Cinemanía > Películas > El sótano de Ma > Sinopsis
Destacado: Danny Boyle dirige 'Yesterday', una película en modo Beatles con Himesh Patel y Ed Sheeran
El sótano de Ma cartel reducido El sótano de Ma(Ma)
Dirigida por Tate Taylor
¿Qué te parece la película?

Todo el mundo es bienvenido donde Ma, pero volver a casa sanos y salvos ya es más complicado.

La oscarizada OCTAVIA SPENCER (Criadas y señoras, Figuras ocultas, La forma del agua) es Sue Ann, una mujer solitaria en una pequeña ciudad de Ohio. Un buen día, Maggie, una adolescente recién llegada a la ciudad (DIANA SILVERS, Glass/Cristal), le pide que compre alcohol para su grupo de amigos, y Sue Ann ve la oportunidad de tener, por fin, verdaderos amigos, aunque sean más jóvenes que ella.

Sue Ann le ofrece al grupo la posibilidad de beber sin tener que conducir quedándose en el sótano de su casa. Solo hay unas pocas reglas básicas: Uno de ellos debe permanecer sobrio, nada de palabrotas, nadie puede ir arriba, y deben llamarla "Ma".

A medida que la hospitalidad de Ma empieza a volverse una obsesión, lo que empezó como un sueño hecho realidad para los adolescentes se convierte en una escalofriante pesadilla, y el sótano de Ma pasa de ser el mejor sitio del mundo al peor.

EL SÓTANO DE MA también está protagonizada por JULIETTE LEWIS (Agosto) como la madre soltera de Maggie; LUKE EVANS (La bella y la bestia) como Ben, el propietario de una tienda en el pueblo, y MISSI PYLE (Perdida) como Mercedes, la novia alcohólica de Ben.

Se unen a ellos McKALEY MILLER (la serie "Doctora en Alabama") como Haley, la líder del grupo, por la que Maggie y los demás se meten en un lío muy grande; COREY FOGELMANIS (la serie "Riley y el mundo") como Andy, el ingenuo novio de Maggie e hijo de Ben; GIANNI PAOLO (la serie "Power") como Chaz, y DANTE BROWN (la serie "Arma letal") como Darrell.


La música
Fagots y cajitas bento - Una partitura casi sin orquestación
Gregory Tripi, que escribió la partitura del documental "Manhunt: Unabomber", se ha encargado de la música de EL SÓTANO DE MA. Conocido por componer temas fascinantes para series y videojuegos, lleva varios años colaborando con el artista musical Cliff Martinez. Asimismo, se ocupó de la instrumentación de la banda sonora de La chica del tren, compuesta por Danny Elfman. El resultado interesó a Tate Taylor y a John Norris, por lo que le pidieron que aplicara su estilo a la música de EL SÓTANO DE MA.

El enfoque innovador de Tate Taylor en el género de terror le pareció fresco y original. "Cuando un director se aproxima a un género desconocido, suele aportar un estilo totalmente diferente", dice Gregory Tripi. "Y el estilo de Tate es palpable en toda la película. Tate y John tienen una forma muy particular de dar información. Tate lo hace de emocionalmente, mientras que John ve el lado técnico. John entiende la lógica de la música, y Tate da una respuesta visceral. Me vino muy bien disponer de las dos fuentes".

Gregory Tripi prefiere componer después de ver la película, y explica por qué: "Vi el primer montaje de EL SÓTANO DE MA y pude hacerme una idea clara de la dinámica de los personajes. El estilo de la película me dio las pistas que necesitaba y empecé a componer a partir de esta primera versión. Para mí es obvio: debo ver la película y pensar en las sensaciones que me crea". Siempre desde la perspectiva del espectador, el compositor empezó a escribir. "Las sensaciones que me produjo esta primera versión me guiaron para escoger los elementos estilísticos y tonales".

Tate Taylor había escogido mucha música para la película, pero Gregory Tripi quería piezas más largas que resaltaran con largos silencios entre medias. "Trabajamos mano a mano", explica. "Las montadoras sustituían la música provisional por mis últimas composiciones y volvíamos a ver la película".

"Primero compuse los temas originales de la película, para Sue Ann de joven y para la dinámica familiar entre Maggie y Erica. Fueron los que Tate escuchó en primer lugar", explica. "Tardé más en escribir el tema del personaje de Ma. La mayoría del trabajo fue instintivo. Les propuse dos versiones en un par de ocasiones, con o sin un instrumento, pero en general todo fue muy sencillo. Compartíamos las mismas ideas".

