Cinemanía > Películas > ¿Quién es quién? > Comentario
Destacado: Llega a las salas de cine 'Madres paralelas' la nueva película de Pedro Almodóvar
¿Quién es quién? cartel reducido ¿Quién es quién?(Le sens de la famille)
Dirigida por Jean-Patrick Benes
¿Qué te parece la película?

Entrevista con Jean-Patrick Benes
¿QUIÉN ES QUIÉN? ES TU TERCER LARGOMETRAJE. ¿QUÉ RECUERDAS DEL ORIGEN DE ESTA PELÍCULA, QUE TAMBIÉN CO-ESCRIBISTE?

Todo empezó en una reunión con mis productores, Antoine Gandaubert, Fabrice Goldstein y Antoine Rein. Buscaban ideas para una comedia familiar para televisión. Empezamos con conceptos fantásticos: una familia de alienígenas, una familia de vampiros, una familia de superhéroes... Pero ya estaba todo muy visto. Entonces propuse un «intercambio de cuerpos» entre toda la familia. El «intercambio de cuerpos» es un género que ya existía en el cine, pero por lo general son solo dos personajes los que intercambian su identidad. Entonces pensamos: «¿Y si fuera toda una familia la que intercambiara sus cuerpos: hijos, padres, abuelos...?».

¿Y CUÁNDO OS DECIDISTEIS FINALMENTE A HACER UNA PELÍCULA CON ESTA IDEA?

¡Unos diez minutos después! En seguida nos dimos cuenta de que el concepto era demasiado complicado para utilizarlo en una serie, pues corríamos el riesgo de perder a los espectadores si les obligábamos a tener que acordarse en cada episodio del concepto inicial y del contexto en que se desarrollaba la historia. En cambio, nos pareció que podía ser una gran película. Al mismo tiempo, tuvimos que parar la temporada 4 de KABOUL KITCHEN, en la que Allan Mauduit y yo estábamos trabajando. Allan es mi codirector y coguionista de toda la vida. En KABOUL KITCHEN, descubrimos algunos grandes guionistas y les propusimos a dos de ellos, Martin Douaire (que es uno de los creadores de la serie OVNI(s) de Canal+) y Thibault Valetoux (cuya serie LES SENTINELLES se estaba rodando para OCS), que se unieran a nosotros en esta aventura. Pensamos que cuatro guionistas era lo mínimo, dado el nivel de complejidad de la historia que nos esperaba.

MÁS ALLÁ DEL PRINCIPIO DEL INTERCAMBIO DE CUERPOS E IDENTIDADES, ¿CUÁLES ERAN LOS TEMAS QUE QUERÍAIS ABORDAR?

La idea principal en una película de «intercambio de cuerpos» es la de ponerse en la piel de otro. El protagonista cambia su cuerpo y vive la vida del otro para poder entenderlo mejor. En PONTE EN MI LUGAR, una madre y una hija intercambiaban sus cuerpos y aprendían a entenderse. En UNA RUBIA MUY DUDOSA, un hombre aprendía lo que es ser una mujer. El género incluso tuvo una versión de thriller en CARA A CARA, donde el bueno y el malo intercambiaban sus cuerpos... salvo que en esa no aprendían gran cosa y todo lo que hacían era intentar matarse el uno al otro. En ¿QUIÉN ES QUIÉN?, son seis los personajes que intercambian sus cuerpos. Así que, por supuesto, todos descubren al otro (o, más bien, a los otros, a los demás) pero ese no es el único tema de la película. Trata sobre la familia, la pareja, la educación y toda la desilusión y desencanto que pueden acompañarlos. Tenemos a Alain, un hombre de familia, que está en un momento de su vida en el que hace balance de sus logros y fracasos. Mira a su familia, a su situación profesional, y no son lo que había soñado. Luego está su esposa, Sophie, que trata de mantener a flote a su familia. Es la capitana del barco. Y tiene que lidiar con un Alain que se ha vuelto un amargado y que se ha rendido. Es la historia de una familia que ya no se lleva bien, de una pareja que está perdida y de un hombre desilusionado que recupera la ilusión.

