Cinemanía > Películas > Peter Rabbit 2: A la fuga > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Madres paralelas' la nueva película de Pedro Almodóvar
Peter Rabbit 2: A la fuga cartel reducido Peter Rabbit 2: A la fuga(Peter Rabbit 2: The runaway)
Dirigida por Will Gluck
¿Qué te parece la película?

Columbia Pictures presenta, en asociación con 2.0 Entertainment y MRC, una producción de Animal Logic Entertainment y Olive Bridge Entertainment, una película de Will Gluck, PETER RABBIT 2: A LA FUGA. Protagonizada por Rose Byrne, Domhnall Gleeson, David Oyelowo, Elizabeth Debicki, Margot Robbie y James Corden en el papel de Peter Rabbit. Dirigida por Will Gluck. Guion de Will Gluck & Patrick Burleigh. Producida por Will Gluck, Zareh Nalbandian, Catherine Bishop y Jodi Hildebrand. Los productores ejecutivos son Doug Belgrad, Jonathan Hludzinski, Jason Lust, Emma Topping y Thomas Merrington. Dirección de fotografía de Peter Menzies. Diseño de producción de Roger Ford. Montaje por Matt Villa ASE ACE. Diseño de vestuario de Lizzy Gardiner. Banda sonora de Dominic Lewis. Supervisión musical por Wende Crowley.


Creando la secuela
Después de convertirse en el rey del jardín, Peter Rabbit verá un mundo mucho más grande y vivirá su mayor aventura en PETER RABBIT 2: A LA FUGA. Después de dirigir la primera película, el director, guionista y productor Will Gluck regresa en una nueva historia que lleva a Peter más allá del jardín, a las calles de la gran ciudad, donde averiguará qué tipo de héroe quiere ser.

"Me encantan estos personajes" dice Gluck. "Peter comete muchos fallos, pero siempre sigue adelante. Eso es lo que hace que sea un personaje tan divertido de ver. Es divertido ver como alguien tira hacia adelante sin preocuparse por las consecuencias. Y aun así, al final siempre aprende algo. Es un mundo muy rico con muchas historias que explorar".

A Gluck le pareció que la secuela era una oportunidad para explorar temas de identidad. Todo el mundo sabe que Peter es un conejo travieso, pero él no tiene porqué verse así necesariamente. "La percepción de quiénes somos se enfrenta a la que otros tienen de nosotros" explica Gluck. "Sólo porque la gente te vea de una forma no significa necesariamente que seas así. En la película Peter, Bea y Thomas emprenden ese viaje juntos."

"Puede que sean conejos, pero son igual que nosotros" dice el productor Zareh Nalbandian, quien se une a Gluck como productor y supervisa el proceso de animación en Animal Logic. "Son una familia. Tienen los mismos conflictos, retos, metas y aspiraciones que un humano".

"Las películas de Peter Rabbit son tan populares entre el público familiar porque son divertidas y entretenidas, y no hay miedo por mostrar temas de gran peso emocional con los que todos nos sentimos identificados" añade el productor ejecutivo Doug Belgrad. "En esta película, Peter se ve forzado a plantearse si es bueno y a descubrir quién es realmente. Al mismo tiempo, tendrá que luchar contra la duda existencial que le plantea la llegada del hijo de Bea y Thomas".

"En esta secuela, queríamos llevar a la gran pantalla una historia que fuese más allá que la primera película" dice Nalbandian. "Debía ser más grande, más atrevida y una historia que justificase su secuela. Queríamos llevar a nuestros queridos personajes en nuevas aventuras, pero también traer a la vida otros personajes entrañables del mundo de Beatrix Potter. Principalmente, queríamos sacar la historia del jardín".

En la primera película, Thomas McGregor y Peter Rabbit entran en una guerra sin límites por el control del jardín de la mansión McGregor, pero Bea les hace ver el punto de vista del otro.

"La nueva película retoma la relación donde la dejaron" dice Gluck. "Bea ha creado un libro con sus preciosos cuadros. McGregor lo publica, imprime y lo vende en su tienda de juguetes. Hay una frágil tregua entre McGregor y Peter".

"McGregor ha desistido de impedir que los conejos estén en el jardín. Pueden ir y venir con tal de que dejen en paz sus preciados tomates" comenta la productora Jodi Hildebrand. "Peter intenta portarse bien, ser un líder y mantener a todo el mundo alejado de los tomates. McGregor ha dado la bienvenida a Peter a su vida y a su hogar. Todo está bastante balanceado".

