue fundamental para el regreso de Culton en 2017 al proyecto. "Peilin ha sido una socia maravillosa para nosotras", dice Buirgy. "No solo nos ha mantenido en la buena senda, sino que ha trabajado con el equipo artístico de Pearl para conferir autenticidad a la película".

La misión de Pearl Studio es hacer películas familiares globales con un gran atractivo en China, y Chou (clave en la completa adaptación de Kung Fu Panda al mandarín) tenía claro que ABOMINABLE era un proyecto perfecto para esa misión. Le encantaba que la aventura estuviera ambientada en la China moderna y representase a los adolescentes chinos actuales. "Una gran historia es una gran historia, independientemente de dónde vivas, y esta película tiene un maravilloso atractivo universal, y puede funcionar en cualquier lugar del mundo", dice Chou. "Todo el mundo puede sentirse identificado con la búsqueda del hogar y la importancia de la familia, y creo que estos temas serán de especial relevancia para el público chino. Nunca hemos visto un estreno de animación importante como este. Además, creemos que esta película animará a contar historias más multiculturales".

Chou siente un gran respeto por la habilidad de Culton para acallar el ruido de todo lo superficial y centrarse de manera efectiva en lo que ella quiere contar. "Es una dinámica muy poco habitual y no es nada corriente que un director sea capaz de escuchar todo lo que la gente quiere aportar, pero sea capaz de mantener la serenidad mental suficiente para acabar haciendo algo aún mejor que todas esas conversaciones", nos cuenta Chou. "Su capacidad de apertura y colaboración es única, y la película de ha beneficiado de ello enormemente. También ha sido maravilloso ser testigo de su asociación con Suzanne y de ese diálogo que han mantenido tan sencillo y abierto; existe un enorme respeto mutuo".

Chou opina también que esta película es, en muchos sentidos, el destino de Culton. "Jill gozaba de una posición única para contar esta historia tan personal para ella, y siempre ha creído que estaba predestinada a dirigir este proyecto", dice. "Ha invertido una enorme intensidad, e, incluso en los cambios de liderazgo, y durante el lapso en el que dejó el proyecto en reposo para dedicarse a otras películas, seguía teniendo muy presente ABOMINABLE. Nunca lo abandonamos, y ella tampoco a nosotras. Es una persona que emana misticismo. Sabía en lo más hondo de su ser que acabaría llevando esta película a la gran pantalla. ¡Y no se equivocaba! Jill nunca se rindió, y al final su sueño se ha hecho realidad. Es como Everest; nos ha mostrado a todos el camino a casa".

También hay que decir que nadie del equipo de producción de ABOMINABLE se siente más cercano al arco de la heroína que Chou, que confiesa que si hubiera visto a un personaje como Yi en el cine cuando era pequeña, le habría marcado muchísimo. "Hubiera significado mucho para mí", dice Chou. "Echando la vista atrás, ahora me doy cuenta de que mucha gente ha experimentado esa sensación de aislamiento mientras crecía. Pero, pese a todo, todos ahora estamos conectados por esa experiencia que, entonces, nos parecía que solo vivíamos nosotros. Cuando te sientes un poco ajena a todo durante la infancia o adolescencia, es como si tuvieras que cambiar algo de ti para encajar. Mi hermana y yo nos decolorábamos el pelo; intentábamos esconder todo lo que nos definía como asiáticas. A mí me daba vergüenza llevar al colegio las comidas que me preparaba mi madre. Intentas esconder quién eres porque crees que tus rasgos característicos son inaceptables y que hay que ocultarlos, porque la sociedad en general nunca los validará.
Si hubiese visto una película con una heroína como Yi, habría pensado: “¡Qué pasada! ¡Es como yo! ¡Me encanta!”. Me parece maravilloso que exista ese personaje. Con 10 años, me hubiera hecho verme de un modo muy distinto"
.

Las fuerzas creativas más recientes de ABOMINABLE han sido MARGIE COHN, presidenta de DreamWorks Animation, que ascendió al cargo a principios de año, tras años de hacer crecer el emporio televisivo del estudio, y KRISTIN LOWE, recientemente nombrada directora creativa del estudio, que llega procedente de Universal, donde ejercía de vicepresidenta. "Margie tiene muchísima experiencia tanto en televisión como en cine", nos cuenta Culton. "Tiene una visión única del trabajo que realizamos. Y Kristin es una fan acérrima de lo que hacemos. Hace tiempo que tengo la certeza de que su calmada seguridad y su capacidad de saber mirar con perspectiva han hecho que nuestra película sea mejor. Meterse en el rol que le correspondía fue de lo más natural para ella; ha sido una verdadera socia durante todo el proceso".

Para Cohn, trabajar con Culton y su equipo ha resultado ser todo un plus de su nuevo cargo. "Ha sido muy emocionante descubrir este equipo liderado por mujeres formidables trabajando en una visión tan novedosa", dice Cohn. "ABOMINABLE es una película muy personal para Jill y el equipo técnico que ha reunido. Los chavales protagonistas, con sus relaciones y acciones, adquieren una dimensión muy auténtica, y eso hace que la película llegue al corazón. Además de contar con una fabulosa animación de la mano de artistas de gran talento de DreamWorks, se trata de una película ambiciosa, visualmente impactante y emotiva".


