Musicalia > Estrella > Biografía
Destacado: 'Mil batallas' es el duodécimo álbum de estudio de Malú
Estrella

La voz. A menudo es la voz lo primero en lo que nos fijamos cuando oímos un disco nuevo. El problema suele ser encontrar hoy en día voces que nos llamen realmente la atención. Ya no nos conformamos con que se cante bien, se afine según mandan esos cánones, de los que tanto sabe Nina, y que se tenga la potencia suficiente como para impresionarnos en directo. Siempre queremos más, y siempre estamos hablando de color, de tono, de sentimiento a la hora de cantar. Todos estamos buscando nuevas voces, voces diferentes, voces personales y únicas, nunca frías ni perfectas pero, al menos, siempre emocionantes.

Estrella tiene 21 años recién cumplidos. Sevillana del barrio de Parque Alcosa e hija de padres cantantes, lleva la música brotando por sus venas desde que nació. Su madre Estrella María acompañó a Lola Flores en algunos tablaos, estuvo en míticos locales de Madrid y Sevilla como el Villa Rosa, Caripén, La Pacheca o Los Gallos, y editó varios discos. Con sólo un año Estrella ya iba con su madre a todos los ensayos. Su padre fue un cantautor mucho más cercano al pop que sacó varios discos con el nombre artístico de Borys. "Su canción “Yo vengo del campo” fue número uno de Los 40 Principales", aclara orgullosa la propia Estrella.

El flamenco sonaba a todas horas en su casa. Su abuelo también cantaba estupendamente pero a los 12 años, Estrella descubrió otra música. "Mi padre también tenía discos de jazz y de soul. Empecé a oír a Nina Simone, Billie Holiday, Ray Charles y a Stevie Wonder. Luego seguí con Babyface, Whitney Houston, Anita Baker, Aretha Franklin, Mariah Carey…, y ahora, por ejemplo, estoy escuchando bastante a Alicia Keys, y Kanye West".

Estrella estudió dos años de piano en el conservatorio pero a los 17 terminó por abandonar los estudios para dedicarse por completo a la música. Su primer trabajo como cantante fue en una orquesta. "Lo mejor de aquella etapa fue el aprendizaje y las tablas que me dieron a la hora de estar encima de un escenario. Pero todavía me acuerdo de los viajes de más de siete horas de viaje que teníamos entre un pueblo y otro…". A pesar de su pasado por la orquesta y de haber vivido todo el fenómeno de "Operación Triunfo" siendo muy joven, Estrella nunca se presentó a ninguno de sus cástings: "Siempre tuve claro que ése no era mi camino".

Haciendo coros para otros artistas conoció al productor sueco afincado en Alicante, Erik Nilsson. Él ya había producido discos de Ketama, Junior y Beatriz Luengo. Desde el primer momento se quedó enamorado de su voz. "Me propuso irme a Alicante. Fui para grabar una maqueta y al final me quedé allí viviendo un año para poder hacer bien este disco. Cuando llegué, no tenía ni un solo tema escrito pero empezamos a trabajar y terminamos haciendo este álbum completo de una manera muy natural. Nos pusimos a componer: él hacía la música, yo le ponía la melodía y la letra. Ha sido una experiencia increíble".

Este primer disco de Estrella cabalga entre el lógico toque flamenco de su forma de cantar y el r’n’b más actual, con toques de hip hop y soul, y algunos detalles de sonidos étnicos que nos trasportan a África y a la India gracias a los violines tocados por el marroquí Faiçal Kourrisc. Pero en el disco todo está presidido por su original voz, por esos fascinantes juegos vocales que sorprenden por su contundencia y maestría en una chica tan joven. "Mi voz no tiene ningún tipo de efecto ni de retoque en el disco. Nunca he dado clases de canto. Sé que a la gente le parece complicado lo que hago pero yo canto así. He aprendido oyendo cantar a mi madre, y es algo que me sale de forma natural. He mamado el flamenco de toda la vida, el más antiguo, el de 1890, y he intentado unirlo de una manera nueva con lo mejor de la música negra de los últimos años".

Todos los temas de su primer disco están escritos por ella. Sus sentimentales letras encajan a la perfección en las melodías y trasmiten todas sus sensaciones personales. "Todas hablan de mis vivencias, de cosas que me han pasado".

Sevillana hasta la médula, Estrella da las gracias a Jesucristo en el disco: "Soy cristiana y católica. Jesucristo me ha dado mucha luz y creo firmemente en él. La Semana Santa es algo muy importante para mí, aunque sólo sea una vez al año. También me encanta la Feria de Abril".

El primer single de su trabajo de presentación es Que me puede quedar, una espléndida canción pop cantada con todo el sentimiento que Estrella pone con su deje aflamencado, que suena a la vez tan nuestra como tremendamente contemporánea. Otras canciones como "Tan sólo tú" (un perfecto medio tiempo bailable que entronca con los sonidos más árabes de nuestro flamenco a la vez que tiene la actitud del hip hop más descarado), "Un camino, una razón" (con su suave y elegante soul pop) o "Algo hay" (con divertidos toques de jazz y foxtrot en un ambiente muy cabaretero), van a convertir a Estrella en una de las mejores sorpresas de este año. Y todo gracias a su voz, una voz mágica, única y poderosa, que resulta siempre distinguible, algo que sólo logran las verdaderamente grandes.

Javier Lorbada