CON ESTA PELÍCULA, ¿SIENTES QUE HAS HECHO LA PELÍCULA DEFINITIVA DE «INTERCAMBIO DE CUERPOS»?
Básicamente, queríamos hacer una comedia que nos hiciera reír. Tras leer el guion, fueron varios los que nos dijeron que habíamos escrito una screwball comedy. La screwball comedy fue un subgénero de la comedia de Hollywood que apareció en los años 30. Literalmente significa “comedia loca" y eran películas costumbristas en las que las tramas trataban temas como el divorcio, el adulterio, la ruptura de la pareja, y donde se mezclaban sin tapujos la farsa, la comedia de situación, el slapstick* y el absurdo. Se caracterizaban por ser películas llenas de imaginación, exageradas, que presentaban situaciones con malentendidos descomunales. En esa época, eran un poco lo opuesto de la comedia social. En el teatro, sería el equivalente a la farsa de la commedia dell'arte. Las primeras fueron las llamadas comedias de “segundas nupcias”, y transgredían las costumbres de su época, como SUCEDIÓ UNA NOCHE y LA FIERA DE MI NIÑA. Con el tiempo, las costumbres evolucionaron, y la screwball comedy con ellas. Las peleas conyugales perdieron su lado transgresor y el lado más absurdo cogió más protagonismo: ME SIENTO REJUVENECER, CON FALDAS Y A LO LOCO, en Francia, UNA MALETA, DOS MALETAS, TRES MALETAS, EL GUATEQUE, y más recientemente ARIZONA BABY, ATRAPADO EN EL TIEMPO, ALGO PASA CON MARY… ¿QUIÉN ES QUIÉN? pertenece completamente a este género. Personalmente, me hubiera gustado venderla como la primera comedia familiar sobre swingers, pero por suerte no era el responsable de decidir eso.

* El slapstick es un tipo de humor que involucra una cantidad deliberadamente exagerada de violencia física.

HABLANDO DE RESPONSABILIDAD, PARA HACER UNA COMEDIA COMPLEJA, CON TANTOS PERSONAJES QUE CAMBIAN CONSTANTEMENTE SU IDENTIDAD, ME IMAGINO QUE HIZO FALTA UNA DISCIPLINA DE HIERRO PARA NO DEJAR ATRÁS AL ESPECTADOR…

Esa fue nuestra principal dificultad. En todas las escenas y todas las situaciones, el público tenía que entender inmediatamente quién era quién. La primera idea para conseguirlo fue que nuestros protagonistas se dirigieran entre ellos usando términos muy marcados, como «papá», «mamá», «Chacha»... Además, trabajamos para definir un vocabulario que identificara a cada personaje. Y dejamos para el final el elemento principal: el comportamiento. Cada personaje se define o se traiciona a sí mismo por su comportamiento. Cuando Chacha se encuentra en el cuerpo de Alain, su padre, se mete el pulgar en la boca porque, en ese momento, es una niña. Cuando Alain está en el cuerpo de su hijo de 14 años, se monta en el asiento delantero y conduce su coche. Y cuando Sophie, la madre, está en el cuerpo de Chacha, enciende un cigarrillo en cuanto está mínimamente estresada. De este modo uno puede entender visualmente por dónde van los tiros.

¿ESTA NECESIDAD DE IDENTIFICAR A LOS PERSONAJES HA INFLUIDO SOBRE LA PUESTA EN ESCENA?

Sí, diría que la ha condicionado por completo. Planifiqué evitando -en la medida de lo posible- que coincidieran en la pantalla dos personajes que se hubieran intercambiado para que evitar que el espectador tuviera que hacerse dos preguntas al mismo tiempo: quién era uno y quién el otro. Al final, nos dimos cuenta en el montaje que esta precaución había sido inútil: incluso con tres personajes cambiados dentro de un mismo plano, entendíamos todo lo que estaba pasando... Hay que decir que no teníamos una película de referencia en que apoyarnos. ¿QUIÉN ES QUIÉN? es la primera película de «intercambio de cuerpos» con tantos cambios entre personajes. Nos preocupaba mucho que no se siguiera bien, así como el reto que iba a recaer sobre los actores. Porque eso también era un desafío; hacer que tres actores distintos interpretaran el mismo personaje sin que hubiera saltos de continuidad entre ellos.