Compañeros de fatigas (Todd Wilderman y Tim Johnson, codirector y productor ejecutivo)
Como copiloto de Culton en esta aventura encontramos al codirector de ABOMINABLE, Todd Wilderman, a quien esta conocía desde hace más de dos décadas. "Durante muchos años, nos hemos ido cruzando alternativamente en distintos estudios", nos cuenta Culton. "Todd era responsable de animación cuando dirigí Colegas en el bosque, y también colaboramos en una pequeña película titulada Los gatos no bailan. No solo somos muy buenos amigos, sino que también hemos mantenido muchas conversaciones sobre su ambición de dar con la oportunidad adecuada para dirigir. Para Todd, poder codirigir conmigo en esta película es fantástico. Visualizo todo este camino recorrido hasta hoy como si hubiera comenzado en el Instituto de las Artes de California, donde también estudiaba él, un par de cursos por debajo de mí. Es muy emocionante poder trabajar en equipo en algo así".

Wilderman se involucró en todas las áreas, desde las sesiones de tormenta de ideas para la gran historia, hasta los detalles más pequeños. "Hemos hecho esta película codo con codo, como camaradas inseparables", asegura Culton. "La idea original fue mía y la plasmé en el guion, pero Todd ha sido la persona con la que, durante todo el proceso, he ido intercambiando ideas, con quien se me han ocurrido golpes de humor en mitad de la noche, cuando estábamos agotados y con la risa floja. Todd es un animador y un artista de storyboards fabuloso, y se ha ocupado de proyectos que no habríamos podido afrontar con otras personas. Hemos hecho juntos pruebas de animación y ejercido de sistema de comprobación y balance para pillar lo que a otros se les hubiera podido pasar por alto".

Wilderman, que trabajó durante casi 15 años en Sony Animation y se unió a DreamWorks Animation en 2011, disfrutó mucho de trabajar en equipo con Culton. "Jill y yo formamos un equipo estupendo y nos desafiamos de muchas formas distintas para resolver problemas", dice. "Es maravilloso contar con una segunda persona con la que contrastarlo todo constantemente. La carga de trabajo ha sido enorme, y hemos tenido que tomar decisiones sin mucho tiempo. No apostábamos por el “divide y vencerás”; nosotros lo afrontábamos todo juntos".

Buirgy sabe reconocer la serena fuerza de la colaboración Culton-Wilderman. "Los dos tienen un talento alucinante", asegura la productora. "Todd es un artista brillante, y un ser humano excepcionalmente estable. Está muy presente y fue capaz de convertirse en un socio inestimable para Jill, ayudándola continuamente a visualizar lo que ella tratara de hacer. Jill tenía muy clara la historia que quería contar, y no se desvió de eso ni un ápice. Eso es todo un don cuando hay ruido de por medio. Lo bonito de Jill es que fue capaz de interiorizar todo lo que se le aportaba desde fuera y transformarlo en propio..., haciendo que encajase en la visión que tenía en mente. Siento un gran respeto por ambos".

Del mismo modo, el productor ejecutivo Tim Johnson demostró ser un socio valiosísimo a medida que la producción fue avanzando con los años. "Tim y yo trabajamos juntos en Home: Hogar dulce hogar junto con Todd, y ha formado parte de esta película durante un tiempo", dice Buirgy. "Creo que ha habido diferentes personas que han ejercido de ángeles de la guarda de ABOMINABLE en distintas etapas. Tim aportó otros personajes que enriquecieron enormemente la narrativa, y ha supuesto una aportación increíble al proyecto. Es un narrador asombrosamente exacto, y quisimos contar con él para añadir personajes clave con Todd y expandir la faceta mágica. Los personajes fueron evolucionando, pero, en última instancia, la historia era la de Jill. Cuando regresó al proyecto, integró esos personajes en su narrativa. Eso hizo que la historia cobrara magnitud y ganase enteros. Es una directora que ha demostrado tener multitud de recursos para transformar su pasión y su visión en esta película".

Johnson se sintió inspirado por el cruce de culturas presente en la narrativa de ABOMINABLE. "La película es una interesante combinación de narrativa occidental y asiática", explica Johnson. "Creamos una historia sobre un yeti mágico con un grupo de chavales que viven una aventura, y queríamos asegurarnos de que el público quisiera vivirla junto a los personajes. La película ofrece el atractivo de una cultura ancestral, prehumana... y la idea de que la especie de Everest cuenta con una inteligencia primitiva distinta a la nuestra. Nos atraía la idea de que los yetis mantuvieran una conexión más cercana con la naturaleza, que tuviesen una esencia chamánica mágica y que Everest conociese bien su corazón y el de los demás".

Para Johnson, ABOMINABLE también explora la sabiduría de aquellos animales que hacen compañía a los humanos, un aspecto que el equipo quería magnificar y amplificar. No cabe duda de que la película destaca en esta clase de imaginario y narrativa, y eso es lo que le otorga un lugar en el canon del estudio. "DreamWorks es un estudio que innova con sus creaciones", afirma Johnson. "Madagascar es visualmente distinta a Antz (Hormigaz), que, a su vez, es diferente a Cómo entrenar a tu dragón. Visualmente, ABOMINABLE encaja a la perfección en la clasificación de película de DreamWorks que genera su propio mundo, estéticamente hablando, y que posee una irresistible lógica mágica".