"Hay un editor interesado en crear una serie de libros" continúa Gluck. Es por eso que la improvisada familia de humanos y conejos se mudan a la gran ciudad de Gloucester, hogar de la editorial de Nigel Basil Jones.

Basil Jones es un hombre amable al que le encanta el libro, pero malinterpreta quién es Peter en realidad. Esa forma errónea de verle hace que Peter empiece a dudar de sí mismo. "Nigel piensa que Peter es un conejo malo, y Peter piensa que incluso Bea y Thomas le ven como un granuja, así que acaba aceptando que lo es" explica Gluck. "Peter ha llegado a ese momento en la vida en el que todo el mundo te dice quién eres, así que tiene dos opciones: puede aceptar lo que la gente piensa o se puede rebelar. Peter decide aceptarlo, lo que le lleva a conocer a algunos personajes de dudosa moral".

El jefe de todos es Barnabás (con la voz de Lennie James en su versión original y la de Leo Harlem en su doblaje al castellano), un conejo callejero, más duro y mayor que Peter, que reconoce la chaqueta azul y se acerca a Peter para decirle que conocía a su padre y que juntos asaltaron el jardín de McGregor.

"Barnabás es como Fagin en Oliver Twist de Dickens" explica Hildebrand. "Sabe que los humanos reconocerán la chaqueta azul de Peter, así que su plan es ser adoptados y mientras las familias estén fuera o durmiendo ellos arrasarán sus cocinas".

Peter piensa que ha encontrado su sitio cuando Barnabás le presenta el cautivador mundo más allá del jardín, como al gato Tomás, su hermana Minina y la rechoncha rata Samuel Bigotes. Al final Peter se da cuenta de que no quiere ser quién la gente decida que sea, sino quién él decida.

Para llevar las historias de Potter a la gran pantalla, los cineastas han colaborado estrechamente con sus editores de Penguin y Frederick Warne & Co Limited (una marca de Penguin Random House Children’s), editorial que ha publicado sus cuentos durante más de 100 años. "Estamos muy orgullosos de cómo adaptamos y actualizamos la historia clásica de Beatrix Potter en la primera película" dice Hildebrand. "Hemos trabajado mano a mano con los responsables de la obra de Beatrix Potter de Frederick Warne & Co. En esta secuela, era muy importante para nosotros asegurarnos de que manteníamos la esencia de sus historias".

"Estamos muy emocionados con PETER RABBIT 2: A LA FUGA de Will Gluck y Sony Pictures" dice Francesca Dow de Penguin Random House Children’s. "La primera película fue un éxito instantáneo en el mundo entero y permitió que las familias conectasen con Peter de una manera completamente nueva. Esta nueva aventura celebra la diversión y travesuras de Peter Rabbit de forma exuberante y estamos seguros de que las familias la disfrutarán igual que la primera película. Frederick Warne & Co., parte integrante de Penguin Random House Children’s, está orgullosa de ser el hogar de Peter Rabbit y la editorial de los cuentos de Beatrix Potter. Espero que la película anime a las familias a seguir descubriendo y leyendo las aventuras de Peter Rabbit y sus amigos".

Will Gluck es el guionista, productor y director que trae esta historia a la gran pantalla. "Gluck conoce perfectamente y tiene gran afecto por el material que aparece en las películas" dice Belgrad. "Will tiene gran afinidad con los personajes que Potter creó. De hecho, se parece un poco a Peter Rabbit... es listo, gracioso y siempre tiene un plan, lo que le convirtió en el director perfecto para abordar la historia una segunda vez y crear una película igual de divertida, animada y sincera que la primera".

"Queríamos ser ingeniosos, crear una aventura que la gente no hubiese visto antes, pero siendo fieles a su visión inicial" añade Nalbandian. "Creo que en esta película eso se ve muy bien".

Las historias son atemporales y reconfortantes, pero también realistas, ya que a menudo abordan temas duros de la vida. En el primer libro, The Tale of Peter Rabbit, se descubre que el viejo Sr. McGregor metió al padre de Peter en una tarta y que Peter casi corre la misma suerte. "Cuando les leo los cuentos de Beatrix Potter a mis hijos, me doy cuenta de que no se guarda nada" dice Hildebrand. "Sus historias tienen un trasfondo serio, y hemos intentado trasladar esto cuando hemos hecho la película, retando a los niños y dándoles modelos a seguir, como Peter, Bea y Thomas, para que aprendan algo y se sientan involucrados".


