Cinemanía > Películas > Las aventuras del Doctor Dolittle > Sinopsis
Destacado: Un viaje de acción y aventuras en la película de animación 'Mundo extraño'
Las aventuras del Doctor Dolittle cartel reducidoLas aventuras del Doctor Dolittle(Dolittle)
Dirigida por Stephen Gaghan
¿Qué te parece la película?

ROBERT DOWNEY JR. se mete en la piel de uno de los personajes más emblemáticos de la literatura en LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE, una vívida reinterpretación de la clásica historia del veterinario que es capaz de hablar con los animales.

Tras perder a su mujer Lily siete años atrás (la actriz italiana KASIA SMUTNIAK), el excéntrico Dr. John Dolittle (Robert Downey Jr.), un afamado médico veterinario de la Inglaterra victoriana, vive aislado tras los altos muros de su mansión con sus animales exóticos como única compañía.

Pero cuando la joven reina (JESSIE BUCKLEY, Wild Rose) cae gravemente enferma, Dolittle tendrá que dejar, muy a su pesar, su vida de ermitaño para embarcarse en una épica aventura hacia una mítica isla en busca de una cura, recuperando su sentido del humor y su coraje a medida que se cruza con viejos adversarios y mientras descubre maravillosas criaturas.

En su misión, el emblemático doctor irá acompañado de su joven aprendiz Stubbins (HARRY COLLETT, de Dunkerque) y un estridente séquito de sus amigos animales, entre ellos un estresado gorila (voz en VO del ganador de un Oscar® RAMI MALEK), un pato entusiasta pero algo tonto (voz en VO de la ganadora de un Oscar® OCTAVIA SPENCER), una cínica avestruz (voz en VO de KUMAIL NANJIANI, de La gran enfermedad del amor), un optimista oso polar (voz en VO de JOHN CENA, de Bumblebee), y un obstinado loro (voz en VO de la oscarizada EMMA THOMPSON), que se convertirá en el consejero de máxima confianza de Dolittle.

Esta épica aventura también está protagonizada por ANTONIO BANDERAS (El gato con botas) en el papel del rey pirata Rassouli, señor de la Isla de Monteverde; MICHAEL SHEEN (La reina) como el Dr. Blair Müdfly, némesis de Dolittle en la universidad y médico real de la reina Victoria; CARMEL LANIADO (la miniserie de FX Cuento de Navidad) interpretando a Lady Rose, la muchacha que catapulta a Dolittle y a Stubbins a la aventura de su vida; y el oscarizado JIM BROADBENT encarnando a Lord Badgley, el noble designado para proteger a la joven reina.

LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE cuenta además con las voces de la ganadora de un Oscar® MARION COTILLARD como Tutu, un astuto y valiente zorro; TOM HOLLAND (la saga Spider-Man) como Jip, un inteligente y fiel perro de pelo largo con problemas de visión; SELENA GOMEZ (la saga Hotel Transilvania) como Betsy, una jirafa artista del escapismo; CRAIG ROBINSON (Yo soy Dolemite) como Kevin, una ardilla herida que es temeraria, honesta y vengativa a partes iguales; FRANCES DE LA TOUR (Alice en el País de las Maravillas) como un ancestral dragón que sufre problemas gastrointestinales; JASON MANTZOUKAS (la serie de Netflix Big Mouth) como James, una libélula al servicio de Dolittle y Stubbins en Monteverde; y RALPH FIENNES (la saga Harry Potter) como Barry, un feroz y perturbado tigre con una turbulenta relación con su madre.


Los personajes
Dolittle - Robert Downey Jr.
El doctor Dolittle, un genio tan peculiar y particular que la mayoría de la gente tiene por loco, es en realidad un cascarrabias absolutamente brillante que domina casi todos los dialectos animales. Este médico, en su día prometedor, sufrió un devastador varapalo con la muerte de su esposa Lily y, en los años trascurridos desde el fatal desenlace, se ha hartado de la humanidad y ha consagrado su vida a comprender el mundo secreto del resto de criaturas. Ya no le importa nadie ni nada, ni ningún lugar. Pese a ser un misántropo sin remordimientos, con una habilidad sin par para espantar a cualquiera que intente acercarse, el veterinario de Puddleby-on-the-Marsh más afamado (para bien y para mal) anhela secretamente conectar con la gente y formar una familia. Zarpando rumbo a una isla inexplorada junto a Stubbins, Dolittle empleará su talento más peculiar para salvar a la reina... y, de paso, a toda la humanidad.

Downey quiso hacer de Dolittle un personaje típicamente galés. «Pensé en el personaje como alguien que se había convertido en un ermitaño y se había aislado debido a un trauma o una decepción emocional», nos cuenta Robert Downey. «Ha decidido ayudar solo a los animales, y se ha desencantado con la humanidad. Por ello, se recluye en una finca que le donó la reina. Me pareció muy apropiado que fuera galés, porque, aunque los galeses son parte de Inglaterra, también se meten mucho con los ingleses».

Esa parte creativa, sin embargo, presentó retos imprevistos. «Resultó ser el acento más enrevesado del mundo y me dio muchos quebraderos de cabeza», confiesa Robert Downey. «Al menos durante la duración de la película, el resultado da la talla. Se asemeja a un idioma de origen gaélico, y me lo pasé en grande haciéndolo. Michael Sheen es todo un defensor de ese acento, y me dio algunos consejos. Me hablaba de conversaciones que mantenía con su padre, así que recurrí mucho a Michael durante el rodaje y me hice con un preparador de galés». Downey trabajó con el preparador de diálogos ANDREW JACK y el consultor de galés TIM TRELOAR, ambos presentes en el set durante el rodaje. Downey y Jack han trabajado juntos varias veces a lo largo de sus carreras. «RDJ y yo pensábamos que Chaplin era la preparación para nuestro trabajo en Restoration, Sherlock Holmes y Sherlock Holmes: Juego de Sombras», comenta Andrew Jack. «¡Pero LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE nos trastocó los esquemas y acabamos en territorios galeses! Aunque lo cierto es que no ha supuesto un escollo, sino un auténtico placer».