Diseño y evolución de los personajes
A la hora de diseñar y crear un personaje, Culton se toma su oficio con total seriedad. Esta pasión y ética del trabajo tienen su origen en su primera producción, Toy Story, en la que trabajó cuando era una veinteañera. "Unos cuantos alumnos del Instituto de las Artes de California nos mudamos al norte del estado", relata Culton. "Aquella fue la primera película animada hecha por ordenador, y Pixar quería 12 animadores para empezar el mismo día; yo fui una de ellos. Tuvimos que aprender UNIX, y al llegar cada día descubríamos que el software no funcionaba o había evolucionado. Esa realidad diaria fue durísima, y ninguno de nosotros sabíamos por aquel entonces que las imágenes generadas por ordenador eran el futuro".

La pasión de la cineasta por las narraciones originales llevó a la creación de Jessie, de Toy Story 2, uno de los personajes más queridos por ese estudio. Todo el trabajo duro mereció la pena, no solo en el ámbito creativo, también en el humano. "Nunca olvidaré que, tras el estreno de la película, llegaron cartas al estudio que poníamos en las paredes", continúa. "Decían: 'Mi hijo superó un cáncer porque se creía que era Buzz Lightyear y que podía ir hasta el infinito y más allá'. Fue entonces cuando me di cuenta del poder del cine. Entregamos nuestras vidas a hacer estas películas, y supe que no quería estar nunca en una que fuera solo un mero espectáculo. Tienen que significar algo".

Esta disciplina y afecto por el arte de la animación no les pasó desapercibido a los actores del film. "Me he dado cuenta de que los grandes animadores son unos extraordinarios observadores del comportamiento", afirma Sarah Paulson. "Un gesto, una mirada o la forma de andar pueden animarse y transformarse en algo que el público reconoce como chocantemente humano. Le pregunté a uno de los animadores si miraba a la gente todo el tiempo. No solo a los personajes que anima, sino a la gente en general, para captar un sentido del movimiento y cómo los pequeños gestos comunican una historia. Los animadores deben ser observadores maravillosos, cosa que no es muy diferente de una gran interpretación, cuando la hace alguien que observa la conducta humana y la refleja. Cuando se hace de forma efectiva, nos emocionamos por un detalle que un familiar, un amigo o nosotros mismos podríamos hacer".

Yi
Durante la producción, Yi pasó de ser una niña más pequeña a una más mayor. Aunque gran parte de su carácter ha permanecido intacto, para los cineastas ha sido como verla crecer hasta convertirse en una joven de 16 años. Una de las razones fue que, para que pudiera hacer algunos trabajos y ganar dinero por sí misma en una gran ciudad china, necesitaba tener esa edad.

Al comienzo del proceso, el equipo envió los diseños a Pearl Studio en busca de valoraciones para que Yi pareciera una auténtica adolescente independiente en la China actual. "Para mí, ABOMINABLE está situada en otro nivel porque, obviamente, trata de una chica china y transcurre en China, pero no solo por eso", afirma Chou. "Es una aventura sorprendente y una historia maravillosa sobre ella y un Yeti. Resulta que Yi es china y que viajan a través de ese país. Es, simplemente, un relato orgánico y genial".

Hacer que Yi fuera local y universal al mismo tiempo fue clave. "Estos personajes resultan muy auténticos en cuanto a su nacionalidad, pero también son arquetípicos, así que cualquier chaval se puede identificar con ellos", dice Culton. "Esa es una línea muy fina que trazar cuando estás diseñando personajes. Queríamos ambas características. Incluso para el peinado de Yi contamos con dibujantes que habían estudiado en China, y les pedimos que dieran con peinados chulos para ella. Dieron con la media melena, que fue un hallazgo inesperado".

Para Culton era importante que la ropa de su heroína fuera divertida y alegre, no algo típico de chica. Con todo, los accesorios fueron lo más difícil de abordar. "Para que Yi pudiera llevarse el violín de viaje, la mochila cobró mucha importancia", observa Culton. "En una producción creada por ordenador, es un reto que tu personaje principal tenga que llevar algo así todo el tiempo, sacando el violín de la mochila y poniéndosela y quitándosela". Resulta que la necesidad creativa es la madre de la inventiva. "Nos preguntamos: '¿Y si pudieras ponerte la mochila en la cabeza y convertirla en la cara de Everest?'. Peng se la pone en la cabeza y así juegan a los monstruos juntos. Tiene unos botones a modo de ojos y nariz, y una careta que es como la de Everest".

Everest
Con su denso y ondulante pelaje blanco, Everest fue, sin duda, el personaje más difícil de crear. "Lo normal habría sido que este Yeti pudiera hablar, quizá cantar y ser antropomorfo, para que pudiéramos identificarnos con él", comenta Culton. "Pero yo no quería nada de todo eso. Queríamos que Everest caminara sobre cuatro patas, y sobre dos cuando lo necesitara".

Que esta mítica y mágica criatura pudiera echar a rodar como una bola cuando quisiera fue idea del diseñador de Everest NICOLAS 'NICO' MARLET, que también trabajó como diseñador en Cómo entrenar a tu dragón y Kung Fu Panda, y fue diseñador jefe de Yi. Marlet se inspiró en su manada de adorables cachorros. "Nico es un buen amigo mío desde hace décadas", informa Culton. "Tiene tres perritos peludos, mezcla de shih tzu y maltés. Juro que la fuente de inspiración para Everest fue su fascinación por ellos". Lo que hizo Nico fue agigantarlos.

