Cinemanía > Películas > La diosa fortuna > Comentario
Destacado: Karra Elejalde se adelanta a la Navidad en 'Reyes contra Santa'
La diosa fortuna cartel reducidoLa diosa fortuna(La dea fortuna)
Dirigida por Ferzan Ozpetek
¿Qué te parece la película?

Declaraciones del director
El santuario de Fortuna Primigenia es un recinto sagrado dedicado a la Diosa Fortuna en la ciudad de Palestrina. El museo al que pertenece es uno de mis destinos arqueológicos y culturales preferidos. La Diosa Fortuna enciende una llama por la que los barcos navegan desde el mar hasta llegar al muelle del puerto. Pero además de la "buena suerte", también es importante la forma en que cada uno de nosotros reaccionamos ante las oportunidades y la fortuna ya que somos nosotros los que decidimos si lo que nos ocurre es positivo o negativo.

Además del afecto que le tengo a este lugar, parecía perfecto como punto de partida para contar una historia de amor que jamás antes había contado. Normalmente mis historias hablan del comienzo de un romance o del momento en el que estalla la pasión. Sin embargo, en esta ocasión, quería contar la historia de dos personas que han estado juntas durante mucho tiempo y están a punto de separarse porque la pasión ha desaparecido. Se han convertido en algo así como hermanos. El amor ha cambiado de aspecto y ya no saben cómo manejar esta situación. El hecho de que sean dos hombres no es importante. Podrían ser un hombre y una mujer o dos mujeres.

Lo que de verdad me fascinaba era la idea de cómo, una vez que el sexo y la pasión desaparecen, una relación puede regenerarse de formas distintas y cómo somos capaces de permanecer juntos. Creo que esto es algo que afecta a muchas parejas, más allá de su orientación sexual. Obviamente la suerte tiene algo que ver en todo esto pues en su caso trae dos niños a su hogar. Los niños les han sido confiados por unos días por una amiga pero después esta estancia se alarga. Los dos protagonistas se ven obligados a lidiar con algo que nunca antes se habían planteado: nunca se imaginaron como "padres", ni la paternidad había aparecido en sus fantasías o proyectos. Todo sucede de manera repentina, justo en el momento más delicado de su relación.

En mi opinión había suficiente material para contar una historia, especialmente una historia de sentimientos y de búsqueda de una nueva definición del amor, en el que mis personajes tienen que enfrentarse a un absoluto sentido de la responsabilidad y el altruismo. La película no nació de un deseo de crear debate con respecto a las familias LGTBI. Tengo un gran respeto por cualquier tipo de familia como para convertirlas en un instrumento para conseguir el propósito de mi historia. Es verdad que al final mis personajes descubren que ser padres no es una cuestión de genética, sino de corazón, de responsabilidad y moralidad.

Con estos temas tan importantes, espero haber hecho una película de emociones sobre el hecho de descubrir y encontrarse a uno mismo sin caer en un gran sentimentalismo. Al moverme entre la comedia y el drama, la risa y el llanto, creo haber sido capaz de resolver las dudas que me asaltaban en la vida real cuando hace un año mi hermano cayó gravemente enfermo. Su mujer, con la que tengo una muy buena relación, me había pedido, en caso de que algo grave le sucediera a ella, que cuidara de sus dos hijos junto a mi pareja. Quería que se lo prometiera. Mis sobrinos en aquel momento eran dos niños de doce años inteligentes, que hablaban perfectamente varios idiomas, de naturaleza curiosa y que fácilmente se podría pensar que se las podrian apañar solos. Esta pregunta me abrió un mundo de angustia, de miedos, de dudas sobre lo que era capaz de hacer. Me abrió las puertas a un mundo de emociones que no conocía y ante el que no sabía cómo reaccionar. La película era una manera de explorar estas dudas y emociones, de obtener respuestas a preguntas muy personales y que espero sea así también para muchos espectadores.


Ferzan Ozpetek
Nació en Estambul en 1959 y en 1976 se fue a Roma para estudiar Historia en la Universidad de La Sapienza.

Su primera película "Hamam: el baño turco" (1997), seleccionada para la Quincena de los Realizadores en Cannes, se posicionó inmediatamente como un gran éxito de crítica y público. Dos años más tarde llegó "El Último Harem", otro gran éxito. La película cuenta la historia de amor entre la favorita del sultán y su eunuco durante la caída del Imperio Turco y se presentó en la sección Un Certain Regard en Cannes. "El Hada Ignorante", que reafirmó el extraordinario trabajo de este director, es una comedia sentimental que se convirtió en una de las películas más importantes de la temporada 2001, atrajo la atención de la escena internacional y ganó cuatro premios Nastri de Plata del Sindicato Italiano de Periodistas de Cine y tres Globos de Oro.

En el año 2003 volvió a sorprender al público con "La Ventana de Enfrente" que ganó cinco premios David de Donatello, tres Nastri de Plata, cuatro premios de Oro de la revista italiana de cine Ciak, tres Globos de Oro y tres premios del Festival de Cine de Karlovy Vary y dos del Festival de Seattle.

"Cuore Sacro" en 2005 abrió un acalorado debate entre el público. Ganó dos David de Donatello y un Globo de Oro al Mejor Director. Un año después, en 2006, se estrena "No Basta Una Vida" que también consiguió un David de Donatello, cuatro Nastri de Plata, cinco Globos de Oro y cuatro Ciak de Oro. Dos años después del éxito de "No Basta Una Vida", se presentó en competición del Festival de Venecia su película "Un Giorno Perfetto", basada en la novela homónima de Melania Mazzucco.

Los éxitos y premios continuaron con "Tengo Algo Que Deciros" (2010), "Magnifica Presenza" (2012), "Allacciate le Cinture" (2014), "Rosso Istanbul" (2017) y "Napoli Velata" (2017). Ozpetek también ha afrontado otros retos artísticos como la Ópera (dirigió Aida y La Traviata de Giuseppe Verdi) o la Literatura (en 2013 publicó su primera novela "Rosso Istambul", una verdadera declaración de amor a su ciudad natal, a sus orígenes y a su madre que años después él mismo llevó al cine, y en 2015 "Mondadori, Sei la mia vita", su segunda novela).