Si bien es cierto que Dolittle es un personaje lleno de matices en las novelas de Lofting, al lector no se le concede el lujo de explorar los defectos del veterinario. El Dolittle de Downey es mucho más complejo. «Robert quería crear un personaje auténtico tan estrafalario como vulnerable», afirma Kirschenbaum. «Y de eso, surgió su heroísmo». Downey también pensaba como productor, más allá de su propio personaje. «Estaba centrado en cómo podíamos abordar la película y expandir su público», dice Kirschenbaum. «A Robert se le ocurrían constantemente ideas y personajes nuevos. Se parece bastante al propio Dolittle, acogiendo a todos cuantos están a su alrededor. Tanto frente a las cámaras como tras ellas, es una persona increíblemente inclusiva y generosa».

Su director aprecia el intelecto polifacético de Downey. «Te puede hacer reír en cualquier momento, pero sin perder ese punto peligroso», dice Gaghan, «y ese es el Dolittle que nos encontramos. Es un personaje más listo que los demás. Se ha recluido de la humanidad y vive con una familia de animales porque no quiere trato alguno con las personas. Los animales hacen todo lo que él quiere, pero traman conspiraciones a su alrededor. Robert sabe afrontar todo eso. Tiene el gen de la comedia física y es capaz de interpretar meteduras de pata graciosas como una actuación de un nivel técnico asombroso. Cuando lo conocemos en la película, Dolittle ha pasado de la fase de luto a la de autocompasión, y los animales están un poco hartos de eso. Ese es el caldo de cultivo en el que Robert ha construido su personaje».

Tommy Stubbins - Harry Collett
Tommy Stubbins, un travieso chaval de 12 años, es un enamorado de los animales. Quiere aprender de Dolittle y sabe ver de lo que el doctor es capaz. Anhela encontrar su lugar en el mundo... y sospecha que será fuera del minúsculo pueblo de Puddleby-on-the-Marsh. Dolittle, a regañadientes, acoge bajo su protección a este valiente y talentoso aprendiz para embarcarse en el viaje de su vida. Demostrando su habilidad en los idiomas más insospechados, Stubbins descubrirá su propia valía y las maravillas del mundo, invisibles a casi toda la humanidad.

Gaghan disfrutó mucho viendo juntos a Robert Downey y al joven Collett. «En la dinámica de la vida en el set, veíamos a un actor deudor de Chaplin que domina totalmente la interpretación con alguien que es puro instinto», nos cuenta Gaghan. «Lo cierto es que su relación laboral reflejaba esa relación mentor/aprendiz que vemos en pantalla. Uno es todo instinto y talento, y quiere llegar a alcanzar la posición del otro. Robert supo manejar la situación con mucho aplomo y buen humor».

El compañero de escenas de Collett es el primero en elogiar con entusiasmo el talento del joven actor. «Harry es una estrella en ciernes, un talento con mucho potencial», dice Robert Downey. «Recuerdo ver sus primeras pruebas de pantalla y preguntarme si Tom Cruise sería así con 11 años. Pero lo cierto es que tiene su propia personalidad y es un muchacho muy capaz». Nos cuenta, riéndose: «Como veis, sigo haciendo de mentor para la próxima generación de actores».

Los cineastas llevaron a cabo una búsqueda muy exhaustiva para dar con la persona perfecta para el papel de Stubbins. «Harry siempre tiene una sonrisa que ofrecer de forma natural, y es muy agradable», dice Kirschenbaum. «Buscamos por todo el mundo y vimos a miles de muchachos. Harry no tenía la experiencia de muchos otros, pero poseía algo genuino y naturalmente inquisitivo. Queríamos a alguien que transmitiese autenticidad, y el asombro que refleja la mirada de Harry es real».

Ante la posibilidad de aprender a hablar con patos, osos polares y gorilas, entre otros, Stubbins demuestra tener un don que nadie preveía. Pese a todo, el mayor reto para Collett fue emplear su imaginación para tratar de visualizar a las criaturas con las que tenía que interactuar. Los personajes animales de la película eran creaciones digitales, es decir, que no había una jirafa ni una avestruz de verdad con las que comunicarse. «Miraba imágenes de los distintos animales para ver cómo iban a ser, pero los de efectos visuales nos ponían solo una pelota de tenis en un palo como referencia», recuerda Collett. «Tengo mucha imaginación y trabajé con eso para hacer como que los animales estaban allí. Es difícil, porque te pones a hablar con una pelota de tenis en un palo, y, en realidad, estás hablando con un oso polar. Pero nos lo pasamos muy bien Robert y yo imaginándonos a todos los animales del barco. Aunque no estábamos al aire libre, la verdad es que cuando el barco empezaba a moverse parecía que estábamos navegando de verdad. En cuanto oíamos “¡Acción!”, había que meterse en ese mundo y sentirnos como si estuviéramos de verdad allí».

El intérprete aprendió mucho en el set trabajando con Downey. «Cuando ves a Robert, te quedarías embobado contemplándole», confiesa Collett. «Es como una película en sí mismo; conoce todos los ángulos de las cámaras. Sabe verlo todo. Aporta ideas, y es capaz de salirse del papel y ayudar al director. Puede hacer todos los trabajos del set porque sabe mucho, gracias a todas las películas en las que ha trabajado».