"Puedes reconocerlos en el pelo que cae sobre la cara de Everest", continúa Culton. "Evolucionó desde un personaje con un lado más duro y monstruoso a uno más adorable y encantador. Fue una evolución acorde con la historia, según nos dábamos cuenta de que Everest es una cría. Se convirtió en una criatura más accesible".

Los actores apreciaron la meticulosa atención puesta en él, y que el Yeti muestre una naturaleza dual en cada fotograma de la película. "Everest es una gran bola de pelo, y sé que los espectadores van a encontrarlo adorable", dice Albert Tsai. "Al principio asusta un poco, pero luego es el mejor amigo de todos, especialmente para Peng".

De largo, el aspecto más complejo del diseño de Everest, a lo largo de los siete años de desarrollo del film, fue el aspecto de su pelaje blanco tendría junto a la nieve. Con todo, el minucioso cuidado de los detalles mereció cada momento dedicado a la producción. Según explica Buirgy, "todos los elementos que confluyeron para hacer que Everest tuviera el buen aspecto que tiene —incluyendo los diseños iniciales de Nico, a nuestros modeladores, liderados por el responsable de modelado JEFF HAYES, a los creadores de movimientos, a John Hill, responsable de animación de personajes, y a los increíbles supervisores de animación— contribuyen a que el personaje funcione tan maravillosamente bien".

Como Everest es un personaje mudo, se necesitaba que hubiera muchos matices en su interpretación. "Tuvimos que asegurarnos de que todos comprendían el potencial de este personaje y lo mantuvieran vivo, aunque no tenga mucho diálogo", dice Wilderman. "Es más '¿Cómo reacciona a esta frase? o ¿Tiene curiosidad por otra cosa mientras los demás hablan?' Discutíamos mucho con los artistas sobre esto y lo explorábamos en las secuencias. Así, nos asegurábamos de que algo no era solo una escena suelta, sino que conseguíamos una experiencia que creaba un vínculo".

Aunque los gruñidos no le sentaran bien a su garganta, Joseph Izzo sonríe al reflexionar sobre la adorable bestia. "Miras los pósteres y el diseño y te dan ganas de abrazarlo", dice el actor.

Everest es el único Yeti que vemos durante la mayor parte de la película, hasta un emocionante momento cerca del final de ABOMINABLE, cuando entrevemos a los padres de Everest camuflados en el Himalaya. "Los Yetis nunca se dejan ver", afirma Culton. "Son muy buenos borrando sus huellas y desapareciendo en la nieve..., por eso la gente no sabe que existen".

Estos Yetis, por un momento, están dispuestos a mostrarse a los niños que les traen su cría de vuelta a casa. "Que estén dispuestos a mostrarse vulnerables y dejarse ver por estos niños, solo un momento, es casi el regalo que hacen como agradecimiento", continúa Culton. "Dan un paso atrás y desaparecen, como si nunca hubieran existido. Es un vistazo especial que regalamos a los espectadores y a los chicos. Sentimos que hemos llevado a Everest de vuelta a casa. Mantenemos el secreto y hacemos partícipe al público de ese secreto".


Los efectos visuales
Mark Edwards, el supervisor de efectos visuales de ABOMINABLE, lleva trabajando para DreamWorks Animation durante más de 22 años, la mayoría de los cuales dedicados a la iluminación y los efectos. Ascendido a su puesto actual durante la producción de Kung Fu Panda 3 en 2016, Edwards formó equipo con la mayoría de los departamentos de producción de Jill Culton para contribuir a hacer realidad la visión creativa de la directora.

Desde el modelado, la elaboración de superficies y los efectos de personajes hasta las decisiones acerca de cómo crear los paisajes —por no mencionar simulaciones como la evolución de la magia de Everest y Yi, la iluminación final o las escenas de destrucción como la avalancha en el Himalaya—, la contribución de su departamento se extiende a toda la animación. Respecto a su experiencia durante la producción, Edwards asegura: "Ha sido la película más desafiante en la que he trabajado, pero el equipo era de lo más capaz. Fue muy divertido darles una orientación creativa y dejar que hicieran su mejor trabajo".

Igual que sus compañeros del equipo y los actores, el supervisor de efectos visuales encontró muy educativa su experiencia con Culton y su codirector Todd Wilderman. "Jill y Todd involucraron a nuestro departamento desde el comienzo, para discutir la historia y permitirnos ser parte de los arcos de los personajes, incluyendo los efectos y los diseños de las localizaciones donde Yi y sus amigos van con Everest", continúa Edwards. "Discutíamos acerca de cada escena del guion, de sus ideas para los escenarios y cómo funcionaría la magia en cada secuencia. También sobre cómo desarrollaríamos la magia de Everest a lo largo del film. Se mostraron abiertos a escuchar las mejores ideas de todo el equipo".

Edwards y su equipo también trabajaron codo con codo con el diseñador de producción Max Boas, con quien compartieron ideas de diseño y pensaron cómo armarían los diferentes componentes de cada plano e incorporarían los elementos creados por los departamentos de iluminación y elaboración de superficies. Por último, revisaron la iluminación final y contribuyeron con sus valoraciones finales a la última etapa de la producción.

Para llevar esta complicada labor de la teoría a la práctica, repasemos una escena que ilustra cómo el departamento de efectos visuales encaja con el resto de la producción de ABOMINABLE.