Sobre los personajes y el reparto
"Regresan todos los personajes" explica Gluck. "Peter, su primo Benjamín, las chicas Pelusa, Pitusa y Colita de Algodón, la señora Bigarilla, Cerdito Amable, Tomi Tejón, incluso los nerviosos gallos. ¡Todos vuelven a estar! También conoceremos a nuevos personajes. Un amigo del padre de Peter llamado Barnabás, que igual tiene un moral algo dudosa. Y tiene varios amigos, como el gato Tomás, su hermana Minina y Samuel Bigotes".

"Peter Rabbit no es Peter Rabbit sin James Corden" dice Nalbandian. "Es emocionante verle de vuelta en la voz de Peter Rabbit en su versión original. Tener otra vez a Rose Byrne y Domhnall Gleeson es fenomenal. Su química en la primera película se acentúa aún más en esta".

"Estamos muy contentos de tener a todo el mundo de vuelta, parece como si volviésemos a casa" añade Jodi Hildebrand. "Tenemos a Rose, Domhnall y James, así como a Margot Robbie y Elizabeth Debicki. Ha sido maravilloso volver a sentir la energía de todo el mundo dando vida a estos personajes que tanto cariño tenemos".

Peter Rabbit – con la voz de JAMES CORDEN en su V.O y de DANI ROVIRA en su doblaje al castellano
A menudo se equivoca, pero nunca duda, Peter Rabbit siempre ha sido un personaje curioso. Está intentando aceptar su nuevo rol de líder, manteniendo una frágil tregua con Thomas McGregor mientras se sigue divirtiendo. Aunque a medida que los cuentos de Bea sobre sus aventuras se hacen más famosas, va adquiriendo la reputación de travieso. Desanimado, Peter decide aceptar la etiqueta y se escapa, poniendo a su familia en peligro, sólo para descubrir que al final tendrá que convertirse en el héroe que necesitan.

"Se esfuerza por tener una nueva reputación, aunque no lo consigue" dice Hildebrand. "La clave del personaje es que todo le sale mal. Intenta impedir que alguien coja un tomate y le pillan a él con el tomate en la mano. Todo el mundo piensa que es un conejo travieso, aunque se esfuerce al máximo por no serlo".

"Un villano vende tantos libros como un héroe" añade Nalbandian. "Por tanto, Nigel Basil Jones pinta a Peter de villano, y Peter interpreta el papel, que es lo que hacen muchos niños. Interpretan el papel que le dicen que es, en vez de expresar lo que llevan dentro. Esa es la moraleja de la historia, sé fiel a ti mismo".

Bea – interpretada por ROSE BYRNE
Bea, ahora la señora McGregor, ha convertido sus preciosos cuadros en historias sobre el travieso Peter Rabbit. Aunque acepta a Peter por quien es, sus historias puede que den la impresión equivocada. Cuando Peter huye de casa, Bea tendrá que entrar en razón para salvar su familia.

Esta nuevo trasfondo en el personaje es lo que volvió a llamar la atención a la actriz Rose Byrne.

"Quise volver a entrar en el proyecto en cuanto me enteré de la trama de la secuela de Will, que era muy divertida pero también muy inteligente" dice Byrne. Al igual que Peter y Thomas, Bea también está pasando por una crisis personal por la forma en que le ve la gente. "Me encanta que el conflicto de Bea venga por la fama y el exceso, el cambio y la pertenencia, lo que significa el reconocimiento, cómo conseguirlo y bajo qué términos".

Las diferencias en la primera película entre Bea y Thomas se han resuelto con un armonioso aunque algo caótico matrimonio. Thomas publica los cuentos de Bea sobre la aventuras de Peter en el jardín, y atrae la atención del conocido editor Nigel Basil Jones, quien intenta cautivar a la novata autora.

"Bea cae en sus redes" dice Byrne. "Nigel le dice que va a hacer un par de cambios, que confíe en él, y se empieza a desarrollar un tipo de historia de amor en la que dicen y hacen lo que él quiere. Bea está absorta. Poco a poco estas ideas empiezan a calar y empieza a pintarlas. Empieza a vender su alma poco a poco para impresionar a este tipo y cruza al otro lado".