Lady Rose - Carmel Laniado
Ayudante y futura dama de compañía de la reina Victoria, la valiente Eugenie Archer-Rose rescata a Stubbins cuando el muchacho cae en una trampa en la finca de Dolittle. Con noticias urgentes de Buckingham Palace, Lady Rose insiste en que tanto Dolittle como Stubbins la acompañen al palacio para ayudarla a salvar a la reina de una misteriosa enfermedad. Cuando Dolittle y Stubbins parten rumbo a su aventura, Lady Rose, ayudada por el perro Jip y el insecto palo Styx, custodiará a su regente, decidida a proteger a su alteza a toda costa.

«Lady Rose es una muchacha segura, dulce, decidida y que ve belleza en todos y todo», nos cuenta Laniado. «Está absolutamente decidida a salvar a la reina, así como a ayudar a Stubbins a creer en sí mismo. Lady Rose ve cosas en la gente invisibles para la mayoría. Cuando la conoces, sientes que procede de una familia real muy estricta, pero, una vez que la conoces, ves retazos de ella que te hacen entender que es una niña normal».

LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE supone el debut en la gran pantalla de la joven actriz. «Carmel nunca había participado en una película», dice Gaghan. «Pero, durante su audición, supo ganarse todo el protagonismo. Era imposible dejar de mirarla. Nos cautivó su familia al completo, y supimos que era Lady Rose desde el momento en que la conocimos. Le dijimos que no importaba lo que hubiese hecho antes, que empezaba de cero en aquel momento. Y desde el primer día, fue como si hubiera rodado ya veinte películas. Tiene un talento natural».

Rassouli - Antonio Banderas
El famoso rey pirata Rassouli solo se puede encontrar en un lugar, y ese lugar es el puerto pirata de Monteverde. Por motivos que no están muy claros, el malvado Rassouli no es precisamente fan de Dolittle. Por si fuera poco, atesora un oscuro secreto del buen doctor, además de un diario que contiene la clave del destino de Dolittle: la mítica Isla del Árbol del Edén. A Rassouli le encantan los felinos, y duerme con un león a su lado.

Aunque Robert Downey y Banderas se conocen de hace décadas, nunca habían tenido la ocasión de trabajar juntos. «Hace poco abrió un teatro en España y acaba de estrenar la saga Genius, en la que ha interpretado a Picasso», dice Robert Downey. «Me di cuenta de que iba a reunirme y realizar escenas de acción en vivo con uno de mis contemporáneos, y uno siempre valora profundamente a profesionales así, cuando te das cuenta de que ambos lleváis dedicados a la interpretación la misma cantidad de tiempo; ¡décadas!. Banderas lo borda en el papel de Rassouli. Es fantástico».

Banderas prefiere afrontar sus papeles como un salto desde un precipicio: sin saber si caerá en las rocas o en el agua. Ese fue su enfoque con Rassouli y el primer día en el set acabó siendo uno de los más intensos de la producción. «Las primeras escenas que tengo son en la mazmorra, y Rassouli acaba de encerrar ahí a Stubbins y Dolittle», explica Banderas. «Tengo escenas con estos dos personales protagonistas y se impone plantearme: “¿qué efecto puedo tener en ellos?”. La historia de mi personaje con ambos en el pasado estaba ya perfectamente escrita. No necesitaba saber nada más allá de que algo salió muy mal, y que quiero vengarme por ello, especialmente de Dolittle. Es información más que suficiente para meterme en la piel de este personaje y crearlo a partir de lo que veía».

El actor valoró mucho las conversaciones que tuvo ocasión de compartir con Downey durante la producción. «Tiene que ver con la química, con acertar con el momento, con el ritmo y con entender que lo que estás haciendo va más allá de las palabras», nos cuenta Banderas. «Es algo que se siente en la piel. Yo tuve eso con Robert desde el momento en que coincidimos y vi lo colaborador que era. Es como proponer un juego, y si la otra persona dice: “Conozco ese juego perfectamente, y quiero que juguemos juntos”, entonces la magia ocurre. No hay reacciones ni miedo. No hay segundas agendas ni pensamientos encontrados. Todo fluye por el bien de la historia y de pasarlo bien como actores. Vi eso en Robert desde el minuto uno, y creo que él también lo detectó en mí».

Müdfly - Michael Sheen
Pese a ser el médico real, el altivo e incompetente Dr. Blair Müdfly se ve totalmente superado a la hora de intentar curar la enfermedad terminal de la reina Victoria. El remedio que él propone para la misteriosa aflicción es sanguijuelas para hacer circular los vapores. Compañero de estudios de Dolittle en Edimburgo, Müdfly le tiene una envidia malsana a Dolittle y no lo soporta.

A la búsqueda constante de aprobación, no lleva nada bien la atención que Dolittle recibe en palacio, y su animadversión contra su némesis le llevará a buscar venganza. Michael Sheen interpreta el papel a la perfección. «Michael brinda una interpretación muy dinámica del personaje de Müdfly», dice Kirschenbaum. «Es el Salieri de Dolittle, su Amadeus particular».

Gaghan coincide totalmente. «Michael es un actor entre actores», dice. «Me encanta. Lo procesa todo rápidamente. Se presentó con ideas y nos contó lo que quería hacer con este personaje; un hombre que, en el fondo, solo anhela el reconocimiento de Dolittle. Un Salieri de Dolittle, que es su Mozart. Y todas las ideas que se le ocurrían eran mejores de lo que uno se hubiera imaginado. Siempre le decíamos: “Sí, adelante. Hazlo. Es perfecto. Por supuesto”. El nivel de tablas interpretativas de Michael hace que para Robert y él haya sido muy divertido poner frente a frente a sus personajes».

