Cinemanía > Películas > Un amor imposible > Comentario
Destacado: Sylvester Stallone vuelve a la carga en 'Rambo: Last Blood'
Un amor imposible cartel reducido Un amor imposible(Un amour impossible)
Dirigida por Catherine Corsini
¿Qué te parece la película?

Basada en la aclamada novela de Christine Angot publicada en 2015 con el mismo título, Un amor imposible es un largometraje de Catherine Corsini (El ensayo, Tres mundos, Un amor de verano), protagonizado por Virginie Efira (Los casos de Victoria, El gran baño, Elle) y Niels Schneider (Los amores imaginarios, Reencontrar el amor, Bella durmiente) y nominado a cuatro Premios César, incluyendo el de Mejor actriz y Mejor guion adaptado.


Entrevista con Catherine Corsini (directora)
Filmografía
2018 UN AMOR IMPOSIBLE
2015 UN AMOR DE VERANO
2012 TRES MUNDOS
2009 PARTIR
2007 LES AMBITIEUX
2003 MARIÉES MAIS PAS TROP
2001 EL ENSAYO
1999 LA NUEVA EVA
1994 LES AMOUREUX
1988 POKER

P: ¿Qué aspectos del libro de Christine Angot te hicieron decidir adaptar Un amor imposible para la pantalla grande?

R: Fue mi productora, Elisabeth Perez, quien me advirtió sobre el libro, insistiendo en que podría ser material de mi tipo. Así que lo leí, pero pensé que era imposible de adaptar por varias razones. Me pregunté cómo podría desandar casi una vida entera en dos horas; si el papel de la madre debía ser desempeñado por varias actrices, o por una sola actriz envejecida con maquillaje; y cómo abordar el incesto desde el punto de vista de una madre que no es capaz de ver qué está sucediendo. El material daba miedo por sus dimensiones, pero me fascinó esta mujer que es a la vez modesta pero fuerte, y el misterio de su ceguera ante un hombre pervertido. De hecho, desde las primeras líneas, quise filmar esta historia de principio a fin. Durante la redacción, se planteó la cuestión de reducirla, pero no quería hacerlo. Quería asumir todo lo que parecía difícil, como filmar el paso del tiempo. La vida de Rachel es un mundo entero en sí mismo. Cuenta algo social y político sobre los períodos que atraviesa. Es por eso que hacer esta película fue un desafío que me pareció tremendamente emocionante. Es más, mi infancia se parece a la de Christine Angot en ciertos aspectos.


P: ¿Qué elementos percibiste como cercanos?

R: Al igual que ella, crecí rodeada de mujeres a finales de la década de 1960, en un ambiente modesto, en un momento en que la sociedad no toleraba fácilmente a las mujeres que no se casaban. Recuerdo a mis tías, que lo hicieron todo por amor, una en particular, que pasó su vida esperando a un hombre que la maltrató. Recuerdo personas desgarradas por relaciones infelices. Mi madre era viuda y, a pesar de eso, estaba mal visto que criara a su hija sola. Debido a su entorno y su educación, estas mujeres no se sentían autorizadas a vivir libremente, y mi generación salió de ese impedimento.

Rachel es una mujer decididamente moderna. No se avergüenza de su hija, lo cual era raro en ese momento. Ella asume la plena responsabilidad de criarla sola, bajo la mirada crítica de una sociedad provinciana. Desde el punto de vista de Rachel, su hija tiene un padre y es una hija nacida del amor, que es lo que le da la fuerza para luchar para que Philippe reconozca la paternidad. Es esta misma lucha que ella persigue durante años, lo que posteriormente se convierte en su ceguera. Una vez que él reconoce la paternidad, ella no se da cuenta, o no puede ver, a dónde conduce a su hija. Es la perversión absoluta por parte de Philippe. El incesto comienza a partir de este reconocimiento. Hay algo así como una tragedia en la narrativa, pero también algo de thriller. Es absolutamente fascinante. En el momento en que Rachel cree que ha ganado, es cuando lo pierde todo. En el corazón del libro está la relación madre-hija, un tema que he querido abordar durante mucho tiempo. En Un amor de verano ya mencioné esta compleja relación, pero no era el núcleo de la película. Aquí, es central.


P: Así que seguiste adelante...