TUVIERON QUE ELEGIR ACTORES QUE PUDIERAN CUMPLIR EN LA PANTALLA LO QUE PROMETÍA EL GUIÓN. ¿CÓMO ELEGIERON AL TÁNDEM ALEXANDRA LAMY/FRANCK DUBOSC PARA INTERPRETAR LOS PAPELES DE SOPHIE Y ALAIN, LOS PADRES?

Franck y Alexandra ya habían formado una pareja formidable en AMOR SOBRE RUEDAS y eso ya nos puso sobre la pista. Los dos son actores populares, nacieron para la comedia, y no se asustan frente a un guion que se aleja de la realidad. Saben «hasta dónde pueden pasarse», es decir, saben cómo empujar el nivel de comedia sin llegar a alienar al espectador. Saben cómo aportar el grado justo de locura. Y además no paraban de proponer cosas. Cuando Alexandra (en realidad, Alain) prepara las maletas para irse del hogar conyugal, le sale todo un discurso romántico inspirado en el cantante Christophe. Pues bien, todo ese texto lo añadió ella. El original no era lo bastante gracioso, así que empezó a improvisar y lo integramos en el guion. En la secuencia de las duchas del equipo de rugby, fue Franck quien me avisó de que en este punto de la película – en que su cuerpo está habitado por Valentine, una adolescente - su personaje no debería atarse la toalla alrededor de la cintura, sino del pecho. También fue improvisación suya lo de ir hasta la ducha con la toalla. Funcionó totalmente. Y por último, los dos son actores que se preparan el papel. Franck interpreta a un cincuentón desencantado, a una niña malhumorada de 6 años y a una adolescente egocéntrica de 17 años. Alex interpreta a una madre que es la cabeza de familia, a la adolescente egocéntrica y al cincuentón desencantado. Tuvieron que adaptar su estilo a todos estos personajes y a los estilos de los otros actores. Valentine, la chica de 17 años, es interpretada primero por Mathilde Roehrich, luego por Alexandra y luego por Franck. Los tres actores se sentaban juntos para desarrollar sus personajes. Mathilde marcaba el tono. Luego Alexandra y Franck acordaban las características que necesitaban para que sus secuencias respectivas resultaran graciosas. Y luego Mathilde incorporaba estos elementos a su interpretación. Este trabajo en grupo le ha ido muy bien a la película. Cada actor interpretaba a su personaje, intentado ayudar a todos los que iban a encarnarlo después. Nosotros lo filmamos todo, para que los distintos intérpretes del personaje tuvieran una especie de chuleta. Pero al final, apenas recurrimos a ese material. Los actores trabajaron bien e interpretaron a todos los personajes sin problema.

PARTE DEL PESO DE LA PELÍCULA TAMBIÉN DESCANSA SOBRE LA ACTUACIÓN DE SUS JÓVENES ACTORES, EMPEZANDO POR ROSE DE KERVENOAEL, QUE INTERPRETA A LA PEQUEÑA CHACHA AL COMIENZO DE LA TRAMA...

Es el tercer papel en importancia después de los de Franck y Alexandra. Hicimos un gran casting para encontrarla. Necesitábamos una niña que pudiera interpretar a una adulta... Ya es complicado cuando le pides a un niño que interprete a un niño, así que si les pides que interpreten a un adulto, los problemas suelen aparecer enseguida. Hay muchos aspectos a considerar: los gestos, el fraseo, la dicción… Finalmente seleccionamos a tres candidatas, incluyendo a Rose, que con 9 años ya había rodado alguna serie y participado en el Club de la Comedia de Francia. Cuando la conocí, ya se había leído el guion entero y lo había entendido todo, incluso sus aspectos más transgresores. Luego señaló educadamente un error ortográfico. Enseguida supe que haría muy bien de adulta. También mostró una gran facilidad en las escenas en las que tenía que mostrar autoridad. ¡Nuestro principal problema con ella era que nos preocupaba que no fuera creíble como una niña de su edad! Aunque Rose nunca tuvo problemas para interpretar a una cabeza de familia de 45 años, le fue más difícil interpretar la pequeña pesadilla malhumorada que es Chacha. Ahí tuve que apoyarla más. También debo decir que, aunque ella resultó la elegida para el personaje, las otras dos grandes "finalistas" del casting también aparecen en la película: son las hijas de los vecinos.