Por su parte, Sheen admite que siempre se ha sentido fascinado por el nivel de detalle que se trabaja en los sets de este tipo de películas. «Normalmente, el público no se percata de los detalles minúsculos, sino que se queda con la grandeza de estos sets», explica Sheen. «Pero, para los actores, ayuda mucho a evocar un mundo que no existe».

Por ello, concede mucho mérito a Gaghan. «Me ha encantado trabajar con Steve porque es guionista y director», dice Sheen. «Tiene una imaginación muy vívida. Me gusta mucho que, cuando estás haciendo una escena, de repente se le ocurre algo en respuesta a lo que tú estás haciendo, lo cual me parece un don fabuloso. Además, nos permitía aportar ideas en los ensayos, lo cual permitía explorar rumbos inesperados. Steve tiene una imaginación desbordante, pero, al mismo tiempo, la destreza técnica para conseguir que funcione delante de la cámara.

El intérprete no puede evitar reírse cuando recuerda los momentos en los que tenía que estar recordándose que había muchos animales alrededor durante el rodaje de una escena. «No se te puede ir de la cabeza, y es muy divertido cuando consigues meterte en esa mentalidad y actuar», dice Sheen. «Incluso en pequeños momentos, como en la primera escena que tengo con las sanguijuelas o cuando, de pronto, tengo un animal bajo mis pies. Es como actuar cuando eres crío; no tienes atrezo, ni sets, ni compañeros de escena. En cierto modo, es la forma más pura de actuar; hacerlo solo con tu imaginación».

Badgley - Jim Broadbent
SI la reina Victoria sucumbiera a su enfermedad, Lord Thomas Badgley sería su sucesor para convertirse en el rey Thomas I. Por ello, no es impensable que esté dispuesto a hacer lo que haga falta para que se produzca la sucesión... y que la corona pase a la casa de los Badgley. Acude a la Cámara de los Lores para exponer su grave preocupación por la situación de la reina y envía una fragata, la Britannia, para seguir a Dolittle.

Fue un honor para el equipo de producción contar con el ganador de un Oscar® Jim Broadbent. «Si tuviera que jugarme todo mi dinero al mejor actor vivo en la actualidad, apostaría sin duda por Broadbent», asegura Kirschenbaum. «Fue una bendición tenerlo en el set con nosotros. Ha aportado una interpretación llena de matices al personaje de Badgley. Es un personaje lleno de complejidades, y siempre que Jim aparece en escena, es un momento memorable para el público».

Broadbent ya había trabajado con Jessie Buckley, que interpreta a la reina Victoria, en la producción televisiva Guerra y paz, y también con Michael Sheen, pero era la primera vez que trabajaba con Gaghan. «Es un director interesante que encuentra formas diferentes y apasionantes de contar la historia», sentencia Broadbent. «Me he quedado fascinado viéndolo trabajar y conociéndolo un poco mejor».

Como la mayoría de sus escenas tienen lugar en los aposentos de la reina, Broadbent elogia el exquisito diseño de sets de LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE. «El dormitorio es espléndido, con una cama de cuatro postes, colchas de terciopelo y cuadros maravillosos adornando las paredes, por no hablar del mobiliario», nos cuenta Broadbent. «Es un trabajo de diseño fantástico. Nunca he estado en los dormitorios de Buckingham Palace, pero es tal y como me imagino que serán».

Gaghan cree que Broadbent y Sheen en especial agregaron un toque de comedia deliciosamente estrambótico a la historia. «Quería evocar esa sensación de Chitty Chitty Bang Bang de que puede existir una dosis de peligro y un tono que no es frecuente encontrar en películas para niños», explica Gaghan. «Si vas a rendir un homenaje, ¿por qué no a Roald Dahl e Ian Fleming? Estamos trabajando con actores de primera fila. Por un lado, el espectador se da cuenta de que Rassouli le dejaría a merced de un felino salvaje. Pero, por el otro, Jim y en especial Michael cuentan con una bis cómica muy accesible. Es lo que llamamos 'vida, más un diez por ciento'. Son reales respecto a su época y sus personajes, pero le añaden un diez por ciento extra de dimensión. Y eso hay que aprovecharlo».

Reina Victoria - Jessie Buckley
Con solo 18 años, la joven monarca ha caído gravemente enferma, presa de una misteriosa aflicción. La reina Victoria, la más joven en ascender al trono, demostrará que no solo cuenta con la fortaleza de carácter necesaria para gobernar..., sino con el poder suficiente para superar a cualquiera que intente arrebatarle lo que le pertenece por derecho. Su única esperanza es una cura que nunca ha sido probada y que procede de un árbol que nunca ha visto nadie... en una isla aún por descubrir.

Antes de comenzar con el rodaje, Jessie Buckley leyó una biografía sobre Victoria que la ayudó a documentarse para su actuación. «Victoria subió al trono a la edad más o menos que tiene en nuestra historia, y era en gran medida una marioneta de quienes la manejaban en la corte», explica Buckley. «Cuando estuve hablando con Stephen y Robert sobre lo que suponía ocupar ese cargo, estuvimos de acuerdo en que se encontraba en una situación muy peligrosa. La estaban controlando hasta llegar al punto de hacer peligrar su vida».


Los animales
Antes de que comenzara el casting, Stephen Gaghan se pasó meses imaginando cómo sería cada uno de los animales de la tribu de Dolittle, lo que sirvió a su vez para orientar el casting de voces. «Buscaba imágenes de animales para intentar encontrar al actor adecuado», relata Gaghan. «Por ejemplo, pensada: “¡Este es gorila de montaña perfecto!”, y tenía que contarles a los animadores qué tenía ese animal en concreto para ser perfecto. ¿Era la posición de sus hombros? ¿El brillo de su mirada? ¿O su timidez? Identificas esos rasgos humanos que subyacen al lenguaje visual del animal. Todo se reduce a lo esencial».