R: Y extrañamente, todo sucedió bastante rápido. Mi coautora Laurette Polmanss y yo pensamos que era mejor manejar el libro como si fuera una película cuando la empiezas a editar, cuando te encuentras con todas las prisas. Definimos tres segmentos principales: el romance entre Rachel y Philippe; la soledad de una mujer recuperándose, continuando su vida criando sola a su hija; y finalmente, la revelación de todo lo que no ha visto, el horror que lo corrompe todo, incluida la relación entre madre e hija. Christine Angot es conocida por su estilo de escritura radical y, sin embargo, Un amor imposible tiene un lado romántico. Es una película sobre lo que nos sucede y los resultados de las elecciones pasadas y presentes. Sobre las capas del tiempo, las edades de la vida. Parecía natural optar por un cierto "clasicismo", que también implica el rechazo de convertir al espectador en un rehén emocional, dejándolo libre para tomar una decisión. Quería utilizar la sequedad de los escritos de Christine Angot para servir una narrativa de película aparentemente más clásica, pero que aún conserva algo de la limpieza de Angot: la limpieza en los cortes, las elipsis, las situaciones.


P: ¿Christine Angot leyó la adaptación?

R: Me sentí muy halagada de que Christine Angot aceptara vendernos los derechos del libro. Ella había visto Un amor de verano y algunas de mis películas anteriores. El contrato que firmamos incluía una cláusula que le otorgaba el derecho a leer el guion; pasamos un día juntas leyendo y discutiendo las elecciones que habíamos tomado. Ella fue muy respetuosa y nos dejó absoluta libertad. Me permitió relacionarme con su madre, Rachel, a quien no quería conocer por temor a ser influenciada por su apariencia o personalidad. No sé si es morena, rubia o pelirroja. Principalmente le hice algunas preguntas sobre detalles de estilo. Ella tiene un recuerdo muy claro de todo. No hay ninguna duda al respecto, ¡Rachel realmente era un gran personaje! Le mostré sus mensajes a Virginie y nos ayudaron mucho. Se puede detectar la rectitud y la dignidad. Esta mujer que no conocía, incluso después de leer el libro y la adaptación, sigue siendo un misterio; ella me inspiró y no quería traicionarla. A través de ella, vi los destinos de muchas mujeres.


P: Rachel es interpretada por Virginie Efira. ¿Cómo la elegiste?

R: Mientras escribía, no tenía a ninguna actriz en mente. No había pensado en Virginie Efira, a quien nunca había visto actuar. La conocí en un festival donde presentaba Los casos de Victoria. Hubo dos sorpresas; verla en pantalla y conversar. Me impresionó con su inteligencia. Ella había leído el libro y le había gustado, y estaba muy sorprendida de que le estuviera ofreciendo el papel. Creo que precisamente estaba buscando un papel con esa dimensión. Como Rachel es inteligente, con un lado muy práctico, el desafío fue encontrar no solo una excelente actriz para retratarla, sino también una compañera con la que pudiera trabajar de la mano. Como resultado, tuvimos una gran discusión sobre el personaje. Rachel no regala nada, solo muestra una emoción visible en una sola ocasión, cuando Philippe dice que está casado. Por el contrario, ella se paraliza cuando descubre que su padre está abusando de su hija, y eso es algo que es muy difícil de representar en la pantalla.

Virginie nunca recurre a emociones fáciles, su actuación es muy sutil. A veces me recuerda a las heroínas de Ozu: las mujeres que hacen un sacrificio, pero que extraen de él una fuerza magnífica y que siempre son conscientes de ello. Virginie mantiene al personaje en la distancia correcta. Cuando le ofrecí el papel, aún no sabía si Rachel sería interpretada por una o dos actrices. Estuve indecisa durante mucho tiempo. Transformar el rostro de Virginie en el de una mujer de 70 años no solo fue una tarea larga y difícil, seis o siete horas de maquillaje todos los días, sino que también fue un proceso muy aleatorio y de alto riesgo. Tenía que confiar la cara de mi protagonista a las personas que iban a transformarla, y estaba ansiosa por saber si creería en ella, si todavía quería filmar esta nueva cara. Me di cuenta de que temía verla; Tenía miedo de que no pudieras ver a la persona detrás de la máscara de maquillaje. Incluso durante la edición, pospuse el trabajo de la parte final el mayor tiempo posible.


P: Hablando de esa escena final, ¿cómo la abordaste?

R: En el libro, la explicación entre madre e hija se extiende durante tres días. Es épico. Esto planteaba la cuestión de cómo dar vida a esta escena explicativa. Está la madre que convoca a su hija, la explicación, un discurso y luego una reconciliación. Quería que esto ocurriera en un espacio público, para que uno pudiera sentir la posibilidad circundante de otras vidas, otros secretos, otros dramas. Uno escucha de manera diferente en una cafetería, es un tipo especial de intercambio, hay intimidad mezclada con un espacio público. Recuerdo que hace unos 20 años, en un bistró cerca de Place de la République, me sorprendió escuchar inadvertidamente una conversación entre una madre y su hija, la primera le decía a la segunda: "Me maltrató". Pensé que era inusual hacer eso. esta confesión en un lugar público, pero esto me resuena ahora; con el tiempo, y después de leer el libro, entendí que hay algunas cosas de las que solo se puede hablar cuando el mundo exterior nos "protege". Elegí filmarlas muy de cerca, disociarlos a través de un plano/contraplano, y luego aislarlas en el espacio. Por eso el maquillaje de Virginie era tan importante y tenía que ser capaz de acercarme a ella. Luego la cámara se mueve a su alrededor para reunirlas. En esa escena, la hija logra que su madre hable, aunque ella no hubiera contado nada hasta el momento.