"Lo que le pasa a Bea es completamente entendible" dice Gleeson. "Le han dicho que puede ser parte de un gran éxito, pero poco a poco la influencia hace que cambie la intención y esencia de la historia. Pero su instinto prevalece. Mira a su alrededor y observa todo lo que ha conseguido, está contenta con la forma en la que escribe, con la forma en la que pinta, está contenta con su familia, contenta con su relación... creo que todas esas cosas hacen que recapacite".

"Bea se deja llevar por el éxito que puede conseguir" dice Byrne. "Cuando secuestran a los animales, despierta al instante de su ensimismamiento. Se da cuenta de que ese no es su mundo".

"Una de las muchas cosas que me gustan de la interpretación de Rose Byrne es que es fuerte y vulnerable, con fallos pero digna de admiración, todo al mismo tiempo" dice David Oyelowo, quien interpreta a Nigel Basil Jones. "Es una interpretación muy humana".

"Rose es increíble en todo" añade Gleeson. "Destaca en todos los aspectos del personaje, pero cuando es divertida tiene un toque de locura muy particular que me encanta. Es muy divertido pasar tiempo con Rose".

Thomas McGregor – interpretado por Domhnall Gleeson
Thomas no se ha relajado ni un ápice, simplemente está aceptando cosas que no puede cambiar, como el hecho de tener conejos en su jardín. Aunque Bea le ve con la figura paterna de la improvisada familia de conejos, Thomas quiere añadir un bebé humano al mix. Sin embargo cuando los conejos se meten en peligro, acaba viendo todo mucho más claro.

"Me apetecía volver a zambullirme en este mundo, no sólo por el guion, sino por el hecho de que Will Gluck dirigía otra vez y Rose también volvía" dice Gleeson. "Disfruté mucho trabajando con los dos en la primera película, y pensé que este guion era muy muy divertido".

Thomas McGregor creció sin una familia y ahora quiere una real, aunque practique con un muñeco. "Piensa que Bea será una gran madre, aunque cree que hay una diferencia entre animales y humanos. Bea no ve la diferencia" comenta Gleeson.

Pero Thomas lo acaba aceptando. Cuando Nigel camela a Bea y sus ideas equivocadas sobre Peter ponen a los conejos en riesgo, Thomas salta a la acción para salvar a su familia, igual que haría un padre.

"Un padrastro o madrastra puede tardar un tiempo en calibrar la relación con sus hijastros" aclara Gluck. "En esta película, McGregor y Peter calibran esa relación".

"Es maravilloso trabajar con Domhnall" dice Byrne. "Es un actor muy gestual. Siempre aparece a la mañana siguiente con un moratón enorme o lesionado de una extremidad porque se tira de una forma muy enérgica en cada escena. Se toma el trabajo muy en serio, aunque no mucho a sí mismo".

Nigel Basil Jones – interpretado por David Oyelowo
Nigel Basil Jones es el editor encantador y caballeroso que reconoce una buena historia en cuanto la ve, y no hay historia que no haya conseguido hacerla aún mejor. Cuando los cuentos de Peter Rabbit empiezan a hacerse conocidos, Nigel encuentra una forma de que lleguen a una audiencia aún mayor... simplemente Bea tiene que hacer unos pequeños cambios para modernizar a los personajes.

David Oyelowo, cuyas interpretaciones en Selma y Nightingale le valieron nominaciones al Globo de Oro, piensa que aunque Nigel no es necesariamente un tipo malo, sí es interesado y manipulador. "Nigel es consciente de su habilidad para atrapar a la gente en sus redes" dice Oyelowo. "Detecta un poco de ego o vanidad en Bea, y va a por ella. Lo divertido de interpretarle fue que él realmente cree que está haciendo lo mejor para los libros de Bea, y para los conejos. Además de convencer a la artista de que él es completamente indispensable es su proyecto".

"Creo que Nigel aprecia el trabajo de Bea, pero quiere comercializar sus historias" dice Hildebrand. "Su intención es hacerlas más atractivas para el público general, asegurarse de que no sean tan rústicas. Igual Peter debería llevar zapatillas. Igual su chaqueta podría ser una sudadera. Pero eso empieza a confundir a Bea. Ese no es el mundo que ella conoce y no son los conejos que ella ama".