En la secuencia del Buda de Leshan, en la que Yi descubre el amor y la pérdida, la meta de Edwards era crear un retrato embellecido pero realista de esta localización real que se halla al este de la ciudad de Leshan, en la provincia de Sichuan. Esta escena muestra cómo Everest guía a Yi para tocar el violín para su padre, sacar toda la tristeza que ha llevado dentro... y celebrar en nuevo capítulo de su vida que está dando comienzo. Para el departamento de efectos visuales, era clave confeccionar la escena a escala. El responsable de organización de planos Robert Crawford contribuyó a resolver cómo mostrar a los personajes y la magia para que estuvieran integrados en el escenario. "Estudiamos las texturas y el follaje para asegurarnos de que podíamos construirlos, y así reflejar el mundo real", explica Edwards. "Desarrollamos cómo la magia de Everest y Yi crearía el campo de flores que crecen y se abren mientras ella toca".

En colaboración el departamento del responsable de efectos Jeff Budsberg, Edwards y su equipo probaron cómo las flores se abrían mientras la confianza de Yi crece al tocar el violín, la variedad que necesitaban y cómo la magia afectaría a cada elemento de la escena. "Gran parte de la escena está basada en las entradas de la música, que es cuando las flores se abren y lo llenan todo", dice Edwards. "Trabajamos mucho con el ritmo para asegurarnos de que Jill quedara contenta con el resultado. También trabajamos estrechamente con la supervisora de iluminación SONDRA VERLANDER y el supervisor de paisajes digitales DANNY JANEVSKI para saber en qué dirección iban sus departamentos. Es una escena difícil, ya que queríamos que, según Yi deja que sus emociones afloren y por fin llora la muerte de su padre, la escena pasara de ser oscura, sombría y triste a brillante y alegre. Esto supuso trabajar con los departamentos de iluminación, superficies y paisajes digitales para transformar todo desde una paleta inicial de azules y grises a otra soleada".

Premo y MoonRay
La productora Suzanne Buirgy reconoce que nada de todo esto habría sido posible sin la tecnología de animación propiedad de DreamWorks: "Este software es increíble", asegura. "Esta combinación de Premo, que es un sorprendente programa de animación, y MoonRay, que renderiza casi a tiempo real, ha dado a luz maravillosas animaciones que tienen un aspecto fantástico. Era alucinante que pudiéramos contar con luz en las animaciones, cosa que nos permitía valorar las escenas desde el principio, en lugar de tener que esperar más por la iluminación".

El codirector Todd Wilderman quedó sorprendido por lo rápido que los programas permitían al equipo entender cómo iban a quedar las escenas. "Con Premo, el responsable de animación de personajes John Hill y su equipo avanzaron rapidísimo con la animación", cuenta Wilderman. "Hay muchos planos largos y actuaciones complejas en esta película. Antes no podías contar con todo el pelaje cuando estabas animando. Tenías un personaje liso que parecía el muñeco de Michelin. Contar con el pelaje completo de Everest que le daba exactamente el aspecto final que iba a tener en la película mientras todavía estábamos esbozando la animación y probando la interpretación... fue como un sueño. Nos permitió ver las escenas tal cual iban a ser, tomar decisiones con agilidad y dar luz verde a la animación mucho más rápidamente, sabiendo que no iba a ser un salto de fe. Lo que veíamos era lo que iba a renderizarse e iluminarse. De pronto, Everest estaba completamente hecho. Lo mismo con los chicos, tenían todo su pelo y no eran formas geométricas".

Dando vida animada a personajes clave
Everest
A la hora de aportar los efectos visuales para todo lo relacionado con Everest, el viaje del equipo de producción fue un reto y un descubrimiento a partes iguales. "Everest fue muy divertido de concebir, ya que representa tanto un reto técnico como artístico", afirma Edwards. "Comienza la película como una bestia y necesita dar miedo a ratos, a la vez que es un Yeti enorme, mono, tierno, peludo y mullido. Sabíamos que tenía que resultar superatrayente al público y formar un vínculo con él, pero también es técnicamente difícil de animar, incluido su pelaje, que debe sentirse y hacer sombra correctamente". Para perfeccionar esto, los artistas de Edwards trabajaron estrechamente con los equipos de I+D de la película para integrar un nuevo modelo de sombreado de pelo. Así se aseguraban que cada mechón daba la sensación correcta y que había un número ideal de reflejos moviéndose para hacer parecer a Everest, en palabras de Edwards, "bonito, liviano y esponjoso".

Con su esponjosidad propia de un merengue intacta, mostrar la expresividad y la sorpresa de nuestro querido Yeti demostró ser todo un rompecabezas. "Como Sandy Kao, nuestra supervisora de movimientos de personajes podrá atestiguar, hubo muchos desafíos a la hora de construir una cara que, en esencia, se pudiera abrir casi a la mitad", explica Edwards. "Everest tiene una boca gigantesca, y tuvimos que mantener su mandíbula y sus sobresalientes dientes al tiempo que veíamos los labios y no perdíamos volumen en la cara. Todo, sin que dejara de resultar mono y atractivo. Era un problema difícil de resolver".

Ya que gran parte de la animación de Everest depende del espacio negativo que lo rodea, el equipo de efectos visuales tuvo que echar mano de todos los trucos de composición para asegurarse que otros personajes destacaran lo más claramente posible.