HABLEMOS TAMBIÉN DE LOS OTROS DOS JÓVENES DE LA FAMILIA, VALENTINE Y LEO, INTERPRETADOS RESPECTIVAMENTE POR MATHILDE ROEHRICH Y NILS OTHE-NIN-GIRARD...

Para el papel de Valentine, de 17 años, necesitábamos a una actriz joven capaz de interpretar a una chica adolescente, a un chico adolescente y a una abuela ... Mientras que casi todos los candidatos eran capaces de interpretar a adolescentes, pocos hacían bien de abuela. También debía tener una gran vis cómica. El talento para hacer reír a la gente no es algo que tenga todo el mundo. En eso Mathilde se impuso sin dificultad. Aunque nos engañó del todo. Por cuestiones de credibilidad, no queríamos una actriz que tuviera más de 25 años. Después del casting, Mathilde nos confesó que tenía 31. Como era perfecta para el papel, no pusimos inconveniente. Y tal vez hacía falta una actriz de esa edad para conseguir esa madurez en la interpretación.
En lo que respecta a Nils, también estuvimos buscando mucho. Pero cuando lo encontramos a él, fue amor a primera vista. Algo físico. Lo que nos sedujo de él en primer lugar, tengo que admitirlo, fue su físico. Su pelo, su sonrisa, su actitud... En la película le dimos el mismo aspecto que tiene en la vida real. Todo es suyo, él era Leo. Luego rezamos para que pudiera actuar, pero resultó que Nils también era un cómico nato, tenía un gran sentido del humor. Franck le dio algunas clases particulares para que interpretara mejor el papel de Alain, el padre. También le pedimos que modificara un poco cómo usaba la mandíbula, le dijimos que apretara constantemente los dientes para parecer más masculino y adulto. Cuando interpreta a Chacha, nos limitamos a ponerle coletas. Pilló tan bien al personaje que no hizo falta nada más. Solo con ponerle las coletas, teníamos a Chacha en el plató.

CUÉNTANOS ALGO SOBRE CHRISTIANE MILLET, QUE ESTÁ INCREÍBLE EN EL PAPEL DE LA ABUELA THÉRÈSE...

Christiane no tenía en absoluto el físico que buscábamos para el papel. Queríamos a una abuela de 80 años. Pero ella era tan buena y divertida que no pudimos ignorarla. Para la prueba le pedimos que hiciera dos secuencias de THE FRENCH KISSERS de Riad Satouf, y lo hizo perfecto cuando tenía que hacer de adolescente, así que el único problema era su físico. Christiane no cuadraba para nada, no tenía la edad de una abuela, en realidad era lo contrario de nuestra abuela. Así que la envejecimos a base de arrugas, maquillaje y pelo blanco... Si te dijera que disfrutó con esa parte del rodaje te mentiría. Pero aparte de eso, creo que se lo pasó bien interpretando a una malvada como es la abuela de la familia.
En realidad, acabo de hablarte de seis actores muy diferentes que tienen una cosa en común: su gran vis cómica. Contar con eso ayuda mucho cuando estás rodando una comedia.

NOS HAS CONTADO QUE EL RODAJE FUE UN POCO COMPLICADO. ¿CÓMO LO RECUERDAS HOY, CON UN POCO MÁS DE PERSPECTIVA?