Para Gaghan, era crucial conferir una dimensión elevada a los personajes de la vida de Dolittle. Trabajó en cada uno de ellos, tejiendo capas narrativas y emocionales. «Dolittle es prácticamente un ermitaño al comienzo de su aventura», dice Jeff Kirschenbaum. «Muchas de las criaturas tienen algo que superar: desde el perro Jip, con sus problemas de visión, al nervioso gorila Chee-Chee, pasando por la asustadiza avestruz Plimpton. Steve quería divertirse con estos intrincados personajes, además de imbuirlos de un toque inesperado. Formando parte del séquito del Doctor Dolittle, que los ha curado, ellos a su vez sanan a este hombre que se ha recluido del mundo. En este viaje con su nuevo aprendiz, Dolittle emergerá de nuevo para salvara la reina de Inglaterra... y, en el proceso, salvarse a sí mismo».

Una vez que Gaghan y sus productores dieron con el aspecto ideal de cada animal, era el momento de localizar la voz perfecta para complementarlos.

Polynesia (Emma Thompson en la versión VO de la película)
«Los animales están constantemente intentando ayudar a Dolittle a ser la mejor versión de sí mismo, para devolverle a la gloria que vivió en otros tiempos», nos cuenta Kirschenbaum. Polynesia era originalmente el loro de la esposa de Dolittle, Lily. «Polynesia se da cuenta de que se les ha presentado la oportunidad no solo de salvar a la reina, sino de salvara Dolittle, que ha sufrido una grave pérdida y, en consecuencia, se ha encerrado en sí mismo», dice Kirschenbaum. «No se afeita ni se corta el pelo; de hecho, apenas se asea. Y tampoco ha tenido contacto con amigos humanos desde que falleció su esposa».

Majestuosa, vanidosa y feroz cuando es necesario, la loro Polynesia o «Poly» es una vieja amiga de Dolittle que ejerce de voz de su conciencia (y la única aparte Lily, la difunta esposa del doctor, que le llama por su nombre de pila, John). Poly asegura que fue ella quien presentó a Dolittle y Lily, cuando esta llevó a la perspicaz loro a la mansión para examinar un problema en una de sus garras. Dollitle siempre tiene en cuenta la opinión de Poly, aunque, como pasa a menudo, le diga algo que en realidad no le apetece escuchar (como que no puede ignorar a la gente sistemáticamente). Esta matriarca de carácter huraño es capaz de comunicarse con los humanos mejor que ningún otro loro y siempre está pendiente de toda la familia. Es fácil reconocer que no había elección más idónea para el papel que Emma Thompson.

«Es raro prestar tu voz a una película, porque no sueles coincidir con tus compañeros de reparto presencialmente», cuenta Thompson. «Visitas diferentes estudios pequeños en varios países, a menudo en el transcurso de varios años, y dices frases con la esperanza de estar haciéndolo con la misma voz que elegiste en un principio. En cierta ocasión, recuerdo que no había ningún estudio disponible, así que, en un intento por crear la acústica adecuada, mi paciente publicista se vio teniendo que sostener un edredón sobre mi cabeza mientras yo hablaba al micro».

«Tiene un elemento de adivinación mucho más prominente que ninguna otra forma de actuación», prosigue Thompson. «Si tienes suerte, y yo la tuve en esta producción, el director y los creadores hablan contigo mientras trabajas y te dan pistas sobre la interpretación, además de contarte exactamente lo que está sucediendo en pantalla. Al cabo de un tiempo, comienzas a disfrutar de de las pequeñas secuencias que han ido acabando y que puedes ver. Es lento y emocionante a la par».
Hablando sobre la emoción de los cineastas por contar con la oscarizada actriz como parte de la familia de LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE, Susan Downey nos dice: «Necesitábamos a alguien que pudiera ser una auténtica compañera de fatigas a la altura de Robert. Alguien que pudiera ponerle riendas. Y si alguien puede, es Emma». Así es. No hay más que preguntarle. «Con solo oír su voz me pongo firme», dice Robert Downey, riéndose.

Jip (Tom Holland en la versión VO de la película)
El perro Jip es un auténtico pura raza con un sentido del olfato hiperdesarrollado a causa de su mala visión. De hecho, tiene un olfato tan fino que casi se diría que es capaz de ver sin sus gafas de culo de vaso. Casi. Junto con Styx, el fiel compañero perruno de Dolittle deberá cuidar de la reina Victoria por deseo expreso de su amo mientras el doctor busca una cura para su afección. Valiente, protector e indiscutiblemente fiel a sus amigos, Jip es el perro guardián perfecto para este cometido.

«Tom Holland participa en LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE gracias a Robert», dice Gaghan. «Tom hizo la película porque es muy fan de Robert. Se llevan de maravilla». Hacer que Holland le pusiera voz a Jip en esta aventura demostró ser una revelación profesional para el director, amante de los perros. «En todas las películas que he escrito, el protagonista tiene un perro», explica Gaghan. «Pero, hasta ahora, siempre habíamos tenido que quitar al perro por problemas de presupuesto».

Para el supervisor de efectos visuales John Dykstra, uno de sus personajes favoritos resultó también ser el predilecto de Holland. «Me gusta el perro Jip porque... Bueno, porque me gustan los perros», admite Dykstra. «Los perros son difíciles de crear como personajes virtuales porque la gente los conoce muy bien. Tenemos muy identificados sus movimientos y el significado de sus expresiones, así que hay que conseguir una versión muy detallada y precisa del personaje y su animación... para engañar al público y hacerle creer que un perro de verdad puede hablar como Tom Holland».