"Me encanta que sea una película sobre identidad, pero con conejos" dice Oyelowo. "Creo que los espectadores se van a entretener mucho. No va muy en serio, aunque trata un tema muy importante. Pero no es condescendiente, los niños son capaces de abordar temáticas mucho más complicadas de lo que los adultos les permiten, y eso es en lo que se ha centrado Will Gluck".

Oyelowo decidió unirse al reparto de la película para tener a toda la familia contenta. "Me encantó la primera película. Tengo cuanto hijos y la hemos visto varias veces. Pero cuando me llegó la oferta estaba preocupado porque probablemente no podría encajar el rodaje en mi agenda, a lo que mi hija tuvo una buena rabieta. Me dieron remordimientos como padre por el hecho de no haber aceptado el papel simplemente por mis hijos. El mundo tiene que agradecer a mi hija mi papel de Nigel Basil Jones".

Barnabás – voz de Lennie James (V.O.) y Leo Harlem en su doblaje al castellano
Samuel Bigotes – voz de Rupert Degas (V.O.)
El gato Tomás - voz de Damon Herriman (V.O.)
Minina - voz de Hayley Atwell (V.O.)

Cuando Peter se escapa, el autoproclamado "conejo malo" coincide inmediatamente con Barnabás, quien dice haber conocido a su padre y haber sido su cómplice. Barnabás, un conejo callejero, y sus compinches, la rata Samuel Bigotes, el gato Tomás y su hermana Minina, le enseñan a Peter cómo aprovecharse del resto. Es el ejemplo de Barnabás lo que hará que Peter se plantee qué tipo de conejo quiere ser.

Barnabás le lía la cabeza a Peter, le convence de que un conejo malo también puede hacer grandes cosas, aunque no cosas buenas. Aunque es algo deshonesto, Barnabás sabe exactamente quién es, y es esa confianza en sí mismo lo que lleva al resto de animales a hacer lo que él quiere, incluyendo a los miembros más cercanos de su banda: la rata Samuel Bigotes, el gato Tomás y su hermana Minina.

"Barnabás es una mala influencia para Peter" comenta Hildebrand. "Es como una figura paterna, justo cuando Peter se siente desplazado con los planes de Nigel para el proyecto de Bea".

"Barnabás es un estafador, ya sea dejándose capturar por una tienda de mascotas para ser adoptado y arrasar la despensa de su nueva familia o montando un golpe aún más grande" añade Nalbandian.

Pelusa, Pitusa y Colita de Algodón – con la voz de Margot Robbie, Elizabeth Debicki y Aimee Horne (V.O.); Belén Cuesta (Pelusa) y Silvia Abril (Pitusa) en su doblaje al castellano
Las hermanas de Peter, Pelusa, Pitusa y Colita de Algodón, siguen siendo el contrapunto a las travesuras de Peter. La miedosa Pelusa es ahora más independiente y tiene más confianza en sí misma. Pitusa es la hermana con los pies en la tierra, luchando continuamente por mantener a todo el mundo unido. Colita de Algodón sigue llevando su propio ritmo descompasado.

El Conejito Benjamín - Colin Moody (V.O)
El primo de Peter, el conejito Benjamín, no siempre quiere unirse a la diversión, aunque sigue intentando que Peter no pierda el norte. Es el confidente de Peter y le aporta el conocimiento y claridad de juicio que a veces le falta.

"Benjamín es el personaje más perspicaz del mundo que hemos creado, porque juzga todo tal cual es" admite Will Gluck.


Diseño y producción
El equipo creativo principal de la primera película regresa en esta segunda, incluyendo al director de fotografía Peter Menzies Jr., el diseñador de producción Roger Ford, la diseñadora de vestuario Lizzy Gardiner, el supervisor de efectos especiales Will Reichelt, la supervisora musical Wende Crowley y el compositor Dominic Lewis. Aunque la primera película tiene lugar en el jardín, esta secuela se expande por la gran ciudad.

Igual que la primera película, la secuela está rodada principalmente en Australia, así la búsqueda de las localizaciones para la ciudad de Gloucester empezó en la zonas históricas de Sídney, como The Rocks y otras áreas con herencia arquitectónica inglesa. El responsable de localizaciones Jeremy Peek encontró el sitio perfecto para la secuencia del mercadillo: el hospital Cumberland en el barrio de Parramatta en Sídney, construido a principios del siglo XIX.

Ford y su equipo de arte diseñaron los 50 puestos del mercadillo. Montaron uno a uno en el estudio, los decoraron, fotografiaron y embalaron hasta su momento de ser transportados y colocados en la localización.