El equipo colaboró con el director de arte Paul Duncan y trabajó mucho con los matices del pelaje blanco en contraste con las nubes o la nieve; eso permitió que la producción tuviera una paleta visual que permitiera ver a Everest junto a una miríada de elementos blancos en cada escena. Para conseguir esto, los artistas del equipo de Culton trataron muchísimo la luz y las sombras, introduciendo huecos en las nubes o rocas en la nieve, para asegurarse de que Everest contrastara o se mezclara a la perfección.

"Paul solía decir que crear a Everest era como dibujar un oso polar en una tormenta de nieve", recuerda Wilderman. "Su equipo encontró maneras elegantes, especialmente cuando llegamos al Himalaya, de usar las sombras. Por ejemplo, con Everest contra un lado de la montaña en sombra —con el personaje recibiendo la luz—, ellos usaban el contraste luz-oscuridad para destacar a Everest cuando lo necesitábamos. En otras ocasiones, queríamos que se mimetizara, para ocultarse a plena vista. Mostramos cómo los elementos son la razón de que nadie haya encontrado a un Yeti... Quizá estas criaturas estén ahí fuera realmente, después de todo. Nunca los hemos visto gracias a su camuflaje y su magia, que afecta a la naturaleza".

Aunque fue complejo animar a Everest junto a otros personajes —ya estuvieran en la nieve o en un lugar más cálido—, aún más complejo resultó dar vida al Yeti cuando estaba solo en la pantalla. En una escena clave en la que Everest está rodeado por una nevisca y un fuerte viento, el diseñador de producción usó como referencia una paleta colorida, ligera y aérea, de tonos más pastel. "Además de por su valor estructural, usamos el color para resaltar a Everest en la pantalla", explica Edwards. "Por ejemplo, usábamos naranja sobre morado o rosa sobre azul. Esos momentos eran más complicados que cuando está con los chicos. En las escenas con ellos, es a él a quien tenemos que rebajar un poco el tono para asegurarnos de que los chicos sean el centro de atención".

Yi
Para el supervisor de efectos visuales, uno de los personajes destacados era la propia heroína de la película. "Yi salió excepcionalmente bien", asegura Edwards, "y es sorprendente lo que la animación ha conseguido con las sutilezas de sus expresiones". Como les pasó a otros responsables de departamento, Edwards comprobó que los movimientos más laboriosos de perfeccionar eran los de Yi tocando su violín. "El control del violín y las hermosas interpretaciones fueron una de las cosas más difíciles de conseguir", reconoce. "Recuerdo cuando, para tenerlo como referencia, trajeron a un violinista para que tocara la canción de Yi, y todo el mundo quedó emocionado. Uno de los supervisores de animación, Ludo [LUDOVIC BOUANCHEAU], empezó a tomar clases de violín y adoptó el estilo correcto para asegurarse de que el personaje era acertado".

Como ABOMINABLE tiene bastantes primeros planos, el responsable de animación de personajes John Hill y sus supervisores de animación recibieron la tarea de hacer que los personajes de la película resultaran especialmente atractivos. "Dedicamos semanas y semanas al cabello y la silueta de Yi, encontrando su carácter desde un punto de vista gráfico, de forma que pudiéramos mantenerlo siempre", explica Edwards. "Incluso el color y el patrón de su camiseta evolucionó. Queríamos tomarnos en serio y ser fieles a los aspectos culturales chinos. El rojo simboliza a los héroes, y con el tiempo terminamos poniéndole una camiseta de ese color, ya que ella es nuestra heroína".

Edwards suscribe las palabras de Culton acerca de las dificultades que supuso la mochila de Yi. Aunque era obligatorio que ella llevara su violín, añadir a tu protagonista un elemento omnipresente que se mueve, se balancea y pesa puede obstaculizar la producción. "Desde el principio, Jill dibujó bocetos de la mochila que permitían a Peng llevarla en su cabeza y parecerse a Everest", explica Edwards. "Tomamos ese boceto y nos aseguramos de que funcionara de esa forma. La diseñamos en torno a ese concepto, pese a que conllevaba numerosas dificultades".

El supervisor de efectos visuales no puede hablar sobre Yi sin recordar el momento que más orgullo le hizo sentir durante los años de producción. "Fue cuando Yi está en el puente y encuentra la resiliencia para escalar y agarrar su violín", confiesa Edwards. Canalizamos su magia, mezclada con la de Everest, para recuperarlo. Visualmente fue muy exigente, pero creo que los efectos, los paisajes digitales y la iluminación funcionaron formidablemente".

La madre de Yi y Nai Nai
Con tres generaciones de una familia viviendo bajo el mismo techo, fue una ardua labor para el departamento de efectos visuales decidir los movimientos, expresiones y particularidades de Yi, la madre de Yi y Nai Nai mientras interactuaban. "Creativamente, con la madre de Yi queríamos asegurarnos de que se ajustaba en cuanto a la edad", analiza Edwards. 'Hicimos mucho trabajo de modelado, de superficie y de animación para conseguirlo. Por ejemplo, no queríamos añadirle patas de gallo, pero sí queríamos ponerle años para transmitir que es una figura paterna".