Dab-Dab (Octavia Spencer en la versión VO de la película)
Dab-Dab es tan maternal como despistada, además de un poco mandona. Esta hembra de pato doméstico es cariñosa y cálida, aunque no siempre sea la cuidadora más cualificada. Dab-Dab, única en su especie con una pata de palo, es tan olvidadiza como incuestionablemente fiel a su familia.

«No estoy muy segura de por qué Stephen y Robert pensaron en mí para el papel de esta criatura, pero me lo tomaré como un cumplido, porque sé que esa era la intención», dice Octavia Spencer, sin poder contener la risa. «Poner voz a un personaje es para mí una de las experiencias interpretativas más intrigantes. Me recuerda a por qué me atrajo el mundo de la actuación en origen. La capacidad de usar la imaginación sin cortapisas y sin ningún tipo de parámetro de referencia, permitiendo que un pato con pata de palo descubra su coraje en una aventura para salvar a la reina Victoria... es una genialidad. Hugh Lofting confirió una enorme humanidad a sus personajes, y Stephen ha infundido su versión de la historia de una tremenda bondad. Dab-Dab es a partes iguales corazón, valentía, delirio y testimonio del espíritu de un fiel soldado. Me chifla».

Plimpton (Kumail Nanjiani en la versión VO de la película)
Plimpton es una enorme avestruz macho que se niega a reconocer que no sabe volar ni nadar, y que no parece muy conforme con ejercer de fiel corcel de Dolittle, sobre todo cuando cree que ha engordado unos kilillos. Es bastante común encontrarle con la cabeza metida en una maceta. Sin embargo, Dolittle ha ayudado a esta ave con problemas familiares a descubrir los efectos relajantes de las endorfinas, y lo que más le gusta en el mundo ahora es divertirse con su colega y rival Yoshi... pese a sus pequeñas diferencias.

Kumail Nanjiani era la única opción en la mente del director. «Kumail es desternillante», dice Gaghan. «Trabajamos juntos en un piloto para televisión de HBO, y supe de inmediato que tenía que aparecer en LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE. En mitad de una llamada sobre ese otro proyecto, le pedí que interpretase a una avestruz neurótica asustada. Empezó a hacer la voz de su personaje, y enseguida aceptó participar en la película. Siento como si esa buena suerte me hubiera acompañado durante todo el casting de los personajes».

Chee-Chee (Rami Malek en la versión VO de la película)
Este joven gorila extremadamente tímido está aprendiendo a sentirse seguro gracias a Dolittle. Adora los juegos, las palabras los acertijos y las curiosidades. Liberado por el matrimonio Dolittle durante un rescate, Chee-Chee vive eternamente agradecido al doctor. A pesar de su sempiterno nerviosismo, de hiperventilar constantemente y de no poder separarse de su manta, este gorila de montaña es también juguetón, astuto y muy fuerte. Además, es un compañero de ajedrez excelente para Dolittle y un luchador duro de pelar contra el voraz Barry, como demuestra en determinado momento crucial de la aventura.

«Chee-Chee es una bestia imponente totalmente incomprendida por los suyos», explica Rami Malek. «Su intelecto, su curiosidad y su compasión son contagiosos, y me encanta que el doctor Dolittle, que ha perdido la confianza en los humanos, le acoja bajo su protección. Chee-Chee siente una profunda conexión con Dolittle, y este maravilloso mono llega al punto de dejar a un lado sus miedos para proteger a su familia adoptiva. Para Robert, para Stephen y para mí era importante mostrar el alma torturada del personaje y su sorprendente humanidad».

«Ya había trabajado poniendo mi voz a videojuegos y cosas para televisión», prosigue Malek, «pero ser capaz de dar vida a una criatura de esta complejidad y envergadura en una aventura épica ha sido todo un orgullo para mí. Además, fue increíblemente divertido imaginar e imitar el rango vocal de los gorilas. Me pasé incontables horas escuchando sus vocalizaciones en Internet, y probando a hacer docenas de gruñidos y rugidos con Stephen».

Para el director, fue un golpe de buena suerte dar con Malek justo cuando lo hizo. «Sabía que Robert se llevaba bien con Rami, y soy el fan número 1 de Mr. Robot», confiesa Gaghan. «Estaba preparando la película en Londres y tomándome un café por la mañana, y levanté la vista y tenía a Rami sentado a mi lado. Le dije: “Esto es una revelación. Tienes que participar en esta película”. Le expliqué la idea de Chee-Chee, ¡y aceptó enseguida!».

Yoshi (John Cena en la versión VO de la película)
Pese a ser un oso polar, Yoshi no soporta el frío. No hay nada que a este gigante bonachón le guste más que encontrar un rinconcito al sol o un lugar junto al fuego para reactivar su mala circulación. Yoshi es, sin lugar a dudas, ese amigo con el que siempre sabes que puedes contar. Apasionado del calor, es el primero en apuntarse a la expedición tropical a Monteverde y a la mítica Isla del Árbol del Edén. Cuando no está discutiendo con Plimpton, Yoshi es el primero en lanzarse a ayudar a Dolittle y Humphrey en su estrafalaria misión submarina.

«Siempre disfruto mucho preparando los personajes a los que pongo voz, y me encanta que Yoshi tenga una personalidad tan llena de conflictos», explica John Cena. «Es un oso polar gigante que odia pasar frío y busca siempre el buen tiempo en zonas sureñas. Al igual que Ferdinand, es un grandullón con un corazón de oro que siempre sigue mansamente a los suyos con su enorme gorro de invierno, pero que acude a la llamada cuando es el momento. Yoshi refleja a la perfección el corazón, el humor y la sensibilidad que Robert y Stephen han infundido a LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE. Cuando estaba decidiendo cómo hacerle cobrar vida, seguí sus indicaciones...., partiendo de lo esperado y luego dándole la vuelta totalmente».

