Cinemanía > Películas > Firewall > Comentario
Destacado: Santiago Segura dirige y protagoniza 'Padre no hay más que uno 2'
Firewall cartel reducidoFirewallDirigida por Richard Loncraine
¿Qué te parece la película?

Dirigida por Richard Loncraine, y protagonizada por Harrison Ford y Paul Bettany. También actúan Virginia Madsen, Mary Lynn Rajskub, Robert Patrick, Robert Forster y Alan Arkin. Escrita por Joe Forte, la película está producida por Armyan Bernstein, Jonathan Shestack y Basil Iwanyk. Los productores ejecutivos son Brent O'Connor, Charlie Lyons, Dana Goldberg y Bruce Berman. El director de fotografía es Marco Pontecorvo, A.I.C.; el diseño de producción es de Brian Morris, y el montaje es de Jim Page. La música está compuesta por Alexandre Desplat. Firewall será distribuida en todo el mundo por Warner Bros. Pictures, a Warner Bros. Entertainment Company, y en varias zonas por Village Roadshow Pictures. Banda sonora disponible en Varese Sarabande CDs.

"La idea de que algún villano pueda pegarse a ti y colarse en tu vida, como ocurre en esta historia, me fascinó y me aterró al mismo tiempo", comenta el guionista de Firewall Joe Forte, que plantea algunas cuestiones inquietantes sobre nuestras expectativas de privacidad y seguridad. "Esta película trata sobre la vulnerabilidad", añade, advirtiendo que casi nadie se encuentra con esta clase de intrusión tan extrema, por lo que ni siquiera lo consideran posible. Pero en la realidad, tan poco frecuente como podría serlo el guión, "es algo que podría sucederle a cualquier persona".

"La gente está convencida de que sus ordenadores son seguros, y esto dista bastante de la auténtica realidad", afirma Harrison Ford. "Sólo depende de que alguien con la ambición, la maña y la energía necesaria para entrar en tu sistema, posea una razón de peso para hacerlo". Basta con enumerar la gran cantidad de modos en que la vigilancia puede violar nuestra intimidad en el día a día con equipo fácilmente disponible en internet, y esa ilusión de privacidad se desvanece. "Pienso que la mayoría de la gente se halla a salvo, por el simple hecho de que no posee nada que quieran los villanos".

En este caso los malos no van detrás de los Stanfield, sino del banco.

"En la actualidad lo más probable es que la mayoría de los activos de un banco no se hallen en cajas fuertes de hormigón armado, sino en el ciberespacio", asegura el experto en seguridad informática Lawrence T. Levine, asesor técnico de la película y uno de los fundadores de SecurePipe, que ofrece servicios de seguridad a empresas de todo el mundo. "La industria ha experimentado una gran evolución" comenta. "La suma de dinero en efectivo de que dispone un banco es a menudo insignificante, en comparación con la que manejan los ordenadores. Por lo general no alcanza el uno por ciento; de modo que si el noventa y nueve por ciento está en los ordenadores, y nos referimos a bancos con 'holdings' que se cuentan por billones de dólares, esos ordenadores deben constituir un objetivo muy significativo para los 'hackers'".

"La era de atracar bancos pertenece ya al pasado. Estamos en un mundo electrónico, en el que las grandes sumas de dinero son controladas por códigos y teclados", comenta el productor de Firewall Armyan Bernstein, quien además ha producido otros títulos como Huracán Carter (The Hurricane) -nominada al Globo de oro, y de la que además fue coguionista-, Trece días (Thirteen Days), y el gran éxito de Harrison Ford, Air Force One.

Refiriéndose a la investigación previa a la producción, que llevó al equipo de Firewall a sumergirse en el mundo de la industria bancaria, Bernstein afirma que hoy en día la seguridad supone un esfuerzo continuo de 24 horas, con numerosos equipos de expertos dedicados a "burlar a los ladrones de internet que tratan de penetrar en el sistema. Está sucediendo en este preciso instante, mientras hablamos. Alguien está intentando destruir el firewall de un banco y marcharse con tu dinero".

El cerebro del crimen, el hombre que se hace llamar Bill Cox, es interpretado por Paul Bettany, cuya actuación como el Dr. Maturin en Master and Commander: Al otro lado del mundo le valió una nominación a los premios BAFTA en el año 2003. Bettany ve al letal y sereno Cox "básicamente como un hombre de negocios. Hace todo lo que considera necesario para cumplir su trabajo". Aunque admite que "también es un ladrón y un psicópata, pero no creo que se vea a sí mismo como un hombre cruel. No es nada personal. Simplemente ha decidido ganar mucho dinero en poco tiempo, y utilizar a Jack es la manera más lógica y oportuna de alcanzar esa meta".

"La combinación de Harrison y Paul es lo que la hace tan excitante", anota Loncraine. "La mayor parte es pura química. No se puede comprar ni manufacturar".

El director, que se refiere a su carismático protagonista como "un tipo duro", se maravilla de la profundidad que imprime Ford a sus actuaciones gracias a sus instintos y su comprensión de lo que sucede tras la cámara. "Tiene una habilidad especial para coger una escena en la que no tiene diálogo, en la que sólo está observando a través de una rendija algo que sucede en otra habitación, y reaccionar. Es capaz de dar forma a una escena que, sobre el guión, no está tan bien estructurada. Es asombroso. Ve con nitidez los momentos, los altos y bajos de cada escena, y sabe hasta dónde debe mantener la tensión".

Loncraine se esforzó en crear y conservar una atmósfera oscura y, al mismo tiempo, mantener un alto nivel de tensión en Firewall. "No creo que pueda catalogarse como la clásica película oscura, porque nadie fuma" bromea el director. "Pero sin duda alguna, hay ciertos momentos oscuros en el diseño".

"Realmente necesitábamos un director capaz de mantener una atmósfera. El despliegue de sensibilidad y creatividad mostrado por Richard es inestimable", afirma Armyan Bernstein. Y admite que "esta clase de películas nunca son fáciles. Debes recordar cada matiz y mantenerlo todo en continuo movimiento. Quieres que el público sienta que la gente que le importa se halla en peligro. Quieres que se pregunten si todo va a volar en pedazos y cuándo va a explotar: '¿ahora?, ¿ahora?... Quizás ahora'; y mantenerlos esperando y esperando. Y entonces, por supuesto, todo explota".