"Fue extraordinario el nivel de detalle que aportaron el equipo de atrezo, los decoradores y el equipo gráfico a cada puesto" dice Ford. "Los 50 puestos quedaron genial in situ".

El rodaje de esta secuencia fue el mayor reto que tuvo el reparto y resto del equipo técnico. Estuvieron rodando durante dos semanas, con sol, lluvia y tormenta.

"Es una escena central que requirió un proceso de rodaje muy complejo empleando decorados móviles" dice Nalbandian. "Cuando por fin lo vi terminado fue como ver por fin la tarta de pisos más increíble, después de haber tenido todos los ingredientes apartados en un banco durante dos años".

Otra localización clave es la tienda de mascotas de Piperson, donde llevan a los animales secuestrados. Gluck y Ford querían que la localización intimidase pero que también fuese tentadora.

"Miramos todo tipo de tiendas de mascotas" dice Peek. "Al final nos quedamos con una tienda de mobiliario de baño en el centro de Sídney, que tenía una fachada que le encantaba a Will. Sacamos todos los grifos y sanitarios de ahí y Roger y su equipo la decoraron hasta el último detalle".

Uno de los decorados más interesantes de diseñar fue la oficina de Nigel Basil Jones. "Bea y McGregor reciben una invitación de Nigel" explica Ford. "Les mete en un tren en primera clase y les inunda de regalos. Luego les va a buscar un cochazo a la estación y les lleva a su despacho. Así que cuando llegan ya están muy muy impresionados".

Gluck y Ford hicieron un viaje de investigación al Reino Unido durante preproducción en busca de una fachada elegante de principio del siglo XVII para que Ford pudiese crear el interior de unas oficinas lujosas que la complementasen. "Encontramos un edificio con una fachada maravillosa en Richmond, a las afueras de Londres" recuerda Ford. "Construimos entonces un interior de época precioso, pero pusimos mobiliario muy moderno. El fuerte contraste funcionó muy bien, impresiona mucho a Bea y a su familia cuando lo ven".

Los actores estaban muy impresionados por el proceso y trabajo tan riguroso del equipo de diseño. "Los decorados son una maravilla" dice Byrne. "Tenemos una tienda de juguetes preciosa. Las oficinas de Nigel son espectaculares. Los diseños son muy sofisticados, lo que hace que la película sea mejor y a nosotros nos facilita meternos en esos mundos".

Pero antes de que Peter empiece su aventura, podemos ver en la película todo lo que deja atrás; la mansión McGregor, la cabaña de Bea y el jardín. Estos decorados se volvieron a crear para la secuela.

"Volver a estar en el mismo decorado fue como un deja vu, como volver a casa" dice la productora Jodi Hildebrand. "La mansión McGregor, que volvimos a construir, junto con la cabaña de Bea y el jardín, fue nuestro hogar durante casi toda la primera película. Fue increíble poder caminar otra vez por ese jardín".

La diseñadora de vestuario Lizzy Gardiner mantuvo la estética etérea, fluida y floral de Bea que había creado para la primera película.

"Fue divertido. Bea está un poco más sofisticada en esta película, así que ahora ya no es todo faldas y botas" comenta Byrne. "Lizzy es una diseñadora muy creativa y colaborativa. Tiene un ojo increíble. Ha diseñado muchos de mis vestidos, así como todos los trajes de David Oyelowo, que ella y su equipo crearon de cero".

"Nigel es un tipo muy vanidoso" añade Oyelowo. "Es muy consciente de cómo se presenta a sí mismo. No sólo se ofrece como editor, también te está haciendo entender que todos tus sueños se pueden hacer realidad. En la película interpreto a un sueño andante, y los increíbles trajes son lo que me lo permiten".


Animación y efectos especiales
Al igual que en la primera película, el equipo de animación y efectos especiales está liderado por Animal Logic, una de las mayores compañías de animación del mundo que ha trabajado en múltiples películas ganadoras y nominadas al Oscar.

"En la primera película, creamos los personajes por ordenador e integramos los efectos visuales de una manera divertida y emotiva" comenta el productor Zareh Nalbandian, también presidente y fundador de Animal Logic. "Al sacarles al mundo exterior en esta película, todo se complicó mucho a nivel de efectos especiales, animación e interacción con los actores. La película es más divertida así, pero ha sido mucho más complicado para los animadores y equipo de rodaje".