En cuanto al tema de Ma, Gregory Tripi optó por dos posibilidades. "Está la versión para la joven Sue Ann durante los flash-backs cuando estudia en el instituto", dice. "Era una época inocente. La expresé utilizando un tambor de metal Halo de grandes dimensiones para una melodía con un cierto número de notas temáticas que volví a tocar al piano. La música correspondiente a la metamorfosis de Ma en una mujer trastornada fue compuesta más tarde. Siempre pensé que sería una melodía mucho más inquietante, extraña y con un ritmo propio".

Tate Taylor y Gregory Tripi también tenían claro que la escena climática al final del thriller sería el momento perfecto para que estallara el tema de Ma. El compositor dice: "Antes se aprecian trocitos del tema de Ma, pero no se oye en su integridad, con los sintetizadores y la electrónica, hasta el momento en que se subraya la transformación del personaje. Y sigue hasta disolverse".

Para Gregory Tripi, la película representó una oportunidad de explorar el sonido de un trauma sin resolver. "Desde el primer momento decidimos que sería una partitura electrónica, no necesariamente basada en la electrónica pura y dura, pero sí con sintetizadores. Nunca pensamos en algo tradicional con una orquesta", explica. "Sabíamos que empezaríamos en un punto que nos permitiría ir creciendo linealmente. A medida que la película se hace más inquietante, la música revela hasta qué punto una experiencia del pasado afectó a la vida de Sue Ann".

"Mi idea era empezar con algo suave y llegar al final de la historia con sintetizadores rechinantes y distorsiones analógicas", sigue diciendo. "Esto aportaría una representación musical de la psicosis y de los terribles impulsos de venganza que dominan a Sue Ann".

En opinión de Gregory Tripi, EL SÓTANO DE MA es un thriller psicológico, por lo que no hizo referencias a otras partituras de películas de terror. "Me gustan las películas con una vibración especial y con música totalmente inesperada", dice. "Una de mis partituras favoritas es la de Solaris porque no se espera algo así en una película espacial. Es absorbente y da un estilo muy especial a la película, cosa que no pasaría con una partitura tradicional".

Gregory Tripi creó toda una gama de sonidos únicos para la película. "La partitura incluye numerosos instrumentos de cristal, así como varios sintetizadores analógicos, un tambor metálico Halo y unas cuantas cosas para contrastar; un violonchelo, una voz en algún punto, y al final todo esto se desgarra", explica. "También usé copas de cristal, de esas que lloran cuando se las frota. Aportan algo muy orgánico, pero es difícil saber qué produce el sonido. Había comprado un ukelele en Hawái hecho con la madera de una cajita bento. El sonido es increíble, más profundo, con mucha textura. También utilicé un sintetizador analógico Matrix Brute".

Es posible que uno de los momentos favoritos del músico fue cuando tuvo la oportunidad de volver a incorporar el instrumento de viento y madera que tocaba de adolescente: "Tocaba el fagot en el instituto, y el año pasado me entraron ganas de comprarme uno", dice. "Entré en Craiglist y lo encontré. Hacía unos veinte años que no lo había tocado, pero los músculos no olvidan y grabé un montón de notas largas con mucha textura. He utilizado unas cuantas en la partitura".

El fagot aparece a mitad de la película cuando el grupo lo pasa bien en el sótano de Ma. En ese momento, Ma saca una pistola, apunta a uno de los chicos y exige que se desnude. "Entra una nube de notas del fagot con un toque absolutamente punki", dice el músico.

El tema de Maggie es otro favorito del compositor. "Aquí hay más teclado y más sintetizador", explica. "Cuando Maggie está con sus amigos y su novio, el tono no es tan sentimental como alegre, se lo pasan bien".

Sin embargo, hay un momento en que Gregory Tripi no siguió su idea inicial, concretamente en el flash-back donde vemos a los compañeros de Sue Ann burlarse de ella. "Desde el principio se decidió que no habría orquestación", dice, "pero incorporé un violonchelo a un escena clave. Me pareció idóneo para ese momento. Guía la escena a la perfección, imprime el ritmo justo. Apareció casi al principio de empezar a componer la partitura, Lo grabó un chelista con el que ya había trabajado antes en Nueva York. Me encanta que el único instrumento grabado en directo esté tan presente".

Como en todas las mejores películas de terror, siempre hay pinceladas de humor. Gregory Tripi reconoce que se quedó sorprendido cuando vio EL SÓTANO DE MA por primera vez con público. "Me divirtió mucho descubrir lo que hace gracia a los espectadores", dice. "Hay una escena tremenda con un cuchillo; a mí me parece un momento horrible, pero el público se reía por miedo. Me pareció interesante y descubrí, una vez más, que no siempre se necesita música para guiar al público. El espectador es perfectamente capaz de hacerlo solo".