Los cineastas describen a Yoshi como un animador nato, de un optimismo recalcitrante. Por eso, pensaron que Cena encajaba a la perfección con su personalidad. «Yoshi es superpositivo, pero también deja ver una calidez muy auténtica y entiendes que existe una razón que explica su forma de ser», explica Susan Downey. En la película «Vemos también unas escenas de su pasado, y necesitábamos a alguien que pudiese representar bien ambas facetas. John era perfecto para el papel».

Robert Downey añade: «John ha captado mi atención y se ha ganado mi respeto, porque yo nunca he puesto voz a un personaje de animación. El par de veces que lo he intentado, o lo he dejado o me han despedido, porque hace falta tener unas habilidades muy precisas. Y él lo borda; consigue personificar totalmente ese corazón amable y bondadoso de Yoshi».

Kevin (Craig Robinson en la versión VO de la película)
Kevin es una ardilla macho increíblemente encantadora y con cierta facilidad para el dramatismo que vive la vida como si fuera inmortal. Este superviviente de pura cepa quiere conocer el mundo entero y experimentar todo lo que pueda ofrecerle. Cuando Stubbins dispara por accidente a Kevin, y Dolittle y su equipo médico lo salvan, esta insolente ardilla (con una ligera tendencia homicida) se une a regañadientes al grupo para hacer de guía. Pero Kevin no perderá de vista ni un instante al joven ayudante del doctor que, en uno de sus constantes accidentes, casi lo deja gravemente herido... en busca del dulce momento de su venganza. «Diario de Kevin... Día 12».

A Craig Robinson le encantó interpretar este personaje. «Aunque Kevin es un pelín dramático, y puede que un poco egoísta de más, me ha hecho mejorar como persona», confiesa Robinson.
Los productores están encantados de que Robinson se lo pasara tan bien con este papel. «Kevin sabe cómo robar a todos el protagonismo en cualquier escena», dice Susan Downey, «pero para eso mismo lo queríamos: para que acaparase toda la atención».

Betsy (Selena Gomez en la versión VO de la película)
La jirafa Betsy, una de las integrantes más desinteresadas del equipo de Dolittle, siempre se ofrece voluntaria para cualquier cometido o responsabilidad. Aunque pase por una jirafa simpática y charlatana, también es increíblemente valiente y no duda en intervenir para salvar la situación cuando Stubbins necesita ir a la embarcación de Dolittle. A pesar de que el tranquilo santuario de Dolittle es el enclave perfecto para esta artista del escapismo (tanto Tutu como ella están en busca y captura en tres bosques), Betsy no tiene inconveniente en saltar a la acción y darlo todo cuando es necesario.

«Lo que valoro muy positivamente de LAS AVENTURAS DEL DOCTOR DOLITTLE es que ninguna criatura, sea humana o animal, es lo que parece a simple vista», dice Selena Gomez. «Todos acuden al doctor Dolittle por diferentes motivos o dolencias, y han formado una familia maravillosa e insospechada. Me gustan sobre todo que Betsy y el personaje de Marion Cotillard, Tutu, sean la cara de la resistencia. Cada una de ellas confía en las mejores cualidades de la otra, sin tener en cuenta opiniones ajenas, para intervenir y rescatar a cualquier miembro de su familia adoptiva que esté en apuros. Ha sido una experiencia extraordinaria poner voz a Betsy, que siempre tendrá un lugar especial en mi corazón».

Cuando el equipo de producción estaba pensando en quién podría ser la persona idónea, la hija de Gaghan se empeñó en que tenía que ser Selena Gomez. «Mi hija me dijo: “Tenéis que ficharla porque es una persona maravillosa”», nos cuenta Gaghan. «Y así es. Mi hija tenía razón. Selena es verdaderamente un ser humano extraordinario».

Tutu (Marion Cotillard en la versión VO de la película)
Tutu, líder de la Resistencia de los Zorros, es coraje en estado puro. Con los esquivos zorros del desierto como antepasados, esta rebelde es extraordinariamente orgullosa y siempre pragmática. Cuando forma equipo con Betsy y Poly, consiguen todo aquello que se proponen, como subir a Stubbins a bordo del barco de Dolittle antes de que zarpe rumbo a Monteverde y la Isla del Árbol del Edén. A lomos de Betsy a modo de corcel, esta hábil navegante disfruta difundiendo su lema a los cuatro vientos: «¡Viva la Resistencia!».

Fichando a la ganadora del Oscar® como la valiente y feroz Tutu, para la que Gaghan confiesa haberse inspirado en su «hija skater semisalvaje de 10 años», la producción sumó una perla más a su elenco de voces estelares. «Conozco a Marion porque los dos frecuentamos el Café Gitane, en Nueva York», dice Gaghan. «Creedme, es lo más».

Su socia cineasta se muestra totalmente de acuerdo. «Marion Cotillard es alucinante, así de simple», asegura Susan Downey. Cotillard disfrutó también lo suyo. «Lo que más me gusta de Tutu es la dinámica marinera-piloto que mantiene con Betsy, interpretada por Selena Gomez», dice Cotillard. «Este par de amigas están siempre dispuestas a saltar a la acción para garantizar la seguridad de su gente. Desde el momento en que entran en la trama, te das cuenta de que tienen una historia fabulosa en común. Son inseparables y trabajan para hacer justicia en el mundo».

Mini (Nick A. Fisher en la versión VO de la película)
Aunque esta cría de Petauro del Azúcar aún tenga mucho que aprender, sabe compensarlo con su extraordinaria precocidad. Mini quiere ver mundo, y la aventura de Dolittle en busca de la Isla del Árbol del Edén resulta ser la oportunidad perfecta. Esta adorable marsupial polizón consigue embarcarse en el viaje de su vida imitando a una ardilla voladora... y demuestra su valentía y su habilidad en el momento preciso. «Mini es una superheroína», dice el supervisor de efectos visuales John Dykstra. «Es superadorable, superdulce y supertemeraria».