Parece absurdo que este silencio haya durado tanto. Después de todos esos años, Rachel finalmente logra hablar de su inmensa culpa. Chantal le explica a su madre que ella no es responsable de nada, y que al abusar de ella, él también estaba atacando a la madre. En ese momento, no se trata de un ajuste de cuentas, sino de la dimensión social del drama que se revela. Esta historia profundamente íntima tiene sus raíces en las relaciones de clase. Estas dos mujeres son víctimas del mismo pervertido narcisista. Esta es una escena clave, que es primordial: para escapar de la pesadilla, tienen que racionalizar su dolor y encontrar un significado. No es solo una explicación; en cierto modo, Chantal rompe su ira y le ofrece a su madre una rama de olivo. Rachel, que al principio es como una niña, mira a su hija con preocupación, luego parece ir resolviéndose y entendiendo. También se puede imaginar una lectura más ambigua de la escena, que percibí durante la edición: Rachel reconoce la inteligencia del padre en su hija, que inyecta un aspecto bastante vertiginoso en esta discusión.


P: ¿Cómo llegaste a elegir a Niels Schneider como este pervertido narcisista?

R: Niels es un actor al que le gusta correr riesgos. Él pensaba que sería demasiado joven para el papel. Pero desde que leyó el guion, quiso hacer las pruebas de pantalla. Había trabajado en capturar la autenticidad y ambigüedad del personaje. Hizo varias escenas con Virginie y cada vez llamaba la atención esa sensación de que el mal se escondía detrás de la belleza que lograba aportar al personaje. Eso trajo un poder a su relación. Durante la filmación, es el tipo de actor que está ansioso pero casi religiosamente involucrado en su personaje. Él me decía: "Me gusta trabajar contigo y con Virginie, pero este rol, quiero que termine, es atroz". Al mismo tiempo, tenía que parecer simpático en la pantalla, Rachel tenía que ser hechizada por él. Niels tiene un lado pícaro que el verdadero Philippe, que en realidad se llamaba Pierre, sin duda no tenía, al menos no tanto. La película nunca está del lado de este hombre; de principio a fin, solo existe desde el punto de vista de Rachel. Esa es una de las razones por las que no hay escenas sórdidas en la película. La única escena con el padre y la hija en la que hay una sensación de inquietud es cuando él entra en su habitación de hotel para ayudarla a hacer su maleta. Puedes sentir su extraña mirada pesada, y en la siguiente toma, la adolescente está aturdida. Filmar el incesto hubiera significado someter a estas mujeres a la violencia dos veces, eso no fue lo que me propuse hacer, y no es mi punto de vista en absoluto.


P: Un amor imposible es un film producido por una mujer, escrito por dos mujeres, basado en un libro escrito por una mujer, dirigido por una mujer y que cuenta la historia de dos mujeres. ¿Es una coincidencia que se completó justo cuando, en los últimos tiempos, las voces de las mujeres se escuchan más y más?

R: Comencé a trabajar en la película hace dos años, por lo que el momento es solo una coincidencia. Además, siempre he trabajado con mujeres, pero también con hombres, y espero que algún día no tengamos que hacer estas preguntas y que la igualdad se vuelva natural. Además, no esperé a que el caso Weinstein hablara sobre mujeres, activismo y dominación masculina. Un amor imposible aparece justo en medio de este momento tan alentador, con mujeres jóvenes que hoy cuestionan los códigos de poder, el club masculino. En cierto modo, la historia de Rachel y Chantal es una justificación adicional al combate de hoy, lo corrobora y refuerza aún más su legitimidad, pero la resistencia es tenaz. Saber que las mujeres de hoy pueden denunciar a su agresor las libera de ese sentimiento de culpa que las retiene. Rachel y Chantal son mujeres que superan sus heridas. Ambas logran no ser aplastados, un maravilloso ejemplo de coraje e inteligencia.


Críticas
Un drama familiar ingeniosamente tierno. Una inteligente interpretación de Efira. - THE GUARDIAN

Una película impactante y romántica. - FEMME ACTUELLE

La película más lograda y ambiciosa de una directora que explora temas femeninos desde un punto de vista comprometido. - SCREENDAILY

Creíble, tierna y vibrante. Excelente Efira. - THE TIMES