Cinemanía > Películas > Black beach > Comentario
Destacado: Milla Jovovich protagoniza 'Monster hunter'
Black beach cartel reducido Black beachDirigida por Esteban Crespo
¿Qué te parece la película?

BLACK BEACH es la segunda película de Esteban Crespo (Amar).

Sección oficial de la 23 edición del Festival de cine de Málaga.

Crespo presenta su nuevo film tras una brillante carrera como director de cortometrajes con la que llegó a estar nominado al Oscar en 2014 con su cortometraje Aquel no era yo, con el que ganó el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción en 2013.

Raúl Arévalo (Tarde para la ira, Mi obra maestra), Candela Peña (Kiki el amor se hace, Salir del ropero), Paulina García (Hombrecillos, La novia del desierto) y Melina Matthews (El jugador de ajedrez, Salir del ropero) dan vida a los personajes de este retrato de un país africano en el que se hace patente el engranaje gigantesco, complejo e incomprensible que sustenta en la actualidad cualquier conflicto en cualquier parte del mundo... Un mundo gobernado por una elite empresarial sin escrúpulos y capaz de manipular la política internacional, llegando a involucrar a las Naciones Unidas.

BLACK BEACH es un thriller de acción que pretende ser una franca y descarnada historia de redención. En palabras del director Esteban Crespo: "Black Beach se adentrará en un terreno donde no existe ni la bondad absoluta ni la maldad total. Es un relato que traslada al espectador a un mundo nihilista y sin aparentemente sentido, que llama a la frustración, la desesperanza y la desolación. En la que el individuo solo puede hacer una cosa ética: cumplir con su parte".

El rodaje transcurrió a lo largo de 8 semanas por diferentes localizaciones de Ghana, Las Palmas de Gran Canarias, Bruselas. Toledo y Madrid.

Producida por Pris&Batty Films, Nephilim y BlackBeach AIE, cuenta también con la colaboración de RTVE y Netflix.


Nota del director
Black Beach toma su nombre de una cárcel cruelmente mítica del África Ecuatorial. Se cuentan verdaderas atrocidades del lugar. El que entra en ella, sabe que, si tiene la suerte de salir, jamás volverá a ser la misma persona. Las secuelas son crueles. Nuestro protagonista, Carlos, vuelve al país de "Black Beach" y cuando consigue salir de él, nada es igual. Todo lo que llenaba y daba sentido a su vida queda trastocado.

Puede resultar fácil pasar por alto las injusticias que se viven en manos de gobiernos corruptos y dictatoriales en zonas alejadas de nosotros, pero resulta mucho más complicado cuando eres en parte, culpable de esas injusticias... En la trama de Black Beach se hace patente el engranaje gigantesco, complejo e incomprensible que sustenta en la actualidad cualquier conflicto en cualquier lugar del mundo. Un mundo gobernado por una elite empresarial sin escrúpulos y capaz de manipular la política internacional, llegando incluso hasta las Naciones Unidas.

Este thriller de acción pretende ser una franca y descarnada historia de redención. Carlos, a su llegada a África, tiene que enfrentarse a los recuerdos idealizados del país que conoció. Su descenso a los infiernos debería ser transitorio, pero allí se encuentra con su pasado, con sus acciones anteriores que se hacen presente: una exnovia, ahora esposa de un supuesto terrorista que era su amigo. Sin quererlo, se ve involucrado no sólo profesionalmente sino también emocionalmente. Algo que él había aprendido a esquivar.

A nivel sensorial, pretendemos que el espectador mastique el tenso ambiente que precede a los estallidos de violencia. Una atmósfera en donde todo parece apresado en una densa jungla de intereses económicos y personales, donde la vida de un ser humano no vale absolutamente nada...

Para dotar de credibilidad a esta historia, buscamos localizaciones en Ghana, Bruselas, Canarias, Toledo y Madrid. Pero más allá de la espectacularidad, la trama de Black Beach tiene un complejo contenido dramático que gira más en torno a lo personal que a lo general. Y el interés está más próximo a los sentimientos y a los puntos de vista de los personajes que a la misma acción.

Black Beach se adentra en un terreno donde no existe ni la bondad absoluta, ni la maldad total.


Biofilmografía del director
Esteban Crespo
Madrid, 1971
Guionista y director de Cine.

Estrenó su primer largometraje Amar, en la Sección Oficial del Festival de Cine de Málaga 2017. Producido por Netflix y TVE, que obtuvo una nominación en Los Premios Goya 2018.

Es miembro de la Academia de Hollywood, a la que fue invitado tras ser nominado al Oscar en 2014 con su cortometraje Aquel no era yo, con el que obtuvo el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción en 2013. Esto supuso el colofón de una premiada trayectoria en el mundo del cortometraje con más de 300 premios con los siete trabajos que escribió y dirigió. Incluidas dos nominaciones al Goya, el Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Montreal y el Prestigioso Premio Moviliza de UNICEF.
Sus comienzos cinematográficos fueron como realizador de documentales para televisión, muchos de ellos en África. Más tarde pasó a ser asesor de contenidos y analista de programas infantiles en TVE. Actualmente combina su carrera cinematográfica con trabajos puntuales como realizador de publicidad. Uno de estos trabajos, Holograms for freedom, 2015, se convirtió en la campaña publicitaria española más premiada de la historia, arrasando en todos los Festivales por los que pasó. En el Festival de Publicidad de Cannes, el más importante de todos, ganó dieciseis Leones (Siete de ellos de Oro).

Como guionista, aparte de los documentales, cortometrajes y los largometrajes Amar y Black Beach, ha escrito tres películas más, pendientes de producción: Nadie tiene la Culpa, Caldera y Un cuento chino. Y la serie de ficción: Pentimento.

Su segundo largometraje como director, Black Beach, se ha rodado en 2019.

Filmografía
Largometrajes
Amar (2017)

Cortometrajes
La Propina (2014)
Aquel no era yo (2012)
Nadie tiene la culpa (2011)
Lala (2009)
Amar (2006)
Fin (2006)
Siempre quise trabajar en una fábrica (2004)
Beneficiarios (2003)