Acabé agotado, pero muy feliz. Hay que tener en cuenta que ¿QUIÉN ES QUIÉN? requirió una gran preparación. Me tomé mucho tiempo para hacer el casting y para planificar escenas, hubo un largo trabajo de storyboard (para el que utilicé los playmobil de mi hijo)... También ensayamos mucho con los actores antes del rodaje. El casting comenzó en septiembre de 2018. La preparación duró de marzo a agosto de 2019. Fue una época de mucho trabajo, pero que le fue muy bien a la película. Cuando comenzó el rodaje en septiembre, estábamos listos, todo el mundo sabía lo que tenía que hacer y yo solo tenía que sentarme detrás del combo y trabajar la parte cómica, ya que esa era la parte esencial de la película.

¿CÓMO VALORAS EL RESULTADO FINAL?

Estoy muy contento. Los espectadores de las proyecciones de prueba se rieron mucho y entendieron todo sin que tuviéramos que repartir una hoja de indicaciones para cada personaje. Recuerdo que, cuando era adolescente, fui a ver DUNE de David Lynch, y antes de la sesión repartían un folleto para poder seguir la historia e identificar a los personajes... ¡No quería encontrarme en esa situación!


Entrevista con Alexandra Lamy
¿CÓMO DESCRIBIRÍAS A SOPHIE, EL PERSONAJE DE LA MADRE EN QUIÉN ES QUIÉN?

Quiero subrayar antes que nada que este personaje forma parte del conjunto de una película muy singular, una especie de PONTE EN MI LUGAR pero con todos los protagonistas intercambiando su personalidad. Desde el principio sabíamos que íbamos a trabajar sobre la idea de una familia cuya existencia y todo lo que les resultaba habitual iba a quedar patas arriba. No había que exagerarlo, pero sí hacerlo notar lo suficiente para que el espectador entendiera que, antes de los intercambios de personalidades, ya había algo que no iba bien en esta familia, algo disfuncional... Teníamos que sentir desde el principio esa atmósfera entre ellos, esa falta de amor, de atención. Eso implicaba que nuestras interpretaciones debían discurrir siempre como sobre una cuerda floja, y en ese sentido reconozco que ha sido uno de mis rodajes más difíciles. En cuanto a Sophie, decidí interpretarla como a una mujer que no es realmente feliz en su vida diaria y que se ha rendido un poco. Pero al mismo tiempo, es un personaje que se me escapa de las manos muy rápidamente, ya que en la historia es una de las primeras en cambiar de cuerpo.

HABLABAS DE UN RODAJE DIFÍCIL: ¿TE INFUNDÍA RESPETO TENER QUE INTERPRETAR A UNA MADRE, LUEGO A UNA ADOLESCENTE, LUEGO A UN HOMBRE, ETC.?

Sí, eso me creaba ansiedad. Pero te aseguro que estábamos todos igual: La primera semana de rodaje, nos sentíamos abrumados, realmente no teníamos muy claro por dónde íbamos: si nos estábamos pasando de rosca o no exagerábamos lo suficiente. Interpretar a la adolescente fue bastante bien, ya que tenía un recuerdo bastante preciso de mi hija cuando pasó por esa etapa, pero hacer del marido me pareció que era mucho más delicado. ¿Cómo podía mantenerme en ese filo de la navaja sin caer en la caricatura? También había que pensar en el espectador, intentar que no se perdiera mientras veía de la película. Una buena idea fue identificar a los personajes con colores distintos o por el estilo de la ropa que llevaban.

ESO ACARREARÍA MUCHO TRABAJO PRELIMINAR…

Muchísimo, sobre todo para el papel del padre. Para inspirarme, observé cuidadosamente los gestos y las posturas de Franck, pero sin querer imitarlo, porque no habría funcionado. Franck es al mismo tiempo viril y sensible, tiene una parte verdaderamente femenina. Querer imitarle habría dado como resultado un personaje poco creíble. Y luego está la diferencia entre lo que percibíamos en el momento del rodaje y el resultado final: me divertí interpretando al personaje de Valentine, la adolescente, y lo llevé al extremo; estaba convencida de que resultaría algo súper divertido. Pero cuando vi la película, me di cuenta de que, hoy en día, una mujer de mi edad que lleve vaqueros muy ajustados, no resulta grotesco ni chocante, ¡incluso es muy común! En cambio cuando se los ponía Franck, sí resultaba gracioso ... Era difícil no desorientarse y constantemente tenía esa sensación de estar siempre sobre la cuerda floja.