"Lo mejor de volver al mundo de Peter Rabbit fue abarcar un espacio mayor, lo que fue un reto para mí y mi equipo" confiesa Will Reichelt, supervisor de efectos especiales.

"Es más fácil trabajar en la secuela de una película de acción real con personajes animados, ya que mucho del proceso de integración de personajes es similar, aunque la ampliación del universo en esta segunda entrega, con escenas más complicadas, lo hizo todo mucho más complejo" explica Reichelt.

El primer reto al que se enfrentó el equipo de efectos especiales fue la escena de 10 minutos que abre la película, una trifulca a gran escala entre humanos y animales durante la boda de Bea y Thomas.

"En la primera escena de la película, cogemos toda la complejidad de la primera película a nivel de efectos visuales y lo compactamos en cinco minutos. Hay una pelea entre los personajes animados y los humanos, McGregor pateado por una habitación y gente volando por los aires".

Gran parte del equipo de efectos especiales de la primera película ha repetido en esta secuela, así que al margen de la complejidad, el equipo se puso en marcha bastante rápido. El equipo de efectos visuales trabajó todos los días con los actores en rodaje para asegurarse de que se respetaba el espacio para los personajes animados.

"Cuando tienes a humanos interactuando con personajes animados es muy importante que cuando se rueda, los gestos de los actores sean los correctos" dice Reichelt. "Les hicimos a los actores sujetar animales de peluche para que se hiciesen una idea del peso y de cómo sujetar al animal. Cogieron experiencia ensayando las escenas. Entonces les quitamos los peluches para rodar las escenas definitivas y con el material final poder introducir a los personajes animados".

"Gleeson y yo retomamos la rutina de trabajar con conejos imaginarios bastante rápido e intentamos ayudar a David Oyelowo" comenta Byrne. "Trabajar con personajes animados está chupado para Domhnall y para mí por toda la experiencia de la primera película. Ya ni lo pienso. Es como montar en bicicleta. Aunque el pobre David al principio no sabía cómo fingir estar con un conejo".

"Domhnall y Rose son unos genios. Yo era el novato que no paraba de preguntar a ver dónde estaba el conejo" recuerda Oyelowo entre risas. "Tenía que recordar en todo momento que tenía detrás un equipo de efectos especiales que me salvarían el pellejo".

Se necesitó una estrecha colaboración entre el equipo de Reichelt, los dobles de acción liderados por el coordinador Glenn Suter y el equipo de efectos visuales liderado por el supervisor Dan Oliver para coordinar y realizar la complicada escena del mercadillo.

"Intento hacer todo lo posible con la cámara y luego lo pulimos con efectos especiales, así en la pantalla queda lo más real posible" explica Reichelt. "El equipo de dobles y de efectos especiales son unos hechiceros. Averiguaron cómo serían las interacciones de los personajes animados con el mundo real y consiguieron que los humanos hicieran cosas bastante increíbles. Ha quedado perfectamente integrado".

Mucho de los personajes animados diseñados en la primera película vuelven a aparecen en esta secuela, pero otros son nuevos, como Barnabás, Samuel Bigotes, el gato Tomás y Minina. "Esos personajes se diseñaron para que pareciesen del mismo mundo que los conejos, aunque el proceso de animación requirió una nueva estrategia". "Son del mismo estilo, pero pertenecen a un mundo distinto que los personajes de siempre, pertenecen a los bajos fondos de la ciudad de Gloucester. Tienen una forma de pensar distinta. Tuvimos que averiguar la complejidad de la interpretación de estos personajes al igual que hicimos en su día con los originales".

Los animadores se inspiraron en referencias más allá del género. "Estuvimos viendo diferentes referencias para Barnabás, tipos de la mafia como Tony Soprano" comenta Reichelt. "Vimos personajes que tuviesen un aire estoico, pero también bastante seductivos. No queríamos convertirle en el típico tipo malo de dibujos animados".

El equipo de animadores tuvo la oportunidad de refinar la producción en general gracias al mejor desarrollo e iteraciones de la animación.

"Tuvimos la increíble oportunidad de cambiar cosas, lo que emocionó mucho a los animadores" dice Will Gluck. "Siempre digo que es como hacer dos películas: la primera se hace cuando rodamos y la segunda con los efectos especiales. Le da a todo el equipo la oportunidad de explorar los límites de su creatividad y visión".