En cuanto a la llamativa y sabia abuela de Yi, el equipo creativo descubrió que Nai Nai era más interesante de animar si hacían que tuviera una figura robusta y vistiera un chándal. Mientras se aseguraban de que el rango de movimientos y simulaciones que querían para ella funcionaban —y para aquellos a quienes amorosamente alimenta con empanadillas chinas—, el equipo de Edwards quedó complacido al comprobar que su ropa y piel reaccionaban apropiadamente a esos ajustes. Como ocurre con todo en ABOMINABLE, la sensibilidad cultural era prioritaria. "Todo pasaba por Peilin Chou y Pearl para asegurarnos de que estábamos siendo fieles culturalmente", afirma Edwards. "Al principio, Nico Marlet diseñó a Nai Nai con un moño y pelo cano. Al ver esto, nos comentaron que ese no era necesariamente el aspecto que tienen las abuelas en China. A muchas les gusta teñirse el pelo de negro, así que cambiamos a Nai Nai para asegurarnos de que pareciera moderna y apropiada".

Peng y Jin
Otro personaje dificilísimo de animar fue Peng. Con un pelo pincho indomable, Peng se pasa la película armando jaleo con Everest, su mejor amigo. ¡Maravilloso para el público, pero complejo para el departamento de efectos visuales! "Peng fue especialmente complejo por su peinado", reconoce Edwards. "Nico le había hecho un peinado muy gráfico, casi de manga, pero trasladar eso a 3D y asegurarnos de que se movía razonablemente exigió varios cambios. Estudiamos mucho dónde rebajaríamos el tono de sus reflejos y cuánto brillaría cuando se mueve, para asegurarnos de que manteníamos la calidad gráfica. Fue un poco complejo".

Quizá más que ningún otro personaje, Jin atraviesa un arco dramático que le sitúa, en términos de madurez, a 180 grados de donde comienza al principio de la aventura. "Jin supuso un reto por su transformación general", observa Edwards. "Comienza el film repeinado y con un chaleco, muy limpio y formal. Pero, cerca del final, está completamente diferente, lo cual es un reflejo físico de su cambio interno. No perder la pista de estas modificaciones y gestionar cuando se mancha los zapatos, pierde el chaleco, cambia el peinado... Todo eso fue retador pero divertido".

Dra. Zara y Burnish
Jin y Peng no fueron los únicos personajes de ABOMINABLE que forcejearon con su pelo. En el caso de la brillante zoóloga Dra. Zara, el largo camino hasta el Himalaya también le pasa factura a su recogido. "El mayor reto con la Dra. Zara fue su cabello", explica Edwards. "Ella cambia su aspecto a lo largo de la película, así que tuvimos que desarrollar dos estilos diferentes y unirlos a lo largo de una transición que resultara razonable". Afortunadamente para el equipo de efectos visuales, el equipo de efectos de personajes, liderado por Damon Riesberg, realizó esos planos de transición aparentemente sencillos e hizo que funcionaran a la perfección. "No era fácil hacer que la coleta de Zara se moviera de forma realista —manteniendo, además, el aspecto que Nico quería— y asegurarse de que, cuando la coleta caía, lo hiciera con naturalidad".

Mientras Zara tiene una buena melena rizada, el pelo de su jefe se limita a la nuca y sus enormes y espesas cejas. "El diseño de Nico para Burnish era interesante y nos encantaba porque estaba muy estilizado, pero debíamos asegurarnos de que encajaba en nuestro mundo", indica Edwards. "Tuvimos que cuidar mucho la escala para cerciorarnos de que su cabeza no era demasiado grande o de que no era demasiado bajito, de forma que casara bien con otros personajes. Él también evoluciona a lo largo de ABOMINABLE. Cambiamos algunos de sus accesorios, como su piolet: lo que significa, de dónde proviene y cómo lo usa. Todos estos detalles de la historia influyen en su carácter, en cómo se mueve e interactúa".

Engrandeciendo los paisajes. Una carrera por la ciudad
El equipo de Culton pasó algunos de los meses de producción más complicados creando los movimientos del salvaje periplo de Everest a través de la gigantesca urbe china donde vive Yi. Para inspirarse, el grupo de animadores (sempiternos aprendices) hicieron lo que los estudiantes llevan haciendo siglos: ir de excursión. "Al principio del proceso de iluminación, fuimos al Museo de Arte de Neón en Glendale (California), para estudiar cómo los carteles interactuaban con muestras de pelo blanco", cuenta Edwards. "Nos dejamos inspirar por la paleta de colores saturados y por cómo esos grandes carteles de neón se relacionaban con el paisaje de esta gigantesca ciudad".

Mientras construían y trataban de reproducir una gran metrópoli, con todas sus fuentes de luz y diferentes lugares, los miembros del equipo del supervisor de efectos visuales pensaron de forma estratégica acerca de lo que debían construir. "Investigamos mucho los tipos de estructuras y carteles que aportarían credibilidad", continúa Edwards. "Es mérito de nuestro responsable de modelado Jeff Hayes y de los equipos de composición de planos y preparación de sets —con DAVE VALERA al mando y RHIANNON WILLIAMS en la ejecución—; ellos crearon la ciudad".