¿EL HECHO DE QUE TODOS LOS ACTORES ENSEÑARAN A LOS DEMÁS A INTERPRETAR SUS PAPELES TE AYUDÓ?

Sí, mucho. Quizás no tanto para la adolescente, porque realmente todavía tengo en la cabeza a mi hija cuando tenía esa edad, pero a Rose por ejemplo le fue muy útil cuando pude mostrarle cómo iba a interpretar el papel de la madre antes de que le tocara a ella... Como es una gran actriz, se fijó mucho en mí y lo captó todo.

ROSE DE KERVENOAEL PARECE UNA JOVEN ACTRIZ INCREÍBLE...

¡Nos quedamos pasmados! Es una niña brillante, va muy avanzada respecto a su edad. Eso le da una madurez y un aspecto que ya es como si fuera una mujer. ¡Rose tuvo más problemas para interpretar a la niña, que es lo que es realmente, que a la madre!

TE ACOMPAÑAN TAMBIÉN OTROS INTÉRPRETES JÓVENES, COMO MATHILDE ROEHRICH EN EL PAPEL DE VALENTINE O NILS OTHENIN-GIRARD COMO LÉO...

Sí, ellos también están geniales, sobre todo cuando a Mathilde le tocó interpretar el papel de la abuela Thérèse, porque sobre el papel, no estaba tan claro que fuera a funcionar. Y no podemos olvidarnos de Christiane Millet que interpreta a mi madre y que, en la vida real, tiene un físico que no se parece en nada al de su personaje. Cuando hace de adolescente es algo impresionante.

TENEMOS QUE HABLAR TAMBIÉN DE TU REENCUENTRO CON FRANCK DUBOSC. DESPUÉS DE 3 PELÍCULAS JUNTOS (BIS, AMOR SOBRE RUEDAS Y ESTA), ¿HAY ALGÚN TIPO DE DINÁMICA QUE SE HAYA CREADO YA?

La verdad es que funcionamos muy bien... Ya nos conocemos y nos respetamos mucho. Franck tiene una gran cualidad: trabaja muy duro, es un verdadero profesional. Cuando llega al plató, se ha trabajado el papel. Se sabe el texto al dedillo, por supuesto, pero además aporta ideas, hace propuestas y eso es muy agradable. Además, al ser también director, lo ve todo, lo oye todo: la interpretación de los compañeros, el tono exacto, el movimiento de las cámaras, las posiciones ... Franck siempre hace comentarios, pero de una manera muy amable, muy agradable, es un intercambio de ideas. Recuerdo que al principio, los dos estábamos algo inseguros sobre cómo estaba quedando nuestra interpretación, e íbamos a Jean-Patrick el director y le decíamos: «¡Pero si es gracioso, ríete!»... En realidad lo que pasaba era que él y el resto del equipo estaban muy concentrados y además no querían molestarnos ni despistarnos, aunque todo el mundo sí creyera que era gracioso.

LOS DOS SOIS CÓMICOS Y SABÉIS LO DIFÍCIL QUE ES LA COMEDIA... ¿CÓMO VISTEIS A VUESTRO DIRECTOR JEAN-PATRICK BENES? PARA SER SU TERCERA PELÍCULA, TUVO QUE ABORDAR UN TEMA COMPLEJO Y UN REPARTO NUMEROSO...

La verdad es que el trabajo que hicimos con Jean-Patrick antes del rodaje resultó muy beneficioso, sobre todo para averiguar hasta dónde podíamos “pasarnos”. Eso nos permitió cambiar algunas cosas que no funcionaban del todo bien y aportar ideas nuevas. Pero en realidad, Jean-Patrick tenía una idea muy precisa de su película desde el principio: sabía exactamente dónde quería ir... Créeme: en un proyecto como ¿QUIÉN ES QUIÉN? es muy importante confiar en tu director. También se trata de un director que acepta que le propongas tomas diferentes que luego, en el montaje, le permitan tener más opciones.