Humphrey (Tim Treloar en la versión VO de la película)
Como todas las ballenas, Humphrey es un ejemplar macho asombrosamente inteligente que nunca eligió ser guardián del océano. Sin embargo, con el auge de los combustibles fósiles, no tiene más opción que alzarse con los suyos y afrontar el desafío. En esta aventura, Humphrey hará las veces de portentoso carruaje marino, propulsando a Dolittle y los suyos lejos del peligro… y engañando al Dr. Blair Müdfly en el momento preciso. «Para Humphrey es un honor ayudar a su camarada galés, el doctor Dolittle, siempre que viaja por mar», nos cuenta Tim Treloar, que además de poner voz a este personaje, hizo de preparador de dialecto galés para Downey. «Sobre todo porque Dolittle nunca tiraría una bolsa de plástico al mar».

James (Jason Mantzoukas en la versión VO de la película)
Cuando el grupo llega a Monteverde, cuenta con la ayuda de James, una nerviosa libélula, para llevar a cabo una importante negociación con una especie de mafia de hormigas carpinteras. Pese a vivir aún atormentado por un inesperado desamor, James demuestra ser una inestimable ayuda para guiar a Stubbins por la mazmorra. El resultado de la incursión, sin embargo, dependerá de su capacidad para centrarse en la tarea que se le ha encomendado.

«James tiene una gran personalidad y me encanta la cara del personaje, con esos ojos de huevo y sus movimientos espasmódicos», comenta el supervisor de efectos visuales John Dykstra. «El desafío en este caso era coger la cara de un insecto, que no tiene nada de humana, y conferirle emociones. Jason Mantzoukas hace un trabajo tan increíble poniéndole voz y carácter, que uno acaba cautivado por un insecto que básicamente inspira repugnancia».

Barry (Ralph Fiennes en la versión VO de la película)
Barry, un inteligente tigre de Bengala de más de 350 kg con traumas familiares y migrañas crónicas, fue paciente de Dolittle durante su primera estancia en Monteverde. Con unas 872 víctimas a sus lomos, se trata del más irónico, ocurrente y agudo de todos los depredadores de las cúspides. Barry le guarda rencor a Dolittle porque cree que el doctor abandonó su tratamiento de terapia justo cuando sentía que estaba progresando.

Las escenas peligrosas en las que Robert Downey Jr escapaba de Barry en la mazmorra de Monteverde de Rassouli fueron de las favoritos del protagonista. Y el hecho de que Ralph Fiennes pusiera voz a la criatura hacía que fuera una experiencia aún más deliciosa. «Sobra hasta decirlo: Ralph es un tesoro nacional y es perfecto para poner voz a un tigre», sentencia Robert Downey, tajante. «Tiene una energía muy felina. Y sangre felina. Si no me equivoco, y creo que no, con él hicimos la primera sesión de voz de la producción. Marcó el baremo para el resto».

Gaghan remarca: «Llevaba al menos tres películas detrás de Ralph. Incansablemente. No sé cómo, me hice con su número de teléfono... y ha demostrado una paciencia infinita hablando de posibles papeles conmigo. ¡Aunque al final no acabara haciendo ninguno! Pero tenía la sensación, a raíz de todas esas llamadas, de que el tigre Barry le atraería. Es como un sueño hecho realidad cuando escribes algo que solo te puedes imaginar haciendo a una persona... ¡y consigues que lo haga!». Y añade, bromeando: «Por cierto, el personaje se llama así en honor a mi antiguo terapeuta, que era un mar de serenidad en apariencia..., pero todos sabíamos que en el fondo era una especie de asesino reprimido».

Don Carpenterino (David Sheinkopf en la versión VO de la película)
Líder de la colonia de hormigas carpinteras de la Isla de Monteverde, Don Carpenterino, junto con el general de su ejército, negocia con James el precio por ayudar a Dolittle a acceder al diario de Lily, ya que las hormigas son conocidas por su habilidad forzando cerraduras. Sheila, la hija de Don, es la responsable del mal de amores de James.

Dragona (Frances de la Tour en la versión VO de la película)
Esta guardiana del Árbol del Edén escupe llamaradas de fuego. Con su corazón roto, la dragona es una adversaria tremendamente sabia, pero cansada del mundo. No es de extrañar, después de perder la cuenta de los años que lleva viva. ¿Veinte mil? ¿Cuarenta mil, quizá? Hasta ella ha perdido la cuenta. Si Dolittle, con sus extraordinarias dotes veterinarias, es capaz de aliviar los dolorosos problemas emocionales que han propiciado sus trastornos alimenticios, tal vez el doctor logre sobrevivir a su ira volcánica.

Styx
Styx, un ejemplar macho de araña palo, sobrevivía en la naturaleza haciéndose pasar por... un palo, obviamente. Este arácnido acudió por primera vez a la mansión de Dolittle para quejarse por recibir el apelativo de «araña ogro», un calificativo injusto, en su opinión Convertido en un arma secreta del palacio, este vigilante de doce ojos, que tiene encandilada a Lady Rose, demostrará ser una pieza clave para proteger a la reina Victoria.

Elliot y Elsie
Este inseparable pareja de monos capuchinos eran los encargados de leer el contrato del santuario de Dolittle que todos los animales tienen por su hogar. Por desgracia, los monos no son los mejores asesores legales. Lo que sí que se les da bien es llamar a la ballena Humphrey para pedirle ayuda cuando más lo necesitan.