Una vez que Culton y Edwards mostraron a Rhiannon el camino que Yi y Everest iban a realizar, y los puntos importantes que Yi y sus amigos se encontrarían a su paso, Rhiannon rellenó lo que faltaba. "Hizo un trabajo fenomenal llenando los sets de detalles y elementos que ambientaban a la perfección", afirma Edwards. "Desde las carretas de manzanas y las motos hasta los aires acondicionados y las tuberías. Además, el equipo de superficies, liderado por LISA SLATES CONNORS, añadió una nueva capa con todos los letreros". A lo largo de la producción, el equipo buscó el apoyo de Pearl Studio para encontrar la autenticidad. "Los artistas de Pearl crearon una serie de carteles publicitarios auténticos", cuenta Edwards. "Nosotros los repartimos por la ciudad. Entonces, el equipo de iluminación, supervisado por nuestro responsable de iluminación Michael Necci, llevó todo al siguiente nivel. Así, contamos con un diseño de paisaje con unas paletas de color tremendas".

Olas de colza
Indiscutiblemente, una de las secuencias más espectaculares de ABOMINABLE es cuando la magia de Everest permite a Yi, Jin, Peng y el joven Yeti surfear una ola de hermosas flores de colza y escapar de sus malintencionados perseguidores. Los animadores quedaron tan sorprendidos del resultado como los personajes al navegar esos rápidos formados de flores. "Cuando comenzamos, no teníamos ni idea de cómo resultaría", reconoce Edwards. "Incluso ante el concepto de 'surfear una ola de colza', nos preguntamos: '¿Qué aspecto tiene una ola de colza?'. Por suerte, nuestro responsable de efectos [Jeff Budsberg] hizo una prueba temprana en la que tomó una simulación de agua y le puso flores y vegetación encima. Esa simulación nos mostró qué detalles y movimientos funcionarían y cuáles no".
Para esta escena, los animadores tomaron prestadas muchas de las propiedades del agua, como hicieron de la nevada durante las escenas en el Himalaya. "Uno de nuestros responsables de efectos especiales, MICHAEL LOSURE, comenzó a adaptar todo nuestro código de agua en código de flor de colza", explica Edwards. "Esto dio lugar a un chorro de pétalos y polen como si fuera uno de agua, con un cierto peso y que mostraba el verde que había debajo. Podíamos ver a nuestros protagonistas, pero también sentir el peso del agua, así como una espuma de pétalos de flor, cuando aparece la gran ola. Para cuando los cuatro protagonistas bajan por la gigantesca ola, incluso buscamos referencias de surf para hacer que la ola fuera translúcida. Aplicamos técnicas volumétricas por todo el campo de colza para conseguir que la escena transmitiera esa bonita sensación de ola".
Para los directores Culton y Wilderman, la fantasía creada por el equipo superó todas sus expectativas. "La magia era tan extravagante y exclusiva de la película, todo creado desde cero", dice Wilderman. "Todos los departamentos la fueron mejorando a lo largo del proceso. Cuando vimos a los personajes ya iluminados y con todos los elementos unidos, me quedé alucinado; era mejor de lo que había imaginado. Por ejemplo, ¿ver esos rompedores campos de colza en un paisaje maravilloso, con ese surreal monolito moviéndose como un tsunami? Es deslumbrante. Me siento muy humilde por haber trabajado con un equipo así de fantástico".

Un bosque de bambú
La inspiración para animar la emocionante escena de Yi y Jin en el bosque de bambú nació de forma inesperada. Para realizar lo que tenía pensado, Edwards revisó una de sus películas favoritas. "Estábamos diseñando el decorado en torno a un momento muy emocional", explica Edwards. "En American Beauty, me encanta cuando el director de fotografía Conrad Hall rueda una escena en la que la pantalla de ordenador muestra un reflejo como las barras de una prisión. Queríamos que ese lugar apartado pareciera casi una prisión para los dos personajes. Para conseguirlo, quitamos mucho color y lo dejamos monocromático; eso le daba a Yi espacio para hablar a Jin. Resultó ser un gran pequeño decorado, completado con capas de profundidad a ambos lados que resultaba increíblemente íntimo".

Nubes koi
Según nuestros héroes se acercan al Himalaya, Everest pone en marcha su magia de nuevo para elevarlos sobre la tierra a lomos de ondulantes carpas koi compuestas de nubes. Si el supervisor de efectos visuales creía que convertir campos de colza en olas era un reto, nunca hubiera imaginado las trabas asociadas a las nubes koi. "¡Sí, eran difíciles!", exclama Edwards. "Como pasa con las olas de colza, hablas de montar en estas nubes-pez, pero en realidad no sabes qué significa. Hicimos un montón de pruebas con el responsable de efectos especiales DOMIN LEE, creando prototipos para ver cómo podíamos hacer que funcionara. Queríamos asegurarnos de que la forma de pez se mantuviera razonablemente cohesionada, pero que fuera lo suficientemente efímera para que parecieran nubes. Jill y Todd especificaron claramente que si simplemente volaban en el cielo, quedaría demasiado raro, no lo suficientemente razonable".

De la misma forma que reflexionar sobre los carteles de neón ayudó a crear la ciudad de Yi, examinar el comportamiento de los cúmulos sobre los valles dictó cómo realizar esta secuencia. "Observamos grabaciones a cámara rápida de montañas donde las nubes llenan los valles y casi forman ríos", comenta Edwards. "Decidimos poner un río de nubes en los que los personajes casi 'naden' corriente arriba. Eso nos ayudó a tener una base y que no estuvieran flotando por el espacio. También permitió esta interacción de los efectos, y creo que ha terminado siendo una de las secuencias más bellas de la película".