¿QUIÉN ES QUIÉN? TAMBIÉN SUPONE UNA PROPUESTA NUEVA DENTRO DEL GËNERO DE LA COMEDIA, YA QUE APORTA UN TOQUE DE FANTASÍA. ¿TE PARECE IMPORTANTE HACER COSAS NUEVAS, AIREAR EL GÉNERO PARA NO HACER SIEMPRE LO MISMO?

Por supuesto, siempre es bueno tratar de hacer cosas diferentes, incluso aunque esta idea del intercambio de personajes ya se haya hecho antes. Fue por eso por lo que, cuando recibí el guion, me pareció muy atractivo: me daba la sensación de que estaba leyendo el guion de una película de animación. Luego en el plató me di cuenta de la complejidad de la película, ya que tiene también un lado más suave. Tanto el personaje de Franck como el mío llegan a ser bastante conmovedores con todos sus problemas familiares... Encontrarse con desafíos como este de vez en cuando es esencial para la carrera de cualquier actriz.


Entrevista con Franck Dubosc
EL GUIÓN PRESENTA UNA HISTORIA BASTANTE COMPLEJA., ¿TE GUSTÓ ENFRENTARTE A LO QUE DE ENTRADA PARECE TODO UN DESAFÍO PARA UN ACTOR?

Por supuesto. Al principio se me planteaba una pregunta: ¿es el rodaje de una película el mejor lugar para hacer experimentos? Fue precisamente participar en ese desafío lo que me interesó... Supuso un gran trabajo de equipo con los otros actores, el director y el equipo. Te aseguro que todo el mundo estaba tan motivado que, de repente, lo que parecía un experimento se convirtió en una hermosa aventura.

DEBISTE PREPARARTE MUCHO ANTES DEL RODAJE...

Es cierto, ha hecho falta mucho trabajo de investigación, pero debo decir que nuestro director, Jean-Patrick, es extremadamente trabajador. Se hizo a la idea de que en esta película todos estábamos en la misma situación, sobre todo los actores. Todo el trabajo preliminar fue muy útil cuando empezamos a rodar.

EN ¿QUIÉN ES QUIÉN?, TODOS LOS PERSONAJES SE CONVIERTEN EN OTRO. EN REALIDAD, EN MÁS DE UNO, ADEMÁS DEL SUYO PROPIO. ESO ES ALGO QUE NO ES NUEVO PARA TI: EN TUS ESPECTÁCULOS INTERPRETAS A TODO TIPO DE PERSONAJES, INCLUYENDO A NIÑOS O ADOLESCENTES...

Y es algo que me encanta, pero en esta película, había un aspecto muy diferente, una dificultad adicional. Aunque fuéramos distintos en la forma, teníamos que ser los mismos en el fondo. Cuando interpretaba a Valentine la adolescente, por ejemplo, si empezaba a interpretar a una chica de esa edad, me convertía en un hombre afeminado y afectado... Era absolutamente necesario encontrar el equilibrio adecuado. El vestuario nos ayudó, pero teníamos que acordarnos constantemente de que eran solo nuestras almas las que habían cambiado y no nuestro aspecto físico o nuestra forma de hablar. Esa fue la verdadera complejidad para mí, especialmente cuando me convertí en Valentine.

Y TENGO ENTENDIDO QUE CADA UNO DE VOSOTROS ENSEÑÓ A LOS DEMÁS CÓMO ÉL O ELLA INTERPRETARÍA LA SITUACIÓN...

Sí, y eso ha sido una ayuda fundamental. Recuerdo haberle preguntado a Mathilde Roehrich, que interpreta a Valentine, «¿pero tú cómo lo harías?»... Ya que estamos hablando de ella, en la película la vemos bastante poco interpretando su verdadera edad, rápidamente tuvo que asumir otras identidades. Así que en realidad nos tocó a Alexandra y a mí enseñarle qué tipo de adolescente debía ser al principio, ya que nosotros interpretábamos al personaje en más escenas que ella. Suena todo un poco enrevesado, ¿no? Otro aspecto que resultó interesante fue encontrar el modo de conectar con la idea de una adolescente o una niña para que el público lo entendiera. ¿Cómo conseguir eso? Por ejemplo, a la hora de interpretar a Chacha, lo más difícil para mí era chuparme el pulgar. No conseguía que pareciera natural, aunque de pequeño lo hiciera hasta muy tarde. Era importante para mí que no nos limitáramos a hacer tonterías porque sí, porque los niños de tontos no tienen nada.

HABLEMOS DE ALAIN, TU PERSONAJE. MÁS ALLÁ DEL LADO ABSURDO Y BURLESCO DE ¿QUIÉN ES QUIÉN?, TAMBIÉN ESTÁ LA DIMENSIÓN ÍNTIMA, MUY CONMOVEDORA, CON ESTE HOMBRE QUE, EN ESTE MOMENTO DE SU VIDA, SE DA CUENTA DE QUE SE HA APARTADO DE SU FAMILIA…

Para mí este es, de hecho, gran parte del interés de la película, no se trata solo de una historia de trucos de magia. De fondo tenemos una historia real, y Jean-Patrick y sus guionistas estaban muy interesados en ella. Alain es un tipo cuyo mundo se está desmoronando: su esposa tiene un amante, corre el riesgo de perder su trabajo y está envejeciendo a marchas forzadas... Todo esto no es fácil de llevar en circunstancias normales así que cuando, además, empiezan los intercambios de cuerpo… ¡digamos que no ayuda!.

HABLEMOS DE TUS COMPAÑEROS DE REPARTO. TAL VEZ PUEDAS DECIRNOS UNAS PALABRAS SOBRE ALEXANDRA LAMY, CON LA QUE COINCIDES AHORA COMO COMPAÑERA DESPUÉS DE HABERLA DIRIGIDO

Alexandra es más que una compañera, es una amiga... Esta es nuestra tercera película juntos después de BIS y AMOR SOBRE RUEDAS. Cómo decirte… ¡es como un Ferrari automático! Esta vez fue aún más fácil trabajar con ella porque no tenía que dirigirla, sino simplemente seguirla y devolverle la pelota lo mejor que podía, centrándome solo en mi papel.

PARA INTERPRETAR A TUS HIJOS EN LA PELÍCULA TENEMOS A TRES JÓVENES INTÉRPRETES: MATHILDE ROEHRICH COMO VALENTINE, NILS OTHENIN-GIRARD QUE INTERPRETA A LÉO Y LA PEQUEÑA ROSE DE KERVENOAEL QUE INTERPRETA A CHACHA. HAS COMPARTIDO A MENUDO EL CARTEL CON NIÑOS, UNA TAREA QUE, SEGÚN DICEN, NO ES SENCILLA...

Sí, porque si los niños no lo hacen bien, la toma no sale bien, así que los mayores no podemos cometer ningún error. Para esta película, Mathilde y Nils ya tenían bastante experiencia, la única dificultad podría haber venido de Rose, pero resultó ser una joven actriz con mucho talento… ¡y carácter! Más que una niña es como si fuera una
señora mayor en pequeñito. Para lo que tenía que hacer, eso nos vino muy bien, especialmente para la parte en que su madre entra en su cuerpo.

SIENDO TAMBIÉN DIRECTOR ¿CÓMO HA SIDO VER TRABAJAR A JEAN-PATRICK BENES? ESTE ES SU TERCER LARGOMETRAJE, Y EN ÉL YA HA TRABAJADO CON UN ELENCO DE PRESTIGIO Y UN TEMA COMPLEJO…

Sabía que Jean-Patrick iba a estar muy bien rodeado en este proyecto. Había trabajado en el guion con Allan Mauduit, su antiguo codirector en VILAINE, y sé que él quería poder contar con él en equipo. Además se trata de alguien que realmente entiende lo que es la comedia: me di cuenta desde el momento en que me habló de la película, cómo la imaginaba. Luego, durante el rodaje, nunca lo vi equivocarse de dirección... Cada una de sus decisiones había sido trabajada y meditada con anterioridad. Cuando llegó el momento estaba listo, solo teníamos que seguirle.